Todas las religiones, con sus dioses, semidioses, profetas, mesías y santos son el producto del capricho y la credulidad del hombre quien no ha alcanzado todavía el desarrollo total y la personalidad completa de sus poderes intelectuales. Mijaíl Alexándrovich Bakunin

Errores matematicos en la Biblia

La Biblia es "la palabra de Dios" o eso dicen. También que ese dios es omnisciente y perfecto. Sin embargo, en ella podemos encontrar todo tipo de errores e incoherencias. Algunas difíciles de notar y que sólo pueden percibirse si se realiza una lectura horizontal; otras, por el contrario, se detectan a simple vista. La mayoría de cristianos o no las conocen o directamente, cuando se enteran porque alguien se las enseña,  las niegan. A nadie le gusta haber sido engañado y esto es lo que sucede cuando quienes dicen tener "la verdad" te venden la Biblia como el culmen de conocimiento que sólo podría haber sido engendrado por una inspiración divina. Llevo escuchando durante décadas el típico razonamiento circular de que Dios existe porque lo afirma la Biblia y que esta es la palabra de dios porque ese Dios existe. Gente que asume que lo que diga la Biblia es inherentemente cierto porque lo dice la Biblia. Y lo creen así porque piensan, en el fondo, que esta está repleta de "verdades" que nadie en esa época tendría por qué conocer. El problema con este pensamiento es que este surge de gente que jamás ha analizado dichas afirmaciones bíblicas y si lo ha hecho ha sido parcial y sesgadamente (ellos lo llaman "interpretación"). Pues bien. Hay cosas que no son "interpretables": las matemáticas. 2+2 será igual a 4, por más que uno quiera "interpretarlo" o directamente negarlo. Y es que en la Biblia, querido lector, se encuentran también operaciones matemáticas. No, no esperen cosas complicadas: estamos hablando de unos escritos sacerdotales de seminómadas de la Edad del Bronce y del Hierro, no de escritos de filósofos de la Grecia clásica. Veamos qué tal se les daba a estos hebreos el tema del cálculo.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Señor, mi Dios, ¿quién soy yo para que me abandones? […] “Si no hay Dios, no hay alma, si no hay alma, entonces, Jesús, tú tampoco eres verdadero”. El silencio y el vacío es tan grande que miro y no veo, escucho y no oigo. Teresa de Calcuta
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

La Biblia es «la palabra de Dios» o eso dicen. También que ese dios es omnisciente y perfecto. Sin embargo, en ella podemos encontrar todo tipo de errores e incoherencias. Algunas difíciles de notar y que sólo pueden percibirse si se realiza una lectura horizontal; otras, por el contrario, se detectan a simple vista. La mayoría de cristianos o no las conocen o directamente, cuando se enteran porque alguien se las enseña,  las niegan. A nadie le gusta haber sido engañado y esto es lo que sucede cuando quienes dicen tener «la verdad» te venden la Biblia como el culmen de conocimiento que sólo podría haber sido engendrado por una inspiración divina.

Llevo escuchando durante décadas el típico razonamiento circular de que Dios existe porque lo afirma la Biblia y que esta es la palabra de dios porque ese Dios existe. Gente que asume que lo que diga la Biblia es inherentemente cierto porque lo dice la Biblia. Y lo creen así porque piensan, en el fondo, que esta está repleta de «verdades» que nadie en esa época tendría por qué conocer. El problema con este pensamiento es que este surge de gente que jamás ha analizado dichas afirmaciones bíblicas y si lo ha hecho ha sido parcial y sesgadamente (ellos lo llaman «interpretación»). Pues bien. Hay cosas que no son «interpretables»: las matemáticas. 2+2 será igual a 4, por más que uno quiera «interpretarlo» o directamente negarlo. Y es que en la Biblia, querido lector, se encuentran también operaciones matemáticas. No, no esperen cosas complicadas: estamos hablando de unos escritos sacerdotales de seminómadas de la Edad del Bronce y del Hierro, no de escritos de filósofos de la Grecia clásica. Veamos qué tal se les daba a estos hebreos el tema del cálculo.

¿Valor de Pi? Mal

Mal nos iría hoy día en ingeniería y en general en matemáticas si no supieramos cual es la relación entre la longitud de una circunferencia y su diámetro en geometría euclidiana (π (pi)) ¿Sabía el dios bíblico (realmente sus autores) esto? Por lo visto no.

1 Reyes 7:23-26

23 Hizo asimismo un mar de fundición, de diez codos del un lado al otro, perfectamente redondo: su altura era de cinco codos, y ceñíalo alrededor un cordón de treinta codos.

24 Y cercaban aquel mar por debajo de su labio en derredor unas bolas como calabazas, diez en cada codo, que ceñían el mar alrededor en dos órdenes, las cuales habían sido fundidas cuando él fué fundido.

25 Y estaba asentado sobre doce bueyes: tres miraban al norte, y tres miraban al poniente, y tres miraban al mediodía, y tres miraban al oriente; sobre éstos se apoyaba el mar, y las traseras de ellos estaban hacia la parte de adentro.

26 El grueso del mar era de un palmo, y su labio era labrado como el labio de un cáliz, ó de flor de lis: y cabían en él dos mil batos.

Error que se repite en:

2 Crónicas 4:2-5 

También hizo un mar de fundición, el cual tenía diez codos del un borde al otro, enteramente redondo: su altura era de cinco codos, y una línea de treinta codos lo ceñía alrededor.

Y debajo de él había figuras de bueyes que lo circundaban, diez en cada codo todo alrededor: eran dos órdenes de bueyes fundidos juntamente con el mar.

Y estaba asentado sobre doce bueyes, tres de los cuales miraban al septentrión, y tres al occidente, y tres al mediodía, y tres al oriente: y el mar asentaba sobre ellos, y todas sus traseras estaban á la parte de adentro.

Y tenía de grueso un palmo, y el borde era de la hechura del borde de un cáliz, ó flor de lis. Y hacía tres mil batos.

Usando  1 Reyes 7:23 y 2 Crónicas 4: 2  para calcular el valor de pi los datos son:

  • Circunferencia (C) = 30 codos («una línea de treinta codos la rodeó alrededor») Diámetro (d) = 10 codos («diez codos de un ala a la otra»)
  • Dado que la Circunferencia de Fórmula del círculo está dada por C = πd donde c es la circunferencia y d es el diámetro del círculo, π = C / d .
  • Sustituyendo valores obtenemos que: Pi «bíblico» (π) = (C / d) = ( 30 codos / 10 codos ) = 3.0

 

Una aproximación grotesca de Pi pues esta nos da como resultado 3.

El valor numérico real de π es 3.14159265358979323846264338327950288 …  Este, el más exacto, fue calculado y obtenido por Leonhard Euler y publicado en su libro “Introductio in Analysis Infinitorum” en 1748.

Algunos monoteístas abrahámicos (judíos, cristianos y musulmanes) dirán que esta, la de su querida Bíblia, era una gran aproximación. Probablemente esa pobre justificación la hagan por ignorancia: pues en el 1800 AEC a los egipcios ya les había dado por calcularlo, dando como resultado una aproximación mucho mejor que la bíblica. En el papiro de Ahmes (o papiro Rhind) los egipcios obtuvieron como valor: 3.16049… Lo mismo, en el papiro de Moscú (antiguo Papiro Goleníshchev), del mismo siglo.

Incluso en Mesopotamia, cuna de los mitos que los habiru usaron para componer su propia versión, este ya se conocía desde hacía siglos (~ 1800 AEC) dando incluso un resultado más aproximado: 3.125.

Entre as justificaciones más absurdas está que los autores no pretendían hacer un tratado matemático. A lo cual yo siempre pregunto ¿y? ¿Qué tiene que ver eso con que estos cometieran un error de tal magnitud? Si yo, por ejemplo, escribo una narración en la que afirmo que «sus cuatros hijos, Samuel, Javier y Alberto, estaban yendo todos ellos a pescar«, por mucho que mi intención no fuera hacer matemáticas, estoy ofreciendo un cálculo: que 4=1+1+1.

Algún religioso podría excusarse también en que para la época (en ese contexto histórico) no estaba tan mal dicho resultado. Señor religioso ¿no se supone que su Biblia es el producto y «la palabra» de un dios «omnisciente», que además es «perfecto»? La realidad es que si a los hebreos les salió ese resultado fue porque estos mantuvieron contacto con los babilónicos. Además de realizar versiones y adaptaciones de los mitos babilónicos, los habiru les copiaron el valor de PI.

Esdras y Nehemías no acertaban ni queriendo

Se dice en la Biblia (en Esdras 2: 1 y Nehemías 7: 6) que los Pueblos de Israel fueron liberados del cautiverio del Rey de Babilonia Nebucodonosor.

Y estos son los hijos de la provincia que subieron de la cautividad, de la transmigración que Nabucodonosor rey de Babilonia hizo traspasar á Babilonia, y que volvieron á Jerusalem y á Judá, cada uno á su ciudad:

Estos son los hijos de la provincia que subieron de la cautividad, de la transmigración que hizo pasar Nabucodonosor rey de Babilonia, y que volvieron á Jerusalem y á Judá cada uno á su ciudad;

Y La lista de personas que fueron liberadas, con nombres y número de personas, se da en  Esdras 2:2-63 y Nehemías 7: 7-65:

Esdras 2Nehemías 7DIFERENCIA
5 Los hijos de Ara, setecientos setenta y cinco; (775)10 Los hijos de Ara, seiscientos cincuenta y dos; (652)123
6 Los hijos de Pahath-moab, de los hijos de Josué y de Joab, dos mil ochocientos y doce; (2812)11 Los hijos de Pahath-moab, de los hijos de Jesuá y de Joab, dos mil ochocientos dieciocho; (2818)6
8 Los hijos de Zattu, novecientos cuarenta y cinco; (945)13 Los hijos de Zattu, ochocientos cuarenta y cinco; (845)100
10 Los hijos de Bani, seiscientos cuarenta y dos; (642)15 Los hijos de Binnui, seiscientos cuarenta y ocho; (648)6
11 Los hijos de Bebai, seiscientos veinte y tres; (623)16 Los hijos de Bebai, seiscientos veintiocho; (628)5
12 Los hijos de Azgad, mil doscientos veinte y dos; (1222)17 Los hijos de Azgad, dos mil seiscientos veintidós; (2622)1400
13 Los hijos de Adonicam, seiscientos sesenta y seis; (666)18 Los hijos de Adonicam, seiscientos sesenta y siete; (667)1
14 Los hijos de Bigvai, dos mil cincuenta y seis; (2056)19 Los hijos de Bigvai, dos mil sesenta y siete; (2067)11
15 Los hijos de Adin, cuatrocientos cincuenta y cuatro; (454)20 Los hijos de Addin, seiscientos cincuenta y cinco; (655)201
17 Los hijos de Besai, trescientos veinte y tres; (323)23 Los hijos de Besai, trescientos veinticuatro; (324)1
28 Los varones de Beth-el y Hai, doscientos veinte y tres; (223)32 Los varones de Beth-el y de Ai, ciento veintitrés; (123)100
33 Los hijos de Lod, Hadid, y Ono, setecientos veinte y cinco; (725)37 Los hijos de Lod, de Hadid, y Ono, setecientos veintiuno; (721)4
35 Los hijos de Senaa, tres mil seiscientos y treinta; (3630)38 Los hijos de Senaa, tres mil novecientos y treinta. (3930)300
41 Los cantores: los hijos de Asaph, ciento veinte y ocho. (128)44 Cantores: los hijos de Asaph, ciento cuarenta y ocho. (148)30
42 Los hijos de los porteros: los hijos de Sallum, los hijos de Ater, los hijos de Talmón, los hijos de Accub, los hijos de Hatita, los hijos de Sobai; en todos, ciento treinta y nueve. (139)45 Porteros: los hijos de Sallum, los hijos de Ater, los hijos de Talmón, los hijos de Accub, los hijos de Hatita, los hijos de Sobai, ciento treinta y ocho. (138)1
59 - 60 Y estos fueron los que subieron de Tel-mela, Tel-harsa, Chêrub, Addan, é Immer, los cuales no pudieron mostrar la casa de sus padres, ni su linaje, si eran de Israel. (5)
Los hijos de Delaía, los hijos de Tobías, los hijos de Necoda, seiscientos cincuenta y dos. (652)

[Total: 657]
61 - 62 Y estos son los que subieron de Tel-melah, Tel-harsa, Chêrub, Addón, é Immer, los cuales no pudieron mostrar la casa de sus padres, ni su linaje, si eran de Israel: (5)
Los hijos de Delaía, los hijos de Tobías, los hijos de Necoda, seiscientos cuarenta y dos. (642)

[Total: 647]
10
65 Sin sus siervos y siervas, los cuales eran siete mil trescientos treinta y siete: y tenían doscientos cantores y cantoras. (7337+200)
[Total: 7537)]
67 Sin sus siervos y siervas, que eran siete mil trescientos treinta y siete; y entre ellos había doscientos cuarenta y cinco cantores y cantoras. (7337+245)
[Total: 7582]
45

Al comparar ambas listas (Esdras 2: 2-63 y Nehemías 7: 7-65) se pueden encontrar más de 15 contradicciones matemáticas entre los 60 versículos de tan solo esos dos capítulos.

A esto, por si fuera poco, se suma el hecho de que la congregación total en los dos capítulos Esdras 2:64 y Nehemías 7:66 según la suma que hacen sus autores da como resultado 42.360 personas.

64 Toda la congregación, unida como un solo hombre, era de cuarenta y dos mil trescientos y sesenta,

66 La congregación toda junta era de cuarenta y dos mil trescientos y sesenta

El problema es que si se suman todos los versos en Esdras 2 se obtiene como resultado 29.818 (y no 42.360) y si se suman todos los versículos en Nehemías 7 se obtiene como resultado 31.089 (de nuevo, no da 42.360). A parte de contradecirse, ¿ni una simple suma sabía hacer el dios bíblico (en realidad, sus creadores, los autores veterotestamentarios)?

Más contradicciones entre Esdras y Nehemías

1. De los israelitas que fueron liberados del cautiverio de Babilonia, ¿cuántos fueron los hijos de Pahath-Moab?

Dos mil ochocientos doce (Esdras 2:6)

Los hijos de Pahath-moab, de los hijos de Josué y de Joab, dos mil ochocientos y doce;

o dos mil ochocientos dieciocho (Nehemías 7:11)

11 Los hijos de Pahath-moab, de los hijos de Jesuá y de Joab, dos mil ochocientos dieciocho;


2. ¿Cuántos eran los hijos de Zattu?

Novecientos cuarenta y cinco (Esdras 2:8)

Los hijos de Zattu, novecientos cuarenta y cinco;

u ochocientos cuarenta y cinco (Nehemías 7:13)

13 Los hijos de Zattu, ochocientos cuarenta y cinco;


3. ¿Cuántos eran los hijos de Azgad?

Mil doscientos veintidós (Esdras 2:12)

12 Los hijos de Azgad, mil doscientos veinte y dos;

o dos mil trescientos veintidós (Nehemías 7:17)

17 Los hijos de Azgad, dos mil seiscientos veintidós;


4. ¿Cuántos eran los hijos de Adin?

Cuatrocientos cincuenta y cuatro (Esdras 2:15)

15 Los hijos de Adin, cuatrocientos cincuenta y cuatro;

o Seiscientos cincuenta y cinco (Nehemías 7:20)

20 Los hijos de Addin, seiscientos cincuenta y cinco;


5. ¿Cuántos eran los hijos de Hashum?

Doscientos veintitrés (Esdras 2:19)

19 Los hijos de Hasum, doscientos veinte y tres;

o trescientos veintiocho (Nehemías 7:22)

22 Los hijos de Hasum, trescientos veintiocho;

6. ¿Cuántos eran los hijos de Bethel y Ai?

Doscientos veintitrés (Esdras 2:28)

28 Los varones de Beth-el y Hai, doscientos veinte y tres;

o ciento veintitrés (Nehemías 7:32)

32 Los varones de Beth-el y de Ai, ciento veintitrés;

7. ¿Cuántos cantantes acompañaron a la asamblea?

Doscientos (Esdras 2:65)

65 Sin sus siervos y siervas, los cuales eran siete mil trescientos treinta y siete: y tenían doscientos cantores y cantoras.

o doscientos cuarenta y cinco (Nehemías 7:67)

67 Sin sus siervos y siervas, que eran siete mil trescientos treinta y siete; y entre ellos había doscientos cuarenta y cinco cantores y cantoras.

No piensen que esto sólo sucede en estos dos autores: la Biblia está plagada de este tipo de contradicciones.

Otras 17 contradicciones numéricas

1. ¿Cuántos pares de animales limpios le dijo Dios a Noé que llevara al Arca?

Dos (Génesis 6:19-20)

19 Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el arca, para que tengan vida contigo; macho y hembra serán.

20 De las aves según su especie, y de las bestias según su especie, de todo reptil de la tierra según su especie, dos de cada especie entrarán contigo para que hayan vida.

o siete (Génesis 7:2)

De todo animal limpio te tomarás de siete en siete, macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, dos, macho y su hembra.

Por si viene algún creyente religioso con la excusa de que el autor no se refería a animales limpios, vea el énfasis en negrita en Génesis 6:19. A lo cual además se suma que en Levítico 11:41-47 y 20:25 se explica a qué se refiere con «animal limpio» y «animal inmundo»:

41 Y todo reptil que va arrastrando sobre la tierra, es abominación; no se comerá.

42 Todo lo que anda sobre el pecho, y todo lo que anda sobre cuatro ó más pies, de todo reptil que anda arrastrando sobre la tierra, no lo comeréis, porque es abominación.

43 No ensuciéis vuestras personas con ningún reptil que anda arrastrando, ni os contaminéis con ellos, ni seáis inmundos por ellos.

44 Pues que yo soy Jehová vuestro Dios, vosotros por tanto os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo: así que no ensuciéis vuestras personas con ningún reptil que anduviere arrastrando sobre la tierra.

45 Porque yo soy Jehová, que os hago subir de la tierra de Egipto para seros por Dios: seréis pues santos, porque yo soy santo.

46 Esta es la ley de los animales y de las aves, y de todo ser viviente que se mueve en las aguas, y de todo animal que anda arrastrando sobre la tierra;

47 Para hacer diferencia entre inmundo y limpio, y entre los animales que se pueden comer y los animales que no se pueden comer.

Los animales inmundos no pueden comerse y entre ellos se incluyen todos los reptiles.

25 Por tanto, vosotros haréis diferencia entre animal limpio é inmundo, y entre ave inmunda y limpia: y no ensuciéis vuestras personas en los animales, ni en las aves, ni en ninguna cosa que va arrastrando por la tierra, las cuales os he apartado por inmundas.

Y aún así, a pesar de esta última instrucción, sólo dos pares entraron al arca (Génesis 7:8-9)

De los animales limpios, y de los animales que no eran limpios, y de las aves, y de todo lo que anda arrastrando sobre la tierra,

De dos en dos entraron á Noé en el arca: macho y hembra, como mandó Dios á Noé.

2. ¿Cuántos años transcurren entre la salida de Egipto y la construcción del templo?

1 Reyes 6:1

«El año cuatrocientos ochenta después de que los hijos de Israel salieron de la tierra de Egipto, en el cuarto año del reinado de Salomón sobre Israel, en el mes de Zif, que es el segundo mes, que él edificará la casa del Señor».

Pero si usted hace los cálculos, hubo substancialmente más de 480 años entre que los israelitas salieron de Egipto y comenzaron la construcción del Templo:

  • 40 años – vagabundear en el desierto – Hechos 13:18, Deuteronomio 29:5
  • 45 años – la conquista de la Tierra Santa – Josué 14:7-10
  • 450 años – gobernados por Jueces – Hechos 13:20
  • 40 años – reinado del Rey Saúl – Hechos 13:21
  • 40 años – reinado del Rey David – 2 Samuel 5:4-5, 1 Kmgs 2:11
  • 4 años – El reinado de Salomón antes de la construcción del Templo -1 Reyes 6:1

 

Total: 40 + 45 + 450 + 40 + 40 + 4 = 619 años

Así que 1 Reyes 6:1 y el resto de la Biblia están en desacuerdo por 619 – 480 = 169 años.

Esta discrepancia es en realidad mayor a 169 años porque los 450 años reportados en Hechos 13:20 no incluyen la judicatura de Samuel:

NombreReferenciaAños de judicatura
OthonielJueces 3:8-1148
EhudJueces 3:14, 3:3098
ShamgarJueces 3:31no provista
Debora "junto a" BaracJueces 4:3, 5:3160
GedeónJueces 6:1, 8:2847
AbimelechJueces 9:223
TolahJueces 10:223
JairJueces 10:322
JephtéJueces 10:8, 12:723
IbzánJueces 12:8-107
ElónJueces 12:11-1210
AbdónJueces 12:148
SamsónJueces 13:1,15:20,16:3160
Eli1 Samuel 4:1840
Samuel1 Samuel 7:15no provista
TOTAL449 años

Este número es cercano al número de Hechos 13:20, pero no incluye la judicatura de Samuel, uno de los jueces más famosos (en la mayoría de las Biblias, tiene dos libros enteros que llevan su nombre). Samuel tuvo una larga judicatura que duró desde la juventud hasta la vejez extrema. Los estudiosos de la Biblia estiman que juzgó durante 70 años. Esto haría que el resultado fuera 519 años, no los 480 que se afirma en Hechos.

3. ¿Cuántos hombres combatientes se encontraron en Israel?

2 Samuel 24:9 dice que es Ochocientos mil hombres luchando.

Y Joab dió la cuenta del número del pueblo al rey; y fueron los de Israel ochocientos mil hombres fuertes que sacaban espada; y de los de Judá quinientos mil hombres.

1 Crónicas 21:5 dice que era un millón, cien mil hombres luchando.

Y hallóse en todo Israel que sacaban espada, once veces cien mil; y de Judá cuatrocientos y setenta mil hombres que sacaban espada.

¿Cual es correcta?


4. ¿Cuántos hombres se encontraron luchando en Judá?

Quinientos mil (2 Samuel 24:9)

Y Joab dió la cuenta del número del pueblo al rey; y fueron los de Israel ochocientos mil hombres fuertes que sacaban espada; y de los de Judá quinientos mil hombres.

o los cuatrocientos setenta mil (1 Crónicas 21:5)

5. Dios envió a su profeta a amenazar a David ¿Con cuántos años de hambre?

Siete (2 Samuel 24:13)

13 Vino pues Gad á David, é intimóle, y díjole: ¿Quieres que te vengan siete años de hambre en tu tierra? ¿ó que huyas tres meses delante de tus enemigos, y que ellos te persigan? ¿o que tres días haya pestilencia en tu tierra? Piensa ahora, y mira qué responderé al que me ha enviado.

o tres (1 Crónicas 21:12)

 Escógete, ó tres años de hambre; ó ser por tres meses deshecho delante de tus enemigos, y que la espada de tus adversarios te alcance; ó por tres días la espada de Jehová y pestilencia en la tierra, y que el ángel de Jehová destruya en todo el término de Israel: mira pues qué he de responder al que me ha enviado.

6. ¿Qué edad tenía Ocozías cuando comenzó a gobernar en Jerusalén?

Veintidós (2 Reyes 8:26)

26 De veintidós años era Ochôzías cuando comenzó á reinar, y reinó un año en Jerusalem. El nombre de su madre fué Athalía hija de Omri rey de Israel.

o cuarenta y dos (2 Crónicas 22:2)

Cuando Ochôzías comenzó á reinar era de cuarenta y dos años, y reinó un año en Jerusalem. El nombre de su madre fué Athalía, hija de Omri.

7. ¿Qué edad tenía Joaquín cuando se convirtió en rey de Jerusalén?

Dieciocho (2 Reyes 24: 8)

De dieciocho años era Joachîn cuando comenzó á reinar, y reinó en Jerusalem tres meses. El nombre de su madre fué Neusta hija de Elnathán, de Jerusalem.

u ocho (2 Crónicas 36: 9)

De ocho años era Joachîn cuando comenzó á reinar, y reinó tres meses y diez días en Jerusalem: é hizo lo malo en ojos de Jehová.

8. ¿Cuánto tiempo gobernó él sobre Jerusalén?

Tres meses (2 Reyes 24: 8)

De dieciocho años era Joachîn cuando comenzó á reinar, y reinó en Jerusalem tres meses. El nombre de su madre fué Neusta hija de Elnathán, de Jerusalem.

o tres meses y diez días (2 Crónicas 36:9)

De ocho años era Joachîn cuando comenzó á reinar, y reinó tres meses y diez días en Jerusalem: é hizo lo malo en ojos de Jehová.

9. ¿El jefe de los valientes de David alzó su lanza y mató a cuántos hombres a la vez?

Ochocientos (2 Samuel 23: 8)

Estos son los nombres de los valientes que tuvo David: El Tachmonita, que se sentaba en cátedra, principal de los capitanes: era éste Adino el Eznita, que mató en una ocasión sobre ochocientos hombres.

o trescientos (1 Crónicas 11: 11)

11 Y este es le número de los valientes que David tuvo: Jasobam hijo de Hachmoni, caudillo de los treinta, el cual blandió su lanza una vez contra trescientos, á los cuales mató.

Presumir de cuantos has matado y dar cifras exageradas: todo un deporte bíblico. Pero, ya que van a presumir de eso, al menos podrían haberse leído entre autores veterotestamentarios para coincidir en las cifras.

10. Cuando David derrotó al rey de Zoba, ¿cuántos jinetes capturó?

Mil setecientos (2 Samuel 8:4)

Y tomó David de ellos mil y setecientos de á caballo, y veinte mil hombres de á pie; y desjarretó David los caballos de todos los carros, excepto cien carros de ellos que dejó.

o siete mil (1 Crónicas 18:4)

Y tomóles David mil carros, y siete mil de á caballo, y veinte mil hombres de á pie: y desjarretó David los caballos de todos los carros, excepto los de cien carros que dejó.

11. ¿Cuántos puestos de caballos tenía Solomon?

Cuarenta mil (1 Reyes 4:26)

26 Tenía además de esto Salomón cuarenta mil caballos en sus caballerizas para sus carros, y doce mil jinetes.

o cuatro mil (2 crónicas 9:25)

25 Tuvo también Salomón cuatro mil caballerizas para los caballos y carros, y doce mil jinetes, los cuales puso en las ciudades de los carros, y con el rey en Jerusalem.

12. ¿En qué año del reinado del rey Asa murió Baasha, rey de Israel?

En e vigésimo sexto año  (1 Reyes 15:33-16:8)

33 En el tercer año de Asa rey de Judá, comenzó á reinar Baasa hijo de Ahía sobre todo Israel en Thirsa; y reinó veinticuatro años.

Y durmió Baasa con sus padres, y fué sepultado en Thirsa; y reinó en su lugar Ela su hijo.

En el año veintiséis de Asa rey de Judá, comenzó á reinar Ela hijo de Baasa sobre Israel en Thirsa; y reinó dos años.

o todavía vivo en el año treinta y seis (2 Crónicas 16:1)

16 En el año treinta y seis del reinado de Asa, subió Baasa rey de Israel contra Judá, y edificó á Rama, para no dejar salir ni entrar á ninguno al rey Asa, rey de Judá.

Lo gracioso e irónico es que en 1 Reyes 16:5 el autor pregunta de forma retórica «¿no está todo escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Israel?»

13. ¿Cuántos supervisores designó Salomón para la obra de edificar el templo?

Tres mil seiscientos (2 Crónicas 2:2)

Y contó Salomón setenta mil hombres que llevasen cargas, y ochenta mil hombres que cortasen en el monte, y tres mil y seiscientos que los gobernasen.

o Tres mil trescientos (1 Reyes 5:16)

16 Sin los principales oficiales de Salomón que estaban sobre la obra, tres mil y trescientos, los cuales tenían cargo del pueblo que hacía la obra.

14. Salomón construyó una instalación que contenía ¿cuántos batos?

Dos mil (1 Reyes 7:26)

26 El grueso del mar era de un palmo, y su labio era labrado como el labio de un cáliz, ó de flor de lis: y cabían en él dos mil batos.

o más de tres mil (2 Crónicas 4:5)

Y tenía de grueso un palmo, y el borde era de la hechura del borde de un cáliz, ó flor de lis. Y hacía tres mil batos.

¿Quieren ver algo más gracioso? Por querer ser más específicos, las Sociedades Bíblicas Unidas en su «Traducción en lenguaje actual» pusieron el valor en litros, dando este resultado en su traducción:

26 Las paredes del tanque eran de ocho centímetros de grueso. Su borde se parecía a una flor de lirio abierta. En el tanque cabían cuarenta y cuatro mil litros de agua.

5 Las paredes del tanque eran de ocho centímetros de grueso. Su borde se parecía a una flor de lirio abierta. En el tanque cabían cuarenta y cuatro mil litros de agua.

Según los eruditos bíblicos un bato equivale aprox. a 22 litros. Ergo, 2000 batos equivalen a 44.000 y 3000 a 66.000.

¿No es genial? De un plumazo, para cargarse la incoherencia bíblica, dieron el mismo valor en litros de agua a 2000 baños y 3000 baños.  22.000 litros de agua que desparecen de golpe ¡Magia!

15. En los evangelios que dicen que Jesús oró para evitar la cruz, ¿cuántas veces se alejó de sus discípulos para orar?

Tres ( Mateo 26: 36-46 y Marcos 14: 32-42 )

36 Entonces llegó Jesús con ellos á la aldea que se llama Gethsemaní, y dice á sus discípulos: Sentaos aquí, hasta que vaya allí y ore.

37 Y tomando á Pedro, y á los dos hijos de Zebedeo, comenzó á entristecerse y á angustiarse en gran manera.

38 Entonces Jesús les dice: Mi alma está muy triste hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo.

39 Y yéndose un poco más adelante, se postró sobre su rostro, orando, y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí este vaso; empero no como yo quiero, sino como tú.

40 Y vino á sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo á Pedro: ¿Así no habéis podido velar conmigo una hora?

41 Velad y orad, para que no entréis en tentación: el espíritu á la verdad está presto, mas la carne enferma.

42 Otra vez fué, segunda vez, y oró diciendo. Padre mío, si no puede este vaso pasar de mí sin que yo lo beba, hágase tu voluntad.

43 Y vino, y los halló otra vez durmiendo; porque los ojos de ellos estaban agravados.

44 Y dejándolos fuése de nuevo, y oró tercera vez, diciendo las mismas palabras.

45 Entonces vino á sus discípulos y díceles: Dormid ya, y descansad: he aquí ha llegado la hora, y el Hijo del hombre es entregado en manos de pecadores.

46 Levantaos, vamos: he aquí ha llegado el que me ha entregado.

 

32 Y vienen al lugar que se llama Gethsemaní, y dice á sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que yo oro.

33 Y toma consigo á Pedro y á Jacobo y á Juan, y comenzó á atemorizarse, y á angustiarse.

34 Y les dice: Está muy triste mi alma, hasta la muerte: esperad aquí y velad.

35 Y yéndose un poco adelante, se postró en tierra, y oro que si fuese posible, pasase de él aquella hora,

36 Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son á ti posibles: traspasa de mí este vaso; empero no lo que yo quiero, sino lo que tú.

37 Y vino y los halló durmiendo; y dice á Pedro: ¿Simón, duermes? ¿No has podido velar una hora?

38 Velad y orad, para que no entréis en tentación: el espíritu á la verdad es presto, mas la carne enferma.

39 Y volviéndose á ir, oró, y dijo las mismas palabras.

40 Y vuelto, los halló otra vez durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados; y no sabían qué responderle.

41 Y vino la tercera vez, y les dice: Dormid ya y descansad: basta, la hora es venida; he aquí, el Hijo del hombre es entregado en manos de los pecadores.

42 Levantaos, vamos: he aquí, el que me entrega está cerca.

No es de extrañar que ambos concidan: se sabe que el autor de Mateo copia a Marcos. Lo raro viene con el autor de Lucas: según este es uno. Es más, no  deja ninguna posibilidad para los dos anteriores.

Lucas 22: 39-46

39 Y saliendo, se fué, como solía, al monte de las Olivas; y sus discípulos también le siguieron.

40 Y como llegó á aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación.

41 Y él se apartó de ellos como un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró,

42 Diciendo: Padre, si quieres, pasa este vaso de mí; empero no se haga mi voluntad, sino la tuya.

43 Y le apareció un ángel del cielo confortándole.

44 Y estando en agonía, oraba más intensamente: y fué su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.

45 Y como se levantó de la oración, y vino á sus discípulos, hallólos durmiendo de tristeza;

46 Y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad que no entréis en tentación.

 

16. ¿A cuántos discípulos se apareció Jesús después de su resurrección?

Doce (1 Corintios 15: 5)

Y que apareció á Cefas, y después á los doce.

u once (Mateo 27:3-5 y Hechos 1:9-26)

Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, volvió arrepentido las treinta piezas de plata á los príncipes de los sacerdotes y á los ancianos,

Diciendo: Yo he pecado entregando la sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué se nos da á nosotros? Viéras lo tú.

Y arrojando las piezas de plata en el templo, partióse; y fué, y se ahorcó.

 

Y habiendo dicho estas cosas, viéndo lo ellos, fué alzado; y una nube le recibió y le quitó de sus ojos.

10 Y estando con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él iba, he aquí dos varones se pusieron junto á ellos en vestidos blancos;

11 Los cuales también les dijeron: Varones Galileos, ¿qué estáis mirando al cielo? este mismo Jesús que ha sido tomado desde vosotros arriba en el cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

12 Entonces se volvieron á Jerusalem del monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalem camino de un sábado.

13 Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, y Juan y Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé y Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, y Simón Zelotes, y Judas hermano de Jacobo.

14 Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.

15 Y en aquellos días, Pedro, levantándose en medio de los hermanos, dijo (y era la compañía junta como de ciento y veinte en número):

16 Varones hermanos, convino que se cumpliese la Escritura, la cual dijo antes el Espíritu Santo por la boca de David, de Judas, que fué guía de los que prendieron á Jesús;

17 El cuál era contado con nosotros, y tenía suerte en este ministerio.

18 Este, pues, adquirió un campo del salario de su iniquidad, y colgándose, reventó por medio, y todas sus entrañas se derramaron.

19 Y fué notorio á todos los moradores de Jerusalem; de tal manera que aquel campo es llamado en su propia lengua, Acéldama, que es, Campo de sangre.

20 Porque está escrito en el libro de los salmos: Sea hecha desierta su habitación, Y no haya quien more en ella; y: Tome otro su obispado.

21 Conviene, pues, que de estos hombres que han estado juntos con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entró y salió entre nosotros,

22 Comenzando desde el bautismo de Juan, hasta el día que fué recibido arriba de entre nosotros, uno sea hecho testigo con nosotros de su resurrección.

23 Y señalaron á dos: á José, llamado Barsabas, que tenía por sobrenombre Justo, y á Matías.

24 Y orando, dijeron: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muestra cuál escoges de estos dos,

25 Para que tome el oficio de este ministerio y apostolado, del cual cayó Judas por transgresión, para irse á su lugar.

26 Y les echaron suertes, y cayó la suerte sobre Matías; y fué contado con los once apóstoles.

Aunque también pueden ver Mateo 28:16, Marcos 16:14 nota al pie, Lucas 24: 9, Lucas 24: 3 3

 

17. ¿Cuántas generaciones hubo desde el exilio en Babilonia hasta Cristo?

Mateo dice catorce (Mateo 1:17)

17 De manera que todas las generaciones desde Abraham hasta David son catorce generaciones: y desde David hasta la transmigración de Babilonia, catorce generaciones: y desde la transmigración de Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones.

Al autor de Mateo parecía preocuparle más encajar numerológicamente las generaciones con el número 14 que si su texto luego concordaba realmente con dicho número:  un recuento cuidadoso de las generaciones revela sólo trece (ver Mateo 1:12-16)

12 Y después de la transmigración de Babilonia, Jechônías engendró á Salathiel (1ª): y Salathiel engendró á Zorobabel (2ª):

13 Y Zorobabel  engendró á Abiud (3ª): y Abiud  engendró á Eliachîm (4ª): y Eliachîm  engendró á Azor (5ª):

14 Y Azor engendró á Sadoc (6ª) : y Sadoc  engendró á Achîm (7ª): y Achîm engendró á Eliud (8ª) :

15 Y Eliud engendró á Eleazar (9ª) :y Eleazar  engendró á Mathán (10ª): y Mathán  engendró á Jacob (11ª):

16 Y Jacob  engendró á José (12ª), marido de María, de la cual nació Jesús (13ª), el cual es llamado el Cristo.

 Ni para calcular las edades de Taré y Abraham valían

Según Génesis 11:26 Taré tenía 70 años cuando nació su hijo Abram:

26 Y vivió Thare setenta años, y engendró á Abram, y á Nachôr, y á Harán.

Según Génesis 11:32 Taré tenía 205 años cuando murió (Abram tenía 135 en ese momento):

32 Y fueron los días de Thare doscientos y cinco años; y murió Thare en Harán.

Según Génesis 12:4 y Hechos 7:4 Abraham tenía 75 años cuando salió de Harán:

Y fuése Abram, como Jehová le dijo; y fué con él Lot: y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán.

 

Entonces salió de la tierra de los Caldeos, y habitó en Chârán: y de allí, muerto su padre, le traspasó á esta tierra, en la cual vosotros habitáis ahora;

Esto sucedió según los relatos después de que Taré muriera a los 205 años.

¿Encuentran o comprenden ya el error?

  • Taré vivió más de 145 años cuando ya había muerto (205 años – 70).
  • Abraham tenía sólo 75 años después de haber vivido 135 años.

 

¿Cuando resucitó Jesús? En tres días no

 

Mateo 12:39-40

La generación mala y adúltera demanda señal; pero la señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás: Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches

 

Mateo 27:63

Diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré.

El intervalo de tiempo de tres días es de 72 horas (en la tradición judía este empieza desde que sale el Sol hasta el ocaso, a la mañana siguiente cuando vuelve a salir). Sin embargo, este muere el viernes en la tarde:

Mateo 27

44 Lo mismo también le zaherían los ladrones que estaban crucificados con él.

45 Y desde la hora de sexta fueron tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora de nona.

46 Y cerca de la hora de nona, Jesús exclamó con grande voz, diciendo: Eli, Eli, ¿lama sabachtani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

47 Y algunos de los que estaban allí, oyéndolo, decían: A Elías llama éste.

48 Y luego, corriendo uno de ellos, tomó una esponja, y la hinchió de vinagre, y poniéndola en una caña, dábale de beber.

49 Y los otros decían: Deja, veamos si viene Elías á librarle.

50 Mas Jesús, habiendo otra vez exclamado con grande voz, dió el espíritu.

51 Y he aquí, el velo del templo se rompió en dos, de alto á bajo: y la tierra tembló, y las piedras se hendieron;

52 Y abriéronse los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron;

53 Y salidos de los sepulcros, después de su resurrección, vinieron á la santa ciudad, y aparecieron á muchos.

54 Y el centurión, y los que estaban con él guardando á Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, diciendo: Verdaderamente Hijo de Dios era éste.

55 Y estaban allí muchas mujeres mirando de lejos, las cuales habían seguido de Galilea á Jesús, sirviéndole:

56 Entre las cuales estaban María Magdalena, y María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo.

57 Y como fué la tarde del día, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, el cual también había sido discípulo de Jesús.

58 Este llegó á Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús: entonces Pilato mandó que se le diese el cuerpo.

59 Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia,

60 Y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña: y revuelta una grande piedra á la puerta del sepulcro, se fué.

y resucita un domingo (primer día de la semana hebreo, aunque en el relato los evangelios ¿parecían confundir este con el sábado? fallo semántico donde los haya) por la mañana:

Mateo 28:1-6

Pasado el sábado, ya para amanecer el día primero de la semana, vino María Magdalena con la otra María [María de Betania? a ver el sepulcro. Y sobrevino un gran terremoto, pues un ángel del Señor bajó del cielo y acercándose removió la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella. Era su aspecto como el relámpago, y su vestidura blanca como la nieve. De miedo de él temblaron los guardias y se quedaron como muertos. El ángel, dirigiéndose a las mujeres, dijo: No temáis vosotras, pues sé que buscáis a Jesús el crucifica-do. No está aquí; ha resucitado, según lo había dicho…

La versión de Marcos, aunque difiere de Mateo (ese relato está plagado de contradicciones), también refleja esto:

Marcos 16:1-5

Pasado el sábado, María Magdalena, y María la de Santiago [¿María de Betania?], y Salomé compraron aromas para ir a ungirle. Muy de madrugada, el primer día después del sábado, en cuanto salió el sol, vinieron al monumento. Se decían entre sí: ¿Quién nos re-moverá la piedra de la entrada del monumento? Y mirando, vieron que la piedra estaba removida; era muy grande. Entrando en el monumento, vieron a un joven sentado a la derecha, vestido de una túnica blanca, y quedaron sobrecogidas de espanto

Como en Mateo, el personaje que se encuentran ahí (antes era un ángel y ahora un joven sin identificar), ordena a las mujeres que dijeran a los discípulos que debían encaminarse hacia Galilea para poder ver allí a Jesús.

En Lucas 24:1-12 lo que se dice es esto otro:

Y el primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las drogas aromáticas que habían aparejado, y algunas otras mujeres con ellas.y encontraron removida del monumento la piedra, y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. Estando ellas perplejas sobre esto, se les presentaron dos hombres vestidos de vestiduras deslumbrantes. Mientras ellas se quedaron aterrorizadas y bajaron la cabeza hacia el suelo, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí; ha resucitado (…) y volviendo del monumento, comunicaron todo esto a los once y a todos los demás. Eran María la Magdalena, Juana y María de Santiago y las demás que esta-ban con ellas. Dijeron esto a los apóstoles pero a ellos les parecieron desatinos tales relatos y no los creyeron. Pero Pedro se levantó y corrió al monumento, e inclinándose vio sólo los lien-zos, y se volvió a casa admirado de lo ocurrido.

De un viernes por la tarde a un domingo por la mañana, da igual que se cuente el día como lo hacían los judíos, no pasan 3 días con sus correspondientes noches y días (72 horas) sino un día y medio (2 noches: la del viernes y la del sábado).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

21 respuestas

  1. Siempre se puede decir que las cosas son así en el Universo alternativo en el que todos esos cuentos de pastores de la Edad de Bronce son reales. Uno espera que un Dios omni*** habría dejado huellas de ello en un libro tan mediocre para describir el Universo tal y cómo lo conocemos hoy, no sólo el saber de un pueblo de pastores perdido en mitad de ninguna parte.

    En fin, más de lo mismo. Luego !os escépticos somos considerados locos o engañados por Satanás (todo un halago desde luego viendo lo ingenuos que le salieron a Dios Adán y Eva y el personaje que él es, sobre todo en el AT).

  2. Primera corrección, no son dos pares, sino dos de cada especie.
    Corrige tu error de redacción:
    «Otras 17 contradicciones numéricas
    1. ¿Cuántos pares de animales limpios le dijo Dios a Noé que llevara al Arca?
    Dos (Génesis 6:19-20)
    ……
    ……
    o siete (Génesis 7:2)»
    No son dos o siete «pares», son dos o siete de cada especie.

    1. Ehm… Seriously?
      1.- Se sobreentiende. Obviamente. De hecho si no fuera tan conocida la historia aún tendrían la referencia bíblica de qué versículo se refiere (que he incluido).
      2.- La pregunta es bastante especifica: lo importante no es eso (si son «de cada especie») sino de «cuantos pares» hablan; si hay o no contradicción entre un texto y otro. El error en el texto no es que se refieran o no a cada especie sino el que menciono.
      3.- Quejarse de algo así es querer buscarle los tres pies al gato inmediatamente. Y sería una «corrección» aceptable si no sucediera lo dicho en el punto 1. A lo mejor es que necesita que le contextualicen hasta eso.

  3. «Y aún así, a pesar de esta última instrucción, sólo dos pares entraron al arca (Génesis 7:8-9)»

    8 De los animales limpios, y de los animales que no eran limpios, y de las aves, y de todo lo que anda arrastrando sobre la tierra,

    9 DE DOS EN DOS entraron á Noé en el arca: macho y hembra, como mandó Dios á Noé.

    No hay contradiccion ni error. Dice que entren de «DOS EN DOS» Sin importar los pares que se hayan pedido,sean 2, 7, o 20. Que «entren de DOS en DOS», Nó que solo DOS pares entren. El error es tuyo por falta de entendimiento.

    1. Lea mejor: creo que lo dejo bien claro. Existe además una diferencia abismal entre lo que dice el texto y lo que usted quiere «interpretar»: el texto jamás dice que deben meterse «de dos en dos sin importar los pares«.

      No es lo mismo decir que debes meter «dos (macho y hembra) de cada especie» (una pareja) de «todo lo que viviere» (Génesis 6:19-20) que decir que debes meter «siete» machos y hembras de cada especie. Tal es la diferencia que en Génesis 7:2 incluso su autor especifica que hay tal distinción entre eso y lo que luego se debe hacer con «los que no son limpios«: a estos últimos sí dice que hay que meterlos sólo «dos»: macho y hembra. De ahí que explicara en el artículo lo que hice al final de ese tema.

      Algunos, con tal de agarrarse a algo, os agarráis a un clavo aunque este abrase. Aprenda comprensión lectora antes de intentar justificar la coherencia entre dos textos distintos, escritos por distintos autores (P y J) y recopilados en un libro por un redactor (R).

    2. El error es que tantos sigan pensando que una leyenda que data de la Edad de Bronce y robada de un pueblo de pastores nómadas que según parece consideraba cuarenta un número incontable, lo que debería dejar clara su credibilidad, es la verdad absoluta cuando esa historia no hay por dónde cogerla con lo que hoy sabemos.

  4. 11. ¿Cuántos puestos de caballos tenía Solomon?
    Cuarenta mil (1 Reyes 4:26)

    26 Tenía además de esto Salomón cuarenta mil caballos en sus caballerizas para sus carros, y doce mil jinetes.

    o cuatro mil (2 crónicas 9:25)

    25 Tuvo también Salomón cuatro mil caballerizas para los caballos y carros, y doce mil jinetes, los cuales puso en las ciudades de los carros, y con el rey en Jerusalem.

    Pero es que no entiendes la diferencia entre caballeriza y caballo? cuando habla de 40 mil se refiere a «caballos», pero cuando habla de 4 mil se refiere a «caballerizas». caballeriza no es igual a caballo, en una caballeriza puede haber cientos de caballos. Como dije en otro comentario tu falta de entendimiento es el problema. Tipico de los ateos. Pensé que era serio este foro. Muy mal. Hasta nunca!

    1. ¿Ve a lo que me refiero con no saber leer y agarrarse a clavos ardiendo?

      1º.- Una «caballeriza», aunque traducido así, no se refiere a un «establo» con varios caballos sino al espacio que delimita cada caballo atado a un «palo» o «pesebre» (H. B. Pratt). Se hizo así por el siguiente punto.

      2º.- Se hizo una mala traducción para intentar dar coherencia a un texto cuando se tradujo eso por «caballeriza». La copia del texto más antigua del Tanaj, la griega (LXX), no habla de «caballerizas» (por más que se tradujera así). De lo que se habla es de «yeguas» (θηλειαι ιπποι):

      25 καὶ ἦσαν τῷ Σαλωμων τέσσαρες χιλιάδες θήλειαι ἵπποι εἰς ἅρματα καὶ δώδεκα χιλιάδες ἱππέων καὶ ἔθετο αὐτοὺς ἐν πόλεσιν τῶν ἁρμάτων καὶ μετὰ τοῦ βασιλέως ἐν Ιερουσαλημ

      Aquí la tiene detallada:

      G2532 ησανG1510.7.6 τωG3588 ΣολομωντιG* τεσσαρεςG5064 χιλιαδεςG5505 θηλειαιG2338 ιπποιG2462 ειςG1519 αρματαG716 καιG2532 δωδεκαG1427 χιλιαδεςG5505 ιππεωνG2460 καιG2532 εθετοG5087 αυτουςG1473 ενG1722 πολεσιG4172 τωνG3588 αρματωνG716 καιG2532 μεταG3326 τουG3588 βασιλεωςG935 ενG1722 ΙερουσαλημG*

      Cuya traducción sería «Salomón también tenía 4.000 yeguas para sus carruajes y sus 12.000 jinetes; él los asignó a las ciudades de carruajes y con el rey en Jesuralem.»

      Misma palabra que se usa en 1 Reyes 10:26:

      καὶ ἦσαν τῷ Σαλωμων τέσσαρες χιλιάδες θήλειαι ἵπποι εἰς ἅρματα καὶ δώδεκα χιλιάδες ἱππέων, καὶ ἔθετο αὐτὰς ἐν ταῖς πόλεσι τῶν ἁρμάτων καὶ μετὰ τοῦ βασιλέως ἐν Ιερουσαλημ.

      Por eso en ese verso muchas traducciones bíblicas no hablan de «caballerizas» (la omiten deliberadamente: por eso no incluyen que en 1 Reyes 10:26 se habla de nuevo, como de que son 4000: τεσσαρεςG5064 A-NPF χιλιαδεςG5505 N-NPF – esa cifra mágicamente la hacen desaparecer en estas traducciones):

      («CJ»)  Salomón reunió carros y caballos; tuvo 1.400 carros y 12.000 caballos que llevó a las ciudades de los carros y junto al rey en Yerushalaim.
      (Jer 1976 y posteriores)  Salomón reunió carros y caballos; tuvo 1.400 carros y 12.000 caballos que llevó a las ciudades de los carros y junto al rey en Jerusalén.
      (LBLA)  Salomón reunió carros y hombres de a caballo; y tenía mil cuatrocientos carros y doce mil hombres de a caballo, y los situó en las ciudades de carros y en Jerusalén, junto al rey.
      (NBLH)  Salomón reunió carros y hombres de a caballo; y tenía 1,400 carros y 12,000 hombres de a caballo, y los situó en las ciudades de carros y junto al rey en Jerusalén.
      (OSO)  Y juntó Salomón carros y gente de a caballo; y tenía mil cuatrocientos carros, y doce mil jinetes, los cuales puso en las ciudades de los carros, y con el rey en Jerusalén.
      (BLS)  Salomón reunió mil cuatrocientos carros y doce mil jinetes. Algunos estaban en los cuarteles de carros de guerra y otros formaban su guardia personal en Jerusalén.
      (NC*)  Reunió carros y caballos• Tenía mil cuatrocientos carros y doce mil jinetes, que puso en las ciudades donde tenía los carros, y en Jerusalén, cerca del rey.

      Y en otras, directamente hablan de yeguas:

      (Jünemann*)  Y juntó Salomón carros y caballos; y tenía Salomón cuatro millares de yeguas para carros, y doce millares de jinetes; y púsolos en las ciudades de los carros y, con el rey, en Jerusalén; y era príncipe de todos los reyes, desde el río y hasta la tierra de filisteos, y hasta los confines de Egipto.
      («Kadosh»)  Shlomó acumuló carruajes y jinetes; él tenía 4,000 yeguas para sus carruajes y 12,000 jinetes; él los asignó a las ciudades de los carruajes y para el rey en Yerushalayim [y él reinó sobre todos los reyes desde el Río Eufrates hasta el Río de Mitzrayim].

      Por eso en ese texto se habla de «puestos» compuestos por un sólo caballo (en este caso una yegua) y no de «caballerizas», tal y como se entiende actualmente en el Diccionario en su primera acepción. Pero es que, ni aun usando el RAE usted tendría cómo argumentar sobre esto, pues la segunda acepción marca claramente que como «caballeriza» uno se puede estar refiriendo por el contexto empleado a un «Conjunto de caballos o animales que están en este recinto.»

      «Como dije en otro comentario tu falta de entendimiento es el problema. Tipico de los ateos. Pensé que era serio este foro. Muy mal. Hasta nunca!«

      Más le hubiera valido estudiar un poco sobre su religión, en vez de acusar a otros de sus propios defectos para luego intentar hacerse el digno.

      Lo gracioso de usted es que ha venido a un artículo de una web con la que, de entrada (deduzco), tenía ya unos prejuicios marcados por ser atea; ha intentado buscar donde fallaba dicho artículo creyendo haber encontrado un par de errores, resultado de su propia ignorancia (como ha quedado patente), para dar a entender que el resto de cosas de las que se hablan en el artículo también los tienen (ahorrándose así el tener que contestar a ellos y asumir que su querido libro «sagrado» falla); ha decido comentar para dárselas de «entendido», contrariamente al autor al que responde; y como no quería afrontar una posible respuesta, como defensa final, para no tener que hacerlo, dice que no volverá alegando irse indignado por haber encontrado esos supuestos errores. Patético.

    2. SOY DE LA OPINION DE QUE LA BIBLIA TIENE OMISIONES, CONTRADICCIONES Y ERRORES NUMERICOS ADEMAS DE LAS EXAGERACIONES (POR EJEMPLO EN LO DE LAS GUERRAS)PERO LOS ERRORES QUE AQUI SE SEÑALAN NO SON VALORABLES, ALGUNOS NO TIENEN INCIDENCIA Y LA MAYORIA DENOTAN UNA GRAN IGNORANCIA COMO SUCEDE CON EL TEMA DE LAS CABALLERIZAS. POR EJEMPLO LO DE LAS GENEALOGIAS PENSE QUE DIRIA SOBRE MI OBSERVACION DE QUE OMITE A JORAM,OCOZIAS, JOAS Y AMAZIAS EN LA GENEALOGIAS DE LOS REYES. ESTO PODRIA NO TENER MAYOR IMPORTANCIA SI EL EVANGELISTA NO MENCIONA QUEE SON CATORCE GENEALOGIAS

  5. Con respecto al número π, creo que te has equivocado en grande. En realidad, para 2 Reyes 7:23 hay un caso de Queri y Ketiv muy singular. Supongo que sabes a lo que me refiero. Donde hoy traducimos por «cordón» o «hilo» (KUF-VAV), el original hebreo tiene escrito «esperanza» (KUF-VAV-HEH). Los maestros judíos, creyendo que estas «erratas» tenían alguna intencionalidad oculta, resolvieron la cuestión de la siguiente manera: se dejaría escrito «esperanza», pero en voz alta se recitaría «cordón», que es lo que el autor realmente quería transmitir al escribir dicho pasaje.

    Por tanto, integramente el pasaje de 2 Reyes 7:23 es:

    «Hizo fundir asimismo un mar de diez codos de un lado al otro, perfectamente redondo. Tenía cinco codos de altura y a su alrededor un [esperanza | cordón] de treinta codos.»

    Por medio de gematría, sabemos que el valor númerico de la palabra «esperanza» (KUF-VAV-HEH) es 111. El valor de «cordón» (KUF-VAV), por su parte, es 106. Si quieres, pueden comprobarlo tú mismo indagando un poco.

    Lo curioso aquí es que se puede derivar la siguiente formula:

    (111/106) * 30.

    El «30» procede, de más está decir, de los «treinta codos» mencionados. Ahora bien, dado que el mar tenía «diez codos de un lado al otro», el resultado debería dividirse por 10. O lo que es lo mismo, proceder a suprimir un 0:

    (111/106) * 3

    El resultado de este cálculo es el número π con aproximación de cinco cifras significativas:

    (111/106) * 3 = 3.14150943…

    Esta aproximación, como sabrás, era desconocida en la época. Si uno aduce que es una mera casualidad, debería de tener en cuenta algunos aspectos:

    1- En todos los denominadores menores de 200, 111/106 es la única fracción que, multiplicada por 3 como en todos los casos, aproxima con tanta precisión a π. Puedes divertirte un rato y probar con otros números equivalentes, commo 110/105 etc. No lo hallarás.

    2- Es curioso que está errata «codifique» con tanta especificidad el número π en un versículo criticado, precisamente, por dar como tal un número equivocado (el 3).

    3- El número π, aproximado también como 3.1415, aparece también en Génesis 1:1, calculado a partir de la gematría con la fórmula:

    NUMLET * PROLET / NUMPAL * PROPAL

    Donde NUMLET es el número de letras del versículo, NUMPAL el número de palabras, PROLET, el producto del valor de todas las letras del versículo (siempre calculado con gematría hebrea, por supuesto) y PROPAL el producto del valor de todas las palabras del versículo.

    Si usamos exactamente la misma fórmula anterior (o sea, NUMLET * PROLET / NUMPAL * PROPAL) en Juan 1:1, pero apoyándonos en la gematría griega —puesto que ese fue el idioma en que se escribió dicho evangelio—, obtenemos un número gigantesco cuyos primeros números son la constante e aproximada, otra vez, a cinco cifras (incluyendo el redondeo):

    Valor Juan 1:1 = 2,7183128121964217876899750648377 x 10^40
    Valor real de e = 2,7182818284590452353602874713527…

    Curiosamente, ambos pasajes de la Biblia son muy específicos y partículares. Génesis 1:1 es el primer versículo del Génesis y de la Biblia. Juan 1:1 es el primer versículo de su libro, pero, además, comparte el mismo tema con el de Génesis. Ambos pasajes, en efecto, son los únicos en la Biblia que hablan del «principio de todas las cosas», comenzando, de hecho, con las mismas tres palabras:

    Génesis 1:1 — En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
    Juan 1:1 — En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

    Parece, por tanto, que no son dos versículos arbitrarios sino especiales. Ideales para que un dios o entidad superior, si quieres, pusiese en ellos, codificadas, dos constantes universales tan usadas en la física y en la explicación del inicio del universo. Desde luego, puede que se traten de tres casualidades juntas (en Génesis, 2 Reyes y Juan). Esa opción está sobre la mesa, no lo niego. Soy alguien de mente abierta, no suelo dar fe a nada hasta intentar derribarlo de todas las formas. Lo armo y lo desarmo todo. Al menos, me ha sorprendido y parecido curioso este fenómeno.

    PD: Te darás cuenta que estos descubrimientos no son míos, se los debo a Javier, cuya página puedes visitar aquí para más detalles http://daniel1210.com/epi/04/.

    1. ¡Espere, espere, espere! ¿En serio viene a contradecir lo que expongo sobre unos textos escritos siglos VII AEC, cuya única fuente son escritos griegos de no más tardío al s. III AEC. en este artículo basándose en un tipo de numerología judía creada en el siglo III EC? Tiene que estar de guasa…

      1. Pues no me ha contestado nada, realmente. Se le suben los humos muy rápido, señor, y la verdad que es desgastante platicar con alguien así. Estamos hablando de tres «casualidades» (o cuatro, si contamos la aproximación a la constante de estructura fina (alfa) que se da en Génesis 1:1 y 1:2 y en Juan 1:1, y que no explicaré dado que seguro no le interesa) bastante llamativas y usted responde tres líneas… En 1 Reyes 7:23 usted afirma que las medidas se acercan muy mal a π, pero no le llama la atención que una aparente errata codifique una fracción tan especial que tenga como resultado ese mismo número aproximado a cinco cifras significativas, desconocida en los tiempos en que se escribió dicho libro (siglo III a.C si mal no leí), por lo demás. Igual de desconocida, así mismo, era el numero e, que fue teorizado recién en el siglo XVII y utilizado en el siglo XVIII. Ni hablar de la constante de estructura fina que rige el componente electromagnético de los átomos…

        Dejé muy claro en mi comentario anterior que no pretendo ser categórico en ningún modo, dejando la puerta abierta a cualquier posibilidad, pero esperaba algo más de usted. En absoluto pretendía «contradecirlo» por capricho o querer relucirla, sino señalarle los puntos que le señalé y tratar de comprartir opiniones para ver si yo podía aprender algo de usted y usted algo de mí. Si espera que todos los comentarios le den la razón o lo feliciten por lo bien que escribe sus artículos -opinión esta que comparto a grosso modo-, entonces cierre la sección de comentarios por mostrarse inútil a otros efectos.

        No creo que publique este comentario, pero uso mi tiempo para escribirlo porque quiero expresar lo que pienso sin reparos, que a veces cuesta. Un saludo desde Argentina.

        1. No sea hipócrita pretendiendo inferir con su «No creo que publique este comentario» que no lo haría por lo que afirma con respecto a las afirmaciones matemáticas en la Biblia, cuando lo hace realmente como autojustificación porque ya empieza con calificaciones como estas: «pues no me ha contestado nada, realmente. Se le suben los humos muy rápido, señor«. Con respecto a que le moleste a usted que le haya contestado «en tres líneas», sinceramente, creo que me excedí: podría haber ahorrado más lineas siendo menos explicativo. Se lo voy a intentar explicar incluso en menos líneas:

          Pretende usted responder a un fallo de cálculo en una afirmación (me da igual quien y donde esté esta) empleando una magufada inventada más tarde.

          Venga… Voy a ser incluso más generoso con la explicación del por qué sus creencias en la numerología son falaces:

          1º.- Porque la copia más antigua en hebreo del Tanaj, señor Marcos, es del siglo X. El resto de copias, manuscritos de los textos de los que usted habla, son griegos: la más antigua (la LXX), supuestamente, es del siglo III AEC. y la copia más tardía que tenemos es del siglo IV EC (los Códex). Pretende usted usar la numerología creada incluso siglos más tarde ¿basándose en qué? Se lo pregunto porque no puede usted saber qué decían los textos originales: no existen.

          2º.- Si hubiera usted estudiado historia de la religión sabría además cómo fue el proceso de formación de lo que usted conoce como Biblia. Tome, aquí tiene un resumen. Ya nos dirá cómo pretende analizar algo, cuando lo que usted tiene como muestra dependió de factores totalmente arbitrarios y subjetivos cuando se compuso.

          3º.- Los números que esa numerología usa (y cualquier numerología) son creados ad hoc y parten de una cantidad de fallos inmensa. Pero es que, además, basándose en qué criterio establece los valores numéricos la gematría es un completo despropósito que usted no puede explicar. Además de eso ¿bajo qué criterios se deben aceptar las premisas de eso que usted usa para entender qué dice o no un texto? Y podemos volver al punto 1 e incluso preguntarle en qué traducción se basa y cómo sabe que esa palabra se encontraba en un original que ya no existe. ¿Sabe si quiera la cantidad de variantes de un mismo texto que se conocen?

          Y pretende usted, a pesar de tales cuestiones, venir aquí a hablarme de si X palabra dice tal o cual porque quién inventó esa magufada en su día (cuando los autores jamás escribieron bajo tal premisa y cuando este no contaba con texto original alguno) le dió un valor a cada letra. Ridículo.

          Si me va usted a responder de nuevo con algo tan magufo como la neurología (me da igual que sea una gematría o una cábala) luego no venga pretendiendo que se le tome en serio.

          Por cierto: le he publicado el comentario (sólo bloqueo a quienes incumplen las normas que expuse en la propia web) ¿Ve cómo sus creencias pueden ser erradas?

  6. Respondo mi comentario para aclarar algunas erratas: es 1 Reyes, no 2.

    En segundo lugar, te adjunto un enlace para que compruebes que se trata de un caso Queri y Ketiv (vea p. 3). Allí, esa parte del versículo está signada como [ וּקְ וֵה (K) | וְ קָ ו (Q) ], es decir, [Esperanza (K) | Cordón (Q) ], tal como puse en mi comentario anterior. De allí la necesidad de establecer una relación entre «lo escrito», o sea, el Ketiv «esperanza», y lo leído o recitado, el Queri «cordón». Saludos.

  7. Alguien tendrá que leer una Biblia con lenguaje actualizado (o para niños, derechamente) para entender algunas cosas que en la RVR 1960 y anteriores no parecen entenderse muy bien para una persona que no tiene nada más que hacer con su tiempo que revisar un libro en el cual no cree.

    1. Desde luego, si su libro de referencia es una versión para niños, entonces se entiende el que usted venga a cuestionar lo que se afirma en este artículo y el por qué los que no creemos realizamos este tipo de artículos: porque hay gente, como usted, que defiende las afirmaciones y la ética de libros de mitos escritos por gente de una época precientífica y supersticiosa hoy día pretendiendo inferir que son aplicables a la época actual.

      Tal vez usted lo entienda cuando deje de leer «directamente» la versión infantil de ese libro y madure. 😉

    2. ¿Puede poner un ejemplo concreto de alguna de esas «cosas que en la RVR 1960 y anteriores no parecen entenderse muy bien»?

    3. La Reina Valera, ya. Quizás quién inspiró ese libro según vosotros podría haberse preocupado de que la Biblia fuera comprensible para gente de todas las épocas, no algo escrito por y para culturas muy distintas a la nuestra, que requiriera traducciones actualizadas y anotaciones al margen.

  8. PI .. 3 contra 3.14 es un 5% de imprecisión. ¿¿estoy siendo impreciso?? es son 5.56%, no es valido ese argumento.

    «¿no se supone que su Biblia es el producto y “la palabra” de un dios “omnisciente”, que además es “perfecto”?» lo único en que concuerdo con usted, es que la Biblia no es la Palabra de Dios, sino la Palabra de Hombres que vivieron experiencias importantísimas para la humanidad, y que por tanto son tan falibles como nosotros.

    1. «PI .. 3 contra 3.14 es un 5% de imprecisión. ¿¿estoy siendo impreciso?? es son 5.56%, no es valido ese argumento.«

      Vamos a ver, el valor numérico de PI es 3,14. Pi tiene un valor exacto:
      3 no es un valor numérico exacto para PI. Y su argumento del porcentaje carece de sentido, cosa que se comprueba estableciendo porcentajes con el resto de aproximaciones que hicieron matemáticos del resto de culturas de la época. Por ejemplo, Arquímedes realizó una serie de cálculos para conseguir el valor numérico de PI, dando 3,1415926535 como resultado. ¿Quiere saber de qué porcentaje es esta aproximación? De entre el 0.024% y el 0.040%. ¡Y usted nos viene con que un error de un 5% o un 5,56% es aceptable! ¿En serio? Cuando el valor ya era conocido para otras culturas, con las que también tuvo contacto el pueblo hebreo, como la egipcia: que obtuvieron como resultado 3,16.

      Resulta curioso que, casualmente, además de copiar mitos a los babilónicos, los habiru también le copiaran el valor de PI. Bueno, no tan curioso, teniendo en cuenta que el poco conocimiento que obtuvieron los sacerdotes hebreos fue porque, durante su «cautiverio» (solo lo hicieron con los sacerdotes), los babilónicos les pusieran a esos fanáticos a cargo de las biblitecas. Por eso en la Biblia se realiza ese cálculo, dando como resultado 3.

      ««¿no se supone que su Biblia es el producto y “la palabra” de un dios “omnisciente”, que además es “perfecto”?» lo único en que concuerdo con usted, es que la Biblia no es la Palabra de Dios, sino la Palabra de Hombres que vivieron experiencias importantísimas para la humanidad, y que por tanto son tan falibles como nosotros.«

      De nuevo apelando a la ambigüedad aplicando adjetivos que nos son indiferentes. Como que «vivieron experiencias importantísimas». «importantísimas» por y para quién se lo parezcan. Para ellos y para quien se no sea capaz de pensar críticamente, teniendo en cuenta la envergadura de estas, lo serán. Para mi no dejan de ser experiencias subjetivas y falsas si no pueden si quiera acertar en lo más mínimo mientras que, por otro lado, se arrojan ser «la Verdad» y tenemos a gente ignorando e intentando excusarlas, justificarlas, etc. por no se sabe muy bien qué motivo.

      Por cierto: ¿cuando viene a cuento es la «palabra de dios» y cuando les muestran sus errores y no los niegan, se dedican a buscar excusas baratas? Ya nos dirán, si son falibles, por qué deberían tenerse en consideración dichas experiencias. Y cómo determinan ustedes cuales creer y cuales no. A mi, desde luego, que un libro con tantos fallos se tome como referente me parece preocupante. Sobre todo si se es consciente de que los tiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta