InicioAnálisis BíblicoResúmenes BíblicosAl dios bíblico no le gustan los perros

Comentarios

Al dios bíblico no le gustan los perros — 9 comentarios

  1. “Podria existir un Dios justo, noble, bondadoso e interesado en la humanidad, si así decidiéramos crearlo los hombres. Pero no serviría de nada…” Es cierto que no serviría de nada en cuanto a la percepción, observación, análisis y comprensión de la realidad de las cosas (Universo) pero sí para que ciertos creyentes dejen de hacer el ridículo y de ser tan hipócritas, al querer hacer pasar a este personaje detestable por alguien digno de respeto. Por lo menos habría cierta coherencia entre lo que se dice de él, y lo que está irremediable, insalvable e inconfundiblemente escrito.

    Si quieren un dios basado en el entendimiento y la conciencia desde su origen hagan lo que ya hicieron en su momento, pero ahora sí con una perspectiva moderna y civilizada, e invéntense un nuevo libro “sagrado” que subsane toda la dualidad, contradicción y falencias de su actual libro de cabecera. O podrían inspirarse en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y tendrían en ella una guía infinitamente mejor, cuyos beneficios, por añadidura y derrame llegarían al resto de los seres vivos y medio ambiente de este planeta.

    Para ciertos creyentes literalistas (fanáticos) andar por ahí queriendo hacer gala de una moralidad superior, en analogía con la personalidad y acciones de este despreciable personaje es de por sí una paradoja, aunque se entienda que lo vean con buenos ojos porque en definitiva, es lo que quieren ser y esos escritos son un reflejo de ellos mismos.
    Lo que se me hace dificil es comprender a los creyentes que no son ni por asomo parecidos a estos primeros (por caso mi familia) que busquen satisfacer con la imaginación ciertos sentimientos, esperanzas y deseos que por ejemplo puede provocar (en los que me incluyo) el saber que vamos a morir, el de querer volver a ver seres queridos que ya no están, o tener una segunda oportunidad de una vida mejor que las circunstancias y decisiones nos han llevado a tener, etc., etc., junto a la afable aceptación de estos escritos tan absurdos, ilógicos e inmorales como si una cosa estuviera inseparablemente unida a la otra. Después de todo, ya que de imaginación se trata..se podrían imaginar algo mucho mejor, que no involucre todo lo negativo relacionado a con este libro y las instituciones religiosas fundamentadas en él.

  2. Hola, aprovecho tu foro para dar mi explicación sobre este asunto. Creo yo que el gusto de Dios es en Su Justicia y Su Verdad revelada en la Biblia. Es decir, a El lo que no le “gusta”, lo que aborrece, es el pecado, lo cual es toda desobediencia a su Ley, que resumidamente es “Amarás a Dios sobre todas las cosas, y a tu prójimo como a ti mismo”. Pecado sólo puede ser realizado por seres con capacidad de elegir entre bien y mal, como el hombre y la mujer. Los animales no pueden ser de otro modo del que determinan sus instintos, y son como son para nuestro provecho y enseñanza “…aprende de la hormiga, oh perezoso…”. Dios no odia a los perros, le son útiles, como a nosotros nos sirven, pero el cubo de basura o el inodoro nos son muy útiles y en ellos arrojamos nuestros desechos. Dios tenga misericordia de nosotros, y nos haga vasos de honra y no de deshonra!

    • 1º.- Vuelva a leerlo, pues no se ha enterado de que el trato que le doy en el artículo es como un personaje: el personaje que describe la Biblia. Este artículo sólo expone, a través de dicho personaje, qué opinión tenían los autores bíblicos sobre dicho animal. Nada más. Ergo toda su perorata con rodeos semánticos para intentar justificar dicha opinión no sirve para absolutamente nada.

      2º.- No sé si es usted consciente de que acaba de declarar que los animales son para nuestro provecho y enseñanza “…aprende de la hormiga, oh perezoso…”.”. Vamos, que gracias a su religión considera que el resto de especies están aquí simplemente para servirle a usted.

      3º.- A lo cual se suma el cómo ha quedado usted reatratado en su intento de justificación de las opiniones de dichos autores cuando ha llegado a comparar a uste animal, el perro, con un objeto como el inodoro: Dios no odia a los perros, le son útiles, como a nosotros nos sirven, pero el cubo de basura o el inodoro nos son muy útiles y en ellos arrojamos nuestros desechos.

      Vamos, que para usted el resto de especies carecen de moral, de cosnciencia, etc. y para lo único para lo que están es para que usted les saque provecho como si de un objeto se trataran. Dele las gracias a su religión por proveerle de tan escasa moral e inteligencia como para pensar que simplemente porque usted tenga un órgano más desarrollado (el cerebro – aunque usted me está haciendo dudar de esto) esto le convierte a usted en algo superior y a ellos en lo contrario.

      Guárdese, por cierto, esas peticiones: no las acepto de gente como usted.

  3. eL dIOS DE ESE RELATO AL IGUAL QUE KUKULCAN O LOS DIOSES CANANEOS O SUMERIOS O LOS ORISHAS SE ALIMENTAN DE SACRIFICIOS ESOS SERES NO SON NADA BENEVOLOS Y NO RESPETAN LA VIDA

  4. muchos dicen que el ser annunaki de la biblia que ama la sangre y es cruel es dios y no soporta el pecado pero es un pecador y nada santo en su proceder o sea se contradice ,usen la logica bibliomanos

    • Es curioso que ese teísta me acuse de padecer sesgos y acto seguido diga esto:

      “no podemos solo tomarlo e ignorar adrede lo que dice Dios en cuanto a su creación, dado que el autor está enfocado a connotar el odio de “Dios” hacia los “perros”. Conozcamos que nos dice la Biblia sobre la creación en general”

      Creo que en mi artículo, y en el resto de artículos y comentarios, he señalado bastante que lo que dice la Biblia no es “la palabra de una divinidad” sino la opinión de una serie de autores. Según este teista yo sufro un sesgo de confirmación. Siguiendo su mismo razonamiento ¿qué sufre él? Lo digo, también, porque este teista, para contrarestar mi artículo sobre qué dice la Bibia sobre los perros, con lo único que viene para ello es con un versículo del libro de Apocalipsis que lo único que expresa es que, según su autor, dios creó las cosas voluntariamente. Siuiendo la coherencia interna, como hacen ellos ¿Contraresta que una deidad cree algo a voluntad para que esa misma deidad no lo tolere? Lo digo porque podemos hacer una larga lista de cosas, creadas por él en los relatos, que no tolera en absoluto según esos mismos relatos. Alega este bloquero teísta que “Es contundente lo que piensa Dios en cuanto a su creación, no existe algún tipo de preferencia u odio hacía alguna especie animal en particular.” basándose en ese único versículo. Ya nos explicará entonces qué entiende este por “odio” y por qué tiene preferencias dicho personaje sobre cosas y otros personajes en los relatos.

      Sobre su explicación sobre el contexto histórico apenas tengo que objetar. Sin embargo, en su opinión sobre mi, deja estas perlas:

      “Al final y al cabo el autor después de su intento de ridiculizar cada versículo, al final de su artículo recalca aparentemente que entiende el por qué lo hacían, bien. Luego hace énfasis, en desacreditarla nuevamente como algo inmoral o que no se puede tomar como referencia moral porque utiliza géneros literarios despectivos. ¿Cuánta lógica no?”

      A lo cual le preguntaría ¿Qué lógica tiene su artículo sobre el mio? Lo único que veo en ese artículo es su opinión sobre mi. La lógica en el mio reside en que, pese a que comprendo y explico el contexto histórico sobre sus autores, soy consciente de que hoy día millones de personas toman esas normas sociales arcaicas como su manual de ética. Sin haber leído sus otros artículos (miento, acabo de leer uno de ellos y me ha parecido un despropósito que apela a absolutos), tal vez el problema esté en que no he visto que él haga lo mismo. Tanto empeño en desacreditar mi opinión pero nada, para sus lectores, que les haga ver que dicha ética tal vez tuviera explicación según el contexto social de la época de sus autores pero que, hoy día, nadie debiera considerarla. Porque, insisto, está sucediendo. Otra cuestión es que a él no le parezcan inmorales o intente justificarlas.

      No veo en su artículo, de todas formas, nada que explique el porqué del uso despectivo en nuestra sociedad “occidental”. Lo más que ha hecho, después de decir que iba a explicarlo, ha sido decir que como “La Biblia ha sido redactada por muchas personas, y a lo largo de los siglos, en culturas y ambientes diversos e, inclusive, en distintos idiomas. Estas causas hacen que el lenguaje bíblico sea muy diverso. De hecho, éste manifiesta el modo de pensar y de sentir de muchos siglos como, también, la manera de pensar y sentir de los numerosos autores bíblicos, que en esos siglos vivieron“, por tanto”es un sinsentido criticar algún fenómeno lingüístico dado que se trata de algo cultural, ergo, antropológicamente esta siempre se encuentra en un constante evolución.” La transmisión cultural se la pasa por el forro pues parece obviarla y de repente su religión, su querido cristianismo, por lo visto ha pasado sin pena ni gloria pues, según él, este no ha influido socioculturalmente a lo largo de los siglos en la transmisión de ideas y conceptos.

      Dice, en su ejemplo comparativo, que va a usar en él la misma lógica que yo he usado en mi artículo:

      “Utilizando la misma lógica, entonces qué clase de personas monstruosas o inmorales habitan en el mundo occidental por comer y hacer toda una producción masiva con la vaca, la misma que es considerado sagrada en la india. ¿No tiene sentido verdad? Todo se trata un fenómeno sociocultural, el cual está muy lejos de asociarse con la moral, como lo ha querido hacer el autor.”

      Para que este pudiera usar la misma lógica con su ejemplo, en “el mundo occidental” la religión mayoritaria, la que se impuso y duranre milenios influyó en la sociedad y países a los que llegó, debería ser la brahámica. Que yo sepa, la mayoritaria en este “mundo occidental” es la abrahámica, en este caso la cristiana: la de aquellos que siguieron e incluso, repito, hoy día aseguran siguen los dictados morales, según su interpretación, de lo que dice la Biblia. Si hubiera usado la misma lógica debería haber explicado la inmoralidad en la India aplicada a sus textos sagrados: los que hoy día son considerados como un manual de conducta por sus creyentes. Si expongo la moral de unos versículos y explico el contexto es precisamente para evitar que se descontextualicen. Porque, le guste o no a este teólogo, gente como él lo está haciendo. Por un lado, cuando viene a cuento (como aquí, para intentar contrariar a un ateo) apelan al contexto histórico, explicando bien que los textos fueron escritos por diferentes personas, con distintas opiniones y cosmovisión, pero luego bien que usan dichos versículos para decir qué debe hacer una persona hoy día alegando que estos provienen de un dios y que son sus afirmaciones. ¿Cuanta lógica, no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Todos los comentarios son moderados antes de publicarse.