Yo no creo en nada. Para mí la fe es algo tan odioso como lo es pecado para los creyentes. El que sabe, no puede creer. El que cree, no puede saber. El término “fe ciega” es una redundancia, pues la fe es siempre ciega. Eernest Bornemann

Tag: Pseudoterapias

Enric Corbera
ateoyagnostico

«Los científicos descubren que esta oración sana enfermedades» o cómo manipular la información

Sinceramente, por mucho que conozco qué es y cómo funciona el sesgo de confirmación, jamás entenderé personalmente qué se gana mintiendo y manipulando la información para intentar convencer al resto de las mentiras que uno previamente cree. A mi, personalmente, se me haría tremendamente absurdo creer en algo y luego ya, si eso, buscar aquellas noticias que lo confirmen. Llegar a las conclusiones sin tener previamente la información que les confirme o refute. Esperando a cualquier noticia que me favorezca y omitiendo las que no; creer todo aquella noticia o dato que me agrade y «demuestre» que lo que previamente creía sin pruebas estaba realmente respaldado. En resumen, primero creer algo sin exigir evidencias y luego ya, si eso, buscar aquello que lo confirme según mi interpretación sesgada o la de otros con mis mismas convicciones. Aun más que me cuesta entender a la gente que no sólo busca noticias que «confirmen» sus creencias sino que, además, lee y manipular las declaraciones de una persona para que estas se adecuen a lo que él cree o directamente se inventa los datos. Añadiendo además declaraciones de su propia cosecha.

Tengo ya mostrados algunos ejemplos sobre este tipo de comportamiento sesgado en los artículos que dediqué a las estafas, mitos y leyendas que los religiosos se han inventado para convencernos al resto de sus chaladuras. Hoy voy a exponer otro más explicando qué deberían haber hecho quienes leyeron y leen este tipo de «noticias» y artículos frente a lo que realmente hacen quienes las reciben (que pueden verse en los comentarios del mismo).

Leer más »
Accede con tu cuenta