No puedo creer en la inmortalidad del alma… No, todo lo que se dice sobre la existencia después de la tumba está mal. Es sólo el producto de nuestra tenacidad hacia la vida… nuestro deseo de seguir viviendo… nuestro pavor de llegar a un final. Thomas Alva Edison

La arqueología y la Biblia – John C. H. Laughlin

Las grandes excavaciones arqueológicas que se realizaron en Palestina y zonas limítrofes durante el siglo XIX y principios del XX desvelaron la existencia de un inmenso tesoro de conocimientos sobre culturas olvidadas tanto del mundo prebíblico como del bíblico. Pronto se multiplicarán las excavaciones y descubrimientos y nacería lo que dio con llamarse Arqueología bíblica. Desde entonces, se popularizó la idea de que los hallazgos arqueológicos habían confirmado muchas de las afirmaciones históricas de la Biblia porque ciertos arqueólogos forzaron la interpretación de los datos arqueológicos para hacerlos coincidir con el relato bíblico. Sin embargo, la visión actual de la mayoría de los arqueólogos es que la Biblia no puede ser aceptada acríticamente como un relato histórico del antiguo Israel, sino como una interpretación, a través de lentes teológicas e incluso mitológicas, de lo que los arqueólogos han interpretado, a su vez, a través de lentes científicas e históricas. No otra es la intención de John C. H. Laughlin con este libro en el que nos ofrece un interesante panorama de la historia, métodos e implicaciones de los descubrimientos arqueológicos llevados a cabo en el Próximo Oriente durante los últimos 150 años y nos muestra, a lo largo de un fascinante recorrido que va desde las chozas neolíticas hasta las ruinas de Israel y Judá, como las herramientas de la arqueología nos proporcionan el retrato de la sociedad de la que emanó el Antiguo Testamento. Esta disciplina -nos dice el profesor Laughlin- nunca ha probado ni probará la verdad de la Biblia, si por ello entendemos probar la veracidad de las interpretaciones teológicas que los escritores bíblicos hicieron de su propia historia. Lo que le interesa al autor es mas modesto, pero mucho mas interesante: desplegar ante nuestros ojos los vestigios de un pasado que nos habla de hombres y mujeres de carne y hueso, de cómo vivían en sociedad, de su arte y de su cultura.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Una lectura y entendimiento completos de la Biblia son el camino más seguro al ateísmo. Donald Morgan
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

La-Arqueologia-y-La-Biblia-9788484321620

Las grandes excavaciones arqueológicas que se realizaron en Palestina y zonas limítrofes durante el siglo XIX y principios del XX desvelaron la existencia de un inmenso tesoro de conocimientos sobre culturas olvidadas tanto del mundo prebíblico como del bíblico. Pronto se multiplicarán las excavaciones y descubrimientos y nacería lo que dio con llamarse Arqueología bíblica. Desde entonces, se popularizó la idea de que los hallazgos arqueológicos habían confirmado muchas de las afirmaciones históricas de la Biblia porque ciertos arqueólogos forzaron la interpretación de los datos arqueológicos para hacerlos coincidir con el relato bíblico. Sin embargo, la visión actual de la mayoría de los arqueólogos es que la Biblia no puede ser aceptada acríticamente como un relato histórico del antiguo Israel, sino como una interpretación, a través de lentes teológicas e incluso mitológicas, de lo que los arqueólogos han interpretado, a su vez, a través de lentes científicas e históricas. No otra es la intención de John C. H. Laughlin con este libro en el que nos ofrece un interesante panorama de la historia, métodos e implicaciones de los descubrimientos arqueológicos llevados a cabo en el Próximo Oriente durante los últimos 150 años y nos muestra, a lo largo de un fascinante recorrido que va desde las chozas neolíticas hasta las ruinas de Israel y Judá, como las herramientas de la arqueología nos proporcionan el retrato de la sociedad de la que emanó el Antiguo Testamento. Esta disciplina -nos dice el profesor Laughlin- nunca ha probado ni probará la verdad de la Biblia, si por ello entendemos probar la veracidad de las interpretaciones teológicas que los escritores bíblicos hicieron de su propia historia. Lo que le interesa al autor es mas modesto, pero mucho mas interesante: desplegar ante nuestros ojos los vestigios de un pasado que nos habla de hombres y mujeres de carne y hueso, de cómo vivían en sociedad, de su arte y de su cultura.

Irreverentes, y creyentes, todos a una deberían celebrar con albricias la libre circulación de este libro. Cotejar, para bien o para mal, es el alma mater de la investigación arqueológica. Y piedra de toque, ¡¡Hasta para el mismísimo Indiana Jones que tiene cátedra en Hollywood!! Es el universo bíblico en su cosmovisión multiconfesional; vamos, que quién no haya sentido la tentación de poner a prueba hasta la mismísima palabra de Dios, es que su reino no es de esta tierra o que está excomulgado para entrarle al tema.

Las grandes excavaciones arqueológicas que se realizaron en palestina y zonas limítrofes durante el siglo XIX y principios del XX desvelaron la existencia de un inmenso tesoro de conocimientos sobre culturas olvidadas tanto del mundo prebíblico como del bíblico; pronto nacería lo que dio en llamarse «Arqueología bíblica».

Crítica: Fnac.

Compra online:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

7 respuestas

  1. lo que no se es como un atheo que no cree en Dios, crea un portal para hablar en algo que no tiene sentido, que no tiene importancia. ademas tu logo dice todo acerca de tu satanismo disfrazado de atheo. a ustedes hay que dejarlo tal como son a la corta o a la lag}rga tu sabes para donde vas. no importa lo que digas.

    1. 1º.- Confundes el ateismo con la despreocupación. Me preocupa lo que la gente crea. Por eso escribo sobre lo que cree la gente.

      2º.- ¿Mi logo satánico? Sé vuestra enfermiza obsesión de «satanizar» todo aquello que no os agrada. Pero decir que un símbolo para definir una ideología es satánico, roza ya el imbecilismo. Aunque no me sorprende: sois los mismos cuyos razonamientos llegan a decir lo mismo con el símbolo del USB.

      No os culpo. Vuestro cerebro no da para más.

  2. Saludos.
    No me parece en absoluto correcto por parte de la administración de esta página el publicar un comentario tan soez, vulgar y falto de respeto como el de este señor de arriba que el pobrecito sin saber de lo que habla se define definiendo. Gracias.

  3. Buenas, quisiera saber si hay alguna manera de saber q existían civilizaciones durante el período, en q según la biblia, se estaba produciendo el diluvio universal, sin necesidad de usar métodos de datación basados en isotopos radiactivos,por ejemplo usando registros o documentos de algún tipo. En caso de ser así si fuera tan amable de explicármelo, soy un poco lego en el tema. Gracias

    1. Hay dos tipos de sistemas de datación: los métodos de datación absoluta (como la radiación) y los métodos de datación relativa. En el caso del diluvio, sólo tiene que buscar evidencias arqueológicas de la supuesta fecha en la cual, según la cronología bíblica, se produjo ese «diluvio». En el enlace, por ejemplo, explico qué se produjo durante ese supuesto evento bíblico en otras civilizaciones. En muchos de los descubrimientos arqueológicos de esas culturas se usó la datación relativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta