La realidad es aquello que, cuando uno deja de creer en ello, no desaparece. Philip K. Dick

La esclavitud en el cristianismo

El comercio de esclavos más grande en la historia del mundo fue creado por las naciones cristianas europeas. Esto es un hecho. Es también un hecho que la Biblia contiene muchos versículos en defensa de la esclavitud. En los Estados Unidos, antes de la Guerra Civil, la mayoría de los cristianos evangélicos estaban totalmente convencidos de que "su relación personal con Jesucristo" les daba autorización a poseer esclavos. De todas las naciones cristianas, solo algunas facciones evangélicas en los últimos tiempos se opusieron a la trata de esclavos en Inglaterra y ayudaron a suprimirla en el siglo XIX. El radical abolicionista John Brown, defendió su incursión en Harper's Ferry (Virginia, en 1859) como un acto contra la esclavitud que nacía de su convicción cristiana. Sin embargo, en la mayor parte de la historia cristiana de la esclavitud, esta ha sido una realidad que ha recibido la aprobación oficial de la iglesia (incluida la Protestante y el resto de denominaciones). Importantes figuras de la Iglesia católica, desde San Agustín, a numerosos papas, consideraban que la esclavitud de seres humanos era una práctica perfectamente aceptable apoyada por Dios. Después de la Reforma, esto fue una tradición que llevó a cabo en muchas sectas protestantes también. El conjunto de las afirmaciones que figuran a continuación pone de manifiesto la profundidad del sentimiento cristiano a favor de la esclavitud en la misma historia del cristianismo. No pretende ser una lista exhaustiva. Por el contrario, no son más que una fracción de las justificaciones basadas en las Escrituras que se han utilizado para defender la existencia de la esclavitud.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Si insistimos en que la Biblia es cierta en su literalidad, entonces tenemos que abandonar total y completamente el método científico. No hay modo en que podamos al mismo tiempo tratar de descubrir la verdad mediante la observación y la razón, y aceptar la Biblia como verdadera. Isaac Asimov
Comentarios recientes
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

El comercio de esclavos más grande en la historia del mundo fue creado por las naciones cristianas europeas. Esto es un hecho.

Es también un hecho que la Biblia contiene muchos versículos en defensa de la esclavitud.

En los Estados Unidos, antes de la Guerra Civil, la mayoría de los cristianos evangélicos estaban totalmente convencidos de que «su relación personal con Jesucristo» les daba autorización a poseer esclavos.

De todas las naciones cristianas, solo algunas facciones evangélicas en los últimos tiempos se opusieron a la trata de esclavos en Inglaterra y ayudaron a suprimirla en el siglo XIX. El radical abolicionista John Brown, defendió su incursión en Harper’s Ferry (Virginia, en 1859) como un acto contra la esclavitud que nacía de su convicción cristiana.

Sin embargo, en la mayor parte de la historia cristiana de la esclavitud, esta ha sido una realidad que ha recibido la aprobación oficial de la iglesia (incluida la Protestante y el resto de denominaciones). Importantes figuras de la Iglesia católica, desde San Agustín, a numerosos papas,  consideraron que la esclavitud de seres humanos era una práctica perfectamente aceptable apoyada por Dios. Después de la Reforma, esto fue una tradición que se llevó a cabo en muchas sectas protestantes también.

El conjunto de las afirmaciones que figuran a continuación pone de manifiesto la profundidad del sentimiento cristiano a favor de la esclavitud en la misma historia del cristianismo. No pretende ser una lista exhaustiva. Por el contrario, no son más que una fracción de las justificaciones basadas en las Escrituras que se han utilizado para defender la existencia de la esclavitud.

[toc]

JUSTIFICACIÓN DE LA BIBLIA

  • ANTIGUO TESTAMENTO

«Maldito sea Canaán; Siervo(1) de siervos será á sus hermanos.” También dijo:»Bendito Jehová el Dios de Sem, Y séale Canaán siervo.Engrandezca Dios á Japhet, Y habite en las tiendas de Sem, Y séale Canaán siervo».- Génesis 9:25-27

«Si comprares siervo hebreo, seis años servirá; mas al séptimo saldrá horro de balde. Si entró solo, solo saldrá: si tenía mujer, saldrá él y su mujer con él. Si su amo le hubiere dado mujer, y ella le hubiere parido hijos ó hijas, la mujer y sus hijos serán de su amo, y él saldrá solo. Y si el siervo dijere: Yo amo á mi señor, á mi mujer y á mis hijos, no saldré libre: Entonces su amo lo hará llegar á los jueces, y harále llegar á la puerta ó al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre.» – Éxodo 21:2-6

«Y si alguno hiriere á su siervo ó á su sierva con palo, y muriere bajo de su mano, será castigado: Mas si durare por un día ó dos, no será castigado, porque su dinero es.(2)«Éxodo 21:20-21.

«Así tu siervo como tu sierva que tuvieres, serán de las gentes que están en vuestro alrededor: de ellos compraréis siervos y siervas.También compraréis de los hijos de los forasteros que viven entre vosotros, y de los que del linaje de ellos son nacidos en vuestra tierra, que están con vosotros; los cuales tendréis por posesión.» –Levítico 25:44-45

Notas:

1.- Siguiendo la explicación de Camilo Valverde Mudarra: Un esclavo (en hebreo ebed) es un ser humano privado de libertad y al servicio de otro. Es un servidor (en griego doulos). En sentido estricto es una persona que pierde su personalidad, sometida, pues es privado del derecho más fundamental de la persona, la libertad. Está prácticamente equiparado a una cosa, a un objeto, del que el dueño puede disponer como le plazca. Es propiedad absoluta del señor. A veces, estaba marcado con el hierro de la casa. Tal era su degradación: «El amo lo hará comparecer ante el Señor, lo acercará a la puerta de la casa, le perforará la oreja con un punzón y será su esclavo para siempre» (Ex 21,6; Dt 15,17). Las traducciones más tardías, al seguir la dinámica de cambiar la palabra “esclavo” por “siervo”, le dieron una leve vuelta al sentido original de los textos pormenorizando su verdadero significado.

2.- Algunas traducciones dejan más claro a que se refiere este texto. Así podemos ver este mismo versículo en su verdadero contexto: “por que es esclavo de su propiedad” o “es propiedad suya” (por si “su dinero es” no lo dejaba ya claro)

  • NUEVO TESTAMENTO

«¿Quién pues es el siervo* fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su familia para que les dé alimento á tiempo?Bienaventurado aquel siervo, al cual, cuando su señor viniere, le hallare haciendo así. » – Mateo 24:45-46.

«TODOS los que están debajo del yugo de servidumbre*, tengan á sus señores por dignos de toda honra, porque no sea blasfemado el nombre del Señor y la doctrina. Y los que tienen amos fieles, no los tengan en menos, por ser hermanos; antes sírvanles mejor, por cuanto son fieles y amados, y partícipes del beneficio. Esto enseña y exhorta. Si alguno enseña otra cosa, y no asiente á sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y á la doctrina que es conforme á la piedad; Es hinchado, nada sabe, y enloquece acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, maledicencias, malas sospechas, Porfías de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que tienen la piedad por granjería: apártate de los tales.» – 1 Timoteo6:1-5.

«Siervos*, obedeced á vuestros amos según la carne con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como á Cristo; No sirviendo al ojo, como los que agradan á los hombres; sino como siervos de Cristo, haciendo de ánimo la voluntad de Dios;» – Efesios 6:5-6.

«Sométanse por causa del Señor a toda institución entre los hombres.» – 1 Pedro 2:13

«Siervos*, sed sujetos con todo temor á vuestros amos; no solamente á los buenos y humanos, sino también á los rigurosos. Porque esto es agradable, si alguno á causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente. Porque ¿qué gloria es, si pecando vosotros sois abofeteados, y lo sufrís? mas si haciendo bien sois afligidos, y lo sufrís, esto ciertamente es agradable delante de Dios. Porque para esto sois llamados; pues que también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que vosotros sigáis sus pisadas: El cual no hizo pecado; ni fué hallado engaño en su boca: Quien cuando le maldecían no retornaba maldición: cuando padecía, no amenazaba, sino remitía la causa al que juzga justamente: El cual mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros siendo muertos á los pecados, vivamos á la justicia: por la herida del cual habéis sido sanados. Porque vosotros erais como ovejas descarriadas; mas ahora habéis vuelto al Padre y Obispo de vuestras almas. » – 1 Pedro 2:18-29.

( * ) Nota: Los textos aquí expuestos son de la versión de 1602 de Reina-Valera. La palabra “siervo” (οικεται – G3610 N-NPM) de los originales en griego no proviene del principio de servidumbre espiritual ligada a algunos de los textos hebreos del Tanaj (ebed yahweh, “siervo de dios”) sino del ejercicio de Derecho Romano ligado a la figura del esclavo doméstico.

G3610 οἰκέτης oiketēs oy-ket’-ace
Proviene de G3611; siervo doméstico de baja categoría: siervo, criado.

La esclavitud es la condición jurídica de una persona que, por nacimiento, deudas, por sentencia judicial o por derecho de conquista carece derechos civiles1 y se convierte en la propiedad de otra persona, que puede perderla o cambiarla, emplearla en la actividad que considere oportuna y, en algunos casos, incluso disponer libremente de su vida.

Para el imperio romano (Derecho romano – Instituciones I: Títulos III al VIII), un siervo doméstico (mancipe) estaba considerado como un ser inferior. Una persona que pasaba a ser “siervo doméstico” estaba considerada como parte de la familia. Terminológicamente y en sentido estricto familia deriva de famulus, siervo, criado doméstico de donde familia equivaldría al número de siervos de una casa. Pero con familia también se indica el caudal y bienes de la misma, la ascendencia, descendencia y parentela, y por supuesto el conjunto de personas que viven en una casa bajo la potestad del dueño de ella. En este último sentido, según Ulpiano, llamamos familia en sentido propio (familia proprio iure) a un grupo de personas vinculadas entre ellas por el hecho de estar sometidas a la voluntad de uno solo: el paterfamilias. Con un significado más amplio (familia communi iure) familia indica el conjunto de todas aquellas personas que habrían estado sometidas a la misma autoridad si el común paterfamilias no hubiese muerto.

Según esto, el concepto de la familia romana no coincide con nuestra noción actual de la misma: en Roma, el lazo que une a las personas que pertenecen a la misma familia es exclusivamente la sujeción a la potestad de un pater. En nuestros días, la base de toda familia es normalmente el vínculo natural de consanguinidad o parentesco de sangre (cognación)

Fuente:

Derecho privado romano
Antonio Ortega Carrillo de Albornoz

(1) Nota:  El Derecho civil es el conjunto de normas jurídicas y principios que regulan las relaciones personales o patrimoniales entre personas privadas o públicas, tanto físicas como jurídicas, de carácter privado y público, o incluso entre las últimas, siempre que actúen desprovistas de imperium. (imperĭum – término latino que se traduce como «dominio»)

En el pentateuco no se muestra ningún derecho que no sea el propio de esclavitud (autoridad superior con dominio sobre el resto ordenando y regulando servidumbre hacia una persona con dominio sobre la anterior). Todos los derechos que el creyente religioso argumenta como excusa ante las leyes bíblicas que regulan la esclavitud son derechos vinculados para el ejercicio de la esclavitud.

LA ESCLAVITUD Y LOS PADRES DE LA IGLESIA

  • Santo Tomás de Aquino

«La esclavitud entre los hombres es natural; pues algunos son, por naturaleza esclavos, según el Filósofo (i Polit, 2). Pero la esclavitud pertenece al derecho de gentes, como dice Isidoro (Etimologías, entrada v, 4). Por lo tanto el derecho de gentes es un derecho natural.»

Fuente: Tomás de Aquino, Suma Teológica «, en la justicia” Articulo 3»

“…en las cosas humanas, el hijo es algo del padre, ya que, de algún modo, es parte de aquél, como se dice en VIII Ethic.; y el esclavo es algo del señor, porque es un instrumento suyo, como se afirma en I Pol. Con lo que la relación de padre a hijo no es como la existente de un ser a otro absolutamente distinto; y por esto, no existe allí el justo en absoluto, sino algún justo, como el paterno. Por la misma razón, tampoco entre el señor y el esclavo; sin embargo, existe entre éstos el justo dominativo.”

Fuente: Tomas de Aquino, Suma Teologia, en la justicia Articulo 4.

«Pertenece a la justicia dar su derecho a cada uno, supuesta, sin embargo, la diversidad de uno al otro; pues, si alguien se diese a sí mismo lo que se le debe, esto no se denominaría propiamente derecho. Y, dado que lo del hijo es del padre y lo del esclavo del señor, no hay en propiedad justicia del padre para con el hijo o del señor para con el esclavo. «

Fuente: Tomás de Aquino, Suma Teológica «, en la justicia», articulo 4,

Nota: La palabra “siervo” es comúnmente usada para referirse a esclavos. Este cambio lo podéis observar en webs como esta, que ofrecen una traducción de las obras de Tomas empleando dicha palabra. El sentido sigue siendo el mismo.

  • “San” Agustín de Hipona

«La causa primera de la esclavitud es el pecado que ha sometido al hombre al yugo del hombre y eso no se ha realizado sin la voluntad de Dios, que desconoce la iniquidad y ha sabido repartir las penas como salario de los culpables. «

Fuente: San Agustín de Hipona, Ciudad de Dios, libro XIX, capítulo. 15 .

«Por cierto que trae más cuenta servir a un hombre que a la pasión, la cual, por no citar más que una: la pasión de dominio, destroza con su misma tiránica dominación el corazón de los mortales.

Fuente: San Agustín de Hipona, Ciudad de Dios, libro XIX, capítulo. 15 .

«Pero por naturaleza,tal como Dios creó en un principio al hombre, nadie es esclavo de otro hombre o del pecado. A pesar de todo, esta misma esclavitud, fruto del pecado, está regulada por una ley que le hace conservar el orden natural y le impide perturbarlo.Porque si no se hubiera quebrantado esta ley, no habría lugar a castigo alguno de esclavitud. Por esta razón el Apóstol recomienda incluso a los esclavos que se sometan de corazón a sus amos, y les sirvan de buena gana. De este modo, si no pueden emanciparse de sus dueños, convertirán su esclavitud en una, por así decir, libertad, sirviendo con afectuosa fidelidad, en lugar de servir bajo un temor hipócrita, hasta que pase la injusticia y se aniquile toda soberanía y todo humano poder, y Dios lo sea todo para todos»

Fuente: San Agustín de Hipona, Ciudad de Dios, libro XIX, capítulo. 15.

  • “San” Juan Crisostomo

“En consecuencia, no pocos hombres ignorantes -porque se hace necesario venir ya a la solución de la dificultad- llaman malas no sólo a las cosas que jamás pueden ser buenas, sino también a algunas de las indiferentes como la pobreza, la cautividad, la esclavitud, el hambre y otras parecidas, que ya demostramos que han de contarse entre las indiferentes. Hay muchos que llaman malas a las cosas que no lo son.”

Fuente: San Juan Crisostomo, “Homilia 1 acerca del texto: Isaías 45,7”

«Los amos contribuyen más beneficiosamente a sus esclavos que los esclavos a sus amos. Para empezar estos (los amos) les aportan el dinero para comprar suficientes alimentos  y ropa, y les conceden mucha atención en otros aspectos, de modo que los amos les pagan con un servicio más grande .. . conllevan mucho trabajo y problemas para su reposo ¿deben ellos, sus esclavos, recibir a cambio mucho honor de usted? «

Fuente: San Juan Crisóstomo, «Homilía 16 sobre 1 Timoteo«, se cita en Philip Schaff, Crisóstomo y San Agustín (Nueva York: Prensa de Whittaker, 1889), p. 465.

«Sorprendente, ¿dónde tiene que poner él la esclavitud? No como los beneficios de la circuncisión. Y la incircuncisión no hace daño: por lo que ni la esclavitud lo hace, ni tampoco la libertad. Y eso que él, quien podría señalar esto con claridad superior, dice «Pero incluso si puedes ser libre , utilízalo mejor”. Es decir, más bien siga como un esclavo. Ahora, el posible motivo de él es decirle a la persona ¿quién podría ser puesto en libertad para dejar de ser un esclavo? Lo que él quiere señalar es que la esclavitud no es nada malo, sino más bien una ventaja.«

Fuente: San Juan Crisóstomo, «Homilía 19 sobre I Corintios (7:12-22)» se cita en Philip Schaff, Crisóstomo y San Agustín (Nueva York: Prensa de Whittaker, 1889), p. 108.

«Dado que no todos, por causa de la necesidad, fuimos presentados como una clase de esclavos. Es más, con Adam había formado a un esclavo ; pero fue como pena por el pecado y como castigo de la desobediencia. Pero cuando Cristo vino puso fin a esto. … Así que no es necesario disponer de un esclavo: o si es necesario en absoluto, que sea alrededor de un sólo, o en su mayoría de dos «.

Fuente: San Juan Crisóstomo, «Homilía 40 en Corintios I (15:34)».

LA ESCLAVITUD Y LA IGLESIA

  • (CÁNONES) LEY

«Si alguien enseña a un esclavo, con el pretexto de la piedad, a despreciar a su amo y a huir de su servicio, y no para servir a su propio señor con buena voluntad y el honor de todo, sea anatema.»

Fuente: Sínodo de los Gangra, ca. 341 CE (Gangra es llamada actualmente Çankırı, Turquía)

No deben ordenarse de clérigos los que se encuentren obligados á otros legalmente, á no ser que sean de vida muy probada, y se agregue además el consentimiento de los patronos.»

Fuente: Canon X, Concilio I de Toledo, 396

“Ha sabido el santo concilio que los obispos, presbíteros y diáconos convertidos de la herejía tienen aun cópula carnal con sus mujeres, y para que en adelante no suceda así, se reproduce lo que ya se halla establecido por los cánones anteriores, esto es, que no les sea lícito vivir en sociedad libidinosa, sino que perteneciendo entre ellos la fe conyugal les resulte utilidad común, y no vivan en un mismo techo; o (incluso) si su virtud es suficiente haga que su mujer habite en otra casa, á fin de que la castidad tenga un buen testimonio ante Dios y los hombres.
Y si alguno después de este convenio eligiere vivir obscenamente con su mujer, téngase como lector (nota. un cargo menor); más los que siempre han vivido con arreglo al canon eclesiástico, si contra los estatutos antiguos tuvieran en su compañía mujeres que pudieren engendrar sospecha infame, serán castigados canónicamente, y las mujeres vendidas por los obispos entregando su precio a los pobres

Fuente: Canon V, Concilio III de Toledo, 589

“Y si es cierto que aquellos que no distribuyen ninguna de sus cosas entre los pobres de Cristo, serán condenados ¿con cuánta mas razón lo serán los que quitan á los pobres lo que no les dieron? Por lo tanto los clérigos que para compensación no trajeren nada propio á la Iglesia, teman esta divina sentencia, y no se atrevan para condenación suya á dar libertad á los siervos de la familia de la iglesia; pues que es cosa impía que aquellos que no aportaron nada de lo suyo á las iglesias de Cristo, las causen daño, enajenando sus derechos. Semejantes libertos serán reclamados por el obispo sucesor, y sin oposición alguna adjudicados al derecho de la iglesia; porque no fue la equidad quien les manumitió, sino la maldad.»

Fuente: Canon LXVII, Concilio IV de Toledo, 633

“El obispo que desea manumitir a un esclavo de la iglesia sin reservar el patrimonio eclesiástico, deberá ofrecer a los sacerdotes que suscriban por vía de permuta dos esclavos del mismo mérito«

Fuente: Canon LXVIII, Concilio IV de Toledo, 633

“Definió el Concilio de común consentimiento que Ab. los sacerdotes que dejan las cosas Ab. la iglesia, Oc. aunque no tengan nada, adquieren para ella algunos predios ó familias, les sea lícito manumitir algunos siervos de la misma iglesia en recompensa de lo que aportaron, según decreto de los cánones antiguos, pero de modo que permanezcan con su peculio y posterioridad bajo el patrocinio de la iglesia, siendo útiles á ella hasta donde pudieren.»

Fuente: Canon XIX, Concilio IV de Toledo, 633

Los libertos de la iglesia, como que nunca muere su patrona, jamás se libraran de su patrocinio, ni tampoco su posteridad, según decretaron los cánones antiguos; y por si acaso su libertad no estuviere clara á la prole futura y para que su posteridad, apoyándose en la ingenuidad natural, no se sustraiga del patrocinio de la iglesia, es necesario que tanto los mismos libertos como sus descendientes manifiesten ante su obispo, que se hicieron libres cuando correspondían a la familia de la iglesia; no debiendo dejar su patrocinio, sino tributarla en proporción á sus facultades, obsequio y obediencia»

Fuente: Canon LXX, Concilio IV de Toledo, 633

“Algunos clérigos, no teniendo consorte legitima apetecen los consorcios prohibidos de mujeres extrañas ó de las criadas; y por lo tanto cualquiera de estas que se encuentre así unida á los clérigos sea separada por el obispo y vendida, reduciendo á los clérigos por algún tiempo á la penitencia, porque se mancharon con su liviandad.»

Fuente: Canon XLIII, Concilio IV de Toledo, 633

“Sucede muchas veces que por el transcurso del tiempo no está clara la condición del origen; por lo que ya se decretó en un canon del concilio universal que los libertos de la iglesia deben hacer su profesión, en la que confiesen que ellos han sido manumitidos de las familias de la iglesia, y que jamás abandonarán el obsequio de esta. A lo que nosotros añadimos que siempre que muriese el sacerdote, todos los libertos de la iglesia ó sus hijos deben presentar sus escrituras al nuevo pontífice, y reiterar su profesión á la vista de la iglesia; para que ellos obtengan el vigor de su estado y esta tampoco carezca de su obediencia. Mas sino quisieren manifestar las escrituras de libertad al reciente pontífice dentro del año, ó no renovaren su profesión, permanezcan las escrituras sin valor ni efecto, y ellos vueltos á su origen, sean perpetuamente siervos.«

Fuente: Canon IX, Concilio V de Toledo, 636

“Habiéndose promulgado muchos cánones para contener la incontinencia de los clérigos y no habiéndose conseguido de modo alguno, ha parecido, que en adelante no solo se ha de castigar á los que cometen maldades, sino también a su descendencia. Y por lo tanto, cualesquiera desde el obispo al subdiácono, constituidos en el honor, que en adelante engendraren hijos de comercio detestable ó con mujer sierva ó con ingenua (libre), serán condenados á sufrir las censuras canónicas; y la prole de semejante profanación, no solo no recibirá jamás la herencia de sus padres, sino que permanecerá siempre sierva de aquella iglesia en que servía su padre de sacerdote ó ministro para ignominia propia

Fuente: Canon X, Concilio IX de Toledo, 655

“… Así pues, en conformidad con lo establecido por las respetables leyes civiles, debe conservarse la nobleza de todos los linajes de manera que ninguna mezcla ajena manche lo que la generosidad propia decoró; por lo tanto prohibimos á todos los libertos de las iglesias, tanto hombres como mujeres, y á su descendencia, que en adelante se casen con romanos ingenuos (libres) ó con godos: y si alguna vez lo hicieren, ordenamos, que la prole que nazca de esta mezcla jamás merezca el derecho de la dignidad indebida, ni se vea libre de prestar obsequios á la iglesia por cuyo beneficio se sabe que consiguió el don de la libertad

Fuente: Canon XIII, Concilio IX de Toledo, 655

“Los libertos de la iglesia y su descendencia prepararán obsequios prontos y sinceros á la basílica de la que merecieron la gracia de la libertad.»

Fuente: Canon XV, Concilio IX de Toledo, 655

En un extracto del Concilio X de Toledo se puede observar como la iglesia recela además de uno de sus miembros, Ricimiro (obispo de la iglesia de Dume) cuando este al fallecer dona mediante testamento todos sus bienes a los pobres y hace libertos a los esclavos que tenía en su iglesia:

“… En seguida se nos presentó el testamento de Ricimiro, obispo de la iglesia de Dume, leído el cual, conocimos que su mismo autor había puesto allí condiciones diversas de su constitución, mandando que lo adquirido de los tributos y precios de los frutos fuera entregado anualmente sin disminución alguna á los pobres, y que no había dejado indeliberadamente cosa alguna que pudiera servir á los usos de la iglesia mediante cualquier liberalidad.

Entonces por parte de la iglesia de Dumio se afirmó que cuanto el mismo obispo Richimiro halló de toda especie, género y cuerpo, perteneciente intrínsecamente á los usos domésticos de la iglesia en tiempo de su ordenación, y todo lo que él pudo adquirir con el trabajo de los artífices de ambos sexos de la familia de la iglesia ó con las cosas que pareció haber adquirido por su provisión, al morir se diera á los pobres.

También ordenó que otras cosas se vendieran a un precio tan vil, que su negociación mas bien se tiene por perdición que por venta; igualmente hizo libertos á ciertos esclavos de las familias de la iglesia, descubriéndose que de ambos sexos ascienden á más de 500 (cincuenta se lee en otros códices).

Conocidos estos daños, y sabiendo que se había hecho una repartición tan indiscreta, de modo que no quedaba nada para la dignidad de la iglesia; siendo así que no había necesidad apremiante á favor de los pobres, y siendo cierto además que nada había dado él en permuta, según mandan los estatutos canónicos, por los siervos; ni que tampoco había traído cosa alguna en recompensa por los esclavos y por las demás cosas dadas á los libertos, y que de tal modo había dejado sus bienes en nombre de los pobres, que nada podría sacar de ellos el uso eclesiástico, determinamos atendiendo tanto á la razón, como al edicto de las sanciones paternales, declarar irrito su testamento, aunque no en todas sus partes. En efecto, constatándonos que el referido Richimiro obispo, ha causado tantos daños á los bienes de la iglesia; ordenamos que toda sus hacienda, que dejó para los pobres, sea poseída con pleno dominio por la iglesia de Dumio, hasta que pueda repararse este daño; y que concluido el resarcimiento, se cumpla el testamento; y que respecto á los libertos de la familia de la iglesia, y á todas las cosas que se sabe han sido dadas ó en esclavos ó en otros cuerpos ó á aquellos ó a sus hombres, quede todo á la disposición del venerable hermano nuestro, obispo Fructuoso; pues no obstante que el órden evidente de los Padres lo hace irrito, sin embargo por misericordia permitimos que use de algún temperamento, de modo que ni se exceda de las reglas paternales, ni la severidad extinga la misericordia: de manera que en atención al mérito de los sirvientes quite ó conceda la libertad ó los donativos. Fue dado este decreto el primero de diciembre del año octavo del feliz reinado de nuestro gloriosos Señor Recesvinto.»

Fuente: Concilio X de Toledo,(página 420) 656

Sobre los esclavos que eran condenados a un castigo:

… Se sabe pues, que algunos hombres de tal modo se hallan contagiados del vicio de la desesperación, que tan pronto como son castigados con la censura de la disciplina, ó que a fin de purgar su maldad son recluidos para satisfacer con la penitencia, les acomete la desesperación y prefieren ahorcarse, darse muerte con arma blanca ó suicidarse de cualquier otro modo… aquel que después de intentar matarse, por cualquier evento no pudiese llevarlo á efecto quede privado por dos meses de la sociedad con los católicos.»

Fuente: Canon IV, Concilio XVI de Toledo, 693

“… Y ordenamos además por necesidad que bajo ningún concepto se encarguen muchas iglesias á un solo presbítero, porque ni solo puede ministrar en todas ellas, ni asistir á los pueblos con derecho sacerdotal, ni tampoco cuidar como debe de sus cosas: debiendo observar que aquella iglesia que poseyera 10 esclavos haya de tener un sacerdote propio, y que la que no los tuviere se agregue á otras.»

Fuente: Canon V, Concilio XVI de Toledo, 693

«La avaricia y la crueldad ha incautado los corazones de algunos que, a pesar de que se glorifican con el nombre de cristianos, proporcionan a los sarracenos con armas y madera para cascos, y convertirse así en sus iguales, o incluso en sus superiores en la maldad y suministrarles armas y lo necesario para atacar a los cristianos. Incluso hay algunos que para el beneficio propio actuan como capitanes o pilotos en las cocinas o los buques piratas sarracenos. Por lo tanto declaramos que esas personas deben ser cortadas de la comunión de la iglesia y ser excomulgados por su maldad, que los príncipes católicos y magistrados civiles confisquen sus bienes y que si son capturados estos deban ser los esclavos de sus captores. –Ordenamos que en todas partes donde haya iglesias en ciudades marítimas la excomunión frecuente y solemne sea pronunciada contra ellos.»

Fuente: Canon 24, Tercer Concilio de Letrán, 1179 CE

«Con respecto a los paganos Brabanters, aragoneses, navarros, vascos, Coterelos y Triaverdinos, que practican ese tipo de crueldad entre los cristianos sin tampoco respetar iglesias ni monasterios, ni viudas, huérfanos, jovenes o viejos ni edad ni sexo, sino que como los paganos destruyen y desmejoran todo, nosotros asimismo decretamos que aquellos que los cobijen, escondan o ayuden, en los distritos donde rapiñen, sean denunciados públicamente los domingos y otros días solemnes en la Iglesia y sean sometidos al mismo juicio y castigo que los anteriormente mencionados herejes y no sean recibidos en la comunión de la iglesia en tanto no abujuren de su perniciosa asociación y herejía. Siempre y cuando estas personas persisten en su maldad, que todos los que están obligados a ellos por cualquier pacto sepan que están libres de toda obligación de fidelidad, obediencia, homenaje o ninguna. Sobre estos y sobre todo fiel imponemos, para la remisión de pecados, que ellos se opongan a este látigo con toda su fuerza y por armas protejan a la gente cristiana contra ellos. Sus bienes deberán ser confiscados y sus príncipes libres sometidos a la esclavitud. Los que en el dolor verdadero para con sus pecados mueran en un conflicto no deberán dudar que ellos recibirán el perdón de sus pecados y el fruto de la recompensa eterna.»

Fuente: Canon 27, Tercer Concilio de Letrán, 1179 CE

«La esclavitud misma, considerada como tal en su naturaleza esencial, no es del todo contraria a la ley natural y divina, y puede haber varios títulos de esclavitud y estos se remiten por los teólogos aprobados y por los comentaristas de los sagrados cánones. .. . No es contrario a la ley natural y divina que un esclavo sea vendido, comprado, intercambiado o dado. El comprador debe examinar cuidadosamente si el esclavo que se pone a la venta ha sido justa o injustamente privado de su libertad, y que el vendedor no debería hacer nada que pueda poner en peligro la vida, la virtud, o la fe católica del esclavo.»

Fuente: Instrucción 20, El Santo Oficio (Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe), 20 de junio 1866 .

  • DECLARACIONES

En 1686 cuando Carlos II concede el asiento (privilegio del tráfico) a un protestante, y la Inquisición alarmada interviene, el rey nombra una comisión investigadora. El informe que ésta presenta declaraba:

«La introducción de negros es no sólo deseable sino absolutamente necesaria (…) pues cultivan las haciendas, y no hay otros que podrían hacerlo, por falta de indios. Sin el tráfico América se abocaría a una absoluta ruina (…). En cuanto a si la esclavitud es permitida, muchos autores lo discuten (…) El Consejo [de Indias] cree que no puede haber duda en cuanto a la necesidad de esos esclavos para el sostenimiento del reino de las Indias ni en cuanto a la importancia del bienestar público en la continuación y mantenimiento de este proceder sin cambios; y en cuanto a la cuestión de conciencia, se prueba per las razones expuestas, las autoridades citadas, y su larga y general costumbre en los reinos de Castilla, América y Portugal, sin que haya objeción de parte de Su Santidad o del estado eclesiástico, sino más bien con la tolerancia de todos ellos…«

LA ESCLAVITUD Y EL PAPADO

  • Gregorio I

«En efecto, los actos de los superiores no deben ser heridos con la espada de la boca, incluso cuando está bien pensado que se merecen el reproche. Y si a veces la lengua en la crítica de ellos se desliza en lo más mínimo, el corazón debe ser abrumado por la pena de la penitencia. Conviene reflexionar sobre sí mismo, y cuando esto ha ofendido el poder distribuido sobre ello, este debería temer el juicio pasado contra ello por Él que designó a sus superiores. Ya que cuando ofendemos a aquellos establecidos sobre nosotros nos oponemos a la ordenanza de Aquel que los puso por encima de nosotros. «

 Fuente: El Papa Gregorio I, ca. 540-604 CE, citado en Henry Davis, Pastoral de la Salud; antiguos escritores cristianos de la serie, n º 11, (Westminster, MD: Prensa Newman, 1950), p. 100.

De distinto modo ha de amonestarse a los siervos que a los amos. A los
siervos, que tengan siempre presente la humildad de su condición; a los amos, que no echen en olvido que por su naturaleza en nada son superiores a sus siervos. Adviértase a los siervos que no han de despreciar a sus amos, pues ofenderían a Dios, si con altanería se rebelaran contra la divina ordenación; adviértase a los amos que usurpan a Dios su dominio y sus funciones si no reconocen por iguales en la participación de la naturaleza humana a los que por su humilde condición les están sometidos. Sepan éstos que son siervos de sus señores; y no olviden aquellos que son consiervos de sus propios siervos. Advierte a estos San Pablo: Siervos, obedeced en todo a vuestros amos temporales (Col 3, 22); y en otra parte les dice: Todos los que están bajo el yugo de la servidumbre, han de considerar a sus señores como dignos de todo respeto (1 Tm 6, 1). Y advierte a aquellos: Y vosotros, amos, haced otro tanto con ellos, excusando las amenazas y castigos, considerando que unos y otros tenéis un mismo Señor allá en los cielos (Ef 6, 9).

Fuente: Gregorio I, El Libro de la Regla Pastoral, Parte III, Capítulo V .

«La esclavitud en sí … no es del todo contraria a la ley natural y divina … El comprador [del esclavo] debe examinar cuidadosamente si el esclavo que se pone a la venta ha sido justa o injustamente privado de su libertad, y que el vendedor no debe hacer nada que pueda poner en peligro la vida, la virtud, o la fe católica del esclavo.»

Fuente: Declaración del Santo Oficio de la Santa Sede de 1866

  • Nicolás V

Este papa, en la bula Divino amore communiti, de 18 de mayo de 1452, autorizaba a Alfonso V a hacer la guerra a los sarracenos y a invadir, conquistar y subyugar los territorios ocupados por ellos, incluso aunque estos hubieran pertenecido o hubieran de pertenecer a otros príncipes cristianos. A esta bula breve se le suma la siguiente, donde concretaba más aun en el tema:

“Como hemos hecho entender desde su deseo piadoso y cristiano, tiene la intención de someter a los enemigos de Cristo, es decir, los sarracenos, y llevar [a ellos] de vuelta, con el brazo poderoso, a la fe de Cristo, si la autoridad de la Sede Apostólica, que está apoyada en esto. Por lo tanto consideramos, que aquellos que se levantan en contra de la fe católica y luchan para extinguir la religión cristiana deben ser resistidos por los fieles de Cristo con valentía y firmeza, de manera que los mismos fieles, inflamados por el ardor de la fe y armados de valor para ser capaces de Odiar su intención, no sólo ir en contra de la intención, si es prevenir los intentos injustos de la fuerza, pero con la ayuda de Dios, cuyos soldados son, detener los esfuerzos de los infieles, que, fortalecidos con el amor divino, convocado por la caridad de los cristianos y obligados por el deber de nuestro ministerio pastoral, lo que se refiere a la integridad y la propagación de la fe por la que Cristo, nuestro Dios ha derramado su sangre, deseando estimular el vigor de los fieles y de su Majestad Real, en la intención más sagrada de este tipo, le otorgamos el poder pleno y libre, a través de la autoridad apostólica por el presente edicto, para invadir, conquistar, combatir, someter a los sarracenos y paganos y otros infieles y otros enemigos de Cristo, y donde establecieron sus reinos, ducados, Palacios Reales, Principados y otros dominios, tierras, lugares, propiedades, campos y cualquier otras posesiones, bienes móviles e inmóviles que se encuentran en todos estos lugares y que se mantienen en cualquier nombre, y tenían y poseían los sarracenos mismos, paganos, infieles, y los enemigos de Cristo , también los reinos, ducados, principados, los palacios reales y otros dominios, tierras, lugares, propiedades, campos, posesiones del rey o príncipe o de los reyes o príncipes, y para llevar sus personas a servidumbre perpetua, y aplicar a los reinos y apropiados , ducados, principados, palacios reales, y otros dominios, posesiones y bienes de esta naturaleza para usted y su uso y sus sucesores los reyes de Portugal.”

Fuente: Nicolas V, Bula Dum Diversas, 18 de Junio de 1452.

«Nosotros (por tanto) con el peso de todas y cada una de las premisas con la meditación de vencimiento, y teniendo en cuenta que desde que teníamos anteriormente otras cartas nuestras otorgando, entre otras cosas, la amplia y libre facultad mencionada al Rey Alfonso – para invadir, buscar, capturar, vencer, y someter a todos los sarracenos y paganos en absoluto, y otros enemigos de Cristo, donde estos se hayan colocado, y los reinos, ducados, principados, señoríos, posesiones, y todos los bienes muebles e inmuebles independientemente de que hayan sido sostenidos y poseídos por ellos y para reducir sus personas a la esclavitud perpetua. «

Fuente: Nicolás V, Bula Romanus Pontifex, 08 de enero 1455.

  • Gregorio IX

«Sin duda, es una cuestión de fe que este tipo de esclavitud en la que un hombre sirve a su amo como su esclavo es totalmente legal. Esto es resultado de la Sagrada Escritura. También se ha demostrado mediante la razón, de que no es irracional que tal y como las cosas que se capturan en una contienda pasan al poder y la propiedad de los vencedores, las personas capturadas en la guerra pasen a ser igualmente propiedad de sus captores. Todos los teólogos son unánimes en esto.»

Fuente: Leander, Quaestiones theologicae Morales, Lyon 1668– 1692, VIII Tomé, De Quarto Decalogi Praecepto, Tracto. IV, Disp. I, P. 3. (el enlace conduce a la digitalización del libro original. Todas las hojas del libro son capturas de imagen y el idioma del libro es el latín)

LA ESCLAVITUD EN LOS ESTADOS UNIDOS

 

«Todos los funcionarios que no son cristianos importados en esta colonia mediante el envío serán esclavos de sus vidas.»

Fuente: Acta Oficial de la Colonia de Virginia, 1670. Citado en David Brion Davis, El problema de la esclavitud en la cultura occidental (Ithaca, NY: Prensa de la Universidad de Cornell, 1966), p. 180.

«Es de esperar que en una cuestión de vital importancia como ésta a la paz y la seguridad común de nuestro país, así como al bienestar de la iglesia, que se verá viviendo unida a la Biblia, y teniendo todas nuestras decisiones sobre este asunto, desde sus páginas inspiradas. Para los hombres del norte, que he observado durante muchos años un desconocimiento palpable de la voluntad divina en referencia a la institución de la esclavitud.He visto, pero solo a unos pocos, que hicieron de la Biblia su estudio, que habían obtenido un conocimiento de lo que se puso de manifiesto en este tema. De su denuncia tardía de la esclavitud como un pecado, es ruidosa y duradera.

Propongo, por tanto, examinar brevemente el libro sagrado y si no estoy muy equivocado voy a ser capaz de hacer que parezca que la institución de la esclavitud ha recibido, en primer lugar,

Primero. La sanción del Todopoderoso en la era patriarcal.

2º. Que se haya constituido en la única Constitución Nacional, que alguna vez emanó de Dios.

3º. Que su legalidad fue reconocida, así como sus deberes en relacion regulada, por medio de Jesucristo en su reino, y

4º. Que está llena de misericordia.

“… Ahora, mi querido señor, si a partir de las pruebas contenidas en la Biblia para demostrar que la esclavitud tiene una relación legal entre el pueblo de Dios en cada dispensación, la afirmación se sigue haciendo, en la cara misma de esta evidencia que la esclavitud ha sido siempre el mayor de los pecados – en todas las partes y en todas las circunstancias – ¿puede usted, o puede cualquier hombre en su sano juicio atreverse a creer que la mente capaz de tal decisión no es capaz de pisotear la Palabra de Dios sobre cualquier otro tema?”

Fuente: Reverendo Thomas Stringfellow, un breve examen del testimonio de las Escrituras sobre la Institución de la Esclavitud (Locust Grove, IL, 1841)

Jesús reconoció esto (es decir, la esclavitud) como una institución que fue legal entre los hombres y reguló sus relativos impuestos. Afirmo entonces «… en primer lugar (y nadie lo niega) que Jesucristo no ha abolido la esclavitud por un mandato prohibitivo; y en segundo lugar, afirmo: que no ha introducido ningún nuevo principio moral que pueda emplearse para su destrucción. «

Fuente: Reverendo Thomas Stringfellow, Una visión bíblica de la esclavitud, el Condado de Culpeper, Virginia, 1856.

«… El derecho de explotación de los esclavos está claramente establecido en las Sagradas Escrituras, tanto por precepto y ejemplo;.En el Antiguo testamento, los israelitas fueron ordenados comprar a sus esclavos y esclavas de las naciones Paganas; exceptuando a los cananeos,  ya que estos debían ser destruidos. Y se declaró es que las personas compradas debían ser su ‘esclavos siempre’; y una “herencia para ellos y sus hijos.» Ellos no debían salir libres en el año del jubileo como los hebreos que habían sido adquiridos. Aquí: la línea estuvo claramente trazada entre ellos ….

En el Nuevo Testamento, la historia del Evangelio o la representación de los hechos, se nos presenta una visión que corresponde con lo que nos ha sido proporcionado por otras autenticas historias antiguas sobre el estado del mundo al comienzo del cristianismo: Los romanos poderosos habían tenido éxito; en el imperio, los griegos eran los ilustrados; y bajo ambos imperios, los países que poseyeron y gobernaron estaban llenos de esclavos. Muchos de estos, junto con sus amos, se convirtieron a la fe cristiana y recibieron junto con ellos a la Iglesia cristiana mientras todavía estaban bajo el ministerio de los apóstoles inspirados. En las cosas puramente espirituales parecen haber disfrutado de los mismos privilegios, pero su relación como amos y esclavos nunca fue disuelta. Sus respectivas  funciones están estrictamente ordenadas.Los amos no están obligados a emanciparlos sino a darles las cosas que son justas e igualitarias, absteniéndose de amenazas y recordando también que tienen un amo en el cielo. Los «criados bajo el yugo» (siervos por obligación o esclavos) mencionados por Pablo a Timoteo, que tienen «amos fieles» no están autorizados por él a demandar de ellos la emancipación o a emplear medios violentos para conseguirlo, pero son ordenados a «considerar a sus amos dignos de todo el honor», y «no despreciarlos porque son sus hermanos» en la religión; «antes sírvanles mejor, por cuanto son fieles y amados, y partícipes del beneficio cristiano». Directrices similares son dadas por él en otros lugares y por los demás Apóstoles. Y esto da gran peso al argumento, que en este lugar, Direcciones similares se dan por él en otros lugares y por otros Apóstoles. Y le da gran peso a la argumentación que, en este lugar, Pablo sigue sus instrucciones relativas a los esclavos dando el cargo a Timoteo como evangelista para enseñar y exhortar a los hombres a observar esta doctrina..

Si la explotación de los esclavos hubiera sido un mal moral, no podría suponerse que los apóstoles inspirados, que no temían a los rostros de los hombres y estaban dispuestos a sacrificar sus vidas por la causa de su Dios, lo habrían tolerado ni por un momento en la Iglesia Cristiana. Si ellos hubieran hecho así desde un principio de acomodación(1), en los casos donde los amos permanecieron paganos, para evitar ofensas y la conmoción civil; aún, seguramente, donde tanto el amo como el criado eran cristianos, como en el caso que nos ocupa, ellos habrían hecho cumplir la ley de Cristo, y habrían requerido que el amo liberase a su esclavo en primer lugar. Pero, en vez de esto, ellos dejaron esta relación permanecer intacta, como legal y justa, e insistieron en los deberes relativos.

En prueba de este tema justificado por la autoridad de las Escrituras, su moral es también demostrada porque la Ley Divina nunca sanciona acciones inmorales.

Si la explotación de esclavos es legal, o acorde con las Escrituras,  entonces esta norma bíblica puede ser considerada como que al amo no se le puede requerir, con respeto a justicia (independientemente de lo generoso que pueda ser) más de lo que quiera que se le haga a él mismo, mientras que la relación entre amo y siervo deba seguir aplicándose. «

Fuente: Dr. Richard Furman reverendo, Presidente de la Convención Estatal Bautista, exposición de las opiniones de los bautistas, relativa a la población de color en los Estados Unidos en una comunicación al Gobernador de Carolina del Sur (1838)

(1) Nota: El principio de acomodación o condescendencia es la excusa, dada en teología, de a porqué Dios, a pesar de tener una naturaleza incognoscible e inalcanzable, se ha comunicado con la humanidad de una manera en que los humanos puedan entenderle y responderle. El concepto dado por estas personas es que la escritura se ha acomodadoo reservado para el lenguaje original de la audiencia y hacia un nivel general de comprensión.

Debido a los avances producidos en el siglo XVI en materia científica, Calvino propuso este principio como solución a los diversos conflictos que empezaban a surgir entre conocimiento científico y religión. Este principio fue determinante ya que dividió a la iglesia entre literalistas (biblicistas) y no literalistas.

«Si se demuestra que la esclavitud doméstica es, en general, una institución natural y necesaria, se elimina el mayor obstáculo a la creencia en la Biblia, porque si bien los textos, individualmente y arrancados de su contexto, se pueden encontrar para cualquier otro propósito, no se puede encontrar ninguno que vaya en contra de la esclavitud. El y obligó a la construcción distorsionada de ciertos pasajes, para este fin, los abolicionistas, si se emplea como norma común de la construcción, podría reducir la Biblia a una mera alegoría, de interpretación para todos los gusto vicioso y perverso propósito.

Fuente: George Fitzhugh, Todos los caníbales! o esclavos sin Maestros (Richmond, VA, 1857)

«Tenemos una gran lección que enseñar al mundo en lo que respecta a la relación entre razas: que ciertas razas son permanentemente inferiores en sus capacidades con respecto a otros y que el africano, quien es confiado a nuestro cuidado, sólo puede alcanzar la cantidad de civilización y de desarrollo del que es capaz – sólo puede contribuir al beneficio de la humanidad en la posición en la que Dios le ha colocado entre nosotros (es decir, la de esclavo) «.

Fuente: Reverendo James Miles Warley, Dios en la Historia: un discurso pronunciado antes de la Clase Graduada de la Universidad de Charleston (29 de marzo de 1863)

«¿Qué derecho tenía bajo la Constitución para declarar la guerra contra un  Estado “soberano”? ¿Invadir para una coacción? ¿Para el bloqueo de un puerto? ¿Para declarar libres a los esclavos? ¿Para suspender el recurso de habeas corpus(1)? ¿Para crear el estado de West Virginia con el consentimiento de dos estados, uno de los cuales estaba muerto y el otro de los cuales vivía en Ohio? ¿Con qué autoridad habéis nombrado gobernadores militares en los «soberanos» estados de Virginia, Tennessee y Louisiana? ¿Por qué recortar la cobertura y la mentira al respecto? Nosotros también somos revolucionarios y usted es nuestro ejecutivo. La Constitución sostenía y protegida la esclavitud. Fue«una liga con la muerte y un pacto con el infierno, y nuestra bandera «un trapo contaminado”!

El Sur no es más culpable de la esclavitud de los negros que el Norte. Nuestros esclavos fueron robados de África por los capitanes yanquis. Cuando un esclavista llegó a Boston, su piadoso clérigo puritano ofreció una oración pública de agradecimiento diciendo que «La Gracia y la Providencia habían tenido el placer de traer a esta tierra de la libertad de otro cargamento de gentes ignorantes para disfrutar de las bendiciones de una dispensación del evangelio. «

Fuente: Ministro Bautista Thomas F. Dixon, Jr., The Clansman: Un Romance Histórico del Ku Klux Klan (Nueva York: Doubleday, 1905)

(1) Nota: Habeas corpus En 1679 el Parlamento de Inglaterra promulgó esta ley que, para acabar con las detenciones arbitrarias (muy comunes durante ese periodo feudal y estamentario) garantizaba que cada persona debería recibir un juicio justo. El detenido debía ser puesto en libertad si no se encontraban pruebas que determinaran su culpabilidad.

Conclusión

Queda demostrada sobradamente la moral bíblica y la de quienes la excusan y defienden, además de quienes la siguieron y siguen después de haberla leído en su totalidad. El verdadero creyente religioso, quien acepta dicho libro tal cual y toma las afirmaciones que se dan en él como ciertas, es quien, basándose en una serie de preceptos establecidos por un pueblo durante la edad de bronce, lucha por mantener esos preceptos a pesar de los avances socioculturales, morales y del conocimiento conseguido desde que estos fueron redactados.

Solo una persona con una catadura moral tan ambigua y dotada de un acérimo fundamentalismo es capaz de apoyar dichos preceptos con la excusa de su supuesta procedencia divina.

A lo largo de la historia, han sido siempre estas personas las que, presumiendo ser siempre “elegidos” por una deidad, tomaron una actitud totalitaria y absolutista, intentaron impedir la igualdad social y de derechos. Estas personas y la mayoría de los que los siguieron fueron ¿casualmente? creyentes religiosos. (el judeocristianismo no iba a ser menos)

Fuentes:

La fuente desde donde me he inspirado para realizar este artículo es la web http://www.worldfuturefund.org/wffmaster/Reading/Religion/slavery.htm.

Al artículo original se le han añadido datos complementarios y enlaces hacia las fuentes mencionadas. Además de notas explicativas sobre los términos empleados en el texto e imágenes extraidas de la www.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

17 respuestas

  1. Felicito al autor de un aporte tan bien fundamentado. Ya es hora de desenmascarar hipocresías humanas, por el bien de toda la especie. Hasta la supervivencia del planeta lo impone. Invito a todos los autores y lectores de este excelente blog a seguir aportando de manera objetiva y proactiva sus opiniones y acciones, en pro del bien común. Soy agnóstico, y no puedo callar sin ser cómplice de las obvias manipulaciones religiosas y políticas que juegan al poder del hombre sobre el hombre. por eso también aporto artículos en estos blogs, que someto a su crítica y comentarios. Gracias!
    http://lobigus.blogspot.com/ http:raguniano.blogspot.com/

  2. hola mi querido ateo,hace unos dias tuve una conversacion con unos testigos de j,acerca de la esclavitud y me dejo sin habla cuando me dijeron que la esclavitud,esta bien siempre y cuando sea al estilo biblico,no al estilo romano ,griego o cualquier otro.
    sinceramente no esperaba esa respuesta de esta gente ,que pensara de esta manera.le debati la situacion pero,me afirmo que primero tenian una jornada de menos horas,que eran tratados con dignidad,casi como si fueran de la familia,y que eran proveidos de todas sus necesidades,bueno toda una utopia.
    por supuesto no crei es semejantes estupideces,es mas que en la actualidad vivimos peores que los esclavos ,que vivian en tiempos biblicos.(todo un paraiso).y me encontre en la red algo de un pastor hablando precisamente de lo mismo,y tratando a sam harris como un ignorante,porque este pastor como los testigos de jehova consideran la esclavitud,a como lo dice la biblia es un acto de amor por parte de ese dios .la pagina es http://pastordanielbrito.wordpress.com/2009/05/08/%C2%BFaprueba-la-biblia-la-esclavitud-continuacion/
    me gustaria me dieras claro esta cuando tengas tiempo un comentario a semenjante barbaridad. muchas gracias.

    1. Esta gente no tiene remedio. La religion les ha lavado tanto el cerebro que hasta justifican cualquier tipo de esclavitud si esta está aprobada por su amigo imaginario.

      Al autor de dicho artículo habría que recordarle que el judeocristianismo simplemente continuó con la esclavitud romana. A lo que además se puede responder es a su «interpretación» de lo que dice la biblia:

      a. La Ley prohibía el tratamiento injusto, establecía estipulaciones para el trato positivo, y prescribía serias limitaciones en cuanto a la disciplina/abuso de los esclavos. (Lv. 25.43; 25:46; 25:53; Dt. 15:18; Ex. 21:5)

      Se olvida el señor religioso de cómo es para los autores biblicos el esclavo. Segun Deuteronomio 20:10-18 los esclavos conseguidos durante la conquista son solamente «espojos» y el hebreo tenia el derecho de «comer de sus despojos».
      En Deuteronomio 21 se deja más claramente lo que se debe hacer con ellos:

      10Cuando salieres á la guerra contra tus enemigos, y Jehová tu Dios los entregare en tu mano, y tomares de ellos cautivos,
      11Y vieres entre los cautivos alguna mujer hermosa, y la codiciares, y la tomares para ti por mujer,
      12La meterás en tu casa; y ella raerá su cabeza, y cortará sus uñas,
      13Y se quitará el vestido de su cautiverio, y quedaráse en tu casa: y llorará á su padre y á su madre el tiempo de un mes: y después entrarás á ella, y tu serás su marido, y ella tu mujer.
      14Y será, si no te agradare, que la has de dejar en su libertad; y no la venderás por dinero, ni mercadearás con ella, por cuanto la afligiste.

      El «Señor» solo dá libertad a la esclava si esta no le agrada al amo, quien puede tomarla por mujer después de que esta llore por los padres asesinados por él. La opinión de ella no cuenta.

      Lo que no cuenta este creyente es lo que viene a continuacion de Levitico 43…

      44 Así tu siervo como tu sierva que tuvieres, serán de las gentes que están en vuestro alrededor: de ellos compraréis siervos y siervas.
      45 También compraréis de los hijos de los forasteros que viven entre vosotros, y de los que del linaje de ellos son nacidos en vuestra tierra, que están con vosotros; los cuales tendréis por posesión:
      46 Y los poseeréis por juro de heredad para vuestros hijos después de vosotros, como posesión hereditaria; para siempre os serviréis de ellos; empero en vuestros hermanos los hijos de Israel, no os enseñorearéis cada uno sobre su hermano con dureza.

      Que solo se prohibe «enseñorearse con dureza» solamente de los esclavos «hijos de Israel«. Que se ponen como contra posición en dicha frase frente a los esclavos extranjeros. (quienes, según Deuteronomio 10:14 son solamente «despojos»)

      b. La ley presupone que la situación podría ser lo suficientemente lucrativa para algunos sirvientes como para decidir quedarse con sus amos por el resto de sus vidas. (Ex. 21:5; Dt. 15:16)

      Este religioso es un hipocrita o su religiosidad le a carcomido toda su moral. ¿Lo suficientemente lucrativa? Lo que se ordena en Exodo 21 es esto:

      4 Si su amo le hubiere dado mujer, y ella le hubiere parido hijos ó hijas, la mujer y sus hijos serán de su amo, y él saldrá solo.
      5 Y si el siervo dijere: Yo amo á mi señor, á mi mujer y á mis hijos, no saldré libre:
      6 Entonces su amo lo hará llegar á los jueces, y harále llegar á la puerta ó al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre.

      El amo podría proveer de mujer (también esclava) al esclavo para obligarle a este a serlo hasta su muerte. El esclavo, según Exodo, tenia dos opciones cuando cumpliera los 7 años de esclavitud obligatoria:
      1.- Salir sin su mujer, la cual permanecería como esclava junto con sus hijos.
      2.- O seguir con su mujer y sus hijos y siendo esclavo de por vida. Entonces se le pondría además una marca: un agujero en la oreja.

      Una ley muy ética si…

      Y para justificarla el autor del articulo emplea citas descontextualizadas de opiniones personales:

      c. El consenso académico es que la esclavitud doméstica no era abrumante o insoportable, se expandía más allá del concepto de “propiedad”, y en su lugar creaba vínculos semejantes a los lazos de familia:

      i. “… la esclavitud doméstica era con toda probabilidad bien tolerable. Los esclavos formaban parte de la familia y los varones, si circuncidados, podían tomar parte en la Pascua de la familia y otras funciones religiosas”. [The Israelites, B.S.J. Isserlin, Thames and Hudson:1998, I:101]

      ii. “La mano de obra esclava era usada en el servicio doméstico y por ende creaba una relación estrecha entre el señor y el siervo”. [Hebrew Law in Biblical Times, Ze’ev Falk, Eisenbrauns:2001(2nd ed), p.114]

      iii. “El trato de los esclavos-propiedad indica que estos esclavos eran considerados seres humanos”. [Slavery, Dictionary of the Old Testament Pentateuch, T. Desmond Alexander and David w. Baker (eds.) IVP:2003]

      iv. “La dignidad personal del esclavo se evidencia también en las prescripciones relacionadas con las lesiones personales (Ex. 21:20-27) … Claramente, los derechos personales de los esclavos prevalecen sobre los derechos de propiedad por parte del dueño”. (Ibid.)

      v. “Interesantemente, cuando un siervo era liberado en un año sabático (sin pago de dinero), el dueño debía liberarlo con dones y posesiones materiales. (Dt. 15:12s)

      vi. Todos los siervos debían tomar el sábado libre, al igual que sus señores. (Ex. 20:9; 23:12; Dt. 5:13s; 12:18)

      vii. No solamente se prohibía terminantemente el trato abusivo del esclavo, sino que además se hacía a los señores responsables. Si el esclavo moría a causa del castigo, el dueño estaba sujeto a la cláusula de “vida por vida”. (Ex. 21:20)

      viii. Si el señor hiriere a un esclavo y el daño físico fuera permanente, el siervo debería quedar inmediatamente en libertad. (Ex. 21:26-27)

      Y digo descontextualizadas y personales porque:

      1º.- El trato medianamente digno como «sirviente» solo se aplicaba a los esclavos judios, no a los extranjeros.
      2º.- Porque dichas opiniones obedecen a unos pocos autores que intentan pormenorizar los hechos.

      Por otro lado tenemos a otros autores como Catherine Hézser (La esclavitud judía en la antigüedad , Oxford University Press, 2005) quienes reflejan opiniones totalmente contrarias y más acordes con la realidad. Y es que, según el historiador judío Solomon Zeitlin (The Rise and Fall of the Judean State) o Efraín Elimelec Urbach, experto en judaísmo quienes además añaden en sus trabajos que el trato a los esclavos judios era igual de cruel que el que se podía tener a los esclavos no judíos.

      Lo que no cuenta tampoco el autor del artículo (sea por desconocimiento o interesadamente) es que un esclavo no podía convertirse en judio (y con ello acceder a los «beneficios» de serlo) sin el consentimiento de su amo.

      Y posteriormente entra además a contradecirse: Primero afirma que la esclavitud no era tan mala, excusandola, y posteriormente intenta ofrecer versiculos neotestamentarios donde supuestamente se reniega de ella ¿?

      Es por ello que en el NT encontramos declaraciones que comienzan a distanciar a la iglesia del sistema de esclavitud:

      1. Pablo condena explícitamente la trata de esclavos en 1 Timoteo 1:9-10. Esto naturalmente reduciría el suministro de esclavos en los hogares cristianos.

      2. Pablo manda a los cristianos a no hacerse esclavos (1 Cor. 7:23).

      3. Pablo les dice a los creyentes que si pueden, consigan su libertad (1 Co. 7:21).

      4. Pablo exhorta a Filemón a liberar a Onésimo (Fil. 16,21).

      Creo que en mi articulo dejo bien claro en simplemente dos citas neotestamentarias:1 Pedro 2:13 y 1 Pedro 2:18-29

      Este autor, ademas se permite afirmar esto:

      «La respuesta cristiana fue la correcta, en lugar de promover una abolición repentina, se dieron los pasos necesarios para ir eliminando la esclavitud progresivamente por medio de la penetración de los valores morales/éticos/ espirituales del cristianismo. De haberse emitido un llamado inmediato para la liberación de los esclavos, se hubiera dado una serie de trágicas consecuencias, comenzando con la indigencia inmediata de niños-esclavos rescatados de las calles por sus amos, y el desamparo social de los esclavos ancianos, enfermos o discapacitados.«

      Cuando queda totalmente demostrado en mi artículo cuan fue esa «eliminación progresiva de la esclavitud» de la que habla este religioso.

      Este religioso ha hecho simplemente lo que todos sus compañeros de supersticiones admitidas hacen: excusar el hecho de que en un libro supuestamente inspirado por un dios omnisciente, inmutable y omnibenevolente, esté justificando y regulando la esclavitud.

      A lo que yo le preguntaría:

      Si tu dios (ese del que todavía no has demostrado su existencia) es omnipotente y está realmente en contra de la esclavitud ¿Por que la justifica en el relato de Canaan y la regula desde Exodo hasta Deuteronomio en vez de suprimirla totalmente? ¿Puede ordenar una serie de leyes pero otras no?
      Si tu dios es inmutable ¿por que regula la esclavitud en el AT y luego, según tu, la revoca en el NT?

      Solo un depravado moral intenta justificar la esclavitud, dando igual de qué tipo sea esta. Allá cada cual con su conciencia.

  3. el cristianismo en si tiene cierta relacion con la esclavitud,
    rezan\oran a un señor superior (amo) para que les conceda sus favores, su amo los mantiene y los cuida, su amo exige que cumplan ciertas cosas sino los torturara

  4. Hoy en dia la esclavitud se llama empleo. Nada mas que a diferencia del esclavo el jefe no está obligado a darte alojamiento como ocurría con los esclavos.

    Con esto quiero decir que sigue existiendo pero una manera aggiornada a los tiempos que corren.

    1. En parte sí: si generalizas y lo extiendes a que es producto del sistema. Pero nadie te va a castigar físicamente si no trabajas o te va a obligar a realizar un trabajo concreto. E incluso puedes no trabajar si tienes cierto poder adquisitivo o convertirte en empleador («amo» según tu analogía) si lo deseas con sólo cumplimentar un trámite administrativo (papeleo) sin tener que jugarte la vida literalmente.

  5. Buenos dias! Vi el otro dia un video en el que la vida de Jesus es una replica de otros dioses anteriores. Esto me ha dejado muy pillado por lo que no dejo de darle vuelta como pudo la religion cristiana imponerse en el Imperio Romano.Recorde que en las catequesis de pequeño nos indicaron que gracias al cristianismo se acabo la esclavitud en el Imperio, pero investigo y me quedo pillado pues parece que nunca fue  abolida la esclavitud sino fue en la religion musulmana la que tenia ese pensamiento. A ver si me puedes orientar un poco. ¿Como la religion cristiana se impuso en la antigua Roma? ¿Si es un metodo de control de la poblacion? Ecetera. Espero tus repuestas. Un saludo.

     

    1. 1º.- Porque la religión cristiana tiene más de romana que de judía. Necesitaría ahora explicarla la patrística del cristianismo primitivo y las luchas durante los primeros siglos entre cristianos orientales y occidentales.
      2º.- Porque, precisamente porque incorporaba muchos elementos grecorromanos, fue más fácil de asimilar por las clases bajas «paganas» de la época.
      3º.- Porque, pese a que se supone que era una secta judía, era un movimiento populista antisemita desde sus orígenes. Algo que, exceptuando a unos pocos emperadores igual de fanáticos religiosos que veían esa religión un peligro para su politeísmo, para el resto de emperadores era algo positivo: llevaban siglos combatiendo con todo tipo de rebeldes judíos y esta religión los criticaba.
      4º.- Porque Roma supo aprovechar bien las oportunidades a la hora de adaptar dicha religión, debido al punto 1º, a las costumbres y festejos «paganos» (populares) que tenía.

      El cristianismo no se impuso en la antigua Roma, fue asimilado, adaptado e impuesto por Roma, quien además, gracias a ello, consiguió lo que pretendía: centralizar el culto. En su segunda pregunta da usted en el clavo precisamente.

  6. Desde el siglo III La Iglesia siempre ha estado al servicio de los poderosos y justificando todas sus acciones fueran cuales fuesen.
    La desaparición de la esclavitud nada tiene que ver con la ética, al principio de la revolución industrial, un esclavo era mas caro de mantener que un obrero al que no había que pagar al estar enfermo, ser demasiado joven o demasiado viejo.

  7. Conviene hacer un matiz: el mayor comerciante de esclavos de la historia no fue el Occidente cristiano, sino el Oriente islámico. Además, esa misma fe cristiana que al principio justificó la esclavitud fue la responsable moral de abolirla en todo el planeta.

    1. Si se abolió no fue gracias a «la fe cristiana» sino a los movimientos sociales pro-derechos civiles.

      Usted lo llamará casualidad, pero no deja de ser curioso el ejemplo de EE.UU: justo aquellos Estados que se denominan como el «cinturón bíblico» fueron los Estados que en su día lucharon a favor de la esclavitud y que hoy día reflejan los mayores índices de racismo. Esos que se definen como «conservadores y tradicionalistas», de mayoría republicana y que además muestran los mayores índices de religiosidad.

  8. Fue gracias a que la Iglesia Católica impuso sus creencias el mundo se hizo más civilizado: asi por influencia cristiana en el 365 se prohibió condenar a los reos ser devorados por animales en el circo,el papa Damaso condeno la tortura y las penas atroces en el 382,el papa Nicolas abolió la tortura en Bulgaria en el 866,Gregorio VII prohibió la quema de brujas en Dinamarca.El Papa Urbano VIII en una carta a su nuncio en Portugal del 1639 condena absolutamente la esclavitud y amenaza con la excomunión, pero se refería a la de los indios y estaba impulsado per los jesuitas de las Reducciones ante las incursiones de los bandeirantes brasileños que hacían en ellas razzias para obtener esclavos.

    Clemente XI a principios del siglo XVIII da órdenes a los nuncios de Madrid y Lisboa de que actúen para conseguir poner fin a la esclavitud. No hubo respuesta.Y gente sin escrupulos como Voltaire,todavía de gran prestigio en los circulos progresistas,se forraba con la trata de negros.
    Hugh Thomas concluye: “Estas denuncias aisladas permiten a la Iglesia Católica presentarse como una prefiguración del movimiento abolicionista con más plau- sibilidad de lo que generalmente se concede. A lo largo del siglo XVII cartas de protesta sobre le asunto del tráfico de esclavos continuaron a llegar a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma de parte de capuchinos, jesuitas y obispos”.

    1. Sólo alguien con un sesgo favorable hacia el catolicismo (que se deduce de que seguro se considera usted católico) puede conducir a alguien a hacer un juicio histórico tan falaz como el que usted hace cuando alega que Fue gracias a que la Iglesia Católica impuso sus creencias el mundo se hizo más civilizado. Habría además que ver qué entiende usted por “civilizado”. Pues ha tenido usted que omitir que fueron distintos factores, entre los cuales se encentraban el avance científico, la crítica de excatólicos, el surgimiento de la impresión literaria (que hasta entonces se encontraba en mano de copistas eclesiásticos) gracias a la aparición de la imprenta, las distintas revoluciones, etc. los que acabaron con, precisamente, aquello que su queridísima Iglesia Católica pretendió defender y que la historia ha denominado como “Antiguo Régimen”.

      Su querida Iglesia Católica, esa que usted viene a promocionar, fue tan “civilizada” durante toda su historia que no contenta con las guerras “santas” que ocasionó, se dedicó durante siglos a practicar la censura, la prohibición literaria, a coartar derechos tan funfamentales hoy día como la libertad de expresión y a torturar a todo tipo de personas sin más motivo que la defensa de su “moral” y sus “supersticiones”.

      Con respecto a sus afirmaciones:

      asi por influencia cristiana en el 365 se prohibió condenar a los reos ser devorados por animales en el circo

      La “damnatio ad bestias” no se prohibió en el 365 sino en un decreto romano en el 681 d.e.c. A pesar de eso, aun tendríamos que obviar que durante el gobierno ya oficialmente cristiano, en el siglo V d.e.c., se establecieron leyes que aplicaban dicha pena contra los herejes (tanto en el Codex Theodosianus como en el Codex Justiniano); también que cristianos durante el imperio bizantino usaron este tipo de ejecución en el siglo X, pese a su abolición, y que un obispo de la diócesis de Saare-Lääne (Diócesis Católica de Ösel-Wiek), durante la Edad Media (XIII), de dedicó a ejecutar criminales de esta forma en el “Castillo del Obispo” (Estonia).

      Pero claro, en su afirmación, a parte de omitir eso también omite que no fue por la «influencia cristiana» sino por varios factores, que esta práctica fue cayendo en desuso: como que, para empezar, no fuera una práctica común o que ya en el año 61 d.e.c. con la Lex Junia Petronia se empezó a prohibir que se usaran esclavos en los juegos circenses, entregados estos por los amos para tal fin, si no se celebraba primero un juicio acusatorio contra ellos por cometer algún delito.

      el papa Damaso condeno la tortura y las penas atroces en el 382

      Debe de estar de broma en su empeño parcial por mostrar a tal papa como alguien digno de respeto (que supongo es su fin) ¿Se refiere usted al mismo Damaso que persigió las “herejías” de otros cristianos igual de intolerantes que él, como lo fueron sus luchas contra el arrianismo (Concilio de Roma del 368) y que, junto con otros cristianos como Jerónimo, denominaron a esta vertiente cristiana como “reses para el matadero del infierno”? ¿El mismo Damaso que condenó a diversos obispos durante varios sínodos como “herejes”? ¿El mismo que se enfrentó por el poder contra Ursino, otro cristiano, llegando ambos a una lucha en una basílica romana en la que murieron 137 cristianos y que luego tuvo otra contra Prisciliano? ¿El Damaso que provocó la persecución de cristianos luciferistas, apolinaristas y macedonialistas?

      El Damaso del que usted habla no hizo nada por errradicar la esclavitud, que es de lo que va el tema. Lo único que hizo por ellos fue permitirles acudir a misa.

      Por otro lado. ¿Fuente para su afirmación?

      el papa Nicolas abolió la tortura en Bulgaria en el 866.

      ¿Fuente para confirmar tal afirmación? De nuevo, no expone ninguna.

      Y como con Damaso, con Nicolás I tenemos más enfrentamientos que conllevaron a un cisma que duró siglos de luchas entre cristianos, más condenas y más luchas por el poder eclesiástico: en este caso contra Focio.

      Tampoco cuenta usted, cuando habla de Bulgaria, que esta estaba gobernada durante esa época por Boris I, un rey convertido al cristianismo quien, según sus leyendas cristianas (esas que ustedes, católicos, suelen usar como referencia “histórica”), sacó los ojos su hijo Vladimiro porque este se había vuelto hacia el paganismo. Tampoco cuenta usted que este rey cristiano depuso, por esto, a este hijo en pro de Simeón I, quien se dedicó a gobernar como un monarca absoluto luchando contra todo aquel que se opusiera a su poder.

      Gregorio VII prohibió la quema de brujas en Dinamarca

      Brujas que eran quemadas porque su queridísima Iglesia Católica así lo estableció en los ya mencionados Codex (Teodosiano y Justiniano). Pues este cristianismo al que usted intenta justificar con sus excusas fue el primero en demonizar al resto de sacerdotes de otras religiones, e incluso de la suya, porque estos ejercían, según sus supersticiones, la “magia” y esto era algo que según su “san” Agustín provenía de su segundo personaje ficticio favorito: el diablo.

      Y sin embargo, pese a los que usted afirma, su queridísima Iglesia Católica siguió ejecutando a herejes, brujas y demás paganos durante varios siglos a través del tribunal de la “Santísima” Inquisición: concretamente, desde el siglo XII hasta comienzos del XX, en el que esta se renombró. Pero eso, a usted, también se le ha olvidado ¿no? Porque, ¡cómo lo va usted a mencionar! si dicha inquisición se estableció precisamente para perseguir a otros cristianos considerados por su querida Iglesia como «herejes».

      También se le ha olvidado, para variar, que con el papado de Gregorio VII se pasó de un cesaropapismo a una hierocracia y con ello la Iglesia se autoinstituyó como una dictadura que ejercía el poder absoluto a través del control de las monarquías de las que esta se aprovechaba y a las cuales seguía apoyando a traves de la escenificación del poder político, ya que esto también les beneficiaba.

      El Papa Urbano VIII en una carta a su nuncio en Portugal del 1639 condena absolutamente la esclavitud y amenaza con la excomunión, pero se refería a la de los indios y estaba impulsado per los jesuitas de las Reducciones ante las incursiones de los bandeirantes brasileños que hacían en ellas razzias para obtener esclavos.
      Clemente XI a principios del siglo XVIII da órdenes a los nuncios de Madrid y Lisboa de que actúen para conseguir poner fin a la esclavitud. No hubo respuesta.Y gente sin escrupulos como Voltaire,todavía de gran prestigio en los circulos progresistas,se forraba con la trata de negros.
      Hugh Thomas concluye: “Estas denuncias aisladas permiten a la Iglesia Católica presentarse como una prefiguración del movimiento abolicionista con más plau- sibilidad de lo que generalmente se concede. A lo largo del siglo XVII cartas de protesta sobre le asunto del tráfico de esclavos continuaron a llegar a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma de parte de capuchinos, jesuitas y obispos”
      .”

      Y con una carta de un papa ya podemos zanjar el asunto de la esvlavitud por completo ¿no? Nos olvidamos de todo el apoyo de las “santas” escrituras, de los Padres del cristianismo, de los teólogos, de los monarcas coronados y apoyados por la iglesia durante siglos y de los millones de cristianos que participaron e incluso se beneficiaron de la esclavitud.

      Ya le advertí que si quería comentar en esta web lo debía hacer sin copiar comentarios que ya publicó anteriormente o le bloquearía como spam. Parece no escuchar nada de lo que le dicen sino simplemente limitarse a copiar y pegar la propaganda que ya realizó para otros foros y además sin molestarse a responder a los temas tratados en ellos. En este sobre la esclavitud, por ejemplo, se ha dedicado a usar los mismos comentarios que ya usó en otra web donde se hablaba sobre la posición de la Iglesia Católica sobre “la familia”.

      Habría estado también bien que cuando comentara, da igual en qué sitio, por lo menos se dignara a exponer las fuentes de donde copia y pega literalmente sus afirmaciones. Como ahora, que copia y pega citas directamente del artículo del teólogo José-M. Casabó Suqué. Por supuesto, a usted se le olvida citar o al menos explicar lo que dice Suqué antes, en su apartado Justificaciónes:

      Como vimos antes, desde tiempo inmemorial la esclavitud en sí era aceptada como algo natural, y la Iglesia no lo modificó. La autoridad de Aristóteles, de Santo Tomás, de los teólogos lo confirmaba. La mayoría de los cristianos clérigos y laicos en las Indias la practicaron. Los jesuitas usaban negros, a veces a centenares, para trabajar sus estancias e ingenios. Su plantación en Xochimalcas tenía doscientos. Otras órdenes hacían lo mismo.

      Se imponían los imperativos económicos. En 1580 altos funcionarios de Méjico y Perú escribieron que un aprovisionamiento constante de mano de obra africana era la única manera de satisfacer las exigencias de la madre patria en metales preciosos25. En 1646 José de los Ríos, procurador general de Lima, escribía que «La falta de negros amenaza con total ruina al entero reino, porque el esclavo negro es la base de la hacienda y la fuente de toda la riqueza que este reino produce»26.
       
      En 1686 cuando Carlos II concede el asiento (privilegio del tráfico) a un protestante, y la Inquisición alarmada interviene, el rey nombra una comisión investigadora. El informe que ésta presenta declaraba:

      «La introducción de negros es no sólo deseable sino absolutamente necesaria (…) pues cultivan las haciendas, y no hay otros que podrían hacerlo, por falta de indios. Sin el tráfico América se abocaría a una absoluta ruina (…). En cuanto a si la esclavitud es permitida, muchos autores lo discuten (…) El Consejo [de Indias] cree que no puede haber duda en cuanto a la necesidad de esos esclavos para el sostenimiento del reino de las Indias ni en cuanto a la importancia del bienestar público en la continuación y mantenimiento de este proceder sin cambios; y en cuanto a la cuestión de conciencia, se prueba per las razones expuestas, las autoridades citadas, y su larga y general costumbre en los reinos de Castilla, América y Portugal, sin que haya objeción de parte de Su Santidad o del estado eclesiástico, sino más bien con la tolerancia de todos ellos…» 27.

      Es interesante notar que en todos estos períodos del tráfico, sus partidarios, tanto del norte como del sur y en todas las épocas, usaban el argumento de que era un bien para los propios negros, pues estaban mejor en la esclavitud en países cristianos que en las salvajes tierras nativas, donde tan a menudo eran esclavos de otros negros. No hay constancia de que jamás se haya solicitado el parecer de los propios negros, o como decía un inglés de mitades del siglo XVIII que había hecho diversos viajes a África, si los africanos se beneficiaban de ser esclavos en América, habría que dejarles a ellos la decisión de ir ahí.

      O que el título que usa Suqué para el tema de donde extrae usted esas citas es “Voces de protesta y su poca efectividad”.

      No se moleste más en comentar, pues sus comentarios a partir de ahora serán marcados como lo que son: spam cristiano.

    1. En este, su último comentario, para no perder su costumbre, vuelve a demostrar que no se ha dignado a leer y analizar lo que se expone ni en este ni en su queridísimo artículo de, por supuesto, infocatólica. Pareciera que ha visto que esta es una web atea por su título, haya visto que pone «esclacvitud» y simplemente crea que con buscar y copiar un enlace hacia su fuente de información refutara lo expuesto en él.

      Esto se lo digo, a ver si así aprende para cuando vaya a otros lares (repitiendo los mismos comentarios que ha copiado aquí), porque de haber hecho usted eso que le aconsejo, se habría dado cuenta de que en dicho artículo no se responde a lo que aquí se ha mostrado. ¿Ejemplo? En su artículo de Infocatólica, para empezar, cuando hablan de los «cánones» ni si quiera mencionan ni uno sólo de los que aquí he citado. De hecho hablan de los «cánones apostólicos» y concretamente exponen el 82. ¿Me puede decir donde ve usted en este artículo que se use si quiera dichos cánones? Por no mencionar que Infocatóica, como siempre, provee a sus lectores de excusas tan pobres como alegar que dicho canon no era apostólico. Como si eso justificara que, como sí he expuesto aquí, tanto los padres de su cristianismo como los miembros que compusieron su jerarquía, salvando pocas excepciones (acuérdese de su citado Suqué) fueron favorables a la esclavitud e incluso tenedores de esclavos.

      Sobre Gregorio I a InfoCatólica le ha bastado, al menos para convencerle a usted (creyente católico), con decir que la cita a la que se refiere es falsa citando como fuente: From Nicene and Post-Nicene Fathers, Second Series, Vol. 12, Philip Schaff and Henry Wace. El problema, es que 1º.- De nuevo, en mi artículo yo no me he servido de dicha cita. y 2º.- Sospechoso es que sólo mencionan una pequeña cita cuando, como se puede observar en este artículo, existen varias declaraciones (todas referenciadas con enlaces).

      Con respecto al resto de «objeciones» que plantean no sé si reirme o llorar, de lo patéticas que me parecen tales excusas: en una (sobre 9º Concilio de Toledo) alegan que «No se trata de la aprobación doctrinal» sino de «una praxis» y en otra objeción (sobre el Concilio de Gangra, 340 d.C.) su excusa es que aunque «el texto es cierto» este no vale porque «fue un Concilio no católico, presidido por el Obispo Eusebio de Nicodemia (obispo arriano y amigo de Arrio)«. Sobre este último, no deja de ser irónico que infocatólica alegue que «hay algo que no se dice, y es que fue un Concilio no católico, presidido por el Obispo Eusebio de Nicodemia (obispo arriano y amigo de Arrio); del “concilio” participaron, además de él, sólo 13 obispos… Se condenaba allí, además, el matrimonio y enseñaban que las personas casadas no se salvarían

      1º.- Porque en dicho sínodo, además de Eusebio de Nicodemia, parte de los 13 obispos que Infocatólica cita pero curiosamente no nombra, eran católicos: como por ejemplo Gregorio Nacianceno (santo, Padre de la Iglesia, venerado por el catolicismo y uno de los cristianos a los que el catolicismo le debe la trinidad) o Basilio de Ancira (también venerado por el catolicismo, santo, mártir del catolicismo y del cual catholic.net llega a decir que «no cesó de exhortar a su pueblo para que permaneciera fiel a la fe católica«)

      2º.- Porque el autor de ese artículo de infocatólica que usted referencia, o bien no comprende lo que lee o directamente miente: pues en ese sínodo no «Se condenaba allí, además, el matrimonio y enseñaban que las personas casadas no se salvarían» sino que se condenaba, precisamente, a aquellos que «condenan al matrimonio» (De his qui [a] nuptias damnant) y dicen que las mujeres casadas que duermen con sus maridos no entrarán en el reino de los cielos (fuente: Concilium Gangrense).

      El resto del artículo de infocatólica, al igual que lo expuesto hasta ahora, es simplemente más cúmulo de despropósitos para excusar que el cristianismo, pero sólo su cristianismo católico, no solo no condenó la esclavitud sino que la justificó y fue partícipe de ella hasta que los movimientos sociales (y ya bien entrados en esta época de «modernidad» que tanto criticaron) acabaran con ella.

  9. Hola amigo, me gustó tu blog. Soy cristiano. Me gustaría aportar algunas cosas si me lo permites. Me gustaría dar mi postura sobre el tema, no para criticar tu blog o la información ( que están bastante bien) sino para que todo el que lea reflexione un poco. 1-)Empezando por el hecho de que Jesús de Nazareth era judío, adorador del Dios judío (¿y esclavista?)Yaveh, y en la opinión de muchos, uno de los personajes (para mi histórico, para otros ficticio) que no le importó el escándalo que generaba al romper con los paradigmas de su tiempo (como la inclusión de los marginados dentro de comunidad y el trato más igualitario de la mujer), al parecer no sintió necesidad de desechar la Ley religiosa por la cual se guiaba la sociedad judía ni evadir las obligaciones legales de los ciudadanos subordinados al imperio. De hecho, por como lo pintan los evangelios, era como si él pensaba que la transformación de la sociedad empieza de abajo hacia arriba y dentro de cada individuo.

    2.) De las mismas estructuras sociales que al parecer no le importaba criticar en su misión solidaria con el prójimo, Jesús tomaba situaciones comunes a sus oyentes para dar a entender verdades de acuerdo a su comprensión de la espiritualidad. Cualquier persona que honestamente intente interpretar sus palabras sabe que «el siervo fiel y prudente» es el servidor del «Reino de Dios» del que él tanto hablaba, quien a pesar de las presiones del sistema, no rompe los principios y obligaciones que su rey (Cristo) le dejó. Solo un versiculo antes dice: «Por eso también ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen.»(Mat 24:44)Todo el capitulo habla sobre la llegada sobrenatural del «Hijo del Hombre». Por cierto, este mismo que mencionó el trato injusto a los esclavos, según el mismo autor, dice en el capitulo siguiente sobre los que cumplieron con las «obligaciones» de su reino (veamos lo que manda este monarca que está a favor de la esclavitud):
    «Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron.”(…)“Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos [así hablaba del prójimo], aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.”

    3.)Pablo de Tarso, quién se consideraba a si mismo «embajador de Jesucristo» y quien escribió lo que posteaste sobre el Nuevo Testamento, también dijo:

    «Amos, traten con justicia y equidad a sus siervos, sabiendo que ustedes también tienen un Señor en el cielo.» Col.4:1

    «(…)sabiendo que el Señor recompensará a cada uno por el bien que haya hecho, sea esclavo o sea libre.
    Y ustedes, amos, correspondan a esta actitud de sus esclavos, dejando de amenazarlos. Recuerden que tanto ellos como ustedes tienen un mismo Amo en el cielo, y que con él no hay favoritismos.» (Efe 6:8-9)

    » Tal vez por eso Onésimo se alejó de ti por algún tiempo, para que ahora lo recibas para siempre, ya no como a esclavo, sino como algo mejor: como a un hermano querido, muy especial para mí, pero mucho más para ti, como persona y como hermano en el Señor. «Flm 1:15-16

    » ¿Eras esclavo cuando fuiste llamado? No te preocupes, aunque si tienes la oportunidad de conseguir tu libertad, aprovéchala.
    Porque el que era esclavo cuando el Señor lo llamó es un liberto del Señor; del mismo modo, el que era libre cuando fue llamado es un esclavo de Cristo. Ustedes fueron comprados por un precio; no se vuelvan esclavos de nadie.» (1Co 7:21-23)

    “No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús” Gál.3:28 (LBLA).

    4.) Yo personalmente (y seguramente también los apostoles) considero a la Iglesia como el conjunto de creyentes con fe genuina y que sigue el patrón marcado por el estilo de vida de Cristo mismo, cuyas voces han sido calladas por «La Iglesia» una institución monstruosa que nació de la alianza de los apostatas lideres cristianos sin fuerza de voluntad y el imperio romano del siglo III d.c.. Lamentablemente, esta institución o religión «cristiana» bajo el nombre de cada denominación existente sigue callando a los verdaderos pocos seguidores de Cristo que aun existen como humildes «don nadie» en el mundo.
    Espero que en algún momento puedan leer mi comentario, gracias.

    1. «1-)Empezando por el hecho de que Jesús de Nazareth era judío, adorador del Dios judío (¿y esclavista?)Yaveh, y en la opinión de muchos, uno de los personajes (para mi histórico, para otros ficticio) que no le importó el escándalo que generaba al romper con los paradigmas de su tiempo (como la inclusión de los marginados dentro de comunidad y el trato más igualitario de la mujer), al parecer no sintió necesidad de desechar la Ley religiosa por la cual se guiaba la sociedad judía ni evadir las obligaciones legales de los ciudadanos subordinados al imperio. De hecho, por como lo pintan los evangelios, era como si él pensaba que la transformación de la sociedad empieza de abajo hacia arriba y dentro de cada individuo.«

      Todo lo que usted concluye, que lo hace en base a la presunción de la existencia real e histórica de Jesús, ¿en qué se supone que afecta a las posturas del cristianismo respecto a la esclavitud? Habla usted, bajo dicha presunción, de alguna especie de influencia en contra de «las obligaciones legales de los ciudadanos subordinados al imperio» que jamás sucedió.

      Por otra parte, Jesús es un personaje tan «judío» que, cuando dicha secta empezó a hablar de él a finales del siglo I e.c., jamás fue aceptado como tal por dicha comunidad. Lo único que se puede observar es que una comunidad greocorromana inventó su propia versión del Māšîaḥ hebreo (y ni eso, ya que tan helena es que su personaje encaja más como una versión helena del mesías: Χριστός – Christós que del guerrero anunciado y prometido en el Tanaj) para luego, por cómo se pudo ver en sus propios escritos, deshacerse de ella y difundir su antisemitismo. Difícil de entender para alguien que crea que el cristianismo era un movimiento judío pero no para quienes hemos estudiado el cristianismo primitivo: todos sus miembros eran ciudadanos romanos y culturalmente grecorromanos (de Asía Menor, de Grecia, Alejandría y Roma) hasta bien finalizar el s. II e.c. Las primeras comunidades cristianas, pese a lo que se cree, no eran una comunidad monolítica sino un conjunto de comunidades dispares que discrepaban y llegaban a las manos habitualmente por diferencias en cuanto a conceptos que hoy día se creen fundamentales en el cristianismo. Para cualquier «cristiano» de esa época el resto eran todo herejes. Su visión de Cristo y del cristianismo parte única y exclusivamente de su lectura de los evangelios canónicos, no de una visión global de todas las fuentes de la época. Los únicos paradigmas que rompía el cristianismo primitivo eran los judíos: los grecorromanos los acataba por completo. Entre sus prédicas, de hecho, estaba el acatar a las autoridades que les gobernaban:

      Romanos 13:1-4

      13 TODA alma se someta á las potestades superiores; porque no hay potestad sino de Dios; y las que son, de Dios son ordenadas.
      2 Asi que, el que se opone á la potestad, á la ordenación de Dios resiste: y los que resisten, ellos mismos ganan condenación para sí.
      3 Porque los magistrados no son para temor al que bien hace, sino al malo. ¿Quieres pues no temer la potestad? haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella;
      4 Porque es ministro de Dios para tu bien. Mas si hicieres lo malo, teme: porque no en vano lleva el cuchillo; porque es ministro de Dios, vengador para castigo al que hace lo malo.

      1 Pedro 2:13-14

      13 Sed pues sujetos á toda ordenación humana por respeto á Dios: ya sea al rey, como á superior,
      14 Ya á los gobernadores, como de él enviados para venganza de los malhechores, y para loor de los que hacen bien.

      La única institución que adoptó el cristianismo del judaísmo fue, precisamente, la esclavitud y lo fue porque esta ya estaba incluida en el Imperio Romano (LE 25:44-46, DT 15:17, EFES 6:5, 3:22 COL, TITO 2:9, 1PE 2:18).

      Si el cristianismo tuvo tanta aceptación por el Imperio Romano fue, primero, por desligarse de las tradiciones judías aceptando a «gentiles» y segundo, porque hacía competencia directa a sus enemigos: los judíos, a los cuales les acusaba de haber cometido deicidio. Un pueblo de gente fanática que se sublevaba constantemente y que había empezado revueltas contra el Imperio, llegando a provocar varias guerras contra él.

      «2.) De las mismas estructuras sociales que al parecer no le importaba criticar en su misión solidaria con el prójimo, Jesús tomaba situaciones comunes a sus oyentes para dar a entender verdades de acuerdo a su comprensión de la espiritualidad. Cualquier persona que honestamente intente interpretar sus palabras sabe que “el siervo fiel y prudente” es el servidor del “Reino de Dios” del que él tanto hablaba, quien a pesar de las presiones del sistema, no rompe los principios y obligaciones que su rey (Cristo) le dejó. Solo un versiculo antes dice: “Por eso también ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen.”(Mat 24:44)Todo el capitulo habla sobre la llegada sobrenatural del “Hijo del Hombre”. Por cierto, este mismo que mencionó el trato injusto a los esclavos, según el mismo autor, dice en el capitulo siguiente sobre los que cumplieron con las “obligaciones” de su reino (veamos lo que manda este monarca que está a favor de la esclavitud):
      “Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron.”(…)“Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos [así hablaba del prójimo], aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.
      ”»

      Para empezar, su argumento del «Cualquier persona que honestamente intente interpretar sus palabras» no es más que una falacia de ningún escocés verdadero que usted establece como premisa para hacer ver que cualquiera que no la cumpla, no está siendo «honesto».

      Dejando esto claro, su interpretación podría entenderse también como una falacia de hombre de paja, pues en ningún momento se discute en este artículo si dicha interpretación hace referencia a la obediencia a Cristo o a cualquier otro amo, sino si se hace en la Biblia una promoción y regulación de la esclavitud. En resumen, no se está discutiendo que dicho versículo haga referencia a si «“el siervo fiel y prudente” es el servidor del “Reino de Dios” del que él tanto hablaba, quien a pesar de las presiones del sistema, no rompe los principios y obligaciones que su rey (Cristo) le dejó.» si no si en el Nuevo testamento se promociona la esclavitud como institución. La palabra empleada por el autor de Mateo ahí es δοῦλος (doulos – doo’-los), que significa «esclavo», ya sea en sentido literal o figurado:

      From G1210; a slave (literally or figuratively, involuntarily or voluntarily; frequently therefore in a qualified sense of subjection or subserviency): – bond (-man), servant.

      Lo niegue usted o no, el cristianismo jamás abolió la esclavitud, ni en sus textos «sagrados», ni en la práctica. Tuvieron que llegar las revoluciones sociales, después de que el cristianismo perdiera cierto poder e influencia tras dicho periodo, para que la sociedad acabara o malviera dicha institución que para el Yahvé bíblico es «eterna». Todo se hizo, no gracias sino pese al cristianismo.

      «3.)Pablo de Tarso, quién se consideraba a si mismo “embajador de Jesucristo” y quien escribió lo que posteaste sobre el Nuevo Testamento, también dijo:

      “Amos, traten con justicia y equidad a sus siervos, sabiendo que ustedes también tienen un Señor en el cielo.” Col.4:1

      “(…)sabiendo que el Señor recompensará a cada uno por el bien que haya hecho, sea esclavo o sea libre.
      Y ustedes, amos, correspondan a esta actitud de sus esclavos, dejando de amenazarlos. Recuerden que tanto ellos como ustedes tienen un mismo Amo en el cielo, y que con él no hay favoritismos.” (Efe 6:8-9)

      ” Tal vez por eso Onésimo se alejó de ti por algún tiempo, para que ahora lo recibas para siempre, ya no como a esclavo, sino como algo mejor: como a un hermano querido, muy especial para mí, pero mucho más para ti, como persona y como hermano en el Señor. “Flm 1:15-16

      ” ¿Eras esclavo cuando fuiste llamado? No te preocupes, aunque si tienes la oportunidad de conseguir tu libertad, aprovéchala.
      Porque el que era esclavo cuando el Señor lo llamó es un liberto del Señor; del mismo modo, el que era libre cuando fue llamado es un esclavo de Cristo. Ustedes fueron comprados por un precio; no se vuelvan esclavos de nadie.” (1Co 7:21-23)

      “No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús” Gál.3:28 (LBLA).«

      ¿? Que Saulo dijera que hay que tratar «justamente» y con «equidad» a los esclavos o soltara frases ambiguas sobre estos no lo hace mejor. De hecho la única «libertad» que predica para dichos esclavos es puramente emocional, prometiendoles que lo serán en «la otra vida», en términos «espirituales» (previa adición a su secta). En ni uno solo de esos versículos se condena la esclavitud. La esclavitud no empezó a condenarse en el mundo cristiano, como ya le dije, hasta pasado el siglo XVIII e.c. (después y gracias a las revoluciones sociales, cuando se pretendió acabar con la ilustración al periodo estamentario).

      «4.) Yo personalmente (y seguramente también los apostoles) considero a la Iglesia como el conjunto de creyentes con fe genuina y que sigue el patrón marcado por el estilo de vida de Cristo mismo, cuyas voces han sido calladas por “La Iglesia” una institución monstruosa que nació de la alianza de los apostatas lideres cristianos sin fuerza de voluntad y el imperio romano del siglo III d.c.. Lamentablemente, esta institución o religión “cristiana” bajo el nombre de cada denominación existente sigue callando a los verdaderos pocos seguidores de Cristo que aun existen como humildes “don nadie” en el mundo.«

      Recurre, al igual que hicieron los primeros cristianos contra otros cristianos, a la misma falacia una y otra vez: ningún escocés verdadero. En el cristianismo primitivo, por cierto, se consieraba «apostol» a cualquier apologeta del cristianismo. La palabra, como todo en el cristianismo, proviene del griego Απόστολος que significa literamente ‘enviado’. Los «apóstoles» del cristianismo eran todos aquellos que hicieran proselitismo de sus creencias y eso es lo que hicieron todos, aún (como le dije) cuando prácticamente todos discreparan entre si. Esto ya lo hacían antes de que si quiera se empezara a plantear si quiera el término καθολικός. De hecho este se empezó a emplear como respuesta a tales discrepancias dentro del cristianismo como una solución a tal problema. La iglesia desde sus inicios ya estaba compuesta por judeizantes, gnósticos, docetistas, marcionistas, ebionistas,… Usar como argumento que dicha falacia es absurdo pues todos ellos tenían una «fe genuina» y afirmaban seguir «el patrón marcado por el estilo de vida de Cristo». El problema del cristianismo era y sigue siendo que cada uno de ustedes «interpreta» lo que lee tan subjetivamente y creyendo hacerlo, precisamente, de forma «genuina». Todos ustedes, en resumen, se hacen un cristianismo a la carta en el que la excusa de la «interpretación» se emplea siempre para justificar sus propias opiniones como si fueran las que dió dicho personaje realmente. Algo que han empleado, ya sea interpretando literalmente (porque estaban de acuerdo éticamente con lo que se decía) o no sus queridos textos, para justificar y propagar cosas como la esclavitud. Como se puede observar en su historia y como se ha mostrado perfectamente en este artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta