Si pensáramos que Dios está al pendiente de la tierra y sus habitantes, que se preocupa porque se respeten sus leyes y se haga su voluntad, debemos llegar a la conclusión de que Dios ha sido derrotado por los hombres, ya que en la tierra nadie hace su voluntad, ni respeta sus leyes. Creo que el hombre ha creado un Dios absurdo, es decir, un Dios a su imagen y semejanza... Thomas Mann

La Biblia del ateo: una ilustre colección de pensamientos irreverentes – Joan Konner

Aunque por el titulo pueda parecer un libro dedicado a historias y narraciones ateas, “La biblia del Ateo” es más una recopilación de frases celebres ateístas que la escritora del mismo (Joan Konner) a querido recopilar.

Índice de contenido

Piensa en ello…

El escepticismo es el primer paso hacia la verdad. Denis Diderot
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

9788432231711

Aunque por el titulo pueda parecer un libro dedicado a historias y narraciones ateas, “La biblia del Ateo” es más una recopilación de frases celebres ateístas que la escritora del mismo (Joan Konner) a querido recopilar.

Si Dios me diera una señal evidente… Como hacer un gran ingreso a mi nombre en un banco suizo.
WOODY ALLEN

Gracias a Dios, todavía soy ateo.
LUIS BUÑUEL

Si Jesucristo estuviera aquí ahora, hay una cosa que no sería: cristiano.
MARK TWAIN

El pensamiento religioso es un intento de encontrar una salida allí donde no hay puerta.
ALBERT EINSTEIN

La religión es lo que impide a los pobres asesinar a los ricos.
NAPOLEÓN BONAPARTE

No lo tomen al pie de la letra. La Biblia del ateo es simplemente el título de un libro. Joan Konner, veterana periodista y decana de la Columbia Graduate School of Journalism, ha reunido una ilustre colección de pensamientos irreverentes que acaba de traducir al español Daniel Royo. No se trata, por tanto, de una Biblia, y tampoco de un libro destinado a lectores ateos. No se trata de un libro contra Dios. «Si no existiera Dios», decía Chesterton, «no habría ateos». No se trata de un libro contra nadie. Claro que los dogmáticos y los intolerantes de todas las especies lo pasarán muy mal si entran en estas páginas por error o por curiosidad malsana. El libro es ocurrente, inteligente, profundo, paradójico, brillante, divertido. Tanto como los personajes cuyas opiniones desfilan por sus páginas. Déjenme que les resuma algunas, de Séneca a Woody Allen.

La gente, dice Séneca, ve la religión como si fuera algo cierto, los filósofos como si fuera algo falso y los gobernantes como si fuese algo útil. Si un hereje enciende una pira, escribe Shakespeare, no es la víctima la que arde. Mark Twain aseguraba que si Jesucristo estuviera ahora aquí, hay una cosa que no sería: cristiano. Para Jonathan Swift, tenemos la suficiente religión para odiarnos, pero no la bastante para amarnos los unos a los otros. La moralidad, dice Albert Einstein, es un asunto de la máxima importancia, pero para nosotros, no para Dios. También Einstein afirma que el pensamiento religioso es un intento de encontrar una salida allí donde no hay puerta. Para Phillip Adams, Marx estaba equivocado cuando afirmó que la religión era el opio del pueblo. Al contrario: demasiado a menudo la religión ha sido un afrodisíaco para el horror, una benzedrina para la barbarie. En su mejor versión, prosigue Adams, alza y eleva los espíritus. En la peor ha llevado a civilizaciones enteras al cementerio. Un periodista entrevistó al actor Peter O’Toole y le hizo la siguiente pregunta:

– «¿Cómo sabes que eres Dios?»

– «Muy sencillo», contestó O´Toole. «Cuando habló con él, siempre acabo hablando conmigo mismo».

La duda no es una situación placentera, dice Voltaire, pero la certeza es ridícula. Para Shakespeare, una duda moderada es la guía del sabio. Y para Schopenhauer las religiones son como luciérnagas, puesto que necesitan la oscuridad para brillar. ¿Por qué será -se preguntaba Katharine Whitehorn- que cuando conoces a uno de esos que se llaman cristianos renacidos desearías que ni siquiera hubieran nacido la primera vez? Por su parte, Bertrand Russell creía muy improbable que, si hubiera un Dios, tuviera la enojosa vanidad de sentirse ofendido porque haya personas que duden de él. Para George Santayana (y para muchos otros) un miedo primigenio creó los dioses. Sin embargo el bautismo (con jabón) era una buena cosa para Robert G. Ingersoll. Si se acaba descubriendo que hay un Dios, piensa Woody Allen, lo más probable es que no sea un malvado, sino básicamente alguien que no ha rendido al nivel exigido. Como Santo Tomás, Woody Allen necesita pruebas, por ejemplo: «Si Dios me diera una señal evidente… como hacer un gran ingreso a mi nombre en un banco suizo…»

Como ven, no es esta Biblia del ateo un libro precisamente tétrico. Y menos aún dogmático como tantos manuales del perfecto descreído. Creo que no le faltarán lectores en un país como el nuestro, virtuosa y democráticamente gobernado durante 30 años por un partido cuyo lema es «Dios y leyes viejas».

Nota personal:un libro muy ameno, de fácil lectura y cargado de curiosas frases ingeniosas que mas de uno ha pensado sobre la religión y el Dios bíblico. Muy recomendable.

Artículo sobre el libro extraído de “El país” publicado por José F. De la Sota.

Para los que quieran comprar este libro:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

5 respuestas

  1. Sin duda hay que creer en halgo, pero no solo en en halgo fantacioso, sino en halgo que podamos sentir, ver, oler halgo q nos haga ser mejores cada dia como seres y como individuos ante la sociedad.

    y no solo con un ser fantacioso

  2. ¿Es el hombre sólo un error de Dios? ¿O Dios sólo un error del hombre? Hay que decir que el invento de las religiones solo le ha aportado al hombre satisfacciones imaginarias o fantásticas que desvían cualquier esfuerzo racional por encontrar satisfacciones reales.
    El amor y temor a Dios no tienen su origen en Dios, si no en los seres humanos, que han logrado dirigir y proyectar a un ser imaginario que ama, odia y castiga, que vive en las nubes del cielo, que vendrá algún dia, y se llevara solo a los buenos a un paraíso , que nadie sabe donde queda. Como los seres humanos pueden asegurar, “paraísos”?, que Dios vive en el cielo”?, y que nuestro corazón , está vinculado a la religión? si la función del corazón es irrigar sangre, como es que algunos seres humanos saben y pueden asegurar hechos que jamás han podido comprobar?
    Por ejemplo después de la muerte hay algunos que se van al cielo, y otros al Infierno? Lo conocen? ¿ , tienen referencias físicas, dirección?……Creo que este personaje es un error del hombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta