Nunca le he imputado a la naturaleza un propósito o un objetivo, o cualquier cosa que pudiese ser entendida como antropomórfica. Lo que veo en la naturaleza es una magnífica estructura que nosotros podemos comprender sólo muy imperfectamente, y eso debe llenar a una persona pensante con sentimientos de humildad. Este es un genuino sentimiento religioso que no tiene nada que ver con el misticismo. Albert Einstein

Jesús el «pacifista»

"Es que los cristianos / es que algunos cristianos... no siguen el mensaje (pacifista / amoroso)  de Jesús"Miren, ya basta. Estoy cansado de responder siempre a las mismas concepciones parciales, producto del cherry picking, promulgadas por predicadores y demás faranduleros del cristianismo en las cuales se les leen siempre las mismas partes interesadas, repetidas una y otra vez, donde se pinta a ese personaje como una especie de hippie con mensajes de tolerancia, amor y paz.  La Biblia nos cuenta una cosa distinta.

Índice de contenido

Piensa en ello…

Yo digo que ambos somos ateos. Yo sólo creo en un dios menos que tu. Cuando entiendas porqué tu deshechas todos los otros posibles dioses, entonces entenderás porqué yo deshecho el tuyo. Stephen F. Roberts
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

«Es que los cristianos / es que algunos cristianos… no siguen el mensaje (pacifista / amoroso)  de Jesús»

Miren, ya basta. Estoy cansado de responder siempre a las mismas concepciones parciales, producto del cherry picking, promulgadas por predicadores y demás faranduleros del cristianismo en las cuales se les leen siempre las mismas partes interesadas, repetidas una y otra vez, donde se pinta a ese personaje como una especie de hippie con mensajes de tolerancia, amor y paz.  Porque siempre me llegan, cristianos e incluso no cristianos, con dicho mantra (que en realidad solo les sirve como premisa falaz para su argumento de ningún escocés verdadero cada vez que se les recalca la «ilustre» historia que ha tenido el cristianismo desde sus inicios de intolerancia incluso entre ellos mismos. Si ellos no lo hacen, o sea, si ellos no muestran a la gente (que en su mayoría no se ha leído la Biblia) las partes de sus relatos donde su «mesías» no sale bien parado, lo haré yo. De hecho esa siempre ha sido la motivación de hacer esta web: exponer lo que la religión no hace cada vez que se hace autobombo y ya hice algo similar en otro artículo. Pero aquí me pienso centrar no en todo el conjunto y en su utilidad, como hice ahí, sino en los versos donde los propios evangelistas nos cuentan cómo era ese personaje.

Veamos lo que afirman y relatan los propios autores de los evangelios y qué ponen estos en boca de su personaje principal.

No ha venido a traer la paz sino la guerra

Uno de los capítulos que más expone el tipo de pensamiento sectario es Mateo 10. En él ese personaje se dedica a decirle a sus seguidores que hagan proselitismo (cual Testigos de Jehová) allá donde vayan y para motivarles se dedica a predicarles prometiéndoles que no deben preocuparse porque aquellos que les reciban bien serán recompensados mientras que aquellos que no acepten su cansinez serán castigados. Es ahí cuando este se dedica a explicarles cual es su filosofía de vida y motivaciones. Él desea fanáticos y hace una criba:

Mateo 10:34-39

34 No penséis que he venido para meter paz en la tierra: no he venido para meter paz, sino espada.

35 Porque he venido para hacer disensión del hombre contra su padre, y de la hija contra su madre, y de la nuera contra su suegra.

36 Y los enemigos del hombre serán los de su casa.

37 El que ama padre ó madre más que á mí, no es digno de mí; y el que ama hijo ó hija más que á mí, no es digno de mí.

38 Y el que no toma su cruz, y sigue en pos de mí, no es digno de mí.

39 El que hallare su vida, la perderá; y el que perdiere su vida por causa de mí, la hallará.

 

¿Un texto aislado? A lo mejor fue cosa del autor de este capítulo atribuido tradicionalmente (aunque falsamente) a un Mateo… Para que no quedara duda de este tipo de pensamiento, otro autor confirma lo dicho en cierta medida.

Lucas 12:49-53

49 Fuego vine á meter en la tierra: ¿y qué quiero, si ya está encendido?

50 Empero de bautismo me es necesario ser bautizado: y ­cómo me angustio hasta que sea cumplido!

51 ¿Pensáis que he venido á la tierra á dar paz? No, os digo; mas disensión.

52 Porque estarán de aquí adelante cinco en una casa divididos; tres contra dos, y dos contra tres.

53 El padre estará dividido contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra.

 

Lucas 14:26-27

26 Si alguno viene á mí, y no aborrece á su padre, y madre, y mujer, é hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su vida, no puede ser mi discípulo.

27 Y cualquiera que no trae su cruz, y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

 

Un niñato consentido que maldice si no se le da lo que quiere

De las lecciones que se pueden aprender de este personaje está el que uno debe obedecerle para no atenerse a sus berrinches. Se puede ver en cómo le describieron autores de evangelios apócrifos, como el evangelio de la infancia de Tomás, cuando este nos relata qué hizo Jesusito el infante cuando otro niño le estropeo unos charcos que este estaba haciendo mientras jugaba con agua…

Muerte del hijo de Anás

III 1.Y el hijo de Anás el escriba se encontraba allí, y, con una rama de sauce, dispersaba las aguas que Jesús había reunido.
2. Y Jesús, viendo lo que ocurría, se encolerizó, y le dijo: Insensato, injusto e impío, ¿qué mal te han hecho estas fosas y estas aguas? He aquí que ahora te secarás como un árbol, y no tendrás ni raíz, ni hojas, ni fruto.
3. E inmediatamente aquel niño se secó por entero. Y Jesús se fue de allí, y volvió a la casa de José. Pero los padres del muchacho muerto lo tomaron en sus brazos, llorando su juventud, y lo llevaron a José, a quien reprocharon tener un hijo que hacía tales cosas.

Cuando vemos qué le hizo a un niño que se chocó con él accidentalmente…

Castigo infligido por Jesús a un niño

IV 1.Otra vez, Jesús atravesaba la aldea, y un niño que corría, chocó en su espalda. Y Jesús, irritado, exclamó: No continuarás tu camino. Y, acto seguido, el niño cayó muerto. Y algunas personas, que habían visto lo ocurrido, se preguntaron: ¿De dónde procede este niño, que cada una de sus palabras se realiza tan pronto?
2. Y los padres del niño muerto fueron a encontrar a José, y se le quejaron, diciendo: Con semejante hijo no puedes habitar con nosotros en la aldea, donde debes enseñarle a bendecir, y no a maldecir, porque mata a nuestros hijos.

O cuando vemos cómo este amenazó incluso a su padre. José, cuando este le reprendió por dedicarse a matar a otros niños…

José reprende a Jesús

V 1.Y José tomó a su hijo aparte, y lo reprendió, diciendo: ¿Por qué obras así? Estas gentes sufren, y nos odian, y nos persiguen. Y Jesús respondió: Sé que las palabras que pronuncias no son tuyas. Sin embargo, me callaré a causa de ti. Pero ellos sufrirán su castigo. Y, sin demora, los que lo acusaban, quedaron ciegos.
2. Y los que vieron esto, vacilantes y atónitos, decían de Jesús que toda palabra que pronunciaba, buena o mala, se cumplía, y producía un milagro. Y, cuando hubieron visto que Jesús hacía cosas semejantes, José se levantó, lo agarró por la oreja, y se la estiró con fuerza.
3. Pero el niño se enfadó, y le dijo: Bien fácil te es buscar sin encontrar, y acabas de obrar como un insensato. ¿Ignoras que te pertenezco? No me hagas daño.

De hecho el niñato del que hablamos tenía, según los propios evangelios, un ego enorme. Tanto como para vacilar y amenazar a un maestro que le enseñaba griego con preguntas falaces y luego matarlo por darle un cachete en la cabeza:

Relaciones con un segundo maestro

XIV 1.Viendo José que el niño crecía en edad y en inteligencia, y no queriendo que permaneciese iletrado, lo llevó a un segundo maestro. Y este maestro dijo a José: Le enseñaré primero las letras griegas, y luego las hebraicas. Porque el maestro conocía la inteligencia del niño. Sin embargo, después de haber escrito el alfabeto, se ocupó largamente de él, y Jesús no le respondió, hasta que le advirtió:
2. Si eres verdaderamente un maestro, y conoces bien el alfabeto, dime primero el valor de Alpha y yo te diré luego el de Beta. Pero el maestro, irritado, le pegó en la cabeza. Y el niño, en su dolor, lo maldijo, y aquél cayó exánime, con la faz contra tierra.
3. Y el niño volvió a casa de José, que quedó muy afligido, y recomendó a su madre: No le dejes pasar la puerta, porque cuantos lo encolerizan, quedan heridos de muerte.

 

Viendo estos relatos uno podría entender por qué la Iglesia decidió considerarlos apócrifos. La mala imagen que da su mesías no tiene precio. Y alguno con esto podría alegar, como excusa, que estos son evangelios «falsos» y que los que cuentan para componerse una imagen del Cristo son los evangelios canónicos.

Pues bien. Lo mismo que vemos reflejado en los apócrifos sucede cuando, ya de adulto, tras acudir al templo de Jerusalem este personaje «omnisciente», de camino a otro lugar, se dedica a maldecir árboles (y esto no es un relato metafórico y parabólico) porque, literalmente, no le dan fruto fuera de temporada.

Marcos 11:11-24

11 Y entró Jesús en Jerusalem, y en el templo: y habiendo mirado alrededor todas las cosas, y siendo ya tarde, salióse á Bethania con los doce.

12 Y el día siguiente, como salieron de Bethania, tuvo hambre.

13 Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, se acercó, si quizá hallaría en ella algo: y como vino á ella, nada halló sino hojas; porque no era tiempo de higos.

14 Entonces Jesús respondiendo, dijo á la higuera: Nunca más coma nadie fruto de ti para siempre. Y lo oyeron sus discípulos.

15 Vienen, pues, á Jerusalem; y entrando Jesús en el templo, comenzó á echar fuera á los que vendían y compraban en el templo; y trastornó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;

16 Y no consentía que alguien llevase vaso por el templo.

17 Y les enseñaba diciendo: ¿No está escrito que mi casa, casa de oración será llamada por todas las gentes? Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

18 Y lo oyeron los escribas y los príncipes de los sacerdotes, y procuraban cómo le matarían; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba maravillado de su doctrina.

19 Mas como fué tarde, Jesús salió de la ciudad.

20 Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces.

21 Entonces Pedro acordándose, le dice: Maestro, he aquí la higuera que maldijiste, se ha secado.

22 Y respondiendo Jesús, les dice: Tened fe en Dios.

23 Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere á este monte: Quítate, y échate en la mar, y no dudare en su corazón, mas creyere que será hecho lo que dice, lo que dijere le será hecho.

24 Por tanto, os digo que todo lo que orando pidiereis, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

La obsesión de los autores neotestamentarios con las higueras es tal que, además de narrar ese sucedo con Jesús luego se dedican a ponerle contando una parábola sobre un hombre que tuvo que arrancar una higuera por no darle frutos en Lucas 13:6-9:

Y dijo esta parábola: Tenía uno una higuera plantada en su viña, y vino á buscar fruto en ella, y no lo halló.

Y dijo al viñero: He aquí tres años ha que vengo á buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala, ¿por qué ocupará aún la tierra?

El entonces respondiendo, le dijo: Señor, déjala aún este año, hasta que la excave, y estercole.

Y si hiciere fruto, bien; y si no, la cortarás después.

¿Qué conclusiones podría obtener un seguidor de esta secta? Por lo visto muchos cristianos debieron interpretarla con la fatídica conclusión de que la mejor solución para ellos es acabar con la persona que no piense como ellos. «Cortar» a esa que no dará «frutos».

 

El Jesús agresivo al que se le olvida «la otra mejilla»

Además del relato donde se adoctrina al lector u oyente con el refuerzo positivo y negativo, viene la escena famosa donde este «pacifista» se dedica a agredir mercaderes porque están haciendo negocio en «su templo». Al dios/semidios (según la religión a la carta a la que usted pertenezca) de los omniatributos, como la omnisciencia y la omnibenebolencia, al «misericordioso» no se le ocurre mejor forma, con todo su omnipoder, que agredir físicamente a la gente con unos látigos improvisados.

Juan 2:13-16

13 Y estaba cerca la Pascua de los Judíos; y subió Jesús á Jerusalem.

14 Y halló en el templo á los que vendían bueyes, y ovejas, y palomas, y á los cambiadores sentados.

15 Y hecho un azote de cuerdas, echólos á todos del templo, y las ovejas, y los bueyes; y derramó los dineros de los cambiadores, y trastornó las mesas;

16 Y á los que vendían las palomas, dijo: Quitad de aquí esto, y no hagáis la casa de mi Padre casa de mercado.

 

Don Amenazas infernales

Ya os expliqué que en el judaísmo no existía infierno. En la mitología hebrea ni existía el infierno ni diablo alguno. Tanto uno como el otro son aportaciones cristianas basadas en la cultura grecorromana en la que sus autores y fundadores nacieron. Así, el «cristianismo» (término que también es griego) incorporó el Hades griego, mencionado tal cual en los evangelios. E ideó además una interpretación particular de la mitología base que cogió (la hebrea), mezclada con otras, donde transformó a una serie de personajes anónimos (que en su origen son deidades del politeísmo mesopotámico que a su vez versionó el judaísmo) en un «diablo» y en «ángeles». Y le vino bien tal concepción pues si una cosa ha demostrado funcionar bien, además de usar Princesas Alice, son los argumentos ad baculum: convencer a la gente mediante el miedo y en general mediante la persuasión coercitiva.

Por eso podemos encontrarnos con todo esto…

  1. Mateo 5:22

    Mas yo os digo, que cualquiera que se enojare locamente con su hermano, será culpado del juicio; y cualquiera que dijere á su hermano, Raca, será culpado del concejo; y cualquiera que dijere, Fatuo, será culpado del infierno del fuego.

  2. Mateo 5:29

    Por tanto, si tu ojo derecho te fuere ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti: que mejor te es que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

  3. Mateo 5:30

    Y si tu mano derecha te fuere ocasión de caer, córtala, y échala de ti: que mejor te es que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

  4. Mateo 10:28

    Y no temáis á los que matan el cuerpo, mas al alma no pueden matar: temed antes á aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

  5. Mateo 11:23
    Y tú, Capernaum, que eres levantada hasta el cielo, hasta los infiernos serás abajada; porque si en los de Sodoma fueran hechas las maravillas que han sido hechas en ti, hubieran quedado hasta el día de hoy.
  6. Mateo 18:9

    Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo y échalo de ti: mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno del fuego.

  7. Mateo 23:15

    Ay de vosotros, escribas y Fariseos, hipócritas! porque rodeáis la mar y la tierra por hacer un prosélito; y cuando fuere hecho, le hacéis hijo del infierno doble más que vosotros.

  8. Mateo 23:33

    Serpientes, generación de víboras! ¿cómo evitaréis el juicio del infierno?

  9. Lucas 10:15

    Y tú, Capernaum, que hasta los cielos estás levantada, hasta los infiernos serás abajada.

  10. Lucas 16:23

    Y en el infierno alzó sus ojos, estando en los tormentos, y vió á Abraham de lejos, y á Lázaro en su seno.

  11. Hechos 2:27

    Que no dejarás mi alma en el infierno, Ni darás á tu Santo que vea corrupción.

  12. Hechos 2:31

    Viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fué dejada en el infierno, ni su carne vió corrupción.

  13. Santiago 3:6

    Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. Así la lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, é inflama la rueda de la creación, y es inflamada del infierno.

  14. 2 Pedro 2:4-10

    Porque si Dios no perdonó á los ángeles que habían pecado, sino que habiéndolos despeñado en el infierno con cadenas de oscuridad, los entregó para ser reservados al juicio;

    Y si no perdonó al mundo viejo, mas guardó á Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de malvados;

    Y si condenó por destrucción las ciudades de Sodoma y de Gomorra, tornándolas en ceniza, y poniéndolas por ejemplo á los que habían de vivir sin temor y reverencia de Dios,

    Y libró al justo Lot, acosado por la nefanda conducta de los malvados;

    (Porque este justo, con ver y oir, morando entre ellos, afligía cada día su alma justa con los hechos de aquellos injustos;)

    Sabe el Señor librar de tentación á los píos, y reservar á los injustos para ser atormentados en el día del juicio;

    10 Y principalmente á aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia é inmundicia, y desprecian la potestad; atrevidos, contumaces, que no temen decir mal de las potestades superiores

  15. Apocalipsis 1:18

    Y el que vivo, y he sido muerto; y he aquí que vivo por siglos de siglos, Amén. Y tengo las llaves del infierno y de la muerte.

  16. Apocalipsis 6:8

    Y miré, y he aquí un caballo amarillo: y el que estaba sentado sobre él tenía por nombre Muerte; y el infierno le seguía: y le fué dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las bestias de la tierra.

  17. Apocalipsis 20:13

    Y el mar dió los muertos que estaban en él; y la muerte y el infierno dieron los muertos que estaban en ellos; y fué hecho juicio de cada uno según sus obras.

  18. Apocalipsis 20:14
    Y el infierno y la muerte fueron lanzados en el lago de fuego. Esta es la muerte segunda.

¿Algo aislado? En realidad no. Los autores bíblicos se dedicaron a amenazar a todo aquel que no les creyera o cumpliera sus órdenes. Pueden ver un recopilatorio de todas sus amenazas en este artículo. Porque si algo destila el monoteísmo abrahámico es odio e intolerancia, además de fanatismo y pensamiento mágico.

Y no, según los propios evangelios este personaje no vino a cambiar el Tanaj (para los mesiánicos: el Antiguo testamento), ni a derogar la Torah (La Ley de los profetas) con todas sus aberraciones sino a hacer que se cumpliera al pie de la letra, castigando a quien no la siga. El argumento cristiano para excusar las barbaridades de su dios en el Antiguo testamento es una falacia.

El Jesús antisistema

Clasismo en el «Jesús de los pobres»

En los evangelios, además de los relatos donde se narra lo que Jesús hace, se nos cuenta en cierta parte que este se dedica a ser condescendiente con la gente porque para él los que no le entienden directamente son tontos. Por eso les habla en parábolas. Y basándose en esta parte, los cristianos han ideado la excusa para justificar las partes absurdas y fantásticas de los relatos de que estas son las parábolas a las que se refiere su mesías. Pero el hecho es que en los evangelios se señala bastante bien cuando se narra a Jesús contando parábolas o haciendo cosas. El caso es que esta parte, el relato donde explica por qué habla en parábolas, contiene una serie de perlas que a muchos les pasan desapercibidas.

La primera de ellas, que denota cierto clasismo, es cuando este afirma literalmente que a los pobres se les quitará y a los ricos se les dará aún más.

Mateo 13:12

12 Porque á cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

 

Obediencia a las autoridades

Pareciera, por como lo pintan los cristianos ahora (hace siglos no tenían tanta predilección por buenificarlo), que este personaje es un rebelde antisistema que desafió a las autoridades judías y romanas. Al menos así se desprende en las películas y los sermones con los que algunos curas y pastores nos regalan (cuando no están dando mensajes homófobos y machistas) de vez en cuando. Pero si miramos qué dice este personaje en los evangelios, cuando habla directo, nos encontramos con esto:

Romanos 13:1-6

13 TODA alma se someta á las potestades superiores; porque no hay potestad sino de Dios; y las que son, de Dios son ordenadas.

Asi que, el que se opone á la potestad, á la ordenación de Dios resiste: y los que resisten, ellos mismos ganan condenación para sí.

Porque los magistrados no son para temor al que bien hace, sino al malo. ¿Quieres pues no temer la potestad? haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella;

Porque es ministro de Dios para tu bien. Mas si hicieres lo malo, teme: porque no en vano lleva el cuchillo; porque es ministro de Dios, vengador para castigo al que hace lo malo.

Por lo cual es necesario que le estéis sujetos, no solamente por la ira, mas aun por la conciencia.

Porque por esto pagáis también los tributos; porque son ministros de Dios que sirven á esto mismo.

 

Es tal el mensaje de sumisión, con el que se aconseja a la gente ser servil con las élites (monarquía y clero) que de hecho se explica explícitamente…

1 Pedro 2:13-20

13 Sed pues sujetos á toda ordenación humana por respeto á Dios: ya sea al rey, como á superior,

14 Ya á los gobernadores, como de él enviados para venganza de los malhechores, y para loor de los que hacen bien.

15 Porque esta es la voluntad de Dios; que haciendo bien, hagáis callara la ignorancia de los hombres vanos:

16 Como libres, y no como teniendo la libertad por cobertura de malicia, sino como siervos de Dios.

17 Honrad á todos. Amad la fraternidad. Temed á Dios. Honrad al rey.

18 Siervos*, sed sujetos con todo temor á vuestros amos; no solamente á los buenos y humanos, sino también á los rigurosos.

19 Porque esto es agradable, si alguno á causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente.

20 Porque ¿qué gloria es, si pecando vosotros sois abofeteados, y lo sufrís? mas si haciendo bien sois afligidos, y lo sufrís, esto ciertamente es agradable delante de Dios.

 

(*) «Siervos» es una traducción «amable». El cristianismo no solo no tuvo una palabra contra la esclavitud sino que, como podrán ver en el enlace que he añadido y en este mismo párrafo, la justificó y defendió diciéndole a los esclavos que serlo es algo «agradable».

El nivel de servilismo, sumisión y obediencia ciega que inculca la religión a la gente se puede percibir en los propios relatos bíblicos como este cuando literalmente les dice a aquellos que son objeto de su adoctrinación que deben obedecer a todos los gobernantes por voluntad de un ser supremo, que no tarda en castigar a quien le desobedezca, porque estos han sido colocados por él y son buenos. Quizá esto explica el por qué a lo largo de su historia el cristianismo (y resto de religiones abrahámicas) han estado apegadas a emperadores, monarcas absolutos, dictadores fascistas, zares y élites financieras. Y por qué los cristianos tienen esta tendencia a seguir, cual borregos, a todo tipo de líderes afines al clero que les vende estas ideas sin rechistar y por qué la mayoría de ellos son «monárquicos» o incluso, en el caso de España, filofranquistas. Porque aunque el cristianismo se haga el «rebelde» en realidad, desde sus textos de referencia y desde sus autoridades, lo que se busca es mantener el statu quo de familias de largo abolengo, asentadas y de clase privilegiada (anteriormente los estamentos privilegiados y luego burguesía). Por eso son los «conservadores». Y porque como tienen a un referente en unos relatos contradictorios donde este puede justificar desde la paz hasta la guerra, desde predicar que se ponga la otra mejilla mientras se actúa «ojo por ojo», podemos encontrarnos con que su Jesús no es lo que pintan cuando pretenden aparentar ser los buenos de la historia, pese a la realidad de su propia Historia.

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Accede con tu cuenta