El hecho de que la indoctrinación puede ser eliminada… El hecho de que no hay un dictador universal, ni pecado, ni una culpa cósmica, ni un infierno… El hecho de que los seres humanos poseemos potencial para el bien… El hecho de que se pueda compartir verdaderamente amor entre pares que se autorrespetan y tienen ambos pies en la tierra… El hecho de que la razón humana es capaz… El hecho de que la integridad intelectual acarrea la única paz mental honesta… El hecho de que no hay un Dios… Todo esto es verdaderamente una Buena Noticia. Dan Barker

Los Testigos de Jehová están en contra de la Educación superior

Qué han opinado y opinan los Testigos de Jehová sobre la educación académica es algo digno de estudio. Según ellos, aunque "la educación es vital", por lo visto sólo lo es la que se recibe de su querida Biblia: concretamente, de su interpretación bíblica. No son pocas las publicaciones que esta secta tiene en las cuales se alienta a las personas a no estudiar pues, por lo visto, esta según ellos es dañina. Lo dije y lo vuelvo a decir: un público que no valora o no tiene conocimientos científicos, filosóficos, etc., los que se enseñan en la escuela y en la universidad, es un público con una capacidad menor para pensar críticamente. El conocimiento y que a uno le enseñen a pensar (a cómo usar el cerebro) no tiene precio: da libertad y las herramientas suficientes como para tener un criterio a la hora de tormar decisiones. Esto, por supuesto, daña a las religiones. Una religión lo que busca es un rebaño dócil y cuanto más fácilmente manipulable, mucho mejor. Con respecto a esto, los Testigo de Jehová no iban a ser menos. Veremos unos cuantos ejemplos de cómo esta gente, el cuerpo gobernante, alude a la educación académica e incita a sus feligreses a que no acudan a estudios superiores.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Si es infinitamente bueno, ¿qué razón deberíamos tener para temerle? Si es infinitamente sabio, ¿por qué deberíamos tener dudas concernientes a nuestro futuro? Si lo sabe todo, ¿por qué advertirle de nuestras necesidades y fatigarlo con nuestras oraciones? Si está en todos lados, ¿por qué erigirle templos? Si es justo, ¿por qué temer que castigará a las criaturas a las cuales llenó de debilidades? Si la gracia lo hace todo por ellos, ¿qué razón habrá para recompensarlos? Si él es todopoderoso, ¿cómo ofenderlo, cómo resistírsele? Si es razonable, ¿cómo puede enojarse con los ciegos, a quienes les ha dado la libertad de ser irrazonables? Si es inamovible, ¿con qué derecho pretendemos hacerlo cambiar sus designios? Si es imposible de concebir, ¿por qué habremos de ocuparnos de él? Si él ha hablado, ¿por qué el Universo no se ha convencido? Si el conocimiento de un Dios es el más necesario, ¿por qué no es el más evidente y el más claro? Percy Bysshe Shelley
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Qué han opinado y opinan los Testigos de Jehová sobre la educación académica es algo digno de estudio. Según ellos, aunque «la educación es vital», por lo visto sólo lo es la que se recibe de su querida Biblia: concretamente, de su interpretación bíblica. No son pocas las publicaciones que esta secta tiene en las cuales se alienta a las personas a no estudiar pues, por lo visto, esta según ellos es dañina.

Lo dije y lo vuelvo a decir: un público que no valora o no tiene conocimientos científicos, filosóficos, etc., los que se enseñan en la escuela y en la universidad, es un público con una capacidad menor para pensar críticamente. El conocimiento y que a uno le enseñen a pensar (a cómo usar el cerebro) no tiene precio: da libertad y las herramientas suficientes como para tener un criterio a la hora de tormar decisiones.

Esto, por supuesto, daña a las religiones. Una religión lo que busca es un rebaño dócil y cuanto más fácilmente manipulable, mucho mejor. Con respecto a esto, los Testigo de Jehová no iban a ser menos.

Veremos unos cuantos ejemplos de cómo esta gente, el cuerpo gobernante, alude a la educación académica e incita a sus feligreses a que no acudan a estudios superiores.

En su web

Lo primero que nos podemos encontrar si consultamos su web oficial es un artículo en el que estos nos responden directamente qué piensan sobre la educación titulado «¿Qué piensan los testigos de Jehová sobre la educación?»

Ya en su nota inicial con lo que nos encontramos es con que, según ellos:

Lo que pensamos sobre la educación se basa en los principios bíblicos. Cada Testigo usa su conciencia educada por la Biblia para decidir cómo debe poner en práctica principios como los que analizaremos en este artículo.

El artículo parece empezar bien, con un título en el que se afirma que «La educación es vital» y un primer párrafo donde alegan que «La educación nos ayuda a adquirir “sabiduría práctica y la capacidad de pensar”«; que ellos respetan la ley cuando en esta se declara que se debe acudir a la primaria y secundaria (porque son obligatorios – si no habría que ver cómo actuarían). Eso sí, sin perder oportunidad para inculcar en su mensaje que quien manda es el cuerpo gobernante:

Los gobiernos también reconocen la importancia de la educación y normalmente establecen que los estudios de primaria y secundaria sean obligatorios. Nosotros respetamos estas leyes, pues seguimos el mandato: “Toda alma esté en sujeción a las autoridades superiores”, es decir, los gobiernos (Romanos 13:1).

Cualquiera diría que estos estaban promoviendo unos valores saludables y fomentando que se piense críticamente en ese párrafo hasta que el texto dejan tal perla y luego, además, continúa con que hay que ir «con cuidado todas las opciones disponibles de educación suplementaria (después de la secundaria) así como el costo y la utilidad de cada una.» Y es así donde empieza el show de despropósitos:

La educación bíblica tiene más valor que la educación académica. A diferencia de la educación académica, la educación bíblica ofrece conocimiento acerca de Dios, un conocimiento que salva vidas (Juan 17:3). También enseña valores morales, es decir, “justicia y juicio y rectitud, el derrotero entero de lo que es bueno” (Proverbios 2:9). El apóstol Pablo tuvo lo que hoy podría compararse a unos estudios universitarios, pero reconoció el “sobresaliente valor del conocimiento de Cristo Jesús” (Filipenses 3:8; Hechos 22:3). De manera similar, muchos testigos de Jehová de la actualidad han cursado estudios superiores, pero creen que su educación espiritual es de más valor.

La educación bíblica tiene más valor que la académica porque lo dice la Biblia ¿no es genial el tipo de razonamiento que siguen? Un poco más abajo estos prosiguen, por si no había quedado claro, con que la educación superior, los estudios superiores, por lo visto (según ellos) tiene una serie «peligros morales y espirituales» que ellos, por supuesto, nos van a listar:

Un proverbio bíblico dice: “Sagaz es el que ha visto la calamidad y procede a ocultarse” (Proverbios 22:3). Los testigos de Jehová creemos que el ambiente de algunas universidades y otros centros de estudios superiores puede representar peligros morales y espirituales. Por eso, muchos Testigos deciden no exponerse ni exponer a sus hijos a ese ambiente, pues creen que en estos centros a veces se promueven ciertas ideas equivocadas…

Le siguen, por supuesto, una serie de «ideas», más bien hombres de paja, que lo que pretenden ocultar es que la educación superior, como ellos mismos confiesan más adelante, hacen que uno piense por si mismo y deje de actuar manejado por otros (en este caso ellos, sus líderes).

Que «El dinero trae la felicidad y da seguridad«. También intentan contra poner esto con el «amor». Se ve que los que van a la universiad sólo piensan en el dinero y que ir allí es contrario al «amor».

Que «Los estudios superiores dan prestigio«.La biblia «advierte que no debemos buscar prominencia en este mundo» y claro, es que los que tienen estudios superiores son unos ególatras de mucho cuidado porque la Watchtower (WY) cogió una cita puntual con la opinión de un  ex primer ministro de Georgia donde decía que los jóvenes sin estudios eran una verguenza para sus familias. Y claro, ¿quién quiere ser un ególatra? Pues eso, que estudiar en la univeridad es malo.

Que «Cada uno debe decidir lo que está bien y lo que está mal«.Mal… ¿cómo que cada uno debe pensar por si mismo?

Los testigos de Jehová aceptamos el punto de vista de Dios sobre lo que está bien y lo que está mal (Isaías 5:20). Sin embargo, según un artículo publicado en una revista, la presión de grupo en las universidades hace que muchos estudiantes “tomen decisiones que van en contra de su opinión establecida sobre lo que está bien y lo que está mal”. Este comentario concuerda con un principio bíblico que dice: “Las malas compañías echan a perder los hábitos útiles” (1 Corintios 15:33). En la universidad son muy comunes y hasta se promueven algunas prácticas que Dios condena, como la borrachera, el consumo de drogas y las relaciones sexuales fuera del matrimonio (1 Corintios 6:9, 10; 2 Corintios 7:1).

De hecho, según ellos, ir a la universidad es malo porque en ella, según ellos, se propicia que no salga poco menos que alcohólico y drogadicto:

En la universidad son muy comunes y hasta se promueven algunas prácticas que Dios condena, como la borrachera, el consumo de drogas y las relaciones sexuales fuera del matrimonio (1 Corintios 6:9, 10; 2 Corintios 7:1).

Por última «idea errónea» que se enseña en la universidad, según la WT, está que «La educación superior es la mejor manera de cambiar el mundo«.

Muchos desean mejorar como personas y mejorar el mundo. Pensar así es admirable, pero los testigos de Jehová hemos decidido seguir otro camino. Igual que Jesús, pensamos que el Reino de Dios es la única esperanza para tener un mundo mejor (Mateo 6:9, 10).

Ellos creen (o al menos procuran enseñar) que la única forma de «cambiar el mundo» es perteneciendo a su secta y creyendo en «el Reino de Dios». Pero ¡ojo! no penséis que es lo único que hacen: también salen a «cambiar el mundo» adoctrinando casa por casa:

Sin embargo, no esperamos sin hacer nada hasta que el Reino solucione los problemas del mundo. Más bien, como hizo Jesús, predicamos “estas buenas nuevas del reino” por todo el mundo y cada año ayudamos a cientos de miles de personas a mejorar sus vidas (Mateo 24:14).

¿Qué es eso de estudiar medicina, ingeniería, etc. para cambiar el mundo? No, no. El mundo se cambia, según la WT, perteneciendo a su secta, obedeciendo a sus líderes y saliendo a conseguir más adeptos.

En sus textos

Al TDJ se le inculca ya desde niño que sólo debe hacer caso al cuerpo gobernante. Esta idea, obviamente, peligra si a esa persona se le alienta a ir a un lugar en el que ¡por alguna razón mágica! el  número de profesores ateos es elevado y donde, para más «inri», se le enseña a un alumnado una serie de conocimientos donde se contradice las creencias con las que estos adoctrinan. A lo largo de décadas, la WT ha promovido una visión sobre los estudios superiores como algo nocivo por este tipo de razones. En las distintas revistas de la WT nos podemos encontrar mensajes como los que se exponen a continuación.

Pregunta 57:1: PREGUNTA (1910)– ¿Deberían los santos ir adelante y educar a sus hijos en este día para posiciones terrenales, sabiendo que no entrarán en tales posiciones en esta edad? ¿Sería tal educación (colegios o universidades) de algún valor en el Milenio?

RESPUESTA — Le aconsejo a todos los Cristianos a que no envíen a sus hijos a los colegios o las universidades, porque si lo hacen, se arriesgarán bastante a la infidelidad y a perder la fe, y le estarían haciendo un verdadero daño a sus hijos… pienso en un querido hermano Cristiano que me preguntó hace 5 años en cuanto a enviar a su hija a un colegio de mujeres. Le aconsejé que no lo hiciera, diciéndole que probablemente perdería su fe en la Biblia. … Mi consejo es, entonces, darles a sus hijos una educación hasta el límite de las escuelas públicas, ni siquiera intentando llevarlos a través de la preparatoria, porque recibirán bastante Altas Críticas en las preparatorias, y no tardará mucho tiempo antes que lo tengan en las escuelas comunes también.

Fuente: What Pastor Russell Said (Lo Que Dijo el Pastor Russell) de Leslie W. Jones, Chicago, 1917 (páginas Q57-Q58)

En vez de estar contentos con «sustento y con qué cubrirnos,» los que se dedican a obtener una «enseñanza superior» por lo general quieren poder disfrutar de «las demás cosas» que el dinero puede comprar.

Fuente: Atalaya, 1 de julio de 1967 (páginas 395 y 396)

Ahora muchas escuelas tienen consejeros estudiantiles que lo animan a uno a seguir tras educación superior después de la secundaria, a seguir una carrera con un futuro en este sistema de cosas. No dejes que influyan en ti. No permitas que te «laven el cerebro» con la propaganda del Diablo de adelantar, de hacer de ti mismo algo que valga en este mundo. ¡A este mundo le queda muy poco tiempo! ¡Cualquier «futuro» que este mundo ofrezca no es futuro! Sabiamente, entonces, deja que la Palabra de Dios influya en ti y escoge un proceder que resulte en tu protección y bendición. Fija como tu meta el servicio de precursor, el ministerio de tiempo cabal, con la posibilidad de ir a Betel o al servicio misional.

Fuente: La Atalaya, 15 de agosto de 1969 (página 491)

«Si tú, lector, eres persona joven, también tienes que enfrentarte al hecho de que nunca envejecerás en este presente sistema de cosas. ¿Por qué no? Porque toda la evidencia en cumplimiento de las profecías bíblicas indica que este sistema corrompido habrá de terminar en unos cuantos años. De la generación que observó el principio de los «últimos días» en 1914, Jesús predijo: «De ningún modo pasará esta generación hasta que sucedan todas esas cosas.» – Mat. 24:34. Por lo tanto, como persona joven, nunca realizarás alguna carrera que ofrezca este sistema. Si estás en la secundaria y piensas en una educación universitaria, esto significa por lo menos cuatro, quizás hasta seis u ocho años más para que obtengas tu título de una carrera especializada. Pero ¿dónde estará este sistema de cosas para ese tiempo? ¡Estará bien avanzado hacia su fin, si es que no habrá desaparecido en realidad!

Es por eso que a los padres que basan su vida en la Palabra profética de Dios les es mucho más práctico dirigir a sus jóvenes a oficios que no requieran tan largos períodos de educación adicional.

Fuente: Despertad, 22 de Agosto de 1969, “¿Qué futuro para los jóvenes?” (página 15)

Puede que un título universitario mejore tus perspectivas de empleo o puede que no, pero hay un hecho que es indiscutible: ¡»El tiempo que queda está reducido»! (1 Corintios 7:29.) A pesar de todos los supuestos beneficios, ¿sería la mejor manera de usar el tiempo que queda pasar varios años en una universidad?

Fuente: Despertad, 8 de mayo de 1989 (página 13)

Un título universitario ya no garantiza el éxito en el mercado laboral. Como alternativa, algunos han aprendido oficios que puedan tener salida al inscribirse en programas de aprendizaje, asistir a escuelas politécnicas o de formación profesional, o bien seguir cursillos académicos que exigen una menor inversión de tiempo y dedicación.

Fuente: Nuestro Ministerio del Reino, abril de 1999 (página 8)

Las universidades son bien conocidas por ser escenario de conductas perjudiciales: consumo de drogas, abuso del alcohol, inmoralidad, falta de honradez en los exámenes, humillantes pruebas de iniciación, y la lista sigue y sigue. …..A este ambiente malsano se añade la presión de los exámenes y las tareas de investigación, que, naturalmente, exigen horas de estudio de parte de los alumnos. Además, puede que algunos deban tener al menos un trabajo de tiempo parcial. Todo esto les quita mucho tiempo y energías…..Es lamentable que algunos jóvenes hayan perdido su fe por sucumbir a las exigencias de tiempo y energías que les ha impuesto la universidad o por caer en prácticas contrarias a las Escrituras.

Fente: La Atalaya, 1 de Octubre del 2005, “Padres, ¿qué futuro desean para sus hijos?”

¿Y qué se puede decir de la educación superior que se imparte en las universidades? Mucha gente cree que es imprescindible para alcanzar el éxito. No obstante, un buen número de jóvenes que estudian en la universidad terminan con la mente llena de ideas nocivas. Además, en el caso de los cristianos, se desperdician años valiosos de la juventud que podrían emplearse mejor sirviendo a Jehová (Ecl. 12:1). No parece coincidencia que en los países en los que es común que la gente curse estudios superiores se crea cada vez menos en Dios.

Fuente: La Atalaya, 15 de Abril del 2008, “Rechacemos las cosas que nada valen”

Es un hecho que los jóvenes cristianos se enfrentarán a nuevos retos y presiones … ¿Están listos para resistir la presión de ir a la universidad? ¿Saben qué hacer cuando les insistan para que salgan con alguien, ingieran alcohol o usen drogas?

Fuente: Nuestro Ministerio del Reino, Julio de 2011 (página 2)

¿Y qué hay de los jóvenes? A menudo sus profesores y otras personas los presionan para que vayan a la universidad. ¿Los animamos a que, en vez de eso, se pongan metas espirituales y se beneficien de la capacitación que da Jehová?

Fuente: Ministerio del Reino, Octubre 2011 (página 3)

Sin duda, los consejeros escolares creen sinceramente que lo mejor para ti es que curses estudios superiores y alcances un puesto importante en este mundo. Pero ellos cifran su confianza en un sistema social y económico que no tiene futuro.

Fuente: La Atalaya, 15 de junio de 2012 (página 23).

¿Qué ambiente se respira en la mayoría de las universidades de este mundo? ¿Verdad que suelen ser foco de descontento social y político, y se caracterizan por la inmoralidad y los excesos? (Efes. 2:2.) En contraste, la organización de Jehová ofrece la mejor educación en el pacífico ambiente de la congregación cristiana.

Fuente: La Atalaya, 15 de Octubre del 2013, “Sirvan a Jehová como esclavos” (párrafo 15)

Estos y más ejemplos, donde la WT insta a la gente a que no estudie, a que ir a la universidad es poco más que lo peor que le puede pasar a una persona y que no es necesario acudir a los estudios superiores porque el mundo se acabará pronto (llevan diciendo esto desde 1886), se recogen en las webs de quienes mejor recopilan toda la información de los TDJ: los que ya han dejado dicha secta (ejemplo aquí  y aquí) o incluso aquellos que han tenido cierto contacto con dicha secta (ejemplo aquí). De hecho, en estas webs y muchas otras podrán encontrar con que los argumentos esgrimidos por la WT en su web ya los habían sacado y usado en las  revistas, entre demás opiniones.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

4 respuestas

  1. Nada nuevo, no vaya a ser que descubran ideas cómo la teoría de la evolución, que hay gente buena fuera de los suyos, o que piensen demasiado por sí mismos.

    Luego se quejan cuando se les considera una secta.

  2. Soy de México, en donde vivo es común ver paseándose a familias completas predicándo de puerta en puerta su religión.

    Poco sabía de ellos, esto responde a mi pregunta de por qué veía a niños acompañándolos por la mañana incluso entre semana.

  3. Hola no se si te acuerdas de mi acabo de leer el libro imperiofilia y acá están algunas objeciones después de buscar comentarios contructivos (los cuales fueron pocos )
    1 El autor villacañas quien es protestante hace una critica a elvira roca sobre lutero que este no era machista ni antisemita lo cual es falso en esta pagina esta mas que demostrado
    2 sobre la inquision el autor apoya la protestante y ataca la catolica
    3 el autor insulta mucho a elvira lo cual me acuerda mucho al articulo de cesar viral
    Es por eso que ese libro no me convenció

    1. Creo que el problema que tiene es precisamente que toma esos puntos para que le convenzan o no lo que se expone en todo un libro. Debería plantearse no tomar el todo de un libro, ni juzgarlo por las formas del autor sino por sus afirmaciones individuales: ver si responde y refuta los puntos clave de aquello que está criticando.

      Siempre digo que quienes más critica hacen de una religión son los creyentes de la contraria. Obviamente, cuando uno lee a una persona con unas creencias concretas tiene que ser consciente de que este autor tenderá a sesgar sus opiniones. Buscar la imparcialidad en un creyente de X (una que además está enemistada con Y) es pedir demasiado. Tanto Barea como Villacañas caen en eso. Por eso en lo que debe centrarse uno es en los puntos clave de lo que se afirma y luego contrastarlo con fuentes externas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *