La palabra Dios no es para mí nada más que la expresión y producto de la debilidad humana, la Biblia una colección de honorables pero aun así primitivas leyendas que sin embargo son bastante infantiles. Ninguna interpretación, no importa cuán sutil sea, puede (para mí) cambiar esto. […] Para mí la religión judía, como todas las otras religiones, es una encarnación de las supersticiones más infantiles. Albert Einstein

Entrevistas a LLogari Pujol

Índice de contenido

Piensa en ello…

Para asegurarme de que mi blasfemia ha sido expresada completamente, por este medio afirmo mi opinión de que la noción de Dios es una superstición básica, que no hay evidencia de la existencia de ningún dios o dioses, que los demonios, diablos, ángeles y santos son mitos, que no hay vida después de la muerte, ni cielo ni infierno, que el Papa es un dinosaurio peligroso, fanático y medieval, y que el Espíritu Santo es un personaje caricaturesco merecedor de risa y de ridículo. Acuso al dios cristiano de asesinato por permitir que ocurriera el Holocausto, por no mencionar la 'limpieza étnica' que está siendo llevada a cabo por cristianos en nuestro mundo, y condeno y vilifico a esta deidad mítica por alentar el prejuicio racial y comandar la degradación de la mujer. James Randi
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

091205004-300x200

Llogari Pujol, teólogo especialista en textos bíblicos y egipcios y autor del libro «Jesús nació 3.000 años antes de Cristo«, nos habla a cerca de sus investigaciones y las evidencias que demuestran que el personaje de Jesús, se compuso en gran medida de mitos populares egipcios que ya conocían los autores de los evangelios y mucha gente de la época.

Como bien responde en wikipedia a la critica de un posiblemente judeocristiano resentido:

“…el que no encuentra pruebas es porque no quiere.”

LLogari Pujol: Tengo 62 años y nací en Taradell (Barcelona). Fui sacerdote, soy teólogo e investigo las fuentes egipcias de los Evangelios. Me casé hace 23 años con la historiadora Claude-Brigitte Carcenac y tenemos dos hijos, Laetitia (20) y Joan Tomàs (14). Soy agnóstico.

Los evangelistas construyeron la vida de Jesús utilizando textos egipcios.

Llogari Pujol amaba tanto a Jesús que le siguió al seminario de Vic: pasó allí 7 años, se hizo sacerdote. Pero él necesitaba saber más sobre Jesús, saberlo todo, y para eso se fue a la Universidad de Estrasburgo: se hizo teólogo, estudió durante 10 años textos bíblicos y egipcios, y aprendió demótico en la Sorbona (con madame de Cènival) para leer en textos originales. Descubrir que los evangelistas copiaban los textos egipcios le sacudió y enfermó. Perdió la fe, dejó el sacerdocio. Se casó con una compañera estudiante, y juntos escribieron «Jesús, 3.000 años antes de Cristo. Un faraón llamado Jesús» (Plaza & Janés): «Es un estudio, de hecho, de literatura comparada…«. Él prosigue, y clama: «¡Debería crearse ya en Cataluña un gran centro de estudios de las religiones

ENTREVISTA EN “GAIA TV ONLINE”

ENTREVISTA EN “LA VANGUARDIA”

La Vanguardia – 02.15 horas – 25/12/2001

VÍCTOR-M. AMELA: -Navidad: el niño Dios ha nacido.
-Pero no hace 2.000 años.
-Hay un desfase calendárico de tres o cuatro años, ¿no?

-No, no me refiero a eso: ¡yo le hablo de hace 5.000 años! La idea del niño dios nació 3.000 años antes de Cristo…

-¿Cómo? ¿A qué niño dios se refiere?

-¡Al faraón! A la figura del faraón del Antiguo Egipto: era considerado «hijo de dios».

-No veo la relación entre el faraón y Jesús.

-Es esta: a Jesús se le atribuyeron las enseñanzas y los rasgos característicos del faraón.

-Bueno, quizá haya coincidencias, pero…

-¡Los paralelismos son infinitos!

-A ver.

-Ya 3.000 años a.C., el faraón era considerado hijo de dios: como luego Jesús. El faraón era a la vez humano y divino: como luego Jesús. Su concepción le era anunciada a la madre: como luego la de Jesús. El faraón mediaba entre dios y los hombres: como luego Jesús… El faraón resucita: como luego Jesús. El faraón asciende a los cielos: como Jesús…

-¿Jesús, un clon del faraón? Qué cosas…

-¿Se sabe usted la oración que nos dicen que Jesús creó y enseñó: el padrenuestro?

-Por supuesto: «Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre…».

-Esa oración se encuentra en un texto egipcio ¡del año 1.000 a.C.!, conocido como «Oración del ciego». Y en ese mismo texto están, también, las que luego serán las Bienaventuranzas de Jesús. Óigame: toda la teología del Antiguo Egipto asomará luego en Jesús.

-¿Sí? ¿Seguro que es así?

-Y no sólo eso: también el Antiguo Testamento (600 a.C.) está impregnado del monoteísmo del faraón Akenatón (1360 a.C.).

-Volvamos a Jesús: su concepción divina…

-La teogamia (matrimonio divino) viene de Egipto: dios engendra en una reina al nuevo faraón. Y hay un texto egipcio (en demótico) del año 550 a.C., «El cuento de Satmi», que relata esto: «La sombra de dios se apareció a Mahitusket y le anunció: ?Tendrás un hijo y se llamará Si-Osiris?». ¿Le suena?

