"Dios ha sido durante mucho tiempo la mejor explicación disponible, pero ahora las tenemos mucho mejores. Dios no explica nada en absoluto, al contrario, se ha convertido en algo que necesita una cantidad insalvable de explicaciones."

Douglas Adams

Los actos del dios “amoroso, pacífico y misericordioso” judeocristiano y Josué

Cuantas veces habré tenido que oír y leer a creyentes religiosos afirmando que “dios es amor” y “dios es misericordioso” cuando estos no se han leído la biblia o han omitido ( no sé muy bien por qué motivo ) la descripción que hace esta de ese personaje y amigo imaginario al que recurren cuando algo no sale como desean. Muchos de esos han afirmado también que descontextualizo lo que dice la biblia y que estoy “pecando” por ello. ¿no será que no quieren ver lo que su libro de “consejos morales” afirma realmente? Pues bien… En este artículo voy ha hacer algo que no he hecho anteriormente: no comentar lo que dice la biblia durante la narración. Será ese libro de mitología el encargado de describir a ese personaje por si mismo. A ver si así de paso consigo dos cosas: que estos creyentes por fin la lean, y que vean por si mismos lo que en esta escribieron esos nómadas de la prehistoria. Solo haré una cosa, subrayaré las partes en las que ese personaje habla, en las que actúa él y sus “elegidos”. ¿Por qué hago esto? veremos si hay algún creyente capaz de justificar lo que dice el texto, el comportamiento de su “dios amoroso, pacifico y misericordioso” y culparme de descontextualizar ni un solo punto de ese libro que han decidido creerse, defender y excusar.

Índice de contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Piensa en ello…

Comentarios recientes
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

images (1)

Cuantas veces habré tenido que oír y leer a creyentes religiosos afirmando que “dios es amor” y “dios es misericordioso” cuando estos no se han leído la biblia o han omitido ( no sé muy bien por qué motivo ) la descripción que hace esta de ese personaje y amigo imaginario al que recurren cuando algo no sale como desean.

Muchos de esos han afirmado también que descontextualizo lo que dice la biblia (excusa que emplean con todo aquel que lee sin sesgo alguno ese libro) y que estoy “pecando” por ello ¿no será que no quieren ver lo que su libro de “consejos morales” afirma realmente? Pues bien… En este artículo voy ha hacer algo que no he hecho anteriormente: no comentar lo que dice la Biblia durante la narración. Será ese mismo libro de mitología judeohelénica el encargado de describir a ese personaje por si mismo. A ver si así de paso consigo dos cosas: que estos creyentes por fin la lean, y que vean por si mismos lo que en esta escribieron esos nómadas de la prehistoria.

Solo haré una cosa: subrayaré las partes en las que ese personaje habla y aquellas en las que actúa él y sus “elegidos”.

¿Por qué hago esto? veremos si hay algún creyente capaz de justificar lo que dice el texto en cuestión, el comportamiento de su “dios amoroso, pacifico y misericordioso” y culparme de descontextualizar ni un solo punto de ese libro que han decidido creerse, defender y excusar.

[toc]

Nota: La historia comienza después de la supuesta conquista de Jericó, (Josué 6) donde ya se muestra el carácter de sus protagonistas principales, por lo que he incluiré lo que narra la biblia a partir de ahí. En Josué 7 empieza un relato distinto y en él se afirma que parte de los “hijos de Israel” tomaron para sí “anatema”. ¿que es esto? Personas, animales y/u objetos que debían ser sacrificados a su dios, Yahvé (en realidad estos se entregaban a sus liderares políticos) tal y como este dios “amoroso, pacifico y misericordioso” supuestamente ordena en Deuteronomio 20 (dejo también el enlace al capítulo, no sea que quieran negarme también esto). Explicado esto, comencemos…

Código de colores:

Las partes en las que habla ese “dios”.(violeta)

Las partes en las que hablan sus “elegidos”.(verde)

Las partes en las que actúan sus “elegidos”.(azul)

Los “actos negativos contra dios y su pueblo elegido”.(naranja)

Actos “morales” destacables de ese “pueblo elegido” y su “dios”.(rojo)

Actos “sobrenaturales” realizados por ese “dios” y comportamientos contradictorios por ese “dios” y su “pueblo elegido”.(gris)

 

 

Josué 7 – ¿qué hacer contra quienes toman el “anatema” que debía ser para ese dios?

7 EMPERO los hijos de Israel cometieron prevaricación en el anatema: porque Achân, hijo de Carmi, hijo de Zabdi, hijo de Zera, de la tribu de Judá, tomó del anatema; y la ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel.

2 Y Josué envió hombres desde Jericó á Hai, que estaba junto á Beth-aven hacia el oriente de Beth-el; y hablóles diciendo: Subid, y reconoced la tierra. Y ellos subieron, y reconocieron á Hai.

3 Y volviendo á Josué, dijéronle: No suba todo el pueblo, mas suban como dos mil ó como tres mil hombre, y tomarán á Hai: no fatigues á todo el pueblo allí, porque son pocos.

4 Y subieron allá del pueblo como tres mil hombres, los cuales huyeron delante de los de Hai.

5 Y los de Hai hirieron de ellos como treinta y seis hombres, y siguiéronlos desde la puerta hasta Sebarim, y los rompieron en la bajada: por lo que se disolvió el corazón del pueblo, y vino á ser como agua.

6 Entonces Josué rompió sus vestidos, y postróse en tierra sobre su rostro delante del arca de Jehová hasta la tarde, él y los ancianos de Israel; y echaron polvo sobre sus cabezas.

7 Y Josué dijo: ­Ah, Señor Jehová! ¿Por qué hiciste pasar á este pueblo el Jordán, para entregarnos en las manos de los Amorrheos, que nos destruyan? ­Ojalá nos hubiéramos quedado de la otra parte del Jordán!

8 Ay Señor! ¿qué diré, ya que Israel ha vuelto las espaldas delante de sus enemigos?

9 Porque los Cananeos y todos los moradores de la tierra oirán, y nos cercarán, y raerán nuestro nombre de sobre la tierra: entonces ¿qué harás tú á tu grande nombre?

10 Y Jehová dijo á Josué: Levántate; ¿por qué te postras así sobre tu rostro?

11 Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les había mandado; pues aun han tomado del anatema, y hasta han hurtado, y también han mentido, y aun lo han guardado entre sus enseres.

12 Por esto los hijos de Israel no podrán estar delante de sus enemigos, sino que delante de sus enemigos volverán las espaldas; por cuanto han venido á ser anatema: ni seré más con vosotros, si no destruyereis el anatema de en medio de vosotros.

13 Levántate, santifica al pueblo, y di: Santificaos para mañana, porque Jehová el Dios de Israel dice así: Anatema hay en medio de ti, Israel; no podrás estar delante de tus enemigos, hasta tanto que hayáis quitado el anatema de en medio de vosotros.

14 Os allegaréis, pues, mañana por vuestras tribus; y la tribu que Jehová tomare, se allegará por sus familias; y la familia que Jehová tomare, se allegará por sus casas; y la casa que Jehová tomare, allegaráse por los varones;

15 Y el que fuere cogido en el anatema, será quemado á fuego, él y todo lo que tiene, por cuanto ha quebrantado el pacto de Jehová, y ha cometido maldad en Israel.

16 Josué, pues, levantándose de mañana, hizo allegar á Israel por sus tribus; y fué tomada la tribu de Judá;

17 Y haciendo allegar la tribu de Judá, fué tomada la familia de los de Zera; haciendo luego allegar la familia de los de Zera por los varones, fué tomado Zabdi;

18 E hizo allegar su casa por los varones, y fué tomado Achân, hijo de Carmi, hijo de Zabdi, hijo de Zera, de la tribu de Judá.

19 Entonces Josué dijo á Achân: Hijo mío, da gloria ahora á Jehová el Dios de Israel, y dale alabanza, y declárame ahora lo que has hecho; no me lo encubras.

20 Y Achân respondió á Josué, diciendo: Verdaderamente yo he pecado contra Jehová el Dios de Israel, y he hecho así y así:

21 Que vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de plata, y un changote de oro de peso de cincuenta siclos; lo cual codicié, y tomé: y he aquí que está escondido debajo de tierra en el medio de mi tienda, y el dinero debajo de ello.

22 Josué entonces envió mensajeros, los cuales fueron corriendo á la tienda; y he aquí estaba escondido en su tienda, y el dinero debajo de ello:

23 Y tomándolo de en medio de la tienda, trajéronlo á Josué y á todos los hijos de Israel, y pusiéronlo delante de Jehová.

24 Entonces Josué, y todo Israel con él, tomó á Achân hijo de Zera, y el dinero, y el manto, y el changote de oro, y sus hijos, y sus hijas, y sus bueyes, y sus asnos, y sus ovejas, y su tienda, y todo cuanto tenía, y lleváronlo todo al valle de Achôr;

25 Y dijo Josué: ¿Por qué nos has turbado? Túrbete Jehová en este día. Y todos los Israelitas los apedrearon, y los quemaron á fuego, después de apedrearlos con piedras;

26 Y levantaron sobre él un gran montón de piedras, hasta hoy. Y Jehová se tornó de la ira de su furor. Y por esto fué llamado aquel lugar el Valle de Achôr, hasta hoy.

Josué 8 – Continuando con la conquista

8 Y JEHOVA dijo á Josué: No temas, ni desmayes; toma contigo toda la gente de guerra, y levántate y sube á Hai. Mira, yo he entregado en tu mano al rey de Hai, y á su pueblo, á su ciudad, y á su tierra.

2 Y harás á Hai y á su rey como hiciste á Jericó y á su rey: sólo que sus despojos y sus bestias tomaréis para vosotros. Pondrás, pues, emboscadas á la ciudad detrás de ella.

3 Y levantóse Josué, y toda la gente de guerra, para subir contra Hai: y escogió Josué treinta mil hombres fuertes, los cuales envió de noche.

4 Y mandóles, diciendo: Mirad, pondréis emboscada á la ciudad detrás de ella: no os alejaréis mucho de la ciudad, y estaréis todos apercibidos.

5 Y yo, y todo el pueblo que está conmigo, nos acercaremos á la ciudad; y cuando saldrán ellos contra nosotros, como hicieron antes, huiremos delante de ellos.

6 Y ellos saldrán tras nosotros, hasta que los arranquemos de la ciudad; porque ellos dirán: Huyen de nosotros como la primera vez. Huiremos, pues, delante de ellos.

7 Entonces vosotros os levantaréis de la emboscada, y os echaréis sobre la ciudad; pues Jehová vuestro Dios la entregará en vuestras manos.

8 Y cuando la hubiereis tomado, le prenderéis fuego. Haréis conforme á la palabra de Jehová. Mirad que os lo he mandado.

9 Entonces Josué los envió; y ellos se fueron á la emboscada, y pusiéronse entre Beth-el y Hai, al occidente de Hai:y Josué se quedó aquella noche en medio del pueblo.

10 Y levantándose Josué muy de mañana, revistó al pueblo, y subió él, con los ancianos de Israel, delante del pueblo contra Hai.

11 Y toda la gente de guerra que con él estaba, subió, y acercóse, y llegaron delante de la ciudad, y asentaron el campo á la parte del norte de Hai: y el valle estaba entre él y Hai.

12 Y tomó como cinco mil hombres, y púsolos en emboscada entre Beth-el y Hai, á la parte occidental de la ciudad.

13 Y el pueblo, todo el campo que estaba á la parte del norte de la ciudad, colocado ya cerca, y su emboscada al occidente de la ciudad, vínose Josué aquella noche al medio del valle.

14 Lo cual como viese el rey de Hai, levantóse prestamente de mañana, y salió con la gente de la ciudad contra Israel, él y todo su pueblo, para combatir por el llano al tiempo señalado, no sabiendo que le estaba puesta emboscada á las espaldas de la ciudad.

15 Entonces Josué y todo Israel, haciéndose vencidos, huyeron delante de ellos por el camino del desierto.

16 Y todo el pueblo que estaba en Hai se juntó para seguirlos: y siguieron á Josué, siendo así arrancados de la ciudad.

17 Y no quedó hombre en Hai y Beth-el, que no saliera tras de Israel; y por seguir á Israel dejaron la ciudad abierta.

18 Entonces Jehová dijo á Josué: Levanta la lanza que tienes en tu mano hacia Hai, porque yo la entregaré en tu mano. Y Josué levantó hacia la ciudad la lanza que en su mano tenía.

19 Y levantándose prestamente de su lugar los que estaban en la emboscada, corrieron luego que él alzó su mano, y vinieron á la ciudad, y la tomaron, y apresuráronse á prenderle fuego.

20 Y como los de la ciudad miraron atrás, observaron, y he aquí el humo de la ciudad que subía al cielo, y no tuvieron arbitrio para huir ni á una parte ni á otra: y el pueblo que iba huyendo hacia el desierto, se volvió contra los que le seguían.

21 Josué y todo Israel, viendo que los de la emboscada habían tomado la ciudad, y que el humo de la ciudad subía, tornaron, é hirieron á los de Hai.

22 Y los otros salieron de la ciudad á su encuentro: y así fueron encerrados en medio de Israel, los unos de la una parte, y los otros de la otra. Y los hirieron hasta que no quedó ninguno de ellos que escapase.

23 Y tomaron vivo al rey de Hai, y trajéronle á Josué.

24 Y cuando los Israelitas acabaron de matar á todos los moradores de Hai en el campo, en el desierto, donde ellos los habían perseguido, y que todos habían caído á filo de espada hasta ser consumidos, todos los Israelitas se tornaron á Hai, y también la pusieron á cuchillo.

25 Y el número de los que cayeron aquel día, hombres y mujeres, fué doce mil, todos los de Hai.

26 Y Josué no retrajo su mano que había extendido con la lanza, hasta que hubo destruído á todos los moradores de Hai.

27 Empero los Israelitas tomaron para sí las bestias y los despojos de la ciudad, conforme á la palabra de Jehová que él había mandado á Josué.

28 Y Josué quemó á Hai y redújola á un montón perpetuo, asolado hasta hoy.

29 Mas al rey de Hai colgó de un madero hasta la tarde: y como el sol se puso, mandó Josué que quitasen del madero su cuerpo, y lo echasen á la puerta de la ciudad: y levantaron sobre él un gran montón de piedras, hasta hoy.

30 Entonces Josué edificó un altar á Jehová Dios de Israel en el monte de Ebal,

31 Como Moisés, siervo de Jehová, lo había mandado á los hijos de Israel, como está escrito en el libro de la ley de Moisés, un altar de piedras enteras sobre las cuales nadie alzó hierro: y ofrecieron sobre él holocaustos á Jehová, y sacrificaron víctimas pacíficas.

32 También escribió allí en piedras la repetición de la ley de Moisés, la cual él había escrito delante de los hijos de Israel.

33 Y todo Israel, y sus ancianos, oficiales, y jueces, estaban de la una y de la otra parte junto al arca, delante de los sacerdotes Levitas que llevan el arca del pacto de Jehová; así extranjeros como naturales, la mitad de ellos estaba hacia el monte de Gerizim, y la otra mitad hacia el monte de Ebal; de la manera que Moisés, siervo de Jehová, lo había mandado antes, para que bendijesen primeramente al pueblo de Israel.

34 Después de esto, leyó todas las palabras de la ley, las bendiciones y las maldiciones, conforme á todo lo que está escrito en el libro de la ley.

35 No hubo palabra alguna de todas las cosas que mandó Moisés, que Josué no hiciese leer delante de toda la congregación de Israel, mujeres y niños, y extranjeros que andaban entre ellos.

Josué 9 – El miedo es la mejor arma para conseguir “siervos” (esclavos)

9 Y ACONTECIO que como oyeron estas cosas todos los reyes que estaban de esta parte del Jordán, así en las montañas como en los llanos, y en toda la costa de la gran mar delante del Líbano, los Hetheos, Amorrheos, Cananeos, Pherezeos, Heveos, y Jebuseos;

2 Juntáronse á una, de un acuerdo, para pelear contra Josué é Israel.

3 Mas los moradores de Gabaón, como oyeron lo que Josué había hecho á Jericó y á Hai,

4 Ellos usaron también de astucia; pues fueron y fingiéronse embajadores, y tomaron sacos viejos sobre sus asnos, y cueros viejos de vino, rotos y remendados,

5 Y zapatos viejos y recosidos en sus pies, con vestidos viejos sobre sí; y todo el pan que traían para el camino, seco y mohoso.

6 Así vinieron á Josué al campo en Gilgal, y dijéronle á él y á los de Israel: Nosotros venimos de tierra muy lejana: haced pues ahora con nosotros alianza.

7 Y los de Israel respondieron á los Heveos: Quizás vosotros habitáis en medio de nosotros: ¿cómo pues podremos nosotros hacer alianza con vosotros?

8 Y ellos respondieron á Josué: Nosotros somos tus siervos.Y Josué les dijo: ¿Quién sois vosotros y de dónde venís?

9 Y ellos respondieron: Tus siervos han venido de muy lejanas tierras, por la fama de Jehová tu Dios; porque hemos oído su fama, y todas las cosas que hizo en Egipto,

10 Y todo lo que hizo á los dos reyes de los Amorrheos que estaban de la otra parte del Jordán; á Sehón rey de Hesbón, y á Og rey de Basán, que estaba en Astaroth.

11 Por lo cual nuestros ancianos y todos los moradores de nuestra tierra nos dijeron: Tomad en vuestras manos provisión para el camino, é id al encuentro de ellos, y decidles: Nosotros somos vuestros siervos, y haced ahora con nosotros alianza.

12 Este nuestro pan tomamos caliente de nuestras casas para el camino el día que salimos para venir á vosotros; y helo aquí ahora que está seco y mohoso:

13 Estos cueros de vino también los henchimos nuevos; helos aquí ya rotos: también estos nuestros vestidos y nuestros zapatos están ya viejos á causa de lo muy largo del camino.

14 Y los hombres de Israel tomaron de su provisión del camino, y no preguntaron á la boca de Jehová.

15 Y Josué hizo paz con ellos, y concertó con ellos que les dejaría la vida: también los príncipes de la congregación les juraron.

16 Pasados tres días después que hicieron con ellos el concierto, oyeron como eran sus vecinos, y que habitaban en medio de ellos.

17 Y partiéronse los hijos de Israel, y al tercer día llegaron á sus ciudades: y sus ciudades eran Gabaón, Caphira, Beeroth, y Chiriath-jearim.

18 Y no los hirieron los hijos de Israel, por cuanto los príncipes de la congregación les habían jurado por Jehová el Dios de Israel. Y toda la congregación murmuraba contra los príncipes.

19 Mas todos los príncipes respondieron á toda la congregación: Nosotros les hemos jurado por Jehová Dios de Israel; por tanto, ahora no les podemos tocar.

20 Esto haremos con ellos: les dejaremos vivir, porque no venga ira sobre nosotros á causa del juramento que les hemos hecho.

21 Y los príncipes les dijeron: Vivan; mas sean leñadores y aguadores para toda la congregación, como los príncipes les han dicho.

22 Y llamándolos Josué, les habló diciendo: ¿Por qué nos habéis engañado, diciendo, Habitamos muy lejos de vosotros; una vez que moráis en medio de nosotros?

23 Vosotros pues ahora sois malditos, y no faltará de vosotros siervo, y quien corte la leña y saque el agua para la casa de mi Dios.

24 Y ellos respondieron á Josué, y dijeron: Como fué dado á entender á tus siervos, que Jehová tu Dios había mandado á Moisés su siervo que os había de dar toda la tierra, y que había de destruir todos los moradores de la tierra delante de vosotros, por esto temimos en gran manera de vosotros por nuestras vidas, é hicimos esto.

25 Ahora pues, henos aquí en tu mano: lo que te pareciere bueno y recto hacer de nosotros, hazlo.

26 Y él lo hizo así; que los libró de la mano de los hijos de Israel, para que no los matasen.

27 Y constituyólos Josué aquel día por leñadores y aguadores para la congregación y para el altar de Jehová, en el lugar que él escogiese: lo que son hasta hoy.

Josué 10 – El Sol y la Luna se detienen (adiós a la rotación y la translación)

10 Y COMO Adonisedec rey de Jerusalem oyó que Josué había tomado á Hai, y que la habían asolado, (como había hecho á Jericó y á su rey, así hizo á Hai y á su rey;) y que los moradores de Gabaón habían hecho paz con los Israelitas, y que estaban entre ellos;

2 Tuvieron muy gran temor; porque Gabaón era una gran ciudad, como una de las ciudades reales, y mayor que Hai, y todos sus hombres fuertes.

3 Envió pues á decir Adonisedec rey de Jerusalem, á Oham rey de Hebrón, y á Phiream rey de Jerimoth, y á Japhia rey de Lachîs, y á Debir rey de Eglón:

4 Subid á mí, y ayudadme, y combatamos á Gabaón: porque ha hecho paz con Josué y con los hijos de Israel.

5 Y cinco reyes de los Amorrheos, el rey de Jerusalem, el rey de Hebrón, el rey de Jerimoth, el rey de Lachîs, el rey de Eglón, se juntaron y subieron, ellos con todos sus ejércitos, y asentaron campo sobre Gabaón, y pelearon contra ella.

6 Y los moradores de Gabaón enviaron á decir á Josué al campo en Gilgal: No encojas tus manos de tus siervos; sube prestamente á nosotros para guardarnos y ayudarnos: porque todos los reyes de los Amorrheos que habitan en las montañas, se han juntado contra nosotros.

7 Y subió Josué de Gilgal, él y todo el pueblo de guerra con él, y todos los hombres valientes.

8 Y Jehová dijo á Josué: No tengas temor de ellos: porque yo los he entregado en tu mano, y ninguno de ellos parará delante de ti.

9 Y Josué vino á ellos de repente, toda la noche subió desde Gilgal.

10 Y Jehová los turbó delante de Israel, é hiriólos con gran mortandad en Gabaón: y siguiólos por el camino que sube á Beth-oron, é hiriólos hasta Azeca y Maceda.

11 Y como iban huyendo de los Israelitas, á la bajada de Beth-oron, Jehová echó sobre ellos del cielo grandes piedras hasta Azeca, y murieron: muchos más murieron de las piedras del granizo, que los que los hijos de Israel habían muerto á cuchillo.

12 Entonces Josué habló á Jehová el día que Jehová entregó al Amorrheo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los Israelitas: Sol, detente en Gabaón; Y tú, Luna, en el valle de Ajalón.

13 Y el sol se detuvo y la luna se paró, Hasta tanto que la gente se hubo vengado de sus enemigos. ¿No está aquesto escrito en el libro de Jasher? Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró á ponerse casi un día entero.

14 Y nunca fué tal día antes ni después de aquél, habiendo atendido Jehová á la voz de un hombre: porque Jehová peleaba por Israel.

15 Y Josué, y todo Israel con él, volvíase al campo en Gilgal.

16 Pero los cinco reyes huyeron, y se escondieron en una cueva en Maceda.

17 Y fué dicho á Josué que los cinco reyes habían sido hallados en una cueva en Maceda.

18 Entonces Josué dijo: Rodad grandes piedras á la boca de la cueva, y poned hombres junto á ella que los guarden;

19 Y vosotros no os paréis, sino seguid á vuestros enemigos, y heridles la retaguardia, sin dejarles entrar en sus ciudades; porque Jehová vuestro Dios los ha entregado en vuestra mano.

20 Y aconteció que como Josué y los hijos de Israel hubieron acabado de herirlos con mortandad muy grande, hasta destruirlos, los que quedaron de ellos se metieron en las ciudades fuertes.

21 Y todo el pueblo se volvió salvo al campo á Josué en Maceda; que no hubo quien moviese su lengua contra los hijos de Israel.

22 Entonces dijo Josué: Abrid la boca de la cueva, y sacadme de ella á estos cinco reyes.

23 E hiciéronlo así, y sacáronle de la cueva aquellos cinco reyes: al rey de Jerusalem, al rey de Hebrón, al rey de Jerimoth, al rey de Lachîs, al rey de Eglón.

24 Y cuando hubieron sacado estos reyes á Josué, llamó Josué á todos los varones de Israel, y dijo á los principales de la gente de guerra que habían venido con él: Llegad y poned vuestros pies sobre los pescuezos de aquestos reyes. Y ellos se llegaron, y pusieron sus pies sobre los pescuezos de ellos.

25 Y Josué les dijo: No temáis, ni os atemoricéis; sed fuertes y valientes: porque así hará Jehová á todos vuestros enemigos contra los cuales peleáis.

26 Y después de esto Josué los hirió y los mató, é hízolos colgar en cinco maderos: y quedaron colgados en los maderos hasta la tarde.

27 Y cuando el sol se iba á poner, mandó Josué que los quitasen de los maderos, y los echasen en la cueva donde se habían escondido: y pusieron grandes piedras á la boca de la cueva, hasta hoy.

28 En aquel mismo día tomó Josué á Maceda, y la puso á cuchillo, y mató á su rey; á ellos y á todo lo que en ella tenía vida, sin quedar nada: mas al rey de Maceda hizo como había hecho al rey de Jericó.

29 Y de Maceda pasó Josué, y todo Israel con él, á Libna; y peleó contra Libna:

30 Y Jehová la entregó también á ella, y á su rey, en manos de Israel; y metióla á filo de espada, con todo lo que en ella había vivo, sin quedar nada: mas á su rey hizo de la manera que había hecho al rey de Jericó.

31 Y Josué, y todo Israel con él, pasó de Libna á Lachîs, y puso campo contra ella, y combatióla:

32 Y Jehová entregó á Lachîs en mano de Israel, y tomóla al día siguiente, y metióla á cuchillo, con todo lo que en ella había vivo, como había hecho en Libna.

33 Entonces Horam, rey de Gezer, subió en ayuda de Lachîs; mas á él y á su pueblo hirió Josué, hasta no quedar ninguno de ellos.

34 De Lachîs pasó Josué, y todo Israel con él, á Eglón: y pusieron campo contra ella, y combatiéronla:

35 Y la tomaron el mismo día, y metiéronla á cuchillo; y aquel día mató á todo lo que en ella había vivo, como había hecho en Lachîs.

36 Subió luego Josué, y todo Israel con él, de Eglón á Hebrón, y combatiéronla;

37 Y tomándola, la metieron á cuchillo, á su rey y á todas su ciudades, con todo lo que en ella había vivo, sin quedar nada: como habían hecho á Eglón, así la destruyeron con todo lo que en ella había vivo.

38 Y volviéndose Josué, y todo Israel con él, sobre Debir, combatióla;

39 Y tomóla, y á su rey, y á todas sus villas; y metiéronlos á cuchillo, y destruyeron todo lo que allí dentro había vivo, sin quedar nada; como había hecho á Hebrón, así hizo á Debir y á su rey; y como había hecho á Libna y á su rey.

40 Hirió pues Josué toda la región de las montañas, y del mediodía, y de los llanos, y de las cuestas, y á todos sus reyes, sin quedar nada; todo lo que tenía vida mató, al modo que Jehová Dios de Israel lo había mandado.

41 E hiriólos Josué desde Cades-barnea hasta Gaza, y toda la tierra de Gosén hasta Gabaón.

42 Todos estos reyes y sus tierras tomó Josué de una vez; porque Jehová el Dios de Israel peleaba por Israel.

43 Y tornóse Josué, y todo Israel con él, al campo en Gilgal.

Josué 11

11 OYENDO esto Jabín rey de Hasor, envió mensaje á Jobab rey de Madón, y al rey de Simrom, y al rey de Achsaph,

2 Y á los reyes que estaban á la parte del norte en las montañas, y en el llano al mediodía de Cinneroth, y en los llanos, y en las regiones de Dor al occidente;

3 Y al Cananeo que estaba al oriente y al occidente, y al Amorrheo, y al Hetheo, y al Pherezeo, y al Jebuseo en las montañas, y al Heveo debajo de Hermón en tierra de Mizpa.

4 Estos salieron, y con ellos todos sus ejércitos, pueblo mucho en gran manera, como la arena que está á la orilla del mar, con gran muchedumbre de caballos y carros.

5 Todos estos reyes se juntaron, y viniendo reunieron los campos junto á las aguas de Merom, para pelear contra Israel.

6 Mas Jehová dijo á Josué: No tengas temor de ellos, que mañana á esta hora yo entregaré á todos éstos, muertos delante de Israel: á sus caballos desjarretarás, y sus carros quemarás al fuego.

7 Y vino Josué, y con él todo el pueblo de guerra, contra ellos, y dió de repente sobre ellos junto á las aguas de Merom.

8 Y entrególos Jehová en manos de Israel, los cuales los hirieron y siguieronhasta Sidón la grande, y hasta las aguas calientes, y hasta el llano de Mizpa al oriente, hiriéndolos hasta que no les dejaron ninguno.

9 Y Josué hizo con ellos como Jehová le había mandado: desjarretó sus caballos, y sus carros quemó al fuego.

10 Y tornándose Josué, tomó en el mismo tiempo á Hasor, é hirió á cuchillo á su rey:la cual Hasor había sido antes cabeza de todos estos reinos.

11 E hirieron á cuchillo todo cuanto en ella había vivo, destruyendo y no dejando cosa con vida; y á Asor pusieron á fuego.

12 Asimismo tomó Josué todas las ciudades de aquestos reyes, y á todos los reyes de ellas, y los metió á cuchillo, y los destruyó, como Moisés siervo de Jehová lo había mandado.

13 Empero todas las ciudades que estaban en sus cabezos, no las quemó Israel, sacando á sola Asor, la cual quemó Josué.

14 Y los hijos de Israel tomaron para sí todos los despojos y bestias de aquestas ciudades: pero á todos los hombres metieron á cuchillo hasta destruirlos, sin dejar alguno con vida.

15 De la manera que Jehová lo había mandado á Moisés su siervo, así Moisés lo mandó á Josué: y así Josué lo hizo, sin quitar palabra de todo lo que Jehová había mandado á Moisés.

16 Tomó pues Josué toda aquella tierra, las montañas, y toda la región del mediodía, y toda la tierra de Gosén, y los bajos y los llanos, y la montaña de Israel y sus valles.

17 Desde el monte de Halac, que sube hasta Seir, hasta Baal-gad en la llanura del Líbano, á las raíces del monte Hermón: tomó asimismo todos sus reyes, los cuales hirió y mató.

18 Por muchos días tuvo guerra Josué con estos reyes.

19 No hubo ciudad que hiciese paz con los hijos de Israel, sacados los Heveos, que moraban en Gabaón: todo lo tomaron por guerra.

20 Porque esto vino de Jehová, que endurecía el corazón de ellos para que resistiesen con guerra á Israel, para destruirlos, y que no les fuese hecha misericordia, antes fuesen desarraigados, como Jehová lo había mandado á Moisés.

21 También en el mismo tiempo vino Josué y destruyó los Anaceos de los montes, de Hebrón, de Debir, y de Anab, y de todos los montes de Judá, y de todos los montes de Israel: Josué los destruyó á ellos y á sus ciudades.

22 Ninguno de los Anaceos quedó en la tierra de los hijos de Israel; solamente quedaron en Gaza, en Gath, y en Asdod.

23 Tomó, pues, Josué toda la tierra, conforme á todo lo que Jehová había dicho á Moisés; y entrególa Josué á los Israelitas por herencia, conforme á sus repartimientos de sus tribus: y la tierra reposó de guerra.

 

Conclusión

En este artículo no he intentado probar si dios existe o no, eso ya se ha hecho en otros artículos y, en todo caso, eso lo tendrían que hacer los religiosos (quienes todavía no lo han hecho), en los cuales recae e onus probandi: quienes afirman tajantemente que ese personaje existe tan solo porque ellos así lo creen.

Tampoco hablaré de lo absurdo que me parece el debatir si un personaje literario como el que se describe ahí detuvo (mágicamente) o no nuestro planeta, nuestro astro o nuestro satélite terrestre. Y no me ha hecho falta comentar cada versículo dando mi opinión o explicando a qué se refiere el autor cuando habla de que ese “pueblo elegido”  hace las cosas que hace “conforme a la ley”. Sólo he necesitado el copiar, tal cual, los capítulos que narran esta historia ficticia y exponerlos. Me habría ahorrado esto si los creyentes leyeran por fin ese libro del que tanto hablan para justificar las creencias que les han inculcado y al que tanto excusan sin haberlo leído, razonando además aquello que leen.

Leyendo estos capítulos sólo se me ocurre una pregunta que hacerles ¿Es este es el dios “pacífico, amoroso y misericordioso” del que estos, los religiosos, hablan? Sólo una persona irracional vería algo moral en esta historia y solo un enajenado mental o una persona a la que han cortado sus valores éticos intentaría justificarla o excusarla.

Por otro lado, y esto va para los creyentes que decidan comentar, ahórrense sus comentarios si su único argumento va a ser criticarme por copiar estos capítulos. Sería algo absurdo teniendo en cuenta que no he añadido nada a ellos para que estos sean como son.

Liked it? Take a second to support ateoyagnostico on Patreon!
Become a patron at Patreon!
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

Subscribete
Notificar de
guest
21 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
wilder
wilder
12 años atrás

Muchos de nosotros venimos de familias que se le inculco el dios judaico, que se paso de generación en generación, en mi caso paso lo mismo pero al leer los 5 primeros libros del antiguo testamento se ve que todo lo que te dicen que es un dios amoroso justo benévolo es totalmente falso, es mas bien un dios que se creo a semejanza del escritor a base de su moral de su tiempo donde matar por tierra era lo común.
Lo que debemos hacer las nuevas generaciones con a acceso a la información tomarlo como historia que es lo que es.
y dejar de pensar en dioses tan mal creados por seres humanos psicóticos, con demencia, y locura extrema.

vianney madrid flores
vianney madrid flores
11 años atrás
Respuesta a  wilder

mira esta bien lo que dices y lo respeto pero en realidad si no existiera alguien supremo ya no hablemos de dios si no de alguien supremo explicame tu fuiste creado apartir de una celula de tu mama y una de tu papa ahora bien la ciencia dice que provenimos del chango djemoslo a si el chango a su vez viene de una evolucion y esa evolucion de una pequeñisima celula ahora bien esa celula por que est ahi pensaras pues esta echa de esto de esto y de esto mas y te preguntaras quien puso todo eso pues bien ahora preguntate quien lo hizo??????

nebuzardan
nebuzardan
11 años atrás

historias de crimenes ordenadas por un tal jehova y ejecutadaspor su sicario josue y muchos de sus mercenarios,otra cosa no se podia esperar del libro mas aberrante en la historia humana…..lastima que muchos lo tomen como una guia moral, otros dando el diezmo manteniendo una banda de pastores comegratis, los mas tontos de puerta en puerta malgastando tiempo util. ya retirense la venda de los ojos fanaticos descerebrados. gracias

vianney madrid flores
vianney madrid flores
11 años atrás

miren para empezar no hablen de la biblia o de dios cuando ni siquiera an estudiado a fondo lo que es realmente y ustedes son como ciertas sectas donde solo se agarran de algunas partes de la biblia

vianney madrid flores
vianney madrid flores
11 años atrás

en primera dios es misericordioso para aquel que se arrepienta si no el descargara su ira sobre aquel que no se arrepienta tal vez es contradictorio pero en realidad es algo muy dificil de aprender a si que mejor ponganse hacer otra cosa y dejen a los catolicos con sus creencias y a ustedes con lo que piensan

americo
americo
11 años atrás

señores ateos, hay algo que ustedes no enteran jamás, para uds. el cristianismo es locura, dado que todo lo entienden por razonamientos y filosofias humanas, más no por lo espiritual, la razon se explica con la razón, lo espiritual con lo espiritual, cuando uno no tiene a Dios en su corazón, no entendera jamas a Dios, la Palabra de Dios sólo se revela a los espirituales más no a los razonadores; para conocer y entender a Dios tendrias que entrar a su misma dimensión, ya que ustedes estan en otra, ejm: un perro esta en una dimension diferente al del hombre, por tanto este animal no entenderá jamas todo lo que quieras que este te entienda por mas esfuerzo que haga, asi mismo no podrias tú entender al Dios Omnipotente. Solo tienes que aceptar a Jesucristo como tu amo y Señor. Chau.

Marcos
Marcos
11 años atrás

Veo que el motivo que mueve tus publicaciones (por cierto muy buenas y bien fundamentadas) no es sólo la divulgación de ideas científicas sino que hay mucho odio implícito.
Es evidente el atraso científico e intelectual que han causado las distintas denominaciones religiosas en todo el mundo con el pretexto de mantener la moralidad y la integridad humana, pero tampoco podemos pasar por alto que en nuestros países pobres de América Latina por ejemplo, buena parte de la población en extrema pobreza recibe gran alivio de parte de organizaciones cristianas de distintas denominaciones, a veces más que del mismo estado.
No veo porque odiar el hecho de que alguien tenga algo que llama fe hacia un ser divino, o que practique las buenas enseñanzas de la Biblia (que son muchas), y tampoco veo razón válida en odiar a alguien por no creer en nada y acusarlo de ciego por seguir la luz de la ciencia y sus innumerables beneficios.
El mundo sería mejor si las religiones no se opusieran tanto al libre pensamiento y si los librepensadores no se esforzaran tanto por hacer desaparecer a las religiones. Personalmente creo que necesitamos de los dos.

Kurt Barlow
Kurt Barlow
10 años atrás

» tampoco podemos pasar por alto que en nuestros países pobres de América Latina por ejemplo, buena parte de la población en extrema pobreza recibe gran alivio de parte de organizaciones cristianas de distintas denominaciones, a veces más que del mismo estado»

Las Religiones cristianas DUERMEN EL INTELECTO de las personas enseñando explícitamente que hay que aguantar a los gobernantes sus caprichos, sus conspiraciones, sus corrupciones, después de todo Dios los salvará a ellos y castigará a los poderosos.

hay que desarrollar el intelecto para defender nuestros propios derechos sin esperar ningún Dios que nos salve.
Las religiones no ayudan a nadie, darle de comer y vestir al pobre y enseñarle mitos no es ayuda, es hundirlo más aún.
se sabe que los países en donde predomina el ateísmo son los menos corruptos ¿por qué será?

Nadie
Nadie
9 años atrás

No hay nada mas triste que ver a un ateo expresando sus ideas a través del odio y del resentimiento… si uno no cree en algo se supone que ni le interesa hablar de ello, pero por lo visto estas muy interesado en desacreditar la religión y al Dios de la biblia… es allí donde expones tu frustración y tu odio hacia todo aquello que lo referencia… suicidio intelectual.

Analucia Maldonado
Analucia Maldonado
9 años atrás

 No hay personas mas intolerantes que los creyentes, siempre quieren imponer su religion y su fe y el dios de cada uno de ellos siempre es el verdadero y asi seguiran siendo en su tira y afloja. Si no estan de acuerdo con esta pagina que de paso me parece muy interesante por los datos que aporta, porque la leen? Dejen a los librepensadores que somos muchos seguir entendiendo el por que de las cosas y a no actuar con el irracionalismo de la fe y la absurda tradicion de las religiones que tanto mal nos han hecho a lo largo y ancho de la historia de la humanidad. Yo si quiero seguir aprendiendo, muchas gracias….hace ya varios años que se me cayo la venda de los ojos y ningun dios me ha castigado, sigo viviendo y experimentando, conociendo y amando, con una gran diferencia: soy mas libre. Gracias.

Analucia Maldonado
Analucia Maldonado
9 años atrás

 No hay personas mas intolerantes que los creyentes, siempre quieren imponer su religion y su fe y el dios de cada uno de ellos siempre es el verdadero y asi seguiran siendo en su tira y afloja. Si no estan de acuerdo con esta pagina que de paso me parece muy interesante por los datos que aporta, porque la leen? Dejen a los librepensadores que somos muchos seguir entendiendo el por que de las cosas y a no actuar con el irracionalismo de la fe y la absurda tradicion de las religiones que tanto mal nos han hecho a lo largo y ancho de la historia de la humanidad. Yo si quiero seguir aprendiendo, muchas gracias….hace ya varios años que se me cayo la venda de los ojos y ningun dios me ha castigado, sigo viviendo y experimentando, conociendo y amando, con una gran diferencia: soy mas libre. Gracias.a

Rey Wamba
Rey Wamba
8 años atrás
Respuesta a  Analucia Maldonado

Eso es sencillamente falso.

Desde la apostasía generalizada que supuso la revolución francesa las peores guerras y matanzas han sido patrocinadas por la mal llamada "diosa razón" y siempre en nombre de un falso progreso: la guerras napoleónicas, que con la excusa de extender el liberalismo condujeron a su general a usurpar los tronos de media Europa, las revoluciones socialistas posteriores, que prometieron un cielo en la tierra y crearon un infierno, el fascismo pagano y el racismo científico que condujeron al auge del nacional socialismo y que previamente había supuesto la despenalización de la esclavitud en multitud de países…

Si se quiere comprender a Dios hay que acudir al nuevo testamento, y concretamente al evangelio de Juan, y a partir de ahí estudiar a los padres de la Iglesia: san Pablo, San Agustín, Santo Tomás…

Coger parajes del antiguo testamento obviando que el cristianismo no es una religión, como otras, basada en un libro sino en una persona (Jesucristo, el Señor) es sencillamente no querer conocer.

 

Benjamin Bernales
Benjamin Bernales
6 años atrás

Gracias, por darme varios extractos de la biblia que hablan sobre estas cosas y ahora los buscaré y los voy a escudriñar para saber cómo tratar de rebatir tus argumentos pero explicas bastante bien y eres bastante lógico así que nuevamente te digo gracias y por cierto soy mormón no cristiano si te lo preguntabas.

21
0
Me encantaría ver su opinión, por favor comentex

¡No podríamos hacerlo sin ti!

Únete a nuestra lista de suscriptores para apoyar el mantenimiento y el desarrollo continuo de nuestro sitio web.

Accede con tu cuenta