Cualquiera que busque las verdaderas causas de los milagros y luche por entender los fenómenos naturales como un ser inteligente, en vez de quedárselos contemplando como un tonto, es derribado y denunciado como un hereje impío. Baruch Spinoza

Ejemplos de cómo han «apoyado» el pensamiento libre y crítico en el cristianismo: Epifanio de Salamina

Si ya hablé en su día de Ireneo de Lyon y de Tertuliano, ahora le toca el turno a Epifanio de Salamina. Otro gran ejemplo de tolerancia, respeto y pensamiento crítico, ironía que no falte. Pues si algo se desprende del cristianismo es que en dicha religión ninguno de sus representantes más "ilustres" y santificados, del primero al último, de quienes crearon la versión del cristianismo que tenemos hoy día, puede ser representativo de todos esos atributos.

Índice de contenido

Piensa en ello…

El ateísmo es el vicio de unas pocas personas inteligentes. Voltaire
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Si ya hablé en su día de Ireneo de Lyon y de Tertuliano, ahora le toca el turno a Epifanio de Salamina. Otro gran ejemplo de tolerancia, respeto y pensamiento crítico, ironía que no falte. Pues si algo se desprende del cristianismo es que en dicha religión ninguno de sus representantes más «ilustres» y santificados, del primero al último, de quienes crearon la versión del cristianismo que tenemos hoy día, puede ser representativo de todos esos atributos.

Para ello, Epifanio crea un listado, una obra, que él denomina «panarión» pues, según él, toda creencia ajena a su visión era herejía y de ellas había que curarse. Un panarión era un tratado médico y para él (y para la Iglesia Católica) su obra era una «reserva de remedios para contrarrestar los venenos de la herejía«.

Cuando lean la reductio ad absurdum que hace Epifanio de todos los filósofos que lista (muchos de ellos les sonarán porque han contribuido al conocimiento) no la lean pensando en los conocimientos que ahora ustedes, gracias a los avances científicos, han conseguido pensando así que este les cuestionaba por estar equivocados. Epifanio no los cuestionaba porque supiera lo que sabemos ahora sino porque él creía tener una verdad revelada y que no había otra: que todos estaban equivocados por no creer lo mismo. Como ya dije, para esta gente toda secta que no fuera la suya, toda ideología judía o «pagana» e incluso cristiana, y sobre todo toda la Filosofía clásica y ciencia empírica, eran sus enemigos. De ellos, basta buscarlos o mirar sus obras, habla desfigurándolos sin aportar más documentación que demuestre sus afirmaciones que su propia opinión.

Estas sectas también son concubinas, y sus hijos han recibido regalos. Pero las concubinas solo han recibido el nombre, y solo han sido llamadas por el nombre de Cristo y han recibido sus pocos textos de la Escritura sagrada para que, si así lo eligen, puedan entender la verdad por medio de ellos. (5) Pero si prefieren no hacerlo, sino que regresan a Herodes – (porque se les dice que no regresen a Herodes, sino que vayan a su país de otra manera), si no hacen lo que se les dice, los regalos no les sirvirán de nada del mismo modo que su llegada no habría servido de nada a los magos si hubieran vuelto a Herodes.

Porque estas mismas sectas degradan las enseñanzas de los oráculos de Dios de una manera que se parecen a la de Herodes.

9,1 Estos, entonces, son <las> ochenta concubinas, tan numeradas en las escrituras. Y los individuos enumerados por generación son esas reinas, es decir, hombres y patriarcas. Pero las jóvenes sin número consisten en las filosofías adicionales en todo el mundo y las formas de vida, una alabanza y otra no, de cada individuo. (2) ¿Para quién puede contar la variedad de este mundo? ¿Cuántas otras sectas no han crecido entre los griegos después de las cuatro más famosas que mencionamos de acuerdo con la opinión de cada uno? (3) Hay algunos llamados pirronianos, por ejemplo, y muchos otros. Como he aprendido de muchos, daré sus nombres y sus opiniones en el siguiente orden, pero <esto> es una fracción de los del mundo. (4) Y los que siguen son sectas griegas. Como el primero de ellos, debería comenzar con la opinión y creencia de Tales de Mileto.

9, 5 Para Tales del propio Mileto, quien fue uno de los siete sabios, declaró que el origen primario de todas las cosas es el agua. Porque dice que todo se origina en el agua y se resuelve en agua.

9.6 Anaximandro, hijo de Praxiades, también milesio [gentilicio de Mileto)] dijo que el infinito es el primer principio de todas las cosas. Porque todas las cosas se originan a partir de esto y todas las cosas se resuelven en él.

9.7 Anaximenes, hijo de Eurystatus, también milesio, dijo que el aire es el primer principio de todas las cosas y que todo se origina a partir de esto.

9.8 Anaxágoras, hijo de Hegesibulus, de Clazomene, dijo que las partículas idénticas son los primeros principios de todas las cosas.

9.9 Arquelao <el> naturalista, el hijo de Apolodoro, algunos dicen que era hijo de Milton pero era ateniense, dice que todas las cosas se han originado en la tierra. Porque este es el primer principio de todas las cosas, o eso dice.

9.10 Sócrates, el ético, hijo de Sophroniscus, el estatuario, y Phaenaretes, la partera, dijo que el hombre debe ocuparse de sus propios asuntos, pero nada más.

9.11 Ferécides también dijo que la tierra nació antes que todas las cosas.

9.12 Pitágoras de Samos, el hijo de Mnesarchus, dijo que Dios es la unidad, y que nada ha surgido aparte de esto. Pero dijo que los sabios no deben sacrificar animales a los dioses, y ciertamente no deben comer carne o frijoles, ni beber vino. Dijo que todo, desde la luna hacia abajo, es pasible, pero que todo lo que está por encima de la luna es impasible. Y dijo que el alma migra a muchos animales. También ordenó a sus discípulos que mantuvieran el silencio durante cinco años, y al final se declaró un dios.

9, 13 Jenófanes, hijo de Ortómeno, de Colofón, dijo que todas las cosas están hechas de tierra y agua. Todas las cosas son, o eso dijo, pero nada es cierto. Por lo tanto, lo que es seguro no está claro; Todas las cosas, especialmente las invisibles, son cuestiones de opinión.

9.14 Parménides, hijo de Pyres, un Elean, también dijo que el infinito es el primer principio de todas las cosas.

9.15 Zenón de Elea, el controvertido. Al igual que el otro Zenón, dijo tanto que la tierra es inamovible como que no hay vacío. También dice lo siguiente: lo que debe ser movido se mueve en el lugar en el que se encuentra o en el lugar en el que no se encuentra. Y no se puede mover ni en el lugar en el que está, ni en el lugar en el que no está; por lo tanto nada se mueve.

9, i6 Melissus, el hijo de Itagenes, el samiano, dijo que todo es uno pero que por naturaleza no es duradero; todas las cosas son potencialmente destructibles.

9,17 Leucipo el Milesiano, aunque algunos dicen que era un eleano, también fue un controvertido. Él también dijo que todo está en el infinito, y que todos los eventos tienen lugar en la imaginación y la apariencia. No hay eventos reales; son aparentes, como un remo en el agua.

9, 18 Demócrito de Abdera, el hijo de Damasipo, dijo que el mundo es infinito y está situado sobre un vacío. Pero también dijo que hay un extremo de todos y que la satisfacción es mejor, pero que los dolores son los límites del mal. Y lo que parece justo no es justo; lo injusto es lo contrario de la naturaleza. Porque dijo que las leyes son una invención malvada y <que> los sabios no deben obedecer las leyes, sino vivir libremente.

9, 19 Metrodoro de Quíos dijo que nadie entiende nada. Nosotros no tenemos una comprensión precisa de las cosas que creemos saber; y no debemos prestarle atención a nuestros sentidos porque todo es apariencia.

9, 2o Protágoras de Abdera, el hijo de Menandro, dijo que no hay dioses y que Dios no existe en absoluto.

9, 21 Diógenes de Esmirna, o algunos dicen que era de Cirene, tenían las mismas opiniones que Protágoras.

9, 22 Pirro de Elis recolectó todas las doctrinas de los otros sabios y les escribió objeciones para demoler sus opiniones. No estaba satisfecho con ninguna doctrina.

9, 23 Empedocles de Agrigento, el hijo de Meto, introdujo fuego, tierra, agua y aire como los cuatro elementos primarios, y dijo que originalmente había enemistad entre los elementos. Antes se habían separado, dijo, pero ahora, como él dice, se han unido en amistad. En su opinión, entonces, hay dos primeros principios y poderes, la enemistad y el amor, uno de los cuales es unitivo, el otro divisivo.

9, 24 Heráclito de Éfeso, el hijo de Bleso, dijo que todo viene del fuego y se resuelven de nuevo en fuego.

9, 25 Prodicus llama a los cuatro elementos, y luego el sol y la luna, Dioses; porque dijo que el principio vital de todas las cosas proviene de estos.

9, 26 Platón el ateniense dijo que hay Dios, materia y forma, pero que el mundo es generado y mortal mientras que el alma es ingenerada, inmortal y divina. Pero hay tres partes del alma, la racional, la enérgica y la apetitosa. Y dijo que los matrimonios y las esposas deberían ser comunes para todos, y que nadie debería tener un cónyuge para sí mismo, pero que cualquiera que lo desee puede tener relaciones con cualquier mujer que esté dispuesta.

g, 27 Aristipo de Cirene. Era glotón y amante del placer, y dijo que el placer es el objetivo del alma, y ​​que quien experimenta el placer es feliz. Pero quien nunca experimenta placer es tres veces miserable, como él dice, y desafortunado.

9, 28 Theodoras, quien se llama ateo, dijo que la discusión de Dios es tonta. Porque creía que no había nada divino y, por lo tanto, instó a todos a robar, renunciar a sí mismos y no morir por sus países. Porque dijo que el mundo es un país y que solo el hombre feliz es bueno, y que el desafortunado debe ser evitado incluso si es sabio. Y un tonto, si es rico e incrédulo, es preferible [a un hombre «sabio»].

9, 29 Hegesias de Cirene. Este hombre dijo que no hay tal cosa como amor o gratitud. Ellas no existen; uno hace un favor porque está en necesidad [de un favor], o confiere un beneficio porque ha sufrido algo peor [al no conferirlo]. También dijo lo siguiente: la vida es rentable para un hombre malo mientras la muerte lo es para un hombre bueno. De ahí que algunos lo hayan llamado el defensor de la muerte.

9, 30 Antístenes, que tenía una madre tracia pero era ateniense, fue primero socrático y luego cínico. Dijo que no debemos envidiar las buenas acciones de los demás o su vergonzoso comportamiento el uno con el otro; y que los muros de una ciudad son vulnerables al traidor dentro, pero los muros del alma son infranqueables e inquebrantables.

9,31 Diógenes el Cínico que era de Sinope en Ponto, estuvo de acuerdo con Antístenes en todo. Dijo que lo bueno es natural para todo hombre sabio, pero que todo lo demás es simplemente una tontería.

9, 32 Crates de Tebas en Beocia, también cínico, dijo que la pobreza es libertad.

9, 33 Arcesilao dijo que la verdad es accesible solo para Dios, pero no para el hombre.

9, 34 Carneades tenía la misma opinión que Arcesilao.

9,35 Algunos dicen que Aristóteles, hijo de Nicomaco, es un macedonio de Stagyra, pero otros dicen que era tracio. Dijo que hay dos primeros principios, Dios y la materia, y que las cosas por encima de la luna están sujetas a la providencia divina, pero que lo que está debajo de la luna no está regido por la providencia, sino que se lleva al azar por algún movimiento irracional. Pero él dice que hay dos mundos, el mundo de arriba y el mundo de abajo, y que el mundo de arriba es inmortal mientras que el mundo de abajo es mortal. Y dice que el alma es la entelequia del cuerpo.

9, 36 Teofrasto de Éfeso tenía las mismas opiniones que Aristóteles.

9, 37 Estratón de Lámpsaco dijo que el calor es la causa de todas las cosas. Dijo que las partes del mundo son infinitas y que todo lo que vive es capaz de tener una mente.

9.38 Praxiphanes de Rodas tenía las mismas opiniones que Teofrasto.

9.39 Critolaus de Phasela tenía las mismas opiniones que Aristóteles.

9.40 Zenón de Citieum, el estoico, dijo que no debemos construir templos para dioses sino mantener la Deidad solo en nuestras mentes, o más bien, considerar la mente como Dios, porque es inmortal. Deberíamos entregar a los muertos a bestias salvajes o fuego. Podemos disfrutar de la pederastia sin restricciones. Pero él dijo que lo divino impregna todas las cosas. Las causas de las cosas a veces dependen de nosotros y a veces no dependen de nosotros; es decir, algunas cosas dependen de nosotros mientras que otras no.

También dijo que <el alma persiste durante algún tiempo *> después de su separación del cuerpo y llamó al alma un espíritu de larga vida, pero dijo que ciertamente no es completamente inmortal. Porque se agota hasta el punto de extinción por la duración de su existencia, o eso dice.

El 9,41 Cleanthes dice que los placeres son los buenos y los nobles, y llamó solo al hombre del alma, y ​​dijo que los dioses son personajes de misterios y llamadas sagradas. Y afirmó que el sol es una antorcha y que el mundo es santo, los hombres son iniciados y los poseídos son sacerdotes de los dioses.

9.42 Persaeus enseñó las mismas doctrinas que Zenón.

9.43 Crisipo de Solos escribió leyes infames. Porque dijo que hijos deben tener relaciones con sus madres e hijas con sus padres. Por lo demás, estuvo de acuerdo con Zenón de Citieum. Pero además de esto, dijo que comamos carne humana. Dijo que el objetivo de todos es vivir agradablemente.

9.44 Diógenes de Babilonia dijo que todas las cosas consisten en placer.

9.45 Panecio de Rodas dijo que el universo es inmortal e insaciable, ignoró la adivinación, y Pooh dijo lo que se dice sobre los dioses. Porque él dijo que la discusión de Dios es charla.

9.46 Posidonio de Apamaea dijo que el mayor bien del hombre es la riqueza
y salud.

9.47 Atenodoro de Tarso tenía las mismas opiniones que Crisipo y enseñaba las mismas doctrinas que Zenón.

9.48 Epicuro, hijo de Neocles, criado en Atenas, persiguió una vida de placer y, como dije al principio, no tenía vergüenza de tener relaciones públicas con mujeres licenciosas. Él dijo a su vez que no hay dioses, pero que la mera casualidad gobierna todas las cosas. Y nada en el mundo viene de nuestra propia voluntad, ni aprendizaje, falta de educación o cualquier otra cosa sino que todas las cosas le sucedan a todos los que no estén dispuestos. Y no sirve de nada culpar a nadie, como él dice, ni alabar a nadie; la gente no se somete a estas cosas voluntariamente. Pero dijo que no se debe temer a la muerte. Y como ya he dicho, sostuvo que todo consiste en átomos y que el universo es infinito.

10,1 Y estos son los filósofos griegos de los que he aprendido. Pero hay tantos otros en las partes bárbaras y griegas del reino romano y en otras regiones del mundo. (2) Hay setenta y dos filosofías repulsivas en la nación india, las de los gimnosofistas, los brahmanes (estos son los únicos dignos de elogio), los pseudo-brahmanes, los comedores de cadáveres, los practicantes de obscenidad y los que han perdido el sentimiento. Debido a la gran corrupción en los hombres, y su práctica del mal y la <obscenidad *>, considero innecesario y no vale la pena hablar específicamente de las sectas indias y las cosas desagradables que hacen.
(3) Por otra parte, se dice que hay seis sectas diferentes en Media, y como muchos en Etiopía, y entre los persas, o en Partia, Elamitis, Caspia, Germania y Sarmatia, o por muchos que haya entre los Dauni, o entre los Zikchi, Amazonas, Lazi, Ibéricos, Bosporenes, Geli, Chinos u otras naciones, hay <cualquier número> de leyes, filosofías y sectas diferentes y una infinidad de variedades.

10.4 Por ejemplo, los hombres chinos se quedan en casa y tejen, y ungen ellos mismos y hacen cosas femeninas en preparación para sus esposas. Y a la inversa, las mujeres se cortan el pelo, visten ropa interior masculina y realizan todo el trabajo de campo. Pero entre los Geli, por el contrario, quienes hacen el mal están obligados por sus leyes a ser loables.

10.5 ¿Y cuántos misterios y ritos tienen los griegos? Por ejemplo, las mujeres que van a la rnegara, y las que celebran la Thesmophoria, son diferentes entre sí. Y hay muchos otros: los misterios eleusinos de Deméter y Perséfone en Eleusis, y los sucesos impactantes en los santuarios allí: la desnudez de las mujeres, para decirlo cortésmente, tambores y pasteles, el torero y la canasta, la lana trabajada, el platillo y la poción preparada en el vaso de precipitados.

Y al igual que muchos otros. Los misterios de Archemorus en Pythia (6) y otros en el Istmo, los de Athamas y Melicertes, el hijo de Ino. Y todos los hombres que dan vuelta al falo, y las <mujeres> que celebran los ritos obscenos, y los hombres que sirven a Rea castrando a los niños y viviendo sus vidas sin órganos masculinos, ciertamente incapaces de ser hombres por más tiempo, pero sin habiéndose convertido en mujeres. (7) Y otros Dionisios, aquellos que son iniciados en los Curetes y su distribución de carne, que son coronados con serpientes y levantan el grito de «¡Va, Va!» O todavía están llamando a esa Eva que fue engañada por la serpiente. , o de lo contrario están convocando a la serpiente a su impostura en hebreo antiguo. Porque por la simple interpretación «Eva» significa la mujer; pero en el idioma antiguo los hablantes nativos de hebreo llaman a la serpiente «chawah».

Fuente: Panarión (Libros II y III)

https://www.preteristarchive.com/0374-77_epiphanius_the-panarion-the-medicine-chest-against-heresies/

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

3 respuestas

  1. Cuando tenía 15 años, entré en esta página y, pese a las múltiples evidencias que leí, me resistí a aceptar los argumentos para quedarme con mi fe. 10 años después, me doy cuenta de lo equivocado que estaba al anteponer la fe ciega a la evidencia y de que tendría que haber prestado atención y dejar el cristianismo entonces, cuando habría sido fácil, en lugar de ahora, que me está suponiendo un tremendo dolor emocional, pérdidas de amistades, frustración por el tiempo perdido, tensiones familiares, etc. Ojalá mucha gente llegue a esta página y, a diferencia de mí, rectifique a tiempo.

  2. Acabo de escribir un texto larguísimo, pero por un error de tipeo perdí todo lo redactado y volvi a cero.

    Resumiendo: Leer esta página durante años me liberó del yugo de la superstición judeocristiana.

    Puede resultar risorio o adulador de mi parte, no obstante no consideraría una hipérbole decir que me sirvió más esta página para encontrar la mentira de las religiones que los trabajos de muchos filósofos clásicos y posmodernos.

    Si este material fuese de interés cultural y se diera en las escuelas, haríamos del mundo un lugar más soportable.

    Me conformo con que me ha cambiado y ayudado más que muchos charlatanes y académicos miedosos y de cuarta.

    Gracias infinitas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta