La religión que usted sigue es el resultado en gran parte de los decretos de un emperador romano (Constantino) que poco le importaba la religión que estaba ayudando a formar. Y el dios Jehová (o Yahvé, en la forma original) que usted adora es el descendiente directo de divinidades filisteas y babilónicas que sus escrituras ahora difaman. Fingir que eso no es verdad es cometer el mismo error que la Iglesia Católica cometió con Galileo. Usted acabará pasando por idiota exactamente como lo fue la Iglesia Católica. Scott Bidstrup

Tag: Esclavitud

América
ateoyagnostico

¿Una América cristiana «gracias a dios»?

Hoy día, el continente americano es de mayoría cristiana. Bajo una de las ironías más grandes de la historia, tanto los descendientes de los esclavos importados a América como los habitantes indígenas esclavizados directamente allí se  «convirtieron» a la misma religión de aquellos que bajo su creencia en esta secuestraron, masacraron y apresaron a sus ancestros para forzarles a trabajar para ellos.

Por un lado, en el norte, porque los intolerantes peregrinos ingleses que huían, a su vez, de la intolerancia religiosa hacia ellos en Gran Bretaña se dedicaron a exterminar, en a penas medio siglo, a los indígenas que les habían ayudado a sobrevivir cuando estos llegaron. Así sucedió, por ejemplo, con los cristianos que se embarcaron en el Mayflower en 1620. Apenas comenzaba ese siglo, de hecho, cristianos protestantes (puritanos, calvinistas, etc.) apelaron a su religión para concederse el derecho de someter a las personas de ese nuevo continente y para apropiarse de sus terrenos bajo la «doctrina del destino manifiesto».

Y por otro, en el sur, porque estos (en este caso a manos de cristianos mayoritariamente católicos) aplicaron prácticamente la misma filosofía: lo primero que hicieron los navegantes españoles y portugueses, después de hacerse con las tierras de los indígenas mediante la conquista (masacrando a su población), fue obligarles a trabajarlas para así poder pagarles en especias con el mismo producto que obtenían de estas tierras que les habían arrebatado.

Los latinoamericanos que hoy día se consideran «cristianos» no lo son «gracias a dios» y su «voluntad divina» sino gracias a que sus conquistadores legislaron y se impusieron ante ellos para que así lo fueran. Concretamente, gracias a que en 27 de enero de 1512 un rey católico,  Fernando II, apodado (por si no quedaba claro) como «el católico», firmó una serie de leyes  en la ciudad de Burgos (España): las Leyes de Burgos. Estas se fundamentaban en dos principios básicos: el requerimiento (un «todo esto nos pertenece» y «vosotros debéis ser cristianos») y las encomiendas («vosotros trabajareis para nosotros»).

Leer más »
Crímenes religiosos
ateoyagnostico

La esclavitud en el cristianismo

El comercio de esclavos más grande en la historia del mundo fue creado por las naciones cristianas europeas. Esto es un hecho.

Es también un hecho que la Biblia contiene muchos versículos en defensa de la esclavitud.

En los Estados Unidos, antes de la Guerra Civil, la mayoría de los cristianos evangélicos estaban totalmente convencidos de que «su relación personal con Jesucristo» les daba autorización a poseer esclavos.

De todas las naciones cristianas, solo algunas facciones evangélicas en los últimos tiempos se opusieron a la trata de esclavos en Inglaterra y ayudaron a suprimirla en el siglo XIX. El radical abolicionista John Brown, defendió su incursión en Harper’s Ferry (Virginia, en 1859) como un acto contra la esclavitud que nacía de su convicción cristiana.

Sin embargo, en la mayor parte de la historia cristiana de la esclavitud, esta ha sido una realidad que ha recibido la aprobación oficial de la iglesia (incluida la Protestante y el resto de denominaciones). Importantes figuras de la Iglesia católica, desde San Agustín, a numerosos papas, consideraban que la esclavitud de seres humanos era una práctica perfectamente aceptable apoyada por Dios. Después de la Reforma, esto fue una tradición que llevó a cabo en muchas sectas protestantes también.

El conjunto de las afirmaciones que figuran a continuación pone de manifiesto la profundidad del sentimiento cristiano a favor de la esclavitud en la misma historia del cristianismo. No pretende ser una lista exhaustiva. Por el contrario, no son más que una fracción de las justificaciones basadas en las Escrituras que se han utilizado para defender la existencia de la esclavitud.

Leer más »
Accede con tu cuenta