Ya que hemos aludido a la religión, convendrá, quizás, examinar más de cerca esta extraña forma de comportamiento animal... [L]as actividades religiosas consisten en la reunión de grandes grupos de personas para realizar reiterados y prolongados actos de sumisión, al objeto de apaciguar a un individuo dominante... A primera vista es sorprendente que la religión haya prosperado tanto, pero su extraordinaria potencia es simplemente una medida de la fuerza de nuestra tendencia biológica fundamental, heredada directamente de nuestros antepasados simios, a someternos a un miembro dominante y omnipotente del grupo. Desmond Morris

La falacia «islamofóbica». No existen los «islamistas radicales», los «moderados» son iguales

Lo que se puede ver a continuación es un vídeo de una conferencia islámica en Noruega realizada en 2013 en la que el presidente de Islam Net, Fahad Qureshi, afirmaba que no existen “islamistas radicales” ya que ellos, los “moderados”, compartían las mismas ideas y que dicho término corresponde a una campaña mediática “islamofobica”. Ivan Antezana explica coherentemente tal argumentación falaz en su mismo canal de Youtube (veáse más abajo el texto).

Índice de contenido

Piensa en ello…

No es dureza de corazón o pasiones malignas lo que conduce a ciertos individuos al ateísmo, sino más bien una escrupulosa honestidad intelectual. Esteve Allen
Comentarios recientes
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

A continuación, un vídeo de una conferencia islámica en Noruega realizada en 2013 en la que el presidente de Islam Net, Fahad Qureshi, afirmaba que no existen «islamistas radicales» ya que ellos, los «moderados», compartían las mismas ideas y que dicho término corresponde a una campaña mediática «islamofobica». Ivan Antezana explica coherentemente tal argumentación falaz en su mismo canal de Youtube (veáse más abajo el texto).

En esta conferencia, como puede verse, Qureshi expresó su apoyo a la ejecución de homosexuales y argumentó que los «musulmanes sunníes normales» están de acuerdo en que este es un castigo apropiado que debería llevarse a cabo en todas partes, tanto para la homosexualidad como para el adulterio. Toda la sala, como puede verse en dicha conferencia, apoyó dicha idea alzando sus manos.

En una conferencia en Noruega en 2013, con asistencia de más de 4000 personas, el presidente de Islam Net ensayó una memorable falacia defensiva: que todos los musulmanes creen en las mismas cosas, y por lo tanto no hay tal diferencia entre extremistas y moderados. De modo que o todos los musulmanes son radicales, o son los medios repletos de «islamofobia» los que repiten tan «desquiciada» afirmación. El orador responde que, al ser todos iguales, la respuesta es que los medios de comunicación son los culpables.

«Cuando las organizaciones musulmanas invitan shaykhs que hablan abiertamente sobre los valores del islam, los medios occidentales islamofóbicos comienzan a asesinar el carácter de esa organización y al ponente invitado. La pregunta sobre la que los periodistas islamófóbicos necesitan reflexionar es: son estos puntos de vista dizque «radicales» que ellos critican respaldados solamente por estos pocos individuos que son invitados alrededor del mundo, o creen los musulmanes comunes en ellos. Si los musulmanes comunes creen en estos valores que significa que más o menos todos los musulmanes son radicales y que el islam es una religión radical.

Dado que este no es el caso, ya que el islam es una religión pacífica y también lo son las masas de musulmanes comunes, estos shaykhs no pueden ser radicales. Más bien es la islamofobia de los medios de comunicación occidentales ignorantes que están más preocupados por ganar dinero mediante la alienación del islam, presentando a los musulmanes de esta manera.

Islam Net, una organización en Noruega, invitó a 9 oradores a la Conferencia de Paz de Escandinavia 2013. Lo más probable es que estos oradores serían etiquetados como «extremistas» si los medios de comunicación fueran a escribir sobre la conferencia. Pero ¿cómo es que esta conferencia fue el mayor evento internacional escandinavo islámico que ha tenido lugar en Noruega con cerca de 4.000 asistentes? ¿Estaban la mayoría de los que asistieron en oposición a lo que los oradores estaban predicando? Si es así, ¿cómo es que ellos pagaron para entrar? Olvidemos eso por un momento, imaginemos que en realidad no supiéramos lo que todas estas personas pensaban, por ejemplo, la segregación de hombres y mujeres, o la lapidación hasta la muerte de los que cometen adulterio.

El Presidente de Islam Net, Fahad Ullah Qureshi preguntó a la audiencia, y la respuesta fue clara. Los asistentes eran musulmanes sunitas del común. No se consideraban a sí mismos radicales o extremistas. Ellos creían que la segregación era lo correcto a hacer, tanto hombres como mujeres estuvieron de acuerdo en esto. Incluso apoyaron la lapidación o cualquier castigo que el islam o el profeta Mahoma (la paz sea con él) ordenara por adulterio o cualquier otro delito. Incluso creían que estas prácticas deben aplicarse en todo el mundo. Ahora, ¿qué nos dice eso? O todos los musulmanes y el islam es radical, o los medios de comunicación son islamófóbicos y racistas en su presentación del islam. El islam no es radical, ni los musulmanes son radicales en general. Eso significa que los medios de comunicación son la razón del odio contra los musulmanes, que se está extendiendo entre los no musulmanes en los países occidentales».

Fuente: Descripción que Antezana recoge del vídeo original (vídeo ya no disponible).

Esta falacia se derrumba cuando la retórica es confrontada con la realidad. Dado que la moral occidental actual condena el racismo, los apologistas islámicos se victimizan acusando de «racistas» a quienes rechazan su religión. Es asombroso con cuánta facilidad es esta falacia pasada por alto. Porque el islam no es una raza ni una etnia, el islam es una religión. Entonces, es imposible hablar de racismo, lo que hay allí es la simple incapacidad musulmana de defender sus ideas sin contar con superioridad de condiciones. Y en cuanto a la «islamofobia», término favorito de sus apologistas, el sufijo «fobia» significa «temor». Y lo que inspira el islam no es temor, sino desprecio. Desprecio por sus enfermas enseñanzas, repletas de odio, violencia y denigración de las minorías o de todo aquel que piense diferente.

Pero volvamos al meollo de la argumentación, y dejemos las cosas en claro. La falacia de Fahad Qureshi es simple: no existen ni «extremistas» ni «moderados», todos son simplemente musulmanes. Entonces, el solo hecho de crear esas etiquetas es la prueba de la «islamofobia». Obviamente, no es así. El que se apliquen tales etiquetas no tiene que ver con investigar por el apoyo a tales o cuales doctrinas específicas dentro del islam, sino simplemente con evaluar las acciones. Quienes se revientan en atentados suicidas, lapidan mujeres, decapitan a miembros de otras religiones o entierran vivos a niños cometen actos indudablemente extremos, y son atinadamente llamados «extremistas». El que los demás musulmanes, que reclaman no pertenecer a estos grupos, afirmen creer en las mismas cosas, es efectivamente una prueba de unidad ideológica en el islam, aunque con una clara diferencia de praxis entre uno y otro grupo. Pero cabe resaltar que esta «unidad» se da específicamente en el ámbito de lo «extremista» o «radical». Porque, seamos claros: si alguien defiende enseñanzas como la inferioridad de la mujer, lo correcto de matarlas a pedradas por haber sido violadas y afirma que eso debería promoverse en todo el mundo, entonces tiene ideas extremas. Que no haya dado el paso de ponerlas en práctica todavía no lo salva del extremismo ideológico. Si algo demostró Fahad Qureshi, es lo que muchos librepensadores saben desde hace un tiempo: que no existen «moderados» en el islam, que los llamados «moderados» no son más que los tontos útiles de los «extremistas», y que el problema siempre ha sido el islam mismo.

Comentario

En los tiempos del policorrectismo, por lo visto, está de moda aludir al «respeto» por las religiones. Como si toda ideología, por el mero hecho de contener un cuerpo doctrinal, seres fantásticos dando órdenes y un grupo sectario creyendo en la existencia de dichos personajes mereciera inherentemente dicho respeto. Se ha generado en los medios, además, la tendencia hacia hacer distinciones falaces del tipo creencia/creyentes o moderados/radicales como si ambos fueran cosas totalmente distintas. Todo el monoteísmo abrahámico ha predicado y predica la homofobia. Hasta que esto no les entre en la cabeza a aquellos que realizan dichas distinciones, refutadas por los propios religiosos (como se demuestra en este caso con Islam Net), no se podrá avanzan en la solución de dicho problema.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

7 respuestas

  1. Charly Hebdo es un ejemplo perfecto de incorrectismo político, perfecto en una sociedad que verdadramente se precie de ser laica. Es un acto de liberalidad en un sentido fundamentalmente político. Un acto que enriquece la sociedad y a mi como individuo.

    No es de extrañar que tenga enemigos en ambos lados del espectro judeocristiano.

    Lo primero que una tiranía elimina de plano es el humor, como bien lo define Eco en la forma de Jorge de Burgos (y era español para más perfidia).

    Sin embargo una cosa es la crítica acerva, despiadada respaldada en la lógica y el análisis, y otra la personalización del ataque.
    Digamos atacar a la golfa de al lado porque es una creyente. Eso no es incorrectismo político. Es simplemente grosería sin ninguna utilidad. Es un asunto en negativo del caso aquel en que un evangélico se te cruza en el camino para I crearte por cómo te vistes o de la influencia maligna que ejerce por diferir de su criterio o de su propia estética.

    No me queda claro como decirle estúpida a mi abuela de 80 años por ser creyente y fanática me pueda ayudar o disminuir mis dudas.

    1. Me saca usted a Charlie Hebdo como ejemplo y luego me viene con que «Sin embargo una cosa es la crítica acerva, despiadada respaldada en la lógica y el análisis, y otra la personalización del ataque. Me da a mi que, más allá de lo poco que ha visto de Hebdo en los medios a raíz de los ataques, no conoce usted bien la revista.

      En esa revista que usted usa como ejemplo antónimo a esta web para así poder criticarme, esa que usted describe como un «perfecto de incorrectismo político, perfecto en una sociedad que verdadramente se precie de ser laica» repleta de «críticas acervas, despiadadas respadadas en la lógica y el análisis» y que «enriquece la sociedad» y le «enriquece a usted como individuo» también se hacía (y se sigue haciendo) una «personalización del ataque«.

      Aquí tiene unos cuantos ejemplos. Hebdo puede llamar, por ejemplo, nazis a los texanos afectados por el Harvey pero yo soy quien tiene que ser «políticamente correcto» para agradarle a usted. Insisto ¿a qué viene si tanto le desagrada mi tono? ¿A qué viene a esta web si la considera tan fútil?

      «No me queda claro como decirle estúpida a mi abuela de 80 años por ser creyente y fanática me pueda ayudar o disminuir mis dudas.«

      Tampoco, se ve, le queda claro qué es la libertad de expresión, que pretende imponer cómo y qué se debe decir a alguien que dice idioteces simplemente porque las cree. Además ¿Qué clase de ejemplo falaz es ese? ¿Está intentando decir que mi objetivo, por llamar borregos o imbéciles a quienes estafan y mienten a otros simplemente porque lo creen, es «disminuir mis dudas«? Yo no tengo dudas: quienes estafan y mienten no me merecen ningún tipo de respeto. Por cierto ¿es que su abuela va también por ahí, por ejemplo, cobrando dinero por decir que con la fe puede curar enfermos? ¿va diciendo por ahí que los homosexuales son unos enfermos o que los infieles merecen la muerte e incluso torturas eternas por no creer lo mismo que ella? Porque si es así, lo siento, pero con «estúpida» incluso se está usted quedando corto.

  2. _,_,Me denominó solamente como crellete de la palabra de Dios!! La cual es la biblia. & por lo tanto estoy encontrá de toda lo que llaman religión. Especialmente de la católica romana y de la religión islámica. Ya que estas son las que más daños y muertes han cometido’•’,y persisten aun en ello.

    1. Negar la realidad debe de ser una costumbre muy arraigada en ustedes, religiosos. Se lo digo porque lo que nosotros denominamos como «religión» es (en todos los idiomas que busque):

      Del lat. religio, -ōnis.

      1. f. Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

      La acepción que nosotros criticamos del término «religión» no es sólo la que ustedes usan, la 5ª.

      Por mucho que ustedes digan no ser religiosos o no pertenecer a una religión, lo son.

  3. Toda creencia religiosa es reaccionaria, todo lo somete al otro mundo fantastico donde seran felices, la clase opresora satisfecha que las sometidas asi lo crean.

  4. Como dice la admirable Talisma Nasrin:

    <>

    <>

    Debe suceder lo mismo que con el Cristianismo y el Judaísmo en tiempos del Renacimiento y la Ilustración.

    Sin embargo, la religión para mi no es el opio del pueblo, es el «atraso inamovible» del pueblo.

    El verdadero opio es la Envidia.

    PD: DERECHOS PARA TODOS SIN EXCEPCIÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede con tu cuenta