InicioHumorEl calvo de Eliseo maldiciendo y Dios enviando a osos para matar a los niños que él maldice.

Comentarios

El calvo de Eliseo maldiciendo y Dios enviando a osos para matar a los niños que él maldice. — 206 comentarios

  1. Cristianos opinando en una página atea en su mayoría para descalificar. Que mal camino para defender sus argumentos, háganlo donde sean más aceptados.
    Más tolerancia
    Un creyente

    • Acaso no haces lo mismo, ateo comentando citas bíblicas?

      No es así desde mi punto de vista. Creo que todos podemos participar, sin revanchismos ni fanatismo para proponer nuestros puntos de vista.

      El ateo no existe sin un dios. El ateo cita la ciencia (descubrimientos expresados metodológicamente) para demostrar lo que no sabe como surgió.

      Pero, no es mi intención despotricar contra el ateo, sino lo puse como ejemplo y nada más.

      Ojalá, pudiéramos compartir conocimiento, ciencia y sabiduría. En las sagradas escrituras de los cristianos y judíos, hay mucho por aprende. Sobre las implementaciones de cada cual, también. Estas últimas, sean negotivas o positivas.

      Pero, difícilmente, pero no imposible, lleguemos a una conclusión, ya que algunos se han encargado de esconder muchas evidencias que traerían luz a todo esto.

      Por último, una de las citas del liro sagrado de los cristianos, registrado como palabras salidas de la boca del Hijo de Dios, es: «SEAN LUZ A TODAS LAS NACIONES» (podría haber diferencias con las versiones que existen)

      • Aunque no vaya dirigido hacia mi, por alusiones hacia el ateísmo:

        «El ateo no existe sin un dios«

        Ni un escéptico en las hadas sin las hadas. Para eso sólo es necesario que algo exista como concepto.

        «El ateo cita la ciencia (descubrimientos expresados metodológicamente) para demostrar lo que no sabe como surgió

        El ateo cita a la ciencia porque confía en la metodología y en los resultados obtenidos por dicha metodología para obtener certezas y conocimiento. Aparte, esta muestra cómo surgieron las cosas de forma más certera.

        «En las sagradas escrituras de los cristianos y judíos, hay mucho por aprende.«

        También en el resto de textos de otras mitologías.

        «…algunos se han encargado de esconder muchas evidencias que traerían luz a todo esto.«

        No tantas. Basta con pasarse por cualquier biblioteca o museo para ver esas evidencias, o acudir a cualquier Journal de revisión por pares.

        Su última cita es irrelevante, no dice exactamente eso y no es si quiera una cita de boca de Jesús sino de Pablo (Hechos 13), que no se encuentra en ni una sola otra fuente y que este extrae a su vez del mensaje lanzado en Isaías 49, el cual descontextualiza.

        No es necesario apoyarse en pensamientos ajenos copiando o «interpretando» sus citas para llegar a la conclusión de que lo que se debería hacer, más que predicar, es pensar libre y críticamente. Si uno quiere dejar un comentario en esta web puede hacerlo si respeta las normas que expuse hace ya años. Pero al hacerlo, como ya advertí, se expondrá (sea ateo o religioso) a que se le cuestione si lo que dice carece de sentido. El único requisito es que si uno va a responder a quién le critica sea objetivo y no un troll.

  2. (La traducción dice que eran Muchachos no Niños)

    ¿Por qué Dios mató a 42 muchachos sólo por gritarle a Eliseo «¡Calvo!»?
    Por Matt Slick

    2º Reyes 2:23-24: “Después subió de allí a Bet-el; y subiendo por el camino, salieron unos muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡Calvo, sube! 24 Y mirando él atrás, los vio, y los maldijo en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos a cuarenta y dos muchachos.”
    ¿Por qué Dios permitiría que dos osos mataran a 42 muchachos simplemente por gritarle a Eliseo calvo? Vamos a echar un vistazo. Eliseo estaba viajando de Jericó a Bet-el cuando un grupo de muchachos lo acosaron verbalmente. 42 es un número grande de personas y posiblemente era un grupo organizado el cual había salido a retar a Eliseo. La burla de ellos implicó un intento malicioso; especialmente en la cultura del tiempo que instaba a tener respeto por los mayores. Aún más, la declaración “¡Calvo, sube!” tiene relevancia cultural. Primero que todo, el “sube” en la frase era posiblemente una referencia a Elías predecesor de Eliseo subiendo al cielo (2 R 2:11). En otras palabras, ellos querían que Eliseo también se fuera y debido a que Elías se había ido al “siguiente mundo”, la implicación de la frase era que Eliseo desapareciera también. Además, el epíteto ‘calvo’ era considerado en el Oriente como un desacato aún incluso si la persona tenía cabello.’”1

    Los leprosos tenían que afeitarse la cabeza, por lo tanto, tal declaración podía ser perfectamente un insulto deliberado y malicioso, algo peligroso en una multitud lo cual podía perfectamente salirse de las manos.

    Debido al reto de los muchachos, su número intimidante lo cual constituye una multitud, su velada amenaza, la actitud de desprecio y el hecho de que Eliseo era el profeta de Dios, el Señor permitió que estos muchachos fueran destruidos.

    Link de donde obtuve la respuesta:

    http://www.miapic.com/por-que-dios-mato-a-42-muchachos-solo-por-gritarle-a-eliseo-calvo

    • Estaría bien que, antes de comentar, al menos miraran comentarios anteriores y vieran si ya se ha respondido o no a lo que ustedes aportan como argumento. Aquí tiene a otro despistado enviándome el mismo enlace que usted (ver enlace). Por otro lado, estaría también bien que no presuponieran que se desconocen tales justificaciones morales. Porque, vamos, sólo a un religioso se le ocurre justificar un asesinato en masa de personas bajo excusas tan pobres como:

      – Que «La traducción dice que eran Muchachos no Niños« (como si la edad justificara el asesinato)

      – Que «42 es un número grande de personas y posiblemente era un grupo organizado el cual había salido a retar a Eliseo.« (como si el número de personas justificara el asesinato)
      – Que «La burla de ellos implicó un intento malicioso; especialmente en la cultura del tiempo que instaba a tener respeto por los mayores.« (como si la época justificara el asesinato)
      – Que «la declaración “¡Calvo, sube!” tiene relevancia cultural. Primero que todo, el “sube” en la frase era posiblemente una referencia a Elías predecesor de Eliseo subiendo al cielo (2 R 2:11). En otras palabras, ellos querían que Eliseo también se fuera y debido a que Elías se había ido al “siguiente mundo”, la implicación de la frase era que Eliseo desapareciera también.« (como si por el mero hecho de desear la muerte de alguien mediante la ironía y el sarcasmo justificara el asesinato)
      – O que «el epíteto ‘calvo’ era considerado en el Oriente como un desacato aún incluso si la persona tenía cabello«. porque «Los leprosos tenían que afeitarse la cabeza, por lo tanto, tal declaración podía ser perfectamente un insulto deliberado y malicioso, algo peligroso en una multitud lo cual podía perfectamente salirse de las manos.» (como si el insulto, por muy grosero o «malicioso» que este fuera, justificara el asesinato)

      En resumen, que según los apologistas a los que usted ha consultado, está bien matar personas de esa forma porque «su número intimidante lo cual constituye una multitud«, porque era una «velada amenaza«, porque tenían una «actitud de desprecio« y por «el hecho de que Eliseo era el profeta de Dios«.

      Por otra parte, unas pequeñas correcciones:

      1º.- «La traducción dice…«, no. La traducción, que usted y esa web apologética han querido usar. En la copia más antigua, en la LXX, la palabra empleada era παιδάριον (paidarion) y significa tanto muchacho, como muchachito, como niño.

      pahee-dar’-ee-on
      Neuter of a presumed derivative of G3816; a little boy: – child, lad.

      Misma palabra empleada en Mateo 11:16 y Juan 6:9. Se emplea para definir básicamente a toda persona no mayor de edad, básicamente «jóvenes» o preadolescentes.

      Por eso tiene usted todas estas traducciones para 2 Reyes 23:

      (Castillian)  Desde aqu subió a Betel. Y cuando sub a por el camino, salieron unos rapazuelos de la ciudad, que se burlaban de él, diciéndole: «¡Sube, calvo; sube, calvo!».
      («CJ»)  De allí subió a Betel. Iba subiendo por el camino, cuando unos niños pequeños salieron de la ciudad y se burlaban de él diciendo: «¡Sube, calvo; sube, calvo!»
      (Jer 1998*)  De allí subió a Betel. Iba subiendo por el camino, cuando unos niños pequeños salieron de la ciudad y se burlaban de él diciendo: «¡Sube, calvo; sube, calvo!»
      (Jer 2001*)  Luego subió de allí a Betel y, según subía por el camino, unos cuantos chicuelos salieron de la ciudad y se burlaban de él diciendo: «¡Sube, calvo; sube, calvo!»
      (Jünemann*)  Y subió de allí a Betel; y, subiendo él en el camino, rapazuelos pequeños salieron de la ciudad, e íbanse burlando de él y decíanle: «Sube, calvo; sube, calvo».
      (LBLA)  Después subió de allí a Betel; y mientras subía por el camino, unos muchachos salieron de la ciudad y se burlaban de él, y le decían: ¡Sube, calvo; sube, calvo!
      (NBLH)  Después subió de allí a Betel (Casa de Dios); y mientras subía por el camino, unos muchachos salieron de la ciudad y se burlaban de él, diciéndole: «¡Sube, calvo; sube, calvo!»
      (OSO)  Después subió de allí a Bet-el; y subiendo por el camino, salieron los muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡calvo, sube!
      (DHH C 2002*)  Después Eliseo se fue de allí a Betel. Cuando subía por el camino,[ñ] un grupo de muchachos de la ciudad salió y comenzó a burlarse de él. Le gritaban: calvo! ¡Sube, calvo!
      (BLS)  Eliseo salió de allí y se fue a la ciudad de Betel. Mientras iba por el camino, unos muchachos salieron de la ciudad y se burlaron de él. Le decían: «¡Sube, calvo, sube!»
      (PDT)  «Eliseo salió de allí para ir a Betel. Mientras subía la colina para entrar a la ciudad, unos jóvenes que salían de la ciudad comenzaron a burlarse de él, diciendo: «¡Sube, calvo! ¡Sube, calvo!»»
      (BLA*)  De allí se fue a Betel; cuando iba por el camino que sube, salieron de la ciudad unos muchachos que se burlaban de él: «¡Vamos calvo, sube! ¡Vamos calvo, sube!» decían._
      (MN*)  De allí Eliseo fue a Betel y, cuando iba por el camino, unos rapazuelos que habían salido de la ciudad empezaron a burlarse de él, diciéndole: «¡Sube, calvo! ¡Sube, calvo!».
      (NC*)  De allí subió a Betel, y, según iba por la pendiente, salieron de la ciudad unos muchachos y se burlaban de él, diciéndole: “¡Sube, calvo! ¡Sube, calvo!”
      (NRV2000**)  Después subió de allí a Bet-el; y subiendo por el camino, salieron los muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡calvo, sube!
      (NVI 1984)  De Jericó, Eliseo se dirigió a Betel. Iba subiendo por el camino cuando unos muchachos salieron de la ciudad y empezaron a burlarse de él. «¡Anda, viejo calvo! le gritaban. ¡Anda, viejo calvo!»
      (NVI 1999)  Eliseo maldice a los burlones De Jericó, Eliseo se dirigió a Betel. Iba subiendo por el camino cuando unos muchachos salieron de la ciudad y empezaron a burlarse de él. «¡Anda, viejo calvo! –le gritaban–. ¡Anda, viejo calvo!»
      (SA*)  Desde allí subió a Betel. Y cuando subía por el camino, salieron unos rapazuelos de la ciudad, que se burlaban de él, diciéndole: ¡Sube, calvo; sube, calvo!
      (RV 1960)  Después subió de allí a Bet-el; y subiendo por el camino, salieron unos muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡calvo, sube!
      (Oro*)  De aquí pasó a Betel, y cuando iba subiendo por el camino, salieron de la ciudad unos muchachos, y le motejaban, diciendo: Sube, oh calvo: calvo, sube.
      («Kadosh»)  Elisha salió para ir a Beit-El. Mientras estaba de camino, salieron unos muchachos de la ciudad y se burlaban de él, diciendo: «¡Sube calvo! ¡Sube calvo!»
      (VM)  ¶Después salió Eliseo de allí a Bet-el; y en tanto que iba por el camino cuesta arriba, unos mozuelos salieron de la ciudad, y se mofaron de él, diciéndole: ¡Sube, calvo! ¡sube, calvo!
      (BJ76)  De allí subió a Betel. Iba subiendo por el camino, cuando unos niños pequeños salieron de la ciudad y se burlaban de él diciendo: «¡Sube, calvo; sube, calvo!»
      (NBJ)  Luego subió de allí a Betel y, según subía por el camino, unos cuantos chicuelos salieron de la ciudad y se burlaban de él diciendo: «¡Sube, calvo; sube, calvo!»
      (BJ2)  De allí subió a Betel. Iba subiendo por el camino, cuando unos niños pequeños salieron de la ciudad y se burlaban de él diciendo: «¡Sube, calvo; sube, calvo!»
      (JER3)  Luego subió de allí a Betel y, según subía por el camino, unos cuantos chicuelos salieron de la ciudad y se burlaban de él diciendo: «¡Sube, calvo; sube, calvo!»
      (BL95)  De allí se fue a Betel; cuando iba por el camino que sube, salieron de la ciudad unos muchachos que se burlaban de él: «¡Vamos calvo, sube! ¡Vamos calvo, sube!» decían.
      (BLA)  De allí se fue a Betel; cuando iba por el camino que sube, salieron de la ciudad unos muchachos que se burlaban de él: «¡Vamos calvo, sube! ¡Vamos calvo, sube!» decían._
      (BPD)  Desde allí subió a Betel. Mientras iba subiendo por el camino, unos muchachos salieron de la ciudad y se burlaban de él, diciendo: «¡Sube, calvo! ¡Sube, calvo!».
      (CAB)  Desde aqu subió a Betel. Y cuando sub a por el camino, salieron unos rapazuelos de la ciudad, que se burlaban de él, diciéndole: «¡Sube, calvo; sube, calvo!».

      Estaría también bien que miraran qué significa «muchachos», antes de usarlo como justificación.

      2º.- No es que «el Señor permitió que estos muchachos fueran destruidos» sino que fue Yhwh quien los destruyó enviando a esos osos después de que Eliseo («profeta de Yahvé») los amenazara: no es que, por causalidad, unos osos aparecieran y atacaran justamente a quienes habían insultado al «profeta»; es que esos osos aparecen como consecuencia directa, en el relato, porque Eliseo los maldice. Ya que tantos les encantan las relaciones causa efecto, estaría bien que se la aplicaran a este mismo relato bíblico. En las anotaciones de Jamieson-Fausset-Brown estos explican, de hecho, que:

      «El juicio espantoso que les tocó, fué por la intervención de Dios para apoyar a su profeta recién investido.»

      3º.- Matt Slick realiza una «interpretación» bastante torticera, que parece fundamentar en el uso metafórico cuando le conviene:

      Por un lado se toma el núnero 42 como algo literal, mientras que por otro el «sube» que le gritan los «muchachos» a Eliseo se lo toma como algo metafórico ¿Criterio objetivo para hacer esto? Ni idea. Porque si nos basamos en el contexto literario, el propio texto decía que Eliseo estaba «subiendo» por un camino hacia Bethel. Uno puede ver en las notas de muchas Biblias que:

      2.23 Subía por el camino: Para ir de Jericó a Betel había que subir desde 250 m bajo el nivel del mar hasta 880 sobre el nivel del mar. Cf. Lc 10.30.

      Fuente: Notas DHH

      Incluso exponen que el número 42 es más simbólico que literal:

      2.24 En la simbología bíblica, el número cuarenta y dos suele estar relacionado con algo destructivo (cf. 2 R 10.14; Ap 11.2; 13.5).

      Aunque esto, por supuesto, no sólo lo padece Slick. Esta costumbre de «interpretar» como a uno le viene en gana (como si supieran en qué estaba pensando un autor más allá de sus propias palabras reflejas en los textos) es lo que hace que personas como e comentarista Mattew Henry le den la razón a Slick con el uso simbólico hacia Elías aun al mismo tiempo que le contradice con respecto al punto 2º:

      «El profeta actuó por impulso divino. Si el Espíritu Santo no hubiera dirigido la solemne maldición de Eliseo, la providencia de Dios no la hubiera seguido con un juicio.»

      En lo único en lo que coinciden todos los religiosos es en mostrar la poca catadura moral que la religión les ha inculcado, justificando a su querido Yahvé bajo excusas tan pobres como los ad verecundiam que se emplean.

      4º.- Les admitiría la excusa del contexto histórico, que en la época tal ofensa era digna de tal castigo, si se tomaran que la ética reflejada en los relatos y leyes de dicho libro obedece única y exclusivamente a dicha época. Seguiría viendolo antiético pero haría tal concesión si no fuera porque pretenden, religiosos, tomar a dicho libro como un libro del que tomar actualmente sus normas morales. Que hoy día usen y prediquen la moral de dicho libro, tomen a esos personajes como héroes y ejemplos de buena conducta y justifiquen las barbaridades morales que ahí aparecen demuestra, precisamente, el punto que quería reflejar con este artículo: que las religiones son un cáncer para esta sociedad actual.

      5º.- La única razón por la cual el autor de 2 Reyes escribió dicho relato fue simplemente para mostrar qué poder tenía un profeta y advertir a sus lectores de qué es lo que puede sucederles si se burlan de uno de ellos. Un argumento ad baculum ya bastante típico que abunda por toda la Biblia y que va dirigido a crear un público devoto, y por lo visto con una brújula moral totalmente desviada (viendo las excusas que me ponen algunos comentarios para justificar que su querido personaje divino mate incluso a niños). Ahora resulta que está justificado matar a personas enviando osos para que las descuarticen (lo que en religión denominan como «milagros») simplemente porque estas hacen escraches ¡con un par!

    • Puede ponerlo cómo quiera, pero sigue siendo desproporcionado (un Dios benevolente usaría otros métodos, pero del sociópata del AT esto es de esperar)y la «omnibenevolencia» divina no se aprecia desde luego en el AT -ni en el Apocalipsis, donde «los buenos» son los que envían las plagas-.

      Y pónganse de acuerdo, porque otros de los suyos dicen que Dios es inmutable y nunca cambia.

    • Esos argumentos son los mismos que llevo respondiendo en este mismo hilo de comentarios desde el principio. Aún así, por puntos:

      «1 Fail. Falacia de hombre de paja. Dios no castigó a pequeños niños sino a un grupo grande de 42 “muchachos” que se reunieron contra un sólo hombre

      Una falacia de hombre de paja no es eso. Aún así, está genial que el argumento a esgrimir sea que el asesinato de personas a manos de un oso esté justificado dependiendo de la edad de estas ¿?

      «De hecho, el texto original hebreo usa la palabra “naar” que significa “hombres jóvenes” como de 20 a 30 años. No chiquillos de 6 a 8 años como muestra engañosamente la imagen atea

      Ni idea de donde ha estudiado hebreo este tipo, ni qué diccionario ha usado para deducir ese rango de edades. Que yo sepa «naar» en este texto se refiere a muchachos o jóvenes:

      נַעַר
      náar
      de H5287; (concretamente)muchacho (como act.), de edad de la infancia hasta la adolescencia; por impl. sirviente; también (por interc. de sexo), muchacha (de amplitud similar de edad): cortesano, criada, -o, hijo, (hombre) joven, muchacho, niño, pastor, pequeño, servidor, siervo, sirviente.

      De hecho esto es lo que puede uno leer de los biblistas, cuando hablan del tema estos explican que si el rango subía a incluso 40 años lo hacía por el tipo de espectro tan amplio de edades que estos atribuían a sus personajes: con una esperanza de vida de entre 120 años mínimo, pasando por los 500 a los casi mil años. En ese contexto, que Isaac se le definiera como joven con 28 años está justificado pues Abraham, su padre, llegó hasta los 175 años.

      Los hebreos no eran realistas a la hora de establecer edades. Todas estas estaban basadas en supersticiones numerológicas. Por eso, tanto en hebreo como en las traducciones se los denomina como «muchachos».

      «¿Murieron? No sabemos pues la palabra “despedazaron” en el lenguaje hebreo (baga) puede referirse a que los osos rompieron el grupo organizado en el sentido de que cuando los atacaron los dispersaron por el bosque lo cual suena más razonable pues no creo que los 42 muchachos se pusieron en fila para esperar ser literalmente despedazados por 2 osos.«

      ¿»No lo sabemos»? No lo sabrá él. El resto de traductores lo tiene bastante claro. Ni idea tampoco de donde saca este tipo que con «romper» («baca») el autor se estuviera refiriendo a «dispersarse».

      בָּקַע
      bacá
      raíz primaria; hender; generalmente arrancar, quebrar, rasgar o abrir: abrir, atacar, brecha, cavar, conquistar, cortar, despedazar, destrozar, destruir, dividir, hacer pedazos, hender, hundir, incubar, irrumpir, nacer, partir, portillo, rasgar, romper, roto, salir del vientre.

      Bajo mismo argumento, tampoco es coherente que todos los habitantes de Sodoma y Gomorra permanecieran en sus aldeas; ni que todos las 3000 filisteos del templo se quedaran ahí mientras Sansón lo derrivaba, etc. Pero si algo sabemos es que la Biblia es tajante cuando habla de la ira de Yahvé, por lo que suponer que con «romper» (bacá) este se refería a disuadir resulta rematadamente rebuscado. Como dije, los autores veterotestamentarios no empleaban los números por razones realistas sino de forma simbólica. Por eso en las notas de Reina-Valera sobre este relato, por ejemplo, se deja claro que:

      [16] 2.24 En la simbología bíblica, el número cuarenta y dos suele estar relacionado con algo destructivo (cf. 2 R 10.14; Ap 11.2; 13.5).

      Por eso en las traducciones la palabra empleada no es «romper» sino «despedazar»:

      (BAD)  Eliseo se volvió y, clavándoles la vista, los maldijo en el nombre del Señor. Al instante, dos osas salieron del bosque y despedazaron a cuarenta y dos muchachos.
      (Castillian)  Se volvió para atrás, los miró y los maldijo en nombre de Yahveh. Y al momento salieron del bosque dos osos y despedazaron a cuarenta y dos de los muchachos.
      («CJ»)  El se volvió, los vio y los maldijo en nombre de Adonai. Salieron dos osos del bosque y destrozaron a 42 de ellos.
      (Jer 1976*)  El se volvió, los vio y los maldijo en nombre de Yahveh. Salieron dos osos del bosque y destrozaron a 42 de ellos.
      (Jünemann*)  y volvióse en pos de ellos y los vio y maldíjolos en nombre del Señor; y he aquí salieron dos osos del bosque y destrozaron de ellos, cuarenta y dos rapaces.
      (LBLA)  Cuando él miró hacia atrás y los vio, los maldijo en el nombre del SEÑOR. Entonces salieron dos osas del bosque y despedazaron de ellos a cuarenta y dos muchachos.
      (NBLH)  Cuando él miró hacia atrás y los vio, los maldijo en el nombre del SEÑOR. Entonces salieron dos osas del bosque y despedazaron de ellos a cuarenta y dos muchachos.
      (OSO)  Y mirando él atrás, los vio, y los maldijo en el nombre del SEÑOR. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos cuarenta y dos muchachos.
      (DHH C 2002*)  Eliseo se volvió a mirar, los vio y los maldijo en el nombre del Señor. Al instante salieron dos osos[o] del bosque y despedazaron a cuarenta y dos de ellos.

      ¿Sigo exponiendo más ejemplos o con estos es suficiente?

      «2 Fail. Falacia de evidencia incompleta (supresión de pruebas). El autor del meme no cuenta la historia completa. Los muchachos no solo insultaron al profeta que tanto odiaban sino que también blasfemaron al desafiarlo burlonamente a que subiera milagrosamente al cielo como Elías (v.23).«

      ¡Ojo! ¡Que no sólo le insultaron sino que blasfemaron! Blasfemar es proferir injurías o insultos. O sea, es lo mismo. El punto es que a este cristiano, con este relato, le ha surgido una disonancia cognitiva que desafía la imagen pueril y simplona que le han vendido en misa de un dios amoroso y pacífico y su respuesta, en vez de aceptar que era falsa, es intentar justificarla apelando a interpretaciones semánticas bastante rebuscadas. Como traducir versículos de su propia Biblia a su gusto o descontextualizarla para que esta diga lo que él quiere oir y no lo que realmente puso el autor.

      Por lo visto, para este tipejo, castigar enviando osos para despedazar a personas está bien si estas «blasfeman».

      Ya ni mencionemos el que por una parte este intente justificarse alegando que estos no murieron y acto seguido venga con esto:

      «Querían que desapareciera y se fuera de la tierra pues no lo querían en la ciudad de Betel. El milagro ocurrió pero los que desaparecieron fueron ellos.
      Recordemos también que estos tipos (parecidos a los atheus) ya estaban suficientemente grandecitos para saber que atacar a un mensajero de Dios es atacar a Dios mismo, cosa que ya se les había advertido hace mucho tiempo (Levítico 26:21-22; 2 Crónicas 36:16)
      «

      Para quien no sepa a qué me refiero, vea qué pasajes bíblicos cita este individuo:

      Levítico 26:21-22
      21 Si anduviereis conmigo en oposición, y no me quisiereis oír, yo añadiré sobre vosotros siete veces más plagas según vuestros pecados.
      22 Enviaré también contra vosotros bestias fieras que os arrebaten vuestros hijos, y destruyan vuestro ganado, y os reduzcan en número, y vuestros caminos sean desiertos.

      2 Crónicas 36:16
      16 Mas ellos hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y menospreciaban sus palabras, burlándose de sus profetas, hasta que subió la ira de Jehová contra su pueblo, y no hubo ya remedio.

      ¿Qué era lo que decía este crío de la «autorefutación»? Pues eso.

      Asunto aparte: señor Víctor Hugo. Ya es la segunda o tercera vez que me viene con lo que según usted es una «refutación» a un artículo mío para que yo le conteste a esta cuando esta ya fue contestada en ese mismo hilo de comentarios anteriormente. Cuando venga a preguntarme por algo asegúrese primero de que esto no haya sido contestado anteriormente. Se lo digo porque mi respuesta a un argumento ya usado con anterioridad va a ser la misma. Le habría bastado tan sólo con mirar al´penúltimo comentario al suyo (o cualquiera de los anteriores) para ver que los argumentos del tipo que usted me trajo son los mismos que ya contesté ahí.

  3. Alguien que no fuera un sádico como Yahvé en el AT habría venido con un castigo mucho más imaginativo cómo que ellos se quedaran calvos, no eso (y da igual que fueran o no niños, porque después tenemos casos cómo los amalekitas o los canaanitas donde pide matar hasta a los niños, pero cómo otro pastor que yo me sé (hola Sr. Cano) está bien porque «son demonios»). Mucho menos uno que es descrito cómo «omnibenevolente», pero no es ni mucho menos el mejor ejemplo de eso.

  4. Los ateos son personas muy particulares y contradictorias. Como soy mayor de edad, la vida me ha permitido ver y comprobar lo que afirmo. He experimentado desastres como terremotos, incendios forestales, inundaciones y otras situaciones que han afectado al pais. Conocidos ateos en estas circunstancias se les olvida que Dios no existe (como afirman) y en su desesperación claman: Dios por que permites esto. Dios ayuda a mi familia, etc. Incluso este fin de año 2018 pase por varias casas donde viven ateos…adornos navideños, regalos.
    Hipocresía.

    • 1º.- Y lo que digo es cierto porque lo he aprendido en la universidad de «la vida» o de mis «santos cojones». Qué quiere que le diga: yo he vivido justo lo contrario. Por eso la evidencia anecdótica que usted emplea vale un carajo.

      2º.- Pero es que además hay un punto crucial en su ya muy manido argumento de «los últimos días del ateo»: si quien dice ser ateo clama a dios, entonces no es ateo. Verá… es que resulta que una cosa es cómo se defina uno y otra cómo se le debe definir a uno por sus actos. Y el requisito indispensable para que alguien sea ateo es que este no cree. Sería absurdo que cuando sucediera algo como, no sé, perder mis calcetines, después de años diciendo que no creo en la existencia de duendes, estuviera rogándole a este que me los devolviera. Pues lo mismo sucede con su dios. ¿O es que que usted crea o no en la existencia de algo depende de su elección? Se lo pregunto porque si es ese el caso, está usted confesando no creer realmente.

      Asunto aparte, me encantaría ver el contexto de las situaciones de las que usted habla. Pues es muy bien sabido que las personas empleamos en muchas ocasiones frases o citas hechas simplemente porque nos las han inculcado. Alguien podría, en un momento de frustración, «cagarse en dios» y eso no implicaría que esta persona creyera en su existencia. O simplemente decir «dios mío» por la cantidad de veces que lo ha oído. A mi me parecería bastante deshonesto usar esto como argumento para acusar a nadie de algo. Allá usted y sus criterios.

      3º.- Para hipocresía está el usar adornos navideños siendo cristiano simplemente porque el cristianismo se apropió de las tradiciones de otras culturas que ellos mismos denominaban paganas. Si en nuestras casas se puede ver dicha parafernalia es simplemente porque nacimos (en su mayoría) en familias cristianas y porque, a diferencia de ustedes, nosotros no intentamos impedir las costumbres ajenas a nuestros seres queridos. Me da mi que, además, confunde usted creer o no con usar o no parafernalia religiosa. Ya podría colgarme yo miles de palos cruzados en el cuello que seguiría sin creer que un tipo mágico, después de ser clavado en una cruz, se convirtió en zombie para luego «ascender» a otro lugar mágico. La mayoría de ateos que conozco sabemos diferenciar entre objetos y creencias (así como entre realidad y ficción).

      Por otro lado, ya me haría sentir que mis argumentos y razones no tienen valor si la única excusa que tengo para justificarlos es el miedo ajeno. A lo mejor es que yo no dependo, como ustedes, de él para creer o no en aquello que me afirman. Como tampoco de que las cosas suceden porque las he deseado. Y el hacerlo me parece un pensamiento sumamente sesgado, supersticioso y pueril. Lo mismo que venir a un artículo donde se cuestiona lo dicho en un relato y en vez de intentar refutar lo dicho, emplear el ad hominem hacia el autor del artículo simplemente porque uno cree lo dicho en el relato o a quienes lo escribieron.

    • Los cristianos son personas muy particulares y contradictorias. Como soy mayor de edad, la vida me ha permitido ver y comprobar lo que afirmo. He experimentado desastres como terremotos, incendios forestales, inundaciones y otras situaciones que han afectado al pais. Conocidos cristianos en estas circustancias llaman a los servicios de emergencia o van a hospitales suplicando que un médico les atienda. Incluso ayer vi como en paso de cebra como unos mormones miraban a los dos lados antes de cruzar.
      Hipocresía.

      Lo más curioso es que usted hable de los adornos navideños, cuando la navidad es una fiesta de origen pagana. La costumbre de adornar árboles en el solsticio de invierno tiene un origen pagano.

      No veo porque tendría que dejar de poner adornos que son bonitos o dar regalos a mis seres queridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ateoyagnostico.com .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios ateoyagnostico.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Todos los comentarios son moderados antes de publicarse.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.