"La realidad es aquello que, cuando dejas de creer en ella, no desaparece."

Philip K. Dick

“Oración del ciego” vs “Padre nuestro”

Al igual que pasó con las leyes mosaicas, el salmo 104 y el resto de narraciones bíblicas, los autores y escribas hebreos se inspiraron en culturas anteriores como la mesopotámica y, en este caso, la Egipcia. Cosas tan asumidas hoy en día como es el “padre nuestro” partieron de rezos que ya se realizaban cerca de 1000 años a. s. C (mil años también de la aparición de dicha oración en el Nuevo testamento). La mejor forma de demostrarlo es enseñarlo y que cada uno pueda verlo por si mismo.

Índice de contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Piensa en ello…

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

Al igual que pasó con las leyes mosaicas, el salmo 104 y el resto de narraciones bíblicas, los autores y escribas hebreos se inspiraron en culturas anteriores como la mesopotámica y, en este caso, la Egipcia. Cosas tan asumidas hoy en día como es el “padre nuestro” partieron de rezos que ya se realizaban cerca de 1000 años a. s. C (mil años también de la aparición de dicha oración en el Nuevo testamento).

La mejor forma de demostrarlo es enseñarlo y que cada uno pueda verlo por si mismo.

Introducción

El imperio romano compuso a un personaje basándose en tradiciones y mitos anteriores. Tal es asi, que hasta en algo tan simple como es una oración de rezo a una deidad, podemos observar en quienes se inspiraron los autores neotestamentarios cuando escribieron a cerca de como rogarle al dios bíblico correctamente.

Muchos creyentes afirman que el “Padre nuestro” parte de los distintos rezos judíos hacia su deidad bíblica o es producto y creación exclusiva de su mesías particular (Jesús). Nada más lejos de la realidad.. Si se investiga un poco, uno puede encontrarse con que hasta lo que uno tenia más asumido puede ser otro producto más del plagio o de la inspiración humana y no de la “inspiración divina”

La oración “Padre nuestro”

El “Padre nuestro” bíblico no solo tiene que lidiar con la Egiptología sino con las contradicciones que aparecen entre un evangelio y otro.

Relato de Mateo (75 – 80 d. e. c.)

  • En Mateo no aparece la petición del discípulo, fue iniciativa del propio Jesús enseñarles a orar con el Padre nuestro. La oración aparece en el contexto del Sermón de la montaña. Jesús había comenzado ya su vida pública, y debido a que ya era un conocido predicador congregó a mucha gente que quería recibir sus enseñanzas.

 

Nota: a pesar de dar discursos multitudinarios, no existe ningún testimonio escrito contemporáneo que lo confirme. La historicidad del Jesús bíblico parece totalmente inexistente hasta su aparición en los evangelios.

  • El texto de Mateo contiene siete peticiones.
  • Mateo lo invoca como “Padre nuestro que estás en el Cielo”.

 

Relato de Lucas (80 – 85 d. e. c.)

  • Lucas narra que uno de los discípulos le pidió a Cristo que les enseñase a orar después de que Jesús mismo hubo terminado su oración en solitario. El relato parece sugerir que Jesús estaba orando solo y muy concentrado en lo que el evangelio llama «cierto lugar», por lo que nadie se atrevía a interrumpirlo, y sólo cuando terminó su diálogo con el mismo (algo absurdo aunque muy común si se parte del concepto de trino que sostiene el cristianismo) uno de sus discípulos le pidió que les enseñara a orar, como también Juan enseñaba a sus discípulos.
  • El texto de Lucas es mucho más corto y solo contiene cinco peticiones.
  • La invocación: Lucas invoca a Dios sólo como Padre.
  • En Lucas no aparece la petición de Jesús de que se realice la voluntad de Dios así en la tierra como en el cielo.
  • En Lucas no se menciona la petición «líbranos del mal».

 

El texto de Mateo de la biblia versión R-V

Mateo 6: 9-21

9Vosotros pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

10Venga tu reino. Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

11Danos hoy nuestro pan cotidiano.

12Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos á nuestros deudores.

13Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal: porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

14Porque si perdonareis á los hombres sus ofensas, os perdonará también á vosotros vuestro Padre celestial.

15Mas si no perdonareis á los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

16Y cuando ayunáis, no seáis como los hipócritas, austeros; porque ellos demudan sus rostros para parecer á los hombres que ayunan: de cierto os digo, que ya tienen su pago.

17Mas tú, cuando ayunas, unge tu cabeza y lava tu rostro;

18Para no parecer á los hombres que ayunas, sino á tu Padre que está en secreto: y tu Padre que ve en secreto, te recompensará en público.

19No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompe, y donde ladronas minan y hurtan;

20Mas haceos tesoros en el cielo, donde ni polilla ni orín corrompe, y donde ladrones no minan ni hurtan:

21Porque donde estuviere vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón.

La opinión general sobre el análisis de los textos es que el autor de Lucas se inspiro en el evangelio asumido a Mateo para escribir su evangelio, pero… ¿De quien se inspiro el autor del evangelio de Mateo?

ACTUALIZACIÓN

El nexo judío

Muchas personas (religiosas), desde que hiciera este artículo, vinieron empleando el argumento de las no coincidencias literales entre la oración egipcia y el texto judeocristiano. Cuando viene a cuento, por un lado nos piden que «interpretemos» las escrituras, que no seamos literales, pero por otro (cuando les hacemos ver que esta oración es una adaptación egipcia), nos piden plena literalidad.

La versión cristiana no fue mucho más que, como todo en dicha paganización judía griega, un popurrí de oraciones preexistentes: su autor (el escritor de Mateo), mezcló oraciones judías para componer esta obra frankestiniana que conocemos como «Padre nuestro» y del que apenas hay referencias tempranas cristianas.

La primera y única referencia  a esta oración se encuentra en la Didaché (Cap. 8. 2), escrita entre la segunda mitad del siglo I y el II siglo:

«No oréis como los hipócritas, sino como el Señor lo ordenó en su evangelio, así que decid: Padre en los Cielos, santificado sea tu nombre. Dadnos el pan de cada día. Y perdona nuestra deuda, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en tentación, pero sálvanos del mal: porque tuyos son el poder y la gloria, por siempre.»

El problema con esta es que es imposible establecer su datación. Ya fuera anterior a los evangelios o posterior, si algo se sabe es que, como con todo en el cristianismo, esta fue escrita fuera de Palestina y en griego por una serie de autores que mezclan conceptos de corrientes judías ya conocidas en esa época. Sabiendo esto, es fácil entender cómo y de donde sacó el cristianismo su oración.

1º. La oración «santificado sea su nombre» es una oración común y muy frecuente, que se repiten en numerosos textos del judaísmo, como el Kaddish judío:

“Sea su gran nombre santificado en el mundo que Él creó, según Su voluntad, y pueda establecer Su reino… con rapidez y pronto”.

De hecho la primera y principal parte del ‘Padrenuestro’ es una plegaria por la llegada del ‘Reino de Dios’, exactamente igual que en el Kaddish.

2º. La invocación ‘Padre’ (Abinu o Abba) es también común en la liturgia judía. Por ejemplo, en las bendiciones 5 y 6 de la Amidah o Shemoneh Esreh («dieciocho bendiciones») que de acuerdo a la tradición fueron compuestas durante el período del Segundo Templo (Siglo VI a.e.c. – 70 e.c.). De hecho en los círculos hasideos  la invocación ’Padre Nuestro que estás en los Cielos’ era bastante frecuente.

3º. “Danos hoy el pan de cada día” está tomado del Tanaj: concretamente de Proverbios 30:8. Un texto compuesto entre los siglos VI y III a.e.c.

Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí. No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan que he menester;

No sea que me harte, y te niegue, y diga, ¿Quién es Jehová? O no sea que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios.

4º. “Perdona a tu vecino si te ha herido: entonces tus pecados te serán perdonados” fue tomado de un libro deuterocanónico llamado Libro de la Sabiduría de Jesús, hijo de Sirac: un texto judío del siglo II a.e.c. también conocido como Ecclesiasticus (Capitúlo 28. 2). El libro tiene el nombre de su autor, un judeo helenizado procedente de Alejandría llamado Shimon ben Yeshua ben Eliezer ben Sira (Jesús Ben Sirac):

2 Perdona a tu prójimo el agravio, y, en cuanto lo pidas, te serán perdonados tus pecados.

5º. Aunque no existe ‘La Plegaria del Señor’ en Marcos, el autor de Marcos en (12:29-30) dice que uno de los escribas le pregunta a Jesús que ‘cual es el primer mandamiento’ y el semidios del cristianismo primitivo le da una respuesta judía:

Marco 12:29

“El primero de todos los mandamientos es, Oye Israel; el Señor tu Dios es Uno”

El autor de ‘Lucas’ le añade a esto la respuesta que Jesús  le da uno de sus discípulos, quien lo había visto orando (hablando sólo si creemos en la Trinidad). «Enséñanos como orar», le pide en ese relato dicho discípulo y la respuesta es la versión corta de la ‘Oración del Señor’ hallada en Lucas.

El autor de ‘Mateo’ remodeló  la oración de Lucas, convirtiéndola en la que todos conocemos.

En resumen: la Oración del Señor fue derivada de fuentes judías anteriores. El ‘Padrenuestro’, lejos de ser la evidencia única y original de un Dios-Hombre, no es más que un conjunto de invocaciones judías reprocesadas, compuestas en un formato significativo y que provienen en su origen del sincretismo judeo-heleno y, en este a su vez, en su origen, del sincretismo heleno-egipcio.

Comparación con la oración egipcia

Oración del ciego (Egipto) 1000 a. e. c.Padre nuestro (Evangelios versión católica de Mateo) 75 – 80 d. e. c.
El Dios de esta Tierra es el gobernante del horizonte,Padre nuestro, que estás en el cielo,
Dios es para hacer gran su nombre, lo Dedica a la adoración de su nombre,santificado sea tu Nombre;
Da su existencia de Dios,
El hará tu negocio,
Su semejanza está sobre la Tierra,
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Dios es dado incienso y alimento ofrendas diarias,Danos hoy nuestro pan de cada día;
El Dios juzgará el verdadero y honesto y perdonará a nuestros deudores,perdona nuestras ofensas
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
Guarda contra la cosa que Dios abomina, me Preserva del mal,no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.
Dios es el rey del horizonte,
de El poder, y de la gloria,
Él aumenta, él quienquiera que lo aumenta,
Permíteme que sea mañana como hoy.
Tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre Señor. Amen

Ampliación: más textos similares

La religión egipcia (que perduró hasta pasado el siglo IV d.e.c.), a diferencia del monoteísmo abrahámico, no era monolítica en cuanto a sus textos. No existía una bibliolatría dedicada al culto de un texto en concreto, al menos según sus creencias (pues existen cientos de versiones e incluso en las copias más antiguas, en griego, se han apreciado hasta 700.000 variantes): cada «libro de los muertos» era único y no se centraba en copiar literalmente las mismas oraciones que otros «libros de muertos».

Que el judaísmo y posteriormente su versión helenizada, el cristianismo, se vieron influenciados por las creencias egipcias es un hecho que puede comprobarse, en este caso, observando las similitudes entre las distintas oraciones: tanto egipcias, como judías, como cristianas. En el caso de esta oración cristiana (el «padre nuestro») esto se observa si se compara con distintas oraciones egipcias de los diferentes papiros del escriba Ani, además de la ya expuesta.

En el libro de los muertos de Wallis Budge

En The Papirus of Ani, Wallis Budge traduce una de las versiones egipcias de las Máximas de Ani (Khensu hetep)

Captura de Las Máximas de Ani (Wallis Budge)Traducción (inglés) de Émile Amélineau
The God is for magnifying his name.

The house of God what it hates is much speaking. Pray thou with a loving heart the petitions of which all are in secret. He will do thy business, he will hear that which thou sayest and will accept thine offerings.
Giveth thy God existence.
The God will judge the right
In offering to thy God guard thou against the things which He abominateth. O behold with thine eye His plans. Devote thyself to adore His name. It is He who giveth souls to millions of forms, and He magnifieth whosoever magnifieth him. Now the God of this earth is the sun who is the ruler of the horizon, [and] his similitudes are upon earth is given incense with their food offerings to these daily.
If she (i.e., thy mother) raiseth her hands to God, he will hear her prayers [and rebuke thee].
Give thyself to God, keep thou thyself daily for God; and let to-morrow be as to-day.

Budge además expone la «oración al padre» y anota que debe consultarse el papiro de Mariette (expuesto arriba).

En el capítulo 125 del Libro de los muertos (Confesiones negativas)

Incluso se pueden observar oraciones similares pero en un orden distinto, dentro de las conocidas como Confesiones negativas. Estas, posiblemente a lo largo de los siglos VII y IV a.e.c. se transformaron en el capítulo 125 del libro de los muertos.

Cap 125 (Libro de los muertos) (inglés)Padre nuestro (inglés)
Hail, gods, who dwell in the house of the Two Truths.
I know you and I know your names.
Our Father who art in heaven,
Hallowed be thy name.
I have acted according to his will.Thy kingdom come.
Thy will be done
on earth as it is in heaven.
I have given bread to the hungry man, and water to the thirsty man,
And clothes to the naked man, and a boat to the boatless.
I have made holy offerings to the gods,
and meals for the dead.
Deliver me, protect me, accuse me not in the presence of Osiris.
I am pure of mouth and pure of hands,
[20 more lines]
Give us today our daily bread.
Who lives on the entrails of the mighty ones on the day of the great judgement.
Grant that I may come to you,
For I have committed no faults,
I have not sinned
Forgive us our sins
as we forgive those who sin against us.
Let no evil come to me from you.
Declare me right and true in the presence of Osiris,
Because I have done what is right and true in Egypt.
[6 more lines]
Deliver me from the god Baba (Ѻ),
I have not done evil,
[5 more lines]
ead us not into temptation,
but deliver us from evil
Let me not fall under your slaughter-knives,
And do not bring my wickedness to [the kingdom of] Osiris, the god you serve.
For thine is the kingdom, and the power, and the glory, for ever and ever.

Nota: pueden ver también la transcripción, al inglés, de ese capítulo 125 en la web de Richard Hooker.

Liked it? Take a second to support ateoyagnostico on Patreon!
Become a patron at Patreon!
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

Subscribete
Notificar de
guest
126 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Apologista
Apologista
7 meses atrás

Jajajaja todavía no se ha enterado que el cristianismo proviene del judaismo

Apologista
Apologista
7 meses atrás

Esa moda de decir «antes de la era común a e c» es un práctica de subnormales idiotas. Común a qué? Puras estupideces en este blog para idiotas pero en fin la mierda vende porque atrae a las moscas

1 3 4 5
126
0
Me encantaría ver su opinión, por favor comentex

¡No podríamos hacerlo sin ti!

Únete a nuestra lista de suscriptores para apoyar el mantenimiento y el desarrollo continuo de nuestro sitio web.

Accede con tu cuenta