InicioAnálisis BíblicoJudeocristianismoDatos judeocristianosEl Papa: otro invento cristiano basado en otras religiones y sin ningún fundamento.

Comentarios

El Papa: otro invento cristiano basado en otras religiones y sin ningún fundamento. — 16 comentarios

  1. “Relatos falsos al margen, parece bastante claro que el versículo de Mt 16,18 —así como otros textos fundamentales de los Evangelios— fue añadido en una época cercana al concilio de Nicea (325) —donde, como ya señalamos, se seleccionaron los cuatro evangelios canónicos…”.

    >>>se corrigió en la versión más reciente>>>

    “No existem dados concretos ni tampoco unanimidad académica respecto al momento y causas de la selección del atual canon católico. se afirma comúnmente que la selección de los cuatro Evangelios canónicos se relizó oficialmente en el Concilio de Nicea (325) y que fue ratificada en el de Laodicea (363). Aunque el canon de todos los libros del Nuevo Testamento no fue ratificado de forma oficial y dogmátoca hasta el Concilio de trento (1545-1563), época em la que la Reforma protestante ya tenía su propia Biblia bajo un canon distinto. …”.

  2. esto es muy inportante para conocelo pero la gente no investiga nada vive alinada totalmente escuchando tonterias sofismas de distracion

    • Hay que joderse, para creer en la cantidad de afirmaciones absurdas que te han inculcado los religiosos, qué pocas vueltas les has dado.

      Yo también te deseo buena suerte.

      • Tienes razón. Habría sido mejor resumirlo para la gente a la que no le importan los razonamientos y las evidencias:

        El papa es un fraude para perpetuar el poder.

  3. En primer lugar felicitaciones por el blog.
    La forma en la que expones las cosas me parece de lo mejor que me he encontrado sobre este tema en la web.
    Todo muy razonado, apoyado en la lógica y en evidencias históricas.
    Todo contrastable, para quien lo quiera contrastar, claro está.

    Bueno, a lo que voy:

    El otro día estaba viendo un speech de Christopher Hitchens sobre el Jesús histórico. Y leyendo este artículo me ha dado por pensar, cuando he leído lo del Concilio de Jerusalén y las Act(s) que mencionas. No apoyarían estas actas de alguna manera la existencia histórica del personaje? Si en 58 EC (25 años después de la supuesta crucifixión) estaban estos señores intentando jerarquizar o instituir de alguna manera lo que ha llegado a ser la iglesia, me resulta extraño pensar que estaban allí todos discutiendo sobre un personaje que no había existido. No entro en si tenía poderes, era hijo de un palomo, flotaba en el agua, etc. Pensando solamente en el Jesús histórico me parecería un poco forzado que todos estos “Santos Padres de la Sorda Madre Iglesia” se reunieran en concilios si para empezar no hubiera existido nunca Jesús de Nazareth.

    Por favor, ilumíname 🙂

    Rafa

    • Hola Rafa

      No, si tenemos en cuenta que hacia el 58 d.e.c es cuando tenemos el primer documento de quién consideramos el creador del cristianismo, Pablo. Las epístolas más antiguas (aunque son atribuidas a Pablo no todas fueron escritas por él) están datadas en esa fecha. Hechos, al igual que el resto de evangelios, parece ser el resultado de unos autores favorables al vencedor de esas reuniones realizadas en los años 50, Pablo. (puedes ver un artículo que publiqué hace poco donde se explica esto).

      El Pablo de las epístolas ni si quiera habla de un personaje real sino uno místico que se le aparece en visiones. Si tenemos además en cuenta que Josefó afirma en Guerra de los judíos (su primer tomo escrito entre el 75 y el 79 d.e.c) y en Antigüedades judías (escrito en el 93 d.e.c.) haber investigado en el 53 d.e.c. (cuando supuestamente ocurre dicho concilio entre el 50 y el 59 d.e.c) todas las sectas conocidas para poder elegir una y, entre ellas, no se encuentra el cristianismo, el cual según los textos neotestamentarios ya contaba con bastantes seguidores (según los evangelios y Hechos todos los apóstoles llevaban décadas propagando por toda Israel), lo que nos resulta de todo esto es que si existió dicho concilio, este fue una reunión tribal entre los seguidores de Pablo y los de Santiago (asesinados ambos en torno al 60 d.e.c), posiblemente esenios (una de las tres sectas judías que menciona Josefo) o una variante de estos, para debatir sobre la circuncisión y el control de los gentiles.

      Las actas y el propio concilio solo aparecen mencionados dentro de Hechos, un libro escrito posteriormente a los evangelios (sobre los 90 d.e.c.) y que tiende a ser paulista. No hay ni un solo rastro de un Jesús, tal y como lo narran los evangelios, fuera de los propios evangelios y las epistolas. El único similar se encuentra en Guerra de los judíos: un Jesús que se consideraba el mesías, que gritó en el templo, que fue ajusticiado por un emperador romano, condenado a latigazos y dejado libre. El problema (para el cristianismo) es que ese Jesús era hijo de Ananías, el emperador que lo ajustició era Albino y este no murió en la cruz sino por una piedra. Digo problema porque, casualmente, si omitimos además la interpoalción en el parrafo de Josefo donde se menciona a Santiago, resulta que es del mismo en el que se habla en el texto de Antigüedades judías. (algo que explico también en el artículo).

      Un resumen de quién fue el verdadero Jesús:

      Los autores neotestamentarios, griegos y conocedores de todos los arquetipos de héroe clásicos, por lo visto mitificaron a ese Jesús, hijo de Ananías, alegando que era el Maestro de justicia esenio. Estos autores, obviamente, intentaron contextualizarlo en su época, uno (Mateo) alegando que había nacido en tiempos de Herodes I (muerto el 4 a.e.c.) y otro (Lucas) después del Censo de Cireno (6 d.e.c.). Por eso ni un solo historiador de los más de 60 que vivieron en esa época, algunos habitando incluso en la Palestina durante los supuestos años de Jesús, sabe absolutamente nada de él. Incluido Josefo, a quien sabemos le interpolaron dicho personaje. Y por eso el resto de fuentes seculares que menciona el cristianismo, quienes nacieron en la segunda mitad de siglo I d.e.c. escribieron a partir del siglo II a.e.c. Por eso los autores de los evangelios cometen errores geográficos y prácticamente se contradicen unos a otros a la hora de narrar esos supuestos hechos e incluso las palabras de su ídolo mesiánico. Por eso esos mismos autores parecen desconocer incluso las costumbres y textos veterotestamentarios (como cuando dicen que su personaje cumple profecías que ni si quiera figuran en dichos textos). Por eso cometen errores cronológicos cuando describen acciones realizadas por su personaje y por eso el Jesús que describe un autor difiere en personalidad con el del resto.

      La imagen del Christó actual se la debemos a eso y a los siguientes concilios y votaciones teniendo como máximo exponente al de Nicea I, donde se eligieron de los cientos de evangelios que había (muchos de ellos recuperados en Nag Hammadi, los que eran más acordes con la cultura grecorromana (solo cuatro) y se descartaron como apócrifos al resto y como enemigas a todas las variantes de esa secta creada entre mediados y finales del siglo I d.e.c. por Pablo como enemigas y al judaísmo como la principal. Hecho por el cual se pinta irónicamente al judaísmo (quienes habían provocado la guerras desde el 66) como los verdaderos responsables de la muerte de ese ídolo y a los romanos como simplemente el vehículo de la condena. (la imagen absurda de un Poncio Pilato, a quien le describe Filón como una persona «de carácter inflexible y duro, sin ninguna consideración» y a quien Josefo lo describe como contrario a los judíos, lavándose las manos y queriendo dejar libre a un judío, resulta hasta intelectualmente insultante)

      Saludos.

  4. LA UNICA IGLESIA QUE DEJO JESUCRISTO FUE LA CRISTIANA PERO EL OBISPO IGNACIO DE ANTIOQUIA EN UNA DE SUS CARTAS LA LLAMO IGLESIA CATOLICA EN EL SIGLO II DESPUES DE CRISTO. POR ESO LA IGLESIA CRISTIANA SE LLAMA HOY IGLESIA CATOLICA LAS DEMAS SON SECTAS INVENTADAS POR EL HOMBRE QUE NO TIENEN PAPA, SACERDOTES, OBISPOS, DIACONOS, NI NADA QUE HAY EN EL NUEVO TESTAMENTO
    Mostrar menos

    • De nuevo el uso de mayúsculas… y todo para decir algo que ya se ha dicho pero omitiendo, por suluesto cosas que o bien desconoces u omites deliberadamente. Como qhe el cristianismo eran pequeñas comunidades divididas ya desde su creación a finales del siglo I d.e.c. O sea, que ya circulaban sectas cristianas jerarquizadas entre ese siglo y el II d.e.c. y que la elección del catolicismo no se produjo hasta el siglo IV d.e.c y por imposición. Algo que ya he explicado en otros artículos.

      Ahora resulta, además, que voy a tener que escribir los articulos como a ti te plazcan.

    • 1º.- En todo caso carolingios. y no: La dinastía carolingía no existió hasta la llegada de Carlos Martel. Para entonces (siglo VIII d.e.c.) ya existía el papado y el papa en esa época era Gregorio III.

      2º.- El papado es un título que proviene del latín Petrus Apostolus Potestatem Accipiens y cuyo significado no es más que “el que sucede al apostol Pedro”, en este caso el Obispo de Roma (título que aun se conserva) y dicho título ya se menciona en el siglo IV d.e.c. a través de las epístolas de Cripriano de Cartago, que detallan las luchas egemónicas entre los diversos obispos de las distintas regiones que poseía el imperio, con Esteban I como obispo de Roma. De hecho, ya se contempla en ese siglo IV que el poder de la Iglesia reside en la ciudad de la cual recive el nombre (Iglesia de Roma), en textos como Historia Eclesiástica. Libro III, 2 y 4.8 (Eusebio de Cesarea):

      Quién fue el primero en dirigir la iglesia de Roma

      II 1.Lino fue el primero en ser elegido para el episcopado de la iglesia de Roma después del martirio de Pablo y de Pedro. Esto lo recuerda Pablo al escribir a Timoteo desde Roma, en la salutación al final de la espístola.

      e Historia Adversus Haereses. Libro III, 3.3 (Ireneo de Lyon):

      1.3.1. Sucesión de los obispos de Roma

      3,2. Pero como sería demasiado largo enumerar las sucesiones de todas las Iglesias en este volumen, indicaremos sobre todo las de las más antiguas y de todos conocidas, la de la Iglesia fundada y constituida en Roma por los dos gloriosísimos Apóstoles Pedro y Pablo, la que desde los Apóstoles conserva la Tradición y «la fe anunciada» (Rom 1,8) a los hombres por los sucesores de los Apóstoles que llegan hasta nosotros. [849] Así confundimos a todos aquellos que de un modo o de otro, o por agradarse a sí mismos o por vanagloria o por ceguera o por una falsa opinión, acumulan falsos conocimientos. Es necesario que cualquier Iglesia esté en armonía con esta Iglesia, cuya fundación es la más garantizada -me refiero a todos los fieles de cualquier lugar-, porque en ella todos los que se encuentran en todas partes han conservado la Tradición apostólica (227).

      3,3. Luego de haber fundado y edificado la Iglesia los beatos Apóstoles, entregaron el servicio del episcopado a Lino: a este Lino lo recuerda Pablo en sus cartas a Timoteo (2 Tim 4,21). Anacleto lo sucedió. Después de él, en tercer lugar desde los Apóstoles, Clemente heredó el episcopado, el cual vio a los beatos Apóstoles y con ellos confirió, y tuvo ante los ojos la predicación y Tradición de los Apóstoles que todavía resonaba; y no él solo, porque aún vivían entonces muchos [850] que de los Apóstoles habían recibido la doctrina. En tiempo de este mismo Clemente suscitándose una disensión no pequeña entre los hermanos que estaban en Corinto, la Iglesia de Roma escribió la carta más autorizada a los Corintos, para congregarlos en la paz y reparar su fe, y para anunciarles la Tradición que poco tiempo antes había recibido de los Apóstoles, anunciándoles a un solo Dios Soberano universal, Creador del Cielo y de la tierra (Gén 1,1), Plasmador del hombre (Gén 2, 7), que hizo venir el diluvio (228) (Gén 6,17), y llamó a Abraham (Gén 12,1), que sacó al pueblo de la tierra de Egipto (Ex 3,10), que habló con Moisés (Ex 3,4s), que dispuso la Ley (Ex 20,1s), que envió a los profetas (Is 6,8; Jer 1,7; Ez 2,3), que preparó el fuego para el diablo y sus ángeles (Mt 25,41). La Iglesia anuncia a éste como el Padre de nuestro Señor Jesucristo, a partir de la Escritura misma, para que, quienes quieran, puedan aprender y entender la Tradición apostólica de la Iglesia, ya que esta carta es más antigua que quienes ahora enseñan falsamente y mienten sobre el Demiurgo y Hacedor de todas las cosas que existen.

      [851] A Clemente sucedió Evaristo, a Evaristo Alejandro, y luego, sexto a partir de los Apóstoles, fue constituido Sixto. En seguida Telésforo, el cual también sufrió gloriosamente el martirio; siguió Higinio, después Pío, después Aniceto. Habiendo Sotero sucedido a Aniceto, en este momento Eleuterio tiene el duodécimo lugar desde los Apóstoles. Por este orden y sucesión ha llegado hasta nosotros la Tradición que inició de los Apóstoles. Y esto muestra plenamente que la única y misma fe vivificadora que viene de los Apóstoles ha sido conservada y transmitida en la Iglesia hasta hoy.

      Pero este término de papa, en realidad solo fue una adaptación al término papa que ya se empleaba en la Roma pagana de aquellos siglos para, como se expone en el artículo, referirse al consorte de la Magna Mater.

      3º.- Lo único que sucede durante el Imperio franco es que, durante las guerras lombardas, el entonces papa (Esteban II), pidió ayuda al rey franco Pipino III y este, despues de ganar la guerra, entregó tierras a la Iglesia (Donación de Pipino) a cambio de otras concesiones. Despues de esto, los lombardos atacaron de nuevo y el nuevo papa (Adriano I) pidió ayuda al hijo de Pipino, Carlo Magno, quien amplió aun más los territorios de la Iglesia debido a que esta se lo exigió tras la mágica aparición de un documento llamado “Donacion de Constantino“. Un documento falso que ayudó a que se conformaran los denominados Estados Eclesiasticos y las ayudas monarquicas francas a cambió del apoyo en las coronaciones que derivó en lo que se conoció como Derecho divino de los reyes y que trajo consigo todos los conflictos que derivaron de él (como la Querella de las investiduras).

      La próxima vez que venga a criticarme sin, por lo visto, haber leído si quiera lo que expongo, por lo menos aprenda antes un poquito de historia.

  5. “La vida te dá sorpresas” decía Pedro Navajas. Y yo, que buscando nexos entre los “Dioses” verdaderos (ETs?) y los Reyes antiguos y el porqué y propósito de la imposición del mandato, y las sucesiones monárquicas hasta hoy, y el dominio del mundo y todo eso, llego a tu escrito que me parece un regalo “del cielo”.
    Pregunto: en coincidencia con el invento necesario de Jesús y la reglamentación forzosa de los 4 evangelios autorizados en NIcea … ¿A qué o a quién se referían los cientos de evangelios desechados?
    Gracias y te felicito.
    Oscar Leyes.

    • Pues tiene varios para ver a qué se referían

      El problema es que por orden cronológico (por datación), todos los manuscritos “cristianos” anteriores al último tercio del siglo I d.e.c. (hasta la destrucción del Templo en el 70 d.e.c.) son esenios: como los encontrados en el Mar Muerto y Qumran.

      Pero puede ver los considerados “apócrifos”. También le recomiendo buscar todas las Adversus que se hicieron desde el siglo II d.e.c. (desde el nacimiento del cristianismo) para así entender el contexto de la época, y saber cómo era realmente el cristianismo: formado por más de cien de herejías. Básicamente todos los cristianos se acusaban a todos de ser herejes. Motivo por el cual lo primero que hicieron, durante y después de sus luchas contra judíos y paganos, fue el luchar contra ellos para ver qué ecclesia predominaba (si la Oriental o la Occidental). Ya sabe cual ganó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Todos los comentarios son moderados antes de publicarse.