Los «12 Apóstoles» – Seguidores fabricados de un Salvador fabricado

Los apóstoles deben ser doce de las personas más famosas de la historia. Se nos dice que fueron recogidos uno a uno por Jesús para presenciar sus maravillas, aprender sus sublimes enseñanzas y llevar las buenas nuevas de su reino hasta los confines de la tierra.

Lo que hace que sea aún más sorprendente el hecho de que no sepamos casi nada acerca de ellos. Ni siquiera podemos estar seguros de sus nombres: los evangelios enumeran una colección de más de una veintena de nombres para los llamados doce discípulos – con Bartolomé a veces apareciendo como Natanael, Mateo como Leví y Judas como Tadeo, Lebeo o Daddaeus!

Debería ser evidente que si los doce personajes históricos hubieran sido reales, con un papel tan importante en la fundación y crecimiento de la Iglesia, sería imposible tener tal confusión  sobre la cuestión de fondo de quienes o qué eran realmente.

Pero, ¿qué sabemos acerca de cada uno de ellos?

La persecución cristiana: la Santa Madre Iglesia inventa sus propios orígenes heróicos

Uno de los argumentos más usados por la cristiandad ha sido el del victimismo. A menudo apelan a su posición como victimas de la sociedad porque, pobres de ellos, fueron perseguidos y son perseguidos actualmente por todo el mundo. Y es que, cuando no quedan argumentos para defender las afirmaciones que uno realiza, apelar a la discriminación es la salida fácil. Y esto, a pesar de que incluso han sido y siguen siendo mayoría en prácticamente todos los países. ¿De donde extraen esa postura de victimismo? A pesar de que morir por una creencia es un acto inútil y estas muertes obviamente se produjeron (matanzas entre religiosos son muy comunes incluso hoy día) ¿Fueron tan ferozmente perseguidos antaño, durante los primeros siglos cuando se creó su leyenda favorita? ¿Durante cuanto tiempo fueron perseguidos? y la pregunta oportuna ante tal postura ¿No se supone que “dios los protege”?