Un mito es una religión en la que ya nadie cree. James Feibleman

101 Mitos de la biblia – Gary Greenberg

El trabajo de generaciones de investigadores ha puesto de relieve que numerosos episodios bíblicos incurren en graves errores históricos que comprometen su veracidad. 101 mitos de la Biblia explica, de manera amena y comprensible, cómo los redactores de las sagradas escrituras recurrieron a leyendas de otras culturas para fundar las religiones monoteístas que todavía perviven en la actualidad.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Si 50 millones de personas creen una tontería, sigue siendo una tontería. Anatole France
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

101 mitos

El trabajo de generaciones de investigadores ha puesto de relieve que numerosos episodios bíblicos incurren en graves errores históricos que comprometen su veracidad. 101 mitos de la Biblia explica, de manera amena y comprensible, cómo los redactores de las sagradas escrituras recurrieron a leyendas de otras culturas para fundar las religiones monoteístas que todavía perviven en la actualidad.

«En 101 Mitos de la Biblia, examino muchas historias del Viejo Testamento y demuestro su naturaleza mitológica. Al escoger las historias, he seleccionado el material en base a tres categorías amplias.
En primer lugar, seleccioné historias con al menos dos versiones contradictorias en la Biblia. Quería mostrar no solo la existencia de contradicciones, lo que significaría que por lo menos una de las versiones no era cierta, sino que también quería explicar cómo se produjeron esas contradicciones, lo que para mí era mucho más interesante.
…»

Lista de los temas y mitos que analiza el libro

El «Libro de Jaser»
Los «Hechos de David»
La división entre Israel y Judá
Los anales
Sobre la terminología
Tabla de historia bíblica

MITOS DEL INICIO

Mito 1: Al principio todo era un abismo
Mito 2:Dios inició la Creación con la palabra
Mito 3: La Creación comenzó con la aparición de la luz
Mito 4: El primer día Dios separó la luz de las tinieblas
Mito 5: Un firmamento surgió de las aguas primitivas
Mito 6 : Dios llamó al firmamento «cielo»
Mito 7 : Dios reunió las aguas en un solo lugar
Mito 8: La vegetación apareció antes que el Sol
Mito 9: Dios creó los cuerpos celestes
Mito 10: De las aguas primitivas surgieron pájaros
Mito 11: Dios creó al hombre y la mujer a imagen suya
Mito 12: Dios creó a Adán y Eva el sexto día
Mito 13: Dios otorgó al hombre el dominio sobre las criaturas
Mito 14 El tercer día Dios creó la tierra
Mito 15: El séptimo día Dios descansó
Mito 16: Después de la Creación Dios descansó
Mito 17: El cielo y la tierra tuvieron hijos
Mito 18: Adán y Eva fueron los primeros humanos
Mito 19: Dios formó a Adán de la arcilla
Mito 20: Dios plantó el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal
Mito 21 Adán moriría si comía del árbol de la ciencia
Mito 22: Dios prohibió a Adán que comiera ciertos frutos
Mito 23: Eva fue creada de la costilla de Adán
Mito 24: Adán obtuvo la sabiduría sin la inmortalidad
Mito 25: Había otros seres en el jardín del Edén antes de Adán y Eva
Mito 26 : Dios plantó un jardín en Edén, al oriente
Mito 27: En el jardín del Edén, Adán y Eva llevaron una vida sencilla y primitiva
Mito 28 : La serpiente era la más sutil de todas las bestias
Mito 29: Dios castigó a Adán, a Eva y a la serpiente
Mito 30: Caín mató a Abel
Mito 31: Caín fundó una ciudad al este del Edén
Mito 32: Dios envió un diluvio para destruir la humanidad
Mito 33: Cam era el padre de Canaán
Mito 34: Noé liberó a unos pájaros para saber si se había secado la tierra
Mito 35: El diluvio tuvo lugar durante la décima generación de la humanidad
Mito 36: Toda la vida terrenal se había vuelto corrupta y debía ser destruida
Mito 37: Los hijos de Dios se casaron con las hijas del hombre
Mito 38 : Noé salvó sólo a una pareja de cada especie
Mito 39: La lluvia duró cuarenta días y cuarenta noches
Mito 40: El diluvio cubrió la tierra entera y todas las montañas
Mito 41: Tras el diluvio, Noé sacrificó a todos los animales puros
Mito 42: Todas las criaturas vivientes que no se subieron al arca perecieron
Mito 43: Dios confundió el idioma común de la humanidad y dispersó a las gentes por todo el mundo
Mito 44: El arca se asentó sobre las montañas de Ararat
Mito 45: Los hijos de Noé formaron las naciones del mundo
Mito 46: Nemrod conquistó Babilonia
Mito 47: Los hijos de Cam eran Cus, Misraim, Put y Canaán

MITOS DE LOS FUNDADORES

Introducción
Mito 48: Abraham procedía de Ur de los Caldeos
Mito 49: Abraham abandonó Egipto para ir a Canaán
Mito 50: Dios destruyó Sodoma y Gomorra
Mito 51 La mujer de Lot se convirtió en una columna de sal
Mito 52: Lot engendró a Amon y Moab
Mito 53: Abraham fingió que Sara era su hermana
Mito 54: Jacob y Esaú lucharon en el seno materno
Mito 55: Jacob engañó a Esaú para quitarle la primogenitura
Mito 56: Jacob sueña con una escalera hacia el cielo
Mito 57: Jacob luchó contra un extraño
Mito 58: Dios cambió el nombre de Jacob por el de Israel
Mito 59: Esaú es Edom
Mito 60: Jacob dio sepultura a Raquel en Belén
Mito 61: El príncipe de Siquem violó a Dina
Mito 62 : Abraham llamó a su hijo «Él Rió»
Mito 63: Los hijos de Jacob se convirtieron en las doce tribus de Israel
Mito 64: Rubén era el hijo mayor de Jacob
Mito 65: Jacob descalificó a Simón y Leví del liderazgo
Mito 66: Jacob le otorga el cetro a Judá
Mito 67: Benjamín nació en Canaán
Mito 68: Dan era una tribu Israelita
Mito 69: Jacob le dio a José una túnica de muchos colores
Mito 70: Los hermanos de José lo vendieron como esclavo
Mito 71: La mujer de Putifar intentó seducir a José
Tercera parte 169

MITOS DE LOS HÉROES

Introducción
Mito 72: Egipto mantuvo a Israel esclavizado durante cuatrocientos años
Mito 73: Jocabed colocó al bebé Moisés en una cesta
Mito 74: La hija del faraón le dio a Moisés un nombre hebreo
Mito 75: Dios envió diez plagas contra Egipto
Mito 76: El ejército del faraón se ahogó en el mar Rojo
Mito 77: Aarón moldeó un becerro de oro 190
Mito 78: Moisés le dio a Israel los Diez Mandamientos
Mito 79. El Arca de la Alianza contenía los Diez Mandamientos
Mito 80: Moisés derrotó al rey Seón de Hesebón
Mito 81: Dios le negó a Moisés la entrada a Canaán porque había pecado contra el Señor
Mito 82: Josué separó las aguas del Jordán
Mito 83: Josué derribó las murallas de Jericó
Mito 84: Rahab ayudó a los espías israelitas
Mito 85: Josué arrasó Hai
Mito 86: El Sol se detuvo sobre Gabaón
Mito 87: Josué conquistó Jerusalén
Mito 88: Josué luchó contra el rey Jabín de Jasor
Mito 89: Josué conquistó Canaán
Mito 90: Josué dirigió a Israel después de la muerte de Moisés
Mito 97 : El rey Saúl se suicidó
Mito 98 : La casa de Judá luchó contra la casa de Saúl en Gabaón
Mito 99: Salomón no impuso trabajos forzados a Israel
Mito 100 Daniel predecía el futuro
Mito 101:La reina Ester salvó a los judíos de Persia

Compra online:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

11 respuestas

  1. Me gusta lo que pusiste sobre el fanatismo religioso, pero para ser justo, hay que hablar de los absurdos del ateísmo, de los asesinatos propuesto por regímenes ateos como el de Corea del Norte o China, las contradicciones de las propuestas ateas, los fallos fatales de las políticas comunistas ateas como en Cuba, donde ahora uno de los Castro pidió en persona a las iglesias evangélicas que oren para el bienestar de la economía de la isla, la esclavitud del ateísmo comunista que apoyó la esclavitud como en Rumania, el machismo comunista que mandó a la selva a pelear a mujeres como carne de cañón, el racismo, la xenofobia, la homofobia y el atisemitismo de muchos ateos de renombre cuya lista es larga para escribir aquí, las incoherencias de muchos ateos que hoy dicen una cosa y mañana otra o se pelean y ningunean entre ellos al estilo Dawkins vs Margulis, etc. La verdad, que ateo tan corto de mente, sinceramente, si fueras un ateo inteligente, ni siquiera postearias tonterías como estas porque te ponen en evidencia, que el ateismo, es una religiosidad mas. Saludos y si te ha enojado este comentario, espera ver los proximos que te iré dejando.

    1. Hola Marc

      Al parecer todos tus argumentos se centran en relacionar el ateismo con el comunismo y creo que estás confundiendo varios aspectos fundamentales entre ellos:

      1º.- El ateismo tan solo es la no creencia en dioses. Es el único punto en común que pueden tener todos los sistemas políticos sin que existan divergencias.
      2º.- El ateismo no tiene normas o dogmas, o un manual de como actuar ante nada porque, te repito, tan solo es la palabra para definir a alguien que no cree en dioses.
      3º.- No es un sistema de valores morales. (te repito el punto 1 por si todavia no te ha quedado claro)
      4º.- Una cosa es una ideologia politica y otra el ateismo. Una ideologia politica puede contener ateismo, pero el ateismo no puede contener una ideologia politica. (debido al punto 1, te repito por si todavia no lo pillas)
      5º.- El ateísmo es escepticismo ante los mitos religiosos. Mezclar ateísmo con el sistema comunista es como mezclar escepticismo con un ideal político en concreto. (¿es necesario que te repita por qué?)

      «hay que hablar de los absurdos del ateísmo»

      El ateismo tan solo es la no creencia en dioses (¿recuerdas el punto 1º?). Partiendo de ahí lo único absurdo es pretender endosar al ateismo el resto de ideales políticos.

      El ateísmo no solo es indiferente a la política, sino que no es incompatible tampoco con el laicismo, ni con la democracia, ni con el capitalismo, etc. Ahora intenta coger los ideales religiosos, claramente definidos en la biblia e intenta menterlos en esos sistemas (Puedo ponerte incluso los versículos que los contrarían por completo)

      «de los asesinatos propuesto por regímenes ateos como el de Corea del Norte o China»

      Los regímenes que hay en Corea del Norte y China no son regímenes ateos, son regímenes Comunistas. Que el ideal comunista se declare ateo no hace que sus politicas estén centradas en este aspecto. Me gustaria que expusieras a todo el mundo que sistema moral o político está en no creer en dioses.

      Una cosa es ser ateo y otra antirreligioso. (mira el resto de comentarios y podrás encontrar con este aspecto a creyentes- deistas).

      «los fallos fatales de las políticas comunistas ateas como en Cuba, donde ahora uno de los Castro pidió en persona a las iglesias evangélicas que oren para el bienestar de la economía de la isla»

      El fallo en cuba no es el ateísmo sino el fascismo comunista y la dictadura castrista (comenzó siendo un ideal revolucionario anti-capitalista y terminó siendo lo que es, una dictadura). En el estado de Cuba también entran otros factores como es el embargo estadounidense a ese país. por cierto, Castro nunca ha sido ateo sino santero (y esto es un hecho innegable y demostrable).

      «la esclavitud del ateísmo comunista que apoyó la esclavitud como en Rumania»

      La esclavitud es un problema de valores morales. ¿Te tengo que repetir aqui por que al ateismo no se le puede condenar como una ideologia esclavista? Pero por contrario si que puedo ponerte leyes religiosas y ejemplos literales de moral judeocristiana defendiendo, excusando y regulando la esclavitud.

      «el machismo comunista que mandó a la selva a pelear a mujeres como carne de cañón»

      Tienes razón, las muejes están mejor cocinando y cuidando la casa ¿eh? Eso no es machismo. Te insto a que envíes un comunicado ahora a los politicos de todos los países para que no dejen participar a las mujeres en el ejercito porque eso es machista. ¿vale? A ver que te dicen incluso las propias mujeres. (yo he estado en el ejercito conviviendo con mujeres soldado que han ido voluntarias. Estas mujeres han ido libremente y por que, segun tu, ¿ querían ser «carne de cañon»?

      Pero vuelvo a lo mismo de antes y te repito de nuevo que el ateismo tan solo es la no creencia en dioses. Si la humanidad va a la guerra no es por no creer en dioses, en cambio puedo nombrarte guerras concretas culpa de la religion y gente que ha matado y muerto por esa religion.

      el racismo, la xenofobia, la homofobia y el atisemitismo de muchos ateos de renombre cuya lista es larga para escribir aquí

      Cuando una persona es racista, xenófoga y antisemitista, lo es tanto si es atea como si es creyente. La unica diferencia se encuentra en el punto 1. Tambien puedo citarte los puntos 2 y 3. En cambio puedo ponerte ejemplos de moral biblica e incluso citarte leyes biblicas con resto a esto.

      Que busques paralelismos entre esos valores morales y ateismo deja a entre ver la poca objetividad que tienes. Dinos a todos que relación tiene no creer en dioses con esos valores.

      «las incoherencias de muchos ateos que hoy dicen una cosa y mañana otra o se pelean y ningunean entre ellos al estilo Dawkins vs Margulis, etc.»

      ¿Te tento que volver a repetir el punto 1? La gente cambia de opinion constantemente. Ahora, dudo que un fanatico religioso cambie de opinion cuando se le demuestre que sus creencias estaban equivocadas.

      Pelearse y ningunearse es algo intrinseco del ser humano. Las «peleas» que mantien Dawkins y Magulis no son relativas al ateismo sino relativas a sus estudios cientificos. Dudo que Magulis, una esceptica consumada discuta con Dawkins sobre puntos en desacuerdo con respecto a no creer en dioses (opinion que ambos comparten). Partiendo de ahi lo unico a destacar es que vuelves a usar el ateismo erradamente demostrando de nuevo poca objetividad.

      «La verdad, que ateo tan corto de mente, sinceramente, si fueras un ateo inteligente, ni siquiera postearias tonterías como estas porque te ponen en evidencia, que el ateismo, es una religiosidad mas.»

      Y aquí, y después de no haber usado argumentos coherentes y objetivos, lo unico que haces es demostrar tu poca educacion.

      Deberías aprender a diferenciar entre «Religiosidad» y «Ateismo«. (buscalos en el diccionario, tal vez te encuentres con una sorpresa. Tal vez por fin con esto te des por fin cuenta de lo que te dije en el punto 1).

      «Saludos y si te ha enojado este comentario, espera ver los proximos que te iré dejando

      No te preocupes por eso, a mi no me suelen enojar la gente descerebrada (y menos con este tipo de argumentaciones). En este comentario solo has demostrado dos cosas: tu fanatismo y tu poca objetividad.

      Con esto último además te has puesto en evidencia ante cientos de personas que, por suerte, podrán leerte y ver que valores morales se obtienen con la religión. 😉

      Saludos y hasta otra.

      Por cierto, si te he repetido tanto lo del punto 1 es por que dudo que tengas capacidad mental para entenderlo a primeras (de nada ;-), me gusta cumplir)

  2. Excelente respuesta para Marc, pero creo que tendrá que leer más de una vez para que pueda diferenciar entre ateismo y comunismo, tal vez faltó una explicación con manzanas y peras para faciltarle las cosas, aun así dudo que lo logre.
    Bien por ti ateoyagnostico, muy didactica tu respuesta, a la altura de mentes libres y pensantes.

  3. Ser ATEO es una decisión, ser CREYENTE también es una decisión.

    Existen Ateos ignorantes, no ignorantes y otros muy preparados.

    También existen Creyentes, ignorantes, no ignorantes y otros muy preparados.

    El conocimiento nulo, escaso o mucho, no define a un ATEO o a un CREYENTE, es su decisión de así declararlo, sepa nada, sepa poco o sepa mucho de los contextos de porqué decide serlo.

    Ser ATEO o ser CREYENTE es una decisión, respalde o no respalde conocimiento alguno esa decisión.

  4. EL COMUNISMO SE OCULTA EN OTRAS TENDENCIAS ATEISTAS Y ESTAS EN COMUNISMOS VESTIDOS DE OTRAS TENDENCIAS, TODOS LOS HORRORES DEL COMUNISMO VIENEN DE SU ATEISMO: AMORALIDAD, INMORALIDAD.

    1. 1º.- Ya había ateos, documentadamente, al menos 7 siglos antes de la era común (como Chávarka) o como los mencionados indirectamente en los textos pentateucos y su «malvado» comunismo no apareció hasta el siglo XIX (30 siglos después) y de la mano de asociaciones de obreros cristianos llamadas «comunas» para luchar contra las clases altas, dueñas de los medios de producción. De hecho la primera asociación comunista, la «Liga de los comunistas», nació de la asociación cristiana la Liga de los justos. Nacieron como reclamo político y socioeconómico debido a la explotación laboral y en el contexto del traspaso del régimen estamentario al que se le unió la clase burguesa cuando floreció la industrialización y después de la Revolución industrial. Por eso, aunque mayoritariamente cristianos, los primeros comunistas eran antireligiosos: porque el clero ostentaba a la clase represora que defendía a los dueños de los medios de producción. Basta con leerse a Marx y Engels para saber todo esto, que de hecho no es ningún secreto y se estudia en Historia y Filosofía. Claro, que para eso hay que estudiar y no ser un completo analfabeto funcional, que es lo que parece alguien que viene a un artículo que trata sobre los mitos de la Biblia para repetir el mantra de correlaciones post hoc entre ateísmo y [ponga aquí aquello sobre lo que tenga prejuicios basados en falacias populares] escribiendo en mayúsculas.

      2º.- La mayoría de comunistas y socialistas a lo largo de los siglos XIX y XX eran cristianos, según las encuestas que se hicieron, por ejemplo, en la Rusia zarista e imperial y posteriores al fin de la URSS, pese a que en los referendums de 1991 la población votó a favor de mantenerla, a los boicots que se hicieron para empañar y entorpecerla; pese a que Yelstin desobedeció el mandato popular provocando que los comunistas tuvieran que dar lo que occidente denominó «golpe de Estado» pese a que no llamaron de la misma forma al ataque y bombardeo en 1993 al parlamento por no aceptar la fraudulenta disolución del Congreso de los Diputados del Pueblo de Rusia y el Sóviet Supremo de Rusia decretada por Yelsin.

      Una URSS que jamás aplicó un comunismo, por cierto, sino un capitalismo de Estado con una series de políticas (las NEP y los planes quinqueniales) y que se volvió liberal con las reformas políticas ya en los años 50 a manos de Nikita Jrushchov.

      Por cierto: pese al pasado de opresión zarista y clerical, que llevó a derrocar a dichos estamentos durante la revolución de 1917 y a la separación Iglesia-Estado, décadas más tarde Stalin tuvo apoyo y apoyó a la Iglesia Ortodoxa Rusa. Y no, tampoco es un secreto. De hecho basta con ver qué pasó con la Iglesia Ortodoxa para ver que se formó una Iglesia Renovada favorable a la URSS. Tome, enlace sobre dicha iglesia de la supondremos «comunista» Enciclopedia Británica.

      3º.- Todo su discursito de analfabeto funcional vale un carajo, aparte de por los anteriores puntos que usted desconoce o pretende omitir, porque para no creer en deidades (ser ateo) no hace falta ser comunista. Por mucho que la mayoría de comunistas dejen de creer en sus personajes mitológicos favoritos. Resulta que, para su desgracia de argumentario prejuicioso, la evidencia es que hay ateos capitalistas, liberales y de derechas y han habido y hay comunistas cristianos…

      *Tome hilo que dediqué exclusivamente a los analfabetos como usted:

      4º.- ¿Sabe que eran los cristianos para los politeístas romanos? Ateos, por no creer en sus dioses. Y es que no creer las afirmaciones religiosas no es una «doctrina». Basta con dudar y ser escéptico. Todo religioso, en este sentido, también es un ateo con respecto al resto de deidades.

      Te digo que ambos somos ateos. Yo simplemente creo en un dios menos que tú. Cuando entiendas por qué descartas a todos los otros posibles dioses, entenderás por qué yo descarto al tuyo. (Stephen Roberts)

      Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la humanidad ha creído alguna vez. Algunos de nosotros simplemente vamos un dios más allá.
      (Richard Dawkins)

      Y no, no soy comunista. Pero con esto (y sobre todo cuando se trata de Historia) lo soy como con todo lo demás: no me quedo en el simplismo y yo al menos tengo en cuenta no solo la propaganda y argumentario de un lado, ni omito los datos que desde ese lado ideológico se intentan ocultar. Como lo que he expuesto en esta respuesta.

    2. El comunismo esta descrito en la biblia. Los primeros cristianos ponían sus bienes en un cesta común.
      Hitler atribuye el comunismo al cristianismo, con pruebas. Por esto el Angelical ( en su cumpleaños todas las Iglesia Católicas alemanas hacían una misa por su salud) dijo una vez que no atacaba la Iglesia por el poder que tenia (en la época). La Biblia en el viejo testamento dice que los eunucos castrados (esclavos de nacimiento y cuidando el harén) que sirven correctamente a su amo tendrán el cielo. Están avisado creyentes, castrense y consigan un amo. Tendrán el cielo.

      1. Sí, muchos pasajes de la Biblia contienen elementos que el comunismo usó como argumento e inspiración pues, como dije, en el siglo XIX pocos comunistas no eran cristianos. La mayoría de la sociedad en ese siglo era «cristiana» puesto que la cosmovisión que se tenía en occidente era enteramente cristiana. Apenas habían empezado las revoluciones y hayazgos científicos a asomar. Es el siglo en el que se acuñó el término «ciencia» como lo conocemos hoy día. La crítica de Marx y Engels no era tanto hacia el cristianismo como religión sino como institución, hacia la Iglesia y clero, por apoyarse en el Antiguo régimen estamentario en el que ellos ocupaban la clase alta:

        Esos señores feudales, que tanto insisten en demostrar que sus modos de explotación no se parecían en nada a los de la burguesía, se olvidan de una cosa, y es de que las circunstancias y condiciones en que ellos llevaban a cabo su explotación han desaparecido. Y, al enorgullecerse de que bajo su régimen no existía el moderno proletariado, no advierten que esta burguesía moderna que tanto abominan, es un producto históricamente necesario de su orden social.

        Por lo demás, no se molestan gran cosa en encubrir el sello reaccionario de sus doctrinas, y así se explica que su más rabiosa acusación contra la burguesía sea precisamente el crear y fomentar bajo su régimen una clase que está llamada a derruir todo el orden social heredado.

        Lo que más reprochan a la burguesía no es el engendrar un proletariado, sino el engendrar un proletariado revolucionario.

        Por eso, en la práctica están siempre dispuestos a tomar parte en todas las violencias y represiones contra la clase obrera, y en la prosaica realidad se resignan, pese a todas las retóricas ampulosas, a recolectar también los huevos de oro y a trocar la nobleza, el amor y el honor caballerescos por el vil tráfico en lana, remolacha y aguardiente.

        Como los curas van siempre del brazo de los señores feudales, no es extraño que con este socialismo feudal venga a confluir el socialismo clerical.

        Nada más fácil que dar al ascetismo cristiano un barniz socialista. ¿No combatió también el cristianismo contra la propiedad privada, contra el matrimonio, contra el Estado? ¿No predicó frente a las instituciones la caridad y la limosna, el celibato y el castigo de la carne, la vida monástica y la Iglesia? El socialismo cristiano es el hisopazo con que el clérigo bendice el despecho del aristócrata.

        Manifiesto comunista (1848)

        Toda la asociación entre comunismo con ateísmo vino debido a la campaña que hicieron la Iglesia Católica y Ortodoxa, concretamente, contra el comunismo por apoyarse este en la Filosofía y en la Ciencia (que ellos denostaban por ser materialista) porque veían peligrar sus privilegios (que estos obtienen cuanto mayor es el número de «fieles» seguidores que les apoyan) con dicho comunismo. De hecho lo primero que hizo esta fue criticarlo oficialmente en 1846 con la encíclica Qui Pluribus con todo un alarde de insultos propios de un niñato enrabietado porque le han quitado el caramelo, en la cual no dejan de ser insconscientemente entre tanta prepotencia (ellos se autodenominan «la verdad») qué era lo que les molestaba realmente (énfasis en negrita):

        Ninguno de ustedes ignora, Venerables Hermanos, cuán amarga y terrible guerra, en nuestra época, los hombres libraron contra la Iglesia Católica unidos en unión impía, adversarios de la sana doctrina, desdeñosos de la verdad, empeñados en sacar de las tinieblas a todo monstruo de opiniones, y con todas las fuerzas para acumular, divulgar y difundir errores entre la gente. Ciertamente, con horror y amargo dolor, reconsideremos todas las monstruosidades erróneas y las artes dañinas y trampas con las que estos odiadores de la verdad y la luz, los más expertos estafadores, se esfuerzan por extinguir todo amor por la justicia y la honestidad en las almas de los hombres a las costumbres corruptas; trastornar los derechos humanos y divinos; para sacudir y, si pudieran, derribar la religión católica y la sociedad civil [feudalista y estamentaria] desde sus cimientos.

        ¿Sabéis, Venerables Hermanos, que estos feroces enemigos del nombre de pila, miserablemente extraídos de un estallido ciego de loca impiedad, han llegado a tal temeridad de opinión que «abriendo la boca para blasfemar contra Dios?”(Ap 13,6) con audacia sin precedentes, no se avergüenzan de enseñar abiertamente que los misterios sagrados de nuestra Religión son invenciones humanas; acusan a la doctrina de la Iglesia Católica de contradecir el bien y las ventajas de la sociedad humana; ni temen negar la divinidad del mismo Cristo. Y para poder seducir más fácilmente a los pueblos y engañar a los incautos e inexpertos, se jactan de que sólo ellos conocen los caminos de la prosperidad humana; ni dudan de que toman el nombre de filósofos para sí mismos, como si la filosofía, que es todo acerca de la investigación de las verdades naturales, debiera rechazar las que el autor supremo y más clemente de la naturaleza, Dios, para beneficio singular y misericordia ha hecho dignos de manifestarse a los hombres, para que alcancen la verdadera felicidad y la salvación. Por lo tanto, con argumentos engañosos y confusos, nunca dejan de magnificar la fuerza y ​​excelencia de la razón humana contra la santísima fe de Cristo, y gritan audazmente que es repugnante a la razón humana. Del que nada se puede pensar ni imaginar, ni más tonto, ni más impío, ni más repugnante a la razón misma. Aunque de hecho la fe está por encima de la razón, sin embargo no se puede encontrar verdadera discordia ni desacuerdo entre ellos, cuando ambos tienen su origen en la misma fuente de verdad inmutable y eterna, de Dios el Optimo; y por eso se ayudan mutuamente, para que la recta razón demuestre y defienda la verdad de la fe, y la fe libere a la razón de todos los errores y la ilustre admirablemente, la fortalezca y la perfeccione con el conocimiento de las cosas divinas.

        Ni con menos falacia ciertamente, Venerables Hermanos, estos enemigos de la revelación divina, ensalzando con grandes elogios el progreso humano, quisieran con osadía temeraria y sacrílega introducirlo incluso en la religión católica; como si no fuera obra de Dios, sino de los hombres, o invención de los filósofos, para perfeccionarse con los caminos humanos.

        Por tanto, la razón humana, sabiendo con claridad para argumentos tan espléndidos y muy firmes, que Dios es el autor de la fe, no puede ir más lejos, pero, habiendo eliminado toda dificultad y toda duda, es mejor que respete la fe misma, manteniendo por lo dado por Dios todo lo que se propone creer y hacer.

        Y de aquí se desprende cuán erróneos son quienes, abusando de la razón y estimando la palabra de Dios como obra humana, se atreven a explicarla e interpretarla a su antojo, cuando Dios mismo ha constituido una autoridad viva, que enseña y establece la verdadera y significado legítimo de su revelación celestial, y con juicio infalible define toda controversia de fe y moral, para que los fieles no sean engañados por cada torbellino de doctrina, ni sean engañados por la iniquidad humana. Que esta vivo e infalible. La autoridad está en esa única Iglesia [o sea, ellos] que por Cristo el Señor fue edificada sobre Pedro, Cabeza, Príncipe y Pastor de la Iglesia universal, cuya fe, por promesa divina, nunca fallará, pero siempre y sin interrupción perdurará en los legítimos Pontífices que, descendiendo por el mismo Pedro y siendo colocados en su cátedra, son también herederos y defensores de su propia doctrina, dignidad, honor y poder.

        Vosotros sabéis de nuevo, Venerables Hermanos, otras monstruosidades de errores y otros fraudes, con los que los niños del siglo desafían amargamente la autoridad divina y las leyes de la Iglesia, para violar los derechos de la autoridad civil y sagrada juntos.

        Llegados a este punto, la infame doctrina del comunismo , como se suele decir, más contraria a la propia ley natural; una vez admitido, los derechos de todas las cosas, las propiedades, incluso la propia sociedad humana, se romperían por completo [pues el comunismo se quería cargar el feudalismo y los privilegios de ellos]. A esto aspiran las oscuras trampas de quienes, vestidos de corderos, pero con espíritu de lobos, se insinúan con falsas apariencias de piedad más pura y de virtud y disciplina más severas: sorprenden suavemente, abrazan suavemente, matan esotéricamente; distraen a los hombres de la observancia de todas las religiones y destruyen el rebaño del Señor.

        ¿Qué diremos finalmente, para dejar fuera muchas otras cosas muy conocidas por ti, del terrible contagio de tantos volúmenes y folletos que vuelan por todas partes y enseñan a pecar [les quitan autoridad], compuestos artificialmente, llenos de falacias, con inmensos gastos esparcidos por todos lados para difundir doctrinas pestíferas, para depravar las mentes y las almas de los incautos en detrimento muy grave de la religión? De este coluvión de errores y de esta desenfrenada licencia de pensamiento, de palabras y de escrituras [libertad de expresión que ellos tenían bajo control mediante la censura], sucede entonces que se deterioran las costumbres, que se desprecia la santísima religión de Cristo y se vilipendia la majestad del culto divino, que el poder de esto es Sede Apostólica, la autoridad de la Iglesia combatida y reducida a vergonzosa esclavitud, violados los derechos de los obispos, violada la santidad del matrimonio, quebrantado el gobierno de todas las autoridades [cargándose el sitema según el cual ellos eran uno de esos estamentos privilegiados].

        A partir de ahí la Iglesia siguió una política de campaña de desprestigio hacia el comunismo, similar a la que había hecho y hacía contra todo aquello que socavara su credibilidad y con ello control. Todo lo que fuera materialista, moderno y toda filosofía y razón siempre fue enemiga de la Iglesia pues el pensamiento crítico y el cuestionamiento de ideas y supersticiones, del pensamiento mágico, jamás ha venido bien a ningún charlatán y vendehumos. Esto se puede ver en dicha encíclica, en las discusiones e insultos a cualquier científico que descubriera que la religión que ellos vendían era un fraude, como le pasó a Darwin (véase el debate entre el obispo Wilberforce y Huxley en 1860) y que se puede ver incluso en posteriores, como Pascendi (1907):

        Dado el carácter tan precario e inestable de las fórmulas dogmáticas se comprende bien que los modernistas las menosprecien y tengan por cosa de risa; mientras, por lo contrario, nada nombran y enlazan sino el sentimiento religioso, la vida religiosa. Por eso censuran audazmente a la Iglesia como si equivocara el camino, porque no distingue en modo alguno entre la significación material de las fórmulas y el impulso religioso y moral, y porque adhiriéndose, tan tenaz como estérilmente, a fórmulas desprovistas de contenido, es ella la que permite que la misma religión se arruine.

        Ciegos, ciertamente, y conductores de ciegos, que, inflados con el soberbio nombre de ciencia, llevan su locura hasta pervertir el eterno concepto de la verdad, a la par que la genuina naturaleza del sentimiento religioso: para ello han fabricado un sistema «en el cual, bajo el impulso de un amor audaz y desenfrenado de novedades, no buscan dónde ciertamente se halla la verdad y, despreciando las santas y apostólicas tradiciones, abrazan otras doctrinas vanas, fútiles, inciertas y no aprobadas por la Iglesia, sobre las cuales —hombres vanísimos— pretenden fundar y afirmar la misma verdad(8). Tal es, venerables hermanos, el modernista como filósofo.

        Cómo franquean la puerta del ateísmo, una vez admitidas juntamente con los otros errores mencionados, lo diremos más adelante.

        La fuerza conservadora reside vigorosa en la Iglesia y se contiene en la tradición. Represéntala la autoridad religiosa, y eso tanto por derecho, pues es propio de la autoridad defender la tradición, como de hecho, puesto que, al hallarse fuera de las contingencias de la vida, pocos o ningún estímulo siente que la induzcan al progreso.

        40. Nos parece, en efecto, una locura, o, por lo menos, extremada imprudencia, tener por verdaderas, sin ninguna investigación, experiencias íntimas del género de las que propalan los modernistas. Y si es tan grande la fuerza y la firmeza de estas experiencias, ¿por qué, dicho sea de paso, no se atribuye alguna semejante a la experiencia que aseguran tener muchos millares de católicos acerca de lo errado del camino por donde los modernistas andan? Por ventura ¿sólo ésta sería falsa y engañosa? Mas la inmensa mayoría de los hombres profesan y profesaron siempre firmemente que no se logra jamás el conocimiento y la experiencia sin ninguna guía ni luz de la razón. Sólo resta otra vez, pues, recaer en el ateísmo y en la negación de toda religión.

        Pero, por ahora, baste lo dicho para mostrar claramente por cuántos caminos el modernismo conduce al ateísmo y a suprimir toda religión. El primer paso lo dio el protestantismo; el segundo corresponde al modernismo; muy pronto hará su aparición el ateísmo.

        Campana e ideología anticientífica que mantuvieron hasta mediados del siglo pasado, como se puede ver en la Encíclica Humani Generis (1950):

        3. Dando una mirada al mundo moderno, que se halla fuera del redil de Cristo, fácilmente se descubren las principales direcciones que siguen los doctos. Algunos admiten de hecho, sin discreción y sin prudencia, el sistema evolucionista, aunque ni en el mismo campo de las ciencias naturales ha sido probado como indiscutible, y pretenden que hay que extenderlo al origen de todas las cosas, y con temeridad sostienen la hipótesis monista y panteísta de un mundo sujeto a perpetua evolución. Hipótesis, de que se valen bien los comunistas para defender y propagar su materialismo dialéctico y arrancar de las almas toda idea de Dios.

        La falsas afirmaciones de semejante evolucionismo, por las que se rechaza todo cuanto es absoluto, firme e inmutable, han abierto el camino a las aberraciones de una moderna filosofía , que, para oponerse al Idealismo, al Inmanentismo y al Pragmatismo se ha llamado a sí misma Existencialismo, porque rechaza las esencias inmutables de las cosas y sólo se preocupa de la existencia de los seres singulares.

        Existe, además, un falso Historicismo que, al admitir tan sólo los acontecimientos de la vida humana, tanto en el campo de la filosofía como en el de los dogmas cristianos destruye los fundamentos de toda verdad y ley absoluta.

        En ella, como dije, critica a los cristianos que se alejan de dicha ideología (saben que esta les daña y socaba como autoridad):

        6. Si nuestros filósofos y teólogos procurasen tan sólo sacar este fruto de aquellas doctrinas estudiadas con cautela, no tendría por qué intervenir el Magisterio de la Iglesia. Pero, aunque sabemos que los maestros y estudiosos católicos en general se guardan de tales errores, Nos consta, sin embargo, que aún hoy no faltan quienes, como en los tiempos apostólicos, amando la novedad más de lo debido y temiendo ser tenidos por ignorantes de los progresos de la ciencia, procuran sustraerse a la dirección del sagrado Magisterio, y así se hallan en peligro de apartarse poco a poco e insensiblemente de la verdad revelada y arrastrar también a los demás hacía el error.

        porque, como bien dejan entrever, en ellas se aplica el raciocinio (el pensamiento crítico y la lógica) a sus afirmaciones (metafísicas):

        26. Por ello es muy deplorable que hoy en día algunos desprecien una filosofía que la Iglesia ha aceptado y aprobado, y que imprudentemente la apelliden anticuada por su forma y racionalística (así dicen) por el progreso psicológico. Pregonan que esta nuestra filosofía defiende erróneamente la posibilidad de una metafísica absolutamente verdadera; mientras ellos sostienen, por lo contrario, que las verdades, principalmente las trascendentales, sólo pueden convenientemente expresarse mediante doctrinas dispares que se completen mutuamente, aunque en cierto modo sean opuestas entre sí. Por ello conceden que la filosofía enseñada en nuestras escuelas, con su lúcida exposición y solución de los problemas, con su exacta precisión de conceptos y con sus claras distinciones, puede ser útil como preparación al estudio de la teología escolástica, como se adaptó perfectamente a la mentalidad del Medievo; pero —afirman— no es un método filosófico que responda ya a la cultura y a las necesidades modernas. Agregan, además, que la filosofía perenne no es sino la filosofía de las esencias inmutables, mientras que la mente moderna ha de considerar la existencia de los seres singulares y la vida en su continua evolución. Y mientras desprecian esta filosofía ensalzan otras, antiguas o modernas, orientales u occidentales, de tal modo que parecen insinuar que, cualquier filosofía o doctrina opinable, añadiéndole —si fuere menester— algunas correcciones o complementos, puede conciliarse con el dogma católico. Pero ningún católico puede dudar de cuán falso sea todo eso, principalmente cuando se trata de sistemas como el Inmanentismo, el Idealismo, el Materialismo, ya sea histórico, ya dialéctico, o también el Existencialismo, tanto si defiende el ateísmo como si impugna el valor del raciocinio en el campo de la metafísica.

        Según esta Iglesia, en su hipocresía y cinismo, ellos no cuestionan a la ciencia siempre y cuando esta no les desautorice quitándoles la razón:

        29. Por todas estas razones, el Magisterio de la Iglesia no prohíbe el que —según el estado actual de las ciencias y la teología— en las investigaciones y disputas, entre los hombres más competentes de entrambos campos, sea objeto de estudio la doctrina del evolucionismo, en cuanto busca el origen del cuerpo humano en una materia viva preexistente —pero la fe católica manda defender que las almas son creadas inmediatamente por Dios—. Mas todo ello ha de hacerse de manera que las razones de una y otra opinión —es decir la defensora y la contraria al evolucionismo— sean examinadas y juzgadas seria, moderada y templadamente; y con tal que todos se muestren dispuestos a someterse al juicio de la Iglesia, a quien Cristo confirió el encargo de interpretar auténticamente las Sagradas Escrituras y defender los dogmas de la fe [11]. Pero algunos traspasan esta libertad de discusión, obrando como si el origen del cuerpo humano de una materia viva preexistente fuese ya absolutamente cierto y demostrado por los datos e indicios hasta el presente hallados y por los raciocinios en ellos fundados; y ello, como si nada hubiese en las fuentes de la revelación que exija la máxima moderación y cautela en esta materia.

        Por eso la mayoría de cristianos, como este, correlacionan ateísmo con comunismo: porque según ellos ambos son materialistas y ambos cuestionan a la «religión» (en su acepción de institución y grupo ideológico organizado). Ponerse a la defensiva desde sus inicios contra la clase obrera solo por intentar mantener su estatus hizo que la mayoría de gente que se adhirió al comunismo les cogiera asco y con ello empezara a cuestionarles no solo a ellos sino a su doctrina. Por eso la mayoría de comunistas se declaran ateos. Las mayoría, no todos. Porque como he demostrado sobradamente, esta correlación no es absoluta: hay ateos capitalistas y liberales lo mismo que hay comunistas cristianos, musulmanes, budistas, etc. Porque el comunismo de lo que va es de quien tiene y debe ser dueño de los medios de producción y de cargarse el sistema de clases. Independientemente de si cree o no en seres ficticios o cualquier otra cosa. Por eso y porque no cree en seres imaginarios y mitológicos es indiferente a todo lo demás que uno sea.

        Esto por lo visto les cuesta entender a muchos cenutrios como Alvaro Orozco Carballo, que como vemos tiene exactamente la misma argumentación con la que la Iglesia ha adoctrinado durante generaciones. La misma que he expuesto aquí en encíclicas y que esta gente copia y repite cual borrego. «Pensamiento único basado en falacias que no falte en gente como esta» es el lema de toda Iglesia.

    3. Este no va a leerlo un mes después, pero quizás debería leer Actos de los Apóstoles, y encontrarse que esos no practicaban precisamente capitalismo descontrolado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta