InicioConclusiones¿La religión realmente nos une?

Comentarios

¿La religión realmente nos une? — 14 comentarios

  1. Si Dios es Padre de todos, entonces los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera, como dice José Hernández «Martín Fierro», basta de divisiones.
    Que las cruzadas, la intolerencia sea un mal recuerdo de nunca volver a repetir.

    • Hola jose.

      Eso es lo que querríamos todos. Pero para eso debería existir un dios padre y que este no fuera el bíblico (y no tenemos pruebas o evidencias, tanto de la existencia de ese dios como la del bíblico). El dios bíblico es de todo menos tolerante con el resto de religiones, creencias, ideologias, etc. La primera de las leyes que dicta este dios bíblico no es de tolerancia sino de advertencia:

      Exodo 20:1-5

      1 Y HABLO Dios todas estas palabras, diciendo:
      2 Yo soy JEHOVA tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de siervos.
      3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.
      4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra:
      5 No te inclinarás á ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, á los que me aborrecen,
      6 Y que hago misericordia en millares á los que me aman, y guardan mis mandamientos.

      Ese personaje, el dios bíblico judeocristiano (y por contrapartida musulmán), sólo guarda misericordia con lo que le adoran sola y exclusivamente a él. Una persona que adora a un dios así no puede llamarse a sí misma tolerante si acepta toda la intolerancia bíblica de antemano (véase el enlace si requiere más pruebas sobre el carácter de ese dios literario abráhamico).

      Saludos.

    • Hola Carlos.

      Al parecer estás hablando desde la ignorancia:

      1º.- Los ateos nunca hemos dicho o afirmado que «no creemos en nada«, lo que decimos es que no creemos simplemente en «deidades» (y por tanto los mitos en los que se narran y describen a estas deidades).

      2º.- Decir que se «no se cree» no es lo mismo que decir que «se cree«. La primera es la carencia de la segunda.

      3º.- Decir que «no se cree» no implica el hecho de creer: tampoco creemos (al menos los ateos que conozco) en la existencia de dragones, unicornios, hadas, gigantes, ciclopes, elfos, etc. (Unicornios y gigantes se encuentran también en la mitología bíblica). ¿Es que tú crees en ellos? Según tu argumentación, si no crees en ellos estás creyendo en ellos ¿?

      Antes de permitirte juzgar lo que afirmamos o no los ateos, infórmate un poco. En mi caso te habrías ahorrado mucho el quedar como un ignorante con respecto a estos temas si hubieras leído la sección «¿Quieres comentar?» que hace meses añadí en la cabecera de la web.

      Saludos.

  2. Me da mucho gusto que estos blogs existan, así podemos compartir nuestros conocimientos en contra de las creencia que dominan por ignorancia a muchos, ya es hora de que nos quitemos la venda de los ojos, no necesitamos seres imaginarios para hacer de este un mundo mejor.

    Un saludo a todos

    • Con una falsa esperanza. Pero, además, el principal problema es que fomenta la necedad, el fanatismo y el etnocentrismo (con ellos la xenofobia y el racismo).

      Nadie puede controlar la cantidad de «creencia religiosa» que posee. Dar crédito a supersticiones ritualizadas y dogmatizadas por o bien estafadores o bien chalados no trae al final nada bueno.

      El problema radica en que las creencias, cuyo fundamento no está sujeto a la certeza (pueden implicar error), en las religiones, se toman como base. Se les da una importancia exagerada y desmedida. Llevando como resultado a todo lo que vemos.

  3. Discrepo en parte. Puede ser una falsa esperanza pero es una que puede ayudar mucho a ciertas personas a sobreponerse a problemas y dificultades. El problema es cuando algunos abusan de ella, y ejemplos en esta web no faltan, y tanto o más cuando se toman cómo la verdad absoluta ignorando lo que observamos con nuestros instrumentos (la semana pasada, por ejemplo, salió el análisis final de los datos del satélite Planck. Salvo algunos flecos el modelo cosmológico de consenso sigue fuerte y explicando lo que observamos, aunque más de uno seguirá insistiendo en que la verdad absoluta está en unos textos de casi 3000 años de antigüedad, y no sigo) y/o sobre todo se tratan de imponer a otros -de nuevo ejemplos de sobra aquí hay- con reuniones con nombres cómo «Invasión 2017» (más o menos eso, lo juro) y otros así.

    La religión en sí no es mala, el problema es el uso que se da de ella.

    • 1º. «Problemas y dificultades« para los cuales existen otros métodos para «sobreponerse» sin la necesidad de inculcar la creencia en supersticiones primitivas.

      2º. «El problema es cuando algunos abusan de ella« ¿Abusar de ella? ¿Qué es eso? Si tu religión promueve un texto que dice «debes moler a palos a un niño» ¿abusar de ella es comunicarlo e intentar aleccionar a una persona en eso?

      Desde el momento en que la base de una religión (sea cual sea) es un conjunto de textos «sagrados»; en la inculcación de que dichos textos son una «verdad revelada»; que esta «verdad revelada» debe obedecerse (dogma) y que si uno los cumple va a obtener cierto tipo de recompensas o castigos en caso contrario, este tipo de doctrinas se hace no solo innecesaria sino digna de erradicación.

      El problema surge cuando le mete uno ideas falsas e indemostrables, por mucha esperanza antimuerte que estas den, pues en el momento en que hace uno eso lo que está haciendo con esa persona es convirtiéndola en alguien irracional; alguien incapaz de distinguir luego qué es real o ficticio. Con un pensamiento, además, propenso a creer en todo tipo de estafadores sin escrúpulos.

      El problema cuando sea crea o promueve una religión, sea la que sea, es que lo que estás ofreciendo es algo que no estar basado en la certeza sino en todo lo contrario: en la inculcación de una confianza ciega (Fe) en afirmaciones que, debido a su propio carácter irracional e indemostrable, cualquiera puede explotarlas como desee (incluida la persona a quien se la está uno introduciendo).

      3º. Cuando alguien dice que «La religión en sí no es mala, el problema es el uso que se da de ella« lo que siempre le pregunto primero es qué es lo que «no es malo en sí de la religión»? ¿El fomentar una actitud positiva hacia lo irracional y valorar las creencias como algo necesario a tener o sobrevalorándolas? ¿La afirmaciones que se contienen en ellas? ¿El adoctrinamiento que todas ellas tienen como base? ¿El fomentar la práctica de rituales y dogmas irracionales e inmorales? ¿El empleo inherente de falacias como método para convencer? ¿La manipulación?

      En el momento en que alguien le mete la creencia a otra persona de que existen seres invisibles todopoderosos y la veneración o temor hacia ellos (Religión) lo que le está haciendo, por mucho que en dicha creencia vaya implícita la idea de que va a librarse de morir (única razón por la cual una religión puede aportar cierta «esperanza», aunque falsa), lo que se le está haciendo a esa persona es convertirla en un necio, alguien irracional que, en mayor o menor nivel, acabará siendo un fanático. La religión no es inventarte una fantasía para decirle a un moribundo, alguien en fase terminal. La religión es un conjunto de dogmas y rituales que promueven la creencia ciega y los sentimientos de veneración y temor hacia un tipo muy concreto de personajes inexistentes con poder e influencia sobre la vida de uno.

      La religión (toda) no es más que una fábrica de borregos sumisos con capacidad acrítica hacia el pensamiento mágico. Y dado que son eso y ni una sola puede promover el pensamiento crítico ¿Qué esperan ustedes que salga de ahí? Pues todos los ejemplos que muestro en esta web.

  4. Tengo que dar la razón a ese comentario, aunque siga pensando que por falsa que sea esa esperanza puede ayudar a algunos si no tiene acceso a otros métodos. Cuando la religión no obliga a pensar a uno, o directamente lo prohíbe, pasa eso y desafortunadamente es en la gran mayoría de los casos por mucho que pueda haber algo salvable en su dogma, etc -aunque ya están»otros» para decir qué es bueno y que no-.

    Lutero ya dijo que «la razón es la puta del Diablo» y desde la perspectiva de esa gente no estaba en absoluto equivocadi.

    • ¿A lo mejor por lo que explico, precisamente, en este mismo artículo?

      Y no: yo no le llevo la contraria a dios pues eso implicaría llevarle la contraria a algo que no existe: a quien yo le llevo la contraria es las afirmaciones que sé que son falsas (pues puedo además demostrarlo) y que realizan las personas, independientemente de si son o no creyentes.

      Tal vez dejaríamos de hablar tanto de ustedes y sus afirmaciones, si no intentaran imponernos su ideología al resto. Piense en ello, si es que puede.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ateoyagnostico.com .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios ateoyagnostico.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.