Yo no creo en nada. Para mí la fe es algo tan odioso como lo es pecado para los creyentes. El que sabe, no puede creer. El que cree, no puede saber. El término “fe ciega” es una redundancia, pues la fe es siempre ciega. Ernest Bornemann

Tag: Citas famosas

Accede con tu cuenta