Si pensáramos que Dios está al pendiente de la tierra y sus habitantes, que se preocupa porque se respeten sus leyes y se haga su voluntad, debemos llegar a la conclusión de que Dios ha sido derrotado por los hombres, ya que en la tierra nadie hace su voluntad, ni respeta sus leyes. Creo que el hombre ha creado un Dios absurdo, es decir, un Dios a su imagen y semejanza... Thomas Mann

Cristianismo, crimen de lesa humanidad – Cesar Octavio Pedraza

El poder popular para generar un cambio en sus condiciones social está limitado por su capacidad para separar le verdad de la mentira; pero la tradición religiosa nubla de mitos el entendimiento social, enajenándolo y haciéndolo ingenuo.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Vinieron con una Biblia y su religión, se robaron nuestra tierra, lastaron vuestro espíritu… y ahora nos dicen que deberíamos estar agradecidos ‘Señor’ por haber sido salvados. Jefe indio Pontiac, muerto en 1769
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Cristianismmo-Cesar Octavio

El poder popular para generar un cambio en sus condiciones social está limitado por su capacidad para separar le verdad de la mentira; pero la tradición religiosa nubla de mitos el entendimiento social, enajenándolo y haciéndolo ingenuo.

El presente tratado señala al cristianismo como el producto más refinado de ese instrumento institucionalizado del estado para la dominación ideológica social, que induciendo ignorancia y temor entre la población, la mantiene en un estado permanente de letargo y en actitud sumisa y dependiente; para entonces manipularla y explotarle con solvencia. Denuncia a una institución responsable de grandes crímenes; y advierte sobre el irreparable daño histórico que el dogma está probando en las formas de convivencia de la sociedad occidental, encausándola hacia una decadencia irreversible.Desentraña las causas objetivas de la religiosidad humana y revela las trampas psicológicas mediante las que le dogma cristiano controla y dirige la mente social; proveyendo al lector las armas que le permitirán neutralizar su efecto y alcanzar la emancipación. Entonces exhorta a reconocer que ante la injusticia social debemos -dejando de depender de una connotación divina y de la voluntad de las autoridades sociales-, asumir una participación social activa, madura y responsable.

Compra online:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta