InicioConclusiones25 de diciembre ¿nacimiento del Jesús neotestamentario?

Comentarios

25 de diciembre ¿nacimiento del Jesús neotestamentario? — 6 comentarios

  1. Robert Ambelain tiene una trilogía muy interesante sobre Jesús que comienza con Jesús o el secreto mortal de los templarios,sigue con el hombre que creo a Jesús y termina con los secretos del Golgota donde desarrolla una interesante tesis sobre quién era este personaje y lo mejor es que defiende su tesis usando precisamente los evangelios, estos libros se pueden conseguir en Internet gratis

    • Como he explicado en el artículo, no es que muchos dioses nacieran el 25 de diciembre. Ni si quiera el Jesús neotestamentario nació dicho día: se eligió dicho día porque era un día festivo romano. El primer cristiano que afirmó que su mesiás (cristo) nació ese día fue precisamente un romano (Hipólito) por ese motivo. Porque en ese día los romanos celebraban el Natalis Solis Invicti. Y lo hacían porque en la cultura grecorromana ese día y otros cercanos eran los días donde se observaba cómo el Sol se “detenía” y a partir de ahí los días (la luz) se hacían más largos que las noches (la oscuridad). Este sentimiento primitivo, asociado con el miedo a la oscuridad (durante la noche neuestra especie estaba más expuesta a los peligros de la naturaleza, como los depredadores), es lo que sí se observa en otras culturas y religiones helenas y romanas. Pues todas comparten un mismo origen: el culto al Sol y el nacimiento, en esa fecha, de su “nacimiento”.

      El fallo de la gente (y del cual se aprovechan algunos cristianos para construir su hombre de paja como argumento) es pretender que sea el 25 de diciembre literalmente. Estos no cuentan, como he explicado en el artículo y como bien puede encontrar en otros sobre el mismo tema, los cambios que han habido en los calendarios:

      En el 45 a.C. el calendario juliano especificaba la celebración del solsticio durante el 25 de diciembre en Europa. La diferencia (mínima) entre el calendario civil y tropical provocaba que el solsticio no coincidiera siempre con el 25. Así cada cuatrocientos años el solsticio se adelantaba unos 3 días, aproximadamente. En 1582, el papa Gregorio XIII decretó el cambio obligatorio de calendario, cerrándose la fecha, gracias a los ajustes, en torno al 21 de diciembre con una variación de solo un día cada 3000 años. Otras culturas celebran el solsticio, bien en 25 de diciembre o en su más ajustada fecha entre el 21 o 23, y casi todas asociadas a una divinidad, como veíamos antes.

      Los calendarios son un sistema de medición del tiempo que hemos creado los humanos y la fijación del día 25 de diciembre concretamente como fecha del nacimiento del mesías cristiano fue una decisión política romana.

  2. ¿Existe alguna religión (o serie de religiones) judeocristiana a la que se le podría calificar de ser la más apegada (doctrinariamente hablando) a los textos bíblicos más antiguos disponibles? ¿O todas se encuentran “alejadas” de la “palabra de Dios” en proporciones similares?

    • Todas. Dese cuenta de que ni si quiera empezaron como un doctrina monolítica y unificada. Ahora a mucha gente le cuesta ponerse en la piel de la gente de la época: sin electricidad, sin internet, totalmente analfabeta (incluso los copistas lo eran), etc. No es que hubiera una secta jerárquica o estructurada creando textos “oficiales” sino un conjunto de comunidades repartidas cada una en un lugar (Así Menor, Alejandría, Roma, etc), cada una con su propia ideología, separadas literalmente y con una escasa y deficiente comunicación entre ellas. El líder o más avispado de la comunidad escribía su propio evangelio (con la doctrina e interpretación particular de cómo entendía el judaismo influida por el helenismo – pues su ambiente sociocultural era grecorromano), que leía en voz alta a la comunidad que había formado. A veces ese evangelio llegaba a otros lugares juntándose con otros evangelios, a veces no, dependiendo de si alguien lo había llevado allí. Había comunidades que solo conocían un evangelio, había otras que dos, tres,… A todo eso se le sumaba que el líder del grupo o comunidad podía estar de acuerdo con esos evangelios o no, que era lo que más comúnmente pasaba. Esto último provocaba que cada “cristiano” (mesiánico, en su traducción) de esta secta generada a partir del esenismo y helenismo entre mediados del siglo I y IV tuviera enfrentamientos con otros grupos mesiánicos. De ahí que ya en sus orígenes, en el siglo II, muchos líderes “cristianos” (mesiánicos judeohelénicos lo describe mejor) escribieran contra otros: las famosas “contra las herejías”. No había grupo mesiánico que no considerara al resto herejía y que no fuera considerado herejía por el resto de grupos mesiánicos.

      No había, como ahora, imprenta y un texto (fuera el que fuera) se perdía si no se copiaba. Así que a todo lo anterior, además, se le debe sumar que desde su inicio hasta su oficialización como religión del imperio romano cada copista manipulaba los textos a su conveniencia, hasta tal punto que incluso algunos copistas dejaron advertencias escritas (que ahora ignorantemente se toman como parte del evangelio cuando en realidad son notas de dicho copista) para que el que realizara la siguiente copia no alterara los textos. Un ejemplo conocido es el que realizó uno de los copistas en el texto de Apocalipsis 22:18-19

      Yo advierto a todo el que escuche las palabras proféticas de este libro: «Si alguno añade algo sobre esto, Dios echará sobe él las plagas que se describen en este libro. Y si alguno quita algo a las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte en el árbol de la Vida y en la Ciudad Santa, que se describen en este libro»

      Entre estas alteraciones estaban las de un tipo, que también poca gente conoce, denominadas como armonizaciones. Si un copista poseía o conocía medianamente otros textos y estos eran de su agrado ideológico, este intentanba “armonizar” los textos al copiarlos. Podía pasar, además, que un copista ignorantemente estuviera tomando como texto “verdadero” texto que otro copista anterior hubiera interpolado o hubiera escrito mal. Ciertas palabras en griego, con cambiarles una letra, pueden cambiar de significado. Esto se puede ver en las copias y se puede ver sobre todo en los análisis sobre variantes griegas que se hicieron desde el siglo XVII.

      Ya lo expliqué en un artículo: no puede haber una religión más cercana o alejada de los textos pues lo único que quedan son copias y todas parten de los problemas que he mencionado. Aparte de que seguir una doctrina por su antigüedad o por argumentos de autoridad basados en la confianza ciega en el testimonio anecdótico es absurdo, seguir una doctrina (religiosa) de la cual no queda ni un solo texto original lo es aún más. Pues no se puede saber cual está siguiendo las enseñanzas más ciertas del personaje que supuestamente fundó esa doctrina si no se puede verificar cuales eran estas al no quedar ni un solo texto original y todo lo que se tienen son copias que se sabe contienen alteraciones de todo tipo. Y todo eso, sin contar además con las contradicciones entre los distintos evangelios. Estamos hablando de que millones de personas están tomando decisiones sobre sus propias vidas basadas en los textos que el copista de turno escribió según le parecía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ateoyagnostico.com .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios ateoyagnostico.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Todos los comentarios son moderados antes de publicarse.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.