InicioAnálisis BíblicoJudeocristianismoDatos judeocristianosFechas del fin del mundo ¿Cuando se cansarán?

Comentarios

Fechas del fin del mundo ¿Cuando se cansarán? — 16 comentarios

  1. ¡Vaya recopilación! Buen trabajo, es curioso ver cómo en un momento dado se convierte esto en otra forma de sacar dinero al crédulo, de una cada siglo pasamos a más de diez en un año sin darnos cuenta, eso sí, solo te salvas si compras mi libro.
    Como dato curioso del «señor» Camping, en su última vuelta al fango en materia predictiva ni tan siquiera fue capaz de darles el día libre a los trabajadores de familyradio en un momento tan especial.
    Me parece a mí que salvo la del año 5.000.000.000 cuando el Sol pase a ser una gigante roja, el resto son otra vez usar el miedo y la ignorancia para sacarles el dinero a gente sin cultura fácilmente influenciable.
    Y qué manía tienen los cristianos con la segunda venida, parece que necesiten ver para confirmar antes de morir… no les digamos que en el fondo se han vuelto escépticos.
    En fin, que hace unos días que te he descubierto y ya me he comido todo el blog: Fantástico es poco, en especial las respuestas que metes. Saludos.

  2. Magnífica recopilación, y eso que no es completa. Por ejemplo faltan los dos «fines del mundo» predichos por Silo entre 1969 y 1975.
    Del siglo XX faltan todos las predicciones latinoamericanas.
    Igualmente buen trabajo

    • Exhaustiva recopilacion historico-cronologica. Lo unico que podemos creer es lo que dijo aquel al fallar la fecha de su prediccion del fin del m undo: que estamos entrando en el cataclismo final. Trabajo foco de luz para nuestro oscurantismo de milenios. Esperemos que consiga ilustrar nos.

  3. Hola

    Algunas referencia de predicciones de los Testigos de Jehova creo que son falsa, las que aparecen después del año 1975. Yo no recuerdo que se haya mencionado después de esa fecha otro tipo de fechas adicionales. Por favor revisar sus fuentes o en su defecto indicar las publicaciones de los Testigos donde se afirme las fechas que ustedes mencionan después de 1975.

    • Hola Victor

      Entonces el problema es que no has revisado bien. Si están en esa lista es porque existen referencias y por eso las he añadido:

      La del 2 de octubre de 1984 salio publicada en el libro de Michael Shermer, How We Believe. W.H. Freeman and Co., New York, 1999

      También predijeron que el fin del mundo tendria lugar antes del fin del siglo XX y esto lo dijeron ese mismo año y esto salio en The Watchtower, 1 de Marzo de 1984, páginas. 18-19

      Y ya entrados en pleno siglo XXI, y vistos los numeros fallos anteriores ¿Que es lo que decide hacer la sociedad WT? Muy sencillo:

      En Génesis 6:3 dice lo siguiente:“Ciertamente no obrará mi espíritu para con el hombre por tiempo indefinido, ya que él también es carne. Por consiguiente, sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años

      Después incluso de haberla cagado en todas las anteriores ocasiones, estos predicen que el fin del mundo tendra lugar en el 2034. Según la Watch Tower, esto se escribió en 2490 antes de Cristo, y el diluvio fue en 2370 antes de Cristo, es decir, 120 años más tarde. Pues esto ellos lo aplican a su cronología moderna, y dicen en su Atalaya del 15 de diciembre de 2003, en la página 15 y en los párrafos 6 y 7 algo como “ya han transcurrido unos 90 años desde que en 1914 se iniciaron los últimos días de este sistema de cosas. Sin duda estamos en el tiempo del fin“.
      Es decir, ellos al año 1914, que se supone que es el inicio de los últimos días de gran tribulación, le suman 120 años, al igual que el tiempo que pasó desde que se escribió el comentario del Génesis y lo que tardó en cumplirse, por tanto, 1914 + 120 =2034.

      Esto lo publicaron en la revista La Atalaya del 15 de diciembre de 2003, página 15, párrafos 6 y 7.

      Antes de afirmar que no reviso mis fuentes o decir que «son falsas» deberías investigar un poco más. Vamos, como consejo personal…

      Saludos.

  4. Hola

    Antes que nada debo aclarar que yo soy Testigo de Jehová aunque como se puede inferir cada vez estoy cuestionando mas mi fe y no específicamente en una religión sino en su base (no por nada estoy comentando en esta pagina que para un Testigo común lo considera apostasía y alimentarse de la mesa de demonios…jejejeje) . A pesar de ello y aunque estamos de acuerdo en las fechas de 1975 hacia atrás y aunque siempre las publicaciones de los Testigos auguran el inminente fin de «este sistema de cosas», creo conveniente que hay que hacer las aclaraciones respectivas cuando lo amerita. Por ejemplo una de las referencias que me acabas de dar: The Watchtower, 1 de Marzo de 1984, páginas. 18-19 la cual yo tengo en físico no aparece ninguna mención al respecto. Y en cuanto a La Atalaya de 2003 yo la he leído pero la lectura aunque tal vez daría pie a llegar a la conclusión que mencionas y que escuche de un individuo que no es Testigo, hasta el día de hoy no he escuchado al primer Testigo que conozco hacer ese tipo de especulación sobre la fecha del 2034. Asi las cosas, o son conclusiones en este caso del lector o que lo están insinuando los escritores de manera muy disimulada, casi que imperceptible.

    No es mi interés atacarte ya que lo que he encontrado en esta pagina me ha sido de sumo interés.

    Agradezco tu respuesta tan rápida a mi comentario.

    Víctor

    • Hola de nuevo Victor.

      «Por ejemplo una de las referencias que me acabas de dar: The Watchtower, 1 de Marzo de 1984, páginas. 18-19 la cual yo tengo en físico no aparece ninguna mención al respecto.»

      ¿Seguro que has mirado (o leído) bien?

      The Watchtower 1984 («Sobrevivientes») Paginas 18 y 19:

      TODAS LAS NACIONES VAN AL ARMAGEDÓN

      13 Jehová no tolerará para siempre a los hombres ni a las organizaciones que, o deliberadamente o por indiferencia, siguen la guía de Satanás. No se les permitirá continuar pasando por alto la ley de Dios, abusando de la Tierra y creando amarguras en la vida de otras personas. Se encaran con un día de ajuste de cuentas en lo que la Biblia llama “el gran día de Jehová”. (Sofonías 1:2, 3, 14-18.)

      14 En una revelación de acontecimientos que tendrían lugar durante los últimos días del sistema de cosas actual, Jesucristo reveló que “expresiones inspiradas por demonios” habrían de ‘salir a los reyes de toda la tierra habitada para reunirlos a la guerra del gran día de Dios el Todopoderoso’. Como mostró aquella revelación, “los reunieron en el lugar que en hebreo se llama Har–Magedón [o: Armagedón]”. ¡Ese recogimiento se está efectuando ahora! (Revelación 16:14, 16; Versión Valera.)

      15 El Armagedón de que habla la Biblia no es algo que pueda evitarse mediante una “congelación” de armamentos nucleares. Las negociaciones internacionales no impedirán que venga. Ese nombre parece derivarse de la ciudad antigua de Megido, pero en esto está implicado mucho más que solo una ubicación en el Oriente Medio. Impulsadas por el invisible “gobernante de este mundo”, todas las naciones, a pesar de sus diversas ideologías políticas, están siendo recogidas a una situación mundial que demuestra la oposición de ellas a Jehová Dios. Se está haciendo que “los reyes de toda la tierra habitada”, junto con todos sus seguidores, manifiesten de qué lado están en esta cuestión. Inmediatamente antes de Armagedón su oposición al Reino de Dios y a todos los que lo proclaman se intensificará en gran manera por toda la Tierra. Sea que reconozcan la existencia de Satanás o no, “el mundo entero está yaciendo en el poder del inicuo”, como lo declara la Palabra de Dios. Todo el mundo inicuo y todos los que cifran su confianza en él, sí, todos los que imitan sus sendas, tienen que desaparecer. (1 Juan 5:19; 2:15-17.)

      16 De arriba abajo, este mundo está carcomido de corrupción. No son solo los criminales notorios, sino también los ciudadanos de término medio, quienes despliegan frío desprecio a la ley y ningún interés por la persona y la propiedad de su semejante. Sobre todo, rehúsan prestar atención a lo que Dios mismo dice en su Palabra la Biblia. No respetan su soberanía. Es necesario que Dios actúe para limpiar su nombre del oprobio que se ha arrojado sobre él, y además preparar el camino para hacer de la Tierra un Paraíso en el cual los amadores de la justicia puedan disfrutar de verdadera paz y seguridad.

      17 Cuando llegue la destrucción, no habrá duda alguna de que viene de Jehová. La desolación barrerá por todo el globo. Las naciones sabrán que Jehová está actuando a medida que sus fuerzas de ejecución entren en funcionamiento. Al desplomarse la autoridad gubernamental, la mano de cada hombre se volverá contra su compañero. Desde los cielos, el propio Hijo de Dios dirigirá el resultado. (Revelación 6:16, 17; 19:11-13; Zacarías 14:13.)

      18 Esta destrucción, a diferencia de lo que sucedería como resultado de una guerra nuclear entre los hombres, no se habrá efectuado sin distinguir entre las personas. Pero ¿quiénes serán los sobrevivientes? ¿Serán todos los que afirman tener alguna clase de religión, o quizá todos los que afirman que son cristianos? Jesús llama a “muchos” de esos individuos “obreros del desafuero” (Mateo 7:21-23). Los que sobrevivan para pasar a la “nueva tierra” serán solamente los que en realidad hayan cultivado una relación íntima con Jehová y con su Hijo el Rey, Cristo Jesús. Por su modo de vivir y por su testificar acerca del Reino, éstos habrán demostrado que verdaderamente “conocen a Dios” y que “obedecen las buenas nuevas acerca de nuestro Señor Jesús”. ¿Está usted demostrando que es una persona de esa clase? (2 Tesalonicenses 1:8; Juan 17:3; Sofonías 2:2, 3.)

      A lo largo de toda esta publicación («Sobrevivientes»), el autor de este artículo (escrito en 1984) habla sobre los sucesos ocurridos durante esa epoca y deja bien claro que lo que el llama «Armagedom» (con venida del «mesias») tendría lugar «durante los últimos días del sistema de cosas actual«. Esta publicación, dirigida a la gente de aquella epoca (1984), además, lanza la pregunta retórica evidente «¿Está usted demostrando que es una persona de esa clase?» (aunque lo preocupante de ese articulo no es si vendria o no dicho personaje, sino la forma que tiene el autor de describir a todo el mundo como endemoniados, que para mi es de todo menos moral y ética).

      ___________________

      La Atalaya, 15 de Diciembre del 2003

      Estar alerta se hace más urgente
      “Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor.” (MATEO 24:42.)

      “SI POR algo estuvo marcado el siglo XX, fue por la guerra”, señala el escritor Bill Emmott. Aunque admite que en todas las épocas de la historia del hombre ha habido contiendas y violencia, puntualiza: “El siglo XX se distinguió por la intensidad de los conflictos. Por primera vez, el enfrentamiento fue verdaderamente global […]. Y como para subrayar este hecho, no solo hubo una guerra mundial, sino dos”.

      2 Jesucristo predijo que vendrían guerras en las que se alzaría “nación contra nación y reino contra reino”. Sin embargo, estas solo constituyen un aspecto de ‘la señal de la presencia de Cristo y de la conclusión del sistema de cosas’. En esta gran profecía, Jesús también mencionó que habría hambres, pestes y terremotos (Mateo 24:3, 7, 8; Lucas 21:6, 7, 10, 11). En muchos sentidos, tales calamidades han aumentado en alcance y gravedad. Abunda la maldad del hombre, lo cual se evidencia en su actitud para con Dios y el prójimo. El derrumbe moral y la escalada del delito y la violencia son palpables. Las personas se han vuelto amadoras del dinero más bien que de Dios, y están obsesionadas con los placeres. Todo esto es prueba de que estamos viviendo “tiempos críticos” (2 Timoteo 3:1-5).

      3 ¿Qué opina usted del continuo deterioro de la sociedad humana? Muchos son indiferentes, y hasta insensibles, a los angustiosos sucesos de nuestros días. Los hombres influyentes e intelectuales del mundo no disciernen el significado de “las señales de los tiempos”, y tampoco los guías religiosos han dado la debida orientación al respecto (Mateo 16:1-3). Sin embargo, Jesús advirtió a sus discípulos: “Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor” (Mateo 24:42). Sus palabras no nos animan solo a estar alerta, sino a ‘mantenernos alerta’, es decir, a permanecer despiertos y vigilantes. No debemos limitarnos a reconocer que vivimos en los últimos días o en tiempos difíciles, sino que tenemos que estar firmemente convencidos de que “el fin de todas las cosas se ha acercado” (1 Pedro 4:7). Solo así nos mantendremos alerta con sentido de urgencia. De modo que la cuestión que hemos de plantearnos es esta: “¿Qué contribuirá a fortalecer nuestra convicción de que el fin está cerca?”.

      4 Piense en las condiciones que reinaban en el período anterior a un acontecimiento único en la historia humana: el diluvio universal de los días de Noé. La gente era tan malvada que Jehová “se sintió herido en el corazón” y declaró: “Voy a borrar de sobre la superficie del suelo a hombres que he creado” (Génesis 6:6, 7). Y eso fue precisamente lo que hizo. Jesús trazó el siguiente paralelo entre aquel tiempo y el nuestro: “Así como eran los días de Noé, así será la presencia del Hijo del hombre” (Mateo 24:37).

      5 Es razonable pensar que Jehová siente por el mundo actual lo mismo que sintió por el mundo antediluviano, e igual que acabó con el mundo impío de los días de Noé, ciertamente destruirá al mundo malvado de la actualidad. Entender con claridad el paralelo entre aquel tiempo y el presente fortalecerá nuestra convicción de que el fin de este mundo está cerca. ¿Cuáles son, pues, las semejanzas? Hay por lo menos cinco. La primera es la advertencia inequívoca de la destrucción venidera.

      Advertidos de “cosas todavía no contempladas”

      6 En los días de Noé, Jehová declaró: “Ciertamente no obrará mi espíritu para con el hombre por tiempo indefinido, ya que él también es carne. Por consiguiente, sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años” (Génesis 6:3). La promulgación de este decreto divino en 2490 a.E.C. marcó el principio del fin de aquel mundo impío. Imagine lo que eso significó para quienes vivían entonces. Apenas pasarían ciento veinte años, y Jehová traería “el diluvio de aguas sobre la tierra para arruinar de debajo de los cielos a toda carne en la cual está activa la fuerza de vida” (Génesis 6:17).

      7 Noé recibió la advertencia de la venidera catástrofe con décadas de antelación y sabiamente se preparó durante ese tiempo para sobrevivir. “Habiéndosele dado advertencia divina de cosas todavía no contempladas —indica el apóstol Pablo—, [Noé] mostró temor piadoso y construyó un arca para la salvación de su casa.” (Hebreos 11:7.) ¿Qué hay de nosotros? Ya han transcurrido unos noventa años desde que en 1914 se iniciaron los últimos días de este sistema de cosas. Sin duda estamos en “el tiempo del fin” (Daniel 12:4). ¿Cómo debemos responder a las advertencias que se nos han dado? La Biblia dice que “el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:17). Por lo tanto, es el momento de hacer la voluntad de Dios con un intenso sentido de urgencia.

      8 En tiempos modernos, los estudiantes sinceros de las Escrituras han aprendido en ellas que este sistema está condenado a la destrucción. ¿Lo creemos nosotros? Observemos que Jesucristo indicó claramente: “Habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder” (Mateo 24:21). Jesús también dijo que vendría como el Juez nombrado por Dios y separaría a la gente como el pastor separa las ovejas de las cabras. Los considerados indignos “partir[ían] al cortamiento eterno, pero los justos a la vida eterna” (Mateo 25:31-33, 46).

      9 Jehová ha mantenido estas advertencias ante su pueblo mediante oportunos recordatorios incluidos en el alimento espiritual que proporciona “el esclavo fiel y discreto” (Mateo 24:45-47). Además, a toda nación, tribu, lengua y pueblo se hace el llamamiento de “tem[er] a Dios y [darle] gloria, porque ha llegado la hora de juicio por él” (Revelación [Apocalipsis] 14:6, 7). La advertencia de que el Reino de Dios pronto eliminará la gobernación humana es una parte esencial del mensaje del Reino que predican los testigos de Jehová en toda la Tierra (Daniel 2:44). Esta advertencia no debe tomarse a la ligera, pues el Dios todopoderoso siempre cumple su palabra (Isaías 55:10, 11). Lo hizo en los días de Noé y lo hará en los nuestros (2 Pedro 3:3-7).

      Prolifera la depravación sexual

      10 Nuestro tiempo se parece al de Noé en otro aspecto. Jehová había dado a la primera pareja el mandato de que ‘llenaran la tierra’ con su descendencia, empleando honorablemente dentro del matrimonio las facultades sexuales que él les había otorgado (Génesis 1:28). En los días de Noé, los ángeles desobedientes contaminaron a la humanidad con prácticas sexuales pervertidas. Bajaron a la Tierra, se materializaron y se unieron a mujeres hermosas, lo que dio lugar a una prole que era mitad humana y mitad demoníaca: los nefilim (Génesis 6:2, 4). El pecado de estos ángeles lascivos se compara en las Escrituras a las perversiones de Sodoma y Gomorra (Judas 6, 7). En consecuencia, la depravación sexual se generalizó.

      11 ¿Y qué puede decirse de la atmósfera moral de la actualidad? En estos últimos días, la vida de muchas personas gira en torno al sexo. En una expresiva descripción, Pablo dice de ellas que han llegado a estar “más allá de todo sentido moral”; muchas se han entregado “a la conducta relajada para obrar toda clase de inmundicia con avidez” (Efesios 4:19). La pornografía, las relaciones prematrimoniales, el abuso de menores y la homosexualidad están a la orden del día. Algunos ya están “recibiendo en sí mismos la recompensa completa” en forma de enfermedades de transmisión sexual, ruptura de los lazos familiares y otros males sociales (Romanos 1:26, 27).

      12 En los días de Noé, Jehová envió el diluvio universal y puso fin a aquel mundo obsesionado con el sexo. Pues bien, nunca perdamos de vista el hecho de que estos tiempos son en realidad como los de Noé. La venidera “gran tribulación” limpiará la Tierra de ‘fornicadores, adúlteros, hombres que se tienen para propósitos contranaturales y hombres que se acuestan con hombres’ (Mateo 24:21; 1 Corintios 6:9, 10; Revelación 21:8). Por lo tanto, es urgente que cultivemos odio por lo que es malo y evitemos las circunstancias que pudieran conducirnos a la inmoralidad (Salmo 97:10; 1 Corintios 6:18).

      “La tierra se llenó de violencia”

      13 La Biblia señala una tercera característica de los días de Noé: “La tierra llegó a estar arruinada a la vista del Dios verdadero, y la tierra se llenó de violencia” (Génesis 6:11). En realidad, la violencia no era algo nuevo. Caín, el hijo de Adán, asesinó a su hermano, que era un hombre justo (Génesis 4:8). Reflejo del espíritu violento de la época es el poema que Lamec escribió alardeando de haber matado a un joven, supuestamente en defensa propia (Génesis 4:23, 24). Sin embargo, lo novedoso en los días de Noé fue el grado que alcanzó la violencia. A medida que los hijos angélicos de Dios que fueron desobedientes se casaron con las mujeres en la Tierra y engendraron prole —los nefilim—, la violencia llegó a niveles nunca vistos. A esos gigantes pendencieros se les llamaba “los derribadores”, o “los que hacen caer a otros” (Génesis 6:4, nota). Por su culpa, la Tierra estaba “llena de violencia” (Génesis 6:13). Imaginemos los problemas que debió de enfrentar Noé para criar a su familia en semejante ambiente. No obstante, fue ‘justo delante de Jehová en medio de aquella generación’ (Génesis 7:1).

      14 Aunque la violencia ha marcado el curso de la historia de la humanidad, nuestra época la ha sufrido a una escala sin precedentes, al igual que sucedió en los tiempos de Noé. Continuamente oímos noticias de casos de violencia doméstica, actos terroristas y campañas de genocidio, así como de masacres perpetradas, sin motivo aparente, por hombres armados. Y a todo ello hay que sumar el derramamiento de sangre que causan las guerras. El planeta ha vuelto a llenarse de violencia. ¿Por qué? ¿Qué ha contribuido a este aumento? La respuesta pone de relieve otra similitud con los días de Noé.

      15 Cuando el Reino mesiánico de Dios se estableció en 1914 en los cielos, su Rey entronizado, Jesucristo, hizo algo trascendental: expulsó del cielo a Satanás el Diablo y sus demonios, y los arrojó a la Tierra y sus inmediaciones (Revelación 12:9-12). Antes del Diluvio, los ángeles desobedientes abandonaron de forma voluntaria su hogar celestial; en tiempos modernos, sin embargo, se les echó de allí por la fuerza. Además, ya no poseen la facultad de materializarse para disfrutar de ilícitos placeres carnales en la Tierra. Presas de la frustración, la ira y el miedo a su inminente condena, influyen en hombres y organizaciones para que ejecuten actos criminales y violentos de una magnitud superior incluso a la de los días de Noé. Jehová borró de la existencia a aquel mundo cuando los ángeles desobedientes y su descendencia lo llenaron de maldad, y podemos tener la completa seguridad de que lo mismo hará en nuestros días (Salmo 37:10). Sin embargo, los que se mantienen alerta saben que su liberación está cerca.

      Se predica el mensaje

      16 La cuarta semejanza entre nuestros tiempos y el mundo anterior al Diluvio puede verse en la comisión que recibió Noé. Además de construir una enorme arca, fue un “predicador” (2 Pedro 2:5). ¿Cuál era su mensaje? Evidentemente, contenía un llamado al arrepentimiento y una advertencia de la destrucción que se avecinaba. Jesús dijo que los contemporáneos de Noé “no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos” (Mateo 24:38, 39).

      17 De igual modo, los testigos de Jehová cumplen con diligencia su comisión de predicar, de modo que el mensaje del Reino de Dios se está declarando a escala mundial. En casi cualquier lugar del planeta, la gente puede escucharlo y leerlo en su propio idioma. La revista La Atalaya, que anuncia el Reino de Jehová, tiene una tirada que supera los veinticinco millones de ejemplares, en más de ciento cuarenta idiomas. Realmente, las buenas nuevas del Reino de Dios se están predicando “en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones”. Cuando esta obra se haya realizado al grado que a Dios le satisfaga, nada podrá impedir que venga el fin (Mateo 24:14).

      18 En vista del derrumbe espiritual y moral de los días anteriores al Diluvio, no es difícil imaginar que Noé y su familia fueran el hazmerreír de sus vecinos incrédulos y el blanco de sus burlas. No obstante, el fin llegó. De igual modo, los “burlones con su burla” abundan en estos últimos días. “Sin embargo —declara la Biblia—, el día de Jehová vendrá como ladrón.” (2 Pedro 3:3, 4, 10.) No hay duda de que vendrá al tiempo señalado. No llegará tarde (Habacuc 2:3). ¡Cuánto nos conviene mantenernos alerta!
      Solo unos pocos sobreviven

      19 El paralelo entre los tiempos de Noé y nuestros días no se limita a la maldad de la gente y a su destrucción. Tal como hubo quienes sobrevivieron al Diluvio, habrá quienes sobrevivan al fin del sistema de cosas actual. Los supervivientes del Diluvio fueron personas mansas que no vivieron como el resto de sus semejantes, sino que obedecieron la advertencia divina y se mantuvieron apartados de aquel mundo perverso. “Noé halló favor a los ojos de Jehová” y “resultó exento de falta entre sus contemporáneos”, indica la Biblia (Génesis 6:8, 9). De toda la humanidad, una sola familia, “unas pocas personas, es decir, ocho almas, fueron llevadas a salvo a través del agua” (1 Pedro 3:20). Y Jehová Dios les dio este mandato: “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra” (Génesis 9:1).

      20 La Palabra de Dios nos garantiza que “una gran muchedumbre” saldrá “de la gran tribulación” (Revelación 7:9, 14). ¿Cuántas personas la compondrán? El propio Jesús dijo: “Angosta es la puerta y estrecho el camino que conduce a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13, 14). En comparación con los miles de millones de habitantes de la Tierra, serán pocos los que sobrevivan a la venidera gran tribulación. Pero muy bien pudieran tener un privilegio similar al que se otorgó a los supervivientes del Diluvio, a saber, que en su condición de miembros de la nueva sociedad terrestre puedan tener hijos durante algún tiempo (Isaías 65:23).
      “Manténganse alerta”

      21 Aunque el Diluvio parezca un acontecimiento remoto, está claro que contiene una advertencia que no debemos pasar por alto (Romanos 15:4). Las semejanzas entre los días de Noé y los nuestros deben hacernos cada vez más conscientes del significado de los sucesos actuales y prepararnos para el momento en que Jesús, como un ladrón en la noche, llegue para ejecutar la sentencia contra los inicuos.

      22 Actualmente, Jesucristo está dirigiendo una enorme obra de edificación espiritual. Con miras a la protección y supervivencia de los adoradores verdaderos, existe un paraíso espiritual semejante al arca (2 Corintios 12:3, 4). Si queremos estar resguardados durante la gran tribulación, debemos permanecer en dicho paraíso. Alrededor de él se extiende el mundo de Satanás, siempre dispuesto a engullir a cualquiera que se adormezca espiritualmente. Por lo tanto, es fundamental que nos ‘mantengamos alerta’ y demostremos estar listos para la llegada del día de Jehová (Mateo 24:42, 44).

      El autor de dicho artículo deja bien claro que, según él, los creyentes deben estar alerta porque el fin del mundo se aproxima. Establece, mediante una intepretación de los textos bíblicos, paralelismos entre la época en la que supuéstamente ocurrió el diluvio y la actual (la del año 2003). Vuelve además a decir que «el sistemas de cosas actual» tendrá su fín. (al igual que lo hizo el autor del artículo de «Sobrevivientes» de 1984). No hace falta «interpretar» dicha revista y dicho artículo para llegar a las deducciones sobre esto: simplemente leer las afirmaciones que dá el autor, que aunque empieza citando MATEO 24:42, afirma (como puede verse) que el armagedom y la venida están cerca.

      En la publicación no ponen la fecha 2034 pero la dejan caer para que sean los propios fieles quienes lleguen a tal conclusión y así, si no se cumple dicha fecha, la culpa no recaerá en los lideres o cuerpo gobernante de dicha sociedad sectaria.

      Era obvio, dados tus comentarios, que eras un «Testigo de Jehová». Decirte que yo no sé cuantas publicaciones de los testigos tienes, pero puedo decirte que yo tengo todos los libros, revistas, folletos y noticias publicados por la Watchtower desde 1970 hasta ahora.

      Procuro hacer artículos basándome en las fuentes originales (y/o el mayor número de fuentes). Por eso cuando alguien insinúa o deja caer que mis afirmaciones son incorrectas tiendo a exaltarme y responder directamente sin rodeos. No te preocupes, es mi forma de ser y no una actitud personal contra ti.

      Saludos.

  5. tronco tu lo flipas, revisa tus fuentes, los testigos de jehova no creyeron en el fin del mundo solo fechas de puntos de viraje en la historia, lo que ocurre es que la gente inculta y con mala fe distorsiona las cosas.»respecto a aquel dia (el de armegadon, solo la sabe el padre, ni siquiera el hijo» eso es lo que predican desde siempre, si no sabemos algo no opinemos que después la metemos hasta el fondo, credibilidad en las historias. y buscad a un interprete pues no entendéis la mitad de las cosas que ponen en esas revistas.son solo vuestros puntos de vista

    • Lo que predican desde siempre, te guste o no, es lo que ves aquí. De hecho, por mucho que ignores los hechos, estos no van a desaparecer. Revisa tus argumentos:

      14. ARGUMENTO DE LA INTELIGENCIA
      (1) Mira, no le veo ningún sentido a intentar explicaros el tema a vosotros, estúpidos ateos, es demasiado complicado para que lo entendáis. Dios existe, te guste o no
      (2) Por lo tanto, Dios existe

      326. ARGUMENTO DE LAS MOLESTIAS
      (1) Soy feliz, creyendo en Dios.
      (2) Entonces tu vienes y dices todas estas cosas repugnantes para quitarme mi alegria.
      (3) * sniff *… * Sniff *… ¿Por qué me haces sentir incómodo?
      (4) Cualquier persona que hace sentir incómoda a otra persona debe ser distinta. Y mala. E ignorante.
      (5) ¡Papá abrázame!
      (6) Por lo tanto, Dios existe.

    • Revisa lo que dijo Charles T. Russell en su «obra» «Millones que ahora viven no morirán» y verás que él mismo que se autoproclamó «profeta de Dios» dió como fecha del fin 1914. El mejor consejo para los testigos de jehová es que investiguen más y mejor a su organización.

  6. Excelente recopilación en verdad.
    Quiero aportar con este dato:
    Se supone que Rasputín predijo otro fin del mundo para el 23 de agosto del 2014. aunque otras fuentes dicen que la fecha fue 23 de agosto del 2013.

  7. Hola

    Todo esto de las profecías,sobre todo las referidas al fin del mundo siempre me ha dado mucho miedo.Hace unos días me mencionaron a Nostradamus y empecé a buscar información sobre sus profecías.

    Yo normalmente trato de no creerme estas cosas pero me descargé las centurias para comparar con sucesos históricos o actuales y lo cierto es que tengo miedo (se que esto no va directamente relacionado con la religión aunque el hace alusión a dioses y a un anticristo pero quisiera saber que opinas del tema) habla de un emperador que nacería cerca de Italia y sería como un carnicero (Napoleón) de un rubio que devolvería a los exiliados a su tierra (trump) y de que el Islam trataría de invadir España y uno de Córdoba nos traicionaría (hace poco salió un vídeo de un hombre al que llaman el cordobés que pertenecía al estado islámico).No sé si te habrás leído las centurias pues son muy largas y bastante aburridas (de hecho me las he leído solo a cachos)

    Se que creer en adivinos es algo muy irracional pero me ha entrado mucho miedo al leerlo y no he encontrado ningún artículo que sea escéptico con el tema en Internet que no sea de hace varios años y como tu has hecho este artículo sobre profecías fallidas decidí preguntarte a tí.

    Aparte me gustaría saber si puedo conseguir la Máscara de Nostradamus de James Randi en pdf, a ser posible en español en algún sitio.

    Perdona si el comentario está mal redactado (tengo 14 años y en el instituto me dicen que no me expreso del todo bien)

    Saludos.

    • Entre que muchas «profecías» que la gente atribuye a Nostradamus no las dijo él, que las que la dijo y la gente interpreta se cumplieron se basan en una falacia del francotirador, que son ambigüedades y generalizaciones y que además esta gente descarta en las que no se da pie con bola, no debería usted preocuparse tanto.

      Aquí tiene usted un artículo escéptico sobre Nostradamus.

Responder a Victor Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ateoyagnostico.com .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios ateoyagnostico.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Todos los comentarios son moderados antes de publicarse.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.