No hay creencia, sin importar cuán absurda sea, que no gane seguidores fieles que la defiendan hasta la muerte. Isaac Asimov

Evolución: La base de la biología – Manuel Soler

El título de este libro está basado en un hecho: la evolución es la base de la biología. “Nada tiene sentido en biología excepto bajo el prisma de la evolución”. Esta frase del eminente evolucionista Theodosius Dobzhansky es, seguramente, una de las más citadas en las ciencias biológicas. Esta afirmación es aceptada en el ámbito mundial y España no es una excepción, los biólogos españoles son conscientes de la importancia de la evolución. Citas como la mencionada del profesor Dobzhansky u otras parecidas, como por ejemplo: “La teoría de la evolución ha sido la principal idea unificadora de la biología” (J. Maynard Smith), o, “Ninguna otra idea en biología es tan poderosa científicamente ni tan estimulante intelectualmente como la evolución” (M. Ridley), son resaltadas muy frecuentemente en conferencias y en las memorias que los profesores de universidad españoles preparamos cuando pretendemos acceder a una plaza de profesor titular o de catedrático de universidad. Sin embargo, a nivel académico, la importancia que se le da a la evolución es prácticamente nula, hay muy pocas universidades que estén impartiendo una asignatura de evolución, y en los pocos casos donde se hace, frecuentemente se presentan programas muy sesgados hacia alguna especialidad concreta. Esta es la gran contradicción de la biología española, mientras que en las universidades de la mayor parte de los países civilizados, la evolución domina de una forma aplastante los planes de estudio de biología, en nuestro país (y algún otro del ámbito mediterráneo), no se tiene prácticamente en cuenta a la hora de diseñarlos. La tradición evolutiva de la biología española es tan escasa, que ni siquiera se traducen los libros más clásicos y famosos, los que ya han sido traducidos a multitud de idiomas (por ejemplo el de Douglas J. Futuyma (“Evolutionary Biology”).

Índice de contenido

Piensa en ello…

¿Quiere un dios airado, escandaloso, vengativo, destruyendo todo lo que le sirve de tropiezo, exigiendo genocidios, infanticidios y hasta la misma esclavitud? Entonces el Éxodo es su libro. ¿Quiere un código de vida duro, rígido, inexorable, inflexible, sin misericordia? Entonces su libro es el Levítico. ¿Quiere un dios discreto, sutil, insondable que raramente interfiere, pero que puede ser conocido solo a través de las oraciones sinceras y las suplicas del fondo del alma, además de ser gentil y misericordioso? Lea las epístolas de Pablo. Todo en el mismo libro. Scott Bidstrup
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

 

El título de este libro está basado en un hecho: la evolución es la base de la biología. Nada tiene sentido en biología excepto bajo el prisma de la evolución. Esta frase del eminente evolucionista Theodosius Dobzhansky es, seguramente, una de las más citadas en las ciencias biológicas. Esta afirmación es aceptada en el ámbito mundial y España no es una excepción, los biólogos españoles son conscientes de la importancia de la evolución. Citas como la mencionada del profesor Dobzhansky u otras parecidas, como por ejemplo: La teoría de la evolución ha sido la principal idea unificadora de la biología (J. Maynard Smith), o, Ninguna otra idea en biología es tan poderosa científicamente ni tan estimulante intelectualmente como la evolución (M. Ridley), son resaltadas muy frecuentemente en conferencias y en las memorias que los profesores de universidad españoles preparamos cuando pretendemos acceder a una plaza de profesor titular o de catedrático de universidad. Sin embargo, a nivel académico, la importancia que se le da a la evolución es prácticamente nula, hay muy pocas universidades que estén impartiendo una asignatura de evolución, y en los pocos casos donde se hace, frecuentemente se presentan programas muy sesgados hacia alguna especialidad concreta. Esta es la gran contradicción de la biología española, mientras que en las universidades de la mayor parte de los países civilizados, la evolución domina de una forma aplastante los planes de estudio de biología, en nuestro país (y algún otro del ámbito mediterráneo), no se tiene prácticamente en cuenta a la hora de diseñarlos. La tradición evolutiva de la biología española es tan escasa, que ni siquiera se traducen los libros más clásicos y famosos, los que ya han sido traducidos a multitud de idiomas (por ejemplo el de Douglas J. Futuyma (Evolutionary Biology).

 

En lo que respecta a la investigación evolutiva en España, se puede observar otra contradicción, ya que, aunque no demasiados, sí hay grupos españoles que están publicando trabajos en las revistas evolutivas más prestigiosas. Estos grupos españoles trabajan en campos tan diversos como la biología molecular, ecología y biología evolutiva, genética, paleontología, antropología, etc. Estos investigadores que han conseguido alcanzar un buen nivel de calidad reconocida internacionalmente, han obtenido los conocimientos evolutivos necesarios gracias a la consulta de los textos científicos publicados en inglés. Sin embargo, se podrían mencionar dos hitos importantes que han marcado la trayectoria de la evolución en España durante las tres últimas décadas, el primero fue la publicación, en 1974, del libro La evolución (Biblioteca de Autores Cristianos, de la Editorial Católica, S.A.), editado por tres paleontólogos y antropólogos españoles: Miguel Crusafont, Bermudo Melendez y Emiliano de Aguirre. Este libro tuvo una destacada repercusión en los campos de la antropología y paleontología, aunque no tanto en el de la biología. Los biólogos quizás estuvimos más influidos por el otro hecho destacable que fue la traducción de algunos libros del profesor Francisco J. Ayala, que constituyeron las primeras lecturas evolutivas de muchos de los que actualmente nos interesamos por estos temas.

Las dos contradicciones a las que me he referido: que la evolución es la gran olvidada de la biología española, y que existen investigadores españoles que están trabajando sobre temas evolutivos al más alto nivel, son los motivos que me decidieron a abordar el proyecto de preparar este libro. Era un libro necesario para llenar una laguna importante y en España existían las personas capacitadas para llevar a cabo ese proyecto. El objetivo es muy simple pero también, al mismo tiempo, muy ambicioso: me sentiría completamente satisfecho si con este libro se contribuyera a aumentar el interés por la evolución en España. Esto, posteriormente, posibilitaría el dar a la teoría evolutiva la importancia que se merece y que tiene en otros países científicamente más avanzados, lo cual implicaría promover la impartición de asignaturas como evolución o biología evolutiva en la universidad española, promover, igualmente, la creación de departamentos de evolución e invertir más en investigación en biología evolutiva.

El presente libro se puede considerar formado por tres grupos de capítulos, aunque no se ha hecho ninguna separación entre ellos. En el primero, el más amplio (20 capítulos), se aborda el estudio de los temas que podrían constituir un curso de evolución. En los cuatro primeros, a modo de introducción, se hace un repaso histórico riguroso de la historia de las teorías evolutivas (Capítulo 2), se destacan las razones que justifican el interés por el estudio de la evolución (Capítulo 3) y las principales evidencias a favor de la evolución (Capítulo 4). El Capítulo 5 se dedica a un tema polémico pero de gran importancia, en él se realiza una revisión sobre los niveles a los que actúa la selección natural. La genética cuantitativa, una de las disciplinas que más han contribuido al avance de la biología evolutiva durante el siglo XX, se estudia en el Capítulo 6, dedicando el Capítulo 7 a la selección natural, el principal mecanismo de actuación de la evolución. Los siguientes capítulos, desde el 8 hasta el 16, se dedican al estudio de las causas de la evolución abarcando temas tan interesantes como las estrategias vitales, la evolución del sexo y el cuidado parental, la selección sexual, los sistemas de apareamiento, etc. Temas como la biodiversidad, los métodos de clasificación, la filogenia y los mecanismos de especiación, se estudian en los temas 17 y 18. Esta primera parte se completa con el estudio de los aspectos históricos de la evolución, a la macroevolución se le dedica un amplio capítulo (el 19) y se le presta especial atención a la evolución humana dedicándole un capítulo aparte, el número 20.

En el segundo grupo de capítulos, se incluyen tres que están dedicados a lo que podríamos denominar evolución aplicada. En estos capítulos se destaca la importancia de tener en cuenta la evolución a la hora de gestionar los cotos y las fincas dedicadas a la explotación de las especies cinegéticas (Capítulo 21), de diseñar tratamientos más eficaces contra enfermedades e infecciones (Capítulo 22), y de promover planes y estrategias de conservación de la biodiversidad (Capítulo 23).

El tercer grupo de capítulos, está constituido por un total de 12 que podríamos englobar bajo el título de estudios tipo. Se trata de capítulos en los que los autores hacen una revisión de un tema evolutivo interesante del que han publicado artículos en revistas científicas de elevado prestigio internacional. Estas revisiones permiten hacer llegar a un público más amplio unos estudios llevados a cabo por investigadores españoles, que fueron publicados en revistas internacionales especializadas, y, por tanto, no asequibles a potenciales lectores interesados pero que no sean expertos en el tema.

Tras esta breve descripción del contenido del libro, a continuación, quisiera especificar algunas consideraciones importantes. En primer lugar, destacar que se ha pretendido que se utilice un lenguaje claro y asequible incluso para aquellas personas no expertas en el tema. Para facilitar la comprensión también se ha incluido un glosario al final del libro en el que se definen muchos de los términos especializados utilizados. Además, se ha intentado que cada capítulo sea comprensible por sí mismo, se ha preferido aceptar un cierto solapamiento (por ejemplo, entre los capítulos 6 y 7, o entre los números 9, 10 y 13) con el fin de conseguirlo, de esta forma no se obliga al lector interesado en un tema concreto a leer previamente los capítulos anteriores. Por otro lado, también habría que explicar el hecho, poco frecuente, de incluir en cada capítulo abundantes referencias bibliográficas (como si se tratase de un artículo en una revista científica especializada) que después se recogen completas al final. Son varios los motivos que se podrían destacar, por un lado, facilitar al lector novel interesado en alguno de los capítulos, el acceso a la bibliografía especializada propia del tema; y por otro, puesto que los capítulos han sido escritos con un nivel más que suficiente para que también sean utilizados por expertos en los temas, se han incluido las referencias bibliográficas por los mismos motivos que se utilizan en la literatura científica en general. Esto es, primero, reconocer públicamente el mérito a los autores que publicaron esos datos o emitieron la idea que se analiza, y segundo, dar referencia de la fuente de la que se obtienen los datos utilizados o los argumentos esgrimidos, ya que la identidad del autor y la revista o libro en que fue publicado el trabajo dará una idea al experto en el tema sobre la fiabilidad de dicha fuente.

Este libro se ha publicado sin ánimo de lucro, es el resultado del trabajo desinteresado de muchas personas, lo que ha permitido que su precio de costo esté muy por debajo de su precio real. Para mí, como editor, es una necesidad y un placer, dar las gracias, en primer lugar, a los autores que han escrito los capítulos que constituyen este libro, sin su trabajo concienzudo, ilusionado y desinteresado, este proyecto no habría sido posible. Especialmente quiero dar las gracias a los que accedieron a admitir más trabajo del que hubieran aceptado de buena gana y a pesar de eso lo llevaron a cabo con ilusión y eficacia. También quiero destacar la inestimable colaboración del profesor Francisco J. Ayala, un español que trabaja en Estados Unidos y uno de los evolucionistas más prestigiosos a nivel mundial; no sólo por haber aceptado escribir un prólogo para este libro, sino también, y principalmente, por la ilusión que ha puesto en el proyecto augurando que podría ser un paso importante para dar a la evolución biológica la importancia que se merece en la ciencia española. Igualmente quiero dar las gracias a mi amigo David Nesbitt que, también de forma desinteresada, derrochó ilusión, trabajo y talento en el diseño de la portada del libro, basado en la utilización de imágenes de diversos organismos que han sido utilizados como modelos en los estudios sobre evolución. Las figuras utilizadas en la portada y contraportada fueron cedidas amablemente por José Luis Sanz (foto del Archaeopteryx) Juan José Sanz (foto del papamoscas cerrojillo, Ficedula hypoleuca), Mauro Santos (foto de la mosca Drosophila buzzatii), Juan Carlos Senar (foto del herrerillo común, Parus caeruleus), Tim Sharbel (foto de Arabis drummondii), Alberto Tinaut (foto de la cabeza de hormiga) y David Nesbitt (dibujo del cráneo humano). También quiero destacar mi agradecimiento a los numerosos investigadores que actuaron como revisores y que son citados en el apartado agradecimientos de cada uno de los capítulos del libro. La Junta de Andalucía aportó una pequeña subvención para la publicación de este libro.

Prefacio del libro escrito por Francisco J. Ayala

Compra online:

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

10 respuestas

  1. En el periodo de Stalin, en la Unión Soviética todas las investigaciones científicas tenían que encajar con el “materialismo dialéctico” de Marx y Engels. Los que definen el darwinismo como la base de la biología tienen la misma mentalidad dogmática.
    Los evolucionistas a menudo defienden la mentira de que la teoría de la evolución es la base de la biología… Los que defienden esta teoría sugieren que la biología no podría desarrollarse, ni siquiera existir, sin la teoría de la evolución. La razón tras esta afirmación es una demagogia nacida de la desesperación. El catedrático de filosofía Arda Denkel, uno de los nombres
    más importantes en el panorama científico turco, hizo el siguiente comentario acerca de este tema:Por ejemplo, es incorrecto sugerir que “rechazar la teoría de la evolución signifique rechazar la biología y la geología, o los descubrimientos de la física y la química”. Porque para hacer tal inferencia (aquí un modus tollens) tiene que haber proposiciones acerca de descubrimientos químicos, físicos, geológicos y biológicos que respalden la teoría de la evolución. Sin embargo, los descubrimientos, o sus resultados,
    no respaldan la teoría. Por tanto, no la demuestran.”23.
    Es suficiente echar una ojeada a la historia de la ciencia para darse cuenta de que declarar que “la evolución es la base de la biología” es algo inválido e irracional. Si fuera cierto, significaría que las ciencias de la biología no se habían desarrollado en el mundo antes de que apareciera la teoría de la evolución, y que todas se crearon más tarde. Sin embargo, muchas ramas de la biología, como la anatomía, la fisiología y la palenteología, aparecieron y se desarrollaron antes que la teoría de la evolución. Por otro lado, la evolución es una hipótesis que los darwinistas intentan imponer a estas ciencias, pero que apareció más tarde que ellas. Un método parecido a este que usan los evolucionistas fue usado en la U.R.S.S. en tiempos de Stalin. En aquellos tiempos, el comunismo, la ideología oficial de la Unión Soviética, consideraba que la filosofía del “materialismo dialéctico” era la base de todas las ciencias. Stalin ordenó que todas las in vestigaciones científicas se amoldaran al materialismo dialéctico; así pues, todos los libros sobre biología, química,
    física, historia, política e incluso arte tenían un prólogo en que se explicaba que estas ciencias estaban basadas en el materialismo dialéctico y en las visiones de Marx, Engels y Lenin. Sin embargo, esta obligación desapareció con el colapso de la U.R.S.S. y los libros volvieron a ser textos técnicos o científicos ordinarios que contenían la misma información. Abandonar
    tonterías como el materialismo dialéctico no dejó a la ciencia en la sombra, sino que la liberó de presiones y obligaciones. Hoy en día no hay motivos para que la ciencia permanezca atada a la teoría de la evolución. La ciencia se basa en observación y experimentación. La evolución, por otro lado, es
    una hipótesis sobre un pasado que no podemos observar. Es más: la ciencia y las leyes de la lógica siempre han demostrado la falsedad de los presupuestos y afirmaciones de esta teoría. Por supuesto, la ciencia no sufrirá ninguna pérdida cuando se abandone esta hipótesis. El biólogo americano G.W. Harper dice lo siguiente acerca de este tema: A menudo se dice que el darwinismo es básico para la biología moderna. Pero, al contrario, si todas las referencias al darwinismo desaparecieran de repente, la biología quedaría
    básicamente sin cambios (…)24
    En realidad, es al contrario: la ciencia progresará mucho más rápidamente y de un modo más sano cuando se libere de la insistencia de una teoría llena de dogmatismo, prejuicios, sinsentidos e invenciones.
    Autor: Harum Yahya.

    1. «En el periodo de Stalin, en la Unión Soviética todas las investigaciones científicas tenían que encajar con el “materialismo dialéctico” de Marx y Engels. Los que definen el darwinismo como la base de la biología tienen la misma mentalidad dogmática.»

      No invente hombres de paja. Parte usted de un analisis fundamentado en el título de un libro y ni si quiera se ha leído el libro o los argumentos que en él se exponen.
      Lo que se afirma no es que la evolución mediante selección natural sea la base de la biología sino que esta da explicación a muchos interrogantes que, antes de tener dicha explicación, no podrían haber sido resueltos. No es la base de la biología en un sentido estricto de la palabra pero si en un sentido práctico.

      De todas formas, la evolución no es una ideología sino un hecho demostrado y lo que usted define como darwinismo es falaz. Tanto como sostener que uno puede ser o no newtonista o einstenista en el caso de la gravedad.

      «Los evolucionistas a menudo defienden la mentira de que la teoría de la evolución es la base de la biología… Los que defienden esta teoría sugieren que la biología no podría desarrollarse, ni siquiera existir, sin la teoría de la evolución.»

      Que ya haga usted diferencias en biología demuestra sus prejuicios. Cuando se estudía biología no existe una división entre los que postulan una teoria evolutiva u otra. Quiza en tiempos de Darwin podría existir tal diferenciación y hubiera Lamarckistas (favorables a Lamarck) y Darwinistas (favorables a la teoria de Darwin). Pero la selección natural ya fue demostrada como la explicación más plausible para la evolución de las especies animales. Y esto sucedió hace ya más de un siglo. Desde hace más de un siglo, desde que se demostró, se ha ido verificando y demostrando década tras década hasta que, hoy día, obviamente existe un consenso científico al respecto.

      Solo discrepan con dicha teoría ¿casualmente? aquellos con los que esta discrepa con sus creencias religiosas.

      «La razón tras esta afirmación es una demagogia nacida de la desesperación. El catedrático de filosofía Arda Denkel, uno de los nombres más importantes en el panorama científico turco, hizo el siguiente comentario acerca de este tema:Por ejemplo, es incorrecto sugerir que “rechazar la teoría de la evolución signifique rechazar la biología y la geología, o los descubrimientos de la física y la química”. Porque para hacer tal inferencia (aquí un modus tollens) tiene que haber proposiciones acerca de descubrimientos químicos, físicos, geológicos y biológicos que respalden la teoría de la evolución. Sin embargo, los descubrimientos, o sus resultados, no respaldan la teoría. Por tanto, no la demuestran.”23.»

      1º.- Ah, bueno, si lo afirma una «autoridad» en filosofía entonces es cierto. ¿sabe que es una falacia ad verecundiam?

      2º.- Claro que es incorrecto que rechazar la evolución signifique rechazar a la biología y la geología. Como también rechazar a la gravedad tampoco implica o significa rechazar a la física ¿y?

      Por cierto… aprenda a diferenciar entre teoría y hecho. Una cosa que se le olvida a Denkel cuando habla de evolución. La teoría de le avolución (sintética) solo es la explicación científica a un hecho observado: evolucuión (cambios genéticos transmitidos de generación en generación que, con el tiempo, y mediante una selección natual, dan origen a nuevas especies )

      3º.- Me gustaría saber qué tipo de información maneja Denkel. Dichos cambios han sido estudiados, observados y demostrados con diferentes especies.

      «Es suficiente echar una ojeada a la historia de la ciencia para darse cuenta de que declarar que “la evolución es la base de la biología” es algo inválido e irracional. Si fuera cierto, significaría que las ciencias de la biología no se habían desarrollado en el mundo antes de que apareciera la teoría de la evolución, y que todas se crearon más tarde. Sin embargo, muchas ramas de la biología, como la anatomía, la fisiología y la palenteología, aparecieron y se desarrollaron antes que la teoría de la evolución.»

      De nuevo, le repito, que se está usted basando para hacer su crítica únicamente en su interpretación literal del título del libro. Debería leer más, antes de sacar conclusiones precipitadas sobre lo que se afirma o no en un libro.

      «Por otro lado, la evolución es una hipótesis que los darwinistas intentan imponer a estas ciencias, pero que apareció más tarde que ellas. Un método parecido a este que usan los evolucionistas fue usado en la U.R.S.S. en tiempos de Stalin. En aquellos tiempos, el comunismo, la ideología oficial de la Unión Soviética, consideraba que la filosofía del “materialismo dialéctico” era la base de todas las ciencias. Stalin ordenó que todas las in vestigaciones científicas se amoldaran al materialismo dialéctico; así pues, todos los libros sobre biología, química,
      física, historia, política e incluso arte tenían un prólogo en que se explicaba que estas ciencias estaban basadas en el materialismo dialéctico y en las visiones de Marx, Engels y Lenin. Sin embargo, esta obligación desapareció con el colapso de la U.R.S.S. y los libros volvieron a ser textos técnicos o científicos ordinarios que contenían la misma información. Abandonar
      tonterías como el materialismo dialéctico no dejó a la ciencia en la sombra, sino que la liberó de presiones y obligaciones. Hoy en día no hay motivos para que la ciencia permanezca atada a la teoría de la evolución. La ciencia se basa en observación y experimentación.»

      1º.- ¿Darwinistas?¿Imponer? ¿Es que cree usted que exiten clubs o sociedades conspirando a escala mundial para implantar un modelo académico? sobre todo cuando cualquier estudiante del mundo puede comprobar si lo que se afirma en la síntesis evolutiva moderna es cierto o no. Pruebe con otra teoría que no huela tanto a prejuicio. Ahora resulta que biólogos, microbiólogos, genetistas, zoólogos, etólogos, antropólogos y palentólogos de todo el mundo se han puesto en común para sostener una teoría científica concreta que es erronea, y afirmar y mostrarnos con millones de estudios y con documentación visual que ese fenómeno que, según ellos, explica la diversidad de especies, es cierto cuando no lo es. Y eso, por supuesto, durante ya tres siglos (desde el XIX hasta el XXI).

      2º.- ¿Qué tiene que ver un ideal filosófico y las decisiones políticas con un hecho demostrado científicamente?

      3º.- ¿Qué curioso no? «No hay presiones» pero estas comunidades científicas internacionales (compuestas por miles de laboratorios, centros de investigación y universidades) siguen empecinadas en afirmar que la evolución es un hecho demostrado y que la teoría que mejor explica ese hecho es la síntesis evolutiva moderna. Por lo visto todas se han puesto de acuerdo en algo que usted no admite. ¡Llame a centros como el CSIC y quéjese!

      «La ciencia se basa en observación y experimentación. La evolución, por otro lado, es una hipótesis sobre un pasado que no podemos observar»

      1º.- Justo lo que hacen, repito, los biólogos, microbiólogos, genetistas, zoólogos, etólogos, antropólogos y palentólogos que se empeñan en llevarle la contraria a usted.

      2º.- Desagámonos de la física teórica. Necios físicos… proponiendo teorías y modelos teóricos que luego se cumplen…

      3º.- Tampoco se puede observar el pasado en geología o en astronomia. ¡Desagámonos de todas ellas!

      4º.- Lo que sí podemos ver son las evidencias que dejó ese pasado. Debe de joderle que existan millones de fósiles de especies en transición expuestos incluso en museos de historia natural de todo el mundo (eso que por lo visto no ha visitado)

      «Es más: la ciencia y las leyes de la lógica siempre han demostrado la falsedad de los presupuestos y afirmaciones de esta teoría.»

      ¿Ah si? ¿como cuales?

      «Por supuesto, la ciencia no sufrirá ninguna pérdida cuando se abandone esta hipótesis. El biólogo americano G.W. Harper dice lo siguiente acerca de este tema: A menudo se dice que el darwinismo es básico para la biología moderna. Pero, al contrario, si todas las referencias al darwinismo desaparecieran de repente, la biología quedaría
      básicamente sin cambios (…)24
      En realidad, es al contrario: la ciencia progresará mucho más rápidamente y de un modo más sano cuando se libere de la insistencia de una teoría llena de dogmatismo, prejuicios, sinsentidos e invenciones.
      »

      1º.- «Cuando» implica que algún día se hará. No es algo que, dadas las premisas, vaya a suceder.

      2º.- Por supuesto, si lo opina un biólogo concreto debemos hacerle caso (ad verecundiam). 😉 Nos olvidamos entonces de los estudios e investigaciones publicados hasta ahora y listo.

      Señor Apologista, por mucho que nos venga usted con afirmaciones y opiniones, lo que debe hacer es demostrar que eso es cierto con hechos. De todas formas, basta con ver de donde ha extraido usted este texto para saber que quen lo escribe es una persona «imparcial» y «objetiva» ¡un escritor musulman! Alguien quien, según él mismo, fue criado en el islam. Muy objetivo e imparcial, si señor. Porque todos sabemos que el señor Adnan Oktar, una apologista islámico, no se beneficia de la venta de libros.

  2. Con respecto al comentario anterior, hay muchos magufos que niegan que los dinosaurios existieron, afirmando que los millones de fósiles son sólo montajes deliberadamente ensamblados por las élites. Sus mayores argumentos son que era imposible que animales de semejantes dimensiones pudieran reproducirse y que no se habían descubierto fósiles de dinosaurios hasta el siglo XIX.

    Supongo que se ha topado con varios de éstos sujetos en su vida. ¿Sabe cómo responder a ello?

    1. Lo que yo les pediría, lo primero, es que intentaran justificar por qué según ellos es «imposible que animales de semejantes dimensiones pudieran reproducirse» y lo segundo que me dijeran qué tiene de relevante a partir de cuando se descubre algo, sea lo que sea. Para acabar, les pediría que me demostraran, pero empíricamente, con estudios científicos (no con explicaciones argumentativas falaces, como esas dos), que los millones de fósiles que se han dio encontrando desde 1824 hasta hoy día por todo el mundo son falsos.

      Lo irónico de estos hipócritas es que niegan cosas que pueden evidenciarse al mismo tiempo que admiten y defienden cosas que jamás se han evidenciado. Pero es que es normal que para defender sus creencias lo único que les quede sea el negacionismo: negar la realidad es lo único que les queda para justificarse. Todo menos hacer lo que deberían, si quieren que les admitamos sus afirmaciones: evidenciarlas. Pero bueno, es que si tuvieran evidencias no serían «creyentes», ni necesitarían apelar a la Fe. Ya mucho menos caer en esa falsa dicotomía de la que son presas según la cual, en su razonamiento, creen que deshaciéndose de la Ciencia (porque esta desacredita todas sus afirmaciones) su Religión obtiene mayor credibilidad.

      Si cuando uno discute con alguien, esa persona mantiene una postura de cerrazón tal que es incapaz de admitir las evidencias ¿para qué seguir discutiendo? La gente que ante tal disonancia cognitiva responde, en vez de aceptando la realidad con la defensa de estatus, se está autodefiniendo como fanática. Como dijo Sagan «No puedes convencer a un creyente de nada porque sus creencias no están basadas en evidencia, están basadas en una enraizada necesidad de creer.» Yo lo aprendí a la fuerza y por eso me impuse la regla del III Comentario: si una persona me miente descaradamente, se comporta como un fundamentalista, adopta una actitud troll o es incapaz de reconocer que sus afirmaciones son falsas, cuando uno le demuestra públicamente que lo son, dejo de perder mi tiempo con esa persona: lo bloqueo, lo ignoro y a otro asunto. Le aconsejo se aplique usted algún tipo de regla similar. Una persona que ignora las evidencias y que miente descaradamente y sin pudor no merece consideración alguna una vez uno ya le ha desacreditado.

    2. También podrías preguntarle: ¿Quienes son esas élites? ¿Con qué propósito ensamblaron esos montajes? ¿Como han ensamblado millones de montajes? ¿Forman parte de la conspiración los miles de investigadores que analizan esos fósiles?

    1. Pues que emplea una falacia de hombres de paja o que, directamente, no tienen puñetera de Biología.

      1º.- Porque la evolución es el cambio de frecuencia alélica en el acervo o pool genético de una población. A eso es a lo que se llama evolución. Basta con que en una población se produzca un determinado cambio en la frecuencia alélicala frecuencia alélica para que se produzca lo que en Biología se denomina como evolucionar. Repito, que eso es lo que se afirma en ciencias que es evolución. No la idea absurda que entienden religiosos como estos, que da resultado a frases estúpidas como esta: «Las mutaciones “no pueden dar cuenta de la evolución en general”«.

      2º.- Porque en Biología jamás se ha sostenido que una población deba producir una nueva especie para que se produzca la evolución. La síntesis evolutiva jamás establece la premisa falaz de que en una población a la que se le haya sometido a presión selectiva se deba producir en su descendencia una nueva especie. Una cosa es la evolución y otra la especiaciónespeciación. Se puede producir, pero no es necesario para que (como he explicado en el punto 1) se considere que una población haya evolucionado. Se considera, por cierto, que de una población aparece una nueva «especie» cuando esa nueva población deja de ser compatible a nivel genético y en términos reproductivos con otra. En alguna ocasionesEn alguna ocasiones incluso la línea para demarcar la diferencia entre una especie y otra no está tan clara. Y es de eso (de la apariencia) de lo que se aprovecha esta gente para negar un hecho que les incomoda porque hace inútil a su dios de los huecos.

      Existe un ejemplo que los religiosos siempre tienden a ignorar y que jode por completo su discurso: el de las especies en anilloespecies en anillo.

      Frases como Los cerdos siguen siendo cerdos y los robles siguen siendo robles generación tras generación lo único que demuestran es un tremendo catetismo y una ignorancia supina en cuanto a Biología. Básicamente porque…

      3º.- Los procesos biológicos se producen de forma gradual y no requieren (como dije en el punto 2) que se produzcan los cambios que esta gente espera ver. De hecho podría incluso producirse lo que se conoce como Ley de Hardy-WeinbergLey de Hardy-Weinberg. Una de las leyes dentro de la teoría evolutiva.

      En Biología jamás se ha afirmado (y por eso lo que esta gente sostiene es una falacia de hombre de paja) que de un cerdo nazca un descendiente de una especie o taxonomía distinta. Ahora, sostener que si analizamos su filogénesis a este siempre le deberíamos considerar como tal es de ser o un necio o un mentiroso.

      El argumento de esta gente para negar la evolución es pretender esperar que la biología funcione como ellos pretenden y no como lo hace (que es como se conoce en Biología) y luego, bajo tal premisa, afirmar que porque no sucede lo que ellos afirman debería producirse, esta no se produce.

      Ya de su recurso clásico a usar falacias de autoridad y citas descontextualizadas para defender sus creencias es que ni me detendré. Si lo hacen con su libro «sagrado»lo hacen con su libro «sagrado» ¿cómo no iban a hacerlo con la demonizada Biología?

      Si uno quiere aprender y entender sobre Biología el primer lugar al que tiene que recurrir es a la propia Biología (a los centros de estudios, facultades de ciencias, etc.), no a una secta conocida además por tomar posturas si cabe más irracionales de las que ya toma la religión en la que se basan: el monoteísmo abrahámico. La gente tan fanática que es incapaz de cambiar de opinión según las evidencias no es jamás una opción si uno quiere saber cómo es el mundo en el que vive.

      1. Y ni eso:

        1º.- Deberían evidenciar la afirmación de que «fue creada» (y nos iríamos al punto 3).
        2º.- Deberían definirnos qué entienden por «evolución». Porque, de entrada, por cómo la describen ya os digo yo que lo que ellos entienden por «evolución» no es lo que se entiende en Biología.
        3º.- Deberían aportar, como poco, la misma evidencia de la cual hay para la evolución.

        De momento todo lo que tiene esta gente y es de vergüenza ajena son sus razonamientos circulares: creen lo que afirmaron unos catetos en la prehistoria y su prueba es mostrarnos donde lo afirmaron citándolos.

    2. AÑADO: Como no quería parecer poco detallado dada la cantidad de párrafos le consulté a varios biólogos que conozco para que aportaran su opinión. Este es el análisis (más detallado) de Vary, párrafo por párrafo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta