Dios no es más que el espíritu humano proyectado al infinito. Ludwig Andreas Feuerbach

Vaticano (Juan Pablo II) ordenó mantener silencio ante los crímenes de pederastia

En 1997, Luciano Storero, representante del Papa Juan Pablo II, pidió a los dirigentes eclesiásticos abstenerse de cooperar con la policía para proceder legalmente contra los purpurados pederastas. La agencia AP reveló el contenido de la carta. En ella se justifica que el procedimiento judicial “da lugar a graves reservas de carácter tanto moral como canónico”. Los grupos defensores de las víctimas argumentaron que este documento es la prueba de que el Vaticano mantuvo la política de secrecía en todo el mundo para evitar que salieran a la luz pública los casos de abusos de menores.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Yo no puedo ser religioso ni creer en dios. Prefiero la filosofía a la religión, pues no puedo poseer al mismo tiempo lo evidente y lo incomprensible. Pierre Bayle
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

navidad2011-3El Vaticano ordenó a los obispos en Irlanda evitar cualquier denuncia contra los sacerdotes pederastas de ese país.

En 1997, Luciano Storero, representante del Papa Juan Pablo II, pidió a los dirigentes eclesiásticos abstenerse de cooperar con la policía para proceder legalmente contra los purpurados pederastas.

La agencia AP reveló el contenido de la carta. En ella se justifica que el procedimiento judicial “da lugar a graves reservas de carácter tanto moral como canónico”.

Los grupos defensores de las víctimas argumentaron que este documento es la prueba de que el Vaticano mantuvo la política de secrecía en todo el mundo para evitar que salieran a la luz pública los casos de abusos de menores.

Fuente: http://www.proceso.com.mx/?p=261106

DUBLIN – Una carta del Vaticano, de 1997, aconsejaba a los obispos católicos irlandeses a que no reportaran a la policía todos los casos sospechosos de abuso infantil-una revelación que los grupos de víctimas describieron como “la prueba irrefutable” que necesitaban para demostrar que la Iglesia impuso una práctica universal de encubrir los crímenes cometidos por sacerdotes pedófilos.

La carta recién revelada (18. Enero de 2011), obtenida por reporteros de RTE (Radio y Televisión de Irlanda) y provista a The Associated Press, documenta el rechazo del Vaticano de una iniciativa de la iglesia irlandesa en 1996 para empezar a ayudar a la policía a identificar sacerdotes pedófilostras la primera ola en Irlanda de demandas reveladas públicamente.

La carta socava las persistentes alegaciones vaticanas, particularmente cuando trata de defenderse a sí misma en demandas en Estados Unidos, de que Roma jamás dio instrucciones a los obispos locales para que no revelaran evidencia o sospechas de crímenes a la policía. La misma, en cambio, hace hincapié en el derecho de la iglesia a manejar todas las alegaciones de abuso infantil y determinar en casa los castigos en vez de dar dicho poder a las autoridades civiles.

El Vaticano insistió temprano ayer en que su respuesta a los obispos irlandeses iba dirigida a asegurar que los sacerdotes culpables no escaparan al castigo y que todos los crímenes canónicos posibles se atendieran también.

Secreto de confesión

El reverendo Federico Lombardi señaló que a menudo, los sacerdotes pedófilos solicitaron sexo durante la confesión -un crimen eclesiástico particularmente horrendo, el cual, por haber ocurrido dentro del secreto de confesión, es tratado bajo estricto secretismo dentro de la ley eclesiástica y con sus propias normas particulares.

Esta circunstancia conlleva serios problemas de naturaleza moral y canónica que requieren extrema prudencia con el asunto de una denuncia mandataria”, dijo Lombardi en una declaración.

La carta de 1997, firmada por el difunto arzobispo Luciano Storero, diplomático del papa Juan Pablo II en Irlanda, explica a los obispos irlandeses que su nueva política de hacer mandatorio reportar los crímenes sospechosos “da origen a serias reservas de naturaleza moral y canónica”.

Storero escribió que el derecho canónico, que requería que las alegaciones de abuso y los castigos se manejaran dentro de la Iglesia, “debe seguirse meticulosamente”. Cualesquiera obispos que trataran de imponer castigos fuera de los confines del derecho canónico enfrentarían la posición “altamente embarazosa” de que sus acciones fueran revocadas en Roma, escribió él.

Funcionarios católicos en Irlanda y en el Vaticano declinaron las peticiones de AP para que comentaran sobre la carta, que RTE dijo que recibió de un obispo irlandés.

Activistas contra el abuso infantil en Irlanda dijeron que la carta de 1997 demuestra que la protección de una investigación criminal a sacerdotes pedófilos no solamente era sancionada por líderes vaticanos sino también ordenada por ellos.

La carta contiene un enorme significado internacional, porque muestra que la intención del Vaticano es prevenir la denuncia de abuso a las autoridades criminales. Y si dicha instrucción se aplicó aquí, se aplicó en todas partes”, dijo Colm O’Gorman, director del grupo defensor de derechos humanos, Amnistía Internacional, capítulo de Irlanda.

“Prueba irrefutable”

Joelle Casteix, directora del grupo defensor en Estados Unidos de Survivors Network of Those Abused by Priests, describió la carta como “la prueba irrefutable que estábamos buscando”.

Casteix dijo que era seguro ser citado por los abogados de las víctimas que buscan hacer recaer la responsabilidad directamente sobre el Vaticano en vez de hacerlo sobre las diócesis locales. Dijo que los investigadores han estado buscando por mucho tiempo un documento así que muestre la presión vaticana sobre un grupo de obispos, “frustrando cualquier clase de justicia para las víctimas”.

Ahora tenemos evidencia de que el Vaticano intervino deliberadamente para ordenar a los obispos a que no entregaran los sacerdotes pedófilos a los agentes del orden”, dijo ella. Y en cuanto a las demandas civiles, esta carta muestra lo que las víctimas han estado diciendo por docenas y docenas de años: lo que a ellos les ocurrió implicaba una concertada operación de encubrimiento que se remontaba hasta lo más alto”.

El abogado del Vaticano en Estados Unidos, Jeffrey Lena, dijo que la carta no demostraba tal cosa.

La carta, en ninguna parte, instruía a los obispos irlandeses a que hicieran caso omiso de los requisitos de reportar a la ley civil”, dijo él en una declaración temprano ayer.

Hasta el día de hoy, el Vaticano no ha respaldado ninguno de los tres documentos principales de la iglesia irlandesa desde 1996 sobre la salvaguarda de niños frente al abuso clerical.

En su carta pastoral de 2010 a los católicos de Irlanda, condenando a los pedófilos, el Papa Benedicto XVI culpó a los obispos por no seguir el derecho canónico y no ofreció ningún respaldo explícito a los esfuerzos irlandeses de protección infantil por parte de la iglesia o del estado irlandeses. Benedicto fue ampliamente criticado en Irlanda por no admitir ninguna responsabilidad vaticana en encubrir la verdad.

Fuente: The New York Times

coollogocom61227014nero

Nota: Survivors Network of Those Abused by Priests también presentó una demanda contra el Vaticano por crímenes de lesa humanidad ante el tribunal de la Haya. Por su parte, el jurista y escritor del libro “Religious Discrimination and Hatred Law “, Neil Adison, quien se declara en su propio blog como un profundo religioso católico defensor de la libertad de expresión, declaró para ACI prensa ( blog de noticias cristiano católico ) que esto solo era una ardid publicitaria y que «El problema es que ellos [las víctimas] han recibido excusas por los daños sufridos y no estoy ahora seguro de qué más quieren. Y creo que ellos tampoco lo saben«. Además indicó y agregó que estos grupos no quedarán satisfecho ni aún «viendo al Papa encerrado en una celda de prisión«. Solo hay que darse una vuelta por su blog para ver cual es su concepto de libertades religiosas. (solo aquellas que respaldan la posición de su querida ICAR)

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta