Testimonios de una “no existencia”: Mara Bar Serapion y Flavio Josefo.

A todo cristiano con tendencia al debate, siempre que se le pregunta por evidencias no seculares, este tiende a mencionar como aportación extrabíblica a una serie de textos de historiadores del siglo I que supuestamente mencionan a dicho personaje clave en su religión.

Imagino que ya todo el que haya debatido con esta gente habrá oído mencionar nombres como Mara bar Serapion, Flavio Josefo, Tácito, Suetonio y Plinio. Dicho creyente los usa como caballo de batalla y evidencia de la existencia de su ídolo (y también semidiós judío). La mayoría de estos creyentes solo los mencionan por oídas y muchos de ellos, al descubrir la verdad que hoy analizaremos aquí, tiende a negar cualquier cosa que desacredite estas fuentes ya que son la única excusa extrabíblica que poseen para defender sus creencias.

¿Están en lo correcto? ¿Se pueden considerar estas fuentes como evidencia a la existencia de dicha persona (que no su mitificación religiosa)? Veremos…

De los mas de 70 historiadores que existieron a lo largo de ese primer siglo (entre ellos figuras tan conocidas como Filón de Alejandría, Juvenal, Séneca, Plutarco, Apolonio, Luciano, Aulo Gelio, Dión Crisóstomo y Valerio Flaco), lo primero que nos sorprende es que, a pesar de que los creyentes y su tan preciada biblia aluden a una persona que acumulaba enormes congregaciones tras de sí; que este era un erudito y sabio judío;y que fue tan importante y trascendental que tuvieron que apresarle y condenarle rápidamente debido a que estaba provocando la sublevación de su pueblo (apostando incluso guardias en su sepulcro para evitar que sus discípulos robaran su cuerpo); a pesar de que en las fuentes neotestamentarias (los evangelios) se produjeron terremotos y aparecieron innumerables muertos andando por las calles: las únicas menciones que se hacen de él las hace tan solo un grupo de personas tan reducido como es el que viene a continuación. Un grupo que además empezó a hablar de él a partir de los años 70 de nuestra era común (823 Ad urbe condita), a partir de los 35 a 40 años de su supuesta muerte en la cruz. (incluidos los mismos autores de los evangelios).

De los primeros que supuestamente mencionan a esta persona se encuentra el que viene a continuación.

Nota: Ordenaré cronológicamente las menciones que se hacen de este personaje (usando además la más antigua) para que todo quede más claro y que cada cual deduzca lo que considere más apropiado.

Mara Bar-Serapion

El primero en aparecer en la lista de estas fuentes seculares según orden cronológico (si se toma en cuenta la datación más antigua que se le atribuye a la misma) proviene de un manuscrito siriaco del siglo VII d.e.c. La mayoría de estudiosos la sitúa entorno a la mitad del siglo II d.e.c. Siempre posterior al 70 d.e.c ,debido a que esta carta hace referencia a la destrucción del Templo de Jerusalem (la cual se produjo en ese año). Otros eruditos la sitúa incluso posterior al siglo III.

Algo que hace que la misma pierda valor como documento fiable es que, tanto si se escribió a finales del I, a lo largo del II, como si se escribió en el III; el cristianismo ya se había formado cerca de 20 años antes de su composición (tomando los 70 como referencia y a la datación más temprana de las epístolas paulinas como referencia: entre el 55 y el 60 d.e.c). Esta persona bien podría ser un cristiano perteneciente a ese movimiento.

Otra cosa que hace dudar de su veracidad son la inexactitudes históricas sobre Sócrates y Pitágoras.*

La carta

“¿Qué ventaja obtuvieron los atenienses cuando mataron a Sócrates? Carestía y destrucción les cayeron encima como un juicio por su crimen. ¿Qué ventaja obtuvieron los hombres de Samo cuando quemaron vivo a Pitágoras? En un instante su tierra fue cubierta por la arena. ¿Qué ventaja obtuvieron los judíos cuando condenaron a muerte a su rey sabio? Después de aquel hecho su reino fue abolido. Justamente Dios vengó aquellos tres hombres sabios: los atenienses murieron de hambre; los habitantes de Samo fueron arrollados por el mar; los judíos, destruidos y expulsados de su país, viven en la dispersión total. Pero Sócrates no murió definitivamente: continuó viviendo en la enseñanza de Platón. Pitágoras no murió: continuó viviendo en la estatua de Hera. Ni tampoco el rey sabio murió verdaderamente: continuó viviendo en la enseñanza que había dado.”

( * ) La carta, que insta al hijo de su autor a optar por la sabiduría, afirma que los atenienses mataron a Sócrates cuando él mismo Sócrates era ateniense. Aunque en el jurado se encontraban ciudadanos elegidos por sorteo, Sócrates murió voluntariamente revindicando sus principios en un juicio que le culpaba de antidemocrático y de pertenecer al grupo de los treinta espartanos. (visión de Sócrates que demuestra Esquines) Durante el mismo juicio Sócrates provocó al jurado al mofarse de ellos. En la carta además el autor menciona que dios les vengo a los tres, cosa que parece absurda teniendo en cuenta que Sócrates murió acusado también por no creer en ningún dios y Pitágoras creía en la transmigración del alma o reencarnación (metempsicosis).

De este último, el autor de la carta menciona que murió quemado vivo cuando lo poco que se conoce(y se conocía) de Pitágoras es que este llego a los 100 años de edad en Crotona (véase el articulo de J J O\’Connor y E F Robertson sobre la biografía de Pitágoras). El único percance que tuvo con algunos habitantes de Samo fue debido a su método de enseñanza, por lo que decidió partir de ahí y establecerse en Crotona, donde fundó una escuela filosófica y religiosa.

Muchos creyentes además aseguran que ese rey de los judíos era el Jesús neotestamentario cuando en la carta no se menciona ningún nombre y durante ese primer siglo ya habían varios lideres sectarios que se auto-adjudicaban ser el mesías judío. Mara también pudo mencionar a otro líder distinto como el que proclamaban los esenios.

Presuponer que esta carta menciona al Jesús de los evangelios es tan poco objetivo como presuponer que el autor de la misma no pudo ser un seguidor del cristianismo. Lo sospechoso de la misma (si se toma a Jesús como un personaje histórico) es que, a pesar de ser escrita a finales de ese siglo I (cuando supuestamente ya se habían dado a conocer los primeros cristianos y el nombre de su líder mesiánico ya debería conocerse), este autor que menciona el nombre de los dos sabios anteriores no exponga también el nombre de ese “rey sabio”.

 

Flavio Josefo

El preferido de los judeocristianos a la hora de mencionar una fuente extrabíblica. De este historiador se puede decir que la única mención que realiza Josefo hacia este personaje neotestamentario la hace en el año 93 d.e.c en su obra “Antigüedades judías” y en un texto que apenas abarca unas líneas.

