Tenemos que comprender el Cosmos tal como es y no confundir lo que es con lo que queramos que sea. Carl Sagan

La «ideología de género»: el invento católico para hacer think tank prohomófobo y machista

Quienes hablan y usan la expresión "ideología de género" han caído en la táctica que empezó la Iglesia Católica hace un par de décadas para definir y criticar toda política que buscara la igualdad (no la superioridad o discriminación positiva) de derechos para el colectivo LGTBi y para la mujer.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Para asegurarme de que mi blasfemia ha sido expresada completamente, por este medio afirmo mi opinión de que la noción de Dios es una superstición básica, que no hay evidencia de la existencia de ningún dios o dioses, que los demonios, diablos, ángeles y santos son mitos, que no hay vida después de la muerte, ni cielo ni infierno, que el Papa es un dinosaurio peligroso, fanático y medieval, y que el Espíritu Santo es un personaje caricaturesco merecedor de risa y de ridículo. Acuso al dios cristiano de asesinato por permitir que ocurriera el Holocausto, por no mencionar la 'limpieza étnica' que está siendo llevada a cabo por cristianos en nuestro mundo, y condeno y vilifico a esta deidad mítica por alentar el prejuicio racial y comandar la degradación de la mujer. James Randi
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Quienes hablan y usan la expresión «ideología de género» han caído en la táctica que empezó la Iglesia Católica hace un par de décadas para definir y criticar toda política que buscara la igualdad (no la superioridad o discriminación positiva) de derechos para el colectivo LGTBi y para la mujer.

«Ideología de género» es la expresión que esta iglesia acuñó y empezó a usar como argumento alegando que lo que estaban haciendo los políticos (sobre todo de tendencia progresista – los contrarios a su querida «derecha») era dar «privilegios» y favorecer tanto a la homosexualidad como al feminismo. A esto además le añadían el peculiar argumentario de que defender los derechos de la mujer o permitir que dos personas del mismo sexo puedan casarse «destruye la familia». Como si el hecho de que dos personas del mismo sexo quieran contraer matrimonio esté impidiendo a dos personas de distinto sexo hacerlo.  Y la mujer, ya saben, como ellos quieren: casada y sumisa.

El origen del término

Este argumento fue usado por vez primera por Joseph Ratzinger en su libro «La sal de la tierra»: una serie de entrevistas que le hizo Peter Seewald a partir de 1996 en las que criticaba la «liberación» hacia las doctrinas de su querida secta, acusándola de todo tipo de males, en la cual incluía al feminismo como uno de tantos males:

La idea de liberación -si es que podemos citar la libertad como titular de una nueva
espiritualidad de nuestro siglo- se ha amalgamado con otra ideología, la del
feminismo. Actualmente se considera a la mujer como un ser oprimido; así que la
liberación de la mujer sirve de centro nuclear para cualquier actividad de liberación. Y
ahora, resulta que a una teología de liberación política le ha tomado la delantera otra
liberación antropológica. Además, no se conforman con pensar en un simple cambio
de papeles, se ha llegado mucho más lejos que eso, y su objetivo es liberar al hombre
de su biología. El fenómeno de la sexualidad que en su forma histórica siempre se ha
llamado «engendrar», ahora se caracteriza por la reivindicación de algunos de los
aspectos de la sexualidad, que, finalmente, ha acabado en una revuelta contra los
procesos biológicos del hombre. La palabra «natural» no debe pronunciarse para nada;
es mejor que el hombre pueda modelarse a su gusto, tiene que liberarse de cualquier
proceso de su ser: el hombre tiene que hacerse a sí mismo según lo que él quiera, sólo
de ese modo será «libre» y liberado. Todo esto, en el fondo, disimula una insurrección
del hombre ante la realidad de haber sido creado, y que -como ser biológico- lleva
impresa en su ser. Se opone a ser criatura. El hombre tiene que ser su propio creador,
versión moderna de aquél «seréis como dioses»; tiene que ser como Dios

¡Cómo osa la sociedad de librarse de creer en el dios que intentamos inculcar! Según Ratzinger:

La ideología de género es la última rebelión de la creatura contra su condición de creatura.

Con el ateísmo, el hombre moderno pretendió negar la existencia de una instancia exterior que le dice algo sobre la verdad de sí mismo, sobre lo bueno y sobre lo malo.

Con el materialismo, el hombre moderno intentó negar sus propias exigencias y su propia libertad, que nacen de su condición espiritual.

Ahora, con la ideología de género el hombre moderno pretende librarse incluso de las exigencias de su propio cuerpo: se considera un ser autónomo que se construye a sí mismo; una pura voluntad que se autocrea y se convierte en un dios para sí mismo.

Todo aquello que libere al hombre de ser el esclavo sumiso de su credo (o sea, de ellos) es malo para la Iglesia (y para su economía). Ratzinger, por supuesto, solo estaba usándolo para contrarrestar las políticas de derechos que se habían puesto de manifiesto unos años antes: la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (El Cairo, Egipto) en 1994, donde se usó el término «género» y  la IV Conferencia de la Mujer en Beijing (1995) donde se introdujo el enfoque de género.

Después de que el papa con pasado nazi lo mencionara, poco tardaron católicos en emplearlo: al año siguiente, en 1997, este término sería usado por la periodista católica conservadora Dale O’ Leary.

La campaña para popularizarlo y el lobby machista y LGTBIfobo

Desde entonces, la Iglesia católica no ha perdido tiempo en intentar introducir dicha idea en el colectivo inundando la red y todas las organizaciones afines (diócesis, parroquias, ONGs) con infinidad de artículos al respecto y mencionando dicha idea absurda y falaz para intentar impedir que se legislara nada en absoluto para favorecer a un colectivo que esta lleva discriminando desde siempre: provocando la cultura mayoritariamente homófoba y machista en la que vivimos.

Una muestra de toda esta propaganda la podemos encontrar, fácilmente, en todo tipo de webs católicas:

¿Qué es la ideología de género? Donde Catholic.net expone un artículo de conelpapa.com. (la web cayó, pero la magia de internet y WBM es más poderosa: aquí lo tienen)

Profundizando en la Ideología de género (Catholic.net)

La ideología de género: presentación (Catholic.net)

La expresión «género» y muchos se imaginan que es solo otra manera de referirse a la división de la humanidad en dos sexos. Quieren rebelarse contra esto y dejar a la libertad de cada cual el tipo de «género» al que quieren pertenecer.

La ideología de género: peligros y alcances (Catholic.net)

El «feminismo de género» se presenta abiertamente en contra de la maternidad, la institución familiar y la religión.

Ideología de género y locura (Catholic.net).

En la perspectiva de género, el hombre y la mujer eligen su sexo y lo podrían cambiar, cuantas veces lo estimen oportuno, puesto que las diferencias entre hombres y mujeres se deben fundamentalmente a determinaciones sociales.

Ideología de Género en 7 claves (Catholic.net)

La ideología de género se está implantando de manera progresiva y constante en todo el mundo. ¿Cómo darnos cuenta?

La ideologia del genero
El cambio de términos puede llevarnos al cambio de principios (Catholic.net)

…es una ideología que, sirviéndose de un lenguaje ambiguo, persi­gue objetivos muy precisos y definidos.

5 tips: ¿Qué es la ideología de género? (Catholic.net)

En nuestros días está muy de moda eso de los géneros pero ¿qué es en realidad?

La ideología de género: Un mal que va carcomiendo silenciosamente a la sociedad, a las familias y a las personas (Catholic.net)

Por poner unos cuantos ejemplos sólo en dicha web (hay más).

Ejemplos como los que puede uno encontrar en otras, como InfoVaticana, publicando artículos donde se declaran cosas como estas:

La audacia de unos y la pasividad, por no decir cobardía, de no pocos, nos ha permitido ver los actos de la celebración del Orgullo-Gay, que -este año 2018- ha sido no un «Día», sino una «Semana» con desfiles alocados e irreverentes, sin respetar los derechos de los demás, ni siquiera de los niños y adolescentes. Reconozco que, no sin rubor y con vergüenza ajena, gracias a una cadena televisiva (Intereconomía), he visto el grupo relativamente numeroso de los que desfilaban desnudos. ¡Si al menos hubieran sido efebos apolíneos!

A impulsos del feminismo radical y de las energías laicistas y relativistas la ideología de género inició su difusión a velas desplegadas a partir de la «Conferencia de la mujer» de Beijing/Pekin (año 1995). En ella los lobbies «consiguieron imponer a los países miembros el compromiso de incorporar la perspectiva de género en todas sus políticas y medidas legislativas[1]«. Desde entonces la ONU está exigiendo su imposición en sus países miembros. Ya es un ingrediente indispensable del masónico Nuevo Orden Mundial, sustitutivo del Orden cristiano. ¿Por qué no penetra con la misma eficacia y rapidez en el mundo islámico, budista, etc.,?

O  como CatholicLink: vea que «ideología de género» es una categoría y la cantidad de artículos que hay usando esta expresión para hacer apología de la discriminación hacia feministas y homosexuales. Y digo discriminación pues ellos lo dejan bien claro en dichos artículos, como muestra este (ver enlace):

Desde el 18 de mayo de 2013, en Francia personas del mismo sexo pueden contraer matrimonio y adoptar niños. «Mariage pour tous» (Matrimonio para todos) fue el nombre de la ley que aseguró que todas las personas, sin importar su orientación sexual, pudieran casarse con los que aman. Francia se transformó en un país no discriminatorio, que reconoce las diferencias culturales, étnicas, religiosas y afectivas de todos sus ciudadanos. El Estado francés reconoce, por lo tanto, que así como hay diferencias de creencias, hay también diferentes formas de amar y de constituir una familia.

De este lenguaje persuasivo pero engañoso nos busca alertar «La manif pour tous» (La manifestación para todos), una organización que busca ayudar a los franceses para que se opongan a esta ley, pues « … [ésta] causa daño al código civil, reemplazando las palabras marido y mujer, padre y madre, por una terminología indiferenciada y unisexual: progenitores. Ella intenta eliminar tanto la diferenciación sexual como la complementariedad presentes en la ley y pone en riesgo los fundamentos de la identidad humana: la diferenciación sexual y en consecuencia, la paternidad. Ella abre el camino para una nueva paternidad “social”, desvinculada de la realidad humana. Crea un marco para un nuevo orden antropológico basado no en el sexo específico sino en la opción sexual: el género».

 

En resumidas cuentas,  lo que les molesta a estos religiosos es lo que estos mismos reseñan en negrita.

Y como el invento de este término y de lo que plantea es tan obvio, no podían faltar plataformas, también católicas, negando directamente que lo sea como el Foro de la Familia (FEF) ¿Han oído alguna vez la frase excusatio non petita? Por si no quedaba claro, FEF fue de las organizaciones, junto con otras de las que sus miembros también forman parte, que se opuso al matrimonio homosexual. Lobbies proyectando en otros lo que ellos hacen y son, como argumento. De hecho son tan de proyectar en otros, de «ver la paja en ojo ajeno y no la viga» (estrategia que realizan a propósito) que incluso el actual papa, Francisco I, en una Exhortación Apostólica donde dijo que esta ideología “presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia”, señaló que estas son ideologías “que buscan imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños”. ¡Ironía, hipocresía y cinismo que no falten!

Además de lo anterior, para completar esa campaña para introducir ese término, estos además llevan años lanzando panfletos desde webs creadas ex professo para socavar cualquier política que intente acabar con dicha discriminación hacia la mujer y hacia los homosexuales. Campañas como #ConMisHijosNoTeMetas, en cuya web homónima se puede encontrar propaganda de dicho término, negando aspectos y estudios científicos sobre perspectiva de género y mostrando, como argumento, una visión simplista y reduccionista de qué es género, orientación sexual, etc. basada en una ideología, igual de simplista, donde se pretende alegar que esta está fundamentada en la ciencia. Básicamente, el mensaje que sus colegas de secta lanzaron con la campaña del bus homófobo resaltando que los genitales son lo único que sirve para identificar a las personas:

•Todos nacemos con un sexo biológico que no se puede cambiar: hombre
(XY), mujer (XX).
•No se nace con un género. Sin embargo, hay tendencias y comportamientos (expresión) que están determinados por el sexo biológico.
•La creencia que posea una persona de ser algo que él o ella realmente no
es constituye en el mejor de los casos un signo de pensamiento confuso.

Por lo visto las personas con una orientación sexual distinta a la heterosexual, según estos, lo que están es «confusos». Resulta irónico, viniendo de tipos que creen que una mujer (homo-sapiens) parió a un tipo mágico por partenogénesis. El súmmun de la ironía, además, en este tipo de gente, es que hablen de «creencia» para referirse a  la orientación sexual.  Ahora, por lo visto, uno no siente atracción y sentimientos hacia una persona del mismo sexo realmente: simplemente «cree» que los tiene ¿? A lo que cabría preguntar, si esto es así, si piensan lo mismo en el caso contrario: con las personas que se sienten atraídas por personas de distinto sexo.

Esta campaña no sólo la emplean a través de internet. Desde la Diócesis de Orihuela (Alicante), por ejemplo, el «Secretario de Familia y Vida» envió un documento interno titulado «Familia y vida: la Ideología de Género», publicado por el «Movimiento Familiar Cristiano» en el que se decía que «la perspectiva de género» estaba siendo impuesta, intentando hacer ver cierto tipo de paranoia en el lector y alegando que esta, según ellos, «era falsa». Esta campaña se lanzó incluso a ONGDs a cargo de grupos religiosos como las Teresianas.

Tanto ha calado dicho argumentario cristiano católico, en este sentido, que tenemos a todo tipo de personas (incluso a personas aparente antirreligiosas) usándolo y haciéndose eco de las ideas falaces que el cristianismo lleva promulgando al respecto. Este movimiento antifeminista, a su vez, ha tenido el apoyo de las redes sociales: a ciertos tipos de «derechas» cuyo pack de serie era ese machismo y homofobía se les han sumados otros ideología alt right (algunos incluso negando serlo) para completar el saco del argumentario victimista. Lo cual resulta curioso, pues su perfil no pertenece a ninguna minoría social sino justamente todo lo contrario: caucásicos, neoliberales, occidentales, (mayoritariamente) cristianos y heterosexuales. Un colectivo social que, como todos sabemos, oh pobres, son el objeto de discriminación principal de nuestra sociedad. Por eso, porque son unos discriminados a quienes los matrimonios y relaciones homosexuales les impiden casarse, se ve, es por lo que estos se manifestaron contra, por ejemplo, la aprobación del matrimonio homosexual.

FechaManifestación
En junio de 2005 Católicos convocaron una manifestación a favor de su ideal de familia cristiana a la que asistieron 18 obispos (20 según algunos medios). Manifestación a la que, a modo de contrariar las bodas del mismo sexo propuestas y legisladas por el entonces presidente de gobierno, J. L. Rodríguez Zapatero (PSOE), asistieron junto con estos obispos varios miembros del PP, como Ána Botella, Ángel Acebes, Miguel Arias Cañete, Ana Pastor, Eduardo Zaplana, Jaime Mayor Oreja o Federico Trillo, entre otros.
En julio de 2006Con la visita de Benedicto XVI a Valencia titulada como V Encuentro Mundial de las Familias (que supuso un gasto para las arcas de 6 millones de euros y en el que 19 personas tuvieron que ser atendidas por lipotimias, crisis de ansiedad, etc.), cuyo patronato organizador estaba compuesto por, entre otros,el entonces presidente de la Generalitat, Francisco Camps y la entonces alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, para defender su ideal cristiano y homófobo de familia en un acto “conciliador” con el también entonces presidente, J. L Rodríguez Zapatero: ya que según dijo el propio papa (Ratzinger) la «vigencia» de la familia basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer es la única capaz de contrarrestar el hedonismo. Promover los valores del matrimonio tradicional católico, según él, no impide «gustar plenamente la felicidad que el hombre y la mujer encuentran en su amor mutuo«. Ratzinger vino a dar su discurso y lo dio, no sin antes dejar el mensaje de que «hay temas que no son negociables» y afirmar que en la defensa de la familia tradicional católica «se juega el futuro de los pueblos y de la Iglesia«. Coincidiendo con la opinión del propio Rouco:

«Es nuestro gran reto y la gran oportunidad que nos ofrece la JMJ para el presente y el futuro de la Iglesia»


Acto, por cierto, que está siendo investigado por el Tribunal Superior de Justicia debido a la causa abierta que hay sobre el caso Gürtel.
En diciembre de 2007(a tres meses de las elecciones generales de marzo de 2008) Una misa-concentración en el centro de Madrid (el Día de las Familias), que se repitió cada año durante la legislatura del PSOE y a la cual asistieron 42 obispos, de la cual Rouco no estaba en un principio seguro de conseguir convocar a mucha gente y en la Antonio_María_Rouco_Varelaque su organizador, Kiko Argüello (iniciador del movimiento fundamentalista y conservador, Camino Neocatemunal, también conocido como los kikos), para convencerle le dijo: “Don Antonio, yo le pongo 300.000 kikos en Colón”. Los mismos que querían celebrar otra macromanifestación en Colón en febrero de 2015 y que fue suspendida por la diócesis, ahora más pendiente de pagar las deudas dejadas por Rouco.
En enero de 2011Con la Misa de las Familias convocada por iniciativa del propio Rouco a través de la Conferencia Episcopal. En ella la iglesia, mediante el papa, cargaba contra el aborto, la eutanasia y los matrimonios homosexuales. También se instaba a las “millones de familias” (según el arzobispado de Madrid) a servir al amor que «acompaña y defiende la vida» y a «ser fuertes en el amor y a contemplar con humildad el Misterio de la Navidad» que se convierte en «escuela de vida familiar y fraterna» pidiendo que su ideal de familia, la que interpretan de sus mitos (la “Sagrada Familia de Nazareth”), fuera el ejemplo de cada familia cristiana como «auténtico santuario de fidelidad, respeto y comprensión«. Misa en la que, del medio centenar de obispos que asistieron, destacaron los discursos del arzobispo de Avignon (Francia), monseñor Jean Pierre Cattenoz, que instó a los fieles a enfrentarse a lo que él y su querida ICAR denominaron «cultura de la muerte» y a tener el «coraje de decir no a lo que ataca y desfigura» la familia, que según él es la introducción «insidiosa» de la teoría de género, el rechazo del don de la vida, el matrimonio homosexual, el derecho a abortar y la eutanasia «rampante«. y el discurso del obispo de Siedlc (Polonia), monseñor Zbigniervw Kiernikowski, que remarcó que el hombre y la mujer estaban hechos «a imagen y semejanza de Dios» y por lo tanto debían «cumplir el designio divino» que, según él, consiste en «transmitir la vida, porque, a su juicio, si no transmiten el amor para el que han sido creados, se convierten en homicidas de ese designio«
En agosto de 2011La Jornada Mundial de la Juventud (de nuevo a tres meses antes de las elecciones generales). Un evento organizado por dos miembros del Opus: Yago de la Cierva (sobrino de la secretaria de Rouco) y Javier Cremades Sanz-Pastor (designado por Rouco como parte durante veinte años del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid y delegado Episcopal para los Actos Públicos de la Archidiócesis de Madrid, fue miembro de la Vicaría de Actos Públicos y Director del Departamento de los Actos Centrales de la Jornada Mundial de la Juventud).
En diciembre de 2013En la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona durante la misa para la fiesta de la Sagrada Familia, donde el presidente del Consejo Pontificio para la Familia del Vaticano, el arzobispo Vincenzo Paglia, defendía el modelo de familia tradicional, integrada por el padre, la madre y los hijos y afirmaba que «es verdad que hay otras formas de convivencia«, aunque «no son familia«, sino «otro modo de convivir» al mismo tiempo que Rouco, en Madrid, y con motivo para la misma fiesta, defendía la familia constituida, según él, dentro del «matrimonio indisoluble» como la «célula básica» de la sociedad frente a la «agobiante atmósfera intelectual y mediática».

A todo este tipo de campaña, sólo en España (aquí tienen un par de ejemplos en otros países: como Francia o las realizadas en otros países del continente americano), le debemos de sumar actos como los de la versión española de la secta ultracatólica de El Yunque (HazteOir) con sus autobuses homófobos recalcando lo mucho que saben de genitales infantiles o justificando el maltrato machista bajo eufemismos de lo más pueriles. O a un partido fascista, VOX, escisión del PP y fundado exactamente el mismo día en el que le cortaron la financiación a su chiringuito, reconocido por ellos mismos, por lo que tuvieron que mentir sobre cual fue motivo de su cierre, intentando legislar para retrotraer la legislación a sus años preferidos (el franquismo) con «pins» y demás ocurrencias discriminatorias y generadoras de odio hacia feministas y homosexuales y del que nos hemos enterado a través de lo destapado por wikileaks que además de financiarse a través del terrorismo iraní, siendo reconocido por ellos mismos, también lo hicieron élites económicas conservadoras a partir del ese mismo grupo sectario y ultracatólico (HazteOir). Ultracatólicos… Lo mejorcito de cada casa «de bien».

Todas estas campañas, a nivel mundial, pueden hacer que desde el Vaticano puedan darse por satisfechos: sus ideas han calado. Tampoco es que fuera dificil, tras siglos de adoctrinamiento amparado por instituciones gubernamentales (primero monarquías absolutistas y luego por acuerdos con todo tipo de dictaduras) y con esa infraestructura de sucursales que tiene por todo el mundo (llamadas templos e iglesias) donde introducir su ideología a un amplio público mediante refuerzos psicológicos y comunitarios.

Dije falaces pues esta expresión inventada por ellos y la idea de que el elemento a cuestionar es que «todo es construcción social, sin que la biología tenga ningún papel«, que emplean comúnmente, pretenden asumir que lo «correcto» o lo «cierto» es que identidad sexual y la sexualidad son lo mismo, cuando no es así. Falaz, además, porque emplean como argumento una falacia naturalista y falaz porque ignoran que «en la naturaleza» sí hay diferencia entre identidad sexual y sexualidad.

Es un insulto a la inteligencia más básica que este tipo de personas, cuyas creencias contradicen «lo natural» y cuyo leitmotiv desde hace siglos fuera la crítica a la Filosofía y a la Ciencia, pretendan apelar a estas y concretamente una Biología (hecha a su medida, empleando el cherry picking) para argumentar que existe un «fin» y que este sólo es el «reproductivo», pues esto es totalmente falso. De hecho, que existan distintas identidades sexuales, que en la naturaleza el abanico con respecto al ámbito sexual sea tan amplio, ya debería darnos una pista de lo qué es o no posible en «la naturaleza» o en «la Biología». La Biología no es un ente consciente que persigue «propósitos»: de ahí que exista tanta variedad. Tratar a esta como un «ser» parece más una tendencia antropocentrista, propia de mentalidades primitivas.

Si el cristianismo, y concretamente el catolicismo, lleva haciendo campaña contra el feminismo y el colectivo LGTBi es por puro fanatismo ideológico, tomado de una educación cuyas bases son ese machismo y homofobia explícitos que sacan de sus queridos textos sagrados.

