Dios les dice a Adán y Eva que no coman el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Si ésta era la única forma en que podían llegar a distinguir la diferencia entre el bien y el mal, ¿cómo iban a saber que era incorrecto desobedecer a Dios y comer la fruta? Laurie Lynn

El imperio financiero de los Legionarios de Cristo: Una mafia empresarial disfrazada de congregación – Raúl Olmos

"Invierta sin pecar...", una irónica consigna que los Legionarios de Cristo establecieron al crear un instituto para la ética de los negocios. En El imperio financiero de los Legionarios de Cristo Raúl Olmos detalla cómo durante décadas los Legionarios de Cristo forjaron estrechos vínculos con personajes clave del poder político, empresarial y mediático. Una rigurosa investigación periodística que busca adentrarse en esta maraña conformada por cientos de compañías, fundaciones, asociaciones y escuelas de multimillonarios ingresos ocultos en paraísos fiscales.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Nada define mejor a los seres humanos que su voluntad de hacer cosas irracionales buscando recompensas tremendamente improbables. Éste es el principio que hay detrás de las loterías, las citas amorosas y la religión. Scott Adams
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

«Invierta sin pecar...», una irónica consigna que los Legionarios de Cristo establecieron al crear un instituto para la ética de los negocios.

En El imperio financiero de los Legionarios de Cristo Raúl Olmos detalla cómo durante décadas los Legionarios de Cristo forjaron estrechos vínculos con personajes clave del poder político, empresarial y mediático.

Una rigurosa investigación periodística que busca adentrarse en esta maraña conformada por cientos de compañías, fundaciones, asociaciones y escuelas de multimillonarios ingresos ocultos en paraísos fiscales.

Ya se sabe que Marcial Maciel, fundador de la congregación, dedicó su vida a tareas poco espirituales, pero poco se conoce la habilidad que tuvo para crear una auténtica mafia financiera. Al establecer los cimientos del imperio, arrebató con engaños herencias de viudas, constituyó decenas de empresas fantasmas, cazó donativos con supuestos fines humanitarios e hizo negocios con príncipes, archiduques y barones de la realeza europea.

En cualquier caso, estamos ante una congregación multimillonaria de alcance trasnacional, cuyos recursos serían suficientes para subsidiar al Estado Vaticano sólo con lo que recibe de donativos. Sin embargo, ante las autoridades se muestra como una organización pobre con una sola propiedad registrada a su nombre.

Por medio de datos, fechas y nombres, Raúl Olmos desenmascara una red con intereses en ámbitos tan diversos que van desde las armas, la pornografía o los anticonceptivos, hasta programas sociales como Un Kilo de Ayuda o el cada vez más controvertido Teletón.

Compra online:

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta