Yo no creo en nada. Para mí la fe es algo tan odioso como lo es pecado para los creyentes. El que sabe, no puede creer. El que cree, no puede saber. El término “fe ciega” es una redundancia, pues la fe es siempre ciega. Eernest Bornemann

Cuanto más sé de las religiones, menos creo en ellas La única diferencia entre tu dios y yo es que yo existo

Qué es ateoyagnostico.com

ateoyagnostico.com nace en 2010 como un blog dedicado a ofrecer un punto de vista crítico y escéptico con respecto a las afirmaciones religiosas.

Desde entonces, la web se ha expandido hasta ofrecer todo tipo de secciones e incluso su propia red social.

La intención de esta web es simple y llanamente exponer aquello que las religiones no quieren sobre sí mismas y servir información sobre sus entresijos, sus textos, sus fuentes y su historia.

 

cropped-SoyAteologo.jpg

ateoyagnóstico.com cuenta con más de 500 artículos.

Puede acceder a los artículos de la web directamente desde aquí.

La web tiene contenido privado.

Si desea acceder a él debe primero registrarse desde aquí.

Ateísmo no. Ateo

Ateísmo es un término que define a una doctrina, a un conjunto de ideas o enseñanzas religiosas o, por otra parte, a una materia o ciencia que se enseña. Un término que se inventaron religiosos para definir a la «impiedad» y que evolucionó desde la primera vez que se pronunció el término «ateonismo» (atheonism) en 1534 por el sacerdote Polidoro Virgilio cuando dijo que «Dios no querría sufrir esta impiedad, o más bien el ateonismo». Un momento en la historia, durante los siglos XV y XVI, en el que la palabra «ateo» era considerada como un insulto. El término evolucionó con el sufijo -ismo a la forma actual cuando este fue pronunciado por vez primera en 1587 en la obra A Woorke Concerning the Trewnesse of the Christian Religion: Against Atheists, Epicures, Paynims, Iewes, Mahumetists, and other infidels por el escritor cristiano protestante Philippe de Mornay (cap. XX, pag. 355)

Actualmente las únicas connotaciones peyorativas a dicho término, cuando es usado para equiparar a los ateos con la religión, provienen de grupos y personas religiosas. Pese a eso, hemos aceptado ese término cuando se usa simplemente para definir al conjunto de ateos que hay en el mundo. Pero un ateo no pertenece per se a ningún movimiento o enseñanza, ni tiene por qué hacerlo. Un «ateo» no es más que alguien que no cree en la existencia de uno o varios personajes mitológicos concretos: las deidades. 

Cualquier persona que mantenga ese escepticismo con respecto a la existencia de una o varias deidades es un «ateo». Ese es el único punto en común entre ateos. 

Un ateo tampoco es quien «niega la existencia de Dios», sino quien, en todo caso niega la afirmación «dios existe» porque quienes la realizan no aportan evidencias para demostrarla. El término «ateo» solo hace referencia a aquello que no se cree. Al escéptico con la existencia de deidades. Nada más. 

Para todo aquel que quiera saber por qué, esta es su página…

Hablamos de ateísmo agnosticismo religiones

Historia
ateoyagnostico

Por la religión y la patria: La Iglesia y el golpe militar de julio de 1936 – Francisco Espinosa y José María García Márquez

En la España convulsa de los años de la Segunda República, la guerra civil y el franquismo la Iglesia española fue a la vez víctima y verdugo. De lo primero, de sus sufrimientos y sus mártires, lo sabemos todo, puesto que la propia Iglesia no ha dejado de promover su memoria; de lo segundo, en cambio, no se suele hablar. En este libro Francisco Espinosa Maestre y José María García Márquez nos explican cómo, en pocos años, la Iglesia pasó de sentirse víctima de la República a colaborar con los piquetes de ejecución. Tras haber desempeñado un papel determinante en apoyo de los sublevados durante la guerra civil, cuando los obispos se exhibían brazo en alto junto a los militares sublevados, participó activamente en la construcción del estado dictatorial y se convirtió en una pieza clave de la maquinaria de la represión, que alimentó con denuncias e informes político-sociales. Son, éstas, unas verdades tal vez incómodas, pero necesarias para completar y equilibrar nuestra visión de lo sucedido en estos años.

Leer más »
Análisis Bíblico
ateoyagnostico

El «cuento de Satmi» y los paralelismos con Jesús

Ya vimos que el «padre nuestro» era básicamente una versión mesiánica grecorromana (cristiana) de oraciones judías que el pueblo hebreo tomó básicamente de los egipcios. Pero los judeocristianos no solo adaptaron esa oración y no solo usaron eso de la mitología egipcia. También podemos ver paralelismos y mismo uso de recursos de la mitología egipcia (y grecorromana) en la narrativa de «la anunciación» y con otros relatos como «la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro».

Leer más »
Análisis Bíblico
ateoyagnostico

Yahvé como el dios Volcano

Cómo es dios desde el punto de vista ético ya se ha planteado hasta la saciedad. De hecho yo mismo he publicado unos cuantos artículos al respecto. Pero cómo es físicamente, por cómo lo describe el libro donde existe, no es que haya muchos. Tal vez sea porque la imagen que dan de él es bastante ambigua o porque no dedican muchos versos entre los miles que hay a lo largo de la Biblia y de quienes predican de él no se puede esperar mucho sobre este tema pues lo pasan por alto, más allá de las veces en las que le han pintado para exponerlo en sus templos.

He dicho antes que «no dedican muchos versos» porque lo cierto es que, aunque la mayoría de personas creen que a ese dios no se le describe de forma física,  en la Biblia sí se le describe como tal. O al menos, si vemos la descripción que se hace de él y sus acciones, podemos hacernos una idea de a qué se refieren sus autores. Autores que le describen como un Ourea.

Leer más »

Puede ver más...

...imágenes

...artículos en la web

...artículos científicos

0

Seguidores

0

Seguidores

0

Seguidores

Recomendaciones

Accede con tu cuenta