"La religión dogmática toma el aspecto y las proporciones de una gigantesca alucinación colectiva que se aparta de la realidad… esta actitud, tradicional en lo religioso, equivale, en efecto, a encogerse de hombros ante todo realismo."

Joseph Banks Rhine

Las 12 pruebas de la inexistencia de dios – Sebastián Faure

El libro ”Las Doce pruebas de la inexistencia de Dios” es un compendio de las doce conferencias que dio Faure en Paris desde noviembre del año 1920 a febrero de 1921. Faure defiende en ellas la postura atea y entra en polémica con el pensamiento creyente o teísta.

Índice de contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Piensa en ello…

Comentarios recientes
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

El libro  ”Las Doce pruebas de la inexistencia de Dios” es un compendio de las doce conferencias que dio Faure en Paris desde noviembre del año 1920 a febrero de 1921.
Faure  defiende en ellas la postura atea y entra en polémica con el pensamiento creyente o teísta.

 

La originalidad y el acierto de Faure en su planteamiento de las Doce pruebas es que no identifica el ateismo con la postura científica, reconociendo desde el principio la limitación de las ciencias para resolver, al menos de momento, los grandes enigmas que han provocado la postura religiosa. Tampoco es al Dios puramente filosófico (una especie de Motor inmóvil de Aristóteles, o de la trascendencia de Jaspers) al que se dispone a combatir Faure, sino al Dios vivo de las religiones, al Dios al que adoran y rezan los creyentes.

También es original, dentro de la literatura atea del XIX y XX, que se ataque no solo al origen y función social de la religión (como hace el marxismo, el anarquismo en general y, hasta cierto punto, también la corriente freudiana), sino la misma base racional, sobre la que intentan apoyar sus creencias las religiones.

Prólogo de Faure

Hay dos medios de estudiar y procurar resolver el problema de la inexistencia de Dios.

El primero consiste en eliminar la hipótesis Dios, del campo de las conjeturas plausibles o necesarias, por una explicación clara y precisa de un sistema positivo del Universo, de su origen, de sus desenvolvimientos sucesivos, de sus fines.

Esta exposición inutilizaría la idea de Dios y destruiría inmediatamente la base metafísica de los teólogos y filósofos espiritualistas.

En el estado actual de los conocimientos humanos, en todo lo que ha sido demostrado o pueda demostraste verificable, reconocemos que un conocimiento preciso del Cosmos no existe. Existen, es cierto, varias hipótesis ingeniosas que no chocan con la razón: sistemas más o menos aceptables, que se apoyan en una serie de experiencias basadas en la multiplicidad de observaciones, sobre las que se han modelado un carácter de probabilidad impresionante. También puede sostenerse que esos sistemas, esas suposiciones, soportan ventajosamente la confrontación con las afirmaciones teístas; mas, a decir verdad, consideramos que no existen en este punto sino tesis que no poseen el valor de la certeza científica, quedando cada uno en libertad de conceder su preferencia a tal o cual sistema que le sea expuesto, pudiendo decir que la solución del problema así planteado aparece, actualmente al menos, bastante relevada.

Los adeptos de todas las religiones aprovechan las ventajas que les concede un estudio tan arduo y complejo, no para resolverlo en afirmaciones concretas o en razonamientos acabados, sino para perpetuar la duda en el espíritu de sus correligionarios, lo que resulta para ellos el punto capital.

En esta lucha esforzada entre el materialismo y el teísmo, cada doctrina se defiende con tesón, pero los creyentes, a pesar de haber sido puestos en actitud de vencidos, tienen la impudicia de declararse, ante la multitud ignara, dignos cantores de la victoria, y buena prueba de ello es la manera de expresarse de los periódicos de su devoción, con cuya comedia pretenden mantener bajo el cayado del pastor a la inmensa mayoría del rebaño. Esto es, en síntesis, lo que desean estos falsos redentores.

12pruebasNodiosBajo este prólogo comienza el libro publicado en 1926.(Época en la que el conocimiento científico era bastante limitado si lo comparamos con todo lo descubierto desde esa alegación realizada por Faure). Durante estos 90 años la ciencia ha avanzado y “el conocimiento del Cosmos” ya no es tan impreciso como cuando lo afirmaba Faure.

Casi un siglo después de que Faure declarara eso, ese avance científico ha refutado cientos de mitos y creencias populares y ha demostrado aun más que lo narrado en los libros religiosos no era tan cierto como debería de haber sido (desde el punto de vista optimista sobre la idea del dios que la religión – los religiosos mejor dicho- nos ha vendido desde hace siglos).

En este libro Faure demuestra en pocos capítulos la inexistencia de un dios basándose en la lógica y argumentado punto por punto cada uno de los aspectos atribuidos al propio concepto de “dios”. Un libro muy recomendable sin duda alguna.

 

Lectura online:

Wikisource

Compra online:

Este contenido es sólo para miembros registrados. Por favor login.

 

Liked it? Take a second to support ateoyagnostico on Patreon!
Become a patron at Patreon!
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

Subscribete
Notificar de
guest
2 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Alexander Martínez
Alexander Martínez
5 años atrás

EL MATERIALISMO, EL MECANICISMO Y EL LIBRO DE URANTIA (de como derriba mitos y leyendas de las religiones y como, de forma coherente y consistente fundamenta sobre Dios, el universo, este planeta, la humanidad y sobre Jesús de Nazaret)

[contenido eliminado]

2
0
Me encantaría ver su opinión, por favor comentex

¡No podríamos hacerlo sin ti!

Únete a nuestra lista de suscriptores para apoyar el mantenimiento y el desarrollo continuo de nuestro sitio web.

Accede con tu cuenta