Nota: este artículo nace como respuesta (de hecho parte de una constestación que hice en esta misma web) al constante bombardeo sobre  el tema al que uno se ve sometido. Pues muchos se han hecho eco del argumento católico que acuña dicho término sin saber su procedencia y que están cayendo en la manipulación de personas que defienden una visión machista y homófoba por el único motivante de una ideología religiosa como trasfondo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

22 respuestas

    1. Si nos atenemos al lenguaje, opino lo mismo. Pero soy un partidario de aceptar y usar términos cuya normalización ya se haya producido. El término «homofobia» lleva normalizado más de medio siglo y ya todos sabemos a qué se refiere. Nadie, al usarlo, lo hace para referirse a «miedo o aversión a lo semejante» sino «a los homosexuales». Y todos entendemos, al oírlo y usarlo, claramente a qué se refiere.

      Este debate debería haberse producido cuando se acuñó el término. Ahora carece ya de sentido.

      1. Normalizar algo, no implica que sea acorde a la Verdad… la ADL ,Liga Antidifamación Judia es la que crea todas las etieutas progresitas para blindar a unas minoraias y avanzar a atraves del victimismo…. La ADl fué creada por la Logia Masonica B´Nai B´Rith, una logia exclusiva de Judios Talmudistas……… «Marchando paso a paso por este camino, con esa perseverancia que es nuestra virtud, rechazaremos a los cristianos y anularemos su influencia. Nosotros dictaremos al mundo lo que el mundo debe creer, lo que debe honrar y Io que debe execrar.
        Quizás algunas individualidades se levantarán en contra de nosotros, pero las masas dóciles e ignorantes nos prestarán oídos y se colocarán de nuestro lado. Una vez que seamos dueños de la prensa, podremos cambiar las ideas corrientes acerca del honor, la virtud, la rectitud del carácter, asestando el primer golpe a esa institución que hasta aquí se ha considerado sagrada, LA FAMILIA, que nosotros hemos de destruir.» «Podremos extirpar la fe y las creencias en todo lo que nuestros enemigos los cristianos han venerado hasta este momento; manejando el arma de la fuerza de las pasiones, nosotros declararemos la guerra a todo lo que los cristianos veneran y respetan.»..(La Gran Conspiracion Judia..pag. 539,540)

        1. Al final, resulta que las víctimas de discriminación no existen, según usted, porque hay una conspiración judeomasónica creando «etiquetas pogresistas», y su fuente es la obra antisemita (La Gran conspiración judía) de un escritor que no quiso dar la cara jamás, basándose en su testimonio, bajo un pseudónimo (Traian Vasiliu Romanescu). Y lo que usted trae como prueba es un par de citas que dicho autor saca, según él, de un «periódico COMUNISTA» en 1919 (pag. 534) ¿Qué periódico era? Este autor antisemita no lo dice: hay que confiar ciegamente (tener Fe) en su palabra.

          También de «una circular emitida por el «comité central de la sección de Petrogrado de la Liga Internacional Israelita» el mes de diciembre de 1919. Fue publicada por primera vez por la «Action Frangaise».: Action française, por si no lo sabe, fue un grupo de extrema derecha nacionalcatólico que ejercía la violencia física cuando se le presentaba la ocasión y que publicaba todo tipo de panfletos y líbelos falsos para hacer propaganda contra sus enemigos ideológicos (como el caso de la izquierda) o étnicos (como el caso de los semitas).

          Rematado con, según él, «el Discurso pronunciado en Praga por el rabino Rcichhom, en una reunión de rabinos, ante la tumba del gran rabino Simeón Ben Jhuda. Fue publicado por el diario «Bauernbündler», de Viena, el primero de noviembre de 1912″.. Que es como no decir nada, pues de nuevo vuelve a mostrar la poca fiabilidad de sus fuentes: ¿qué rabino dijo eso? el «rabino Rcichhom» no existe: se le llama rabino «Rishon» (otra transliteración hebrea) al rabino sefardí que compone el Gran Rabinato, junto con el asquenazi. ¿Dónde está ese diario y de qué diario habla? De nuevo: cero. ¿Quizá se refería al Der Bauernbündler? El problema es que Der Bauernbündler (ver 1, 2 y 3) era un periódico de la «Asociación de Agricultores de la Baja Austria». Se llamaba «El campesino» por eso mismo y quien lo redactaba en 1919 era un político, Richard Wollek, miembro de fraternidad católica austriaca Teutona Innsbruck (K.Ö.St.V. Teutonia Innsbruck), de la Asociación Alemana católica estudiantil de Praga Ferdinandea a Heidelberg (KDStV Ferdinandea Heidelberg) y de hasta 30 asociaciones católicas más, además del Partido Social Cristiano (Abgeordneter der Christlichsozialen Partei) desde 1908 hasta 1920: un partido abiertamente antisemita. Si ese periódico difundió tal artículo habría que ver, en ese caso, si contiene fuente alguna para confirmar tales declaraciones: el sesgo antisemita estaba presente en la mayoría de las publicaciones cristianas de la Alemania y Austria de finales del siglo XIX comienzos de s. XX. Esta gente fue la que propagó, por ejemplo, el panfleto de los Protocolos.

          Al final todas las fuentes que usa son o irrastreables o pertenecientes a reconocidos partidos o grupos de ideología fascista: a saber, de «derechas», conservadores y nacionalcatólicos, que abogaron por el empleo de la violencia o realizaron propaganda sobre bulos inventados por ellos mismos para instaurarse mediante una victimización falaz y arremeter contra aquellas otras ideologías contrarias a su ideología.

          Los términos «homosexual» (“del mismo sexo”) y «homosexualidad», por cierto, no fueron creados por una «Liga Antidifamación Judía» para «victimizarse» de nada (el judaísmo es una religión homófoba) sino usados privadamente por un periodista homosexual, defensor de los derechos humanos, llamado Karl-Maria Kertbeny. Quien los usó por vez primera en una carta con fecha del 6 de mayo de 1868 a un amigo suyo, el escritor alemán Karl Héinrich Ulrichs. De hecho el término «homosexualidad» salió publicamente por vez primera de un panfleto anónimo publicado por Kertbeny llamado Párrafo 143 del Código Penal de Prusia y su mantenimiento como Párrafo 152 del Borrador de un Código Penal para la Confederación del Norte de Alemania donde se criticaba a una serie de leyes que condenaban a los homosexuales por el mero hecho de serlo y se les ponía al mismo nivel de quienes practicaran zoofilia. Y el término «homofobia», como bien explican en el enlace de etimologías, fue acuñado en «1966 por el psicoterapeuta, escritor y activista estadounidense George Weinberg, y aparece en su libro Society and the Healthing Homosexual, publicado en 1972«. Así que déjese de emplear conspiranóias proclives a la ideología que por lo visto usted defiende y aténgase a los hechos. Aunque sólo sea para variar un poco.

  1. Eso de «ideología de género» lo usan los protestantes también, tanto o más que los católicos y mezclándolo con afirmar que la «ideología de género» y el «infanticidio» están detrás del «feminismo radical» -la pendiente resbaladiza de rigor aunque el tipo que habla de eso, por supuesto pastor evangélico (bautista), afirme apoyar las demandas de igualdad de ellas, etc-. Eso dicho estamos hablando del típico fundamentalista que se queja de que los ateos quieran prohibir la religión en público, habla de «evolucionismo», y otras perlas que dicen mucho y no bueno de él.

    1. Por cierto -no puedo editar el mensaje-, sobra decir que «infanticidio» se refiere a abortos. Parece que han encontrado una nueva palabra cargada para defender su hipocresía habitual con eso.

  2. La profesora del Grado en Historia de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) María Lara afirmó este miércoles que “Yeshúa de Nazaret fue la persona menos machista de la Historia” a la luz de su comportamiento en vida y en el marco que le tocó vivir.

    La doctora Lara hizo estas manifestaciones durante su ponencia ‘La mujer y el cristianismo ante la secularización’, en el marco de la tribuna-debate ‘Mujer y religión: De la discriminación a la igualdad’, que convocó la Asociación Hispano-Francesa Mujeres Avenir en el Club Financiero Génova, y en el que, junto con la profesora de la UDIMA, como experta en cristianismo.

    “Es al llegar la plenitud de los tiempos”, destacó Lara, “envió Dios a su hijo, nacido de mujer”.

    Agregó la investigadora de la UDIMA que “está constatado que el hombre menos machista de la Historia fue Yeshua, el Mesias”.

    No en vano, explicó, Jesús de Nazaret “fue el promotor de la
    verdadera dignidad de la mujer, provocando el escándalo entre sus coetáneos, romanos y judíos”.

    “Es más”, enfatizó la profesora Lara, “se quedaban perplejos hasta sus mismos discípulos”.

    En esta ocasión el Mesias destruyó dos prejuicios enquistados en la sociedad contaminada del pensamiento Talmudista Fariseo (los que asesinaron al Mesias).
    El prejuicio contra la Mujer, y el Prejuicio contra los Samaritanos.
    Los Fariseos tenían prejuicio contra los Samaritanos, hombres y mujeres.

    (JUAN 4:7-9)
    “Llegó una mujer de Samaria a sacar agua. Jesús le dijo: “Dame de beber”. (Pues sus discípulos se habían ido a la ciudad a comprar víveres.) Por lo tanto, la mujer, la samaritana, le dijo: “¿CÓMO ES QUE TÚ, A PESAR DE SER JUDEANO (de Judea), me pides de beber a mí, que soy mujer
    samaritana?”. (Porque los judíos no se tratan con los samaritanos”.

    Y a continuación la reacción de los apostoles, que aún tenían mucho que aprender de su Maestro, el Hijo de Dios.

    (JUAN 4:27)
    “En esto, pues, llegaron sus discípulos, y se admiraban de que hablara con una mujer”.

    Endemoniadas, enfermas, adúlteras, jóvenes y ancianas, todas las mujeres del tiempo de Jesús veían en Jesús a un “libertador de las cadenas que su género les imponía”, indicó la profesora Lara, quien refirió los casos de María Magdalena, de las hermanas de Lázaro, Marta y María; de la viuda de Naim; de la hija de Jairo, y hasta de la esposa de Poncio Pilato, “que en vísperas de la Crucifixión supo que iba a morir un inocente”.

    Es tal el papel preponderante que los propios Evangelios conceden a la mujer en este tiempo, que destacan como es, precisamente a las mujeres, a las primeras que se les aparece Jesús una vez resucitado.

    https://www.udima.es/es/evento-cristianismo-mujer-asociacion-avenir-maria-lara-udima.html

    1. «“Es al llegar la plenitud de los tiempos”, destacó Lara, “envió Dios a su hijo, nacido de mujer”

      ¿Y de quién esperaba que naciera? Afirmar eso es como afirmar que X filósofo griego era «feminista» porque creía que, según sus mitos, una mujer había parido al hijo de Zeus.

      Lo irónico, que no cuenta la señora Lara, es que la secta «mesiánica» (cristiana) dominante entre las decenas que había instauró el concepto para el cristianismo posterior de que dicha mujer, la madre del «mesías», lo había parido siendo «virgen» porque para dicha secta una mujer que pare es «inmunda», doblemente inmunda si pare a una hija (Levítico 12). De hecho la propia María tuvo que ser «purificada» por ello (Lucas 2:22).

      «Agregó la investigadora de la UDIMA que “está constatado que el hombre menos machista de la Historia fue Yeshua, el Mesias”.«

      No, según se relata en el Nuevo testamento. La señora Lara, cuando afirma «que “Yeshúa de Nazaret fue la persona menos machista de la Historia” a la luz de su comportamiento en vida y en el marco que le tocó vivir.«, no conoció entonces a Poullain de La Barre (1647-1725), Nicolas de Condorcet (1743-1794)) o John Stuart Mill (1803-1873). Algunos de ellos, como La Barre, que incluso siendo sacerdote llevó la contraria a su iglesia con sus publicaciones. De hecho la señora Lara se ha pasado por alto que es gracias a las escuelas filosóficas clásicas (como la pitagórica o la platónica) en la antigua Grecia a que aparecieron las primeras filósofas: como Temistoclea (s. VI a.e.c.) o Téano de Crotona (s. VI a.e.c.), quie también era la mujer de Pitágoras. Mujeres que no habrían encontrado hueco (y no encontraron hueco) entre la educación cristiana durante más de mil años de historia lo encontraron en las escuelas de filósofos como Epicuro cuando estos les permitieron asistir a ellas: lo cual les dió voz a dichas mujeres, pese al contexto misógino de esa época (y no estamos hablando del siglo I sino del VI a.e.c. al IV e.c.). De ahí que salieran tantas filósofas en el helenismo, en contraste con el cristianismo. La señora Lara a lo mejor debería leer A History of Women Philosophers de Waithe, antes de realizar una afirmación tan categórica.

      Lo siguiente que hace Lara es centrarse en el personaje, y no en los autores neotestamentarios, que son quienes realizaron tales relatos.

      «No en vano, explicó, Jesús de Nazaret “fue el promotor de la
      verdadera dignidad de la mujer, provocando el escándalo entre sus coetáneos, romanos y judíos”.

      “Es más”, enfatizó la profesora Lara, “se quedaban perplejos hasta sus mismos discípulos”.

      En esta ocasión el Mesias destruyó dos prejuicios enquistados en la sociedad contaminada del pensamiento Talmudista Fariseo (los que asesinaron al Mesias).
      El prejuicio contra la Mujer, y el Prejuicio contra los Samaritanos.
      Los Fariseos tenían prejuicio contra los Samaritanos, hombres y mujeres.

      (JUAN 4:7-9)
      “Llegó una mujer de Samaria a sacar agua. Jesús le dijo: “Dame de beber”. (Pues sus discípulos se habían ido a la ciudad a comprar víveres.) Por lo tanto, la mujer, la samaritana, le dijo: “¿CÓMO ES QUE TÚ, A PESAR DE SER JUDEANO (de Judea), me pides de beber a mí, que soy mujer
      samaritana?”. (Porque los judíos no se tratan con los samaritanos”.

      Y a continuación la reacción de los apostoles, que aún tenían mucho que aprender de su Maestro, el Hijo de Dios.

      (JUAN 4:27)
      “En esto, pues, llegaron sus discípulos, y se admiraban de que hablara con una mujer”.»

      A la señora Lara se le olvida mencionar, de Juan 4, que en dicho relato (4:7-18) Jesús percibe por arte de magia que una mujer samaritana se había casado y divorciado cinco veces con anterioridad (¡Podía ver a una mujer divorciada a un kilómetro de distancia!). Que el autor relata que dado que a las mujeres no se les permitía obtener el divorcio, la culpa siempre era de la mujer y a las mujeres divorciadas se las consideraba marginadas. Se le olvida mencionar que, como dije en el artículo recopilatorio, esta hubiera sido una gran oportunidad para que, según el autor de dicho evangelio, Jesús explicara por qué las leyes matrimoniales mosaicas eran injustas y poder por fin haberlas corregido – al menos si este pensaba que estaban equivocadas. Pero no, ya que por lo visto no lo hizo.

      El propio relato no va sobre si esta era mujer sino sobre si era samaritana (de Samaria) y él judío (de Judea). Pero la señora Lara parece obviar dicho enfoque, por supuesto.

      «Endemoniadas, enfermas, adúlteras, jóvenes y ancianas, todas las mujeres del tiempo de Jesús veían en Jesús a un “libertador de las cadenas que su género les imponía”, indicó la profesora Lara, quien refirió los casos de María Magdalena, de las hermanas de Lázaro, Marta y María; de la viuda de Naim; de la hija de Jairo, y hasta de la esposa de Poncio Pilato, “que en vísperas de la Crucifixión supo que iba a morir un inocente”.

      Es tal el papel preponderante que los propios Evangelios conceden a la mujer en este tiempo, que destacan como es, precisamente a las mujeres, a las primeras que se les aparece Jesús una vez resucitado.«

      Me pregunto en qué se basa, en qué fuentes, para afirmar que «todas las mujeres del tiempo de Jesús veían en Jesús a un “libertador de las cadenas que su género les imponía”«. Yo me he leído a todos los primeros cristianos, además de las fuentes patrísticas de la época, y todavía no he encontrado tales testimonios femeninos. Es más, lo que sí me he podido encontrar es doctrinas machistas cristianas y cómo el papel de la mujer fue relegado cuando el cristianismo asumió el poder en el Imperio romano, y desde entonces.

      Supongo que la señora Lara, en esa charla, intentó usar como estrategia para convencer a un público «cristiano», que el líder de dicha secta era «feminista». Es una costumbre el intentar llevar a la gente de una ideología al terreno de la igualdad y los derechos, haciendo una lectura selectiva de dicha ideología y alegando que en esta se han favorecido tales derechos. Se suele hacer esto, en vez de decirles que lo que apesta son las creencias que les han inculcado, porque de normal la gente sufre una disonancia cognitiva cuando se la afronta y en vez de volverse receptiva y admitir su error, se cierra aún más en banda debido a un sesgo conocido como defensa de estatus. Pero no es así: la religión ha sido y es intolerante, porque en sus doctrinas se fomenta dicha intolerancia. Por eso, la realidad nos muestra esto.

  3. Cuánto lío por no ser capaz de aceptar que una ideología de hace 2000 años sigue las ideas de ese tiempo, preponderantemente machistas, y que estamos en el siglo XXI ahora, que debemos avanzar y poner en pie de igualdad a todas las personas. Por cierto, tanto defender la Constitución, uno de los primeros artículos va de eso, igualdad sin distinción de sexo, raza, creencias… Habría que recordárselo a tanto ultra constitucionalista ( para lo que quieren, y cuando quieren)

  4. No se necesita pertenecer, o ser simpatzante de la MEGA SECTA católica para dalrles la raz´n en cuanto a la IDEOLOGÍA DE GÉNERO.
    Estás desinformando.Son millones de ATEOS que están de acuerdo con este término para la basura que quieren imponer desde el estado.
    Si te tragças el cuento de que un bicho con barba es mujer, ya vemos por dónde van los tiros en tu cabeza. Luego todo lo demás que digas, va en sintonía. O sea, es literalmente basura.

    1. «No se necesita pertenecer, o ser simpatzante de la MEGA SECTA católica para dalrles la raz´n en cuanto a la IDEOLOGÍA DE GÉNERO.«

      ¿Y quien carajos ha dicho que se necesite pertenecer o ser simpatizante con el catolicismo para caer en tal argumento? A ver si aprendemos a leer.

      «Estás desinformando

      Si me lo dice usted, que sólo tiene hombres de paja para defender el argumento machista en el que ha caído, me lo tomaré como un halago.

      «Son millones de ATEOS que están de acuerdo con este término para la basura que quieren imponer desde el estado

      ¿Ahora el ad populum y la falacia de autoridad? Repito, lea mejor: creo que lo dejé bien claro nada más empezar. Este artículo va dirigido a todo el mundo que haya caído en esta retórica falaz creada e impulsada por la religión católica y los políticos afines a esa religión: en este caso «la derecha», los que se hacen llamar «conservadores», «tradicionalistas» y que siempre se les ve manifestándose y legislando en favor de dicha «MEGA SECTA católica». Y me es indiferente, tal y como planteo «quienes» hayan caído. El caso es que han caído, tal como usted lo ha hecho, en ese discurso ideológico absurdo que pretende ignorar que si se está legislando así es porque aún existe el problema en la sociedad. Precisamente, por gente como usted.

      Porque, por lo visto, son incapaces de diferenciar entre lo legislado y la realidad social. Hoy mismo, por ejemplo, y pese a esa «malvada ley» de la que tanto se queja usted, en las noticias aparecía un hombre herido por defender a una mujer que estaba siendo maltratada a su pareja. Hoy, por ejemplo, y sin salir en las noticias, mi cuñada nos contaba por teléfono que estaba esperando a la policía porque en su viaje a la capital, en una estación de servicio, un hombre estaba maltratando a su pareja y amenazándola con «quemarla viva». Y eso que ni si quiera he tenido que irme al INE para ver que la realidad social va por un lado distinto a quienes pretenden negar dicha realidad mintiendo y creando bulos. Y es que hemos llegado a un punto en el que gentuza, partiendo de sus creencias religiosas y políticas, pretende negar los hechos e incluso inventárselos para «victimizarse» porque se legisla en su contra.

      Tal vez ¡llámenme loco! si no hicieran esto (mentir y desinformar descaradamente para apoyar sus prejuicios y creencias) y no hubiera tantas víctimas cada año, siempre mayoría del mismo lado (siempre el mismo históricamente discriminado), no se tendría que legislar tan duramente y se dejaría de realizar esa discriminación positiva de la que tanto se quejan.

      «Si te tragças el cuento de que un bicho con barba es mujer, ya vemos por dónde van los tiros en tu cabeza. Luego todo lo demás que digas, va en sintonía. O sea, es literalmente basura

      Que la sexualidad no se reduce a tener un pene y una vagina es un «cuento» y «basura». Ya…. si es que ¿para qué queremos estudios revisados por pares y consenso médico si ya está usted para iluminarnos?

      Suerte cuando vuelva a la caverna de la que ha salido.

  5. «Quienes hablan y usan la expresión «ideología de género» han caído en la táctica que empezó la Iglesia Católica hace un par de décadas para definir y criticar toda política que buscara la igualdad (no la superioridad o discriminación positiva) de derechos para el colectivo LGTBi y para la mujer»

    Me temo que el autor está completamente equivocado, como expone con autoridad en la conferencia «Del feminismo al ‘generismo'» Alicia Miyares, doctora en Filosofía y renombrada activista feminista. Tras la visión de este video creo que queda bien aclarado el asunto: no es un ‘invento’ de la Iglesia.

    https://www.youtube.com/watch?v=67HMp-2P_Bw#t=29m30s

    https://es.wikipedia.org/wiki/Alicia_Miyares

    1. Cuando me menciona en su comentario a Alicia Miyares se le olvida añadir (para que lo sepa el público que vea estos comentarios) que Miyares, además de ser filósofa y «activista feminista», es una reconocida TERF. Una ideología que han adoptado ciertas «feministas» amparándose en nada más que prejuicios y que son muy fácilmente desmontables:

      La señora Miyares, como se demuestra en sus conferencias (como esa) y en sus publicaciones es una defensora de un feminismo que compara a «la teoría transgénero» y «teoría queer«.

      «Me temo» además que es usted quien está equivocado: repase la conferencia de Miyares que usted ha aportado, deténgase o trasncríbala si es necesario y luego venga a decirme donde esta me contradice demostrando lo que expongo en mi artículo. Porque creo que ha confundido usted «churras con merinas». Miyares, para empezar, habla ahí del término «género». Explica que el feminismo decidió emplear ese término porque era más fácil de asimilar políticamente para la agenda feminista (las «políticas de género»), no del término «ideología de género». Este último, acuñado por la Iglesia después, se hizo precisamente usando «género» por dicho motivo: para atacar las políticas feministas, pero además se ha usado para atacar a los colectivos LGTB+. De hecho Miyares explica (minuto 31:25) que la primera en «captar la transubstanciación del feminismo al género» que intentaban hacer fue la Iglesia católica.

      Miyares explica también en una anécdota sobre que la primera en usar la expresión «ideología de género» es la iglesia: estas ven en Guatemala, cuando ellas estaban elaborando todavía sus «políticas de género», un panfleto católico (una «revistilla a color») en el que se incluía el término «Ideología de género» y en el cual, según Miyares, se listaban «todos los nombres del feminismo político».

      Espero también que la próxima vez que venga (usted o cualquiera que lea esto) a decir que estoy equivocado aporte más fuentes que una falacia de autoridad: el «porque lo dijo X feminista», en este caso Miyares, en una charla no es evidencia de nada. Pero es que la propia Miyares no desmiente ahí lo que yo expuse con no pocas fuentes en este artículo.

      1. Usar el término «género» en política (o sea, más allá de la categoría gramatical o de los profesionales de la psicología), como debería usted saber, es algo que viene de los EEUU y hablamos ya de los años 70.

        El video es meridianamente claro, señor mío, y al parecer quien necesita una transcripción es usted: la Iglesia se dió cuenta de que con el eufemismo «políticas de género» se intentaba ‘colar’ (sic) la ideología feminista en la sociedad y el estado. Las feministas allí reunidas lo saben, lo ríen y lo celebran. Si usted tiene pruebas de que el uso del término «de género» fue usado por la Iglesia como eufemismo antes que el propio feminismo, tráigalo aquí.

        Los prejuicios de Miyares con el mundo LGTB son absolutamente irrelevantes en este debate, pero veo que le gusta embarrar el «ring» como sea, tal y como suelen hacer los representantes de las religiones cuando defienden sus desvaríos. Decepcionante.

        1. «Usar el término «género» en política…«

          «Usar el término «género»…«

          «el uso del término «de género»«

          ¿Sabe usted leer? ¿entiende la diferencia entre «género» e «ideología de género»? Se lo vuelvo a repetir y ya por última vez: de lo que usted habla y de lo que yo hablo son cosas totalmente distintas: una cosa es el término «género» como diferenciar sexo de identidad y otro «ideología de género» como expresión para definir una supuesta agenda LGTB+ y feminista para implantar la homosexualidad y discriminar al hombre con una discriminación positiva hacia estos y hacia la mujer. El primero en acuñar género («role gender») para diferenciar sexo y género fue el psicólogo Robert Stoller en Money (1968), antes y después de él por supuesto que hubo feministas que usaron el término «género» (discutir esto es tan estúpido como quién uso los términos «sexo», «hombre, «mujer», etc.), pero la primera en acuñar la expresión «ideología de género» fue la iglesia y lo hizo, tal y como lo explico en este artículo (y como se puede entender a poco que se tengan neuronas haciendo conexión), por los motivos de agenda e ideológicos que explico en él (incluso en el propio título del mismo). Por mucho que usted venga con ese clásico del cuñadismo de (y) «lo saben« y me traiga usted, bajo su sesgo de confirmación a una «feminista» en una conferencia en la que usted interpreta fuera de contexto lo que en ella se dice.

          Para empezar, la primera vez que se usó el término «género» bajo tal matiz no fue en los años 70 sino en 1994 durante en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (El Cairo, Egipto).

          Lo más mínimamente parecido a dicha expresión («ideología de género») es la «perspectiva de género» y este concepto, «señor mío», la primera vez que se acuñó fue en la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, durante la IV Conferencia Internacional de la Mujer que tuvo lugar en Pekin en 1995, en la cual se menciona en el punto 38 que los países se comprometen a:

          «…garantizar que todas las políticas y programas reflejen una perspectiva de género.»

          Y en el punto 57, donde afirman que:

          «el éxito de las políticas y las medidas destinadas a apoyar o reforzar la promoción de la igualdad de género y la mejora de la condición de la mujer tiene que basarse en la integración de una perspectiva de género en las políticas generales relacionadas con todas las esferas de la sociedad, así como en la aplicación de medidas positivas con ayuda institucional y financiera adecuada en todos los niveles.»

          Es Ratzinger (para contrarestar las políticas favorables a los derechos de la mujer y al colectivo LGTBi+) quien un año más tarde usa por vez primera la expresión «ideología de género», tal y como explico en el artículo. A partir de ahí este término fue usado y difundido por obispos y sacerdotes católicos por todo el mundo, al que se le añadieron muy a gusto pastores protestantes y partidos acordes con ellos (los de «derechas», conservadores, tradicionalistas y cristianos). Ya los últimos en unirse a esto, los judíos y musulmanes.

          Así que la próxima vez que me venga usted con esos aires y con exigencias como esta «Si usted tiene pruebas de que el uso del término «de género» fue usado por la Iglesia como eufemismo antes que el propio feminismo, tráigalo aquí.« cuando lo único que ha aportado usted para respaldar lo que dice es una conferencia y lo que usted interpreta de ella, más vale que sea usted el que aporte algo. Porque hasta ahora no lo ha hecho y ya está usted empezando a cansarme.

  6. Hola ateoyagnostico
    Veras, el aborto es un tema del cual la iglesia católica a tomado determinada postura (los llamados «provida»). Lo que me ha llamado la atención es que muchos de estos «providas», dicen basarse en la razón y la ciencia para formular sus respectivos argumentos. Te pongo un ejemplo, Agustín Laje, un tipo muy famoso en las redes sociales donde promueve su ideología de derecha, anticomunista, conservadora… ya sabes, lo que está de moda (o lo que recomiendan las redes en su mayoría).
    Bueno, la cosa es que Agustín afirma que: «la genética más avanzada ya ha encontrado que desde el momento de la concepción misma, lo que allí aparece es una vida con genoma humano». Osea que desde la fusión de las dos célular sexuales, que dan lugar al cigoto ya inicia la vida.Lo que lo lleva a concluir que el aborto es un asesinato .
    Sabes, te quería preguntar, ¿Qué tan cierto es que la ciencia apoye este tipo de pensamiento?, ¿Es verdad lo que Agustín afirma en su totalidad, o solo es una verdad a medias o completamente falsa?, también me gustaría saber que es lo que dicen directamente las fuentes científicas.

    Saludos

    1. Lo que se afirma en la frase ««la genética más avanzada ya ha encontrado que desde el momento de la concepción misma, lo que allí aparece es una vida con genoma humano»» es una falacia.

      1º.- El genoma humano ya se encuentra en toda célula se su cuerpo. En el momento se arranca una costra, se le caen células de la piel de su cuerpo (se cae semanalmente), un pelo, etc. se le está cayendo «vida con genoma humano».

      2º.- Se considera «vida», en Biología y en cualquier enciclopedia se define lo mismo (como ya expliqué en este artículo), a toda «la materia que muestra ciertos atributos que incluyen capacidad de respuesta, crecimiento, metabolismo, transformación de energía y reproducción.» En resumen, toda célula es un organismo con «vida». Lo que lleva al punto 3.

      3º.- No es necesaria la «fusión de dos células sexuales» (las células germinales que se transforman en haploides) para que estas se consideren organismos vivos (y con «genoma humano»). Si quiere basarse en la realidad biológica y plantearle moralidad al asunto, religiosos como estos «anti-elección» («pro-vida» no les pega por la cantidad de falacias en las que caen*), no deberían masturbarse si quiera. Ya nos dirán, por cierto, si también se consideran entre ellos asesinos (un 40% de la población mundial presenta sintomatología propia de la eyaculación precoz).

      Lo que esta gente defiende es un sinsentido y solo lo hacen porque esa es la ideología que les han adoctrinado desde una secta abrahámica: el cristianismo. Primero les han colado dicha ideología falaz, basada además en la interpretación a la carta de un referente moral absurdo, mezquino y arcaico, y luego intentan ajustar la realidad a dicha ideología (sesgo de confirmación).

      Se han creado una definición de «vida» a su medida ideológica: que establecen donde a ellos les da la real gana, pues si lo hicieran basándose en la realidad científica (puntos 2 y 3) caerían en numerosas contradicciónes y ya no podrían ir de moralistas solo porque asumieron como ciertos unos mitos prehistóricos y la moral extraída de ellos. Que la «vida» humana comienza en la concepción no se sostiene biológicamente.

      * Falaz porque:

      – Si según su religión su dios abrahámico existe: además de un genocida este es un infantizida, tanto en los mitos (Diluvios, Sodoma y Gomorra, Primogénitos en Egipto, etc.) como en la realidad: estos son los abortos espontáneos (naturales) que se produjeron solo en España entre 2011 y 2017

      Estadística: Número de casos de aborto espontáneo registrados en España de 2011 a 2017 | Statista

      – Su religión, su querido refetente moral (la Biblia) llega al absurdo de condenar el derramar semen fuera de una vagina. Pero claro, la mayoría de estos hipócritas no toman este tipo de leyes en cuenta.

      – ¿Qué hacemos con todos los espermatozoides y óvulos no fecundados? Si nos basamos realmente en lo que la biología define como organismo «vivo» con «genoma humano» ¿Los consideramos genocidio?

      – Sus propuestas prohibiendo el aborto y condenándolo penalmente no solucionan nada: en El Salvador el aborto no solo no está permitido sino que está penado (desde el 20 de abril de 1998, cuando lo legisló el gobierno de derechas meapilas que había). Pese a eso y al mantra y argumentario clásico simplificando las decisiones de una mujer para abortar, estos meapilas ignoran los casos donde estas se juegan la vida literalmente o su libertad (entrando en prisión), para caricaturizarlas y realizar falacias de reducción al absurdo. A estos «anti-elección» (de doctrina arraigada profundamente en el machismo) les da igual que para estas mujeres sea más beneficioso abortar que quedarse embarazadas y parir. Pese a que en El Salvador está prohibido y condenado el aborto, entre 1995 y 2000 hubo un total de 246.275 abortos; solo entre 2005 y 2008 hubo 19.290 abortos clandestinos. Pese a los riesgos y el porcentaje, pretenden tachar a la mujeres que toman el paso de abortar de inseguras, acudiendo además a la entrada de las clínicas en los países donde se permite el aborto para coaccionarlas y entregarles panfletos con su ideología (como así lo denunciaron el 89% de mujeres que acudió a las clínicas, asociaciones y las propias clínicas), como si estas mujeres no tuvieran capacidad de intelectual alguna y su decisión no la hubieran considerado en absoluto previamente.

      Su ideología anti-elección llega al absurdo de considerar incluso el aborto espontáneo de un bebé muerto algo condenable. Como sucedió con Cyndi Erazo. O de coaccionar y obligar a niñas violadas a parir y luego tener el descaro de hacerles fiestas por ser mamás. Como la baby shower que le organizaron los evangélicos a una niña de 11 años a la que obligaron a parir con cesárea. Ese es el resultado de aplicar políticas religiosas. Y pasa por qué la religión, el adoctrinamiento ideológico que tiene, lleva a la gente a ignorar la realidad y a pensar racional y críticamente. No evalúan el resultado de su ideología: solo quieren aplicárnosla a los demás. Ignoran a las libertades de las mujeres sobre su propio cuerpo; ignoran las mujeres muertas en abortos naturales; ignoran que sus políticas restrictivas no solo no sirven para solucionar el problema sino que lo agravan (les prohíben a mujeres, personas vivas y conscientes, el acceso a métodos sanitarios y médicos que no hacen peligrar su vida y su salud); ignoran toda «vida» que no se ajusta a su definición… Y les da igual porque lo que ellos promueven proviene del fanatismo religioso, no de la razón.

  7. Primera vez que voy a comentar en ésta página (de la que soy claramente un fan) expresando un disenso, pero alguna vez tenía que ser.

    Ahora bien, veo que inevitablemente cuando se tratan estos temas, se hace un fuerte hincapié en la persona (no por nada el sabido pack de «caucásicos, neoliberales, occidentales, (mayoritariamente) cristianos y heterosexuales»), así que, en consonancia, explicaré antes que nada desde qué lugar hablo (sin buscar por ello ningún tipo de «autoridad», sino despejar dudas):

    Yendo sobre lo fundamental en este sitio: soy anticristiano. Así, sin medias tintas. Guardo un rechazo absoluto al cristianismo, porque lo considero un instrumento en defensa del mal (Dios insta a cometer el mal de manera directa al ordenar a sus ejércitos arrasar ciudades enteras, siendo un ejemplo entre muchos; luego, Jesús hace una defensa absoluta del mal al ordenarnos en el sermón de la montaña que no nos opongamos a quien hace el mal, y que en cambio nos limitemos a poner una y mil veces la otra mejilla, sin importar que nosotros o nuestro prójimo o nuestros hijos suframos los abusos más terribles, enfermos y horrorosos). Luego, obviamente soy anti-católico; lo considero una institución poco menos que terrorista, que directamente merecería ser enjuicida por sus constantes abusos contra la humanidad (lo más reciente, supongo, su encubrimiento masivo y sistemático a la violación de menores -me refiero al caso que visto en la película Spotlight). Y tal como es obvio, no le guardo mayor simpatía al islam o al judaísmo tampoco.

    ¿Caucásico? si, aunque rechazo que sea un punto relevante. ¿Occidental? argentino. ¿Heterosexual? no, bisexual… cosa que pese a todo, también considero irrelevante, ¿neoliberal? no, defiendo un liberalismo moderado, al estilo del que se ve en los mejores países primermundistas: libertad de expresión (y de pensamiento, claro, que por muy «obvio» detalle que suene, no es la norma en países fascistoides como el mío), libertad política, libertad económica (regulaciones donde sea estrictamente necesario; también creo en la necesidad de salud y educación públicas… cosa que no es antiliberal), libertades sexuales (desde luego apoyo el matrimonio y la adopción para homosexuales, trans y esencialmente cualquiera), libertad de autodeterminación absoluta sobre el propio cuerpo (posibilidad de hacer la transición transexual en cualquier momento), libertad de fe (no me queda otra que aceptarlo, por más que el cristianismo tenga tantas razones para se vetado como el nazismo) y libertad en el consumo de sustancias (salvo las que impliquen un peligro para terceros).

    Muy bien, aclarado ahora que guardo cero simpatías por Cristo, por la Iglesia o por la tradición, y que nada tengo que ver con un alt right (tengo posturas tanto de derecha como de izquierda, tal como puede verse), resulta que aun así considero que existe una ideología de género. Siendo así… ¿estoy siendo inducido por la Iglesia a ver enemigos donde no los hay?

    Pues para empezar me pregunto por qué el hecho de que la expresión «ideología de género» fuera creada por la Iglesia, implica que yo por fuerza si uso la expresión, me estoy refiriendo a esa acepción de la Iglesia. Después de todo, hablamos de abstracciones. E incluso con abstracciones más famosas, no hay una definición única e inequívocamente aceptada por todos (difícil es encontrar dos personas que tengan la misma idea de que es el capitalismo, o de que son la propia izquierda o derecha). Ahora bien, ¿cómo define la RAE a la expresión «ideología»? (y ojo, no digo que por ser la definición de la RAE «valga» más que otras, o sea más «verdadera»; para nada, apelaré a esa tan solo por suponer que está más estandarizada). «1. f. Conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc.». Vale. Bastante amplio, en verdad. Pero aun así, me parece una buena descripción de lo que en general, la mayoría, hablando corrientemente, entendemos por «ideología». Notar que la definición no dice nada de si las ideas han de ser verdaderas, o basadas en la ciencia, o lógicas, o falsables, o suceptibles a la crítica, etc. Se habla tan solo de que son eso, «ideas fundamentales de X personas sobre algo».

    Muy bien. ¿No son entonces las ideas sobre los géneros, un conjunto de ideas fundamentales que caracterizan el pensamiento feminista respecto a la opresión patriarcal, y etc?

    Supongo que se me podría replicar que si algo es parte del saber científico, no tiene sentido considerarlo una ideología, porque hablamos de algo comprobado, no meras «ideas» (como sinónimo de suposiciones u opiniones). Y que por tanto por ejemplo la ley de la gravedad, no forma parte de una ideología, sino de un saber de la física. Bueno, estoy muy de acuerdo con este argumento, pero niego que lo que se habla sobre géneros cuente con evidencia suficiente como para considerarlo «comprobado», y me amparo en eso señalando que diversas feministas no se ponen de acuerdo sobre cuantos géneros existen, por ej, o de cómo podemos determinar fehacientemente, que x género existe (o que ninguno existe). Y es que no parece algo sencillo de cuantificar, para nada.

    A ver. Si habláramos de «género» como el constructo mental de lo que, socialmente, se considera «propio del varón o de la hembra», evidentemente todos estamos de acuerdo en que es una abstracción cultural creada por las personas a través de las generaciones. Pero si hablamos de género, como la autopercepción psicológica de un individuo, de ser una mujer, un hombre o lo que sea, pues ya hablamos de un fenómeno individual, mental, y por tanto -de base- un fenómeno cerebral (pues todo lo que experimentamos psicológicamente, tiene una base en x funcionamientos del cerebro, es decir, los pensamientos no son algo que existan flotando en el eter). Pues bien, de eso surgen infinitas preguntas. ¿Cómo se cuantifica esa auto-percepción de tener tal o cual género? ¿Cómo se «comprueba»? Si yo miento sobre mi género autopercibido, ¿puede detectarse? ¿Y existen una serie limitada de géneros o existen tantos como personas existan, dado que no hay dos cerebros iguales?… ¿Hay una tendencia a x géneros por ser varón o hembra, o eso es irrelevante? ¿Existen de forma congénita y por base genética, un cerebro masculino y otro femenino, que implique un género afín, o esto es un mito? (es un bonito punto este, porque existen cientos de estudios de ambos bandos, diciendo uno de los bandos que no existen cerebros masculinos y femeninos por causas congénitas, y el otro que si, con lo cual, tenemos que una cantidad literalmente enooooorme de científicos están haciendo muy mal su trabajo, o que directamente mienten de manera descarada… ¿qué bando está cayendo en esto? no lo sé…). Por otro lado, en esas famosas «listas de géneros» reconocidos o whatever, he visto supuestos «géneros» figurar ahí… como por ej. el ser… hermafrodita, que sinceramente son para llevarse las manos a la cara (a ver, el ser hermafrodita no tiene nada que ver con una auto-percepción psicológica determinada, ¡es la condición de tener órganos sexuales masculinos y femeninos!…). Y sino, ya me gustaría que vengan y expliquen por qué «hermofrodita» ahora es un género. ¿Se puede caer peor? se puede, pues lo mismo he leído en artículos el decir que la bisexualidad, ¡es un género! Así que ahora mi orientación sexual, mi atracción sexual por varones y hembras, ¡es un género! «¡me autopercibo bisexual!» Entenderá quien me lea, que luego de haberme encontrado semejante disparate, se torna realmente muy difícil para mi el tomarme en serio esto.

    Es que claramente ni siquiera tienen el menor consenso de a qué llaman género, pues meten en esa bolsa literalmente lo que sea, entrando en contradicciones lógicas irresolubles. Si se le llama género a la auto-percepción psicológica (como la de una persona trans, que se identifica como alguien con otro sexo), es absolutamente demencial llamarle género también a una orientación sexual, como la bisexualidad, pues no guarda nada que ver con lo anterior. Nada que ver. Hacer eso es la muerte e la Lógica, ni más, ni menos.

    Así pues, que una feminista, o en realidad, muchísimas feministas, digan que existe tal o cual cantidad de géneros, o que tal cosa es o no es un género, cuando en realidad… no tienen la más mínima evidencia empírica en estudios neurológicos que avalen sus dichos, me parece ciertamente totalmente anti-científico. Me parece llegar a conclusiones, habiéndose saltado toda la parte de la «investigación» y corroborando sus «hipótesis» por la vía rápida. Me parece adoptar verdades a priori, de forma esencialmente dogmática. Me parece, de hecho… religión. Y es que ojo, porque luego inculcan esas hipótesis disfrazadas de ciencia como verdades sabidas, tan sabidas como la ley de gravedad, y muchos lo creen y luego lo defienden con uñas y dientes. Y se crea un culto.

    Por tanto, desde luego que hasta donde yo puedo comprender (y espero ser refutado, si me equivoco), todo esto es de momento una ideología. Una que con toda justicia puedo llamar «ideología de género».

    Y no, me temo que por emplear tal expresión, no estoy adoptando el cúmulo de críticas que en su momento se realizaron desde la Iglesia (y que en mi país se escuchan a menudo en estos años, remakeadas por diversos influencers trumpistas -y católicos- de Youtube). Es decir, no me estoy haciendo eco de la Iglesia por decir que hay una ideología de género.

    Y por tanto, cuando en este artículo dices «Quienes hablan y usan la expresión «ideología de género» han caído en la táctica que empezó la Iglesia Católica hace un par de décadas para definir y criticar toda política que buscara la igualdad», creo que en realidad, estás cayendo en una falacia genética, es decir, la falacia que pone el foco en como fue un algo, y no en como es, razón por la cual las posteriores afirmaciones sobre cómo es -ahora- ese algo, resultan totalmente infundadas (porque se basan en su pasado, no en su presente). Para el caso, se está asumiendo -injustificadamente- que porque un fenómeno empezó siendo de tal modo, está condenado a ser eternamente de ese mismo modo, y no puede cambiar… y no, eso no se sostiene. Sería equiparable a que yo por ej. dijera «el feminismo es un movimiento burgués, porque de hecho nació siendo un movimiento burgués», cuando la verdad es que no, una cosa es el feminismo de los años de la revolución francesa y otro muy distinto es el feminismo moderno, que mayoritariamente al menos, no tiene nada de burgués. Es decir, no se debe entremezclar a la hora de juzgar la condición actual de un fenómeno, el como ocurrió y el como ahora ocurre.

    Así pues, me temo que nada tienen que ver -o no forzosamente, al menos- la primera acepción de «ideología de género» acuñada desde la Iglesia, con la acepción a la que yo adhiero, u otras muchas posibles acepciones a las que otros adhieren.

    Y es que si miramos en qué se basan las definiciones de la Iglesia, y la mía, veremos que no son semejantes. Mis críticas no tienen nada que ver con el miedo a «la destrucción de la familia», o el «abandonar a dios», o «el abrazar perversiones sexuales», o blablabla. A mi todo eso me trae sin cuidado. Simplemente me quejo de que haya un grupo de gente, que afirman cosas que de momento están lejos de ser capaces de comprobar, y que encima suelen tener un tufillo sectario bastante notorio (más de una vez me han saltado al cuello tan solo por, respetuosamente, disentir… porque parece que aquí si no estás de acuerdo, para muchos -no para todos, aclaro- pasas a ser el enemigo). Y no… yo no estoy aquí para bajar la cabeza y aceptar credos… ni credos viejos, ni nuevos. No acepto «sacerdotes» (o sacerdotisas…) que me digan que son seres iluminados, que han alcanzado «la verdad» (la cual no pueden probar), y que yo debo aceptar sin cuestionamientos dicha verdad. Y que si no lo hago, pues pasaré a ser alguien abominable.

    Que quede claro: con todo esto, no estoy posicionandome en si contra el feminismo. Creo que el feminismo existe por algo. Creo que en mi país aun existe un patriarcado, y que de ahí se derivan muchísimas injusticias todavía en gran medida impunes. Creo que, a lo largo de la historia humana, hemos tratado a la hembra de la especie como basura, la hemos esclavizado y abusado. No todos, pero si muchos… demasiados. Así pues, defiendo gran parte de las proclamas feministas (o de los transexuales, cuyo derecho a autopercibirse como prefieran defiendo, sea o no comprobable desde la ciencia). Tengo amigas feministas, adhiero a alguna de sus ramas (el feminismo liberal, claro está) y creo que siguen haciendo falta, porque todavía muchos intentan oprimirlas.

    Pues bien, entiendo su enojo, su rebelión. Pero aun así, una cosa es una rebelión justa, en defensa de las libertades (que para eso las defiendo, como liberal que soy), y otra cosa es guillotinar gente porque simplemente no coincide, y reitero… estoy viendo a cierta parte hacer eso. Y contra eso me posiciono… sin medias tintas. Igual que como sin medias tintas me posiciono contra Cristo.

    En fin, en esto consiste mi réplica, espero en verdad que sea bien recibida, pues como digo la hago desde el respeto y el aprecio a un sitio del que mucho he aprendido.

    1. «Pues para empezar me pregunto por qué el hecho de que la expresión «ideología de género» fuera creada por la Iglesia, implica que yo por fuerza si uso la expresión, me estoy refiriendo a esa acepción de la Iglesia. Después de todo, hablamos de abstracciones. E incluso con abstracciones más famosas, no hay una definición única e inequívocamente aceptada por todos (difícil es encontrar dos personas que tengan la misma idea de que es el capitalismo, o de que son la propia izquierda o derecha). Ahora bien, ¿cómo define la RAE a la expresión «ideología»? (y ojo, no digo que por ser la definición de la RAE «valga» más que otras, o sea más «verdadera»; para nada, apelaré a esa tan solo por suponer que está más estandarizada). «1. f. Conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc.». Vale. Bastante amplio, en verdad. Pero aun así, me parece una buena descripción de lo que en general, la mayoría, hablando corrientemente, entendemos por «ideología». Notar que la definición no dice nada de si las ideas han de ser verdaderas, o basadas en la ciencia, o lógicas, o falsables, o suceptibles a la crítica, etc. Se habla tan solo de que son eso, «ideas fundamentales de X personas sobre algo».

      Muy bien. ¿No son entonces las ideas sobre los géneros, un conjunto de ideas fundamentales que caracterizan el pensamiento feminista respecto a la opresión patriarcal, y etc?«

      Independientemente de qué signifique el término «ideología» por sí solo, con «ideología de género», cuando se usa esa expresión conjunta, se está refiriendo a lo que ya he explicado y creo que sobradamente en este artículo, pero que se puede ver en cualquiera de los enlaces de aquellos que lo usan. Están tratando de hacer ver que la defensa de los derechos de las personas LGTBIQ+ son parte de una campaña que no se basa en evidencias, creada por un lobby LGTBIQ+. Usted mismo, cuando dice que no ha caído en esa táctica religiosa, que sí viene de thinktanks y lobbys concretos (se pueden hasta listar), confirma que sí ha caído en ello cuando dice esto a continuación (que niega «que lo que se habla sobre géneros cuente con evidencia suficiente como para considerarlo «comprobado»«):

      «Supongo que se me podría replicar que si algo es parte del saber científico, no tiene sentido considerarlo una ideología, porque hablamos de algo comprobado, no meras «ideas» (como sinónimo de suposiciones u opiniones). Y que por tanto por ejemplo la ley de la gravedad, no forma parte de una ideología, sino de un saber de la física. Bueno, estoy muy de acuerdo con este argumento, pero niego que lo que se habla sobre géneros cuente con evidencia suficiente como para considerarlo «comprobado», y me amparo en eso señalando que diversas feministas no se ponen de acuerdo sobre cuantos géneros existen, por ej, o de cómo podemos determinar fehacientemente, que x género existe (o que ninguno existe). Y es que no parece algo sencillo de cuantificar, para nada.«

      El mantra de que no hay evidencia consiste en ignorar precisamente toda la que hay. Aparte de la que ya he aportado en otros comentarios… Como por ejemplo, que el cerebro (que es lo que determina la sexualidad, no los genitales) de hombres y mujeres no se diferencia tanto como lo intentan hacer ver desde las ideas culturales y religiosas del siglo XVIII. No existe el cerebro masculino para quien tiene testículos y femenino para quien tiene ovarios. La evidencia demuestra que todo al final (incluida la sexualidad) depende de la bioquímica cerebral (o neuroquímica) y la plasticidad cerebral de cada individuo. La sexualidad, ni nada en la biología, es blanco o negro. No existe el determinismo y la linealidad que culturalmente la religión nos ha hecho creer.

      «A ver. Si habláramos de «género» como el constructo mental de lo que, socialmente, se considera «propio del varón o de la hembra», evidentemente todos estamos de acuerdo en que es una abstracción cultural creada por las personas a través de las generaciones. Pero si hablamos de género, como la autopercepción psicológica de un individuo, de ser una mujer, un hombre o lo que sea, pues ya hablamos de un fenómeno individual, mental, y por tanto -de base- un fenómeno cerebral (pues todo lo que experimentamos psicológicamente, tiene una base en x funcionamientos del cerebro, es decir, los pensamientos no son algo que existan flotando en el eter). Pues bien, de eso surgen infinitas preguntas. ¿Cómo se cuantifica esa auto-percepción de tener tal o cual género? ¿Cómo se «comprueba»? Si yo miento sobre mi género autopercibido, ¿puede detectarse? ¿Y existen una serie limitada de géneros o existen tantos como personas existan, dado que no hay dos cerebros iguales?… ¿Hay una tendencia a x géneros por ser varón o hembra, o eso es irrelevante? ¿Existen de forma congénita y por base genética, un cerebro masculino y otro femenino, que implique un género afín, o esto es un mito? (es un bonito punto este, porque existen cientos de estudios de ambos bandos, diciendo uno de los bandos que no existen cerebros masculinos y femeninos por causas congénitas, y el otro que si, con lo cual, tenemos que una cantidad literalmente enooooorme de científicos están haciendo muy mal su trabajo, o que directamente mienten de manera descarada… ¿qué bando está cayendo en esto? no lo sé…).«

      Veamos sus preguntas una a una:

      «¿Cómo se cuantifica esa auto-percepción de tener tal o cual género? ¿Cómo se «comprueba»? Si yo miento sobre mi género autopercibido, ¿puede detectarse?»

      Su pregunta esconde un sesgo del que no sé si se ha dado cuenta. Está sometiendo a juicio la identidad y género con la que otra persona se identifica solo porque, en apariencia, usted lo percibe fisiológicamente a través de los atributos morfológicos tradicionales de «hombre y mujer». ¿Necesita preguntarse eso si alguien, por ejemplo, una persona nacida con vagina, desde que empieza a tener uso de razón se siente macho hasta tal punto, como sucede en la realidad, que su entorno y verse como no se siente le provoca disforia de género? ¿Por qué, según usted, esa persona está «mintiendo»? ¿A qué viene esa presuposición, ya de entrada? ¿Cree usted que en un entorno sociocultural como el que vivimos en todos los países, donde si uno no es heterosexual se discrimina, agrede, condena y mata a personas, la persona que se «autopercibe» de otra forma está mintiendo? Según usted ¿qué necesidad le empuja, ya de entrada, a esa persona a mentir sobre su identidad u orientación sexual? ¿Por qué no se hace esa misma pregunta con un heterosexual? ¿No se la hace solo por el aparato reproductor y fisionomía que tiene?

      ¿Qué hacemos con los que tienen genitales sexuales ambiguos o intersexuales? Espero que no me responda con el número o tipo de cromosomas. Porque eso no define la identidad sexual y en la sexualidad influyen todo tipo de factores neuroquímicos. Porque todos tenemos en nuestro cuerpo células con cromosomas XX y XY; porque hay hombres que nacen con dos cromosomas X y mujeres que nacen con un cromosoma Y. ¿Y qué hacemos con los que nacen con tripre cromosoma (XXX o XXY)? ¿Y con los que nacen solo con un cromosoma X?

      Eso por un lado. Por otro, es que sí: aparte de por su testimonio, hay evidencia científica y no poca de, por ejemplo, diferencias en la producción de testosterona y de que está es uno de los factores relacionados con el género.

      «¿Y existen una serie limitada de géneros o existen tantos como personas existan, dado que no hay dos cerebros iguales?…»

      Basándonos en el análisis de la evidencia, al menos nueve. Pero, de nuevo, pregúntese ¿qué le lleva a preguntarse esto? ¿Es que necesita saber cuantas especies hay, por ejemplo, para certificar que hay distintas especies?

      «¿Hay una tendencia a x géneros por ser varón o hembra, o eso es irrelevante?»

      Irrelevante.

      «¿Existen de forma congénita y por base genética, un cerebro masculino y otro femenino, que implique un género afín, o esto es un mito?»

      Mito. Véase el enlace al libro y lea dicho libro. También este, si quiere saber un poco de historia sobre este tipo de concepciones.

      «Por otro lado, en esas famosas «listas de géneros» reconocidos o whatever, he visto supuestos «géneros» figurar ahí… como por ej. el ser… hermafrodita, que sinceramente son para llevarse las manos a la cara (a ver, el ser hermafrodita no tiene nada que ver con una auto-percepción psicológica determinada, ¡es la condición de tener órganos sexuales masculinos y femeninos!…). Y sino, ya me gustaría que vengan y expliquen por qué «hermofrodita» ahora es un género. ¿Se puede caer peor? se puede, pues lo mismo he leído en artículos el decir que la bisexualidad, ¡es un género! Así que ahora mi orientación sexual, mi atracción sexual por varones y hembras, ¡es un género! «¡me autopercibo bisexual!» Entenderá quien me lea, que luego de haberme encontrado semejante disparate, se torna realmente muy difícil para mi el tomarme en serio esto.

      Es que claramente ni siquiera tienen el menor consenso de a qué llaman género, pues meten en esa bolsa literalmente lo que sea, entrando en contradicciones lógicas irresolubles. Si se le llama género a la auto-percepción psicológica (como la de una persona trans, que se identifica como alguien con otro sexo), es absolutamente demencial llamarle género también a una orientación sexual, como la bisexualidad, pues no guarda nada que ver con lo anterior. Nada que ver. Hacer eso es la muerte e la Lógica, ni más, ni menos.

      Así pues, que una feminista, o en realidad, muchísimas feministas, digan que existe tal o cual cantidad de géneros, o que tal cosa es o no es un género, cuando en realidad… no tienen la más mínima evidencia empírica en estudios neurológicos que avalen sus dichos, me parece ciertamente totalmente anti-científico. Me parece llegar a conclusiones, habiéndose saltado toda la parte de la «investigación» y corroborando sus «hipótesis» por la vía rápida. Me parece adoptar verdades a priori, de forma esencialmente dogmática. Me parece, de hecho… religión. Y es que ojo, porque luego inculcan esas hipótesis disfrazadas de ciencia como verdades sabidas, tan sabidas como la ley de gravedad, y muchos lo creen y luego lo defienden con uñas y dientes. Y se crea un culto.«

      Desconozco sus fuentes, así que no puedo opinar sobre ello. La bisexualidad no es un género sino una orientación sexual y el hermafroditismo, que existe, solo consiste en nacer con dos órganos reproductores distintos. No sé qué ha leído, pero las opiniones son irrelevantes y estas, por mucho que alguien cometa errores o de su opinión sobre estos dos asuntos, no desacreditan ni la existencia de la identidad sexual, ni de la orientación sexual. Las opiniones me dan igual. Yo me baso en la evidencia.

      Viendo además cómo lo plantea, yo le podría hacer una pregunta usando un analogismo típico: si alguien que se declara o a quien definen como «cientificista» quienes niegan la evolución al afirmar cosas sobre biología, que en realidad son irrelevantes para el tema evolutivo, la caga y se equivoca ¿la evolución entonces es falsa o carente de evidencias? Siguiendo sus mismos argumentos, y se lo digo sin acritud y porque me los he encontrado (puedo hasta buscarlos en esta web o en mis redes sociales) para muchos temas, la evolución es falsa porque «hay evidencia tanto de un lado como de otro». Eso sí, quien afirma eso no aporta papers y cuando lo hace resulta que o no dicen lo que él interpreta, o son de una calidad defectuosa, o no están revisados. ¿Puede usted aportarlos, papers revisados, para sostener que la identidad sexual y la orientación sexual no existen? Porque si me lo propongo, yo sí que puedo empezar a aportar miles de papers para sostener lo que sostiene hoy día, en consenso, toda la sexología al respecto sobre este tema y para hundir toda pretensión de establecer la sexualidad basándonos en si alguien nace con un aparato reproductor o con otro. Me basta con una búsqueda simple en las journals especializadas sobre biología y neurología. Los humanos etiquetamos y definimos para comprender el universo del que formamos parte. Pero la naturaleza no funciona etiquetando, ni define, ni es lineal. Es bastante puñetera al respecto y se la suda bastante el generar organismos complejos de una forma u otra.

      1. Hablando de eso, ¿qué tan cierto es eso que dicen que un humano comienza a ser un ser humano desde su concepción y que, por tanto, abortar es homicidio? Si se intenta responder a esto diciendo que un cigoto es sólo una célula más del cuerpo, contestan que ninguna otra célula humana puede transformarse en un ser humano y que, por tanto, la comparación entre un cigoto y el resto de las miles de millones de células humanas que existen carece de sentidoi. ¿Cómo se responde a eso?

        1. Sinceramente, esta gente no va a atender a razones objetivas por más que uno les presente evidencias. Pero como me gusta aportar datos, para que se vea de qué tipo de hipócritas fanatizados por la religión estamos hablando, comenzaré por secciones:

          1º.- Su concepto anti-elección y antiaborto nace de la religión. Sin embargo:

          – Su dios ordena matar en no pocas ocasones dentro de sus libros sagrados. Su dios, de hecho, es el dios que afirma este tipo de cosas (elija versión):

          Salmos 139:9

          LBLA
          Bienaventurado será el que tome y estrelle tus pequeños contra la peña.
          JBS
          Dichoso el que tomara y estrellara tus niños a las piedras.
          DHH
          ¡Feliz el que agarre a tus niños y los estrelle contra las rocas!
          NBLA
          Bienaventurado será el que tome y estrelle tus pequeños Contra la peña.
          NBV
          ¡Dichoso el que tome a tus niños y los estrelle contra las rocas!
          NTV
          ¡Feliz será el que tome a tus bebés y los estrelle contra las rocas!
          NVI
          ¡Dichoso el que agarre a tus pequeños y los estrelle contra las rocas!
          CST
          ¡Dichoso el que agarre a tus pequeños y los estrelle contra las rocas!
          PDT
          Afortunado el que agarre a tus hijos y los estrelle contra las rocas.
          BLP
          ¡Feliz quien tome a tus niños y los lance contra la roca!
          BLPH
          ¡Feliz quien tome a tus niños y los lance contra la roca!
          RVA-2015
          ¡Bienaventurado el que tome a tus pequeños y los estrelle contra la roca!
          RVC
          ¡Dichoso el que agarre a tus niños y los estrelle contra las rocas!
          RVR1960
          Dichoso el que tomare y estrellare tus niños Contra la peña.
          RVR1977
          ¡Dichoso el que agarre y estrelle a tus niños Contra las rocas!
          RVR1995
          ¡Dichoso el que tome tus niños y los estrelle contra la peña!
          RVA
          Bienaventurado el que tomará y estrellará tus niños Contra las piedras.
          SRV-BRG
          Bienaventurado el que tomará y estrellará tus niños Contra las piedras.
          TLA
          ¡Dios habrá de bendecir a los que agarren a tus hijos y los estrellen contra los muros!

          Están en contra de una mujer decida interrumpir su embarazo o que a esta se le interrumpa por su riesgo, cuando aún es un feto, mientras tienen como referente moral un dios que comete infanticidio y filicidio (si añadimos que según ellos afirman, Dios es su padre). Que se aclaren.

          2º.- Si quieren que salgamos del papel con su amigo imaginario… Según ellos, este mata solo en España una media de más de 50.000 al año. Ese es el número de abortos espontáneos (lo que llamamos «naturales») solo en España. Es incluso más genocida que en los relatos, donde se carga a primogénitos son pudor alguno solo para lo que ese personaje denomina mostrar sus «milagros».

          3º.- Un cigoto, según la lógica y argumentos de esta gente, ya es un bebé. Si pretenden defender su postura mediante la Biología, qué definimos como «humano» puede empezar incluso con un gameto.
          ¿Volvemos al papel? ¿O a la realidad fuera de sus mitos? Porque tanto según su Biblia, como la realidad biológica, estos no deben eyacular fuera de una mujer. Según sus argumentos estos están matando cada vez que se corren fuera de una mujer. Es más, el mismo acto de tener sexo deberían tenerlo prohibido, dando igual sus circunstancias: todo gameto (célula con la capacidad de convertirse en humano) sobrante, que no llega a fecundar durante el sexo, es un gameto asesinado.

          – Por otra parte, esta gente miente o es una ignorante: cualquier célula puede convertirse en un embrión mediante la transferencia nuclear de células somáticas. Que mejoren sus argumentos, pues mediante la embriogénesis somática no hace falta que sean células germinales. Ni si quiera hace falta que la mujer produzca los óvulos pues ya se han creado artificiales a través de células madre (sí, eso a lo que también se opusieron).Incluso que mujeres produzcan espermatozoides y hombres óvulos a través de células somáticas, como las de la piel. Y es que la realidad destroza cualquier doctrina e ideología religiosa.

          4º.- Estamos hablando de gente que pretende prohibir el aborto en los países donde está regulado y permitido. Recordemos que en estos países, como España, la regulación lo permite con una serie de condiciones y hasta llegado un pazo determinado (normalmente, hasta la semana 14). Creo que el apelativo «pro-vida» no les hace justicia cuando pretenden cargarse una regulación que protege la vida de la mujer embarazada. Esto es lo que pretenden cargarse:

          En España se puede Abortar legalmente desde el año 1985 según la Ley Orgánica 9/1985, aprobada el 5 de julio de 1985. Esta ley permitía el aborto en tres supuestos casos:

          En caso criminológico (violación), dentro de las primeras 12 semanas.
          Que fuera necesario para evitar un grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada sin límite en las semanas de gestación.
          Que el feto podría nacer con graves taras físicas o psíquicas, siempre que el aborto se practique dentro de las 22 primeras semanas de gestación.
          Pero el 3 de marzo de 2010 se promulgó la actual ley del aborto que entró en vigor el 5 de julio de 2010. Esta nueva ley se denomina: “Ley Orgánica 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo”.

          El principio fundamental que contempla la nueva ley es que el aborto será libre dentro de las 14 primeras semanas de gestación, informando previamente a la mujer sobre los derechos, prestaciones y ayudas públicas que tiene la maternidad.

          Aparte de ello, se amplía el plazo para abortar hasta las 22 semanas de gestación por causas médicas, cuando concurran algunas de las siguientes circunstancias:

          Que exista un grave riesgo para la vida o salud de la embarazada.
          Que existan anomalías graves en el feto.
          Que exista presencia de anomalías fetales incompatibles con la vida, o cuando se detecte en el feto una enfermedad extremadamente grave e incurable en el momento del diagnóstico.
          Bastará, para acreditar estas circunstancias, con el dictamen de un médico.

          La principal novedad de ésta ley del aborto es que las mujeres menores de edad podrán solicitar la práctica del aborto del mismo modo que si fueran mayores de edad. El artículo 13.4 de la ley establece que «en el caso de las mujeres de 16 y 17 años, el consentimiento para la interrupción voluntaria del embarazo les corresponde exclusivamente a ellas de acuerdo con el régimen general aplicable a las mujeres mayores de edad»

          Lo que pretenden es que, como en los países donde está prohibido abortar (como El Salvador), entre otras, es que una niña violada tenga que dar a luz aún a riesgo a morir durante el parto; pretenden que una mujer pase todo el proceso del embarazo aún a sabiendas de que su hijo morirá al poco de nacer; pretenden que mujeres arriesguen su vida en abortos clandestinos (recordemos que, a efectos prácticos, la utopía y deseos de esta gente no influye en la realidad: en El Salvador, a pesar de la legislación que prohíbe el aporto, se producen más de 10.000 abortos clandestinos:

          La prohibición hace que los abortos clandestinos sean frecuentes. Según el Ministerio de Salud, entre 2005 y 2008 hubo en El Salvador 19.290 abortos. Más de una cuarta parte de las mujeres que abortaron tenían menos de 18 años. Es probable que el verdadero número sea muy superior.

          6. Algunos de los métodos más habituales que utilizan las mujeres y las niñas para poner fin a un embarazo son: ingerir raticida u otro pesticida, introducir por el cuello del útero agujas de tejer, trozos de madera y otros objetos cortantes y tomar misoprostol, un medicamento para la úlcera que se utiliza mucho para inducir el aborto.

          7. Según las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud, el 11 por ciento de las mujeres y las niñas que se someten a un aborto clandestino en El Salvador mueren. Sin embargo, el hermetismo que rodea a esta práctica hace probable que el número de víctimas mortales sea mucho más elevado.

          Fuente: Amnistía Internacional

          Lo que esta gente pretende es que mujeres y niñas embarazadas, dando igual la situación, se jueguen la vida no teniendo acceso a la atención médica: 47.000 mujeres mueren el año en abortos clandestinos); lo que esta gente quiere es que niñas y mujeres se suiciden:

          8. El 57 por ciento de las muertes de mujeres embarazadas entre los 10 y los 19 años en El Salvador son por suicidio, aunque es probable que muchos casos no se denuncien.

          Estamos hablando de auténticos psicópatas que obligan a niñas violadas de 10 años a parir y luego les realizan baby showers. De gente que acude a clínicas para coaccionar a mujeres sin saber su situación personal, dando a entender que abortar para elles es poco más que una afición sencilla que realizan por divertimento. A pesar de que estas mujeres llegan hasta la desesperación de tener que viajar a otras regiones o países para hacerlo. Ese es el nivel.

          5º.- ¿Y cual es la solución que esta gentuza propone para acabar con un hecho? Ninguna realista. Sólo prohibición de un derecho sobre el cuerpo de uno mismo, incluso si peligra la vida de esa persona y sin importar los problemas psicológicos, familiares y socioeconómicos que parir le origine.

          Ninguna realista pues son los que, por otro lado, promueven que la sexología sea un tema tabú, que no se enseñe en los colegios y además, y esto ya es el culmen del cinismo y la hipocresía, fomentan la prohibición del uso de anticonceptivos.

          Teniendo en cuenta todos los datos sobre infectados y muertos por SIDA ¿a qué se dedicaron los católicos en Kenia? A realizar carteles contra el uso de condones mientras intentaban impedir aquellos que fomentaban su uso.Este es el tipo de "pro-vidas" que son los católicos. pic.twitter.com/80gktp6TSL— Soy Ateo (@AteoyAgnostico) May 13, 2021

          Llegando incluso, por su ideología enfermiza basada en cuentos prehistóricos, a mentir en sus campañas.

          Son el tipo de gente que solo sirve para culpabilizar a otros sin ofrecer soluciones reales y efectivas, basadas en los datos y la evidencia.

          A los fanáticos que ya de entrada fueron adoctrinados para que les diera igual la realidad jamás se les va a convencer, hasta que ellos vivan su ideología en su propias carnes. Y es que ese es el problema de esta gentuza: que su clasismo les impide ponerse en piel ajena. No atienden a razones y no les importa mentir, manipular y emplear sofismas. Solo pretenden adoctrinar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *