InicioConclusionesTestimonios de una “no existencia”: Mara Bar Serapion y Flavio Josefo.

Comentarios

Testimonios de una “no existencia”: Mara Bar Serapion y Flavio Josefo. — 36 comentarios

  1. Hola,

    Has hecho un gran trabajo, una gran labor, al redactar un texto tan extenso y sobre todo tan marcadamente analítico y objetivo. Serán muy pocas las personas, especialmente las creyentes, que se detengan a leer un artículo de semejante tamaño. Ellos, al contrario que nosotros los escépticos, o los ateos, no necesitan de este tipo de rincones en los que descansa el conocimiento. Solo las personas curiosas, aquellas que buscan con perseverancia la verdad, siempre admitiendo el componente resbaladizo de la misma, se detendrán en una página como la tuya para comprobar cómo no existe ninguna evidencia histórica de la existencia de Jesús.

    En cualquier caso, a pesar de que esa misma gente, que no se detendrá ante tu página web a leerla y seguirá sumida en el desconocimiento, te agradezco que dispongas tu estudio e investigación acerca de la temática para todos aquellos que sí estamos interesados.

    Un afectuoso saludo.

  2. Bueno, otros comentarios de una persona que cree que demuestra algo cuando no demuestra apenas nada. Sí demuestras que dudas de ciertas cosas, sin embargo no puedes dar evidencias sólidas.
    Más allá de que sí que Josefo puede haber interpolado algún pasaje, lo demás, sinceramente, es bastante débil como para tomarlo en serio.

    Cualquiera puede dudar de casi cualquier cosa, no es un argumento respetable en la medida que no se aporten más evidencias que la impresión personal, o convertir en reales ciertas cosas para, a continuación, coger esas realidades que uno se ha inventado y argumentar en base a ellas.

    Veo varias patadas en los argumentos que denotan un conocimiento deficiente de ciertos aspectos tratados: lo que creían o no los judíos, carácter de Josefo y explicación de sus posturas, etc.

    Otro ejemplo, lo que hay en la conclusión:
    – los evangelios posteriores al 75 AD: ¿de verdad? A ver, evidencias. Pero evidencias sólidas, no impresiones personales como parece ser tu estilo.
    – los escritores evangelistas no fueron contemporáneos a Jesús: ¿no? Vaya…, a ver, evidencias. ¿Y Pablo tampoco fue contemporáneo? Ja, ja, estás de broma.

    Veo que en las conclusiones reculas bastante en el carácter de tus afirmaciones, creo que porque recapacitas y te das cuenta de que tus argumentos tienen el recorrido que tienen, escaso.

    Umm…, ¿será que ha sido escrito por otra persona? ¿Será una interpolación? Dejando de lado el chiste fácil animo a todos los lectores de este artículo a que se molesten, si quieren, a leerlo de nuevo todo y que valoren si la conclusión no demuestra la incapacidad del autor de reafirmar sus propias tesis, tan sujetas al sesgo fácil que ni él mismo es capaz de defender un carácter que parecía bastante claro según uno iba leyendo.

    Nada nuevo en el ateísmo presuntamente razonable. Nos quedamos en dudas, como siempre, y si empujamos ya vamos al dogma: esto fue así porque sí.

    • Ni ganas… Si ni si quiera sabe qué es la ecdótica o la paleografía, mucho menos voy a dedicar mi tiempo en explicarle detalladamente por qué se datan los evangelios en torno al 70 (entre el 68 y el 73 d.e.c. el primero, el de Marcos, o que son de autoría anónima y copias de copias) o por qué las epistlas paulinas tampoco son contemporaneas (la datación más temprana sitúa a la primera, Tesalonicenses, en torno al 52 d.e.c., como que el autor no conoció jamás al personaje del que habla o que no todas las epistolas pertenecen son auténticas – pertenecen al mismo autor, Saulo) cuando, de ante mano, se denota perfectamente que padece usted prejuicios serios y muy profundos. Si le llego a explicar que dicha datación se basa únicamente en el análisis textual ya que lo único que tenemos son fragmentos de papiro y que el más antiguo neotestamentario, el P52, es una copia de una copia, etc, que ni si quiera pertenece al siglo I sino al II, lo mismo se le revientan las pocas neuronas que usa.

      Para hacer un chiste con gracia primero hay que tener la “capacidad” de hacerlo.

      Vuelva cuando haya estudiado un poco de filología griega, o cuando haya leído a autores como Piñero, Ehrman, Brown, Sanders, Bermejo, Crossley o Harrison, entre otros (animo a todo el mundo que lea este artículo a que busque qué autores niegan tales afirmaciones y en qué se basa la papirología para realizar dicha datación – a diferencia de usted yo no tengo nada que esconder). Así sabrá qué está criticando y negando, y el tremendo ridículo que está usted haciendo. 😉

  3. No entiendo porque Janus dice que el nickname de ateoyagnostico es contradictorio, es ateo porque no cree en dios y es agnostico porque no se puede probar la existencia de uno o varios dioses asi que no decide no creer en ninguno. NO hay nada contradictorio en eso.

    • Lo “lindo” es que no se discute la historicidad de Santiago: lo que se discute de ese parrafo es que ese Santiago fuera hermano del Jesús de los evangelios.

      En el mismo capítulo, quitando la interpolación cristiana, Josefo habla del sumo sacerdote llamado Jesús ben Damneus. Santiago (el hermano de Jesús) es ejecutado por Ananus provocando el enfado de los judíos. El Rey destituye a Ananus como sumo sacerdote y Jesús ben Damneus se hace entonces pontífice.

      La muerte de ese Santiago ocurre en los años 60 d.e.c. Josefo escribió “Guerras Judías” 5 años antes sin mencionar absolutamente nada en lo relativo al Jesús neotestamentario. ¿¡No se supone que Santiago era su hermano y que Jesús había muerto hacía mucho menos tiempo que cuando Josefo escribió Antigüedades (año 93 d.e.c)?

  4. Gracias por toda la información que pones a disposición de todos, sin embargo a lo largo del texto se mencionan diversos estudios y la acción de diversos estudiosos.
    Apreciaria mucho si puedes agravar a que estudios de hace referencia y los nombres de dichos estudiosos con el fin de corroborar la información y profundizar en el tema a futuro.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Todos los comentarios son moderados antes de publicarse.