El calvo de Eliseo maldiciendo y Dios enviando a osos para matar a los niños que el maldice.

san-eliseo-profeta

 

 

 

 

 

 

 

 

Este es otro de los magníficos relatos que nos narra la biblia sobre como actúa Dios/Yahvé y sus personajes tan amados.

De acuerdo a la narración de 1 Re:19, Elías huye de Jezabel, la mujer del rey Acab quien lo ha amenzado de muerte y huye a Judá. En el camino se queda dormido dos veces y un ángel le asiste y le ordena que vaya al monte Horeb caminando cuarenta días y sus noches respectivas y se introduce en una cueva. Es allí donde Jehová Dios lo encuentra y lo consuela mostrando su Espíritu y le ordena que vaya a Siria, Damasco con la instrucción de ungir por rey a Hazael como rey de Siria, aJehú como rey de Israel y a Eliseo como profeta sucesor.

Al pasar Elías frente a Eliseo le coloca su manto, Eliseo comprende este gesto simbólico, hace un festín de despedida a su gente y sigue a Elías para colocarse a su servicio y Elías lo consideró como si fuera su hijo. En Gilgal, camino a Bet-el, Elías vé un torbellino en el cielo y Eliseo es premonido de que Elías dejará de estar con él, Elías le pide que los acompañe a Jericó y luego llegan ambos al Jordán. En este lugar, Elías le concede un deseo a Eliseo que es “doble espíritu” (doble de la sabiduría) y entonces Elías es arrebatado por “un carro de fuego”. Eliseo lo vé partir y se queda con el manto de Elías con el cual golpea la orilla del Jordán y las aguas del río se abren. Al verlo, los profetas de Jericó se postran y lo honran.

Después de contarnos todo esto, se relata el siguiente extracto en 2 Reyes 2:23-25

23Después subió de allí á Beth-el; y subiendo por el camino, salieron los muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡calvo, sube!

24Y mirando él atrás, viólos, y maldíjolos en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos cuarenta y dos muchachos.

25De allí fué al monte de Carmelo, y de allí volvió á Samaria.

Moraleja:

Si te burlas de un sacerdote calvo y este te maldice, da igual que seas un simple niño, morirás a manos de algún animal enviado y encolerizado por dios.

El dios “benevolente y misericordioso” no perdona ni a niños, mata indiscriminadamente a quien sea, dando igual las circunstancias.

Share


Comentarios

El calvo de Eliseo maldiciendo y Dios enviando a osos para matar a los niños que el maldice. — 90 comentarios

  1. Quiero aportar con algo :)

    En 2 Reyes 2, cuarenta y dos muchachos se burlaron de Eliseo por ser calvo. El profeta entonces invocó a osos del monte para atacar a los muchachos por su falta de respeto. ¿No es esto moralmente malo—es decir, que el representante de Dios se vengara de estos muchachos por tal cosa insignificante?

    R.
    En el libro de 2 Reyes, hay una narración intrigante que ha generado controversia significativa. Concerniente al profeta Eliseo, el texto dice lo siguiente.

    Después subió de allí a Bet-el; y subiendo por el camino, salieron unos muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡calvo, sube! Y mirando él atrás, los vio, y los maldijo en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos a cuarenta y dos muchachos (2 Reyes 2:23,24).

    Los ateos han apelado a este incidente al intentar involucrar a la Biblia en inmoralidad. Sin embargo, al considerar cuidadosamente los hechos el problema desaparece.

    Primero, la palabra “muchachos” no indica en ninguna manera que estos individuos podían ser niños. La palabra hebrea traducida como “muchachos” se deriva de la palabra na’ar—usada 235 veces en el Antiguo Testamento. Na’ar es una palabra con una raíz muy amplia, y puede hacer referencia a cualquier persona, desde un recién nacido hasta un adulto. Comentando 2 Reyes 2:23, el Theological WordBook of the Old Testament (Libro de Palabras Teológicas del Antiguo Testamento) remarcó:

    Eliseo fue insultado (cf. qalas, qarah) por muchachos (tal vez rufianes adolescentes) (2 R. 2:23) quienes como miembros de las familias del pacto se les debe haber enseñado la ley de Dios. Por tanto, maldecir al siervo de Dios era equivalente a maldecir a Dios y por ende debían ser castigados con la muerte (qalal) (Harris, et.al., 1980, 2:795).

    Por tanto, obviamente el contexto inmediato en el que na’ar se usa determinará la madurez de los sujetos designados.

    Segundo, los muchachos de Bet-el se burlaron de Eliseo. La palabra hebrea qalas significa mofarse de, ridiculizar o despreciar. El término no sugiere una conducta inocente. Note el comentario del Señor en otro lugar: “Mas ellos hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y menospreciaban sus palabras, burlándose de sus profetas, hasta que subió la ira de Jehová contra su pueblo, y no hubo ya remedio” (2 Crónicas 36:16).

    Adicionalmente, muchos eruditos sostienen que la expresión “sube…sube”, refleja el deseo de estos jóvenes de que el profeta subiera o ascendiera (como lo hizo Elías—2 Reyes 2:11), i.e., dejara la Tierra, ¡para que ellos se desasieran de él! También la burla, “calvo”, fue probablemente un reproche. El erudito en estudios del Antiguo Testamento, John Whitcomb, ha sugerido que esta era una expresión de “desprecio absoluto. Ellos estaban pronunciando una maldición divina sobre él, por la cual la calvez era una señal externa (cf. Isaías 3:17a,24)” (1971, p. 68).

    Tercero, cuando se dice que Eliseo “los maldijo”, no existe implicación de blasfemia (como nuestra palabra moderna sugiere), ni tampoco fue deshogo profundo de venganza personal. Algunas veces se les concedió a los santos hombres de Dios la autoridad divina de pronunciar un juicio inminente sobre las personas rebeldes (cf. Génesis 9:25, 49:7, Deuteronomio 27:15 et.seq. y Josué 6:26). Cristo pronunció una maldición sobre la higuera estéril (cf. Marcos 11:21) como una lección objetiva de la condenación que vendría sobre Jerusalén. También se declara que la maldición de Eliseo sobre ellos fue “en el nombre de Jehová”, significando “nombramiento, inspiración y autoridad divina” (vea Orr, 1956, 4:2112).

    Cuarto, la tragedia que aconteció a estos muchachos fue obviamente de origen divino. Eliseo, un simple hombre, no hubiera tenido poder para invocar a animales salvajes simplemente al desearlo. Pero la soberanía de Jehová sobre el reino animal se afirma frecuentemente en las Escrituras. Dios envió serpientes ardientes para morder a los israelitas (Números 21:6); el Señor mató a un joven profeta por medio de un león (1 Reyes 13:24 et.seq.); aunque cerró las bocas de los leones para proteger a Daniel (Daniel 6:22). Preparó un gran pez para tragar a Jonás (Jonás 1:17) y guió el anzuelo de Pedro (Mateo 17:24 et.seq.) Por lo tanto, claramente fue Jehová quien envió a los osos del monte.

    Finalmente, si cuando el registro divino dice que los osos “despedazaron” a los muchachos, significa que los mataron (y no todos los eruditos están seguros que se indica muerte), entonces esto fue un castigo divino. Alfred Edesheim ha escrito: “[..]se debe notar que no fue Eliseo el que despedazó a los cuarenta y dos muchachos, sino el Señor en Su Providencia, así como fue Jehová, no el profeta, el que curó las aguas de Jericó” (s.d. 6:107).

    Los eruditos conservadores creen generalmente que los muchachos de Bet-el probablemente eran idólatras cuyos reproches a Eliseo eran expresiones de desprecio por su oficio profético, y por ende, estos reproches estaban finalmente dirigidos al Dios a quien él servía. Por lo tanto, su castigo fue un juicio divino que tuvo la intención de servir como un ejemplo dramático en tiempos terriblemente impíos

    • En resumidas cuentas, su excusa es que está justificada la muerte de esas personas pues, cito textualmente, “eran idólatras cuyos reproches a Eliseo eran expresiones de desprecio por su oficio profético, y por ende, estos reproches estaban finalmente dirigidos al Dios a quien él servía“. Tócate los coj…

  2. Obvio q era una turba d chusma aunque fieran mocosos asaltantes asesinos ladrrones abusadores como la chusma de ahora q roba y mata porque si se lo merecen el relato no es especifico pero Dios siempre ayudo al bueno y humilde pero siempre en contra de Dios por que? Cuando los asaltantes roban y matan nadie los critica ni le gritan cosas asaltantes con mucho dinero por toda la gente humilde q asaltaron y nadie dice maldito

     

    • Lo de que eran “asaltantes asesinos” se lo está inventando usted. Ya nos dirá bajo qué criterio ya que en el relato no figura nada de eso. Confunde, insisto, realidad con ficción. Por eso si opinión vale más bien nada.

  3. Siempre gente maldita mala y aprovechada me alegra q Dios los aplastevioladores asesinos ladrones asaltantes narcos gente chusma criticona y burlista sin seriedad codiciosos odian a Dios porque quieren justificar hacer lo malo q venga el reino de Dios ya y se acabe todo esto

     

    • Creo que confinde usted realidad con ficción. Los que usted describe por desgracia no hsn sido jamás atacados por ningún dios. De ahí que e existan fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, un cuerpo judicial y un ministerio del interior en cada país.

      Dios solo actua en los relatos y además, como resulta evidente, de forma inmoral y genocida.

  4. Quien sabe a cuanta gente hombres mujeres y niños inocentes y buenos habian matado violado robado y torturado esos malditos muchachos por eso bien merecido que los osos los despedazaran aun vivos para q aprendan a respetar a Dios q es tan bueno y misericordioso q a veces frena estas ejecuciones bien merecidas porque a como es abajo en los cielos tambien hay cortes y tribunales y si fuera por los habitantes de los cielos estrictos serian con payasos como estos muchachos pero Dios siente misericordia y a veces perdona escoria como esta

    • Y así es como un ignorante, mediante suposiciones, justifica un acto inmoral si este proviene de su personaje ficticio favorito…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*