Una mente crédula [...] encuentra el mayor deleite en creer cosas extrañas y, cuanto más extrañas son, más fácil le resulta creerlas; pero nunca toma en cuenta las que son más sencillas y posibles, porque todo el mundo puede creerlas. Samuel Butler

El gen egoísta–Richard Dawkins

"Somos máquinas de supervivencia, autómatas programados a ciegas con el fin de perpetuar la existencia de los egoístas genes que albergamos en nuestras células." Así de rotundo es el comienzo del libro en el que el etólogo Richard Dawkins popularizó la teoría de que los genes son las verdaderas «unidades» centrales de la evolución, en vez de los individuos como los animales o las plantas. De esto hace ya casi treinta años, pues el libro se publicó en 1976. Según Dawkins, los genes primigenios nos crearon a las personas y los animales, quienes somos en realidad meras «máquinas de transmisión».

Índice de contenido

Piensa en ello…

Cuanto más estudio las religiones, más me convenzo de que el hombre nunca ha adorado a nada más que a sí mismo. Sir Richard Francis Burton
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

 

«Somos máquinas de supervivencia, autómatas programados a ciegas con el fin de perpetuar la existencia de los egoístas genes que albergamos en nuestras células.»

Así de rotundo es el comienzo del libro en el que el etólogo Richard Dawkins popularizó la teoría de que los genes son las verdaderas «unidades» centrales de la evolución, en vez de los individuos como los animales o las plantas. De esto hace ya casi treinta años, pues el libro se publicó en 1976. Según Dawkins, los genes primigenios nos crearon a las personas y los animales, quienes somos en realidad meras «máquinas de transmisión».

 

Como máquinas podemos funcionar mejor o peor en nuestro entorno y de este modo continuar la cadena (garantizar la supervivencia y reproducción de los genes) a lo largo del tiempo, o perecer en una selección evolutiva.

En su momento fue una forma de ver las cosas al revés sobre muchas ideas tradicionales sobre la evolución centrada en los individuos o las especies (por no hablar respecto a las ideas religiosas al respecto), pero actualmente hay cierto consenso en la comunidad científica sobre que esta idea es la que probablemente más se acerca a la realidad.

Contenido

La teoría de Dawkins establece que son los genes (y no los individuos) los agentes sobre los que opera la evolución. Dawkins redefine el concepto de gen como unidad informativa heredable que produce uno o varios efectos concretos, en tanto pueda existir otra unidad de información que produzca efectos distintos, denominada alelo, sin importar si se trata de un improbable gen aislado o de varios genes cooperativos; incluso es indistinto si un gen se corresponde con un cromosoma entero o con un fragmento.

El egoísmo constituye una metáfora con la que Dawkins explica que la prosperidad de un gen depende de su adecuación al medio.

Los organismos son, pues, meras máquinas de supervivencia para genes. Un gen de un organismo sigue existiendo si dicho ser se reproduce. Y, puesto que los genes son la base de la herencia en la reproducción sexual, los genes que proporcionen ventajas reproductivas para el individuo al que pertenezcan los alelos tenderán a ser heredados por un número cada vez mayor de individuos.

Una metáfora adecuada para la teoría del gen egoísta es una respuesta a la pregunta ¿qué fue antes, la gallina o el huevo?. La respuesta, según «el gen egoísta», sería que la gallina no es más que el medio en que los huevos se reproducen. Con estas premisas, Dawkins explica las relaciones sociales: la agresión, la guerra de sexos, el racismo, el conflicto generacional e incluso la plausibilidad del altruismo.

Como colofón de la obra, Dawkins acuña el concepto de meme o agente responsable de la transmisión cultural humana, análogo al concepto de gen, y sujeto pues a las mismas reglas básicas evolutivas, entre ellas el egoísmo.

Resumen de los capítulos

1.º ¿Por qué existe la gente?

Tras la respuesta del darwinismo a la pregunta esencial del significado de la vida, el capítulo introduce el tema del libro: «examinar la biología del egoísmo y del altruismo» (pág. 2). Para ello presenta las definiciones recurrentes a lo largo del libro:

  • Bienestar: Oportunidades de supervivencia, por muy pequeñas que sean.
  • Altruismo, o altruismo aparente individual: opuesto al egoísmo, consiste en contribuir al bienestar de un individuo a expensas del propio. Esta contribución se ciñe al comportamiento observable, «aparente», siendo ignorada la motivación.

 

La tesis que se defenderá a lo largo de la obra es que cualquiera de ambos comportamientos sirven al egoísmo genético. No es beneficio o egoísmo de la especie o cualquier otra agrupación individual. La tesis que argumenta que la selección beneficia a un colectivo es una desviación del «darwinismo» ortodoxo y que el autor defiende. Los argumentos contra esta desviación son:

  1. Aparición de individuos egoístas: En un grupo de individuos sostenido altruistas, la aparición de individuos abusones incrementará su bienestar a expensas del resto, por lo que desplazarán del colectivo a los altruistas.
  2. El grupo beneficiado no es la especie en general: En ciertas razas se benefician grupos individuales frente a otros grupos altruistas de la misma especie. E incluso hay casos de beneficios a especies distintas.

 

El especismo no se justifica evolutivamente y queda así presentada la tarea del resto del libro: explicar los casos de altruismo grupal aparente en función del egoísmo genético, puesto que «la unidad fundamental de la selección, y por tanto del egoísmo, no es la especie ni el grupo, ni siquiera, estrictamente hablando, el individuo. Es el gen, la unidad de la herencia.» (pág. 14).

2.º Los Replicadores

La teoría darwiniana de la selección natural o «supervivencia de los más aptos» deriva, según Dawkins, de una ley más general, anterior incluso a la vida terrestre, predominante en todo el universo: la supervivencia de lo estable y el rechazo de lo inestable. Estable es cualquier configuración atómica reunida en reacciones físicoquímicas productoras de moléculas con una cierta permanencia que las hace nominables: galaxias, rocas, gotas de agua, hemoglobina…; así pues, los átomos tienden a adquirir formas estables y complejas, sin un propósito, intención o determinación.

De este proceso, desarrollado en eones de tiempo, surgió el replicador, el auténtico predecesor vital; un tipo molecular especial que poseía la cualidad de autocopiarse. A partir del replicador modélico, se desarrolló una nueva «estabilidad». Tras una etapa de población de réplicas idénticas, aparecen copias imperfectas, hecho esencial para el proceso evolutivo. De los errores se crean moléculas replicadoras más estables, caracterizadas frente a las otras por tres factores inherentes o tipos de estabilidad:

  • Longevidado resistencia.
  • Fecundidado velocidad de replicación.
  • Precisión o exactitud al replicar.

 

La competencia o lucha por la existencia frente a unos recursos limitados, también anticipada por Darwin,se aplica aquí a las especies de replicadores: cualquier copia que incrementase su propia estabilidad, o redujera la de las rivales, era, inmediatamente preservada y multiplicada en un proceso de perfeccionamiento acumulativo. Con el tiempo los primeros replicadores, quizá originarias de las primeras células longevas, se convirtieron en los genes actuales siendo los seres vivos la «máquina» en que sobreviven.

3.º Las espirales inmortales

La unidad básica de selección natural son las unidades de material genético potencialmente eternas y no es la especie, ni la población, ni siquiera el individuo.

Para introducir el principio de la selección natural en este contexto, Dawkins explica brevemente y en términos moleculares en qué consisten las moléculas de ADN, el replicador para el que somos máquinas de supervivencia. Del mismo modo, explica su fisiología y enumera las cualidades determinantes de la longevidad y la fecundidad de un replicador moderno.

Los aspectos relativos al sexo son muy relevantes, en el sentido de que consecuencia de ello es, que el gen puede ser considerado como el elemento más aproximado que tenemos a un agente de la evolución, fundamental e independiente. Para explicarlo, el autor se basa en el hecho de la reproducción sexual y el entrecruzamiento.

Dawkins emplea ahora la palabra gen para designar a una unidad genética bastante pequeña como para perdurar durante generaciones y esparcirse en muchas copias. Es decir, cuanto mayor sean las probabilidades de que la longitud de un cromosoma permita la división por entrecruzamiento o alteración por las mutaciones, estará menos calificado para ser denominado gen.

La selección natural significa la supervivencia diferencial de los seres. “¡No se puede lograr la evolución por medio de la selección entre entidades cuando existe solamente una copia de cada entidad!” Defendiendo la casi inmortalidad genética, ahora lo define como un trozo de cromosoma que es bastante corto para que dure, en potencia, el tiempo suficiente para funcionar como una unidad significativa de selección natural. Y la propiedad más importante que señala a un gen como malo es el altruismo: el gen es la unidad básica del egoísmo.

Finalmente, precisa la evolución génica: “… es el proceso por el cual algunos genes se multiplican y otros menguan en el acervo génico. El acervo génico es solamente el nuevo caldo donde pueden ganarse la vida.”

4.º La máquina de genes

Al comienzo las máquinas de supervivencia eran recipientes pasivos de genes que se dividieron en dos grupos: plantas y animales, evolucionados hasta tener cuerpos formados por colonias de genes que se comportan o mueven como una unidad, empleando la energía almacenada para generar movimiento mecánico. El éxito de las máquinas de supervivencia, y la consecuente preservación de sus genes en futuras generaciones depende de la adecuación entre el acontecer de los sucesos en el mundo exterior y las contracciones musculares (controladas desde el cerebro, formado por neuronas con axones encargados de transmitir mensajes a los nervios motores). La máquina de supervivencia útil es aquella que persigue un fin de manera «consciente» y para conseguirlo intenta reducir la discrepancia que hay entre el estado actual de cosas y el estado deseado o fin, los genes son los que controlan este comportamiento de manera indirecta y es la máquina de supervivencia la que adquiere la responsabilidad. Según esto, la perspectiva de la evolución que ha considerado «el bien de las especies» no tendría cabida en este contexto, ya que debemos esperar que surja explotación egoísta de la comunicación (influencia que una máquina de supervivencia ejerce sobre el comportamiento de otra) cuando los intereses de los genes de individuos diferentes no coincidan.

5.º Agresividad: estabilidad y la máquina egoísta

El principal problema para el vehículo genético en su afán de perpetuarse. Dicha máquina de supervivenciaencuentra su mayor rivalidad ante otras que no son descendientes directos ni parientes cercanos, es decir, el entorno. Las máquinas de la misma especie competitirán más entre sí que con las dispares por los recursos vitales.

Tras contemplar los distintos costes y beneficios en el plano de las estrategias para la supervivencia, se plantea el concepto de estrategia evolutivamente estable (o EEE) introducido por John Maynard Smith. Una estrategia es definida como una política de comportamiento preprogramada. No es un plan consciente del individuo, sino que es una representación que hacemos de la lógica que éste sigue. Una EEE se definirá como una estrategia que, si la mayoría de la población la adoptara, no puede ser mejorada por otra estrategia alternativa, es decir: la mejor estrategia a seguir por un individuo depende de lo que la mayoría de la población esté haciendo.

El concepto de EEE permite apreciar cómo un grupo de entidades independientes y egoístas puede parecerse a un todo organizado. Esta aseveración no es únicamente válida para organizaciones sociales dentro de las especies, sino también para «ecosistemas» y «comunidades» de diversas especies. Será aplicable siempre que se encuentre un conflicto de intereses, y más allá del tipo de contienda: simétrica o asimétrica; o del tipo de comportamiento; o de si se tiene en cuenta o no la memoria sobre las contiendas pasadas; etc.

Introducido este concepto será necesario en este punto redefinir qué se entiende entonces por un «gen bueno». Un gen es seleccionado a ciegas como aquellos que sobreviven en el acervo genético. El acervo genético es el medio ambiente, considerado a largo plazo, del gen. Como primera aproximación se dijo que un gen es «bueno» según su habilidad para construir máquinas de supervivencia, es decir, cuerpos. Luego de definir las EEE, Dawkins dirá que el acervo genético se tornará un conjunto evolutivamente estable de genes, es decir, un acervo que no puede ser invadido por nuevos genes. Todo nuevo gen que surja (por mutación, reagrupación o inmigración), será penalizado por la selección natural. Pero ocasionalmente, un nuevo gen logrará extenderse en el acervo genético, habrá entonces un período de inestabilidad transitoria que culminará en un nuevo conjunto evolutivamente estable: así ocurre la evolución. Los genes son seleccionados de acuerdo a sus «méritos». Pero un mérito es juzgado sobre la base de los logros obtenidos frente al conjunto evolutivamente estable de genes que conforman el acervo genético existente.

6.º Gen y parentesco

En este punto, Dawkins tratará de explicar el comportamiento altruista (ver Altruismo en etología y biología evolucionistaen Altruismo) que se da entre animales que guardan entre sí una relación de parentesco; un comportamiento de este tipo será la única EEE posible.

Todo lo estable ha debido ser preprogramado por el gen, y así, el comportamiento altruista ha de tener una causa genética (el gen como elemento último de selección). Asimismo, Dawkins postula que el altruismo en la naturaleza es meramente aparente, lo que se da, en realidad, es un egoísmo de los genes, que pretenden su expansión en el acervo genético, su replicación y su supervivencia. El altruismo hacia parientes que comportan una similitud genética (es decir, el altruismo entre los genes y sus réplicas en otros cuerpos) es la única EEE posible.

La selección y evolución del altruismo genético tienen que ver, fundamentalmente, con un índice de parentesco (posibilidad de dos parientes de compartir los mismos genes) según el cual el contenido genético común (de 1/2 entre hermanos y entre padres-hijos) irá disminuyendo proporcionalmente según aumente la distancia generacional. El concepto de selección de parentesco explicará el altruismo dentro de la «familia»: cuanto más estrecha (más contenido genético común) sea la relación entre los miembros, mayor intensidad tendrá la selección. Así, el altruismo genético evoluciona entre parientes cercanos, ya que es el comportamiento que genera un mayor beneficio neto. Pero para que esto sea posible debe haber un reconocimiento del parentescoy una norma de acción preprogramada que incite al comportamiento altruista para con los parientes cercanos. Esta es, exactamente, la única EEE y lo que de hecho ocurre en la naturaleza.

Ahora bien ¿cómo se explican las asimetrías (altruismo paterno-fraterno, padres-hijos, de la madre sobre el padre respecto del hijo, etc.) cuando la carga genética es la misma? Fundamentalmente, introduciendo un índice de certeza según el cual será posible, por ejemplo, saber con mayor certeza quiénes son nuestros hijos que nuestros padres, etc. (sería un grave error y una EEnoE el dispensar un trato altruista con quien, en realidad, no es pariente cercano). En último término, es de esperar en la naturaleza, un mayor grado de egoísmo individual que de altruismo, ya que yo soy el único que poseo certeza absoluta de mi identidad.

7.º Planificación familiar

Cómo deberían las máquinas de supervivencia «decidirse a traer o no nuevos individuos al mundo». Así, realiza una crítica de lo que se afirma respecto a dicha cuestión en la obra de Wynne-Edwards (partidario de la teoría de “selección de grupo”[TSG]), valiéndose de las conclusiones de David Lack (“arquitecto jefe de la teoría del gen egoísta” [TGE]) en sus trabajos sobre las nidadas. Los puntos en los que confronta directamente ambas interpretaciones son:

· La elección de la cantidad de hijos (tamaño de la nidada): Según la TSG, el criterio es la “cantidad óptima para el grupo considerado en su conjunto”. Según la TGE, el criterio es individual, y está basado en el hecho de que “los individuos que tienen demasiados hijos son penalizados, no porque la población se extinga, sino porque pocos de sus hijos sobrevivirán”.

· La lucha por el territorio y la creación de una jerarquía dominante: Según la TSG, los derrotados asumen su derrota y, por altruismo de grupo, se retiran y dejan reproducirse al vencedor. Según la TGE, los derrotados se retiran porque “la mejor apuesta individual es abstenerse por el momento con la esperanza de obtener mejores oportunidades en el futuro”.

· El comportamiento epidéitico: Según la TSG, “consiste en una agrupación deliberada para facilitar una estimación en cuanto al tamaño de la población”. Según la TGE, es cierto que se produce esa suerte de estimación; sin embargo, el resultado no es una decisión de grupo acerca del núnero de hijos a tener, sino que cada individuo tratará de hacer ver egoístamente que la población es más grande de lo que en realidad es para que los demás se abstengan a reproducirse y así sus genes se difundan en mayor cantidad (“será ventajoso para cada uno de los individuos egoístas pretender ante los rivales que la población es densa, sea ello cierto o no”).

En conclusión, frente a la TSG, que apuesta por un altruismo de los individuos en favor del bien del grupo (selección de grupos) para explicar el control del índice de natalidad, la TGE presenta como criterio el cálculo egoísta de los individuos (selección de genes). Así, para Wynne-Edwards, “los grupos cuyos individuos restringen su propio índice de natalidad tienen menos posibilidades de extinguirse que los grupos rivales cuyos miembros individuales se reproducen a tal velocidad que ponen en peligro el abastecimiento de alimentos. Por tanto, el mundo se ve poblado de grupos de reproductores controlados”. Por el contrario, la conclusión de Dawkins tras presentar su crítica basada en la obra de Lack es que no es el grupo, sino los padres de los individuos (y en última instancia sus genes), quienes practican la planificación familiar, “en el sentido de que perfeccionan su índice de natalidad en vez de limitarlo para el bien público. Intentan potenciar al máximo el número de hijos supervivientes que tengan (ni muchos ni pocos)”.

8.º «La Guerra de las Generaciones» y 9º. «La Guerra de los Sexos»

Muestra una serie de conflictos generacionales y entre parejas reproductoras que ejemplifican cómo la evolución marca las opciones que toman los individuos.

10.º Tú rascas mi espalda, yo cabalgo sobre la tuya

En el capítulo X titulado «Tu rascas mi espalda, yo cabalgo sobre la tuya», Dawkins describe mediante ejemplos de especies animales, cómo actua el gen egoísta cuando individuos animales, ya sean de la misma especie o de diferente, viven en grupos. Vivir en grupos, defiende Dawkins, trae consigo beneficios heterogéneos, gracias a que, al vivir en grupos, los genes de los individuos toman más beneficios de la asociación que lo que invierten en ella. Un ejemplo de esto se puede ver en las manadas, donde los individuos sacan más partido cuando viven en grupo que cuando viven solos, aun cuando tengan que compartir la comida.

El beneficio más importante que se deriva de vivir en grupo es para Dawkins, el de reducir el riesgo y peligro de ser devorado por un depredador. A partir de este hecho, y contando con la ayuda de ejemplos y de dos teorías propias, la teoría «cave» y la teoría de «nunca romper filas», Dawkins explicará cuál es la tarea del gen egoísta para conseguir este beneficio. El primer ejemplo puede sustraerse del caso de una manada de mamíferos que corren, en grupo, para evitar a un depredador. Los mamíferos, al correr, actuarán de forma únicamente egoísta, sin dar lugar al altruismo. Después, Dawkins toma un segundo ejemplo basándose en aquellas aves que ofrecen un «aviso» a los otros individuos del grupo en señal de advertencia de peligro. En el ejemplo, parece que, como defiende Marler, de manera altruista, la llamada de atención del pájaro sólo sirve para atraer la atención del depredador. Sin embargo, Dawkins pensara que las llamadas tienen el objetivo de llamar la atención del resto del grupo, para ponerles en alerta del posible peligro.

Dawkins ofrecerá otro ejemplo que aplica al salto de las gacelas cuando son perseguidas por un depredador. Dawkins defiende que son los genes quienes determinan que con el salto de la gacela lo que se persigue es que el depredador piense que la gacela es un objetivo «difícil» de conseguir,ya que sus saltos la describen como una presa ágil, joven, rápida y sana. Estos saltos, para Dawkins, suponen que la gacela sólo busca, egoístamente, salvarse así misma, y no desviar la atención del depredador para salvar al resto del grupo, como piensa Zahavi.

En la última parte del capítulo, Dawkins enfocará la actuación del gen egoísta en la simbiosis, actuación que favorece a la aparición del beneficio mutuo entre dos individuos, y donde es necesaria, por tanto, la cooperación mutua. Las asociaciones en beneficio mutuo evolucionarán si cada socio obtienen más de lo que aporta. Esta idea, es fácil de asimilar, si los socios actúan de manera recíproca o simultánea. Pero Dawkins advierte que el gen egoísta no «cae» en la cuenta del sentido común o en la previsión de que siempre deba darse la cooperación entre individuos. Entonces surgen problemas, como el ejemplo que indica la existencia de individuos «tramposos» (los cuales no devuelven los favores que se les ofrecen; únicamente persiguen obtener el beneficio propio sin pagar el costo, para así, «arreglárselas mejor»), ya que no siempre que se ofrece un favor hay retribución por parte del gen egoísta.

11.º Memes: Los nuevos replicadores

El gen egoísta lleva el concepto de evolución más allá de lo puramente biológico e introduce el concepto de meme. En el capítulo 11 Dawkins trata la cultura en el ser humano, presentando en analogía funcional al “meme” con el gen, ya que ambas dan lugar a formas en evolución y son similares como fenómenos de transmisión. Aclara que esta transmisión cultural no es un fenómeno exclusivo del hombre, sino que también se da en animales.

Las modalidades culturales no se heredan, al igual que ocurría con los caracteres adquiridos en la genética. Así como podíamos hablar de mutaciones genéticas podemos también hablar de “mutaciones culturales” que tienen lugar en ese proceso de “evolución cultural” y pueden dar origen a dos tipos de cambio, progresivo o regresivo.

Continúa Dawkins proponiendo su desacuerdo con las teorías que existen sobre el comportamiento humano basadas en la “selección de grupos”, él cree que deberían estructurarse a partir de otro supuesto, el de la “selección de genes”, con el fin de poder ofrecer una explicación de la cultura, de la evolución cultural y de las diferencias entre culturas, cuestiones ante las que estas teorías enmudecen.

Plantea la siguiente hipótesis: “para lograr una comprensión de la evolución del hombre moderno, debemos descartar al gen como base única de nuestras ideas sobre evolución”.

Y da paso a su definición de “meme”, esto es, la unidad de transmisión cultural o unidad de imitación. Pues bien, éste es un nuevo replicador que se reúne en un “acervo de memes” y se propaga de un cerebro a otro mediante un “proceso de imitación”, ejemplos de ello son las ideas, las modas, las formas de fabricar, o la idea de Dios, ante la que cabría preguntarse el porqué de su estabilidad y penetración en el medio cultural. Tal idea es replicada por la palabra y reforzada por un arte a la medida que Dawkins mismo alaba. De todas formas, su constante presencia en el acervo memético queda explicada por el autor debido a que la misma posee una gran atracción psicológica, lo que constituye su valor de supervivencia. Es decir, la idea de Dios se asocia con un sistema de premios y castigos en la vida después de la muerte, proceso por el cual se rectificarían las injusticias del mundo presente. A la vez dicha idea está asociada a un respaldo constante por parte de una entidad protectora. Por tales motivos Dawkins compara la eficacia de la idea de Dios con la de un placebo, donde la falta de eficacia positiva está equiparada por la eficacia derivada de lasugestión.

Así como los genes saltan de cuerpo en cuerpo utilizando como vehículos a óvulos y espermatozoides, los memes hacen réplicas de sí mismos mediante la imitación, siendo las cualidades de supervivencia las mismas que las citadas en el capítulo II para los genes, es decir, longevidad, fecundidad y fidelidad en la copia. En este caso la fecundidad resulta más importante que la longevidad y de la fidelidad debemos decir que los memes siempre se transmiten de forma alterada. El meme «parasita» al cerebro, por lo cual el mismo pasa a ser vehículo transmisor del meme en cuestión -de manera análoga a como un virus parasita el mecanismo genético de la célula anfitriona.

Dawkins explica a continuación en qué consiste una unidad de meme, y la define como la “unidad mínima que mantiene la fidelidad de la copia”, es como una esencia que encontramos en la mente de cada individuo que ha comprendido una idea, resumiendo, “idea-meme” como la “entidad capaz de ser transmitida de un cerebro a otro”.

Vamos a considerar a los memes, de la misma manera que a los genes, como “agentes activos”, lo que nos conduce al problema de la competencia. En la competencia entre memes tiene un papel principal el tiempo, ya que un cerebro no puede estar ocupado por muchos a la vez.

Y, al igual que los genes formaban complejos coadaptados, los memes se refuerzan y cooperan entre ellos para la supervivencia mutua en el acervo. Pero también pueden entrar en contradicción, para lo que la selección se encarga de favorecer a aquellos que explotan su medio cultural para su propia ventaja.

Al finalizar el capítulo Dawkins señala lo positivo de esta teoría de los memes, y es que favorecen nuestro afán de inmortalidad, ya que podemos inmortalizarnos mediante una idea brillante que no tiene necesidad de perecer como lo hacían nuestros genes. Además debemos ser optimistas porque estos memes se pueden enfrentar a nuestros genes egoístas y derrotarlos, haciéndolos pasar a un segundo plano.

13.º El largo brazo del gen

Dawkins aborda en este último capítulo un problema latente en toda la obra: la confrontación gen-individuo. Esta dicotomía viene mucho más detallada en su libro El fenotipo extendidodel cual este capítulo es solo un resumen.

Para responder a este problema, el autor propone ampliar los límites ortodoxos del fenotipo genético, esto es, de los efectos físicos causados por un gen. Tradicionalmente, se atribuye la cualidad de beneficioso a un gen que mejore la capacidad de crecer y reproducirse de un individuo, y perjudicial al que las empeore. Más desde esta perspectiva se dejan de lado los efectos que un gen provoca para beneficio exclusivo de sí mismo. Así, por ejemplo, en las denominadas “desviaciones meióticas” (aquellas perturbaciones de la probabilidad de transmisión a un gameto, normalmente del cincuenta por ciento), un gen perjudica el proceso reproductor beneficiándose él mismo.

Desde este punto de vista (el de los genes) el autor defiende con numerosos ejemplos (desde los tricópteros hasta los castores) que los efectos fenotípicos de un gen no se enmarcan sólo en el individuo que lo transporta. La presa hecha por un castor es un efecto igual de indirecto de un gen que el pelaje de este mismo animal. Ambos son consecuencia de diversos procesos físico-químicos con un único origen: el gen. Por tanto, podemos decir que el individuo es un vehículo, pero no sólo de sus propios genes, sino también de todos aquellos que provocan una determinada conducta en él (transmitidos en virus, bacterias, parásitos mayores, etc.). Si los genes intrusos mejoran la capacidad reproductora del individuo, progresivamente estos se fusionan con los genes originales, acabando por ser indiscernibles los primeros de los segundos.

Cabe llegados a este punto plantearse (como lo hace el autor) tres preguntas:

  • ¿Por qué se agrupan los genes en células?
  • ¿Por qué se agrupan las células en cuerpos pluricelulares?
  • ¿Por qué los cuerpos tienden a reproducirse mediante gametos unicelulares (lo que Dawkins denomina «ciclo vital de embotellamiento»)?

 

La primera cuestión tiene una respuesta sencilla: los genes se unen por procesos químicos casuales entre ellos, mejorando su resistencia frente a otros. A lo segundo, si bien un tamaño excesivo puede tener considerables inconvenientes, tiene muchas más ventajas: mayor protección, mejor especialización,… es decir, mayores posibilidades de supervivencia. En cuanto a la tercera cuestión, el autor ofrece tres causas: primero, el “embotellamiento” facilita la mutación evolutiva (y, por tanto la optimización) de las generaciones posteriores. En segundo lugar, los gametos proporcionan al individuo un calendario cíclico que mejora la eficiencia reproductiva. Y, por último, permite una homogenización del grupo (dado que todos provienen de los mismos progenitores) que facilita su interacción.

Para terminar tanto el capítulo como la obra, el autor hace un repaso a sus apuestas teóricas como un camino que abrirá muchos campos en la biología evolutiva del futuro, criticando la dejadez por la que estos temas han pasado por las manos de los biólogos ortodoxos de la doctrina darwiniana.

Compra online:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

15 comentarios

  1. Los genes, por supuesto, ni pueden ser egoístas ni no egoístas, de igual modo que cualquier otra entidad no consciente no puede ni entrar en competencia con otra ni hacer elecciones. La teoría del gen egoísta yo la calificaría de ejercicio supremo de mixtificación popular. Me parece demasiado absurda, Dawkins ya no sabe que hacer para intentar negar la existencia de Dios y se inventa hipótesis…

    1. Hola de nuevo Hadriám.

      Que alguien que cree en lo que afirma la biblia llame absurda a una teoriza científica aceptada da que pensar. Supongo que habrás leído el libro al menos antes de soltar tal afirmación, ¿No?
      Lo digo por que Dawkins es zoólogo y etólogo, y hay una clara diferencia entre esas ramas y la «teología» y las afirmaciones supersticiosas basadas en la lectura de un libro prehistórico escrito por un pueblo nómada compuesto por tribus de pastores y sacerdotes y las repeticiones consecutivas de sus frases en una iglesia.

      Por cierto, tendrás pruebas para demostrar la existencia de ese dios ¿no? Y por favor, no digas que estas basandote en presentimientos, sentimientos y emociones… Como ya te respondí antes, la carga de las pruebas está en quien afirma la existencia, no de quien afirma una no existencia.

      Saludos.

      1. Querido amigo, cometes un error muy grande, ¿he dicho yo que sea cristiano, musulman, hebreo? Sencillamente no. xD Yo creo en el Dios que definió Aristóteles, sé lo que es Dawkins, y además de zoologo y etólogo un excentrico necesitado de fama, piensa que descubrió la pólvora y nanai de la china. Yo amigo, soy Filósofo, con máster en filosofía de la ciencia y me conozco bastante bien este tema, ¿Sabes quién fue el ateo más influyente del mundo, sobre el cual nuestro querido Dawkins se basó muchas veces? Antony Flew, no se si le conoces, pero como buen ateo deberías. Este hombre se pasó media década haciendo apología del ateísmo y de que no existía Dios (o inteligencia superior, llámale como quieras), te recomiendo que leas su último libro y que yo creo el más interesante y revelador, el único libro que tiene en el que afirma la existencia de un dios, y que el declaró como su testamento. There is a God: How the world’s most notorious atheist changes his mind.
        http://www.biola.edu/antonyflew/
        Ah, y una última referencia a Dawkins, no es ningún especialista en teorías del desarrollo de la materia viva. Con eso debería quedar claro.

        Algunas de las razones por las que creo en una super-inteligencia:

        -Como el ADN ha demostrado, debido a la increíble complejidad de los mecanismos que son necesarios para generar vida, es que tiene que haber participado una inteligencia superior en el funcionamiento unitario de elementos extraordinariamente diferentes entre sí.

        -La ciencia destaca tres dimensiones de la naturaleza que apuntan a Dios:
        1ª-El hecho de que la naturaleza obedece leyes.
        2ª- La segunda, la existencia de la vida, organizada de manera inteligente y dotada de propósito, que se originó a partir de la materia.
        3ªLa tercera es la mera existencia de la naturaleza.

        Saludos!

        1. Hola Hadrián, perdona por no contestarte antes. El comentario que escribí en respuesta a este se borró debido a un fallo y no he tenido tiempo desde entonces para volver a escribirlo.

          Te resumiré mi respuesta de la forma en que suelo responder todos los comentarios (por puntos).

          ¿he dicho yo que sea cristiano, musulman, hebreo?

          ¿Dije yo en algún momento que pertenecieras a una de esas religiones en concreto? Puse el ejemplo biblico porque, de momento, es la única prueba y base para afirmar la existencia de un dios único (segun esa misma logica que usas, tambien puede usarse como respuesta un politeismo… puestos a inventarnos razones al por que de las cosas). Dawkins es ateista pero sobre todo critica a las religiones monoteistas actuales (las inspiradas en la lectura de la biblia. De ahi que en mi comentario pusiera el ejemplo al ver que respondías excusando la existencia de un dios en particular en un articulo sobre Dawkins.

          Yo creo en el Dios que definió Aristóteles, sé lo que es Dawkins, y además de zoologo y etólogo un excentrico necesitado de fama, piensa que descubrió la pólvora y nanai de la china.

          Sabrás entonces, que Aristóteles creía en un montón de cosas de las que luego se descubrió estaban erradas: Que de la materia inerte o no viva, surgía la viva… Que el corazón era el centro de la vida…. la no existencia del vació…
          Aristóteles peca de falta de objetividad (como cualquiera de las personas de aquella época) al afirmar o suponer ciertas cosas. No es reprochable ya que fué el paso de los siglos y el aporte de muchas otras personas lo que contribuyó a mejorar muchas de sus teorías o descubrir otras nuevas que refutaban las anteriores. El conocimiento avanza.

          Aunque Aristóteles aportó mucho a la ciencia, fue la complementación y la posterior aportación de diversos científicos lo que contribuyó a la ciencia con las teorías que hoy en día se estudian (y que de momento no han podido ser refutadas. Cuando lo sean, se estudiaran las nuevas). Aristóteles creía en un dios porque desconocía muchas de las cosas que hoy conocemos. ¿Quién sabe si hubiera creído en un dios o no si hubiera nacido en la época actual? El concepto de dios posee tantas variantes como creencias ideológicas poseen las personas que creen en él. La mejor forma de hallar una verdad es quitando todo agente externo sobrenatural y más si ese agente externo crea más interrogantes al dilema que se plantea en vez de resolverlas.

          Dawkins podrá ser un egocéntrico o un buscador de fama, pero posee esos conocimientos de los que carecían Aristóteles y muchos otros científicos (incluido el propio Darwin) en cuanto a biología y como aparecieron las especies. Lo bueno de la ciencia es que se modifica, se añaden nuevos aportes, se descubren nuevas cosas… Todos esos aportes se van sumando al conocimiento científico y hasta ahora han ido despejando todas las causas que muchos atribuyeron a una deidad.

          ¿Sabes quién fue el ateo más influyente del mundo, sobre el cual nuestro querido Dawkins se basó muchas veces? Antony Flew, no se si le conoces, pero como buen ateo deberías. Este hombre se pasó media década haciendo apología del ateísmo y de que no existía Dios (o inteligencia superior, llámale como quieras), te recomiendo que leas su último libro y que yo creo el más interesante y revelador, el único libro que tiene en el que afirma la existencia de un dios, y que el declaró como su testamento. There is a God: How the world’s most notorious atheist changes his mind.
          http://www.biola.edu/antonyflew/

          Al nombrar a Flew creo que ya se por donde van los tiros y empiezo a entender tu logica al usar esos tres principios (que no son de la ciencia o los que mantiene la comunidad cientifica sino los principios que expuso Flew como argumentos a su cambio de parecer con respecto al deismo). Al igual que la mayoría de ateos, no creo justo considerar a Flew como ateo sino más bien como agnóstico. Un ateo convencido jamás usa a dios como argumento y respuesta a lo desconocido. Para no repetir aquí mi opinion con respecto a Flew, te dejo la respuesta a un comentario que hice sobre el, que también responde a esos tres argumentos y a los que podría haber añadido muchas más contradicciones de las que expuse.

          Por cierto, el dios al que se nombra como trasfondo en el libro de Flew es el biblico. Si no es el dios biblico al cual te refieres ¿a qué dios único te estas refiriendo? No me digas que todos tus argumentos para usar como respuesta a todo un dios se basan en conceptos filosoficos y has creado a un dios totalmente nuevo de los que ya se conocen. Porque para ello primero deberias identificar a ese dios y diferenciarlo del resto de dioses que ha inventado la humanidad. Para introducir a un nuevo dios como respuesta a algo, primero se han de poseer las suficientes pruebas o evidencias sobre la existencia de ese dios (o dioses) en particular. Si tu afirmación esta sujeta a que desconoces el «por qué» o el «como» de una causa o suceso, estas basándote en tu ignorancia y desconocimiento y no en la objetividad, el raciocinio y la lógica (estas creando y usando a un dios de los huecos).

          Saludos y hasta otra.

      2. En el otro comentario estaba probando al administrador de esta página.
        Quería asegurarme de si valía o no la pena de comentar, veo que sí, he estado en otras páginas como estas y se basaban demasiado en la crítica a las religiones y no daban razones buenas sobre lo que ellos defendían, asique cualquier argumento que yo les expusiera pasandome por cristiano era mal rebatido, me pareció que esta página era similar porque atacas demasiado a las religones y como dije antes, no das tanto tus argumentos científicos, pero al ver este post me interesé y me pareció buena idea comentar, por eso he preferido probarte y compruebo que ha merecido la pena.

        Espero podamos debatir seria y constructivamente.

        Gracias y un salúdo.

        1. Hola de nuevo Hadrián.

          Tienes razón cuando dices que critico bastante a la religión, pero si la critico es por que la conozco demasiado (algo que deberían hacer todos los que critican algo en concreto). También pienso que si se critica algo, debe ser con base a los argumentos, la lógica, y no simplemente «criticar por criticar«. No pensé que mis artículos y comentarios no expusieran claramente mis argumentos y razones. Internaré exponerme mejor en los siguientes.

          Saludos y gracias también a ti por la corrección.

  2. El determinismo genetico de Dawkins parece suprimir la ciencia de la psicologia del individuo en sus ecuaciones por la supervivencia del » gen egoista » que depende del entorno social
    Dos gemelos por tener igual gen egoista no tienen por que tener igual destino
    ya que Dawkins borra el individuo por su determinismo genético para explicar la seleccion natural ,,,

    no es una teoria cientifica , es su vision de la realidad de la seleccion natural ,

    1. Hola escéptico. Perdóname si no te he entendido bien.

      En El gen egoísta se exponen los «memes», un nuevo concepto en biología acuñado por Dawkins para explicar la transmisión de información cultural en los genes como una nueva teoría que complementa a la seleccionó natural (de hecho ha sido aceptada por la comunidad científica). Por eso no entiendo tu conclusión sobre que en este libro no se exponga una teoría científica. ¿Podrías concretar? ¿Estas refiriéndote a que los menes presentados por Dawkins no son una teoría científica?

      Saludos.

  3. hay que argumentar en contra de la teoria determinista de Dawkins , que no esta apoyada en su totalidad por los cientificos Neodarwinistas , esto es la teoria de Darwin aplicada a la genética, Dawkins distingue claramente entre genes y organismos estos útimos como maquinas de supervivencia , hay que decir que
    los organismos son la expresion ultima de la genética , yo no veo una division entre genes e individuos sino mas bien una consecuencia de los genes
    los Memes acuñado a Dawkins , compara el «gen de la difusion cultural » a través de individuo a individuo , como los genes que se transmiten entre organismo a organismo , no tiene por que seguir las leyes de Darwin , de los mejores adaptados ,,, y seleccion natural .
    y aqui entramos en la psicologia ,, que Dawkins parece descartar como se transmite la cultura entre individuo a individuo
    esta es mi opinion que lo mas probable es que esté equivocado ,
    seguiremos leyendo al señor Dawkins ,,
    un saludo .

  4. Que no seas creacionista me parece muy bien, pero que creas a pies juntillas todo lo que dicen los darwinistas, especialmente el que escribe el libro que comentas, me parece también una torpeza.
    Te recomiendo que leas a Máximo Sandín, ex -(creo)-profesor de biología de la Universidad Autónoma de Madrid.
    Un saludo

    1. Hola juanjo

      Tu comentario presupone varias cosas:

      1º.-Que yo necesite ser «darwinista» para publicar ciertos libros. Debes haber ignorado que esta web «está dedicada al ateismo» y que ya respondí a todo el que quisiera criticar, como tú, mi postura en mi Advertencia.

      2º.- Posiblemente presupongas ciertas posturas ya que obviamente no has leído todos mis comentarios y mis respuestas. En una de ellas ya respondí sobre Sandin. Pero ya que quieres exponer lo que afirma esa persona, no dedicaré más lineas sobre él y te remitiré a un blog donde se responde a sus argumentos.

      3º.-Tu argumento exponiendo a Sandín es un argumento ad hominem. Ya me he leído, como ya respondí en mi comentario sobre esta persona, a Sandín y, sinceramente, no aporta nada que no pueda ser respondido mediante la teoría sintética.

      4º.-Relacionado con el punto 3º, presupones que sigo o apoyo lo que dicen los que tu llamas «darwinistas» porque no he leído lo que afirman otras personas.

      Por otro lado, me parece que quienes usan la palabra «darwinista» para definir a quienes confían en la teoría evolutiva se definen a si mismos perfectamente y demuestran que sus argumentos, van a ser sesgados. La teoría evolutiva se encuentra dentro de la sintética, y si confió en ella no es porque simpatice con Darwin sino porque esta ha demostrado, revisión tras revisión, descubrimiento tras descubrimiento, ser la más certera. La teoría sintética es la aceptada por la comunidad científica porque, pese a esas revisiones, pese a las evidencias halladas, ha demostrado ser la correcta. Definir a un científico (ya sea biólogo, etólogo, genetista, etc) como «darwinista» ya es un total disparate. Si usamos ese argumento clasista ¿ también somos newtonianos por confiar en la teoria gravitacional o Galileistas por confiar en su teoría heliocéntrica? ¿somos lemaitreistas por confiar en el bigbang o einstenianos por confiar en la relatividad?

      Si quieres argumentar en contra de una teoría o crees tener evidencias en contra de ellas:

      1º este no es el sitio más apropiado; ve a la comunidad científica y que las revisen. No te preocupes que, si estas pasan todas las revisiones como así lo hizo la teoria de Darwin, serán aceptadas. No existe, tal y como muchos afirman, una conspiración a nivel mundial de un grupo de científicos reuniéndose en secreto para desechar teorías. Lo que existe es un número grande de universidades y centros con millones de estudiantes y científicos que, de forma independiente, ponen a examen todo lo que se les presenta. ¡Ánimo! A Sandín no se las han aceptado excepto en círculos «antidarwinistas» (se ha usado su misma expresión para definiros a modo de antítesis), veremos si tus teorías si lo soportan.

      2º.-No expongas a un autor como si simplemente con hacerlo ya estuvieras evidenciando algo. Expón más bien las afirmaciones que este realiza con las que estás de acuerdo y, después de esto, veremos si estas pueden ser respondidas o ya fueron respondidas (como sucede con las de Sandín).

      Saludos.

  5. 4 No sabía que Dawkins «confiaba en la teoría evolutiva» pero no era darwinista o le parecería mal que le llamaran darwinista o que le englobaran en el grupo de darwinistas.
    No sé lo que opinará la Comunidad Científica, pero sí, no me parece mal hablar de científicos copernicanos a los que apoyan una teoría frente a otros que podrían calificarse de ptolemaicos y tampoco me parece mal hablar de darwinistas frente a lamarckistas o lamarkianos, por ejemplo.
    En cuanto a tí, en ningún momento he dicho que seas darwinista, sino que crees, o perdón, confías en lo que ellos dicen. En todo caso es cierto que habré exagerado diciendo «a pies juntillas»; hecho que me da la impresión de que para escribirte hay que estar midiendo las palabras hasta el extremo de que se hace desagradable la conversación.

    2, 3 y 4, me parece a mí que tú estás presuponiendo demasiadas cosas también sobre mí. Yo te he mencionado a Sandín con la intención de ayudarte si no lo habías leído. Ahora bien, si lo has leído y no te convence, eso es asunto tuyo y de la Comunidad Científica. Efectivamente esta no es una página sobre evolucionismo y darwinismo, por lo que no voy a hablar más del asunto y también te diré que lo único que pretendía era ayudarte.
    Sin tanta pretensión hubiera sido suficiente con decir: «gracias Juanjo, ya lo he leído y no me convence»

    Por último; me parece de mala educación entrar a comentar, sin haber leído minimamente tus argumentos o partes del dominio web, eso si, si pretendes que todo el que te escriba, lea, entienda y comprenda todas y cada una de las cosas que escribes, -sobre todo en los casos en que aparentemente van en contra tuya- para poder intervenir dignamente no cuentes conmigo. Me parece muy bien tu pretensión y es razonable si se quiere avanzar por ejemplo dentro de un grupo de trabajo de una investigación académica, pero no tengo tiempo ni ganas, tratándose de una página de ordenador, así que sólo te diré que arrivederci…

    1. Hola de nuevo Juanjo

      «No sabía que Dawkins “confiaba en la teoría evolutiva” pero no era darwinista o le parecería mal que le llamaran darwinista o que le englobaran en el grupo de darwinistas.
      No sé lo que opinará la Comunidad Científica, pero sí, no me parece mal hablar de científicos copernicanos a los que apoyan una teoría frente a otros que podrían calificarse de ptolemaicos y tampoco me parece mal hablar de darwinistas frente a lamarckistas o lamarkianos, por ejemplo.
      »

      Es absurdo hablar de «coperniquianos» o «ptolemaicos» 5 siglos después de descubrirse o confirmarse una de ambas teorías, así como lo es hablar de «darwinistas» o «lamarkistas» después 3 siglos después de haberse confirmado una de ambas. Precisamente, es ese consenso científico con respecto a una de ambas lo que hace insostenible el querer catalogar una postura desechada como válida frente a otra que no solo es que haya sido confirmada sino que además ha ido sintetizándose en una teoría moderna que engloba varias materias. ¿No sabes lo que opina la comunicad científica? Acude a cualquier universidad, al CSIC o al Museo Nacional de Ciencias, por poner varios ejemplos. Tan fácil como eso.

      «En cuanto a tí, en ningún momento he dicho que seas darwinista, sino que crees, o perdón, confías en lo que ellos dicen. En todo caso es cierto que habré exagerado diciendo “a pies juntillas”; hecho que me da la impresión de que para escribirte hay que estar midiendo las palabras hasta el extremo de que se hace desagradable la conversación.»

      Puesto que no tengo otro medio que tus propios comentarios para saber lo que piensas, no esperarás que, escribiendo como lo haces, adivine cosas que nada tienen que ver con lo que dices. ¿? Y sí, al igual que yo lo hago, tú también deberías medir muy bien lo que afirmas. Que se haga agradable o desagradable no me importa. Lo único que me importa es que sea coherente. Esta web la leen cada mes decenas de miles de personas. Si por lo único que se pueden guiar es por lo que uno escribe, debería importar más que cualquier otra cosa.

      «me parece a mí que tú estás presuponiendo demasiadas cosas también sobre mí. Yo te he mencionado a Sandín con la intención de ayudarte si no lo habías leído. Ahora bien, si lo has leído y no te convence, eso es asunto tuyo y de la Comunidad Científica.»

      ¿Podrías explicar cuales son esas cosas que presupongo al igual que yo lo he hecho? Que yo sepa, ya me copiarás en qué cita se ve reflejado, no he hablado sobre ti o tus ideologías. Simplemente te he respondido con respecto a lo que opinas y a la información que has expuesto.

      «Sin tanta pretensión hubiera sido suficiente con decir: “gracias Juanjo, ya lo he leído y no me convence”»

      Sin tanta pretensión, si no hubiera concretado y respondido tal y como lo he hecho, te habrías ido con la impresión distinta sobre mi. Te habrías ido sin saber si ya lo conocía y te habrías ido, además, sin conocer porqué no me convence.

      «Por último; me parece de mala educación entrar a comentar, sin haber leído minimamente tus argumentos o partes del dominio web, eso si, si pretendes que todo el que te escriba, lea, entienda y comprenda todas y cada una de las cosas que escribes, -sobre todo en los casos en que aparentemente van en contra tuya- para poder intervenir dignamente no cuentes conmigo. Me parece muy bien tu pretensión y es razonable si se quiere avanzar por ejemplo dentro de un grupo de trabajo de una investigación académica, pero no tengo tiempo ni ganas, tratándose de una página de ordenador»

      Para empezar, es que «que todo el que te escriba, lea, entienda y comprenda todas y cada una de las cosas» que lee, ya no es que sea una pretensión mía, es que debería ser la norma básica de cualquier persona que, tanto en esta como en otras situaciones de la vida, quiera intervenir dignamente en un diálogo. De todas formas no hacía falta rebuscar mucho en la web para saber cual es mi ideología: bastaba con mirar la sección «Advertencia» en la cabecera.

      «Gracias» de todos modos por definir cuales son tus criterios a la hora de comentar en una web y cual ha sido «aparentemente» tu postura.

      Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta