"Los hombres crean dioses a su propia imagen, no sólo en cuanto a su forma, sino también a su modo de vida."

Aristóteles

El diablo: otra invención y manipulación de las traducciones bíblicas

Pese a la creencia judeo-cristiana-musulmán actual, la figura literaria del diablo es tan sólo un error de traducción intencionado para desasociar al dios bíblico de los actos que comete en las narraciones. El cristianismo usó dicha figura como adversario de Cristo y una figura maligna a la que culpar de todos los males. Siguiendo una evolución literaria sobre dicho personaje, el cristianismo adaptó a todos los dioses “paganos” contra los que combatía durante los primeros siglos utilizando la misma denominación. Gracias al poder conseguido y a siglos de conquistas, el judeocristianismo ha hecho creer que existe y está presente en todo lo que contraria sus dogmas.

Índice de contenido

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

Pese a la creencia judeo-cristiana-musulmán actual, la figura literaria del diablo es tan sólo un error de traducción intencionado para desasociar al dios bíblico de los actos que comete en las narraciones. El cristianismo usó dicha figura como adversario de Cristo y una figura maligna a la que culpar de todos los males. Siguiendo una evolución literaria sobre dicho personaje, el cristianismo adaptó a todos los dioses “paganos” contra los que combatía durante los primeros siglos utilizando la misma denominación. Gracias al poder conseguido y a siglos de conquistas, el judeocristianismo ha hecho creer que existe y está presente en todo lo que contraria sus dogmas.

 

Antiguo y «Nuevo»

En el Antiguo testamento, no existe la figura del demonio, satán es tan solo otra palabra hebrea que define a un ángel enviado por dios con el que mantiene conversaciones y al que envia para probar la fe de los personajes bíblicos.

En el Nuevo testamento, los autores utilizaron dicha palabra para desviar la atención del lector y creyente y así crear a un enemigo y causante de todo mal cuando en realidad, si se lee detenidamente la biblia, el culpable es Yahvé (Jehová/Dios).

La creación judeocristiana del diablo se hizo de varias formas

El cristianismo transformó palabras mal traducidas del Antiguo testamento (Tanaj) intencionadamente a modo de nombres para crear la figura que aparecería en en Nuevo testamento como ser independiente y maligno contrario a Dios.

Satanás o Satán

El nombre “Satanás” en realidad proviene de la palabra aramea shatán ( שטנא ) que significa acusador, enemigo, adversario. Es tan solo la latinización de dicha palabra. En los textos del Tanaj (Antiguo Testamento) se empleaba con esa intención.

Lo griegos la tradujeron del hebreo ha-shatán (mencionado en el Tanaj como un espía errante del dios hebreo que rondaba sobre la tierra para mostrarle a dios todo lo que había cometido la humanidad para que este pudiera sojuzgarla después de sus actos).

En el Libro de Job (Iyov), ha-satan es un título, no un nombre propio, de un ángel gobernado por Dios; él es el jefe perseguidor de la corte divina. En el Judaísmo ha-satan no hace mal, le indica a Dios las malas inclinaciones y acciones de la humanidad. En esencia, ha-satan no tiene poder hasta que los humanos no hagan cosas malas. Después de que Dios señala la piedad de Job, ha-satan le pide autorización para probarla. El hombre justo es afligido con la pérdida de su familia, propiedades, y más tarde, de su salud, mas él sigue siendo fiel a Dios. Como conclusión de éste libro, Dios aparece como un torbellino, explicándoles a los presentes que la justicia divina es inescrutable. En el epílogo, las posesiones de Job son restauradas y el obtiene una segunda familia para «reemplazar» la primera que murió.

Al traducir la biblia al griego (LXX) y al latín y emplearla en el Nuevo testamento, los escribas y sacerdotes decidieron no traducir dicha palabra y emplearla como si el “ángel acusador” fuera en realidad un diablo enemigo del dios hebreo (todo lo contrario al significado real y la descripción dada por los autores del Antiguo testamento- hebreo).

En diversos versículos se usó el término satán para designar a adversarios humanos de, por ejemplo, David (1 Sm 29,4) o Salomón (1 Re 5,18); mientras que en el ámbito de lo celestial apareció el concepto en relación con un ángel de Dios enviado a obstaculizar al profeta Balam, contratado por Moab para lanzar una maldición sobre Israel, siendo, pues, un mero «adversario» (Nm 22,22), no un «demonio».

El término satán, en historias como la de Zorobabel, designó el rol de acusador en juicios ante Dios (Zac 3,1), un papel que desempeñará igualmente el ángel-satán que aparece en la historia de Job, actuando como un simple fiscal que acusa y pide pruebas (castigos).

En el libro de Números se llama shatán (en el sentido de ‘adversario’, ‘oponente’), al mensajero-ángel que Yahveh envía para impedir que Balaam maldiga al pueblo de Israel. (Num 22:22-32).

El término shatán también entra en la vida jurídica israelita, y alcanza el sentido de ‘acusador delante del tribunal’ (Salmos 109:6) (Zacarías 3:1) y el término shitna, derivado de la misma raíz, es la «acusación».

Solo en el Nuevo testamento, los autores deciden otorgar el papel de enemigo del dios literario en un intento de confundir al lector haciéndole pensar que es un ángel enemigo de ese Dios/Cristo que decide tentarle y provocarle (Marcos 1:12-13) (Mateo 4:1-11) (Lucas 4:1-13) o un ángel que posee cuerpos que más tarde Jesús espanta realizando exorcismos (Marcos 3:22-27) (Mateo 12:22-30) (Lucas 11:14-23).

En lengua árabe se le llama shaytán, que también significa serpiente (de esta forma consiguieron asociarlo a la serpiente del Génesis que tienta a Adán y Eva con el fruto prohibido. Algo que no figura en el libro del Génesis, donde a la serpiente se la denomina solamente como “la criatura más astuta e inteligente de la creación”).

Belial (Belhor, Baalial, Beliar, Beliall, Beliel)

Esta es otra mala traducción intencionada para desviar la atención del creyente. El nombre Belial e deriva del hebreo bliya’al (bel-e-yah-al), que se compone de bliy (bel-ee’) que significa «corrupción» (Isaías 38:17) y de la palabra ya`al (yaw-al’) que significa «ganancia» (Isaias 30:5; Job 21:15; Jer 7:8…).

La figura literaria se utilizó en los capítulos para definir a un personaje con el que confrontar en las narraciones. Los expertos lo traducen como «señor de la arrogancia» o «señor de orgullo» (Baal ial) o «el de ganancias corruptas«. En el judaísmo los hombres “impíos” son considerados los hijos de Belial.

En los primeros siglos del cristianismo y durante la edad media el termino Belial se empleo erróneamente como sinónimo de Satán/Diablo.

Diablo

Este nombre proviene también de la interpretación que se le dio en griego a los textos bíblicos. En dicho texto se escribió la palabra diábolos que significa lo mismo que la palabra shatán en hebreo:  ‘adversario’ y ‘enemigo’(Macabeos 1:36) o ‘acusador’, ‘calumniador’ (Job 1:8-12). En los textos griegos “diablo” proviene del verbo griego διαβάλλωηΞ (diabál•ló) que significa, al igual que shatán (hebreo), ‘calumniar, falsear, mentir’,etc.

En las traducciones del Antiguo Testamento del siglo III (Época del emperador Constantino, quien legalizó el cristianismo, hecho que facilitó a su oficialización como principal religión del imperio romano en el 380 a. s. C), los escribas judeocristianos cambiaron la palabra hebrea shatán por diábolos.

El cristianismo (sus sacerdotes y escribas) transformó tanto shatán como diábolos (unas simples palabras con un mismo significado) para crear la figura del demonio. Así desviaron la culpa de su dios bíblico hacia una figura totalmente nueva: un ángel que, en vez de ser enviado directamente por su dios para apostar la fidelidad de sus personajes literarios causándoles daño y tentándolos sin necesidad alguna, es considerado como un ángel independizado de su creador (Yahvé) que actúa por voluntad propia.

Demonio

La palabra “demonio” tan solo es un sinónimo judeocristiano para referirse al “Diablo”.  Ya en culturas anteriores a la judeocristiana se crearon mitos sobre demonios. Según la mitología griega, los demonios eran seres humanos utilizados por los dioses griegos para llevar las malas noticias al pueblo. De ahí viene la asociación de «mensajeros del mal».

Los cristianos latinizaron la palabra “diábolo” para dar como resultado la creación de “demonio”. Mezclando la concepción griega de los demonios, el judeocristianismo creó la idea de unos seres malignos que ayudaban a su jefe principal, el cual era, por supuesto, Satán; un ángel caído que desafió a su Dios para convertirse en su rival.(todo lo contrario a la realidad bíblica de un personaje enviado realmente por el dios hebreo literario).

Mammon

En la edad media se atribuyo la palabra Mammon a uno de los nombres adoptados por Satán. Mammon viene en realidad de la palabra hebrea Matmon (ממון. dinero o tesoro). También proviene del arameo mammon (verbo «confiar» o un significado de la palabra «confiado») y del fenicio mommon («beneficio» o «utilidad»).

En el Nuevo testamento, escrito en griego, se utilizó la palabra griega para Mammon, es μαμωνας (mamonas) que puede verse en el Sermón de la montaña (durante el discurso sobre la ostentación) y en la parábola del administrador injusto (Lucas 16:9-16) con mismo significado que en el hebreo.

Los cristianos desviaron el significado, al igual que con shatán y diábolo, como nombre propio. De esa forma crearon otro de los nombres atribuidos a Satán debido a que las riquezas, los beneficios y abundancias eran considerados por Jesús como algo deshonesto y causante de uno de los males; la avaricia(Lucas 16:13, y Mateo 6:24) . Mammon pasó a ser un nombre propio del diablo en vez de lo que realmente es; otra palabra más no traducida por los escribas griegos y latinos.

Azazel

Esta es otra de las transliteraciones que se hicieron de palabras hebreas convertidas en nombres propios.  Su origen es hebreo y significa «la cabra de emisario», o «chivo expiatorio» expuesta en Levítico 16:8-10, y que no vuelve a ser mencionada en ninguna parte más de la Biblia hebrea.

La etimología más aceptada descompone el vocablo en Lz, «cabra» o «macho cabrío» (por ser de género epiceno; es decir, con la misma terminación se designa al macho y a la hembra), más >5al, «que se va» (y así, «un chivo enviado fuera [emisario, que se lleva el pecado]»).

La frase «chivo emisario» nos viene de la Vulgata: capro emissario (frases afines: «chivo expiatorio» o «víctima expiatoria»). A su vez, la expresión latina se basa aparentemente en la revisión 123 de la LXX de Símaco (biblia Septuaginta), donde el gr. trágos aperjómenos es una traducción del heb. Lz >5al. Nuestro «Azazel» es una transliteración directa del hebreo.

De ese contexto literario surgió la imagen popular del demonio con forma de cabra. El cristianismo convirtió esta palabra hebrea durante la traducción al griego de la Septuaginta convirtiendo la idea real (ángeles enviados por dios) en la imagen cristiana de ángeles caídos o independientes del “reino celestial”.

Otros nombres

El judeocristianismo también usó a dioses “paganos” para apoyar la creación del demonio en el Nuevo testamento.

Belcebú

Esta palabra deriva de Baal Zebub («El Señor de las Moscas») o más propiamente Ba‘al Z’vûv, (en hebreo בעל זבוב, con muchas ligeras variantes),que era el nombre de una divinidad filistea Baal Sebaoth (Deidad de los ejércitos) en hebreo.

El odio del pueblo hebreo (Yahvista y Elohista) hacia los filisteos era notable. En la biblia se describe a los Baales como enemigos del pueblo hebreo por “hacer lo malo ante los ojos de Yahvé (Jehova/Dios). Algo ridículo, ya que eso malo para el dios hebreo literario era simplemente sacrificios hacia el dios filisteo Ba´al en vez de para él.

Ba´al (בעל) era un dios procedente de los pueblos mesopotamicos (asia menor). Proveniente del significado semítico cananeo Baʕal [baʕal] que significa “señor”. Los hebreos compusieron un insulto mezclando ese significado con el desprecio hacia sus rituales.

El nombre Beelzebub fue usado por los hebreos como una forma de burla hacia los adoradores de Baal, debido a que en sus templos, la carne de los sacrificios se dejaba pudrir, por lo que estos lugares estaban infestado de moscas.

Como todo en el judeocristianismo, se adaptó dicha palabra para usarla en el Nuevo testamento como nombre propio. En este caso, uno de los nombres que el cristianismo atribuye al Satán inventado.

Lucifer o Luzbel

Este nombre proviene del latín lux (‘luz’) y ferre (‘llevar’): “portador de luz”. Es una adaptación de otro dios de la mitología romana, el equivalente griego de Fósforo o Eósforo (Έωσφόρος) ‘el portador de la Aurora’ que proviene de la antigua dama oscura Luciferina.

Al igual que con Belcebú, el cristianismo transformó a otro dios pagano (Eosforo) en otro nombre para denominar al diablo/demonio/Satán: A Eosforo se le asociaba con Venus o la estrella Sirio (mitología Egipcia) conocida también como “La estrella de la mañana”. En los textos bíblicos lucifer aun tiene como significado esa frase (2 Pedro 1:19) y no el Lucifer demoniaco que más tarde crearían.

Los primeros cristianos denominaban incluso a Jesús como “el portador de luz” (Rito Romano liturgia Exultet canto de alabanza al cirio pascual)

eius Flammas lucifer inveniat matutinus:
ille, Inquam, lucifer, qui occasum nescit,
Christus Filius tuus qui,
inferis regresión ab,
Humano generis serenus illuxit,
et Vivit et saecula saeculorum en regnat.
Que la Estrella de la Mañana que nunca se pone
encontrar esta llama sigue ardiendo:
Cristo, Estrella de la Mañana,
que ha vuelto de entre los muertos,
y brilla sereno para el linaje humano,
tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

En la traducción al latín (Vulgata) de la biblia griega (Septuaginta), Eusebio Hierónimo de Estridón o Jerónimo de Estridón (Estridón, Dalmacia, c. 340 – Belén, 30 de septiembre de 420) más conocido por los cristianos como “San Jerónimo” lo tradujo como “lucifer” refiriéndose a un salmo en el que se narra como el rey babilónico retiene al pueblo Israelita dentro de la ciudad (libro de Isaías 4:12), al cual se represente como “La estrella de la mañana” y al que se le asocia con los caídos o con destino a caer del cielo.

A la divinidad suprema babilónica se la representaba como un signo rutilante con alas de bronce (Emblema del Anzu Imdugud) que reflejaba la luz y por elllo se le consideraba como “El portador de la luz”. En la vulgata Jerónimo tradujo del hebreo “ הילל בן – שׁחר» (estrella de la mañana, hijo de la mañana) como “lucifer qui mane oriebaris”:

“¿Quomodo cecidisti de coelo, Lucifer qui mane oriebaris…?”

¿Como caíste del cielo, portador de la luz, tú que nacías por la mañana…?

En Ezequiel 28:1-9 paso lo mismo con el rey de Tiro que con el babilónico, con la diferencia en que en dicho versículo se uso Lucifer mas bien como un referente a Satanas que a una estrella de la mañana ya que ese termino no aparecía en el texto.

Dicho texto, en el siglo VII, no era considerado aun como un ente independiente (Satán), y aun en los textos de ese siglo se puede ver como la palabra lucifer se refiere en realidad al brillante Venus (como sexto día de la semana dedicado a el:Venus(Venus)=viernes).

“…Sextum (diem) a veneris stella, quae Luciferum appellaverumt, quae inter omnes stellas plurimum lucis habet”

Isidoro de Sevilla (Orígenes 5)

Tuvo que llegar el siglo VIII para que el cristianismo decidiera interpretar erróneamente (debido a su superstición y a la creación de la demonología cristiana durante la persecución “pagana” y “hereje”) dichos textos mezclándolo con la idea de que el dios babilónico y muchos textos de enemigos de los personajes bíblicos eran en realidad “el demonio/diablo”.

 

Conclusión

El demonio/diablo es una pura invención cristiana debido a una mala traducción de la escritura hebrea. Básicamente los autores cristianos, helenos, partieron de la traducción griega (LXX).

1º.- Los principales nombres de los textos bíblicos no son nombres propios sino palabras (adjetivos).

2º.- El judaísmo no tenia idea o concepto del diablo en el Tanaj (Antiguo Testamento).

3º.- El cristianismo adaptó la idea y concepto griego de los ángeles y demonios como suyos al interpretar de una forma totalmente distinta la biblia.

4º.- Todos los nombres del demonio/diablo provienen tanto de palabras hebreas mal interpretadas como de nombres de dioses “paganos” a los que el cristianismo demonizó convirtiéndolos así en enemigos del cristianismo. (otro ejemplo sería la imagen y asociación del diablo con el tridente, extraída del dios griego Poseidón)

5º.- No existe el demonio/diablo y es tan absurdo creer en el, como en dios/Yahvé.

 

Nota: Existen muchos nombres más pero estos son los principales y de los que proviene el concepto de diablo o demonio judeocristiano. Si deseáis conocer el resto de nombres que se han otorgado a ese invento llamado “diablo”:

http://es.wikipedia.org/wiki/Categoría:Demonios

Si deseáis conocer de donde proviene  el concepto y origen de cualquiera de esos nombres solo necesitareis un “diccionario etimológico”

Comentario: ¿Qué les queda de real en su religión a los judeocristianos (y a los musulmanes)? Tanto la idea del dios hebreo como la del diablo son composiciones literarias, nada más. Es ridícula tanto una como otra y ambas supersticiones, que a menudo se usan como argumento ad baculum, lo único que han producido ha sido la muerte de inocentes mediante ritos absurdos, entre otras lindezas religiosas.

Liked it? Take a second to support ateoyagnostico on Patreon!
Become a patron at Patreon!
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

Subscribete
Notificar de
guest
132 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
David
David
8 años atrás

Me gusto tu post , por que aclaró varias dudas que tenía, como el miedo a el infierno y cosas así que los criatianos usan para engañar a la gente. También que los satanistas no son como los pintan(con tunicas negras,poseidos, etc) si no que simplemente es una contracorriente que surge ante el fanatismo cristiano. Saludos desde México D.F.

Juan ramos
Juan ramos
8 años atrás

Estoy de acuerdo con eso. Pero me pongo a investigar, quien creo la humanida.  O fueron los ( ANUNAKI).

 

Graciela Varela
Graciela Varela
7 años atrás

Que no creas en la formas religiosas, no quiere decir que eres ateo, las formas religiosas son desvirtuadas por los seres humanos, llenos de defectos que enseguesen la conciencia. Dios es la doctrina, la sabiduría pura como Padre, el amor divino como Madre. No creer en el Dios concebido por la mente humana degenerada no te hace ateo, pues Dios va mas allá de las formas. Él es energía creadora con una organización perfecta en el Árbol de la Vida.

Gerardo Espinoza
Gerardo Espinoza
7 años atrás
Respuesta a  ateoyagnostico

Si hay evidencia señor, se llaman OVNIS y yo he visto uno, no importa lo que nadie diga y que nadie me crea, yo vi un objeto que estoy seguro no es de este mundo y cuando se compruebe su existencia, los fundamentos de su ateismo desapareceran y usted y todos los cientificos ateos quedaran en ridículo

Pao Ramirez
Pao Ramirez
7 años atrás

Energía?

JuanJO
JuanJO
7 años atrás

Las personas que niegan a el creador. que se dicen Ateos, en realidad son mas creyentes. Pues en sus mentes esta mas presente la idea de Dios y tratan de refutarlo.Imagina una persona tratando de olvidar una idea o algo con lo que no puede lidiar. Absurdo! seguramente pensara mas en ello. Es verdad que hay bastante información tergiversada al través de los años y traducciones sin embargo podemos darnos cuenta y sentir su presencia

Es muy buena la informacion. Y tambien yo considero que hay muchas contradicciones en las traducciones, segun convenga me parece. Pienso que los demonios o pensamientos negativos yo entiendo la traducion asi,o los malos pensamientos incisivos, que destruyen tu cuerpo y tu alma-mente-corazon-ser, como le quieran llamar. Son internos. Y como decia el Maestro Yeshua.Jesus. hay demonios( pensamientos) que solo se logran vencer con ayuno y oracion ( es decir, dandole importante a la mente alma , la constante repeticion de ahi oracion.de pensamientos positivos)

Que no solo pensamientos repetivos de los errores(mal llamado pecados) y que son creencias arraigadas en tu mente.que estan teniendo el control de tus actos. irracionales.

Finalmente les felicito por seguir investigando para conocer la verdad. Nuevamente cito lo que dijo Yeshua .conoceras la verdad y la verdad te hara libre»»

Pa blo Marchena
Pa blo Marchena
7 años atrás

La investigacion seria y honesta aclara los mitos de la sReligiones, las mismmas son el atraso de los pueblos

mabel
mabel
7 años atrás

como dijo jesus antes de morir «perdonalos xq no saben lo que hacen…» y vos no sabes lo que desis que dios se apiade de tu alma

Ernesto Guiraldes
Ernesto Guiraldes
7 años atrás

Que Dios los bendiga e ilumine.

Carmela
Carmela
7 años atrás

jesus es el camino LA VERDAD y la vida. Voy a orar por todos uds hermanos DIOS los ama a todos perdona los pecados. No conozco la vida de cada uno porque tanto dolor y tanto rencor a nuestro creador. Pero no es casualidad que yo entre aquí para decirles a todos que Dios Los Ama. Y que si se arrepienten no sólo va llenar ese vacío tan grande que. Siento que tienen en sus corazones sino que los va a recibir con los brazos abiertos en la casa del padre. Que Dios Los Bendiga

A. Artigas (Masón)
A. Artigas (Masón)
7 años atrás

Saludos cordiales estimado redactor.

No pasaré por alto el felicitarlo por lo bien argumentados que están vuestros artículos y la fina redacción de los mismos, de ellos aprendo mucho ocasionalmente cuando las ocupaciones profanas me dan unas horas de descanso.
Recomendaria no obstante con todo el respeto que merece su dedicado trabajo, que no se refiera a la masonería como secta, pues no promulgamos ninguna religión, más bien somos permisivos con todas ellas. Lo nuestro es una institución, una escuela iniciática filosófica, moral y filantrópica.

Mis más sinceros saludos y deseos de bienestar, su servidor.
Alfredo Artigas (Uruguay)

Jos Rodriguez
Jos Rodriguez
7 años atrás
Respuesta a  A. Artigas (Masón)

Que fácil usar el razonamiento humano para analizar la estructura de la vida y del universo y ni siquiera sabemos que hay en las profundidades de la mar… Y o no creo en los ateos, me explico a todos los ateos que entrevistan o escriben libros, blogs etc.,creen en algo y no necesariamente en un Dios o ente sobre o super natural. Psycologicamente en eso que usted cree o ellos creen automáticamente se convierte en su dios, a usted lo gobierna el deleitarse en explicar todo y siente una satisfacción inmensa con lo que hace, esa satisfacción es su creencia y su creencia es su dios o no me diga que usted no es gobernado por alguien o algo…

Romulo
Romulo
7 años atrás

Cordial saludo. Una inquietud

¿Exactamente quién y en qué tiempo se inventó la historia del ángel que se rebeló contra Dios en el cielo y lo asoció con el rey de Tiro forzosamente para ubicarlo en mal llamando Antiguo Testamento (Tanaj)?

¿Quién es el responsable concreto de esa falacia y cuándo?

Carmen Muñoz
Carmen Muñoz
7 años atrás

Me gustaría conocer la bibliografía consultada. Gracias

PHE
PHE
7 años atrás

Te felicito por qe argumentas bien tus malas concluciones. Ahí esta lo malo son erroneas.

Ros
Ros
7 años atrás

Muy mala información. Ha Satan no es una persona o un ser, es un título, sí es verdad que mal traducido y manipulado. Pero no signigfica enemigo !!!!! no ! significa adb´versario, no tiene siempre una connotación negativa, Por ejemplo en un partido de futbol uno es el satán del otro. Mucho palabreo amigo, cuando se quiere ensenar algo hay que esrudiar mucho e ir a la fuente y no copiar de aquí y allá tonterías. Cuando Jesús le dice a Pedro, apártate de mi satanás, solo le está diciendo apartate de mi adversario. Satán también es la mala intención del ser humano. Saluditos.

Roberto Mercado
Roberto Mercado
7 años atrás

Yo tampoco creo en «Satanas» como un ente real y tangible. Es imposible su existencia sin duda. Quizas las malas intenciones y los malignos deseos (las malas vibras) llegan a trascender el espacio y de alguna manera afectan a los seres humanos. PERO NO ESTOY MUY SEGURO de dudar de la existencia de un DIOS (Creador). Creo que es mas FACIL sospechar que existe, antes que DECIDIR que NO existe. Jesus era un hombre demasiado lucido para pensar que creia en Dios sin sentido. En todo caso a mi me gustaria mucho que existiera. En cualquier forma o modo. Ojala exista. Yo me sentiria mejor, y se explicarian muchas cosas. No?.

132
0
Me encantaría ver su opinión, por favor comentex

¡No podríamos hacerlo sin ti!

Únete a nuestra lista de suscriptores para apoyar el mantenimiento y el desarrollo continuo de nuestro sitio web.

Accede con tu cuenta