Los misioneros salen al mundo a cristianizar a los salvajes — como si los salvajes no fueran ya suficientemente peligrosos. Edward Abbey

El tweet de Mulet y el obispo de la polémica

Hace unos días que uno de los tweets del biólogo e investigador científico J. M. Mulet se hacía viral internacionalmente. El twett en cuestión se quejaba a modo de ironía del absurdo al que ha llegado la situación aquí en España donde nuestros queridos Gobiernos, sobre todo este último (muy fan de gastarse decenas de miles de euros para poner medallitas a vírgenes y santos), habían ido recortando cada vez más en Educación e investigación al mismo tiempo que se financia a una secta. Secta con millones de adeptos, franquicias por todo el mundo y un Estado teocrático propio (adquirido mediante la falsificación y la cesión de terrenos por parte de un dictador fascista) pero secta a fin y al cabo.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Si la ignorancia de la naturaleza dio a luz a los dioses, el conocimiento de la naturaleza conduce a su destrucción. Percy Byssche Shelley
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Hace unos días que uno de los tweets del biólogo e investigador científico J. M. Mulet se hacía viral internacionalmente.

El twett en cuestión se quejaba a modo de ironía del absurdo al que ha llegado la situación aquí en España donde nuestros queridos Gobiernos, sobre todo este último (muy fan de gastarse decenas de miles de euros para poner medallitas a vírgenes y santos), habían ido recortando cada vez más en Educación e investigación al mismo tiempo que se financia a una secta. Secta con millones de adeptos, franquicias por todo el mundo y un Estado teocrático propio (adquirido mediante la falsificación y la cesión de terrenos por parte de un dictador fascista) pero secta a fin y al cabo.

Con ya más de 80.000 likes y 60.000 retweets (y creciendo) era obvio que este recibiría respuesta inmediata de los meapilas de turno. En general, a parte de ataques ad hominem hacia Mulet o pedirle que se callara, el argumento que más empleaban era que el obispo mencionado (que dudo supieran muchos a quién se refería) y su secta hacían mucho más que él, como científico, por la humanidad. Ante tal afirmación, quisiera hacer varias puntualizaciones: una sobre la Iglesia y otra sobre el obispo en concreto al que se refería el biólogo.

SOBRE LA IGLESIA CATÓLICA

Sobre la Iglesia, la mayoría de tweets de estos meapilas se dedicaba a señalar que la Iglesia donaba «su dinero» a Caritas o a fines sociales. Lo que no mencionaban, por supuesto, es que la propia Cáritas ya denunció hace años la escasa aportación que esta recibe de la Iglesia: menos de un 2% (en 2012) 3% del dinero que ingresa la ONG. De los 992,4 millones de euros que la Iglesia Católica recibió a través del IRPF entre 2011 y 2014 sólo destinó a Cáritas 21 (fuente). De hecho, la última memoria que presentó fue en 2014, donde su aportación máxima, según la CEE fue del 2,5 %.

De un 2% en 2012 a la increíble cifra de un 2,5% en 2014: o sea, que de los 992,4 millones de euros que la Iglesia Católica recibió a través del IRPF entre 2011 y 2014 sólo destinó a Cáritas 21. El resto, para gastos de autopromoción, adoctrinamiento y salarios.

A todo esto hay que añadir  que la ICAR, cual lapa, se aprovecha incluso de la casilla dedicada a fines sociales para enriquecerse.

Lo segundo, a destacar, es que la mayoría de aportaciones que recibe Caritas las realiza todo tipo de gente (independientemente de sus creencias o no creencias ) y esta ONG (aunque ideológicamente católica), además, funciona gracias a un voluntariado también variado. Además de, por supuesto, las ayudas estatales que, como ONG, recibe anualmente y vía casilla de las obras sociales (IRPF).

Alguno, al ver los datos, pensará ¡ey! que en su Memoria la Iglesia pone que invierten el 21% para «fines asistenciales». Decirles, pues, que como «fines asistenciales», el vicesecretario para asuntos económicos de la CEE,  Fernando Giménez Barriocanal, ya explicó en 2011 que con esto se referían al «acompañamiento personal de los fieles, el asesoramiento espiritual y la colaboración en su formación«. Este recalcó bien claro que «La Iglesia no es una ONG«.

Pero es que, por si fuera poco todo esto, ¿de donde se cree esta gente que saca ese mísero y apenas 3% la Iglesia? ¿Creen, a caso, que el dinero de la Iglesia se lo crea mágicamente su amigo imaginario? La Iglesia, a parte de obtener riquezas gracias a su historial delictivo desde que el catolicismo se hizo con el poder en el Imperio Romano, recibe cada año dinero de los Estados donde reside (o sea, de prácticamente todos). No sólo por las donaciones de católicos (ya sea en el cepillo, herencias, donaciones, etc), sino por lo obtenido vía BOE a través del IRPF (aprox. unos 250 millones de € anuales), por las deducciones y privilegios fiscales de los que goza como entidad religiosa, por la adquisición ilegal  y por venta de bienes inmuebles (pues las inmatriculaciones responden a una ley preconstitucional – la que les otorgó su amigo Paquito el dictador con el Concordato, que aun se mantiene, y gracias a una reforma de la ley hipotecaria realizada por el PP de J. M. Aznar), de las ganancias en el mercado bursátil y de las subvenciones estatales y autonómicas.

Vean, despues de conocer que la Iglesia se beneficia con más de 10.000 millones, directa e indirectamente del Estado, el dinero que ese mismo Estado ha ido aportando cada año a través de nuestro Gobierno, cómo ha evolucionado el gasto e inversión en España en Ciencia desde 2006:

 

 

 

Nuestro querido Gobierno (PP), como si se estuviera riendo de todos nosotros, sacaba además pecho presumiendo en los medios del dinero que se iba a aportar este año (2017) para I+D+i porque según ellos lo habían incrementado  hasta un 4,1%. El problema es que eran datos maquillados, no los reales. A lo que también se añade que esta subida no cubrirá tantos años de recortes o inversión en educar a investigadores: como los que se han visto en la calle con los ERE o los que han tenido que ir a producir a la empresa privada. El Estado invierte cientos de miles de euros en formar a un estudiante para que este acabe, una vez licenciado, generando riquezas para otros. Luego algunos todavía se sorprenden y se indignan del por qué los medicamentos pertenecen a lo que ellos denominan despectivamente como «farmafia» o por qué las patentes las desarrollan y explotan empresas como la «malvada» Monsanto. Cuando, para desgracia de la inversión en I+D+i, a lo que se ve abocado este país es a la fuga de cerebros o a que los científicos se vayan a otros países o a la empresa privada. Pero ¡no se preocupen! ¡que siempre les quedará a ustedes rezar!

Cuanto de nuestro dinero reciben, entonces, y en qué se lo gastan estos chamanes es algo que pueden conocer leyendo artículos como este. Compáren cómo ha ido creciendo las aportaciones mensuales y anuales a la Iglesia en comparación con las aportaciones a I+D+i.

BOE de 2008 : 12.751.072,79 euros mensuales
BOE de 2008 : 12.751.072,79 euros mensuales
BOE de 2009: 13.006.094,24 euros mensuales
BOE de 2010: 13.266.216,12 euros mensuales
BOE de 2011: 13.266.216,12 euros mensuales
BOE de 2012: 13.266.216,12 euros mensuales
BOE de 2013: 13.266.216,12 euros mensuales
BOE de 2014: 266.216,12 euros mensuales
BOE de 2015: 13.266.216,12 euros mensuales

Estos ingresos, que según la propia CEE van para pagar el sueldo a la curia, pese a que cada vez menos gente se adhiere a su «oficio», equivaldrían a unos  287 € mensuales por cada uno de los habitantes de este país (sean de la ideología que sean), según señalaba Europa Laica (EL). Un impuesto religioso que se aplica a todo ciudadano, sea de la creencia que sea. Y sí, porque pese a lo que esta gente cree cuando viene con la excusa de que dicho impuesto sólo se les cobra a los que marcan la casilla de la Iglesia en el IRPF, lo cierto es que de donde se extrae ese 0,7% es del total de lo recaudado por Hacienda (que para cosas como esta sí «somos todos»).

Pese a la creencia generalizada, producto de la desinformación a la que nos tiene sometida la propia ICAR, el dinero que esta secta obtiene a través del IRPF a lo que va, según la propia CEE, tal y como remarca EL, es para pagar sueldos y seguros sociales de curas y obispos, para gasto corriente y proselitismo de la Conferencia Episcopal, para publicidad y propaganda de las campañas eclesiales, para la financiación de sus propios medios de comunicación, para las universidades eclesiásticas, para montar campañas antiaborto, homófobas y contra diversidad de derechos civiles, para las beatificaciones, para engordar las arcas del Vaticano y para el pago del IVA… Todo esto, al mismo tiempo que obtiene financiación indirecta a través de subvenciones autonómicas, el pago de sueldos a profesores de su asignatura de Catequesis Religión, de capellanes militares y penitenciarios, las inmatriculaciones y la venta de bienes inmuebles al mismo tiempo que se ahorran pagar el IBI al declarar como «lugares de culto» a todo tipo de locales, asociaciones, etc. Algo que a los meapilas que respondieron a Mulet no parecía importarles mucho más que su molestia porque la I+D+i se financie con fondos públicos. Cuando lo normal desde hace años es encontrarse con titulares como este o este otro, el derecho a crítica se hace totalmente necesario. Máxime cuando nuestra salud está en juego.

Como explicación a esa enérgica defensa de estos estafadores por parte de algunos ciudadanos, sólo se me ocurre como explicación que algún tipo de cortocircuito cerebral o desorden emocional e intelectual es el que debe de padecer una persona para criticar que se destine dinero a la investigación al mismo tiempo que  defiende que este vaya a parar a manos de una secta compuesta por gente como la que veremos a continuación ¡Qué bien han hecho su trabajo en esta secta cuando ves a tanto adoctrinado defendiendo férreamente, ante cualquier crítica, que sus líderes puedan seguir viviendo bien del cuento!

SOBRE EL OBISPO

Sobre el obispo en cuestión, Casimiro López Llorente, señalar que desde que este tipo llegó para según él «evitar la crispación y las tensiones» (colocado por Ratzinger para sustituir al polémico y retrógrado Juan Antonio Reig Pla) a parte de dar misa y rezar para pedir lluvia cual chamán que es, por lo que se le conoce es por sus declaraciones homófobas en las que afirmaba que el matrimonio homosexual fomenta un clima violento en la familia y provoca el aumento de hijos «con graves perturbaciones de su personalidad« (todo un clásico en el catolicismo) y por arremeter contra los profesores para fomentar la asistencia de alumnos en las clases de catequesis Religión (esa asignatura que el PP cedió a esta secta para que hiciera a su antojo) alegando que “Según (le indicaban) los mismos padres y alumnos, en algún colegio público se intenta disuadir a los padres que piden religión para sus hijos y existen profesores que se mofan de ellos porque cursan esta asignatura”. Para sustituir a un homófobo confeso, colocaron a otro más discreto que dedicó no poco tiempo a hacer de lobbista en Educación con comentarios como los anteriores o como cuando también criticaba a la eliminada asignatura Educación para la Ciudadanía (EpC) bajo el pretexto de que quería una «Educación para la Ciudadanía, sí, pero no así, porque puede vulnerar principios constitucionales del derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos«. Llorente seguía así el argumentario oficial marcado desde la CEE y el sector católico para deshacerse de una asignatura que ¡según ellos «adoctrinaba» a los niños! De hecho, el ahora vicpresidente de la CEE, Antonio Cañizares (otro homófobo «de bien»), decía que los temarios como EpC «no pueden ser impuestos a todos los alumnos» porque «deberían ser incluidos en una materia opcional alternativa a la formación religiosa» y que EpC «llevaría hacía el totalitarismo«. Uno de los miembros de la ICAR preocupándose ahora por los totalitarismos ¿no son unos cachondos? En la entrevista que le hicieron a Llorente este declaraba que:

Educación para la ciudadanía sí, pero no así. Hay temas de fondo como es la visión del hombre… al menos dando la posibilidad de la apertura de la trascendencia, no como ocurre en la mayoría de los textos. Yo tengo un estudio sobre 17 textos y me parece que esto está truncado: la concepción del bien y el mal, la difusión de la ideología de género… Después, en segundo lugar, son las actitudes, los hábitos que intenta formar. El artículo 27.3 de la Constitución nos dice claramente que el Estado garantiza el derecho de los padres a que sus hijos sean educados conforme a sus convicciones religiosas o ideológicas, y eso es totalmente libre, incluso un padre está en su legítimo derecho de que su hijo no reciba educación religiosa y acepte la Educación para la Ciudadanía. Lo que no se puede es imponerla.

El mismo miembro de una secta, que ahora defiende la asignatura de Catequesis Religión implantada por ellos y su partido afín en este país constitucionalmente «aconfesional», se quejaba de la inconstitucionalidad de una asignatura cuyo mayor «pecado» era enseñar desde una perspectiva laica y neutral valores de no discriminación por orientación sexual e igualdad entre el hombre y la mujer.

3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Constitución Española. Título I. Capítulo segundo. Sección 1.ª  Artículo 16

Que por si todavía no ha quedado claro, se declara sobre la «aconfesionalidad» del Estado que:

La libertad religiosa se conecta con la expresión del párrafo 3 del artículo 16 en el que se declara la aconfesionalidad del Estado, marcando así la distancia con otros periodos históricos en los que el Estado se definía católico, pero también con la declaración de laicismo de la Constitución de 1931.

Sinopsis artículo 16

Retorcían además la lógica alegando que al presentar esta asignatura el gobierno estaba impidiendo (de algún modo que sólo estos religiosos conciben) la «libertad religiosa». Como si por existir tal asignatura los niños no pudieran luego ser adoctrinados en la Fe religiosa, en el ámbito personal, por sus padres o se les impidiera creer en lo que ellos quisieran. Se quejaba de EpC porque se estaba «imponiendo» el mismo tipo que no se quejó cuando se impuso la asignatura de Catecismo Religión (véase en el BOE como se justifica su imposición por parte del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, gobernado por el PP – por si alguno todavía no entiende por qué denomino a dicha asignatura como Catequesis). ¡Hombre! se puede entender que el que estos líderes sectarios hagan esto sea coherente, pues su fin siempre ha sido conseguir adeptos y adoctrinar, pero esto les ha dejado como lo hipócritas y cínicos que siempre han sido y son, una vez más.

¿Desde cuando en una sociedad civilizada y en un Estado, que presuma de cumplir o de estar a favor de los Derechos Humanos, se permite e incluso se financia a una institución que promueve la intolerancia y la discriminación por razón de sexo y orientación sexual? La justificación que los defensores y miembros de esta secta en el hilo de tweets emplearon venía a decir que, alga la redundancia, es justificable que un Estado permita y financie a una institución que discrimina por razón de sexo, que adoctrina niños y que afirma, realiza y promueve la irracionalidad porque ¡pobres! estos tipos con sotana también ayudaban a los necesitados de comida y techo. Un argumento similar a decir en un juicio, en defensa de un maltratador, que este también daba limosna a los pobres, algún que otro regalo a su mujer y paseaba al perro. Como si por realizar X acto esto ya le exculpara a una persona por todo lo demás.

Ya ni hablemos del absurdo que tiene comparar la labor que tiene un científico que investiga para buscar soluciones reales para problemas reales, a uno que simplemente se dedica afirmar cosas absurdas, intentar dar lecciones morales (cuando es miembro de una organización que tiene un curriculum como la ICAR o tiene y denomina a un texto como la Biblia como algo «sagrado») o que ante esos mismos problemas reales se dedica a proponer soluciones irreales: como lo es rezar.

Según la propia Conferencia Episcopal Española (CEE), el dinero que cobra un obispo, que se obtiene en España directamente de lo obtenido por el IRPF, ronda los 1.250 euros mensuales. La excusa que dio la CEE es que «Son 1.250 euros para sus gastos personales como hacer la compra. Se les aplican las retenciones correspondientes, aunque no harán la Declaración si no llegan al límite. También me consta que muchos emplean parte del sueldo a hacer obras de caridad, pero también para ir al cine o comprarse unos zapatos«, según declaraba el vicesecretario de Asuntos Económicos de la CEE, Fernando Giménez Barriocanal (ver fuente). Una paguita de 1250 euros al mes por estafar alegando tener el poder comunicarte con personajes imaginarios mágicos y dar «lecciones de moral» a la gente. Lecciones como las cuales a la que nos tienen acostumbrados: homofobía, xenofobia, machismo, etc. Esa es la «enorme contribución» de los obispos, como Llorente, que los meapilas defendían en sus tweets. Con eso, por lo visto, ya se justifica que se les paguen chóferes,  áticos, joyas y demás lujos. Algunos alegarán que esta gente destina parte de ese dinero a fines sociales. Pero eso no puede saberse, precisamente, por la opacidad que esta secta mantiene en sus cuentas. A lo que además cualquier mente pensante se plantearía si no sería mejor destinar ese dinero directamente a las ONGs.

Con tanto aborregamiento, financiado además con dinero público, ¿Todavía alguien se extraña al ver a este tipo de catetos defendiendo a una secta al mismo tiempo que critican la investigación científica? El mundo al revés: gente defendiendo a un tipo que pide rezar para solucionar la sequía y criticando a otro que investiga científicamente cómo resolverla por quejarse de lo absurdo que es que el primero cuente con más financiación del Estado que él.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *