Por eso es que los religiosos están tan enloquecidos en contra de Internet, no por el contenido obsceno, sino porque ninguna religión puede soportar el acceso a la información. Robert Carr

Cuando la religión también censuró el cine y la TV

Desde prácticamente los comienzos de Hollywood (desde 1930 y aplicado desde 1934 hasta 1968) el cristianismo impuso su moral en el cine con una serie de códigos de conducta que tenían como objetivo la censura de todo material que no se adhiriera a las normas que ellos planteaban. A manos de una serie de políticos conservadores del partido republicano, se colocaron a una serie de moralistas cristianos para que encauzaran la industria cinematrográfica hacia una visión más «cristiana». Visto desde la perspectiva actual nada justifica la implantación de dicha censura. Pero por lo visto, para ese pensamiento de la época, las películas estaban alcanzando demasiado libertinaje.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Podría existir un Dios justo, noble bondadoso e interesado en la humanidad, si así decidiéramos crearlo los hombres. Pero no serviría de nada… Honoré de Balzac
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Desde prácticamente los comienzos de Hollywood (desde 1930 y aplicado desde 1934 hasta 1968) el cristianismo impuso su moral en el cine con una serie de códigos de conducta que tenían como objetivo la censura de todo material que no se adhiriera a las normas que ellos planteaban.

A manos de una serie de políticos conservadores del partido republicano, se colocaron a una serie de moralistas cristianos para que encauzaran la industria cinematrográfica hacia una visión más «cristiana». Visto desde la perspectiva actual nada justifica la implantación de dicha censura. Pero por lo visto, para ese pensamiento de la época, las películas estaban alcanzando demasiado libertinaje. 

En un principio, el argumento empleado fue que esto se hacía para escapar de la censura impuesta por el Estado. Estos códigos, se arguía, eran la alternativa a dicha impostura. De ahí que se diera a entender que estos, más que leyes, eran algo que se hacía de forma «voluntaría». El problema ante este argumento viene por el hecho de que tanto quienes gobernaban el país, como quienes plantearon estas normas morales y censuran eran prácticamente los mismos.

El primer paso fue colocar a un diácono presbiteriano como presidente de la M.P.P.D.A (la Asociación de Productores y Distribuidores de Cine de América): el líder republicano William Harrison Hays. El segundo, formar un gabinete compuesto por religiosos ¡cómo no! para la elavoración de ese Código de conducta cinematográfico: por un lado a un periodista católico, Martin Quigley (editor del prominente periódico comercial Motion Picture Herald) y por otro lado un sacerdote jesuita, el Padre Daniel A. Lord. Ambos presentarían una serie de normas a los estudios en 1929. A las discusiones se unirían durante ese mismo año el periodista también católico Joseph Ignatius Breen (que acabaría como uno de los censores), el sacerdote FitzGeorge Dinneen S.J, y Wilfred Parsons (editor jefe de la revista católica America Magazine), también sacerdote. Todo bajo la supervisión y aprobación del cardenal de Chicago George W. Mundelein.

Este código, que era conocido como «El código» o «El Código Hays» en honor a su promotor, se tituló como A Code to Govern the Making of Motion Pictures. 

El texto

A Code to Govern the Making of Motion Pictures

PRINCIPIOS GENERALES

(1) No se autorizará ningún film que pueda rebajar el nivel moral de los espectadores. Nunca se conducirá al espectador a tomar partido por el crimen, el mal, el pecado.

(2) Los géneros de vida descritos en el film serán correctos, tenida cuenta de las exigencias particulares del drama y del espectáculo.

(3) La ley, natural o humana, no será ridiculizada y la simpatía del auditorio no Irá, hacia aquellos que la violentan.

CRÍMENES

(1) El asesinato.

(a) La técnica asesinato deberá ser presentada de manera de no suscitar la imitación.

(b) No se mostrarán los detalles de los asesinatos brutales.

(c) La venganza, en nuestros días, no será justificada.

(2) Los métodos de los criminales no deberán ser presentados con precisión

(a) Las técnicas del robo, de la perforación de cajas fuertes y el dinamitado de trenes, minas y edificios, no deben ser detalladas.

(b) Se observarán las mismas precauciones en lo que concierne al Incendio voluntario.

(c) La utilización de armas de fuego será reducida al mínimo estricto.

(d) La técnica del contrabando no será expuesta

(3) El tráfico clandestino de drogas y usó de éstas no serán mostrados, en ningún film.

(4) Fuera de las exigencias propias de la trama y de la pintura de los personajes, no se dará lugar al alcohol en la vida norteamericana.

LA SEXUALIDAD

El carácter sagrado de la institución del matrimonio y del hogar será mantenido. Los films no dejarán suponer que formas groseras de relación sexual son cosa frecuente o reconocida.

(1) El adulterio y todo comportamiento sexual ilícito, a veces, necesarios para la Intriga, no deben ser objeto de una demostración demasiado precisa, ni ser justificados o presentados, bajo un aspecto atractivo.

(2) Escenas de pasión.

(a) No deben ser introducidas en la trama salvo que sean Indispensables.

(b) No sé mostrarán besos ni abrazos de una lascividad excesiva, de poses o gestos sugestivos.

(3) En general, el tema de la pasión debe ser abordado de manera de no despertar emociones viles o groseras seducción: la violación.

(a) Nunca deben aventurarse más lejos, en este dominio, que de la alusión, y esto únicamente cuando la trama no pueda evitarlo. Estos temas nunca deben ser objeto de una descripción precisa. Incluso la descripción de la víctima debatiéndose ante la violación está prohibida.

(b) Nunca son convenientes para una comedia.

(4) Las perversiones sexuales y toda alusión a éstas están prohibidas.

(5) Nunca se tratará el tráfico de blancas.

LA VULGARIDAD

Abordando temas groseros, repugnan­tes y desagradables, pero no necesa­riamente malos, se deberá atender a las exigencias del buen gusto y se respetará la sensibilidad del espectador.

BLASFEMIAS

Las blasfemias intencionales y todo propósito Irreverente o vulgar, están prohibidas bajo todas sus formas.

El personaje de Cristo debe ser tratado con respeto. Cristo no es tema para una comedia.

Iguales reglas regirán en, lo que atañe a la Santa Virgen.

El Código de Producción no dará consentimiento al empleo en un film de ninguna de las palabras de la lista siguiente, que no es exhaustiva: Dios: Señor; Jesús; Cristo (empleado con irreverencia); Mierda, Kilombo; Jodido; Jodedor, Caliente (referido a una mujer); Virgen; Puta: Mariquita; Cornudo; Hijo de puta; Metido; Chistes de W.C.: Historietas de viajantes de comercio y de hijas de granjeros; Condenado; Infierno (salvo cuando estas dos últimas palabras son Indispensables y necesarias a la representación, en un contexto histórico correcto, en una escena a un diálogo, fundamentados sobre un hecho histórico o folklórico o a raíz de una cita bíblica, en su contexto, o una cita literaria, y a condición de que no se haga ningún empleo de esas palabras que no sea conforme al buen gusto o reprensible en sí).

EL VESTUARIO

(1) El desnudo completo no se admite en ningún caso.

Esta prohibición alcanza al desnudo de hecho, al desnudo en siluetas y a toda visión licenciosa de una persona desnuda a la vista de otros personajes del film.

Se prohíbe Igualmente mostrar los órganos genitales de los niños, comprendidos los de los recién nacidos.

Los órganos genitales del hombre no se deben delatar, bajo un ropaje de bolsas o de pliegues sugestivos.

Si un tema histórico exige un pantalón ajustado, la forma característica de los órganos genitales debe ser suprimida en la medida de lo posible.

Los órganos genitales de la mujer no deben delatarse, bajo un tul, ni en sombras, ni como un surco.

Toda alusión al sistema capilar, incluidas las axilas, está prohibida.

(2) Las escenas de quitarse las ropas deben evitarse si no son Indispensables para la trama.

En lo sucesivo queda prohibido mostrar a las mujeres quitándose las medias.

Nunca un hombre deberá quitar las medias a una mujer.

No está permitido para los hombres quitarse el pantalón. Si el argumento lo exige, se les puede mostrar con el pantalón ya quitado a condición, sin embargo, de presentarlos con una ropa interior conveniente.

(3) Las exhibiciones están prohibidas. El ombligo también.

(4) Los vestuarios de la danza que permitan exhibiciones inconvenientes y movimientos incidentes durante la danza, están prohibidos.

EL BAILE

(1) Las danzas que sugieran o representen actos sexuales o pasionales indecentes están prohibidas.

(2) Las danzas que acentúen los movimientos indecentes serán juzgadas obscenas. Todo menear de caderas y todo moviendo del bajo vientre deben ser vigilados estrictamente.

LA RELIGIÓN

Los ministros del culto en sus funciones de ministros de culto no serán mostrados nunca bajo un aspecto cómico o crapuloso. Los sacerdotes, los pastores y las religiosas nunca se podrán mostrar capaces de un crimen o de un grupo impuro.

DECORADOS

El buen gusto y la delicadeza deben regir la utilización de los dormitorios.

Evitar dar demasiada Importancia a la cama.

Es preferible que las parejas ca­sadas duerman en camas separadas. Si es imposible evitar la cama común, no se permitirá bajo ningún concepto mostrar a la pareja en la cama el mismo tiempo.

TEMAS REPROBABLES

Los temas siguientes deben ser tra­tados sin pasar las fronteras del buen gusto:

(1) El ahorcamiento o la electrocutaciónn como castigos legales del crimen.

(2) El estrangulamiento.

(3) La brutalidad y, lo macabro. Toda alusión a la cópula de un hombre y un cadáver está prohibida y, si se muestra a una muerta, evitar darle un aire seductor.

(4) La marca con fuego de animales y hombres.

(5) La crueldad visible hacia animales, y niños. La Palmada en el trasero está permitida si encuentra una justificación en la trama. Nunca será aplicada sobre las nalgas desnudas.

(6) La venta de mujeres o una mujer vendiendo su virtud.

(7) Las operaciones quirúrgicas. Toda visión de un bisturí o de una aguja hipodérmica que penetra en la piel, toda extracción de sangre, están prohibidos. Las heridas se deben mostrar un mínimo estricto de sangre. Incluso en los films de guerra.

DECISIONES PARTICULARES SOBRE EL VESTUARIO

Se ha decidió que las medidas tomadas por el Código de Producción en lo que atañe al vestuario, el desnudo, las exhibiciones indecentes no se deben interpretar de manera de excluir escenas auténticamente fotografiadas en países extranjeros que muestran la vida indígena en ese país, si esas escenas forman parte integral de un film que describe exclusivamente la vida indígena, a condición de que esas escenas no tengan nada de reprensible en ellas mismas que no sean empleadas en ningún film realizado en estudios, y que no se subraye en modo alguno en esas escenas las particularidades del cuerpo; del vestuario o de la ropa de los indígenas.

EL ALCOHOL

El uso de alcohol nunca se debe representar de manera excesiva.

En las escenas de la vida americana, las exigencias de la trama y de una pintura satisfactoria de los personajes pueden sólo justificar su existencia. E incluso en ese caso, el realizados deberá dar pruebas de moderación.

DECISIONES PARTICULARES SOBRE LA SEXUALIDAD

Por respecto al carácter sagrado del matrimonio y del hogar el “triangulo” –si se entiende por tal el amor de un tercero por una persona ya casada— será objeto de un tratamiento particularmente circunspecto.

No debe presentar institución del matrimonio como antipática.

Las escenas de pasión deber ser tratadas sin olvidar qué es la naturaleza humana, y cuales son las acciones habituales.

Numerosas escenas no pueden ser presentadas sin despertar emociones peligrosas en los jóvenes, los retardados y los criminales.

Incluso en los límites del amor puro, hay hechos cuya presentación ha sido siempre considerada por los juristas como peligrosas.

Cuando se trata de un amor impuro, de un amor que la sociedad siempre ha tenido por malo o que la ley divina condena importa observar las reglas siguientes.

(1) Un amor impuro nunca debe parecer atractivo o hermoso.

(2) No debe ser objeto de una comedia o de una farsa, o utilizado para provocar la risa.

(3) No debe originar en el espectador el deseo o una curiosidad malsana.

(4) No debe parecer justo ni permitido.

(5) En general, no se lo debe detallar ni en el método ni en la manera.

DECISIONES PARTICULARES SOBRE EL DESNUDO

(1) El efecto del desnudo, o del semidesnudo, sobre los hombres y las mujeres normalmente constituidos, y más aún sobre los adolescentes y los retardados ha sido reconocido con honestidad por los que hacen las leyes y los moralistas.

(2) De donde se desprende el hecho de que la posible belleza de un cuerpo desnudo o semi-desnudo no impide la inmoralidad de su exhibición en el film. Pues a pesar de su belleza, el efecto de un cuerpo desnudo o semidesnudo sobre un individuo normal debe ser tomada en consideración.

(3) El recurso del desnudo o del semidesnudo con el simple propósito de “sazonar” un film debe colocarse entre las acciones inmorales. Es inmoral en su efecto sobre el espectador medio.

(4) El desnudo en ningún caso puede ser de una importancia vital para la trama. El semi-desnudo no debe traducirse en exhibiciones inconvenientes u obscenas.

(5) Las telas transparentes o translúcidas y las siluetas son con frecuencia más sugestivas que un desnudo hecho

DECISIONES PARTICULARES SOBRE LA DANZA

A la danza se la considera universalmente como un arte y un medio de expresión de emociones humanas particularmente bellas. Pero las danzas que sugieren o representan actos sexuales, sean ejecutadas por una, dos o numerosas personas, las danzas que tienen por fin provocar reacciones emotivas del público, las danzas que originan movimientos de senos, una agitación excesiva del cuerpo estando inmóviles, son un ultraje al pudor y son malas.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

También pueden verlo desde Américan Studies at the University of Virginia (ver enlace), desde la National Library of Australia (ver enlace) o una versión digitalizada desde la Margaret Herrick Library (ver enlace).

Qué fue de él y hoy día

Como con el resto de sistemas de censura producto de la religión, el criterio social se impuso a la visión moralista de unos pocos: a finales de los 50 este Código fue cayendo en deshuso, más si cabe debido a que muchas productoras y distribuidoras veían limitados sus derechos y criterios a la hora de exponer temas. La censura ya no podía parar los crecientes movimientos sobre los derechos humanos en cuestiones como la raza o la sexualidad y el anhelo por ver dichos temas expuestos en la gran pantalla o en la televisión.

A esto se sumo que dichas películas contrarias a los ideales cristianos representados en este Código, para fastidiar aún más a esa visión moralista cristiana representada por una visión homogénea con la heterosexualidad caucásica como abanderada de la moral, se habían convertido en grandes éxitos de taquilla. Esto hizo que las productoras y distribuidoras que se acogieron a dicho código terminaran por abandonarlo progresivamente y que dicho Código fuera modificándose desde 1956 hasta 1963, para ser finalmente abandonado en 1968 y sustituido por el código por edades que conocemos actualmente.

Y a pesar de eso, aun hay cristianos que anhelan hoy día traer al cine esa visión retrógrada en la que estaba mal visto, por ejemplo, ver a una pareja interracial o de orientación sexual distinta; o censurar, ya si cabe, cualquier película que dé una visión no buenista de la Iglesia y del cristianismo.

Jerry Newcombe, un autor cristiano dijo en WND (una web conservadora) echar de menos los «buenos tiempos» cuando el Código Hays se aplicaba en el cine:

¿Por qué la era dorada de Hollywood (como se ve en la calidad de las películas) en los años 1930 y 40? Fue debido a la sal de la iglesia, tanto católica como protestante, que influyó en el resultado del contenido. Así que los escritores tenían que ser inteligentes. Los actores no podían jurar, pero podían representar sus frustraciones de tal manera que se transmitía la idea de jurar.

Desde la década de 1930 hasta la década de 1960, el Código de producción cinematográfica, a través de la influencia de líderes católicos y protestantes y las oficinas que tenían en Hollywood, proporcionó un tipo de sal: evitar que las películas fueran demasiado lejos. El Dr. Ted Baehr, el hombre al que acudir cuando se trata de películas desde una perspectiva bíblica, dice que «trabajaron entre bastidores para asegurarse de que la industria cinematográfica representara las preocupaciones de la gran mayoría del público».

La apologista cristiana Fay Voshell incluso se enorgullece de dicha censura cuando es para hacerse la víctima en un ensallo que titula como Evangélicos: solos y exiliados en hollywood (American Thinker):

El código original, que se encuentra aquí en su totalidad, parece irremediablemente pintoresco a la luz de las películas actuales. Un solo extracto muestra cómo se han convertido las cosas al revés:

» Pero en el caso del amor impuro , el amor que la sociedad siempre ha considerado como incorrecto y que ha sido prohibido por la ley divina, lo siguiente es importante:

(1) No debe ser objeto de comedia o farsa ni debe tratarse como material para la risa;

(2) No debe presentarse como atractivo y bello;

(3) No debe presentarse de manera que despierte pasión o curiosidad mórbida por parte de la audiencia;

(4) No debe hacerse que parezca correcto y permisible;

(5) En general, no debe ser detallado en forma o método. »

Lo divino, una vez evocado como una guía para las películas, ahora se considera tan tóxico que las referencias a él, incluso en canciones, deben ser prohibidas. De hecho, es absolutamente necesario ridiculizar todo lo que se refiere a lo divino, incluido el amor, lo impuro o lo contrario. Las normas cristianas son constantemente objeto de comedia o farsa y material para la risa. Las acciones contra los estándares cristianos se presentan como atractivas y bellas, se presentan de tal manera que despiertan la pasión y la mórbida curiosidad y se hacen ver como justas y permisibles. En cuanto a los detalles, ¿hay alguno que no se haya revelado de forma completa y explícita?

Sí, la industria del cine ha recorrido un largo camino desde los besos de tres segundos de antaño.

La bilis que acompaña a esta moralista le deja soltar perlas como estas:

Es hora de un boicot total en cada nuevo producto de Hollywood. Estos degenerados ateo-marxistas adoran a $$$ y a sí mismos.

No es casualidad que una línea de falla mayor se extienda desde Hollywood hasta San Francisco. En un día señalado vendrá la ira. Dios es justo.

Pueden ver un artículo crítico sobre Newcombe y sobre Voshell en la web FriendlyAtheist (ver enlaces 1 y 2).

¿Creen que esto sucedía sólo en EE.UU? En España también se censuró el cine y la TV a manos del régimen franquista. Si creen que en su país no sucedió lo mismo sólo tienen que buscar «censura» en el buscador de Google y comprobar si fue uno de los «bendecidos» por la moralina cristiana. ¿Un par de ejemplos? La censura en Chile o en Argentina… Adivinen qué resultado saca y cual fue si no el principal motivante, uno de ellos.

Ay cristianismo… Que no falte tu censura ¿eh? Antes con los libros, luego con el teatro y finalmente con el cine. Y es que la libertad de expresión, de pensamiento y la crítica siempre fueron tus enemigas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

3 respuestas

  1. Sí, lo moral religioso suele ser muchas veces derecho o ley. Imponer a los demás lo que está bien y lo que está mal no es moral, es dictadura.

    Tanto los religiosos como ateos o agnósticos, hemos de separar la moralidad del derechos o de las leyes, sean derivadas esta del Derecho Consuetudinario Asembleario o del Derecho positivo Estatal. La moral es algo individual, depende de la persona y tiene que tener las misma libertad para poder hacer el mal que el bien, exceptuando acciones graves de mal que constituyan delitos como el robo, la violación, el asesinato, las injurias y calumnias entendidas como decir mentiras a sabiendas de que son mentiras, en cuyo caso siempre existe el Derecho, pero limitado dejando a la sociedad libertad para actuar, para poder libremente moral o inmoral.

    Cuando impones el bien y obligas a la gente a hacer algo porque está bien bajo algun tipo de castigo penal o monetario (por ejemplo, que la mujer musulmana deba cubrirse con un velo en Irán o Arabia Saudita o castigar a alguien por un discurso del odio), ese bien (si objeticamente fuese un bien) se convierte en razón de mal. Un ejemplo del bien impuesto en una sociedad no-libre es la sociedad futurista de la película Demolition Man .

    ¿Y cómo podemos definir lo moral o el bien y separarlo de lo inmoral o el mal? Para ello se requiere una reflexión personal cada uno de nuestras experiencias para valorarlo qué acciones hicimos que nos hicieron ser mejores personas en cuanto a cualidades y virtudes (valentía, honestidad, esfuerzo, amor incondicional o desinteresado, humildad, estrategia, inteligencia, pasión, fuerza de voluntad, constancia, asertividad) y en cuáles desplegamos nuestros defectos (mentira, cobardía, estupidez, odio ,ignorancia, soberbia, debilidad). Esto junto a la lectura crítica y reflexionada de ciertos libros como los clásicos greco-romanos y voy a dar aquí una pequeña lista:

    «Sobre los deberes» de Cicerón

    «El libro del hombre del Bien» de Benjamin Frankin

    «Los versos áureos» de Pitágoras

    Y el más importante, adaptado a nuestro tiempo y para cambiar nuestra sociedad para hacerla más moral y más libre. «Ética y revolución integral: Hacia una sociedad convivencial» de Félix Rodrigo Mora, Rafael Rodrigo Navarro, Ricard Vidal Miras Jesús Franco Sánchez

    Y cuando hablo de una sociedad más moral, me refiero a una sociedad donde los individuos tengan mayor llibertad de pensamiento, libertad de expresión y dediquen su tiempo a conocerse a si mismo (tal y como veían los griegos de la Grecia clásica)y llegar a ser sujetos fuertes, con valores, virtudes, mismidad por sí y para sí.

  2. Bueno, lo mismo hacen hoy en dia estos miles de sitios que promueven las elites catolicas, censuran….No me publican en InfoVativana, por ejemplo, sobre el tema del Cardenal Pell…Lo posteo aqui…pobres gentes….

    realmente cree que los que intentan a la desesperada buscar justificaciones a sus esquemas mentales les interesa la verdad o la justicia. No lo creo, incluso he perdido la fe que muchos de los católicos les interese la verdad o la justicia mesiánica y utópica de su propia neo tribu, la elite esta tan corrupta como la elite política de cualquier estado, y la feligresía tan aturdida y desorientada que solo es capaz de balbucear estas estupideces.

    ¿Podrá resistir la teocracia vaticana la revolución digital de las telecomunicaciones, de la ciudadanía digital que desde España pide justicia a un niño violado en Australia? No lo creo.

    El caso de Pell muestra la dimensión y el impacto que los escándalos de abusos pueden tener en la Iglesia universal. El Colegio Cardenalicio tiene actualmente 122 miembros con derecho a elegir un Papa en un cónclave. En pocos días, dos de sus miembros han sido condenados. Mientras Pell fue encarcelado por delito de abusos, el arzobispo de Lyon, Philippe Barbarin, fue condenado a seis meses de libertad condicional por encubrimiento de delitos de abusos. Sería muy difícil tolerar que ambos puedan concurrir en un cónclave. Barbarin ya anunció su renuncia como arzobispo. En el caso de Pell, el Vaticano esperará a la apelación. Entretanto, ya se inició un proceso según el Derecho Canónico.

    Citado de https://www.dw.com/es/george-pell-y-el-ocaso-de-la-iglesia/a-47893556

    A veces uno siente un profundo asco por sus semejantes (“homos”):

    Tras las palabras, ¿vendrán los hechos?

    https://www.dw.com/es/abuso-de-menores-en-la-iglesia-documental-enciende-debate-tabú-en-polonia/a-48751145

    Gracias por tus opiniones

    http://huxley2.cubava.cu/2018/09/03/el-evangelio-de-la-familia/

    LA verdad hace libres a las personas, creanme….

  3. La verdad es que la censura no es exclusiva de las religiones, tambien en diversos sistemas políticos la censura es un hecho, lamentablemente la censura es un mecanismo que usan los hombres con podercuando no se sienten seguros de su posición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta