Cuanto más estudio las religiones, más me convenzo de que el hombre nunca ha adorado a nada más que a sí mismo. Sir Richard Francis Burton

El tremendo «pecado» de coger leña un sábado

De entre los personajes más aberrantes de la literatura, sin duda, está el dios de la Biblia. Hace años publiqué un artículo en el que se recopilaba en una tabla los asesinatos que ha cometido este en ese libro. Es la propia Biblia, en sus relatos, quien describe cómo es la moral de ese personaje: dejando amplia constancia de su crueldad y sociopatía. Aun así, cientos de personas han venido a esta web para justificar y excusar el comportamiento de este cada vez que han tenido oportunidad. De entre las excusas empleadas está el "dios puede hacer lo que quiera" o "es que se lo merecían". Estos apelan a que, como eran "personas malas" que "hacían el mal" estas merecían dicho castigo a manos de ese divino genocida. Su religión les ha trastocado sus valores éticos hasta tal punto que tienden a justificar actos que una persona sana y cuerda no haría jamás. A lo largo de varios artículos cortos expondré qué era eso tan "malo" que hicieron estas personas según los relatos para merecer tal castigo. Hoy inauguraremos la serie para ver el primer ejemplo de qué hace que una persona mereciera la muerte según los autores de dichos relatos.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Un dogma es la mano de los muertos en la garganta de los vivos. Lemuel K. Washburn
Comentarios recientes
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

De entre los personajes más aberrantes de la literatura, sin duda, está el dios de la Biblia. Hace años publiqué un artículo en el que se recopilaba en una tabla los asesinatos que ha cometido este en ese libro. Es la propia Biblia, en sus relatos, quien describe cómo es la moral de ese personaje: dejando amplia constancia de su crueldad y sociopatía.  Aun así, cientos de personas han venido a esta web para justificar y excusar el comportamiento de este cada vez que han tenido oportunidad.

De entre las excusas empleadas está el «dios puede hacer lo que quiera» o «es que se lo merecían«. Estos apelan a que, como eran «personas malas» que «hacían el mal«, estas merecían dicho castigo a manos de ese divino genocida. Su religión les ha trastocado sus valores éticos hasta tal punto que tienden a justificar actos que una persona sana y cuerda no haría jamás. A lo largo de varios artículos cortos expondré qué era eso tan «malo» que hicieron estas personas según los relatos para merecer tal castigo. Hoy  inauguraremos la serie para ver el primer ejemplo de qué hace que una persona mereciera la muerte según los autores de dichos relatos.

Génesis 2:2-3

Y acabó Dios en el día séptimo su obra que hizo, y reposó el día séptimo de toda su obra que había hecho.

Y bendijo Dios al día séptimo, y santificólo, porque en él reposó de toda su obra que había Dios criado y hecho.

Por algún motivo absurdo, como que según los relatos dicha deidad «omnipotente» necesitara un descanso, en el Tanaj se establece como ley la prohibición de realizar cualquier trabajo dicho día.

Éxodo 16:22-30

22 En el sexto día recogieron doblada comida, dos gomeres para cada uno: y todos los príncipes de la congregación vinieron á Moisés, y se lo hicieron saber.

23 Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo sábado, el reposo de Jehová: lo que hubiereis de cocer, cocedlo hoy, y lo que hubiereis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana.

24 Y ellos lo guardaron hasta la mañana, según que Moisés había mandado, y no se pudrió, ni hubo en él gusano.

25 Y dijo Moisés: Comedlo hoy, porque hoy es sábado de Jehová: hoy no hallaréis en el campo.

26 En los seis días lo recogeréis; mas el séptimo día es sábado, en el cual no se hallará.

27 Y aconteció que algunos del pueblo salieron en el séptimo día á recoger, y no hallaron.

28 Y Jehová dijo á Moisés: ¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?

29 Mirad que Jehová os dió el sábado, y por eso os da en el sexto día pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su estancia, y nadie salga de su lugar en el séptimo día.

30 Así el pueblo reposó el séptimo día.

¿Cuál es entonces, para quiénes idearon estos mitos y doctrinas, la pena por hacer algo, algún tipo de trabajo o esfuerzo, el sábado? ¿¡Pues qué creen ustedes!? ¡La muerte!

Números 15:32-36

32 Y estando los hijos de Israel en el desierto, hallaron un hombre que recogía leña en día de sábado.

33 Y los que le hallaron recogiendo leña trajéronle á Moisés y á Aarón, y á toda la congregación:

34 Y pusiéronlo en la cárcel, por que no estaba declarado qué le habían de hacer.

35 Y Jehová dijo á Moisés: Irremisiblemente muera aquel hombre; apedréelo con piedras toda la congregación fuera del campo.

36 Entonces lo sacó la congregación fuera del campo, y apedreáronlo con piedras, y murió; como Jehová mandó á Moisés.

¿Me podría decir alguien qué hay de malo en hacer algo un día a la semana? ¿Un sábado? ¿qué excusa pondrán a que se ordene matar a pedradas a una persona simplemente por hacer algo dicho día, en este caso coger madera?

Este es el tipo de valores que promulga dicha religión o que, al menos, justifica cada vez que alguien critica su libro «sagrado». Por lo visto es «inmoral» o es «hacer algo malo» coger madera pero no lapidar a alguien hasta matarlo.

Notas:

1. Por alguna extraña superstición numerológica, heredada de la cultura mesopotámica (tal vez producto de la aparición de la escritura junto con la contabilidad), los hebreos tendían a una cierta veneración de ciertos números que en la Biblia se repiten constantemente. Entre estos está el 7: «Y acabó Dios en el día séptimo su obra que hizo, y reposó el día séptimo de toda su obra que había hecho«, «Y respondióle Jehová: Cierto que cualquiera que matare á Caín, siete veces será castigado«, «De todo animal limpio te tomarás de siete en siete, macho y su hembra«, » «Porque pasados aún siete días, yo haré llover«, «al séptimo día las aguas del diluvio fueron sobre la tierra.. Y reposó el arca en el mes séptimo«, «Y esperó aún otros siete días, y volvió á enviar la paloma fuera del arca«, «Y puso Abraham siete corderas del rebaño aparte«, «Siete días comeréis panes sin levadura…porque cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, aquella alma será cortada de Israel«, «en el séptimo día tendréis una santa convocación«, «Siete días comerás por leudar, y el séptimo día será fiesta á Jehová«, «Si comprares siervo hebreo, seis años servirá; mas al séptimo saldrá horro de balde«, etc.

2. Para quienes vengan a justificar su querido libro «sagrado» bajo la excusa de que eso se deroga en el Nuevo testamento:

– Si se derogan las leyes del Antiguo con el Nuevo, luego no vengan haciendo cherry picking con citas del Antiguo. Sus famosos «10 mandamientos» (que en realidad son sólo los 10 primeros) también están en ese Antiguo testamento.

– En realidad la excusa denota que quien la usa no se ha leído su tan estimada Biblia: en el Nuevo testamento se deja bien claro esto:

Mateo 5:17-19

17 No penséis que he venido para abrogar la ley  (Torah) ó los profetas: no he venido para abrogar, sino á cumplir.

18 Porque de cierto os digo, que hasta que perezca el cielo y la tierra, ni una jota ni un tilde perecerá de la ley, hasta que todas las cosas sean hechas.

19 De manera que cualquiera que infringiere uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñare á los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos: mas cualquiera que hiciere y enseñare, éste será llamado grande en el reino de los cielos.

20 Porque os digo, que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y de los Fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

9 respuestas

  1. Amigo, Excelente artículo, me da pié para comentar un poco sobre la «Teocracia«.
    Según Wikipedia:

    Teocracia (del griego θεός [theós], ‘dios’ y κράτος [kratos], ‘poder’, ‘gobierno’: «gobierno de Dios») es la forma de gobierno donde los administradores estatales coinciden con los líderes de la religión dominante, y las políticas de gobierno son idénticas o están muy influidas por los principios de la religión dominante. Generalmente, el gobierno afirma mandar en nombre de la divinidad, tal como especifica la religión local.

    En su post: «Los 3 pasos para fundar cualquier religión» se refiere al Rey Josías a quien

    se le aparecen de repente unos manuscritos perdidos de su dios en los cuales figuran órdenes a seguir que ese mismo dios ordena.

    Según mi investigación el Rey Josías, decretó el Sabah como una forma de recaudación de impuestos, tomando en cuenta un día de camino desde lugares alejados del reino, hasta Jerusalén. Dando así forma al Diezmo y al Sabah, propiamente dicho.

    Interesante es el hecho, que en relatos posteriores refieran, se refieran al cambio de monedas de distinta denominación en las afueras del templo…

    El tema es muy amplio, pero no todos se dan cuenta de la relación directa entre el poder y la religión.

    El Poder se ejerce de forma piramidal, indicando lo que sus súbditos tiene que creer o nó.
    Si asumimos que ese Diós es poderoso e iracundo que

    pone y quita Reyes

    , daría por sentado, que el que se oponga a ese Rey recibira la ira de ese Díos.

    Díos pasaría entonces a ser una forma de Control Social.

    Saludos.

  2. Amigo, Excelente artículo, me da pié para comentar un poco sobre la «Teocracia«.
    Según Wikipedia:

    Teocracia (del griego θεός [theós], ‘dios’ y κράτος [kratos], ‘poder’, ‘gobierno’: «gobierno de Dios») es la forma de gobierno donde los administradores estatales coinciden con los líderes de la religión dominante, y las políticas de gobierno son idénticas o están muy influidas por los principios de la religión dominante. Generalmente, el gobierno afirma mandar en nombre de la divinidad, tal como especifica la religión local.

    En su post: «Los 3 pasos para fundar cualquier religión» se refiere al Rey Josías a quien

    se le aparecen de repente unos manuscritos perdidos de su dios en los cuales figuran órdenes a seguir que ese mismo dios ordena.

    Según mi investigación el Rey Josías, decretó el Sabah como una forma de recaudación de impuestos, tomando en cuenta un día de camino desde lugares alejados del reino, hasta Jerusalén. Dando así forma al Diezmo y al Sabah, propiamente dicho.

    Interesante es el hecho, que en relatos posteriores, se refieran al cambio de monedas de distinta denominación en las afueras del templo…

    El tema es muy amplio, pero no todos se dan cuenta de la relación directa entre el poder y la religión.

    El Poder se ejerce de forma piramidal, indicando lo que sus súbditos tiene que creer o nó.
    Si asumimos que ese Diós es poderoso e iracundo que

    pone y quita Reyes

    , daría por sentado, que el que se oponga a ese Rey recibira la ira de ese Díos.

    Díos pasaría entonces a ser una forma de Control Social.

    Saludos.

    1. Pues lógicamente la dejaba Dios ya cortada, bien seca, y cerca de sus viviendas para que no se molestaran en buscarla, recuerda que para Dios no hay imposibles si perdía el tiempo en otras estupideces, que le costaba sembrar arbolitos y cortar leña.

  3. El hombre que recogió leña en sábado no estaba haciendo ninguna acción mala, pero hizo algo peor: desobedeció a Dios.

    El pecado de este hombre hebreo, al igual que el de toda la humanidad no radica en la acción sino en la intención.
    Pecado no solo es hacer lo malo (matar, mentir, robar, fornicar), sino que pecado es desobedecer a Dios. Cuando Adan y Eva comieron del fruto desobedecieron a Dios, comer no tiene nada de malo, pero Dios los castigo no por comer sino por desobedecer…

    El pecado es entonces hacer lo contrario a lo que Dios dice o demanda, ya sea que esto signifique matar, robar, recoger leña o comer algún fruto… y para sorpresa de los ateos e ignorantes de la palabra, les digo que: «ignorantia juris non excusat» Todo humano dará cuentas a Dios crea o no crea en Él.

    1. Y aquí, señores, tienen otro ejemplo más de cómo la religión trastoca la brújula moral hasta tal punto que se justifica el asesinato de personas a manos de quienes afirman existe un personaje ficticio por «desobedecer» a ese personaje ficticio, sean cuales sean las supuestas órdenes que este da por muy absurdas que estas sean: en este caso, matar por coger leña un sábado.

    2. ¿Te refieres a ese árbol que Dios en su presunta omnisciencia puso en mitad del Jardín sabiendo que tarde o temprano comerían de su fruta y que fue incapaz de notar que la serpiente, que hasta bien pensado dijo la verdad, se había colado en dicho Jardín?

      ¿Puedes probar, por cierto, que todos daremos cuentas a Dios y no seremos juzgados por esos tres jueces a las puertas de Hades según la mitología griega, que no pasará lo mismo pero según lo describe el zoroastrismo, no viviremos el Ragnarok, o simplemente que no acabaremos todos en Irkalla alimentándonos de polvo y vestidos con plumas?. Usar la Biblia no vale.

      Le rezaré por ti a Lurue, la Reina . Quizás algún día la veas galopar en lo más profundo del bosque a la luz de la Luna llena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta