A la hora de comentar debéis saber esto:

Yo (y creo opinar también por el resto de ateos) no niego la existencia de un dios. Básicamente porque dios no existe (ninguno de los que el hombre ha ideado). Lo que hago es negar la afirmacion de que dios existe (ya sea por parte autores religiosos- independientemente de la epoca- como por parte de creyentes).

Debido a esto (y esto va sobre todo para todo creyente fanático religioso):

-Podéis ahorraros el argumento circular (“Esto existe o es así por que lo dice tal texto“)

-Podéis ahorraros comentar usando como base el argumento presuncionista (“Dios hace esto… dios dice esto…“) si no podéis demostrar vuestra afirmación de que existe tal personaje.


  • Si vais a usar como argumento para criticar mis artículos la libertad de cada persona en cuanto a creencias e ideologías, ahorraoslo. Es contradictorio pedirme que deje a la gente creer o pensar en lo que quiera cuando se me critica por hacer justo eso. Además de que aquí, a diferencia de la religión, no se maldice y atemoriza a nadie para que piense lo mismo que uno. Este es un espacio público y de libre acceso donde se expone la información y una vez leída, que cada uno piense como quiera y deduzca lo que quiera según su logica, raciocinio e inteligencia.

Nota: Yo no me meto en webs religiosas a convencer a creyentes de lo ridículas que me parecen sus creencias. Por lo tanto, es absurdo venir a mi web a criticarme de eso haciendo justamente lo que se critica (predicar). Si lo hacéis seréis tachados de fanáticos religiosos (que es lo que sois). Me da exactamente igual que lo neguéis o lo autoneguéis. (si eso os hace sentiros mejor con vosotros mismos)

  • Si vais a usar como argumento del respeto hacia vuestras creencias, ahorraoslo. El respeto se gana, no se pide (y menos se exige). Y dado que vuestras creencias implican una falta de respeto (y tolerancia) respecto a mi ideología y mis libertades, no voy a ofreceros mi “otra mejilla“. Yo no tengo que cumplir normas morales porque lo ordene un religioso previa amenaza una vez muerto (dándome igual si éste lo puso por escrito y declaró a su ideología como “sagrada” e incuestionable, indiferentemente de la época en la que lo hizo). Si vais a hacer esto, ahorraoslo también.

Primero, porque también deberéis demostrarme esto con evidencias (que vosotros hayáis decidido tomaros todo con credulidad no va ha hacer que yo tenga que abandonar mi escepticismo). Y segundo, porque sois vosotros quienes habéis decidido apoyar dicho manual de intolerancia e inmoralidades (yo no tengo un manual que me ordene “predicaros” y deciros como debéis comportaros. Como tampoco un manual que me diga que todo el que no se comporte conforme a mis reglas morales, o las que creían justas una serie de personas hace siglos, es un “pecador” y debe ser ajusticiado. Y menos un manual con una serie de normas incoherentes, arcaicas e inmorales como es ese al que denomináis “sagrado)

Nota: También es contradictorio que se me exiga respeto cuando se me amenaza sutilmente con un “castigo eterno” si no acepto dichas creencias y menos si éstas no pueden ser demostradas por quien las afirma. (Como consejo: si yo fuera vosotros habría hecho lo mismo con quien me las afirmaba en vez de asumirlas. Pero bueno, cada uno es libre de creerse lo que le de la gana, ¿cierto? Eso es respeto).

 

  • Si vais a usar como argumento una supuesta actitud arrogante por parte del ateo, ahorraos el comentario:

1º.-El ateísmo no tiene como base el absolutismo. Se basa en conocimientos, experiencias personales y lógica individual.

y 2º.- El ateísmo, a diferencia de la religión, no afirma que el ser humano haya sido creado  por un ente sobrenatural a “su imagen y semejanza” con el fin de someter al resto de especies animales. Si vais a usar este argumento, deberéis evidenciarlo.

  • Si pretendéis usar como argumento una supuesta posición absolutista con respecto a ciertas opiniones, primero miraos a vosotros mismos y luego en qué se basan vuestras creencias religiosas. Nosotros no creemos que las teorías científicas (elegidas mayoritariamente por ateos debido a que todas son evidenciadas mediante un criterio objetivo) sean inmutables y no puedan ser cuestionadas, cosa que sí sucede con los denominados “libros sagrados“, a los cuales el creyente religioso pretende dotar de omnisciencia.

Pese a que la ciencia demuestra sus hipótesis y no promete ser la respuesta a todo, aunque a la larga parece ofrecer dichas respuestas, el  ateísmo es indiferente a la ciencia. No por ser ateo debe uno creer en la ciencia, en la mayoría de sus teorías científicas o en algunas teorías científicas en concreto. Si pretendéis usar la refutación a la ciencia (o a alguna de sus teorías) como argumento, estais fallando. El ateísmo no es la creencia en la ciencia, es la descreencia en los dioses (religión).

Nota: si pretendéis usar a la ciencia como caballo de batalla contra el ateísmo, os lo podéis ahorrar. Si queréis refutarla lo tenéis muy sencillo: solo deberéis recopilar evidencias que demuestren vuestras hipótesis y exponerlas ante la comunidad científica para que esta las apruebe.

  • Si por otro lado pretendéis demostrarme (a mí y a cualquiera) que un personaje sobrenatural (en este caso cualquier deidad o semideidad, que además es contradictoria con las propias características que se le quieren atribuir, existe, proveerme de evidencias que demuestren vuestras afirmaciones. Es tan fácil como eso. Todo lo demás es solo pura retórica sin sentido, os la podéis ahorrar.


  • Si además pretendéis demostrarme (a mi y a cualquiera) que ese personaje sobrenatural (imaginario y/o literario) es moral, usando vuestra libre “interpretación” como argumento, ahorraoslo.

Nota: no existe ni un solo texto, o nota de referencia, dentro de ese mismo libro que afirme que ese libro deba “interpretarse” (y mucho menos como ha de hacerse). Y dado que todos esos relatos contienen hechos sobrenaturales mezclados con posible realidad y vuestra base como “creyentes” consiste en aceptar que algunos de esos hechos sobrenaturales son ciertos, deberéis demostrar qué criterios usáis para creer en unos y no en otros dentro del mismo relato. (esto también incluye a los que creen que todos esos hechos sobrenaturales fueron ciertos). Si no podéis hacerlo, también os podéis ahorrar el comentario.

Por si no os habéis dado cuenta todavía, la mayoría de ateos (en mi caso convencidos) ya nos hemos leído ese libro, entero, y hemos investigado sobre sus textos desde un punto de vista crítico y objetivo. De hecho está demostrado que más del 90% de vosotros no se ha leído su “libro sagrado”, demostrando así que cantidad de conocimientos poseéis sobre ello. ¿Qué significa esto? Que ya conocemos de sobra lo que este libro contiene: absurdos, incoherencias, contradicciones y fallos fatales, imposibles de salvar. Además, a diferencia de muchos religiosos, nosotros no nos fundamentamos en la excusa de la “fe” (la necesidad de tener una confianza ciega de que lo que nos han inculcado, o lo que está escrito, es cierto e incuestionable) y usamos varias fuentes, incluidas las no religiosas, para contrastar la información.

Nota: Si nos definimos como ateos ha sido por reflexión y decisión propia. Todo intento de querer convencernos de vuestras creencias en mitos puede ser considerado como algo inutil e imprudente. Existe una cosa llamada acceso a la cultura y otra llamada conocimiento. Ya nos hemos provisto de ambas, no os preocupeis si lo que “creeis” es que no tenemos acceso a la información.

Por si tampoco os disteis cuenta, la mayoría de ateos (y en esto me incluyo) fuimos también creyentes socioculturales como vosotros; por mucho que lo neguéis y afirméis ser librepensadores, a la hora de decidir creer en una serie de mitos concretos. Algo claramente demostrable cuando se os hace la pregunta marcada con el asterisco incluida en la nota de abajo que muchas veces aludís responder.

Para añadir más a esto: Tampoco le damos la vuelta a las frases de un texto para que digan lo que nosotros queremos (ese eufemismo llamado “interpretación simbólica o espiritual“) y que de esa forma cuadren con nuestra moral o conocimientos.

Nota: Si pretendéis usar este argumento (la fe) tendréis que responder a si también creeis en la existencia del resto de deidades y si no es así, ¿por qué no?(*) ¿Qué criterios habéis usado para elegir a uno en concreto y no al resto? No os extrañe si se os pregunta además si también creéis en hadas, duendes, dragones, unicornios, etc. No es una pregunta absurda, teniendo en cuenta que vuestras creencias se basan en personajes irracionales que, al parecer, incumplen todas las leyes de la naturaleza (todas ellas medibles, comprobables e irrefutables).

  • Por si todavía no os habéis dado cuenta (o no sabéis lo que es un blog), esta es una página que engloba tanto el Ateismo (mi ideología) como el Agnosticismo. ¿Qué significa esto? Que todos los artículos que aquí se exponen abarcan estos ideales.

Si pretendéis hacer comentarios de apologética religiosa dentro de él, ahorraoslos. No serán publicados.

Para concretar el punto anterior, y por si no sabeis diferenciar entre ateísmo y dogma. El ateísmo tan solo es la no creencia en dioses, que es el único punto en común que existe entre un ateo y otro. ¿Qué quiere decir esto?

1º.- El ateísmo no contiene normas morales.

2º.- No contiene dogmas.

3º.- No representa a ninguna ideología o creencia en concreto que no sea la propia descreencia en dioses (esto incluye a cualquier ideología política).

Estos tres puntos son fundamentales para entender que el ateísmo no contiene un manual que indique como se ha de comportar, o pensar, un ateo. Toda comparación intencionada con una ideología política o religiosa es absurda y poco objetiva, además de irracional y claramente malintencionada.

  • Para finalizar y como nota más importante: Si vais a realizar un comentario usando cualquiera de estos argumentos (ver enlace), podéis ahorraoslo: son tan absurdos (y de chiste) que no merecen la pena ni ser contestados. Por eso que no os extrañe si al realizarlo es ignorado por mi parte o contestado con ironía y sarcasmo. (No me pidáis seriedad si decidís usar cualquiera de ellos. Mi filosofía ante tales comentarios será: “ante argumentos absurdos, respuestas también absurdas“)

 

Por si os preguntáis en qué “normas morales” me baso (al menos yo), es muy sencillo, solo una:No hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti, ni te hagas a ti lo que no le harías a los demás” (y no, esa frase no la acuñó primero el Jesus neotestamentario. El primero en obtener el copyright de la misma fue Confucio, más de quinientos años antes. Y no la obtuvo gracias a la “inspiración” sobrenatural de un ser mitológico, sino a pura y dura deducción y lógica. Conclusión a la que tendría que haber llegado todo religioso de su épocaveanse los abrahámicos, sus escritos y las consecuencias derivadas de ellosy toda persona de cualquier otra época, sin que nadie tuviera que ordenarsela por escrito-y menos prometiéndole recompensa o castigo mediante “mandato divino” si cumple o no con ella).

 

Saludos de parte de www.ateoyagnostico.com