Cristianismo a la carta

Creyente es aquella persona que elige que creer y que no de la biblia según sus convicciones morales, lugar de nacimiento o influencias sociales. Pese a seguir todas una misma base (Cristo), cada iglesia aplica sus dogmas, ritos y creencias mitológicas propias según sus gustos. El crédulo creyente solo tendrá que elegir voluntaria o involuntariamente (siendo captado por otros socios) a que iglesia quiere pertenecer como si de un menú de restaurante se tratara. Eso si, este menú será absurdo, confuso y a veces hasta más caro que el del restaurante. Para que luego nos digan que las creencias no van al gusto de cada creyente.