Dicho libro se conoce gracias a que un obispo, Eusebio de Cesárea las introdujo en su Historia Eclesiástica(capítulo I, 11), un obra de carácter apologético escrita en el 325 de la que aun existen varias copias del siglo X.

Existe un amplio consenso de estudiosos (entre ellos exegetas cristianos) que no dudan en que en los textos de Flavio existen varias interpolaciones que se produjeron después de que este escribiera dicho libro. En donde se produce la discrepancia entre estos estudiosos es en si solo una totalidad o la parcialidad de lo que se considera como “testimonio flaviano” fue interpolado.

Entre las copias que se conservan de este libro se encuentra una versión en arameo en la que el texto que aparece en la 1º Interpolación permanece como una variante sin los añadidos que más adelante veremos.

 

1ª Interpolación

Lo que el cristianismo considera como “testimonium flavianum” (testimonio flaviano) no es más que una torpe interpolación de un texto en el que se habla de Jesús ( más adelante también de Juan el Bautista y Santiago). Dicho texto se puede encontrar en el libro de Josefo “Antigüedades judías” , Libro VIII, capitulo III, párrafo 3.

¿Que es una interpolación? Según RAE:

2. tr. Intercalar palabras o frases en el texto de un manuscrito antiguo, o en obras y escritos ajenos.

Este párrafo podría ser considerado autentico si no fuera porque diversos estudios demostraron que fue puesto adrede varios siglos después de haberse escrito el libro (entre el II y el III). Otro creciente numero de estudiosos no solo afirma que dicho texto se compuso entre esos siglos sino que aseguran que dicho texto debió ser interpolado en el siglo IV. De hecho se estima que el falsificador de tal obra no fue otro que Eusebio de Cesarea ( Eusebius Pamphili, c 275 – 30 de Mayo de 339 d. e. c), que en el 325 ya fue uno de los obispos destacados en el I Concilio de Nicea.

 

¿Cómo se sabe esto?

1º.- El texto no guarda concordancia con el resto del capítulo. Josefo en este capitulo habla de las Tribulaciones* de Pilatos a los judíos en Roma y, como por arte de magia, aparece dicho texto mencionando a modo de cuento a un tal Jesús, que no tiene nada que ver con el tema de dicho capítulo pero que misteriosamente parece querer introducirlo a la fuerza. Tal es así que si se lee dicho texto en su contexto se puede observar claramente:

CAPITULO III

Poncio Pilatos introduce clandestinamente imágenes del emperador en Jerusalén. Los judíosse sublevan. Tribulaciones de los judíos en Roma

1. Pilatos, pretor de Judea, salió de Samaria con su ejército para invernar en Jerusalén.Concibió la idea, para abolir las leyes judías, de introducir en la ciudad las efigies del emperador que estaban en las insignias militares, pues la ley nos prohíbe tener imágenes. Por este motivo los pretores que lo precedieron, acostumbraban a entrar en la ciudad con insignias que carecían de imágenes. Pero Pilatos fué el primero que, a espaldas del pueblo, pues lo llevó a cabo durante la noche, instaló las imágenes en Jerusalén.Cuando el pueblo se enteró, se dirigió a Cesárea en gran número y pidió a Pilatos durante muchos días que trasladara las imágenes a otro lugar. El se negó, diciendo que sería ofender al César; pero puesto que no cesaban en su pedido, el día sexto, después de armar ocultamente a sus soldados, subió al tribunal, establecido en el estadio, para disimular al ejército oculto. En vista de que los judíos insistían en su pedido, dió una señal para que los soldados los rodearan; y los amenazó con la muerte, si no regresaban tranquilamente a sus casas. Pero ellos se echaron al suelo y descubrieron sus gargantas, diciendo que preferían antes morir que admitir algo en contra de sus sabias leyes. Pilatos, admirado de su firmeza y constancia en la observancia de la ley, ordenó que de inmediato las imágenes fueran transferidas de Jerusalén a Cesárea

2. También dispuso Pilatos llevar agua a Jerusalén, a expensas del tesoro sagrado, desde una distancia de doscientos estadios. Pero los judíos quedaron descontentos por las medidas tomadas; se reunieron muchos miles de hombres que pidieron a gritos que se desistiera de lo ordenado; algunos, como suelen hacerlo las multitudes, profirieron palabras ofensivas .Pilatos envió un gran número de soldados vestidos con ropa judía, pero que bajo los vestidos ocultaban las armas, a fin de que rodearan a los judíos; luego ordenó a éstos que se retiraran.Como los judíos dieron muestras de querer injuriarlo, hizo la señal convenida a los soldados;éstos castigaron mucho más violentamente de lo que se les había ordenado tanto a los que estaban tranquilos, como a los sediciosos. Pero los judíos no mostraron señal ninguna de debilidad, de tal modo que sorprendidos de improviso por gente que los atacaba a sabiendas,murieron en gran número en el lugar, o se retiraron cubiertos de heridas. Así fué reprimida la sedición.

3. Por aquel tiempo existió un hombre sabio, llamado Jesús, si es lícito llamarlo hombre, porque realizó grandes milagros y fué maestro de aquellos hombres que aceptan con placer la verdad. Atrajo a muchos judíos y muchos gentiles. Era el Cristo. Delatado por los principales de los judíos, Pilatos lo condenó a la crucifixión. Aquellos que antes lo habían amado no dejaron de hacerlo, porque se les apareció al tercer día resucitado; los profetas habían anunciado éste y mil otros hechos maravillosos acerca de él. Desde entonces hasta la actualidad existe la agrupación de los cristianos.

4. Por la misma época los judíos sufrieron otra tribulación. Acontecieron en Roma algunos hechos en el templo de Isis, que se consideraron escandalosos. Recordaré primeramente el crimen que se cometió en dicho templo, y luego referiré lo acontecido a los judíos. Había en Roma una cierta Paulina, de ilustre nacimiento y de gran prestigio por su afán en la práctica de la virtud además abundaba en riquezas, era de una gran belleza y estaba en aquella edad en que las mujeres son más coquetas; pero ella llevaba una vida virtuosa.Estaba casada con Saturnino, que rivalizaba con ella por sus buenas cualidades. Se enamoró de ella Decio Mundo, caballero de la más alta dignidad. En vano trató de seducirla mediante numerosos regalos, pues ella rechazó todos los que le ofrecía. Su amor aumentó cada vez más,hasta que llegó a ofrecerle doscientas mil dracmas áticas por una sola noche.

Fíjese querido lector que, tal como sucede con toda interpolación, puede leerse perfectamente el párrafo 2 seguido del 4 sin que esto genere discontinuidad. Cosa que si produce la lectura del párrafo 3.

( * ) Tribulación (RAE): 1. f. Congoja, pena, tormento o aflicción moral.2. f. Persecución o adversidad que padece el hombre. Nótese que el texto que menciona a Jesús nada tiene que ver con esto, que es de lo que trata el capítulo.

Añadir que, a pesar de que ciertos autores como Jesús Pelaez (partidarios a la parcialidad de la interpolación en el texto) exponen que al eliminar los textos puramente cristianos el párrafo resultante no es muy favorable a Jesús y esto puede ser una prueba de su veracidad. Según estos estudiosos el texto resultante vendría a ser este:

Por aquel tiempo existió un hombre sabio. Atrajo a muchos judíos. Delatado por los principales de los judíos, Pilatos lo condenó a la crucifixión. Aquellos que antes lo habían amado no dejaron de hacerlo. Desde entonces hasta la actualidad existe la agrupación de los cristianos.

 

Tal argumento* también podría considerarse como valido, aunque el autor que añadió dicho texto pudo hacerlo con la intención de mostrar un cierto punto de vista judío que explicara el por qué de la tribulación citada en el párrafo 4,la cual no necesita de todo el anterior párrafo (el 3º) para tener dicha concordancia. En tal caso, la eliminación de parte del texto no afectaría en ese sentido al texto resultante.

( * )“¿Existió Jesús realmente?” – Antonio Piñero.

Algunos sostienen que la versión árabe (eslava), expuesta en 1971 por el exegeta judío Shlomo Pines podría considerarse como prueba de que solo la parcialidad del texto fue interpolado. Ello se debe a que en dicha traducción, realizada por el obispo de Hierápolis (Agapio, Mahbub ibn Qustantin siglo IX al X). Dicho texto podría considerarse una versión sin interpolaciones si no fuera porque gran parte de los textos y frases que existen en la interpolación se encuentran en él:

“En este tiempo existió un hombre de nombre Jesús. Su conducta era buena y era considerado virtuoso. Muchos judíos y gente de otras naciones se convirtieron en discípulos suyos. Los convertidos en sus discípulos no lo abandonaron. Relataron que se les había aparecido tres días después de su crucifixión y que estaba vivo. Según esto fue quizá el mesías de quien los profetas habían contado maravillas.”

Como se puede observar en dicho texto, más que una versión pre-interpolada parece más bien una versión o variante del texto ya interpolado.

 

2º.- El texto en cuestión, ya no solo es que carezca de concordancia y produzca cierta discontinuidad sino que, por lo visto, no fue conocido tampoco por autores cristianos como Tertuliano (ca. 160 – ca. 220 d.e.c), Orígenes (185 – 254 d.e.c), del que casualmente realizó estudios Esusebio (siendo ambos de Cesárea) o Clemente de Alejandría(mediados siglo II – entre el 211-216 d.e.c), entre otros.

Nota: Una opinión que sustentan los que creen en la parcialidad de la interpolación es que el propio Orígenes afirma que Josefo no creía en la mesianidad de Jesús (‘Contra Celso.’, I, 47):

“Me gustaría decir a Celso, que representa al Judío como la aceptación de alguna manera a Juan Bautista, que bautizó a Jesús, que la existencia de Juan el Bautista, bautizaba para el perdón de los pecados, está relacionada por una persona que no vivió largo período de tiempo después de Juan y Jesús. En el libro 18 de sus Antigüedades de los Judíos, Josefo da testimonio de Juan como si hubiera sido un bautista, y tan prometedor de purificación para los que se sometieron al rito.Ahora bien, este escritor, a pesar de no creer en Jesús como el Cristo, en la búsqueda de la causa después de la caída de Jerusalén y la destrucción del templo, mientras que él debió haber dicho que la conspiración contra Jesús fue la causa de estas calamidades aquejan a las personas , puesto que se ponen a la muerte de Cristo, que fue un profeta, dice, sin embargo,que, aunque contra su voluntad, no muy lejos de la verdad-que se produjeron estas catástrofes a los Judíos como castigo por la muerte de Santiago el Justo, que era un hermano de Jesús (llamado Cristo), – los Judíos que le dieron muerte, aunque él era un hombre más distinguido por su justicia. Pablo, un auténtico discípulo de Jesús, dice que para él esta Santiago como a un hermano del Señor, no tanto a causa de su relación de sangre, o de que sean educados juntos, como por su virtud y doctrina. Si, entonces, se dice que fue a causa de Santiago que la desolación de Jerusalén se hizo para superar a los Judíos, ¿cómo no habría de ser más de acuerdo con la razón para decir que sucedió en la cuenta (de la muerte) de Jesucristo , de cuya divinidad que muchas iglesias son testigos, compuesta por aquellos que han sido convocados a partir de una inundación de los pecados, y que se han unido con el Creador, y que se refieren todas sus acciones a su buena voluntad.”

Fuente:

Contra Celso – Orígenes

Sobre este punto también se abren ciertas posibilidades que darían apoyo a la opinión sobre la totalidad de la interpolación:

  1. Para descartar esta opción se debería asumir que lo que se tiene es una versión original de Orígenes y no una copia posterior. Tengamos en cuenta que desde Origines hasta Eusebio solo pasan un par de décadas y Eusebio, gran conocedor de la Obra de Celso pudo usarla a su favor. Al igual que pudo falsificar a Flavio también pudo introducir interpolaciones en la obra de Orígenes que dieran apoyo al resto de falsificaciones.
  2. También se debería asumir que Orígenes no leyera una copia falsificada que ya circulara durante esos siglos II y III.

Aunque esto también da apoyo a la parcialidad de la interpretación, ya que Orígenes cuando menciona a Josefo no lo considera como un creyente en el  Christó. Esto haría que tanto el primer texto como el segundo, en el que se cita a un Santiago (Jacobo) como el hermano de Jesús, sean considerados interpolados. Dejando claro que tanto en uno como en otro, no el Jesús del cristianismo al que se refiere Josefo. Posiblemente refiriéndose a Jesús, hijo de Ananías o a Jesús, hijo de Damneo, este segundo absolutamente claro en cuanto a la cita del libro XX, capitulo IX (Antigüedades judías)

3º.- A todo lo anterior se le añaden incoherencias como que un judío, en este caso Josefo, dijera frases como:

  • Si es licito llamarlo hombre” (en otras traducciones la frase es “si se le puede llamar hombre). Una frase que más que denotar una idolatría impropia de un judío como Josefo, lo que da a entender es que Josefo menciona a Jesús como alguien sobrenatural de carácter divino.

 

  • Era el cristo” (en otras traducciones la frase es “era el mesías”). Algo que un judío jamás añadiría a un texto y que contraria plenamente a su religión. En el caso de Josefo, si se diera por sentada dicha frase como propia, no se estaría hablando de un autor judío.

 

  • Aquellos que antes lo habían amado no dejaron de hacerlo, porque se les apareció al tercer día resucitado” (traducido también como “no le abandonaron los que primeramente le siguieron, pues de nuevo vivo se mostró a ellos al tercer día,” ). Algo que un judío jamás habría admitido como evidencia del “mesías” ya que en ningún texto del Tanaj se cita que el mesías tenga que “resucitar al tercer día”. Dicho texto es solo figura en los evangelios, concretamente Lucas 24:46 y en otros textos neotestamentarios como 1 Corintios 15:3-4, donde se afirma erróneamente al igual que en esta interpolación que este hecho debe producirse y está profetizado.

 

  • Los profetas habían anunciado y mil otros hechos maravillosos acerca de él.” (en otras traducciones “los profetas de dios habían dicho estas y otras maravillas de él”). Si las anteriores frases son impropias de un judío, esta las sobrepasa aun mas. Ya no solo porque para para un judío (al que se le enseña la lectura y estudio del Tanaj, la Torah y el Talmud desde pequeño) vea incoherente que los textos veterotestamentarios anuncien la venida que se relata en los evangelios, sino porque para un estudioso del Tanaj, ver las incoherencias que los autores neotestamentarios introdujeron, aparte de las claras tergiversaciones que estos produjeron, le causarían cuanto menos una aparente indignación.

 

  • Y por si las anteriores frases fueran impensables para un judío de finales del siglo I, esta última tiende a superarlas: “Delatado por los principales de los judíos, Pilatos lo condenó a la crucifixión.” (que en otras traducciones es “Y con la aprobación de los principales de los nuestros Pilato le aplicó la cruz”) Una frase claramente antisemita muy propia de alguien que ya conoce o ha leído los evangelios y que un judío tampoco usaría ya que contraria a su religión y seria desaprobada de inmediato por el pueblo judío, siendo represaliado por dichas autoridades. Recordemos que los evangelios son todos posteriores al 70 y Antigüedades judías se escribió en el 93 d.e.c.

 

2ª Interpolación

La siguiente interpolación se encuentra en el capitulo V del mismo libro y, como la anterior, también es fácil de identificar.

CAPITULO V

El tetrarca Herodes hace la guerra a Aretas, y es vencido. Historia de Juan Bautista. Vitelio, al informarse de la muerte de Tiberio, detiene las hostilidades

1. Por este tiempo surgieron disensiones entre Aretas, el rey de Petra y Herodes, por el siguiente motivo. Herodes el tetrarca casóse con la hija de Aretas, y vivió con ella durante mucho tiempo. En viaje a Roma, fué a visitar a su hermano Herodes, hijo de otra madre, pues Herodes el tetrarca era hijo de la hija de Simón el sumo pontífice. Enamoróse de Herodias ,la mujer de su hermano, hija de Aristóbulo, otro de sus hermanos, y hermana de Agripa el grande. Tuvo la audacia de hablarle de matrimonio. No le disgustó a ella la propuesta; se convino entre los dos que ella iría a su casa así que él regresara de Roma; además él prometió repudiar a la hija de Aretas.Después de formalizar estas promesas, él marchó a Roma. Cuando estaba ya de regreso,concluidos los asuntos para los cuales había ido a Roma, su esposa, informada de lo pactado con Herodias, antes de que él supiera que ella lo sabía, se dirigió a Maquero, fortaleza que se encuentra en los límites del territorio de Herodes y Aretas, sin que él sospechara sus propósitos. Herodes le envió a donde pedía ir, ignorando que su esposa estaba bien informada.Pero ella, que había enviado algún tiempo antes emisarios a Maquero, lugar que entonces dependía de su padre, encontró allí todo preparado por su comandante para el viaje.De allí pasó a Arabia haciéndose escoltar por comandantes de los puestos sucesivos, para llegar cuanto antes a presencia de su padre, y descubrirle las intenciones de Herodes. Aretas buscó un pretexto de hostilidad a propósito de las fronteras del territorio de Gamala. Los dos reunieron sus ejércitos con fines bélicos y enviaron a sus generales.Iniciadas las hostilidades, todo el ejército de Herodes fué vencido y muerto, pues fué traicionado por algunos prófugos que estaban al servicio dé Herodes, aunque eran de la tetrarquía de Filipo. Sobre esto Herodes informó por carta a Tiberio. Este, indignado con Aretas, escribió a Vitelio que le hiciera la guerra y se lo enviara vivo, encadenado, o, si era muerto, la cabeza. Tales fueron las órdenes de Tiberio al procónsul de Siria.

2. Algunos judíos creyeron que el ejército de Herodes había perecido por la ira de Dios, sufriendo el condigno castigo por haber muerto a Juan, llamado el Bautista. Herodes lo hizo matar, a pesar de ser un hombre justo que predicaba la práctica de la virtud, incitando a vivir con justicia mutua y con piedad hacia Dios, para así poder recibir el bautismo.  Era con esta condición que Dios consideraba agradable el bautismo; se servían de él no para hacerse perdonar ciertas faltas, sino para purificar el cuerpo, con tal que previamente el alma hubiera sido purificada por la rectitud. Hombres de todos lados se habían reunido con él, pues se entusiasmaban al oírlo hablar. Sin embargo, Herodes,temeroso de que su gran autoridad indujera a los súbditos a rebelarse, pues el pueblo parecía estar dispuesto a seguir sus consejos, consideró más seguro, antes de que surgiera alguna novedad, quitarlo de en medio, de lo contrario quizá tendría que arrepentirse más tarde, si se produjera alguna conjuración. Es así como por estas sospechas de Herodes fué encarcelado y enviado a la fortaleza de Maquero, de la que hemos hablado antes, y allí fué muerto. Los judíos creían que en venganza de su muerte, fué derrotado el ejército de Herodes, queriendo Dios castigarlo.

3. Vitelio se aprestó a hacer la guerra a Aretas; tomó consigo dos legiones y todas las tropas ligeras y de caballería que tenía agregadas, guiadas por los reyes sometidos a los romanos. Yendo hacia Petra, llegó a Ptolemáis. Al querer pasar con su ejército por Judea, los principales le pidieron que no lo hiciera; adujeron que sus costumbres nacionales no permitían las imágenes y que había muchas en las insignias. Vitelio accedió al pedido, y ordenó que el ejército avanzara por una gran llanura. El con Herodes y sus amigos ascendió a Jerusalén, para ofrecer sacrificios a Dios, estando próxima la fiesta de los judíos. Llegó para la fiesta y fué recibido magníficamente por el pueblo, permaneciendo tres días. Entretanto destituyó a Jonatás del pontificado y puso en su lugar a su hermano Teófilo.Al cuarto día recibió una carta comunicándole que Tiberio había fallecido; hizo entonces jurar al pueblo fidelidad a Cayo. También dió orden de retroceder a los soldados que estaban en camino, para que se retiraran a sus cuarteles de invierno, pues no tenía el mismo poder de antes para hacer la guerra, por haber pasado el imperio a las manos de Cayo.Se cuenta también, que Aretas, al informarse que se acercaba la expedición de Vitelio,consulté a un adivino, el cual dijo que aquél no entraría en Petra; pues en breve moriría el jefe que había ordenado la guerra, o aquel que se disponía a cumplir las órdenes o aquel en cuyo favor se había preparado la expedición.Vitelio se retiró a Antioquía.Agripa hijo de Aristóbulo, un año antes de fallecer Tiberio, se dirigió a Roma para tratar de sus asuntos con el César, en la medida que le fuera posible.

En este capitulo se introduce todo un bloque que interrumpe la historia que narra el autor, Josefo, sobre Vitelio. Sin venir a cuento el falsificador introduce en el relato sobre Vitelio a Juan el Bautista.

Como con toda interpolación, simplemente es necesario quitar ese párrafo sobrante y tras ello se comprueba no solo la continuidad de la historia sino que además se percibe que la frase “Algunos judíos creyeron que el ejército de Herodes había perecido por la ira de Dios, sufriendo el condigno castigo por haber muerto a Juan” nada tiene que ver con el estilo gramatical y literario del resto del texto.

1º.- El párrafo 1 termina dando pie a la historia de Vitelio que prosigue en el párrafo 2. Véase contextualizado:

Los dos reunieron sus ejércitos con fines bélicos y enviaron a sus generales.Iniciadas las hostilidades, todo el ejército de Herodes fué vencido y muerto, pues fué traicionado por algunos prófugos que estaban al servicio dé Herodes, aunque eran de la tetrarquía de Filipo. Sobre esto Herodes informó por carta a Tiberio. Este, indignado con Aretas, escribió a Vitelio que le hiciera la guerra y se lo enviara vivo, encadenado, o, si era muerto, la cabeza. Tales fueron las órdenes de Tiberio al procónsul de Siria.

Vitelio se aprestó a hacer la guerra a Aretas; tomó consigo dos legiones y todas las tropas ligeras y de caballería que tenía agregadas, guiadas por los reyes sometidos a los romanos. Yendo hacia Petra, llegó a Ptolemáis. Al querer pasar con su ejército por Judea, los principales le pidieron que no lo hiciera; adujeron que sus costumbres nacionales no permitían las imágenes y que había muchas en las insignias. Vitelio accedió al pedido, y ordenó que el ejército avanzara por una gran llanura.

2º.-Josefo es bastante descriptivo y racional en sus textos, por lo que el párrafo sobre Juan el Bautista no concuerda con el resto del capitulo debido a las diferencias de estilo que en él se producen:

Josefo ya narra los motivos del por qué el ejercito de Herodes fue vencido cuando escribe que “todo el ejército de Herodes fué vencido y muerto, pues fué traicionado por algunos prófugos que estaban al servicio dé Herodes, aunque eran de la tetrarquía de Filipo.” ¿Qué pintaba en el relato serio de un historiador que tiende a ser preciso una frase como “Algunos judíos creyeron que el ejército de Herodes había perecido por la ira de Dios.” cuando ya se describen las causas anteriormente?

3º.- Volvemos a lo ocurrido en el anterior capítulo. ¿Un historiador judío diciendo que una persona, Juan, fue castigada por o pese a “ser un hombre justo que predicaba la práctica de la virtud, incitando a vivir con justicia mutua y con piedad hacia Dios, para así poder recibir el bautismo.”? ¿Un historiador judío (fariseo) citando esto: “Era con esta condición que Dios consideraba agradable el bautismo”? Para comprender lo tremendamente contradictorio (por no decir absurdo) que resulta esto con el judaísmo, es necesario aclarar que el “bautismo” no era una practica judía sino “esenia”.

Nota: En el siglo primero el pueblo judío se dividía en tres vertientes: saduceos, fariseos y esenios. Aunque Josefo mantuvo contacto con estas castas (más bien sectas) una vez convertido en adulto (15 años), por la que se decantó finalmente fue por la farisea, en la cual ejerció un papel político-religioso defendiendo a su pueblo mediante negociaciones con el imperio Romano. Flavio, con padre (Matías) perteneciente al linaje sacerdotal y que fue instruido como todo judío en la Torah jamás aceptaría un ritual ajeno a su religión tal y como se describe en el párrafo interpolado. El ritual del bautismo no fue nunca un rito fariseo y la descripción que se realiza en dicha interpolación de Juan el Bautista concuerda más con la actitud que tenían los esenios que con la adoptada por los judíos de la época.

 

3ª Interpolación

Otra interpolación es la que se encuentra en el libro XX, capitulo IX, dentro del primer párrafo.

CAPITULO IX
Muerto Festo en Judea, lo reemplaza Albino, quien detiene los crímenes de los sicarios.

1. Informado el César de la muerte de Festo, envió a Albino como procurador de Judea. El rey privó del pontificado a José, y lo concedió a Anán, hijo de Anán.

Según se dice, Anán el mayor fué un hombre de muchísima suerte; tuvo cinco hijos, y dió la casualidad de que los cinco obtuvieran el pontificado, siendo el primero que por mucho tiempo disfrutó de esta dignidad. Tal caso no se dió anteriormente con ningún otro pontífice. El joven Anán que, como dijimos, recibió el pontificado, era hombre de carácter severo y notable valor.Pertenecía a la secta de los saduceos que comparados con los demás judíos son inflexibles en sus puntos de vista, como antes indicamos.

Siendo Anán de este carácter, aprovechándose de la oportunidad, pues Festo había fallecido y Albino todavía estaba en camino, reunió el sanedrín.
Llamó a juicio al hermano de Jesús que se llamó Cristo; su nombre era Jacobo, y con él hizo comparecer a varios otros. Los acusó de ser infractores a la ley y
los condenó a ser apedreados.

Pero los habitantes de la ciudad, más moderados y afectos a la ley, se indignaron. A escondidas enviaron mensajeros al rey, pidiéndole que por carta exhortara a Anán a que, en adelante, no hiciera tales cosas, pues lo realizado no estaba bien. Algunos de ellos fueron a encontrar a Albino, que venía de Alejandría; le pidieron que no permitiera que Anán, sin su consentimiento, convocara al sanedrín. Albino, convencido, envió una carta a Anán, en la cual
lleno de indignación le anunciaba que tomaría venganza con él. Luego el rey Agripa, habiéndole quitado el pontificado, que ejerció durante tres meses, puso en su lugar a Jesús hijo de Damneo.

2. Cuando Albino llegó a la ciudad de Jerusalén, puso todo su empeño en pacificar y tranquilizar la región, matando a varios de los sicarios. Pero de día en día el sumo pontífice Ananías crecía en reputación y obtenía en forma descollante el afecto y la estima de sus conciudadanos. Efectivamente, sabía repartir dinero y cotidianamente hacía la corte y ofrecía regalos a Albino y al sumo pontífice. Tenías unos criados muy perversos que se unían a los más audaces; violentamente se apoderaban en las eras del diezmo de los sacerdotes, golpeando a aquellos que rehusaban dárselos. De ahí que se murieran de hambre los sacerdotes que anteriormente se alimentaban con el diezmo.

Aunque la mayoría estudiosos afirman que la interpolación se produce desde la frase “Tal caso…”, que añada la frase “Según se dice…” hace parecer al texto inverosímil. Josefo tiende a ignorar los rumores, cosa que hace resaltar aun más cada interpolación. En esta, como en la anterior, queda más que evidente qué pertenece al falsificador y qué no. Si en la anterior introducía un “Algunos judíos creyeron …”, en esta vuelve al mismo estilo cuando empieza con Según se dice…”.

Del grupo de investigadores judeocristianos que admiten estas interpolaciones, el texto interpolado solo es el párrafo marcado en naranja claro.

Algunos autores como Fernando de Conde Torrens (“Simón, opera magna”) además de sostener que todo el texto es una interpolación, además añaden como prueba la existencia de varias firmas que realiza el falsificador, en este caso Esusebio, que se encuentran en los textos en griego y que incluso en la traducción se pueden apreciar.

Flavio Josefo. Antigüedades judáicas, XVIII 63-64.(3,3)

63 Ginetai de kata touto ton cronon Ihsous, sofos anhr, eige andra auton legein crh.

     hn gar paradoxwn ergwn poihths, 14

didaskalos anqrwpwn twn hdonh talhqh decomenwn, 13

kai pollous men Ioudaious, 11

pollous de kai tou Ellhnikou ephgageto. 12

64 o Cristos outos hn. 13

kai auton endeixei twn prwtwn andrwn par´hmin staurw epitetimhkotos Pilatou,

ouk epausanto oi to prwton agaphsantes. 13

efanh gar autois trith ecwn hmeran palin zwn,   16

twn qeiwn profhtwn tauta te kai alla muria peri autou qaumasia eirhkotwn. 14

eis eti te nun twn Cristianuwn apo toude wnomasmenon ouk epelite to fulon. 16

Kai upo tous autous cronous eteron ti deinon … suntugcanousin. 14

Fuente:

http://www.sofiaoriginals.com/interpolaciones1.htm

http://www.sofiaoriginals.com/interpolaciones2.htm

http://www.sofiaoriginals.com/interpolaciones3.htm

Otros mencionan, opinión a la que me atengo actualmente, que la interpolación en este último texto solo se encuentra en el segundo párrafo cuando en la cita se añade “llamado el Cristo” (texto subrayado). Y es una posibilidad bien aceptable si se lee el texto en un contexto completo ya que en él, Josefo ya menciona a dicho Jesús. Solo que no es el Jesús del cristianismo sino Jesús, hijo de Damneo. De hecho, leído en ese contexto el parrafo cobra sentido. (véase el artículo donde se explica )

Otras cuestiones

1ª. Que solo un historiador, Josefo, mencione a un personaje “histórico”, creador de una secta que movía masas y siempre iba acompañado de un sequito, es sospechoso. Si se admite la opinión sobre la parcialidad en la interpolación se debería admitir también que esta persona tuviera la suficiente relevancia como para ser mencionado por otros historiadores o eruditos de la época.

2ª. Otro detalle dentro de “Antigüedades judías que convierte a los evangelios en textos erróneos es la descripción que hace Josefo sobre el Censo de Quirino (Cireno), quien lo sitúa en el año 6, 37 años después de la batalla de Actio (31 a. de C.):

“Cirinio, por su parte, tras haber vendido los bienes de Arquelao y cuando había tocado ya a su fin la elaboración del censo, el cual, ordenado por Augusto, se llevó a cabo treinta y siete años después de la derrota sufrida por Antonio en Actio…”

3ª. Tanto en “Guerra de los judíos”, escrita en los años 50, como en “Antigüedades judías”, escrita en los 90, Josefo afirma haber analizado todas las sectas conocidas en su época para poder ser objetivo. Entre las sectas mencionadas por Josefo a la hora de hacer dicho listado, tanto en su primera obra como en la segunda, se encuentran: Fariseos, Saduceos, Esenios e incluso una, más minoritaria, cuyo líder es un tal “Judas el Galileo”. Para Josefo, tanto en los años 50 como en los 90, ni existen los “cristianos”, ni una secta cuyo líder sea un tal Jesús, ni “de Nazaret”, ni “de Belén”, “ni galileo”.

 

Los argumentos en defensa de su autenticidad

Los defensores de su autenticidad usan una serie de argumentos que, según ellos, hacen que el texto entero no pueda ser interpretado como una interpolación sino como algo genuino. Ahora veremos cuales son y si esto es cierto:

  • Primero, todos los códices o manuscritos de la obra de Josefo contienen el texto en cuestión; para afirmar la falsedad del texto debemos suponer que todas las copias de Josefo estuvieron en manos de los cristianos y se cambiaron de la misma forma.

1º.- No es extraño que esto pudiera ser así teniendo en cuenta que los códices empezaron a usarse en el siglo IV, cuando las copias ya andaban circulando varios siglos antes.

2º.- Si asumimos la totalidad de la interpolación tampoco es sorprendente que, después de siglos de interpolaciones (desde el II al IV), se fueran extendiendo y poco a poco fueran desapareciendo debido a que es precisamente en ese ultimo siglo (el IV) cuando el cristianismo toma autoridad convirtiéndose en religión oficial del imperio. No es tampoco un secreto que en ese siglo el cristianismo destruyera y expoliara templos, libros y demás parafernalia religiosa perteneciente al resto de religiones.

El querido defensor de “la totalidad” omite que las únicas copias (ninguna anterior al siglo X) que poseemos de dicho libro son una copia hecha por un obispo cristiano. ¿Deberíamos fiarnos de una copia del siglo X hecha por cristianos, que a su vez es otra copia hecha por un obispo también cristiano? La única opción que se tiene es comparar las fuentes que se poseen y proceder a su análisis, cosa que ha dado como resultado lo que hoy conocemos: que hubo interpolaciones (parciales o totales).

3º.- Tampoco es extraño ya que hasta la invención de la imprenta en el siglo XV, todo documento debía ser copiado por escribas y copistas. La cantidad de “copias” no debió ser tan extensa como nos quieren hacer creer.

  • Segundo, es verdad que ni Tertuliano ni San Justino usan el pasaje de Josefo sobre Jesús; pero este silencio se debe probablemente al desdén con el que los judíos contemporáneos miraban a Josefo y a la relativamente poca autoridad que tenía entre los lectores romanos. Escritores del tiempo de Tertuliano y Justino podían apelar a testigos vivos de la tradición apostólica.

¿Desdén de los judíos? ¿Churras con merinas? Tertuliano, escritor y líder (presbítero) cristiano (160 al 220 d.e.c) y “San Justino” (c. 100/114 – 162/168), apologista judeocristiano.

¿Testigos vivos de la tradición apostólica? Teniendo en cuenta que, según Pablo (Saulo de Tarso, 10 al 67 d.e.c ) el ultimo apóstol fue Juan (Gálatas).  Según esto, deberíamos fiarnos a pesar de que no fue testigo directo de los hechos (según él, se le apareció mágicamente), deberíamos fiarnos de sus declaraciones y de los escritos evangelistas (posteriores todos al año 75). Según estos, juan falleció además en el 101 d.e.c, cuando el más joven de estos escritores aun no había nacido o acababa de nacer.

 

Como ya citamos anteriormente, y como el lector podrá comprobar: 1.- Todos judeocristianos, 2.- Todos nacidos entre el siglo III y IV. Cuando ya se había celebrado el I Concilio de Nicea, en el que uno de ellos, Eusebio había participado activamente.

  • Cuarto, el silencio completo de Josefo respecto a Jesús habría sido un testimonio más elocuente que el que poseemos en el presente texto; éste no tiene afirmación incompatible con la autoría de Josefo: el lector romano necesitaba la información de que Jesús era el Cristo o el fundador de la religión cristiana; los hechos maravillosos de Jesús y su resurrección de entre los muertos eran tan incesantemente recordados por los cristianos que sin estos atributos el Jesús de Josefo difícilmente habría sido reconocido como el fundador del cristianismo.

¿eran tan incesantemente recordados por los cristianos que sin estos atributos el Jesús de Josefo difícilmente habría sido reconocido como el fundador del cristianismo?

Según este argumento, Josefo, un estudioso no pudo describir de otra forma al Jesús neotestamentario para un pueblo que había convivido con el cristianismo (según textos neotestamentarios) mas o menos medio siglo:

1.- Si el pueblo de Roma lo conocía tanto como se da a entender (recordemos que Josefo habla para Roma, un pueblo en el que ya habían predicado varios apóstoles suyos, entre ellos Pedro- según los evangelios y las epístolas), frases como “si es lícito llamarlo hombre”, “porque realizó grandes milagros y fué maestro de aquellos hombres que aceptan con placer la verdad.”, “Era el Cristo” y “porque se les apareció al tercer día resucitado” eran totalmente necesarias para que este pueblo supiera a quien se refería. Según estos, Josefo no pudo ahorrarse dichas frases, que contradecían no solo a su religión sino que la dejaban en mal lugar ante un publico, explicando la vida de ese personaje de otra forma sin ensalzarlo como el mesías.

2.- Si el pueblo de Roma no lo conocía. Este historiador judío y fariseo no habría necesitado tampoco dichas frases más propias de un apologista cristiano que de un fariseo de finales de siglo.

3.- Como judío la opinión positiva que se desprende de dicha frase cuando describe a Jesús como “Por aquel tiempo existió un hombre sabio, llamado Jesús, si es lícito llamarlo hombre, porque realizó grandes milagros y fué maestro de aquellos hombres que aceptan con placer la verdad.” habría provocado que la siguiente descripción de lo que le sucede “Delatado por los principales de los judíos, Pilatos lo condenó a la crucifixión” hubiera dado como resultado una opinión negativa con respecto a los judíos. Por eso dicho párrafo (todo o parte de él) resulta tremendamente antisemita como para que un judío (y además fariseo) lo describiera tal cual.

 

Los defensores de la total autenticidad además argumentan sobre la escasa mención de este autor (entre el resto de autores de ese primer siglo) hacia dicho personaje (que por lo visto congregaba multitudes y realizo portentosos milagros) es debida a que Josefo era judío y dicho libro no podía resaltar al fundador del cristianismo frente al judaísmo.

Estos defensores tienden a contradecirse y a volver al punto de negar hasta lo mas evidente: que una persona que después de haber afirmado eso, aun siguiera considerándose judía.

 

Conclusión

Que en los textos de Josefo existe una interpolación es algo que no se puede negar.

Dicha interpolación crea incongruencias que se hacen notar si se observan los textos de otras fuentes (incluidas las judeocristianas)

¿Qué pasaría si esta obra no hubiera sido interpolada y los textos fueran originarios de Josefo?

Absolutamente nada. Daria igual ya que Josefo, al escribir dicha obra, solo se pudo servir de testimonios y escritos. Para ello pudo contar con unas epístolas escritas a parir del 65 y unos Evangelios escritos a partir del 75 d.e.c. Antigüedades judías se escribió en el 93. Josefo jamás fue un testigo presencial de los hechos y mucho menos contemporáneo al Jesús neotestamentaio. Como tampoco lo fueron los evangelistas y Pablo.

Y por ultimo, y lo mas importante sobre el Testimonio flaviano: Aunque fueran auténticos (que no lo son), por mucho que esto fuera así, esto no demostraría que una persona llamada Jesús hubiera realizado los milagros y acciones sobrenaturales que en los textos neotestamentarios se reflejan. Simplemente demostraría que un creyente y autor judío, menciono a otro judío que vivió más de medio siglo antes que él y que este fundo una secta o vertiente con doctrinas distintas.

 

Fuentes:

Nota: Además de los enlaces expuestos a lo largo del articulo también expongo aquí enlaces que he podido encontrar para que todos podáis verlos.

Antigüedades judías – Flavio Josefo

http://es.scribd.com/doc/5622297/Antiguedades-de-los-Judios-Flavio-Josefo

Contra Celso – Orígenes.

http://www.archive.org/stream/origeneswerke00origgoog#page/n99/mode/2up

http://www.newadvent.org/fathers/0416.htm

http://books.google.com/books?id=wsKLIV3TpOYC&pg=PA7&hl=es&source=gbs_toc_r&cad=4#v=onepage&q&f=false

http://ec.aciprensa.com/wiki/Or%C3%ADgenes_y_Origenismo

Biblia versión – Reina Valera 1602.

¿Existió Jesús realmente? – Antonio Piñero

Simón, Opera Magna – Fernando Conde Torrens. (Enlace para comprar libro online)

http://simonoperamagna.blogs.com/simon/ (Blog con respuestas a comentarios)

http://simonoperamagna.blogs.com/simon/2004/11/interpolaciones.html

Artículos en páginas judías.

http://www.shalomhaverim.org/porque_un_judio_no_cree12.html

http://serjudio.com/rap551_600/rap567.htm

Artículos en paginas judeocristianas.

http://www.almudi.org/Inicio/tabid/36/ctl/Detail/mid/386/aid/518/paid/7/Default.aspx

http://cursos.puc.cl/unimit_teo_012-1/almacen/1235661565_sfernane_sec1_pos0.pdf

http://ec.aciprensa.com/wiki/Or%C3%ADgenes_y_Origenismo

http://ec.aciprensa.com/wiki/Primeros_Documentos_Hist%C3%B3ricos_sobre_Jesucristo

Artículos en la red.

http://digital.el-esceptico.org/leer.php?id=1634&autor=328&tema=20

http://www.tendencias21.net/crist/Flavio-Josefo-figura-capital-para-la-comprension-del-Jesus-historico-y-su-epoca-400-1_a362.html

http://es.scribd.com/doc/13310951/En-busca-del-Jesus-Historico-Augusto-Gayubas

http://es.wikipedia.org/wiki/Testimonio_flaviano#El_pasaje_18.2C_3.2C_3

http://es.wikipedia.org/wiki/Or%C3%ADgenes

 

Nota: Existen más supuestos testimonios seculares (no cristianos) aunque también usados por el cristianismo como prueba que poco a poco iré añadiendo en próximos artículos.


Comentarios

Testimonios de una “no existencia”: Mara Bar Serapion y Flavio Josefo. — 36 comentarios

  1. Hola,

    Has hecho un gran trabajo, una gran labor, al redactar un texto tan extenso y sobre todo tan marcadamente analítico y objetivo. Serán muy pocas las personas, especialmente las creyentes, que se detengan a leer un artículo de semejante tamaño. Ellos, al contrario que nosotros los escépticos, o los ateos, no necesitan de este tipo de rincones en los que descansa el conocimiento. Solo las personas curiosas, aquellas que buscan con perseverancia la verdad, siempre admitiendo el componente resbaladizo de la misma, se detendrán en una página como la tuya para comprobar cómo no existe ninguna evidencia histórica de la existencia de Jesús.

    En cualquier caso, a pesar de que esa misma gente, que no se detendrá ante tu página web a leerla y seguirá sumida en el desconocimiento, te agradezco que dispongas tu estudio e investigación acerca de la temática para todos aquellos que sí estamos interesados.

    Un afectuoso saludo.

  2. Bueno, otros comentarios de una persona que cree que demuestra algo cuando no demuestra apenas nada. Sí demuestras que dudas de ciertas cosas, sin embargo no puedes dar evidencias sólidas.
    Más allá de que sí que Josefo puede haber interpolado algún pasaje, lo demás, sinceramente, es bastante débil como para tomarlo en serio.

    Cualquiera puede dudar de casi cualquier cosa, no es un argumento respetable en la medida que no se aporten más evidencias que la impresión personal, o convertir en reales ciertas cosas para, a continuación, coger esas realidades que uno se ha inventado y argumentar en base a ellas.

    Veo varias patadas en los argumentos que denotan un conocimiento deficiente de ciertos aspectos tratados: lo que creían o no los judíos, carácter de Josefo y explicación de sus posturas, etc.

    Otro ejemplo, lo que hay en la conclusión:
    – los evangelios posteriores al 75 AD: ¿de verdad? A ver, evidencias. Pero evidencias sólidas, no impresiones personales como parece ser tu estilo.
    – los escritores evangelistas no fueron contemporáneos a Jesús: ¿no? Vaya…, a ver, evidencias. ¿Y Pablo tampoco fue contemporáneo? Ja, ja, estás de broma.

    Veo que en las conclusiones reculas bastante en el carácter de tus afirmaciones, creo que porque recapacitas y te das cuenta de que tus argumentos tienen el recorrido que tienen, escaso.

    Umm…, ¿será que ha sido escrito por otra persona? ¿Será una interpolación? Dejando de lado el chiste fácil animo a todos los lectores de este artículo a que se molesten, si quieren, a leerlo de nuevo todo y que valoren si la conclusión no demuestra la incapacidad del autor de reafirmar sus propias tesis, tan sujetas al sesgo fácil que ni él mismo es capaz de defender un carácter que parecía bastante claro según uno iba leyendo.

    Nada nuevo en el ateísmo presuntamente razonable. Nos quedamos en dudas, como siempre, y si empujamos ya vamos al dogma: esto fue así porque sí.

    • Ni ganas… Si ni si quiera sabe qué es la ecdótica o la paleografía, mucho menos voy a dedicar mi tiempo en explicarle detalladamente por qué se datan los evangelios en torno al 70 (entre el 68 y el 73 d.e.c. el primero, el de Marcos, o que son de autoría anónima y copias de copias) o por qué las epistlas paulinas tampoco son contemporaneas (la datación más temprana sitúa a la primera, Tesalonicenses, en torno al 52 d.e.c., como que el autor no conoció jamás al personaje del que habla o que no todas las epistolas pertenecen son auténticas – pertenecen al mismo autor, Saulo) cuando, de ante mano, se denota perfectamente que padece usted prejuicios serios y muy profundos. Si le llego a explicar que dicha datación se basa únicamente en el análisis textual ya que lo único que tenemos son fragmentos de papiro y que el más antiguo neotestamentario, el P52, es una copia de una copia, etc, que ni si quiera pertenece al siglo I sino al II, lo mismo se le revientan las pocas neuronas que usa.

      Para hacer un chiste con gracia primero hay que tener la “capacidad” de hacerlo.

      Vuelva cuando haya estudiado un poco de filología griega, o cuando haya leído a autores como Piñero, Ehrman, Brown, Sanders, Bermejo, Crossley o Harrison, entre otros (animo a todo el mundo que lea este artículo a que busque qué autores niegan tales afirmaciones y en qué se basa la papirología para realizar dicha datación – a diferencia de usted yo no tengo nada que esconder). Así sabrá qué está criticando y negando, y el tremendo ridículo que está usted haciendo. 😉

  3. No entiendo porque Janus dice que el nickname de ateoyagnostico es contradictorio, es ateo porque no cree en dios y es agnostico porque no se puede probar la existencia de uno o varios dioses asi que no decide no creer en ninguno. NO hay nada contradictorio en eso.

    • Lo “lindo” es que no se discute la historicidad de Santiago: lo que se discute de ese parrafo es que ese Santiago fuera hermano del Jesús de los evangelios.

      En el mismo capítulo, quitando la interpolación cristiana, Josefo habla del sumo sacerdote llamado Jesús ben Damneus. Santiago (el hermano de Jesús) es ejecutado por Ananus provocando el enfado de los judíos. El Rey destituye a Ananus como sumo sacerdote y Jesús ben Damneus se hace entonces pontífice.

      La muerte de ese Santiago ocurre en los años 60 d.e.c. Josefo escribió “Guerras Judías” 5 años antes sin mencionar absolutamente nada en lo relativo al Jesús neotestamentario. ¿¡No se supone que Santiago era su hermano y que Jesús había muerto hacía mucho menos tiempo que cuando Josefo escribió Antigüedades (año 93 d.e.c)?

  4. Gracias por toda la información que pones a disposición de todos, sin embargo a lo largo del texto se mencionan diversos estudios y la acción de diversos estudiosos.
    Apreciaria mucho si puedes agravar a que estudios de hace referencia y los nombres de dichos estudiosos con el fin de corroborar la información y profundizar en el tema a futuro.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*