Está dispuesto Dios a prevenir la maldad, pero no puede? Entonces no es omnipotente. ¿Puede hacerlo, pero no está dispuesto? Entonces es malévolo. ¿Es capaz y además está dispuesto? Entonces, ¿de dónde proviene la maldad? ¿No es él capaz ni tampoco está dispuesto? Entonces, ¿por qué llamarlo Dios? Epicuro

El Top 6 de cosas absurdas que sólo hace un religioso (2ª parte)

Ya en un anterior artículo expuse 6 cosas incoherentes y dignas de crítica que sólo hacían los religiosos. Algunos me dijeron que hacían más (lo sé), otros que debería haber incluido más y otros que debería continuarlo con otro similar con otra lista. Pues eso he hecho esta vez (y que posiblemente haga de nuevo en un futuro). Para quien no sepa de qué va esto a pesar de dejarlo bien claro en el título, además de consultar el anterior, puede leer la explicación que a continuación voy a darle: esto, querido lector, es una lista con una recopilación de comportamientos y actitudes que únicamente se encuentran en el ámbito religioso.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Cada pueblo tiene la ingenua convicción de ser la mejor ocurrencia de Dios. Theodor Heuss
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Ya en un anterior artículo expuse 6 cosas incoherentes y dignas de crítica que sólo hacían los religiosos. Algunos me dijeron que hacían más (lo sé), otros que debería haber incluido más y otros que debería continuarlo con otro similar con otra lista. Pues eso he hecho esta vez (y que posiblemente haga de nuevo en un futuro).

Para quien no sepa de qué va esto a pesar de dejarlo bien claro en el título, además de consultar el anterior, puede leer la explicación que a continuación voy a darle: esto, querido lector, es una lista con una recopilación de comportamientos y actitudes que únicamente se encuentran en el ámbito religioso.

Para críticos: no, no añado las que hacen los no religiosos pues entonces, obviamente, esto no sería una recopilación de las que hacen los religiosos ¿¡Es que no sabéis leer un simple título!? Esto, lo digo porque ya en el anterior artículo hubo algún que otro despistado (o no) que vino con tal argumento. Por lo visto, algunos no comprenden lo que leen. De haber comprendido esto se habrían percatado de que esta web “está dedicada a hablar de las religiones” y de aquello que estas no cuentan y omiten o, como religiones que son, de aquello a lo que pretenden escapar por que sí, por el mero hecho de serlo: al juicio crítico.

También son «comportamientos y actitudes que únicamente se encuentran en el ámbito religioso» porque es ese ámbito el que las propicia y promueve. Y lo son, además, por las razones por las que surgen.

1º.- Autolesiónese o lesione a otros

(cristianismo)

Emule lo que le sucedió a su personaje ficticio preferido, ese que “conoce” porque ha crecido en un ambiente y sociedad concreta.

Camine de rodillas hasta que estas le sangren, le produzcan heridas o dolor. O hágalo con sus familiares. Que nadie le quite el pacer de humillarse públicamente y hacer que incluso los niños lo hagan.

Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide

Si esto no le llena ese ego por creerse mejor al hacer este tipo de “sacrificios” inútiles siempre podrá optar por la opción más “fiel” a su credo y caminar descalzo durante kilómetros, además de con dos maderos cruzados de más de 150 kg sobre sus hombros.

Vea la noticia aquí: http://www.e-tlaxcala.mx/nota/2015-04-04/chiautempan/calor-y-latigazos-en-chiautempan

Algunos se excusarán con que este tipo de «representaciones» (como la de arriba o la Pasión Viviente de Castro Urdiales) están realizadas por actores, cosa que es cierta aunque el peso del madero no se lo quitará nadie al tipo. Pero como ya sabemos que nada regocija más al creyente que el sufrimiento, pruebe a hacerla usted mismo.

Vea la noticia aquí: https://larepublica.pe/archivo/786801-la-pasion-de-cristo-de-madrugada-y-con-azotes-a-los-fieles
Vea la noticia aquí: https://www.telemundo62.com/noticias/mundo/viernes-santo-fieles-mundo-calvario-jesucristo-373563091.html

Si con lo anterior no tiene suficiente péguese además latigazos emulando el castigo ficticio que sufrió su personaje también ficticio favorito.

Clávese en una cruz como hacen en Filipinas después de llevarla, por supuesto, a cuestas durante cientos de metros.

E incluso clávese pinchos metalizados en sus muslos para así castigarse por actuar conforme a su naturaleza humana pensando eróticamente en el sexo apuesto o por, simplemente, no cumplir con lo que se supone debería hacer según los dictámenes de la secta a la cual ha creído fielmente.

Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide

Si no quiere hacerlo usted siempre podrá forzar a unos niños a hacerlo: en vez de no promover el fanatismo, el sectarismo y el nacionalismo falaz que su religión promueve desde siempre ate, como hizo un cura, a niños de incluso 9 años a un poste durante horas para emular al personaje de ficción que usted vende con la excusa de “pedir por la paz en el mundo”.

Autolesionarse a lo musulmán

¿A caso creía que lo de autolesionarse era algo que no sucedía en el islam? No se preocupe, devoto abrahámico, pues si tenía envidia de la experiencia cristiana ¡nada como provocarse heridas en la espalda azotándose! siempre podrá hacer como hacen los musulmanes chiítas de la India o Pakistán durante el Muharram. Celebre la Batalla de Karbala golpeándose la espalda a latigazos con cadenas (Matam) conmeroándo dicha batalla.

Slide Slide Slide Slide Slide Slide

Autolesionarse a lo brahámico

(hinduismo)

Si caminar sobre brasas (versión hindú de lo que se hace en la festividad cristiana de San Juan), como se hace en la ceremonia de Thimithi, no le parece un reto lo suficientemente agradable para sus amigos zoomórficos y coloridos imaginarios…

O su relación con los animales reales consiste en jugarse el tipo atrapando y maltratando toros (Jallikattu) durante la festividad de Pongal (maltratar animales, como el toro, es algo que también comparten cristianos e hinduistas).

Si acercarse a serpientes como en el festival de Nag Panchami no le satisface…

Siempre podrá optar por convertirse usted en el poster promocional de su credo clavándose pinchos en su espalda, colgándose en unos postes y siendo paseado por la aldea ante la mirada de turistas y de sus compis más devotos. Todos encantados, como sucede en festivales como el de Thookam.

Slide Slide Slide Slide Slide

Que no le importe lesionar y asustar a niños si con ello puede dar juego a sus más enfermizas supersticiones.

Conviértase en un pincho moruno durante el festival Thaipusam.

Y si nada de lo anterior le convence para ser un ferviente hinduista siempre podrá dedicarse a lanzar bebés desde unos aproximadamente 10 metros de altura, como hacen al sur de Karnataka tanto familias hinduistas como budistas como ritual de fertilidad (vean el DailyMail, el NY Times o el Huffington Post si quieren saber más sobre esto).

O echarse a rodar, también en un ritual religioso de karnataka llamado Made Made Snana, para curarse la piel sobre los restos de la comida sobrante que la casta sacerdotal más alta, los brahamanes, tiran al suelo. Nada como hacer la croqueta cuesta abajo sobre las sobras, como marca la tradición que esa misma casta se ha inventado, para tener una piel sana y firme ¿cierto? ¡Y no se le ocurra criticarlo o acabará recibiendo una paliza «pacífica, amorosa y muy espiritual» también de los fieles a dicho ritual. Ay religiones… ¡cuanto beneficio nos aportan!

Todo, eso sí, muy «espiritual». Porque eso es lo importante y porque ser «espiritual» como ellos no tiene precio ¿no?

2º.- Rápese para después ponerse pelucas encima

(Judaísmo)

Actualmente las mujeres, por motivos médicos (cuando el cabello se les empieza a caer por el tratamiento con quimio), se ponen pañuelos o pelucas. No les queda más remedio pues han perdido sin querer su cabello, ese que lucían orgullosas. Esto no sucederá con usted ¿eh? Si usted religiosa lo hace no será por dicho motivo, aunque que esto suceda le vendrá bien socialmente para no sentirse tan marginal. Sea “pudoroso” tal y como exige el Tziniut y si es usted mujer (colectivo “favorecido” como todos sabemos por el monoteísmo abrahámico) y se ha casado tápese el pelo ¡por dios!

Y si taparse el cabello como se lo exige su personaje ficticio favorito a través de otro también mitológico con un pañuelo (Tichel) no le sienta bien, que no se sienta estúpida por llevar pelo «falso» encima de su pelo o raparse para luego ponerse una peluca (Sheitl o Sheitel).

3º.- Vea sus personajes ficticios favoritos en todas partes

(cristianismo)

Como si de un neurótico y paranoico se tratase, vea a Jesús en todo tipo de objetos, por muy absurdo que esto sea.

¿Que va a desayunar y al tostar el pan lo quemado se parece a la imagen icónica y estereotipada que se tiene de ese personaje gracias a los artistas durante el medievo? ¿Que alguien tosta un pan con la forma de dicho personaje? No se preocupe, lo suyo no es como quien ve formas familiares en las nubes. Usted es «especial» (no tiene un cerebro que reconoce patrones). Por eso ignore todo juicio racional y diga orgulloso que su personaje ficticio se le ha aparecido en las tostadas.

Pero no sólo en tostadas… ¿Lo va a ver sólo en tostadas? Los perros, que tanta discusión sobre si tenían o no “alma” han provocado en su religión, se han convertido en los nuevos “profetas” del cristianismo. Así podremos ver a Jesús en el ano de un perro tal y como reportó un usuario de Reddit hace años…

… o a cristianos entusiasmados porque la meada de un canino también se parece a su mesías y según ellos esto debe ser señal de su “venida” (esa que llevan esperando como si fueran los frikis de una serie o película mala esperando a su secuela), tal y como sucedió en el barrio de Santa Rosa de Lima, en la ciudad de Santa Fe (Argentina).

(islam)

Si es usted musulmán, aunque en su religión se “prohíba” la adoración de imágenes, esto no le librará de ver a “Alah” en la comida. En este caso ¡un huevo! como sucedió hace años cuando Asim Taj y su familia de Nottingham (Inglaterra) dijeron haber encontrado escrito Allah ahí con caligrafía árabe Naskh.

Y es que el dios del monoteísmo abrahámico por lo visto no tiene mejor cosa que hacer que escribir su nombre en huevos. Pues Anisa Jussab y su marido también afirmaron haber encontrado uno en Islandia.

Incluso un estudiante de Astaná (Kazajistán), Nursultan Nurbolov, dijo haber encontrado uno…

¡Incluso se apareció en una sandía! Supongo, porque estaba hasta los huevos de aparecer siempre en ellos el dios musulmán decidió escribir su nombre en dicha fruta cuando el avispado Asif Iqbal, un (por casualidad) musulmán de Leicester (Inglaterra) la vió y seguramente dijo ¡Alah es grande, como una sandía!

Pero ¡ojo! ¡que no son los únicos! Como dije, a mi que al omnipotente y omnisciente dios del monoteísmo musulmán no se le ocurriera mejor cosa que hacer con su tiempo que poner su nombre en árabe para musulmanes y su imagen icónica para cristianos, en vez de solucionar los conflictos que han causado quienes creen en él, me haría sospechar que detrás de esas apariciones hay más un sesgo que magia divina.

¡Bendita sea la pareidolia! Que tantas risas nos da al resto cuando vemos que esta es aprovechada por religiosos inconscientes de este sesgo para proclamar a su religión como la verdadera por este tipo de “milagros”.

4º. No se trate médicamente ni a su hijos aunque esto les mate

Siga las supersticiones más arcaicas, recopiladas y legisladas en otros tiempos en pleno siglo XXI y cause muertes innecesarias.

Crea que las enfermedades se pueden curar mágicamente o que el escepticismo y críticas de una persona, simplemente por no creer las mismas idioteces que usted, está causado por seres ficticios (ya sea su propio dios o “demonios”) y someta a intentas sesiones repletas de palizas a sus familiares hasta matarlos.

O mejor aún, habiendo métodos médicos para curar a sus familiares o a usted mismo como lo son las transfusiones de sangre u el trasplante de órganos, siga las máximas de ese libro tan cuerdo y “científico” que sigue (en el que aparecen unicornios, dragones, gigantes, casas enfermas, etc) y no se trate o trate a sus hijos. Así, en vez de haber vivido una vida con ellos siempre podrá darse golpecitos en el pecho por lo muy mucho que usted cree en dichos mitos (cosa que le define como un fanático) y presumir de la innecesaria muerte de sus hijos como si de «mártires» se trataran.

Así, sacando en portada a los niños que murieron porque decidieron no tratarse médicamente, es como celebraban los Testigos de Jehova su ingenuo fanatismo en la revista Despertad del 22 de mayo de 1994

5º. Compórtese como un rebaño de enajenados

Amontónese como el ganado frente a una estatua de madera o cartón piedra. Que nadie le quite el privilegio de comportarse como un energúmeno fan del ídolo regional (que irónicamente ese querido “libro sagrado” que usted dice seguir pero que jamás se ha leído le prohíbe adorar) y amontónese junto con otros cientos como usted frente a una verja esperando su turno para ser el primero en tocar y llevar a hombros a su muñeco de acción preferido (espectáculo lamentable, aunque muy turístico, conocido como el Salto de la verja).

Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide

Y que su fanatismo no le impida incluso hacerle pasar un mal trago a su hijo o al hijo de otro igual de fanático que usted con tal de agradar a su muñeco de madera favorito.

Reúnase como una piara alentada por un “pastor” para destruir incluso colegios por enseñar ciencias naturales. Ya sabe, esas enseñanzas del “demonio” que tanto perjudican el negocio de aquellos a quienes usted sigue. Siga los consejos de quienes dicen hablar con personajes ficticios, como la «virgen María» y destruya escuelas porque esta se lo ordena.

Que no le importe ser una de las cientos de víctimas que cada año se producen en las estampidas en ese lugar “santo” si con ello puede ver y demostrar lo mucho que adora a ese personaje inexistente porque cree que visitando una piedra negra es la prueba de todas las afirmaciones absurdas que usted ha tragado sin cuestionar lo más mínimo. Porque lo peculiar no es que se produzcan este tipo de accidentes en aglomeraciones humanas sino que el mismo acto las cause una y otra vez. Cosa que sólo consigue la religión.

Slide Slide Slide Slide Slide

Algo que, por supuesto, también sucede cuando quienes se reúnen son los judíos. ¿O es que creía que solo sucedía en sus sucedáneos? Reúnase en masa, aunque esté el mundo afrontando una pandemia y pueda contagiarse. Que unos cuantos muertos no le impidan hacer el imbécil en rebaño.

Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide

6º. Conviértase en un friki adorando objetos de colección

A menudo llamamos frikis a aquellos fans que coleccionan objetos relacionados con sus personajes de ficción (con superpoderes) favoritos y que conocen gracias a las historietas que tanto les encantaron desde probablemente su niñez o su adolescencia. Comportamiento que usted, religioso, no comete ¿cierto? Hombre, no se avergüence de esto y admita la realidad: su religión fue la primera promotora de esto.

La diferencia es que los fans de comics y películas jamás, a excepción de algún caso aislado (locos siempre habrá), harán lo que usted hace: adorar miembros de personas muertas como si estos fueran mágicos. Pero ¡ey! que el que usted, según usted, no esté loco no le impida comportarse como si lo fuera.

Adore dedos, manos, cráneos y cuerpos enteros de gente tan fanática como usted y diga que su obvia momificación es un “milagro”.

En su afán por dar credibilidad a sus cuentos favoritos, que esto no le impida adorar falsificaciones como pañuelos, trozos de madera o sábanas. E incluso creerse, ya puestos, que los cuerpos se conservan medianamente bien no por la momificación o enceramiento que se les hizo sino por alguna especie de «milagro» divino.

Vean lo «incorruptible» que se queda uno de tanto rezarle a amigos ficticios

Que en dicho afán por adorar este tipo de objetos no le detenga nada, mucho menos la sensación de estar haciendo el rídículo. Pasee y adore prepucios como si no hubiera un mañana alegando su “santidad” por ser, según usted ha inventado o creído, el pene de su personaje ficticio favorito.

Y no se preocupe si no posee ninguna pues 1º. hay de todo tipo y 2º. siempre le quedará crearla usted mismo (como todos han hecho) y venderla como si de algo original se tratase alegando que, además, puede hacer cosas mágicas. No sea tímido con los objetos de colección de su secta y haga fortuna con ellos. Al fin y al cabo, para eso es para lo que han servido siempre.

Nota: las fotos empleadas son de dominio público y, al menos que se sepa, no están acogidas a ningún derecho de autor. Cualquiera puede encontrarlas fácilmente.

El artículo va acompañado de enlaces hacia fuentes y referencias que confirman lo afirmado en él.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

9 respuestas

  1. TE FELICITO, HE COMPARTIDO TUS IDEAS EN LOS CURSOS QUE HE DADO Y TE DEJO UNA FRASE MUY VIEJA

    CAMBIAREMOS EL MUNDO CUANDO TODOS LOS POLITICOS Y RATEROS SEAN AHORCADOS CON LAS TRIPAS DE TODOS LOS CURAS Y RELIGIOSOS

    1. Bueno, gracias. Aunque yo no comparto ese medio sino que, con formación y conocimientos, se vayan extinguiendo hasta ser un reducto marginal de frikis; que ser religioso o magufo sea algo vergonzoso socialmente hasta el punto en que todo el mundo se quiera desentender de ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta