"La ignorancia y el miedo son los padres de toda superstición, la imaginación preocupada de hombre primitivo tejió la idea de dios."

Emma Goldman

¿“21 Gramos” de alma? Otro mito que cae por su propio “peso”

UNO DE LOS TÓPICOS HABITUALES de los diletantes del misterio a la hora de confrontar la perfidia de los incrédulos, es un mítico experimento que demostró “científicamente” la existencia del alma humana. En algún momento del impreciso pasado, un médico acucioso habría acometido la macabra tarea de pesar a personas agonizantes, encontrando que éstas perdían, en el preciso instante de la muerte, 21 gramos. Los incrédulos suelen responder, por supuesto, con incredulidad. Para el sentido común semejante experimento linda con lo inverosímil, cuando no con lo grotesco o lo puramente literario. Ejemplos de esto último no faltan: recordemos aquí ese extraordinario cuento de Edgar Allan Poe, La verdad sobre el caso del señor Valdemar, que fue leído en su momento como un reporte científico auténtico de la detención de la muerte por medio de la hipnosis. Y sin embargo, a pesar de lo extravagante que pueda parecer, ese experimento sí se llevó a cabo, y sus resultados incluso se publicaron en una revista médica. Su autor fue el Doctor en Medicina Duncan MacDougall, de Haverhill, Massachussets. El año, 1907.

Índice de contenido

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

 

UNO DE LOS TÓPICOS HABITUALES de los diletantes del misterio a la hora de confrontar la perfidia de los incrédulos, es un mítico experimento que demostró “científicamente” la existencia del alma humana. En algún momento del impreciso pasado, un médico acucioso habría acometido la macabra tarea de pesar a personas agonizantes, encontrando que éstas perdían, en el preciso instante de la muerte, 21 gramos. Los incrédulos suelen responder, por supuesto, con incredulidad. Para el sentido común semejante experimento linda con lo inverosímil, cuando no con lo grotesco o lo puramente literario. Ejemplos de esto último no faltan: recordemos aquí ese extraordinario cuento de Edgar Allan Poe, La verdad sobre el caso del señor Valdemar, que fue leído en su momento como un reporte científico auténtico de la detención de la muerte por medio de la hipnosis. Y sin embargo, a pesar de lo extravagante que pueda parecer, ese experimento sí se llevó a cabo, y sus resultados incluso se publicaron en una revista médica. Su autor fue el Doctor en Medicina Duncan MacDougall, de Haverhill, Massachussets. El año, 1907.

El estudio: pura pseudociencia

Duncan MacDougall. Boston Sunday Post. 23 July, 1911.
Duncan MacDougall. Boston Sunday Post. 23 July, 1911

En su artículo, el Dr. MacDougall comenzó esbozando una muy materialista hipótesis sobre la “sustancia del alma”, partiendo del supuesto de que “si las funciones psíquicas continúan existiendo como una individualidad o personalidad separada después de la muerte del cerebro y del cuerpo, entonces tal personalidad sólo puede existir como un cuerpo ocupante de espacio”. Y como se trata de un “cuerpo separado”, diferente del éter continuo e ingrávido, debe tener peso, igual que el resto de la materia. Esa sustancia, obviamente, se desprende del cuerpo en el momento de la muerte, y por lo tanto la pérdida de peso debe ser medible.

A continuación, pasó a poner a prueba su hipótesis. Instaló un lecho sobre un marco ligero construido en una romana de plataforma “muy delicadamente balanceada”. Sus sujetos de experimentación fueron seis enfermos terminales, de los cuales solo señala su diagnóstico, su sexo, y que se encontraban agonizantes. Cuatro pacientes habían sido diagnosticados como tuberculosos, uno sufría coma diabético y del último no se precisa dato alguno; cada uno de ellos fue mantenido en observación (garantizándose su comodidad) hasta que sobrevino la muerte. Durante ese lapso, MacDougall reajustó periódicamente el fiel de la balanza de acuerdo a la disminución de peso esperable por las pérdidas insensibles.

Estos fueron (resumidamente) los resultados

  • Paciente N° 1: pérdida de “tres cuartos de onza” (unos 21,3 gramos) “súbitamente coincidiendo con la muerte”.
  • Paciente N° 2: pérdida de “una onza y media y cincuenta granos” (o sea 45,84 gramos) en “los dieciocho minutos que transcurrieron desde el cese de la respiración hasta que estuvieron seguros de su muerte” (sic).
  • Paciente N° 3: pérdida de “media onza coincidiendo con la muerte, y una pérdida adicional de una onza pocos minutos mas tarde” (42,65 gramos en total).
  • Paciente N° 4: MacDougall consideró esta prueba sin valor, debido a que la balanza no pudo ser bien ajustada “por la interferencia de personas opuestas a su trabajo”.
  • Paciente N° 5: en este caso, se registró una pérdida inicial de “tres octavos de onza” (10,66 gramos) “simultáneamente con la muerte”, pero luego el fiel de la balanza regresó espontáneamente a su posición inicial y se mantuvo allí por quince minutos a pesar de retirar los pesos (!). Paciente N° 6: esta prueba también resultó invalidada al fallecer el paciente antes de que la balanza fuera calibrada.

 

MacDougall también efectuó un experimento control, consistente en envenenar a quince perros sanos (!) para pesarlos en el momento de la muerte, con resultados uniformemente negativos. Pero antes de hacernos una mala imagen del doctor, reconozcamos que al menos se queja de su escasa fortuna para conseguir perros que estuvieran  muriendo de alguna enfermedad.

Objeciones

Ante todo, evitemos las explicaciones fáciles, como sospechar que la pérdida de gas intestinal o del aire pulmonar da cuenta de la (supuesta) pérdida de peso que MacDougall observó en sus experimentos. La segunda posibilidad fue descartada por él mismo, pues verificó que inspiraciones y espiraciones forzadas no alteraban el equilibrio de la balanza. En cuanto a la primera, ya sean veintiuno o cuarenta y pico los gramos de gas, estos equivalen a un volumen de muchos litros, fácilmente detectables tanto pre como postmortem.

En realidad, es inútil pretender buscarle explicaciones “naturalistas” a la pérdida de peso que (supuestamente) se observó, por la sencilla razón de que todo el experimento está viciado por severas fallas. Empezando por una descripción en general confusa de los procedimientos y una muestra demasiado pequeña: se pudieron analizar los datos de apenas cuatro pacientes. Por otra parte, no se utilizó un criterio claro para definir “el momento exacto de la muerte”. Dadas las limitaciones de la época, este elemento crucial resultaba muy difícil de determinar, y esto queda bien patente en el caso del paciente N° 2: este siguió presentando espasmos faciales durante quince minutos después del cese aparente de la respiración, y solo tras cesar los espasmos se le auscultó para comprobar la ausencia de latidos cardíacos. ¿Cuál fue el “momento exacto de la muerte”? Esta vaguedad conduce, además, a una insólita flexibilidad a la hora de registrar las variaciones del peso: en un caso se considera positiva una pérdida de peso “instantánea”, pero en otros se asumen como positivas las pérdidas ocurridas a lo largo de varios minutos, sin límite fijo ni relación clara con el deceso.

¿Pero podemos, al menos, confiar en la forma en que se hicieron las mediciones? Pues ni siquiera eso. MacDougall afirma que sus escalas eran sensibles a “dos décimas de una onza” (5,68 gramos), lo que no es óbice para que en un caso nos ofrezca una precisión de “50 granos” (3,2 gramos), lo que resulta tan poco serio como medir milímetros con una regla graduada solo en centímetros. Obviamente, la seguridad de las medidas ni de lejos se aproxima a la que se pretende. Si seguimos adelante observamos también que los resultados ni siquiera resultan congruentes entre ellos. Uno de los pacientes presentó una pérdida de peso instantánea y nada más, dos a lo largo de varios minutos, y el último hizo malabarismos con la romana durante quince largos minutos. Para conciliar esto con la hipótesis inicial es preciso tramar muchas explicaciones ad hoc, como la influencia del temperamento del paciente (ya cadáver para ese momento).

Conclusión

¿Qué queda, al final, de este experimento? Pues poca cosa: en realidad solo una colección de datos que se debaten entre la incongruencia y la anécdota, con una posibilidad inmensa de errores instrumentales. Para poner esto en perspectiva, consideremos simplemente que MacDougall intentó medir variaciones de peso del orden del 0,05 %, lo que no resulta fácil en condiciones clínicas ni siquiera hoy en día. Habla en su favor que no pretendiera haber probado algo: expresamente reconoce que se requiere una gran cantidad de experimentos “antes de que este tema pueda ser zanjado más allá de cualquier posibilidad de error”. Los consabidos “21 gramos” quedan reducidos a pura leyenda basada en un experimento mal hecho, que hasta la fecha nadie parece ansioso de repetir.

Autor:

Javier Garrido, ejerce su profesión de médico en Porlamar, estado Nueva Esparta, Venezuela

Fuentes a consultar: 

Escépticos Venezuela – Lúcido Número 13 | Abril 2004 3

Hypothesis Concerning Soul Substance Together with Experimental Evidence of The Existence of Such Substance by Duncan MacDougall, M.D., Haverhill, Mass.
(American Medicine, April, 1907)

Snopes – Soul Weight

 

¿Cómo se asumió dicho experimento como positivo?

 

New York Times. March 11, 1907
New York Times. March 11, 1907

Muy sencillo, la respuesta la tenemos revisando el periódico que publicó la noticia por primera vez.

En el New York Times de 1911, cuatro años después del experimento, un periodista publico un artículo donde afirmaba que MacDougall había demostrado que los cuerpos perdían 21 gramos y este peso correspondía al alma.

En realidad, MacDougall nunca se ha atrevido a declarar que sus pruebas eran una prueba de la existencia del alma, pero a lo sumo podían acreditarlo (hipótesis), dado que ninguna otra explicación normal y fisiológica se encontró para que se explicara el cambio de peso.

Más tarde, y a pesar de que solo había podido examinar seis cuerpos, el doctor sueco Nils O’ Jacobson, manifestaba en 1971 las veleidades de reanudar estos trabajos, escribió que MacDougall había obtenido 92 resultados positivos, confirmando los 21 gramos. ¿De donde habían salido estos datos complementarios? Otros dos otros investigadores, Bernard Duffy, un inglés y el Dr. Zaalberg Van Zelst, en Holanda, habrían repetido la experiencia, encontrando uno y otro una media de 70 gramos.  ¿El alma se sobrecarga en función de las encarnaciones?

En 1990, médicos de Alemania del Este indicaron un peso del alma de 10 miligramos determinado sobre 200 pacientes en fase terminal. Como cualquier hijo de vecino sabe, el último refugio del alma se sitúa en el cerebro, en la glándula pineal (sino, leed a Descartes), ellos se habían limitado a pesar cerebros de gente difunta en Lübeck, en Alemania. 10 Mg, es menos mucho que en América; ¿la densidad del alma depende del grado de creencia en ésta? En cualquier caso, este estudio proponía que esta pequeña pérdida se debía a un deterioro físico instantáneo.

La inevitable conclusión es que el alma existe, puesto que tiene un peso”, lamentaba reconocer al Dr. Becker Mertens de Dresde. ¿Todas estas experiencias pueden inscribirse en la raza de los excesos de un cienticismo naciente, o en la última prolongación de prácticas oscurantistas de otr tiempo En 2001, la cuestión del peso del alma se mencionó de nuevo en un estudio del “Journal of Scientific Exploration”, dónde medidas sobre una balanza digital (con un grado de error 5 g) han permitido determinar ganancias de peso en el momento de la muerte de animales.

MacDougall, también, le había medido la pérdida de peso consecutiva a la muerte de 15 perros con su balanza y no había encontrado ninguna diferencia. H. L. Twining, en 1979, así mismo había pesado de este modo ratones y no había encontrado ninguna variación mensurable. Esta vez, en Redmond, en Oregon, los Estados Unidos, son gallos, ovejas, corderos y una cabra lo que sometieron a esta atroz medida después de haber sido sacrificados por asfixia. Ahora bien, contra todo pronóstico, en todos los casos, hay una ganancia de peso que iba de 18 a 780 gramos. Eso sugiere que los animales ganan peso transitoriamente en el momento de la muerte, concluye al autor Lewis E. Hollander, Jr.

Para rematar aun más esto, en 2003 se estrenó la película “21 gramos”, basada en este mito. Algo que, aunque está fundamentado en una conclusión forzada por un periodista y el claro propósito de un doctor sueco por avivar el experimento, dejó aun más huella en toda persona crédula que ya asume que ese experimento de dudosos resultados y claramente fallido, pudo ser verdad tal y como se lo contaron.

Fuentes:

¿Cuanto pesa el alma humana? – Qué, cómo, quién.

American Medicine, abril de 1907: Hipótesis sobre la sustancia del alma junto
con la evidencia experimental de la existencia de dicha sustancia por Duncan MacDougall, MD de Haverhill, Mass.

Para saber de donde proviene la superstición sobre la existencia del alma y el espíritu, vean este artículo.

Liked it? Take a second to support ateoyagnostico on Patreon!
Become a patron at Patreon!
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

Subscribete
Notificar de
guest
61 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
NIDIA MARTINEZ RAMIREZ
NIDIA MARTINEZ RAMIREZ
11 años atrás

que desilucion yo dije por lo menos al morir perdere peso ajajajajajajaja …bien 21 gramos era mejor que nada ….podria irme peor como a los animales que ganan peso ajaja…si recuerdo la pelicula ….saludos

perLuis
perLuis
11 años atrás

Una forma ideal de comprobarlo hubiese sido poner a unos 50 perros sobre una misma balanza. Luego matarlos a todos al mismo tiempo.
Quizas con electricidad.
Entonces la diferencia de peso deberia ser facilmente detectable.
Ya no hablariamos de 21 gramos sino que de 1050 gramos, o sea un kilo.

Pero para mi, la vida de un solo perro no justificaria ese posible gran conocimiento. Mejor que fusilen a algunos terroristas.

Roberto
Roberto
8 años atrás
Respuesta a  perLuis

Los perros no tienen alma 

Alberto
Alberto
8 años atrás
Respuesta a  ateoyagnostico

Tipico de los escépticos pedir evidencias… ¿Qué carajos se creen ustedes para andar pidiendo evidencias? No son nada importantes ni son eminencias, bajen de su nube tira de resentidos…

marian
marian
10 años atrás

no creo casi en iglesias. es mas creo en que un dios existe, pero no en la iglesia que es muy diferente.. esto del alma lo han investigado por siglos, inclusive gente que ha estudiado cientificamente, tratando de probar que el cuerpo pierde espontaneamente peso, justo justo en el momento de la muerte. ahora bien digo, si es algo que se produce en tan poco tiempo, en ni siquiera instantes, entonces como los cientificos no pueden probar que es algo de la ciencia? cabe destacar que hay cientificos creyentes, que admiran la fuerza y la creacion divina, y trabajan con ella. pero tambien estan los ateos. el creer en la existencia del alma no tiene nada que ver con ser religiosos, sino pensar mas bien en que nuestro cuerpo esta formado por dos partes una visible y tangible, y otra que permanecera a traves del tiempo. es algo casi imposible de explicar, a si como tambien solo pocas personas experimentan el poder algun alma. no he visto ninguna, pero tanto mi fe como mi sentido comun me recuerdan que dios es tan cierto y tan unico que jugo con lo fisico y lo espiritual… no te olvides que el cuerpo es solo material…. quizas el colapso en algun momento de las materias (supongamos big bang, que este puede haber sido la propia creacion de dios) yo no me creo el cuentito de adan y eva eso es solo una metafora… como decia hizo que se formara esta brisa como participe vivencial de cada una de nuestras experiencias y que luego de que la materia no tenga impulso electrico se desvanezca y esta fuerza sea tan fuerte como ascender al aire por si sola…. es solo creer, ser ateo no significa no quererse a si mismo.. mas bien otra cosa… no que por ser ateo no te enamores, no sientas penas aunque no llores, no sientas……. mas alla de que son cambios quimicos.. no importa hay que es mas fuerte.. que te impulsa a eso……. por eso el mismo cerebro esta constituido por una psiquis, de lo contrario no existirian psicologos, o psiquiatras….. estudian la mente…. enfermedades que entristecen el alma, y luego ese dolor afecta la mente… sino sienteramos no tendriamos dolencia alguna… ni siquiera de la muerte de un ser querido…… en fin., creo en la existencia del alma. creo en dios, y creo que somos tan mortales e infimas partes del universo..

Gonzalo
Gonzalo
9 años atrás
Respuesta a  ateoyagnostico

Joder, ya estamos. «Si no me das evidencias de Dios, no hay Dios.» Y se queda tan ancho. Y ahora es cuando yo le digo a usted: «Deme evidencias de que Dios NO existe.» ¿Y ahora qué? Y entonces es cuando me dice que el espacio, el tiempo, la materia y la vida se ha creado sola a partir de a nada. ¿Cómo evidenciar que NO hay Dios? Pidiendo evidenciar que sí lo hay. Meh. Ese argumento sí que es vago. «Demuestro que no existe porque tú no demuestras que existe.»

Yo no me considero religioso ni católico ni de lejos, pero razonando y pensando es cuando empiezo a pensar que realmente existe algo.

Es como si ustedes tuvieran algo en contra de la posibilidad de pensar en un posible origen lógico de la existencia del universo.

Saludos

Hernán
Hernán
10 años atrás

Y qué pasa con Crick ( responsable de descubrir la estructura del ADN) que investigó lo mismo?
Me parece que éste artículo ya estaba de primera mano escrito por un excéptico.
Mal comienzo.

Thisbet
Thisbet
10 años atrás

El seguir los preceptos de una secta o religión es de elección libre. Sin embargo éstas no son más que instituciones que se forman con un objetivo: el de adoctrinar un grupo de personas con fines y objetivos culturales, sociales y polìticos que se conjugan en lo que llamanos religión. Considero a manera muy personal que la existencia o manifestación de Dios va a depender de la fuerza, conexión y poder espiritual que cada uno desarrolla desde su interior, para ver manifestado en nuestras vidas la presencia del Señor. Católicos, Evangélicos, Judios, etc. todos creemos en un Dios, sólo que cada quien se comunica de forma diferente con un mismo ente espiritual, todo va a depender de los canales que usamos en esta comunicación; pués en lo particular he tenido la experiencia de ver como muchos de mis problemas o angustias se han resuelto de forma milagrosa con sólo orar o pedirle a Dios que me ayude. Es mi opinión muy personal y aunque soy católica porque fui criada bajo esos dogmas, difiero de muchas cosas de la religión que practico, pero entre todas, y lo que sé de cada una, me quedo con esta.

andres
andres
9 años atrás

buenas a todos …. miren … yo pienso , razono , calculo , y medito de vez en cuando y creo que la respuesta es muy facil de encontrar …. no soy ni cientifico ni religioso ….me inclino mas por lo ateo y soy muy logico calculador y exacto …. y deacuerdo a esto le encontre la respuesta …obvio que me inquieta todo lo referido al misterio , enigmas , y cuestiones del mas alla o extraterrestres … busco encontrar algo que me haga creer en ellos …pero estos 21 gr no son el caso ,,,»»» se resuelve solo con un poco de ciencia exacta «»»……. devido a que nadie lo desifro ,, me gustaria patentar el descubrimiento jejeje .. alguien sabe como se logra eso ??? desde ya muchas gracias por leerme . saludos .. Andres
aaaaaaa les dejo mi correo lionfalasca@yahoo.com.ar

willarmand
willarmand
9 años atrás

Soy un fiel convencido que solo somos quimica con actividad bio-electrica, que al morir, ahi cesa toda esa actividad, creo que la respuesta a la pregunta de que hay despues de morir, esta en que antes de nacer eramos nada, por lo tantoal morir volvemos a eso: nada.
Mas arriba comentan que al enamoramiento, por ejemplo, lo impulsa algo mas fuerte que nosotros mismos, pero pregunto, ¿si el enamoramiento fuera algo espiritual, que pasa con dicho enamoramiento cuando se pierde la memoria, le da amnesia o por alzheimer, pues esos sentimientos desaparecen?
creo que todos los sentimientos son bio-quimica pura.

Carlos Partidas
Carlos Partidas
9 años atrás

He publicado varios libros sobre el origen de las enfermedades, y actualmente estoy preparando otro sobre el origen del espíritu, y así todo el asunto del ser humano se complementaría en lo referente a su naturaleza química y energética. El asunto es, que he experimentado durante varios años sobre el proceso de separarse del cuerpo voluntariamente, lo cual significa que indudablemente somos energía; y según la ley de la relatividad, la energía y la masa son convertibles, así que podemos afirmar que el espíritu tiene masa, lo cual es diferente a peso. Las distintas especulaciones se refieren al peso del alma, pero no a su masa, lo cual es científicamente más razonable. Según la misma relatividad, una partícula que viaje a mayor velocidad que la luz tendría una masa imaginaria porque la energía tiene que tener un valor real, pero imaginario es solamente un término matemático, y mi investigación se soporta en que he podido traspasar las paredes en mis experimento (eso lo hacen también los yoguis: léase «El Cordón de Plata” por ejemplo o varios relatos que he recibido de diferentes personas a quienes les ha sucedido lo mismo) Y el asunto de traspasar objetos sólidos solamente lo pueden lograr los neutrinos, cuya masa es muy pequeña, porque incluso es una millonésima parte de la masa de un electrón; es decir, un neutrino pesa según los últimos datos, 5.88×10-37 Kg. Así que los espíritus pudieron haberse formado en el comienzo de la gran colisión o el Big Bang, y puesto que el Universo se está expandiendo, significa que está perdiendo energía, y ya no habrá una energía superior que pueda destruir al espíritu ya formado, y por lo tanto el espíritu es eterno o indestructible. Si eso fue así, entonces dios no existe, si no que somos una consecuencia de esos eventos energéticos. Pero indudablemente que el espíritu si tiene masa. ¿Pero cuál es su peso? Algún día lo sabremos. Al comprobarse los datos de que los neutrinos viajan a velocidades mayor que la luz, haría cambiar el concepto actual de la física, y esto también me explicaría el por qué se puede viajar en el tiempo y ver los acontecimientos futuros.

pruebadequeDios existe
pruebadequeDios existe
9 años atrás

La principal prueba de que Dios existe y por tanto el alma, es la inmensa preocupación y ocupación de pseudoateos y pseudoagnósticos en demostrar que no existe. Si algo no existe, punto uno ¿ merece ni un segundo de vuestra atención? punto dos, si no existe a vosotros que os viene ni va en lo que crean los demás?, ¿porque tantas teorias y hasta blogs, a que tanta literatura sobre algo inexistente? ¿ porque tanto empeño en intentar que los que creen dejen de creer? ¿ en que mierda os perjudica lo que yo crea o no?, QUE GRAN PERDIDA DE TIEMPO LA TUYA

Maxi Osso
Maxi Osso
9 años atrás

Tratar de justificar la existencia del alma por la perdida de peso en el momento de la muerte, es como querer adivinar donde fue un perro dependiendo de lo cansado que se encuentra al volver, es la manera mas complicada . El que no cree en ello, es libre de no creer, pero tampoco es capaz de justificar su inexistencia, por lo que se deberían restringir de hablar de algo en lo que no creen, como los Ateos de Dios. Por otro lado, para los que si creemos, no hay necesidad de seguir estos experimentos materialistas, ya que la misma razón te lo dice, no se puede mezclar un método para probar cosas materiales en temas espirituales, no tiene sentido. Por ejemplo, la luz no tiene peso, por eso vamos a decir que no existe?. Las ondas radiales son del mismo tipo de onda que la luz pero de menor frecuencia, por lo que no podemos percibirlas si no es con la ayuda de una radio, pero el hecho de que no tenga peso ni color no es excusa para decir que no existe.

Podría seguir la explicación pero como ya dije, los que creen estarán de acuerdo, los que no, van a encontrar excusas materialistas. Solo es necesario aclarar que depende de la visión personal, y no es necesario probar nada, ya va a llegar el día en que lo comprobemos personalmente.

Saludos
Maxi

sam
sam
9 años atrás

Segun esta plasta nosotros no tenemos alma, jajajaja es decir cuando se muere un familiar no me duele la cabeza pedazo de mierda, si no crees en Dios entonces ese es tu peo pero llegar al extremo de decir que el alma no existe es otra cosa por Dios, segun tu somos animales irracionales, jajajajaja maravilloso genio.

Jesucristo
Jesucristo
9 años atrás

Al moderador de esta página le encuentro toda la razón muchos son lo médicos que aún sacrificado animales buscando una lógica religiosa sin darse cuenta q al fin si supuesto dios como las drogas el fútbol y la pornografía fueron creados netamente para crear una sociedad imbécil que no es capaz de creer en sus propias aptitudes así q por lo tanto tiene que buscar ayuda y refugio en algo q ni siquiera saben q existió ya q la única prueba que habla de dios entre comillas es el libro llamado Biblia libró escrito por hombre y la naturaleza del hombre es cruel mitómana así q si es por eso que tal si tolkiem hubiese nacido en el año 0 muchos imbéciles le prenderían velas. A frodo o a gollum miren. A su alrededor y vean cuales son sus capacidades y ya no necesitarán creer en un dios creado por hombres te felicito por el blog

mormon
mormon
8 años atrás

mamate un Guevo del tamaño de la torreo eiffel, pajuo ateoyagnostico. de seguro no tienes ni mujer ni vida social pendejo. anda con tus teorias baratas a otro lado a intentar convencer a gente inculta a cerca de lo que profesas utilizando un lexico barato.

Laiunus
Laiunus
8 años atrás

Increíble, una discusión de miles entre le era del hombre, desde que se volvió pensante. Aquí, a ojos y atención de algunos, les he de decir que no lo creo, no lo vuelvo teórico, ni lo imagino ni lo justifico, sólo lo garantizo: nuestro objetivo principal, primordial, para coexistir entre nosotros es, ser feliz, es el susurrante significado de la vida a oídos sordos porque, ¿quien no lo quiere ser?…

El segundo objetivo primordial, la supervivencia de nuestra raza al menos, hasta el fin del actual Universo. Suena descabellado pero lo vamos logrando (ya viajamos al espacio; encontramos planetas posiblemente habitables; conocimiento de otras razas y/o especies inteligentes y tal vez, no lo sé, pacíficas y aliadas o por lo menos neutrales con fines de estudio y reconocimiento del hombre, porque no hemos sido parte de una guerra intergaláctica aún). Tomo este pedacito para decir que, La Biblia si es importante, y su nombre real para los más listos se llama: Manual para ser un Humano Productivo, sano, recíproco, humilde, con valores, con moral, inteligente, tenaz y Feliz (aunque el fanatismo y mano de la iglesia y cómplices está latente, sólo hay que ignorarlo). ¿por que lo digo? sin ese libro habría mas caos, guerras, anarquía, etc.,  y más problemas para lograr  la supervivencia de nuestra raza. No es la única fuente de sabiduría, sin embargo, como es la más popular, es de gran utilidad, y reduce obstáculos. Quieran o no si trajo paz pero como siempre, no faltan los abusadores que lo gobiernan o lo moldean a su antojo, y hablo de todas las religiones, unas más que otras.

El tercero (aunque lo considero imposible) que el hombre sobreviva a la futura posible contracción de este universo (cito la teoía del Big Crunch)  y repetir el mismo ejercicio por siempre. Y así, el hombre será "inmortal". No importa que sólo nos quedemos en el objetivo dos, al menos lo intentamos y tengo esperanzas de ello. A la vez somos todo ahora en vida y al morir nada. ¿Podríamos aunque sea evitar eso último  como una especie racional? Todos hablan del Juego, pero no del Jugador. Puede que sea Dios, puede que sólo sea un proceso que sólo sucede porque sí, y lo del Alma pues, somos algo, nadie lo sabe con exactitud empero, nuestra inteligencia y sentimientos nos lo prueban, y digo que  después pasamos a otro plano dimensional inexplorado, que sólo muriendo se llega, y ojalá nos de las respuestas de todo. Detrás de cada orden, hay un ordenador. No me importa como sea y claro que sé que no es como la iglesia me lo describe. Este ser u orden, pensante o no, ha de ser el peor bromista o proceso de todos y a la vez el mejor.

Concluyo, el alma es real, y por lo de su peso, no es de importancia, lo importante es saber, ¡Donde Chingados va a parar o donde hijoeputas va, y como llega!….

Saludos!!! 

 

 

Laiunus
Laiunus
8 años atrás
Respuesta a  ateoyagnostico

Hombre, me subestimas, y más con tus prejuicios. He estudiado la Historia desde que tengo memoria, todos en este planeta, y no sólo ella, la prehistoria también y más atrás, aunque sólo quedan como Modelos y Teorías porque no hay fuentes exactas y confiables más que huesos, herramientas de caza, instrumentos musicales y agrícolas, moldes, etc. ¿Se ha preguntado por que Cristo representa el Antes y el Después? Es obvio por el cambio radical de las reglas y de creer en un mundo pacífico y no bélico. La biblia (la católica), la he leído no en su totalidad pero un ochenta o noventa por ciento, y lo recalco, no es la única fuente de Sabiduría, sin embargo, como es la más popular, es de gran utilidad para traer orden moral y social, y por lo menos, cambia a las personas para que sean productivas y sanas. Sobre el nombre de "Manual", es sólo un chiste agrio, vago y nefasto, aunque no le quita las similitud con "El libro del pueblo de Dios". Al igual que usted, tengo mi criterio, y analizo lo que escribo en base a lo que aprendo. Vea mejor las cosas positivas a la causa, no sólo las negativas.

Mariano
Mariano
8 años atrás

He leído a medias el post (ya lo leeré en cuanto pueda para tener el contraargumento del argumento de que el alma existe "científicamente").
Me interesaron más los comentarios al post… ¡Me compadezco del dueño de la página y post! La gente que comenta no es capaz de entender que quien afirma que algo existe es el que debe demostrarlo para que no quepa NINGUNA (así, en mayúsculas) duda de que existe. Si algo da lugar a la duda (dudas fundamentadas o no), es porque al que duda hay algo que no le cierra, y más cuando se trata de algo que no puede ser visto, oído, ni palpado por alguien más que quien lo afirma. Porque la duda tiene razón de ser tanto como la tiene la creencia en "Dios" o en este caso del alma. Pero la duda nace de una afirmación que no puede definirse a sí misma cabalmente (porque le preguntas sobre Dios o el alma y cada quien te da una opinión diferente de su existencia).
 En fin, mi opinión personal y no-científica (porque no soy científico) a todo esto es que el alma no existe, y que ésta sería solo una idea o deseo humano de querer ser algo más que solo materia en descomposición al morir. Más "budistamente" (sigo la filosofía budista), el alma sería el ego humano queriendo eternizarse, perdurar, trascender…

Saludos.

61
0
Me encantaría ver su opinión, por favor comentex

¡No podríamos hacerlo sin ti!

Únete a nuestra lista de suscriptores para apoyar el mantenimiento y el desarrollo continuo de nuestro sitio web.

Accede con tu cuenta