-El ángel de la Anunciación, María…

-Muy bien. ¿Le digo qué significa Mahitusket? ¡»Llena de gracia»! Y Si-Osiris significa «hijo de Osiris»: o sea, hijo de dios.

-Ya… ¿Y quién es Satmi en ese cuento?

-El esposo de Mahitusket. «Satmi» significa «el que acata a dios»: igual hará luego José, llamado «el justo» por el Evangelio…

-Luego, a Jesús querrá matarlo Herodes…

-En la mitología egipcia, Seth quiere matar al bebé Horus, y su madre, Isis, huye con él: ¡como la Sagrada Familia huye a Egipto!

-¿Y el oro, el incienso y la mirra, qué?

-Los egipcios los tenían por emanaciones del dios Ra: el oro era su carne; el incienso, su perfume; la mirra, su germinación.

-¿Y los pastorcillos, qué?

-¡La imagen del buen pastor está pintada cientos de veces en templos egipcios!

-¿Y la circuncisión de Jesús, qué?

-Era ritual entre los sacerdotes egipcios. Y en el cuento de Satmi, Si-Osiris, a los 12 años, discute de tú a tú con los sabios del templo. ¡Como de Jesús nos cuenta el Evangelio!

-¿Y del bautismo de Jesús, qué me dice?

-Contemple esta imagen de un sacerdote: está bautizando al faraón con agua del Nilo…

-¡Oiga, todo me lo hace cuadrar, usted!

-Todo está en antiguos textos, pinturas y bajorrelieves egipcios. Mire este, del año 300 a.C.: el rey Ptolomeo está postrado ante Isis, e Isis le dice: «Te daré todos los reinos de la Tierra». ¡En el Evangelio, Satanás tentará a Jesús copiando esto palabra por palabra!

-¿Y qué me dice de los milagros de Jesús?

-¿Ve esta pintura de un banquete? Está en la tumba egipcia de Paheri (1.500 a.C.): escenifica la conversión de agua en vino por el faraón. ¡El mismo milagro que hará Jesús en las bodas de Caná! Y cuente las jarras…

-Una, dos, tres… seis jarras. ¿Qué pasa?

-En el milagro de Jesús, las jarras son seis. Los teólogos aún se preguntan ¿por qué seis?Pues porque se copió del relato egipcio.

-¿También el faraón hacía el milagro de multiplicar panes y peces?

-No, ese lo hizo el dios Sobk, como cuentan los «Textos de las pirámides» ¡del año 3.000 a.C! Sobk es el dios-cocodrilo, y da pescado y pan blanco a la gente de la orilla del lago Faiun… ¡Y camina sobre sus aguas!

-Ya capto, ya…

-Y una curiosidad: en pinturas góticas sobre escenas de pesca milagrosa de los apóstoles he descubierto que los peces son «tilapias nilóticas», ¡especie que sólo está en el Nilo!

-¿Algún otro paralelismo?

-El relato de Sinuhé (2.000 a.C.): es un príncipe que teme reinar, y se va de la corte al desierto, entre beduinos y calamidades…

-¡Pero Jesús entra triunfal en Jerusalén!

-Sí: ya como «rey»… y sobre un asno. O sea, vencedor sobre el mal: el asno en Egipto era Seth, el dios que mató a Osiris y al que el hijo de éste, Horus, somete… y monta.

-¿Y qué hay de la Última Cena?

-Osiris, dios del trigo, al morir cada año permitía a los egipcios alimentarse con su cuerpo (el pan). Y en los «Textos de las pirámides» se le llama también «Señor del vino». ¡Y Osiris da a beber su sangre en una copa a Isis, para que ella le recuerde tras su muerte!

-La resurrección y ascensión de Jesús, ¿son también calco de la teología faraónica?

-Eso mantengo: existía un ritual de «resurrección» del faraón muerto -intervenían mujeres-, tras el que «ascendía a los cielos».

-¿Jesús reprodujo a conciencia esos patrones, o los aportaron luego los evangelistas?

-Mi tesis es otra: los Evangelios fueron compuestos por eruditos sacerdotes judeo-egipcios del templo de Serapis en Sakkara (Egipto): tradujeron palabra por palabra textos egipcios. Ya lo contaré todo en un libro…

Fuente:

http://www.bauleros.org, Entrevista de La vanguardia a Llogari Pujol (25-12-2001)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

3 respuestas

  1. Fui a la Universidad de León Nicaragua a estudiar biología. Muy joven fui un estudioso de la doctrina Marxista y siempre fui y soy un guitarrista como Carlos Santana. Por mi Cerebro han pasado muchos libros. Eso quiere decir que estoy lleno de ciencia positiva y que las especulaciones y los dogmas son propios para niños y personas que no fueron a la escuela. Me molesta el abuso que los lideres de las Religiones hacen aun público inocente que solo tiene opción de ver solo una cara de la moneda. Me gustaria verlos sentados en las Universidades de Europa estudiando antropología, religiones comparadas etc.Pujol es un gran escritor, investigador y cientifico. Ciencia y fé nunca se sentaran a comer en la misma mesa.

  2. Concuerdo plenamente con el comentario de Wilfredo. Existe una relación matemática directa entre la ignorancia y la creencia religiosa. A mayor ignorancia, mayor creencia religiosa. Otra frase es clave a este respecto «la religión no da respuestas, solo impide preguntar». Con estas dos ideas en mente, queda meridianamente clara mi postura atea y científica sobre esta materia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta