Las falacias del «ajuste fino» y el «principio antrópico»

Este tipo de argumentos suele usarse tan a menudo que he visto necesario hacer este breve artículo para ahorrarme de una vez el tener que responder uno a uno cada comentario del religioso de turno explicando por qué son falaces. Y es que, por lo visto, se ve que es de lo primero, como mecanismo de defensa, que los religiosos les  enseñan a los creyentes para argumentar contra quienes discuten sus creencias.

Empecemos pues…

La teología y las falacias circulares en el argumento «Dios puede hacerlo»

Viendo y teniendo debates con religiosos sobre las afirmaciones que se realizan desde sus libros sagrados y que ellos toman  como «la Verdad» se puede percibir una trampa que, en este breve artículo, estoy dispuesto a exponer y ejemplificar. Una persona, a la que han educado e inculcado en una religión una serie de creencias […]

Valores familiares en el Corán

A alguno, cuando lea esta recopilación de versos del Corán, le sonaran similares a los que podemos encontrar en la Biblia judeocristiana. Al fin y al cabo, el islam, al igual que el judaísmo y el cristianismo, simplemente es una versión más de misma mitología (abrahámica). Estos son los valores que podemos encontrar en el […]

Ejemplos de cómo han «apoyado» el pensamiento libre y crítico en el cristianismo: Epifanio de Salamina

Si ya hablé en su día de Ireneo de Lyon y de Tertuliano, ahora le toca el turno a Epifanio de Salamina. Otro gran ejemplo de tolerancia, respeto y pensamiento crítico, ironía que no falte. Pues si algo se desprende del cristianismo es que en dicha religión ninguno de sus representantes más «ilustres» y santificados, del primero al último, de quienes crearon la versión del cristianismo que tenemos hoy día, puede ser representativo de todos esos atributos.

Nueva comunidad

Hace un año empecé como proyecto la creación de un Grupo en Facebook donde se pudiera debatir sorbe todo tipo de cuestiones relacionadas con el ateísmo, el agnosticismo y las religiones. La idea era que cada persona pudiera aportar sus opiniones, dudas e intereses. Cuando el grupo ya había superado los 35.000 miembros Facebook decidió bloquearlo sin previo aviso y sin indicar el por qué.

Por esto y porque me gustaría que el grupo volviera a formarse en un espacio sin el control de terceros que puedan volver a bloquearlo es por lo que he añadido a la web una nueva sección: una Comunidad de ateos y  agnósticos.

Confesando ser un fanático: Ken Ham

El segundo en esta sección, tras exponer a Lane Craig, es alguien que ya tan solo por sus actos no necesitaría demostrar que de quien estamos hablando es de un fanático. Pero esta sección va de exposiciones breves sobre confesiones de fanatismo y creo que esta, porque para muchos pasó desapercibida al realizarse en un debate televisado, merece su propio espacio particular. Se trata de Ken Ham: un fundamentalista cristiano (un creacionista) que se toma lo afirmado por los autores que escribieron la Biblia literalmente (en esto no es un hipócrita como otros: él cree realmente lo que afirma y no se escabulle como otros con la excusa de la metáfora y el cherry picking sobre esto) y que es conocido por su web (answersingenesis) y porque creó el Diney World bíblico donde mezcla, cual serie de los Picapiedra, a dinosaurios con personas en la prehistoria y por haber creado como parte de su espectáculo una ruinosa réplica de la supuesta Arca de Noé en uno de los estados  (¡cómo no!) que componen el conocido como «Cinturón Bíblico». 

Confesando ser un fanático: William Lane Craig

Desde hace tiempo que vengo pensando realizar esta sección de mini-entradas exponiendo una de las cosas que mejor produce la religión: fanatismo. Esta puede que sea la más larga y aún así, prometo no extenderme demasiado. Se tratarán de declaraciones de religiosos confesando, tal cual, que son unos fanáticos. Algo que la religión (RAE) ha sabido producir muy bien: gente que es incapaz de cambiar de opinión o dejar de creer algo aún cuando les expongan evidencias que demuestren que estaban equivocados.

Como no quería empezar mal, creo que la mejor forma de empezar con este tipo de artículos cortos es empezar a lo grande: exponiendo a uno de los apologistas más famosos del cristianismo moderno. Y es que poca gente no conocerá a William Lane Craig.

Las razones del censor. Control ideológico y censura de libros en la primera Edad Moderna – Cesc Esteve Mestre

Los índices de libros prohibidos de los siglos XVI y XVII establecen en los prólogos que el fin principal de la censura de textos es la erradicación de la herejía y del error en materia de fe. La prohibición de impresos respondería, pues, a un propósito primario de erradicación de la heterodoxia y de depuración doctrinal; regula, para ello, la creación, impresión, edición, comercio y circulación de libros, y tiene, además, de forma secundaria, efectos disuasorios e inhibitorios sobre la lectura y escritura.

Los índices expurgatorios, en cambio, sí permiten la difusión de las obras suspectas, pero sólo si previamente se hubieran sanado sus ‘errores’ o desviaciones, se hubiera restaurado su (supuesta) forma original o se hubiera reparado la posibilidad de un uso ‘depravado’ o malintencionado del texto. Una lectura atenta de los índices revela, además, otras ‘razones’ para la acción censoria, que, con el tiempo, no se limitaría a perseguir la herejía y el error de fe, sino que aspiraría a eliminar otras formas de contestación y a vigilar las costumbres, los usos lingüísticos, la decencia y la honestidad públicas.

Los doce estudios reunidos en este libro exploran las razones del censor en distintas modalidades y ámbitos de la censura. La mayoría de estos trabajos se presentó, en versiones preliminares y sujetas a discusión, en el simposio internacional «Las razones del censor. El discurso de la intolerancia y la censura en la primera modernidad», que se celebró en Bellaterra en diciembre de 2010.

Las incoherencias y errores de los textos sagrados hinduístas

No hay “texto sagrado” de religión alguna conocida cuya lectura demuestre, per se, lo poco “divino” y “revelado” de su contenido. En el Sanātana dharma, como veremos en este artículo, su “fe” la basan en varios tipos de textos (los ‘Vedas’, los ‘Upnishads’, los ‘Puranas’ o los poemas épicos como el ‘Ramayana’, el ‘Mahabharata’ y el ‘Bhagavad Gita’) repletos de errores científicos propios del contexto en el que vivieron los autores que los crearon.

En defensa del dharma: ideología de la guerra justa en la Sri Lanka budista (Routledge Critical Studies in Buddhism) – Tessa J- Bartholomeusz

Este es el primer libro que examina la guerra y la violencia en Sri Lanka a través de la lente de los estudios interculturales sobre la tradición y la teoría de la guerra justa. En un estudio que es textual, histórico y antropológico, se argumenta que el conflicto cingalés-tamil en curso está en la práctica real a menudo justificado por el recurso a historias religiosas que permiten la guerra cuando el budismo está en peligro. Aunque comúnmente se supone que el budismo es una religión que nunca permite la guerra, este estudio sugiere lo contrario, lo que lleva al budismo al diálogo ético sobre religión y guerra.

Así nació la Cienciología: cuando un mentiroso compulsivo (L. Ron Hubbard) necesitaba dinero y ayuda psicológica

La historia de la secta de la Cienciología es la historia de un mentiroso: L. Ron Hubbard (nacido el 13 de marzo de 1911).

Pese a que consiguió engañar a sus «feligreses» y estos no hacen más que promocionar su vida como la de, entre otras cosas, un magnifico patriota (véase como ejemplo la web que le han dedicado, con música incorporada), un gran explorador y aventurero, un gran estudiante con varias carreras o un gran escritor, además de filósofo, filántropo, etc. su historia es en realidad la de un completo fracaso en todos los sentidos.

A lo largo de toda su vida este fracasado en lo único que tuvo éxito fue en engañar a todos los seguidores de su pseudoterapia convirtiendo todos los fracasos que tuvo en éxitos y a esta pseudoterapia en una nueva religión.

La vida de Hubbard fue la de un tipo al que le encantaba inventarse historias, sobre todo de sí mismo. Como veremos con los ejemplos en este artículo, el líder de la secta de la cienciología fue adornando su vida con invenciones y aumentando, aún más si cabe, su lista de falsedades. Cada una de sus mentiras se iba, como verán, agrandando con más adornos cada vez que se las pillaban: para ello este ofrecía como excusas más y más mentiras para cubrir a la anterior.

El único éxito que tuvo L. Ron Hubbard fue el de engañar o convencer a la gente con sus mentiras: tanto él como sus seguidores lograron convertir, a ojos de todo aquel que no investigue y asuma lo que ellos dicen, todo su deplorable currículum en el de alguien con una carrera prolífica y exitosa. Empecemos…

Fraudes religiosos: las falsedades cristianas sobre Poncio Pilato

Un rasgo peculiar de la religión es el sesgo de confirmación. Primero les inculcan una serie de afirmaciones que estos creen a pies juntillas y luego, cuando pasa el tiempo y se encuentran con que el mundo se las confronta, ante tal disonancia cognitiva, uno de los caminos que emprenden al no encontrar ni una prueba que las confirme es crearlas ellos mismos. Esto es lo que le pasó a Poncio Pilato. ¿El motivo? ser citado en los evangelios sinopticos (Marcos 15, Mateo 27 y Lucas 3, 13 y 23).