Es interesante especular cómo se ha desarrollado que, en dos de las instituciones más anti-feministas, la iglesia y las cortes de justicia, los hombres son los que usan los vestidos. Florynce Kennedy