Si Dios existe, ¿para qué los curas? Albert Camus

La misma fórmula, una y otra vez

Índice de contenido

Piensa en ello…

Nuestra Biblia nos revela el carácter de nuestro dios con una exactitud minuciosa y sin remordimiento… Es quizá la biografía más difamatoria que haya sido impresa nunca. Hace de Nerón un ángel de luz por contraste. Mark Twain
Comentarios recientes
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Es algo típico ya, una vez investigas la historia de cómo funcionan las religiones, el encontrar que todos los religiosos usaron la misma fórmula para crear sus doctrinas. A saber, la formula es siempre:

1º.- Afirmar que, a pesar de lo humilde que eres ¡oh pobre de ti! un personaje mitológico se te ha aparecido y te ha dado un mensaje.

1. 2.- o afirmar que ese personaje te ha dicho donde encontrar un libro supuestamente “perdido” que contiene ese mensaje, la historia desconocida de tu pueblo o una versión distinta de otra historia de tu pueblo parcialmente conocida y trasmitida de forma tradicional.

2º.- Declararte a tí y a tus allegados el portavoz o representante de ese mensaje. Ya sea porque ese personaje “te eligió” o porque fuiste el primero en recibirlo.

3º.- Incluir en ese libro o en posteriores textos que tú lo encontraste y tu versión de cómo lo encontraste.

¿Queréis ejemplos?

[toc]

Josías (judaísmo)

Aprovechó un periodo breve de paz para unificar el Norte de Israel y Judá realizando una reforma político-religiosa y centrando todo el culto en un solo lugar: Jerusalem. ¿Cómo? Afirmó haber encontrado un libro de leyes que todos debían cumplir porque ¡mágia! se lo ordenó su propio dios.

2 Reyes 22-23

8 Entonces dijo el sumo sacerdote Hilcías á Saphán escriba: El libro de la ley he hallado en la casa de Jehová. E Hilcías dió el libro á Saphán, y leyólo.

9 Viniendo luego Saphán escriba al rey, dió al rey la respuesta, y dijo: Tus siervos han juntado el dinero que se halló en el templo, y lo han entregado en poder de los que hacen la obra, que tienen cargo de la casa de Jehová.

10 Asimismo Saphán escriba declaró al rey, diciendo: Hilcías el sacerdote me ha dado un libro. Y leyólo Saphán delante del rey.

11 Y cuando el rey hubo oído las palabras del libro de la ley, rasgó sus vestidos.

12 Luego mandó el rey á Hilcías el sacerdote, y á Ahicam hijo de Saphán, y á Achbor hijo de Michâía, y á Saphán escriba, y á Asaía siervo del rey, diciendo:

13 Id, y preguntad á Jehová por mí, y por el pueblo, y por todo Judá, acerca de las palabras de este libro que se ha hallado: porque grande ira de Jehová es la que ha sido encendida contra nosotros, por cuanto nuestros padres no escucharon las palabras de este libro, para hacer conforme á todo lo que nos fué escrito.

14 Entonces fué Hilcías el sacerdote, y Ahicam y Achbor y Saphán y Asaía, á Hulda profetisa, mujer de Sallum hijo de Ticva hijo de Araas, guarda de las vestiduras, la cual moraba en Jerusalem en la segunda parte de la ciudad, y hablaron con ella.

15 Y ella les dijo: Así ha dicho Jehová el Dios de Israel: Decid al varón que os envió á mí:

16 Así dijo Jehová: He aquí yo traigo mal sobre este lugar, y sobre los que en él moran, á saber, todas las palabras del libro que ha leído el rey de Judá:

17 Por cuanto me dejaron á mí, y quemaron perfumes á dioses ajenos, provocándome á ira en toda obra de sus manos; y mi furor se ha encendido contra este lugar, y no se apagará.

18 Mas al rey de Judá que os ha enviado para que preguntaseis á Jehová, diréis así: Así ha dicho Jehová el Dios de Israel: Por cuanto oíste las palabras del libro,

19 Y tu corazón se enterneció, y te humillaste delante de Jehová, cuando oíste lo que yo he pronunciado contra este lugar y contra sus moradores, que vendrían á ser asolados y malditos, y rasgaste tus vestidos, y lloraste en mi presencia, también yo te he oído, dice Jehová.

20 Por tanto, he aquí yo te recogeré con tus padres, y tú serás recogido á tu sepulcro en paz, y no verán tus ojos todo el mal que yo traigo sobre este lugar. Y ellos dieron al rey la respuesta.

23 ENTONCES el rey envió, y juntaron á él todos los ancianos de Judá y de Jerusalem.

2 Y subió el rey á la casa de Jehová con todos los varones de Judá, y con todos los moradores de Jerusalem, con los sacerdotes y profetas y con todo el pueblo, desde el más chico hasta el más grande; y leyó, oyéndolo ellos, todas las palabras del libro del pacto que había sido hallado en la casa de Jehová.

3 Y poniéndose el rey en pie junto á la columna, hizo alianza delante de Jehová, de que irían en pos de Jehová, y guardarían sus mandamientos, y sus testimonios, y sus estatutos, con todo el corazón y con toda el alma, y que cumplirían las palabras de la alianza que estaban escritas en aquel libro. Y todo el pueblo confirmó el pacto.

Pablo (cristianismo)

Pablo de Tarso, el primero en escribir, afirma que su Cristo se ha aparecido a muchas personas después de morir y, por supuesto, también a él. O sea, todo lo que conoce lo sabe porque se le ha aparecido un mesías. ¿Y cómo sabemos esto? Porque un compañero del propio Pablo lo dijo en “Hechos” y Pablo lo dijo en una carta a los corintios.

Hechos 9

Y SAULO, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al príncipe de los sacerdotes,

2 Y demandó de él letras para Damasco á las sinagogas, para que si hallase algunos hombres ó mujeres de esta secta, los trajese presos á Jerusalem.

3 Y yendo por el camino, aconteció que llegando cerca de Damasco, súbitamente le cercó un resplandor de luz del cielo;

4 Y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

5 Y él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y él dijo: Yo soy Jesús á quien tú persigues: dura cosa te es dar coses contra el aguijón.

6 El, temblando y temeroso, dijo: ¿Señor, qué quieres que haga? Y el Señor le dice: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que te conviene hacer.

15 Y le dijo el Señor (a Ananías): Ve: porque instrumento escogido me es éste, para que lleve mi nombre en presencia de los Gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel:

16 Porque yo le mostraré cuánto le sea menester que padezca por mi nombre.

17 Ananías entonces fué, y entró en la casa, y poniéndole las manos encima, dijo: Saulo hermano, el Señor Jesús, que te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno de Espíritu Santo.

1 Corintios 9

¿NO soy apóstol? ¿no soy libre? ¿no he visto á Jesús el Señor nuestro? ¿no sois vosotros mi obra en el Señor?

2 Si á los otros no soy apóstol, á vosotros ciertamente lo soy: porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor.

….

12 Si otros tienen en vosotros esta potestad, ¿no más bien nosotros? Mas no hemos usado de esta potestad: antes lo sufrimos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo.

13 ¿No sabéis que los que trabajan en el santuario, comen del santuario; y que los que sirven al altar, del altar participan?

14 Así también ordenó el Señor á los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

15 Mas yo de nada de esto me aproveché: ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo; porque tengo por mejor morir, antes que nadie haga vana esta mi gloria.

16 Pues bien que anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme porque me es impuesta necesidad; y ­ay de mí si no anunciare el evangelio!

17 Por lo cual, si lo hago de voluntad, premio tendré; mas si por fuerza, la dispensación me ha sido encargada.

18 ¿Cuál, pues, es mi merced? Que predicando el evangelio, ponga el evangelio de Cristo de balde, para no usar mal de mi potestad en el evangelio.

19 Por lo cual, siendo libre para con todos, me he hecho siervo de todos por ganar á más.

20 Heme hecho á los Judíos como Judío, por ganar á los Judíos; á los que están sujetos á la ley (aunque yo no sea sujeto á la ley) como sujeto á la ley, por ganar á los que están sujetos á la ley;

21 A los que son sin ley, como si yo fuera sin ley, (no estando yo sin ley de Dios, mas en la ley de Cristo) por ganar á los que estaban sin ley.

22 Me he hecho á los flacos flaco, por ganar á los flacos: á todos me he hecho todo, para que de todo punto salve á algunos.

23 Y esto hago por causa del evangelio, por hacerme juntamente participante de él.

1 Corintios 15

15 ADEMAS os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis;

2 Por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.

3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo fué muerto por nuestros pecados conforme á las Escrituras;

4 Y que fué sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme á las Escrituras;

5 Y que apareció á Cefas, y después á los doce.

6 Después apareció á más de quinientos hermanos juntos; de los cuales muchos viven aún, y otros son muertos.

7 Después apareció á Jacobo; después á todos los apóstoles.

8 Y el postrero de todos, como á un abortivo, me apareció á mí.

9 Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí la iglesia de Dios.

10 Empero por la gracia de Dios soy lo que soy: y su gracia no ha sido en vano para conmigo; antes he trabajado más que todos ellos: pero no yo, sino la gracia de Dios que fué conmigo.

11 Porque, ó sea yo ó sean ellos, así predicamos, y así habéis creído.

Mahoma (islam)

De Mahoma se afirma que se le apareció el arcángel Gabriel (Yibril) y “le abrió el pecho”. Lo que comprendido metafóricamente significaría que le eligió y dio información privilegiada para que dictara el Corán.

Nota: lo interesante, además, es que según el texto Mahoma entró en varios cielos acompañado por Gabriel, en los que vió a Adan, Abrahám,… e incluso al Jesús del cristianismo.

Este texto, además, acalla la interpretación “científica” que hacen los creyentes de que los 7 cielos del islam son las distintas capas de la atmosfera.

Volumen 1, Libro 8, Número 345: Narrado por Abu Dhar

El Apóstol de Alá dijo: ‘Mientras estaba en La Meca el techo de mi casa fue abierto y Gabriel descendió, abrió mi pecho y lo lavó con agua Zam-zam. Entonces, él trajo una bandeja de oro llena de sabiduría y fe y habiendo colocado su contenido en mi pecho, lo cerró. Entonces, tomó mi mano y ascendió conmigo al cielo más cercano. Cuando alcancé el cielo más cercano, Gabriel le dijo al guardián del cielo: ‘Abre (la puerta).’ El guardián preguntó: ‘¿Quién es éste?’ Gabriel respondió: ‘Gabriel.’ Él preguntó: ‘¿Hay alguien contigo?’ Gabriel respondió: ‘Sí, Mahoma está conmigo.’ Él preguntó: ‘¿Ha sido llamado?’ Gabriel dijo: ‘Sí.’ Así que la puerta fue abierta y fuimos al cielo más cercano y allá vimos a un hombre sentado con algunas personas a su derecha y algunos a su izquierda. Cuando miramos hacia su derecha, él rió y cuando miramos hacia la izquierda él lloró. Entonces él dijo: ‘¡Bienvenidos! Oh Profeta piadoso e hijo piadoso.’ Le pregunté a Gabriel: ‘¿Quién es él?’ Él respondió: ‘Él es Adán y las personas a su derecha e izquierda son las almas de sus hijos. Aquellos a su derecha son las personas del Paraíso y aquellas a su izquierda son las personas del Infierno y cuando él mira a su derecha él ríe y cuando él mira a su izquierda él llora.’

Joseph Smith Jr (mormonismo)

¡Sorpresa!! Por lo visto, a Smith Jr también se le apareció  un ángel, en este caso uno llamado Moroni, para decirle que había un texto escrito en planchas enterradas en una colina de Nueva York donde Smith ¡casualmente! había pasado su infancia y donde encontrarlas.

Las planchas, por supuesto, escritas en un idioma que sólo podía traducir Smith con la ayuda de unas piedras mágicas que ¡adivinad! se encontraban en la misma caja donde Smith encontró las planchas.

Nota: curiosamente, Smith tradujo en el siglo XIX los textos a un inglés del siglo XVII. ¿por qué será?

Historia de la iglesia, Tomo 1

15  Después de apartarme al lugar que previamente había designado, mirando a mi derredor y encontrándome solo, me arrodillé y empecé a elevar a Dios el deseo de mi corazón. Apenas lo hube hecho, cuando súbitamente se apoderó de mí una fuerza que me dominó por completo, y surtió tan asombrosa influencia en mí, que se me trabó la lengua, de modo que no pude hablar. Una densa obscuridad se formó alrededor de mí, y por un momento me pareció que estaba destinado a una destrucción repentina.

16  Mas esforzándome con todo mi aliento por pedirle a Dios que me librara del poder de este enemigo que se había apoderado de mí, y en el momento en que estaba para hundirme en la desesperación y entregarme a la destrucción —no a una ruina imaginaria, sino al poder de un ser efectivo del mundo invisible que ejercía una fuerza tan asombrosa como yo nunca había sentido en ningún otro ser— precisamente en este momento de tan grande alarma vi una columna de luz, más brillante que el sol, directamente arriba de mi cabeza; y esta luz gradualmente descendió hasta descansar sobre mí.

17  No bien se apareció, me sentí libre del enemigo que me había sujetado. Al reposar sobre mí la luz, vi en el aire arriba de mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo!

18  Había sido mi objeto recurrir al Señor para saber cuál de todas las sectas era la verdadera, a fin de saber a cuál unirme. Por tanto, luego que me hube recobrado lo suficiente para poder hablar, pregunté a los Personajes que estaban en la luz arriba de mí, cuál de todas las sectas era la verdadera (porque hasta ese momento nunca se me había ocurrido pensar que todas estuvieran en error), y a cuál debía unirme.

19  Se me contestó que no debía unirme a ninguna, porque todas estaban en error; y el Personaje que me habló dijo que todos sus credos eran una abominación a su vista; que todos aquellos profesores se habían pervertido; que “con sus labios me honran, pero su corazón lejos está de mí; enseñan como doctrinas losmandamientos de los hombres, teniendo apariencia de piedad, mas negando la eficacia de ella”.

20  De nuevo me mandó que no me uniera a ninguna de ellas; y muchas otras cosas me dijo que no puedo escribir en esta ocasión. Cuando otra vez volví en mí, me encontré de espaldas mirando hacia el cielo. Al retirarse la luz, me quedé sin fuerzas, pero poco después, habiéndome recobrado hasta cierto punto, volví a casa. Al apoyarme sobre la mesilla de la chimenea, mi madre me preguntó si algo me pasaba. Yo le contesté: “Pierda cuidado, todo está bien; me siento bastante bien”. Entonces le dije: “He sabido a satisfacción mía que el presbiterianismo no es verdadero”. Parece que desde los años más tiernos de mi vida el adversario sabía que yo estaba destinado a perturbar y molestar su reino; de lo contrario, ¿por qué habían de combinarse en mi contra los poderes de las tinieblas? ¿Cuál era el motivo de la oposición y persecución que se desató contra mí casi desde mi infancia?

21  A los pocos días de haber visto esta visión, me encontré por casualidad en compañía de uno de los ministros metodistas, uno muy activo en la ya mencionada agitación religiosa; y hablando con él de asuntos religiosos, aproveché la oportunidad para relatarle la visión que yo había visto.

30 Encontrándome así, en el acto de suplicar a Dios, vi que se aparecía una luz en mi cuarto, y que siguió aumentando hasta que la habitación quedó más iluminada que al mediodía; cuando repentinamente se apareció un personaje al lado de mi cama, de pie en el aire, porque sus pies no tocaban el suelo.

31  Llevaba puesta una túnica suelta de una blancura exquisita. Era una blancura que excedía a cuanta cosa terrenal jamás había visto yo; y no creo que exista objeto alguno en el mundo que pueda presentar tan extraordinario brillo y blancura. Sus manos estaban desnudas, y también sus brazos, un poco más arriba de las muñecas; y de igual manera sus pies, así como sus piernas, poco más arriba de los tobillos. También tenía descubiertos la cabeza y el cuello, y pude darme cuenta de que no llevaba puesta más ropa que esta túnica, porque estaba abierta de tal manera que podía verle el pecho.

32  No sólo tenía su túnica esta blancura singular, sino que toda su persona brillaba más de lo que se puede describir, y su faz era como un vivo relámpago. El cuarto estaba sumamente iluminado, pero no con la brillantez que había en torno de su persona. Cuando lo vi por primera vez, tuve miedo; mas el temor pronto se apartó de mí.

33  Me llamó por mi nombre, y me dijo que era un mensajero enviado de la presencia de Dios, y que se llamaba Moroni; que Dios tenía una obra para mí, y que entre todas las naciones, tribus y lenguas se tomaría mi nombre para bien y para mal, o sea, que se iba a hablar bien y mal de mí entre todo pueblo.

34  Dijo que se hallaba depositado un libro, escrito sobre planchas de oro, el cual daba una relación de los antiguos habitantes de este continente, así como del origen de su procedencia. También declaró que en él se encerraba la plenitud del evangelio eterno cual el Salvador lo había comunicado a los antiguos habitantes.

35  Asimismo, que junto con las planchas estaban depositadas dos piedras, en aros de plata, las cuales, aseguradas a un pectoral, formaban lo que se llamaba el Urim y Tumim; que la posesión y uso de estas piedras era lo que constituía a los“videntes” en los días antiguos, o anteriores, y que Dios las había preparado para la traducción del libro.

36  Después de decirme estas cosas, empezó a citar las profecías del Antiguo Testamento. Primero citó parte del tercer capítulo de Malaquías, y también el cuarto y último capítulo de la misma profecía, aunque variando un poco de la forma en que se halla en nuestra Biblia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

10 respuestas

  1. vi que todavía no hay comentarios. mmmmm. probablemente por que a nuestros buenos amigos mormones no les esta permitido ver el internet o algo asi jajajajaja. con todo y como siempre el tuyo es un gran trabajo de investigación. a mi en lo particular me parece increíble cuantas personas anglo sajonas pueden ser tan tremendamente crédulas. definitivamente no es requisito ser latino para ser bobo jajajaja. aquí nuestras vírgenes y nuestros santitos. alla sus angeles y mesias yankees jajaja.
    saludos

  2. Hola, ante todo comentarle que me considero creyente, pero no profeso religión alguna.
    Concuerdo en mucho de lo que dice acerca de las religiones, creo que fueron y son un instrumento para controlar y manipular a la sociedad a lo largo de milenios, pero eso sí, concuerdo en uno de sus pilares…la supervivencia tras la muerte.

    Una creencia ciega no requiere evidencia alguna que la sustente, una creencia razonada necesita de evidencias para dejar de ser creencia y pasar a ser verdad, y aquí es donde debe entrar la ciencia para dar luz en la oscuridad de nuestra ignorancia.

    Me gustaría si es posible abordar con usted desde este prisma (la ciencia) y desde todo mi respeto, lo que para mí es una evidencia…nuestra propia dualidad.

    Saludos

    1. Sería una estupidez, como la de intentar abordar la existencia de las hadas desde la ciencia. Cosa que por cierto ya se hizo no hace tanto tiempo (comienzos del siglo XX). La «ciencia» (conocimiento), la comunidad y su metodología, ya avanzó desde entonces. Es, de hecho, tan sumamente conocido y evidenciado que nosotros somos pura química y que nuestro «yo» se origina en el cerebro a través de procesos bioquímicos, que es absurdo incluso plantearse la existencia de un alma o espíritu y una vida después de morir. Básicamente porque una vez que el cerebro deja de emitir impulsos, ya no existes como ese ente cognoscible y autoconsciente.

      Ya nos dirás cómo afrontas dicha coyuntura. Vivir sin cerebro.

  3. Permitome comentar algo; muy de acuerdo en tu planteamiento ateoyagnostico, ya que siempre he pensado lo mismo, un ejemplo de ello seria lo que llamamos amor; segun he oido a los creyentes que el amor es espiritualidad y se origina de dios, pero creo yo que no es mas que procesos bioquimicos, ya que de esa espiritualidad no queda nada si alguien se da un golpe en la cabeza y le sobreviene una amnesia, o el Alzheimer, debido a cambios bioquimicos e interrupcion de impulsos nerviosos entre neuronas, no queda nada de ese amor; si no fuera solamente un proceso bioquimico el amor, sino algo etéreo, por mucho que olvidara esa persona todo cuanto conoce, seguiria amando, pero no es asi.

    Saludos

  4. Estimado AyA, me pregunto por qué no incluíste en la enumeración a la inefable Elena de White "enviada" de y para los adventistas del séptimo día.

    Saludos y felicitaciones por tus reflexiones.

    Victorino Castro (Córdoba – Argentina)

    1. Hola Victorino.

      Debería haberlo hecho, pero los Adventistas se basan en la Biblia. No han generado, a diferencia de los expuestos en el artículo, ningún libro «sagrado» propio.

      Saludos.

  5. La verdadera religión es aquella que:

    Cuando te toca exponer algun asunto siempre lo digas con la verdad, Obrar rectamente, ayudar a la viuda, al huerfano, al extrangero y al pobre, y nunca albergar en ti rencores sobre tu projimo,,,,el resto, el ser humano lo ha inventado.

  6. Megusta esta web ,pero este articulo muy incompleto y algunos comentarios llenos de ignorancia como los de francisco nuñes y del ateoyagnostico del 7 de marzo del 2015 antes de escribir pensamientos erraticos consensuados por su ignoracia y egocentrismo deberian investigar mucho mas, ateoyagnostico te sugiero estudies las investigaciones de investigadores de la univercidad de southampon United Kingdom, sobre la vida despues de la muerte .Yo no creo en dios,tampoco en las religiones… (desgraciadamente las religiones si existen )

    1. 1º.- El trabajo del Dr Parmia que fue publicado en el European Resuscitation Council (ERC) no demostró absolutamente nada. No lo digo yo, lo dice el propio autor:

      «Por lo tanto, si bien no era posible demostrar absolutamente la realidad o el significado de las experiencias y las reivindicaciones de la conciencia, de los pacientes (debido a la muy baja incidencia (2 por ciento) de recuerdo explícito de la percepción visual o el denominado OBE), es imposible renunciar a cualquier y más trabajo en esta área. Es evidente que la experiencia cercana a la muerte ahora merece una mayor investigación real y sin prejuicios.»

      Fuente: Results of world’s largest Near Death Experiences study published (Southampton University)

      De hecho el único caso «exitoso» que describen, dentro de ese 2%, es el de una mujer que reconocía estímulos sonoros durante una parada cardíaca.

      Está ampliamente aceptado en neurología qué puede motivar tales experiencias: pueden ser inducidos por factores como traumas cerebrales, privación sensorial, drogas psicotrópicas, deshidratación y sueño severos, o estimulación eléctrica del cerebro, o deliberadamente inducidas en las circunstancias adecuadas.

      2º.- Le recomiendo leerse estos artículos:

      Experiencias extracorporales (Escepticcionario)

      Para que exista consciencia es requisitio necesario que haya un órgano (en este caso el cerebro: con una red neuronal) que la origine. Biológicamente hablando, es que no existe ni un solo caso documentado que demuestre lo contrario. Por no hablar ya de física: nuestro cuerpo está formado por átomos (carbono, oxígeno, hidrógeno, etc.) y eso incluye al cerebro. No existe ningún otro tipo de energía, por mucho que estafadores y supersticiosos usen ese término como argumento (que luego no evidencian jamás) para justificar su creencia en el «alma o el espíritu» (que proviene de la creencia en que el aire divino entraba en un cuerpo para dar vida y luego lo dejaba al morir).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta