Lo cierto es que mucho más crímenes y abuso infantil han sido cometidos por fanáticos en el nombre de Dios, Jesús y Mohammed, que los que se han cometido en el nombre de Satanás. A muchas personas no les gusta este hecho pero muy pocos tienen algo que argumentar al respecto. Kenneth V. Lanning