El problema de la humanidad es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas. Bertrand Russell

El calvo de Eliseo maldiciendo y Dios enviando a osos para matar a los niños que él maldice.

Este es otro de los magníficos relatos que nos narra la biblia sobre como actúa Dios/Yahvé y sus personajes tan amados.

Índice de contenido

Piensa en ello…

La superstición es a la religión lo que la astrología es a la astronomía, la hija loca de una madre cuerda. Voltaire
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
san-eliseo-profeta

Este es otro de los magníficos relatos que nos narra la biblia sobre como actúa Dios/Yahvé y sus personajes tan amados.

Introducción

De acuerdo a la narración de 1 Re:19, Elías huye de Jezabel, la mujer del rey Acab quien lo ha amenzado de muerte y huye a Judá. En el camino se queda dormido dos veces y un ángel le asiste y le ordena que vaya al monte Horeb caminando cuarenta días y sus noches respectivas y se introduce en una cueva. Es allí donde Jehová Dios lo encuentra y lo consuela mostrando su Espíritu y le ordena que vaya a Siria, Damasco con la instrucción de ungir por rey a Hazael como rey de Siria, a Jehú como rey de Israel y a Eliseo como profeta sucesor.

Al pasar Elías frente a Eliseo le coloca su manto, Eliseo comprende este gesto simbólico, hace un festín de despedida a su gente y sigue a Elías para colocarse a su servicio y Elías lo consideró como si fuera su hijo. En Gilgal, camino a Bet-el, Elías vé un torbellino en el cielo y Eliseo es premonido de que Elías dejará de estar con él, Elías le pide que los acompañe a Jericó y luego llegan ambos al Jordán. En este lugar, Elías le concede un deseo a Eliseo que es «doble espíritu» (doble de la sabiduría) y entonces Elías es arrebatado por «un carro de fuego». Eliseo lo vé partir y se queda con el manto de Elías con el cual golpea la orilla del Jordán y las aguas del río se abren. Al verlo, los profetas de Jericó se postran y lo honran.

El relato: jóvenes y osos, mala mezcla

Después de contarnos todo esto, se relata el siguiente extracto en 2 Reyes 2:23-25

23Después subió de allí á Beth-el; y subiendo por el camino, salieron los muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡calvo, sube!

24Y mirando él atrás, viólos, y maldíjolos en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos cuarenta y dos muchachos.

25De allí fué al monte de Carmelo, y de allí volvió á Samaria.

Moraleja

Si te burlas de un sacerdote calvo y este te maldice, da igual que seas un simple niño, morirás a manos de algún animal enviado y encolerizado por dios.

El dios “benevolente y misericordioso” no perdona ni a niños, mata indiscriminadamente a quien sea, dando igual las circunstancias.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

257 respuestas

  1. Me cuesta creer que solo 2 osos al estilo de Wolverine desmenbraran a una turba de 42..que fue que hicieron fila y esperaron su turno..osea nadie corrio…el termino hebreo BARA sugiere también esparcir…

    1. «Me cuesta creer que solo 2 osos al estilo de Wolverine desmenbraran a una turba de 42..que fue que hicieron fila y esperaron su turno..osea nadie corrio…«

      Vamos a ver… que estamos hablando de un relato de ficción y fantasía.

      «el termino hebreo BARA sugiere también esparcir…«

      Paso de contestar otra vez a lo mismo a lo que ya he contestado en anteriores comentarios. Repáselos.

  2. Que paso mi resentidito, parece que de pequeño abusaron de ti sexualmente mientras te leían la biblia jajaja. Ya supéralo, te recomiendo que tomes una buena terapia intensiva con un profesional, hazlo por tu bien, supera esos traumas.

    1. ¿Viene a meterse conmigo, en vez de intentar discutir lo que digo sobre la poca ética de unos autores en un relato bíblico, mencionando que he padecido lo que miles de niños a manos de religiosos como si necesitara eso como motivación (lo cual dice más de usted y de su carente moral que de mi) y el «resentido» soy yo? Gracias por demostrar, aunque inconscientemente, cómo educa el cristianismo. 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta