Si Noé hubiera sido realmente prevenido hubiera liquidado aquellas dos moscas. Hellen Castle

Cuando los Testigos de Jehová eran unos antivacunas

La mayoría de los Testigos de Jehová (TDJ) ignorarán por completo que la posición de la Sociedad Watchtower (WTS) fue una vez firme en contra del "crimen" de la vacunación. Durante los siglos, grandes plagas y enfermedades han llevado a cientos de millones de víctimas, a veces incluso a civilizaciones devastadas. En la primera parte del siglo pasado, la humanidad estaba al borde de una nueva era, cuando plagas tan antiguas como la humanidad estaban a punto de extinguirse. La herramienta fueron los programas obligatorios de vacunación. Especialmente la viruela, una de las enfermedades más mortales de la historia, fue objetivo de exterminio, y gracias al programa de vacunación esto se logró.

Índice de contenido

Piensa en ello…

No puedo imaginarme a un dios que premia y castiga a los objetos de su creación, cuyos propósitos han sido modelados bajo el suyo propio; un dios que no es más que el reflejo de la debilidad humana. Tampoco creo que el individuo sobreviva a la muerte de su cuerpo: esos no son más que pensamientos de miedo o egoísmo de lo mas ridículo. Albert Einstein
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

La mayoría de los Testigos de Jehová (TDJ) ignorarán por completo que la posición de la Sociedad Watchtower Society (WTS) fue una vez firme en contra del «crimen» de la vacunación. De hecho la Watchtower ahora incluso se dedica a negarlo desde su web oficial. La estrategia de estos, ahora, es relegar la responsabilidad a la propia víctima de ellos, que no son otros sino sus adoctrinados:

No. Los testigos de Jehová no están en contra de las vacunas. Consideran que vacunarse o no es una decisión personal que cada cristiano debe tomar. Muchos testigos de Jehová deciden hacerlo.

Fuente: jw.org (ver enlace arriba)

Pero como veremos a continuación, esta gente está mintiendo. Su posición ante la vacunación ha variado con el tiempo.

Antivacunas dirigían a los TDJ

The Golden Age (revista de los TDJ) – 30 de marzo de 1930 p. 409

Durante los siglos, grandes plagas y enfermedades han llevado a cientos de millones de víctimas, a veces incluso a civilizaciones devastadas. En la primera parte del siglo pasado, la humanidad estaba al borde de una nueva era, cuando plagas tan antiguas como la humanidad estaban a punto de extinguirse. La herramienta fueron los programas obligatorios de vacunación. Especialmente la viruela, una de las enfermedades más mortales de la historia, fue objetivo de exterminio, y gracias al programa de vacunación esto se logró. De hecho en 2019 la OMS conmemoraba los 40 años de su erradicación (se consideró erradicada oficialmente en 1980). Otra enfermedad que azotó el mundo desde su aparición hace milenios era la polio. Tras el programa de vacuación que comenzó en 1955, Estados Unidos se consideró «libre de polio» oficialmente en 1979. Enfermedad que ha aparecido recientemente en Nueva York, en 2022, gracias precisamente a los movimientos antivacunas, que llevan difundiendo bulos desde hace décadas y más desde que apareció la pandemia mundial más reciente: la COVID-19.

Pero la WTS no consideró este programa como un beneficio para la humanidad:

«Pensar que la gente preferiría tener la viruela que la vacunación, porque esta última siembra semillas de sífilis, cánceres, eczema, erisipela, escrófula, consumo, incluso lepra y muchas otras afecciones repugnantes». Por lo tanto, la práctica de las vacunas es un crimen, un ultraje y un engaño »

Fuente: The Golden Age, 5 de enero de 1929, página 502

Sí, para los TDJ una vacunación era «un crimen» y, a veces, se la asemejaba a una violación (como dicen hoy los TDJ sobre las transfusiones de sangre). Además, como casi todo lo demás, se utilizó como «señal de los últimos días» (su argumento estrella: el miedo).

«La vacunación nunca impidió nada y nunca lo hará, y es la práctica más bárbara. . . Estamos en los últimos días; y el diablo está perdiendo lentamente su control, haciendo un esfuerzo extenuante mientras tanto para hacer todo el daño que pueda, y para su crédito se pueden poner tales males. . . . Use sus derechos como ciudadanos estadounidenses para abolir para siempre la práctica diabólica de las vacunas. »

Fuente: The Golden Age, 12 de octubre de 1921, página 17

En la visión del mundo de los testigos de Jehová, tanto entonces como ahora, las tres fuerzas principales del mal en el mundo son la falsa religión (todas lo son menos la suya, argumento que comparten todas las religiones), los gobiernos, que están gobernados por Satanás, y el opresivo Gran Negocio (lo suyo, por supuesto, no lo es). Fue este último el responsable de la campaña de desinformación sobre lo beneficiosas que fueron las vacunas:

«El público en general no es consciente de cuán grande es una industria en la fabricación de sueros, antitetinas y vacunas, o que las grandes empresas controlan toda la industria. . . . las juntas de salud se esfuerzan por iniciar una epidemia de viruela, difteria o tifoidea para cosechar una cosecha de oro inoculando una comunidad irreflexiva con el único fin de eliminar esta inmundicia manufacturada »

Fuente: The Golden Age, 3 de enero de 1923. , p 214

The Golden Age – 31 de mayo de 1931 p.51

«Vender sangre es un gran negocio». Si estas teorías de la conspiración le suenan familiares es porque son casi idénticas a los artículos más recientes en la misma revista, ahora llamada ¡Despertad !, que publicó una serie de artículos en esta historia de portada:

El objetivo de la serie era dar la impresión de que la sangre era «oro rojo» (comparar con la expresión «cosecha dorada» usada anteriormente) y que la Cruz Roja Internacional es culpable de engaño masivo al usar métodos no éticos para vender sangre con fines de lucro

Fuente: Despertar! 22 de octubre de 1990

Afortunadamente, los fanáticos religiosos que se opusieron a los programas de vacunación fallaron. Si no lo hubieran hecho, estos serían culpables de millones de muertes hasta esta fecha (culpa que comparten los nuevos movimientos antivacunas, aunque esta vez motivados por el fraude producido por Andrew Wakefield). Sólo podemos esperar que los fanáticos que prohíben el uso médico de sangre y productos sanguíneos también fallen.

El principal argumento de la WTS contra las vacunas parece haber sido que, según ellos, esta se trataba de «inmundicia animal» que «contaminaría» a la humanidad. Según The Golden Age, las vacunas no solo causaron todo tipo de enfermedades terribles, incluida la gripe española, sino que incluso retrasaron el intelecto de los hombres (el mismo argumento que empleó Wakefield décadas después) y provocaron la bancarrota moral:

«… mucha flojedad de nuestro día a lo largo de las líneas sexuales puede ser atribuible a la fácil y continua violación de los mandamientos divinos para mantener separadas la sangre humana y la animal. Con células de sangre extranjera corriendo por sus venas, un hombre no es normal, no es él mismo, pero carece del equilibrio y equilibrio que lo hace autocontrolarse »

Fuente: The Golden Age, 4 de febrero de 1931, página 293.

¡Encontramos estos mismos argumentos aplicados a trasplantes de órganos y transfusiones de sangre más adelante!

Lo más interesante es que la WTS, en la misma revista, dio algunos argumentos «bíblicos» para rechazar las vacunas:

«La vacunación es una violación directa del pacto eterno que Dios estableció con Noé después del diluvio» (ibid).

Esta fue la primera vez en nuestra historia que la prohibición de la sangre se aplicaba a los cristianos, antes se aplicaba únicamente a los judíos. Teniendo en cuenta la evidencia que acabamos de ver, podemos preguntarnos por qué alguien confía en el juicio y el consejo de la WTS.

Donde dije digo…

Las transfusiones de sangre no fueron un problema tan temprano. Sin embargo, en Consolation (el nombre provisional de The Golden Age) del 25 de diciembre de 1940, p. 19, encontramos una noticia sobre un médico abnegado que dio su propia sangre y de ese modo salvó la vida de una mujer. Sólo a finales de la década de 1940 (véase la cronología sobre su negativa), la WTS condena explícitamente las transfusiones de sangre como «no escriturales», utilizando exactamente los mismos argumentos que antes habían utilizado para prohibir las vacunas.

Al mismo tiempo, la STM ya no podía sustentar la idea de que las vacunas no funcionaban. En La Atalaya, del 15 de diciembre de 1952, p. 764, la reversión dramática está oculta en la sección Pregunta de los lectores:

• ¿Es la vacunación una violación de la ley de Dios que prohíbe la toma de sangre en el sistema? -GC, Carolina del Norte.

El motivo del cambio rápido es inmediatamente evidente a partir de la respuesta:

«El tema de la vacunación es uno para el individuo que tiene que enfrentarlo para decidir por sí mismo. . .. Y nuestra Sociedad no puede permitirse el lujo de verse involucrada en el asunto legalmente ni asumir la responsabilidad por el resultado del caso «.

Era bastante obvio para la WTS que una prohibición de la vacunación podría costar fácilmente muchas vidas, y no hay duda de que costó vidas. Sin embargo, la amenaza de costo financiero para la WTS trajo una «nueva luz» sobre la cuestión. Aquí se puede encontrar la clave para lograr que la WTS realice una reforma (otra vez) en el tema de las transfusiones de sangre. La WTS no quiere litigar su posición, y todavía no pueden permitirse el lujo de verse envuelta en una batalla legal porque hay mucho en juego, las potenciales demandas de muerte por negligencia podrían arruinarla.

Todos los argumentos «Bíblicos» previos contra las vacunas fueron repentinamente irrelevantes (o, si se quiere, la «Sociedad no pudo permitirse» mantenerlos). Incidentalmente, la persona más responsable de la ridícula posición de la WTS sobre la vacunación fue Clayton Woodworth, quien había muerto exactamente un año antes. Al parecer, esto despejó el camino para la reforma de la vacunación:

«Después de considerar el asunto, no nos parece estar en violación del pacto eterno hecho con Noé, como se establece en Génesis 9: 4, ni contrario al mandamiento relacionado de Dios en Levítico 17: 10-14. Con toda certeza, no se puede argumentar de manera razonable o bíblica y se demostró que, al vacunarse, la persona inoculada está comiendo o bebiendo sangre y consumiéndola como alimento o recibiendo una transfusión de sangre. La vacunación no guarda ninguna relación o semejanza con los matrimonios mixtos entre los «hijos de Dios» angélicos con las hijas de los hombres, como se describe en Génesis 6: 1-4. Tampoco se puede poner en la misma clase que se describe en Levítico 18:23, 24, que prohíbe la mezcla de humanos con animales. No tiene nada que ver con las relaciones sexuales «.

No se emitió ni una sola palabra de disculpa para aquellos que arriesgaron y, en algunos casos, desperdiciaron sus vidas creyendo en los cuentos de hadas de los líderes de la WTS que afirmaban hablar en nombre de Dios. Pero incluso entonces, la Sociedad no se retractó por completo de sus «argumentos médicos» utilizados anteriormente. Simplemente afirmó:

«La ciencia médica, de hecho, afirma que la vacunación en realidad resulta en la construcción de la vitalidad de la sangre para resistir la enfermedad contra la cual la persona es inoculada. Pero, por supuesto, esa es una pregunta para cada individuo involucrado para decidir por sí mismo y como él ve que es la voluntad de Jehová para él «.

Como siempre, la postura de la WTS era la de tirar la piedra y esconder la mano. Ellos simplemente arrojan lo datos y su postura falaces y que el lector, para nada sugestionado por ellos, decida. Lo que en el mundo real se conoce como hipocresía. Pero ¿Qué palabra de consuelo se les ofreció a aquellos que habían creído las tonterías que ellos afirmaron?

«Simplemente ofrecemos la información anterior a pedido, pero no podemos asumir ninguna responsabilidad por la decisión y el curso que el lector pueda tomar».

¿Los testigos de Jehová que perdieron a sus seres queridos encontrarán consuelo en una declaración similar cuando los líderes de la WTS finalmente se vean obligados a abandonar su actual política de sangre?

Nota:

Para quienes no sepan qué es The Golden Age o aleguen que la revista no pertenecía a los TDJ, o que esta no reflejaba las creencias y opiniones de la WTS, dejaré que sea la propia Sociedad quien exponga qué era esta revista:

El viernes, “El Día de los Colaboradores”, Joseph Rutherford finalmente desveló el misterio ante los seis mil presentes. “GA” eran las iniciales de The Golden Age (La Edad de Oro), una nueva revista para predicar. *

Hablando de sus compañeros ungidos, el hermano Rutherford dijo: “Más allá del tiempo de angustia, con los ojos de la fe ven la Edad de Oro del glorioso reinado del Mesías. […] Para ellos, anunciar la llegada de la Edad de Oro es un deber primordial y un privilegio. Es parte de la comisión que Dios les ha dado”.

Con The Golden Age —“una revista de hechos, esperanza y convicción”, como se declaraba en la portada— comenzó un nuevo método de proclamar la verdad: una campaña de casa en casa para ofrecer suscripciones a la revista. Al preguntar cuántos deseaban participar, todos se pusieron en pie. Entonces, “con un celo y un entusiasmo que solo conocen los que siguen los pasos de Jesús”, cantaron: “Oh, manda tu luz y verdad”. Milton Norris comentó: “Nunca lo olvidaré, parecía que los árboles temblaban”.

Cuando acabó la sesión, los presentes hicieron fila para ser los primeros suscriptores de la revista. Muchos se sentían como Mabel Philbrick, que dijo: “¡Qué emocionante fue saber que de nuevo teníamos trabajo que hacer!”.

La WTS presume, orgullosa, de dicha revista en su propia web oficial, en un artículo donde esta explica su historia titulado “A quiénes se les confía la obra”, en la sección «Una nueva herramienta» (ver enlace).

Fuente: artículo traducido y modificado, aportando más información al respecto, de http://ajwrb.org/vaccination

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

9 comentarios

      1. Justamente en esa línea del título: «Donde dije digo…».
        «Donde dije digo…

        Las transfusiones de sangre no fueron un problema tan temprano. Sin embargo, en Consolation (el nombre provisional de The Golden Age) del 25 de diciembre de 1940, p. 19, encontramos una noticia sobre un médico abnegado que dio su propia sangre y de ese modo salvó la vida de una mujer. Sólo a fines de la década de 1940 (véase la cronología sobre su negativa), la WTS condena explícitamente las transfusiones de sangre como “no escriturales”, utilizando exactamente los mismos argumentos que antes habían utilizado para prohibir las vacunas.»

        1. Sigue sin decirme en qué me he equivocado.

          ¿»fines» por «finales»? Corregido 😉

    1. «Donde dije digo…» es una referencia a una frase popular (“Donde dije digo, digo Diego”) que se usa como expresión para definir cuando alguien cambia de opinión.

      En esta web puede encontrar una explicación.

  1. Hola, soy testigo de Jehová y debo decir que sus artículos me parecen excelentes. Los datos son reales (no solo en este artículo) y son muy útiles para reflexionar. Nunca es tarde, no?

  2. Estuve 4 meses con los Testgos de Jehová. Es doloroso que te saquen a la fuerza de algo en lo que crees. Es doloroso vivir «perdido en el mundo» como ellos lo llaman. Pero es mas doloroso todavía, disponer de un ordenador, meterte en internet, y descubrir que el cristianismo en general, es una estafa y manipulación de la elite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta