Las religiones, como las luciérnagas, necesitan de oscuridad para brillar. Arthur Schopenhauer

Alá ¿compasivo y misericordioso?

Todos los islamistas repiten una y otra vez lo "compasivo y misericordioso" que es su dios. No hacen nada mas que repetir lo dicho en el Corán, pero... ¿Es tal y como lo afirman sus "fieles" seguidores? En un par de versos del mismísimo Corán veremos que tal y como lo narran, parece ser totalmente lo contrario.

Índice de contenido

Piensa en ello…

El mismísimo concepto de pecado viene de la Biblia. ¡El cristianismo ofrece solucionar un problema que él mismo creó! ¿Estarías agradecido a una persona que te cortara con un cuchillo para poder venderte una venda? Dan Barker
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Todos los islamistas repiten una y otra vez lo «compasivo y misericordioso» que es su dios. No hacen nada mas que repetir lo dicho en el Corán, pero… ¿Es tal y como lo afirman sus «fieles» seguidores? En un par de versos del mismísimo Corán veremos que tal y como lo narran, parece ser totalmente lo contrario.

Sura 1

Al-Fátihah (Exordio)

(Mecana, de 7 aleyas)

1. ¡En el nombre de Alá, el

Compasivo, el Misericordioso!

2. Alabado sea Alá, Señor del

universo,

3. el Compasivo, el Misericordioso,

4. Dueño del día del Juicio,

5. A Ti solo servimos y a Ti solo

imploramos ayuda.

6. Dirígenos por la vía recta,

7. la vía de los que Tú has agraciado,

no de los que han incurrido en la ira,

ni de los extraviados.

Nada mas empezar el primer Sura, y al comienzo de cada Sura, se añade siempre la frase: “¡En el nombre de Alá, elCompasivo, el Misericordioso!» .Es bastante difícil creerse eso, cuando más adelante; en el mismísimo Corán, podremos ver como el propioAlá no muestra ningún signo de misericordia y compasión por quienes no creen en el. En tan solo dos Suras, que casualmente son los primeros del Corán, Alá demuestra todo lo contrario a un comportamiento compasivo y misericordioso.

Sura 2

Al-Báqarah (La Vaca)

(Medinesa, de 286 aleyas)

….

6. Da lo mismo que adviertas o no a

los infieles: no creen.

7. Alá ha sellado sus corazones y

oídos; una venda cubre sus ojos y

tendrán un castigo terrible.

No hemos pasado nada mas que de una primer Sura de tan solo 7 aleyas, y ya en la segunda Sura; Alá ya amenaza sin mostrar compasión por aquellos a quienes no creen en el. Y no solo eso, es el propio Alá quien les ha hecho así. ¿Como es posible que un Dios que ha creado a toda la humanidad sea compasivo al mismo tiempo que “castiga terriblemente” a quienes el mismo ha cegado con la incredulidad?

8. Hay entre los hombres quienes

dicen: «Creemos en Alá y en el último

Día», pero no creen.

9. Tratan de engañar a Alá y a los que

creen; pero, sin darse cuenta, sólo se

engañan a sí mismos.

10. Sus corazones están enfermos y

Alá les ha agravado su enfermedad.

Tendrán un castigo doloroso por

haber mentido.

Y no solo eso, también es el mismo Alá quien hace que a los que intentan creer en el, les ocurra lo mismo agravándoles su “enfermedad”.

Tenemos en tan solo unas pocas aleyas varias conclusiones:

  • Ala no es compasivo y misericordioso.
  • Amenaza a quienes el mismo dota de incredulidad
  • Amenaza a quienes a pesar de que el dota de incredulidad,dicen creer en el.

Durante las 10 aleyas restantes (si no me creéis leedlas en el mismo Corán),y que no añadiré por no extenderme demasiado, relata castigos y mas amenazas contra todos ellos. Hasta que en la siguiente aleya empieza a dar ordenes:

21. ¡Hombres! Servid a vuestro Señor,

Que os ha creado, a vosotros y a

quienes os precedieron. Quizás, así,

tengáis temor de Él.

No ha demostrado nada, ni ha dado pruebas de que lo dicho sea cierto y ya empieza a ordenar la servidumbre hacia un Dios. Y lo hace con una breve pero clara amenaza al final de la aleya.

22. Os ha hecho de la tierra lecho y

del cielo edificio. Ha hecho bajar agua

del cielo, mediante la cual ha sacado

frutos para sustentaros. No atribuyáis

iguales a Alá a sabiendas.

23. Si dudáis de lo que hemos

revelado a Nuestro siervo, traed una

sura semejante y, si es verdad lo que

decís, llamad a vuestros testigos en

lugar de llamar a Alá.

24. Pero, si no lo hacéis -y nunca

podréis hacerlo-, guardaos del fuego

cuyo combustible lo constituyen

hombres y piedras, y que ha sido

preparado para los infieles.

Repitiendo hechos sin dar pruebas, reta a otros a traer un Sura que hable de lo mismo para intentar convencer a quienes, por supuesto, no van a creérselo por mas pruebas que les den. Y concluye con la amenaza de una lapidación por parte de los partidarios al propio Corán. O sea, no les lleves la contraria. Porque probar que lo que dices sea lo correcto (por mas que sea así) , puede hacer que sea motivo de su ira (la de los propios creyentes) y terminen apedreándote. Alá los prefiere ignorantes y creyentes, a cultos e incrédulos.

Las siguientes aleyas prometen toda clase de bienes a quienes creen en el. A fin de que propaguen lo dicho en el mismo Corán. Luego paradójicamente, realizan la misteriosa pregunta a quienes no creen:

28. ¿Cómo podéis no creer en Alá,

siendo así que os dio la vida cuando

aún no existíais, que os hará morir y

os volverá a la vida, después de lo

cual seréis devueltos a Él?

La respuesta aquí seria: ¿Y tu por que no me demuestras que lo que dices es cierto?

Para una persona con un mínimo de sentido común, que alguien le diga que debe creer en algo por que lo pone en un papel y porque ese mismo papel dice (como no…) que hay que creerlo,pensara que esa otra persona no solo demuestra carecer de sentido común,si no de humildad e inteligencia suficientes como para razonar con argumentos estables de lo que habla.

No solo eso. En tan solo dos Suras y unas pocas aleyas, ese gran Alá que ha creado todo se contradice así mismo creando ateos para luego poder arremeter contra ellos por serlo. Y demuestra, lo mas importante, ser de todo menos compasivo y misericordioso.

Durante el resto de Suras que irán componiendo el Corán , también veremos esa carencia y como juega (literalmente) con la voluntad del hombre. Al que el ha creado tan solo con la finalidad de adorarle. Demostrando que, además de ser poco compasivo y misericordioso, es egocentrista y vanidoso.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

9 respuestas

  1. He estado leyendo el Coran, y la verdad, concuerdo con esto, no hay ni una sola Sura del Coran, en donde Allah amenaze no muestre su enojo hacia los no creyentes. A cada momento se menciona algun castigo terrible o doloroso, al mismo tiempo que dice que Allah es sabio, misericordioso y asi sucesivamente. Apenas he leido 9 Suras, pero en verdad, no percibo el tan aclamado «amor» que «Allah» tenga por sus seguidores, pero si es bastante evidente el odio hacia los no creyentes!

    1. Hola Natalia, en este punto no concuerdo contigo:

      EN PRIMER LUGAR: Hay muchas suras en las que Dios no amenaza a nadie:

      106:
      Por el pacto de los coraixíes,
      2. pacto relativo a la caravana de invierno y la
      de verano,
      3. ¡que sirvan, pues, al Señor de esta Casa,
      4. que les ha alimentado contra el hambre y
      dado seguridad frente al temor!

      97
      1. Lo hemos revelado en la noche del Destino.
      2. Y ¿cómo sabrás qué es la noche del
      Destino?
      3. La noche del Destino vale más de mil
      meses.
      4. Los ángeles y el Espíritu descienden en ella,
      con permiso de su Señor, para fijarlo todo.
      5. ¡Es una noche de paz, hasta el rayar del
      alba!

      94
      1. ¿No te hemos infundido ánimo,
      2. liberado de la carga
      3. que agobiaba tu espalda
      4. y alzado tu reputación?
      5. ¡La adversidad y la felicidad van a una!
      6. ¡La adversidad y la felicidad van a una!
      7. Cuando estés libre, ¡mantente diligente!
      8. Y a tu Señor ¡deséale ardientemente!

      Si has leído hasta la Sura 9 habrás pasado por muchas partes en las que Dios afirma su amor por sus seguidores:

      2:195: Gastad por la causa de Dios y no os
      entreguéis a la perdición. Haced el bien. Dios
      ama a quienes hacen el bien.

      2:222: Dios ama a
      quienes se arrepienten. Y ama a quienes se
      purifican.

      3:76: Dios ama a quienes le temen.

      3:134: que dan limosna tanto en la prosperidad
      como en la adversidad, reprimen la ira,
      perdonan a los hombres -Dios ama a quienes
      hacen el bien-,

      3:146: Dios ama a
      los tenaces.

      3:148: Dios
      ama a quienes hacen el bien.

      3:159: Dios ama a los que confían en Él.

      5:13: ¡Borra sus faltas, perdónales! Dios ama a
      quienes hacen el bien.

      5:42: Dios ama a los
      que observan la equidad.

      5:93:Dios ama a quienes
      hacen el bien.

      9:4: Dios ama a
      quienes Le temen.

      9:7: Dios ama a
      quienes Le temen.

      9:108: Dios ama a los que se purifican.

      Y TODOS ESTOS, SIN MENCIONAR LOS OTROS, ESTÁN EN ESAS NUEVE SURAS QUE DIJISTE LEER.

      1. ¿Y? Pueden haber diez mil versos en el Corán alegando lo «pácifico», «misericorioso», «justo», etc. que es ese personaje. Que mientras existan en su «perfecto» Corán todos los que aquí he recopilado, seguirá habiendo dicha contradicción.

        1. Lo lamento, pero no descontextualice lo que estoy diciendo. Yo sólo me estoy limitando a responder a la cuestión de ella, es decir, a que no había en ninguna parte de las primeras 9 suras, una manifestación de amor de Dios. Mi intención evidentemente no fue refutarlo a usted sino a ella., Así que ni descontextualice ni maquille mis palabras. Gracias.

        2. ¿»Descontextualizarle»? En ningún momento he afirmado que usted dijera algo distinto a lo que responde. Simplemente le he hecho una pregunta basándome en lo que usted mismo contesta y en su obvia reiterada insistencia en venir a esta web a defender e intentar excusar los textos y la imagen moral que intenta vender el islam de ese personaje. Pero ¡ey! que seguro que me equivoco y su opinión es totalmente imparcial ¿eh? 😉

        3. Por segunda vez, lo lamento, usted a mi no me ha hecho ninguna pregunta:

          Pueden haber diez mil versos en el Corán alegando lo “pácifico”, “misericorioso”, “justo”, etc. que es ese personaje. Que mientras existan en su “perfecto” Corán todos los que aquí he recopilado, seguirá habiendo dicha contradicción.

          No creo que eso sea preguntar sino afirmar, usted afirma que si hay versos que afirmen que Dios odia, entonces el Corán se contradice. Usted está afirmando no preguntando, es usted el que debe aprender su propio idioma.

        4. No le da vergüenza que, ni estando los comentarios publicados y expuestos de forma que todo el mundo puede verlos, tiene usted que omitir el texto que a usted le interesa para intentar tener razón. Se lo pongo en negrita, a ver si así tiene los santos coj… de volver a omitir lo que a usted le interesa de mis comentarios o del texto y afirmarlo:

          «¿Y? Pueden haber diez mil versos en el Corán alegando…»

          ¿Entiende o comprende qué es una interrogación o también se lo tengo que explicar?

  2. Creo que te falta bastante dedicación hermenéutica para un texto que, como el Corán, necesita ser interpretado y no sólo leído en sus significados factuales.

    Es hoy una problemática de la amplia apertura anodina de espacios de expresión el que la ignorancia, revestida de una muy mediocre ilustración, pueda hacer pasar como válidas un conjunto de opiniones banales, basada en una lectura igualmente banal, de textos cuyo sentido es más complejo que el que puede ofrecer una lectura de lego, como la has hecho tú.

    Yo no sólo no soy adepto del islam, no lo soy de ninguna religión, pero veo que es necesario que ya comencemos, nosotros los filósofos y pensadores, a establecer distancia y jerarquía ante ustedes los pseudoilustrados por medio de internet.

    Basta ver la retórica implícita en las imágenes de tu blog para dar cuenta de que aquí no hay nada serio que comentar.

    Eres parte de ese vulgo que, por disponer de información, se olvida que sigue siendo vulgo dado que no se preocupa de pensar e interpretar.

    Saludos, ignorante.

    P.D.

    Te recomendaría algunos libros sobre hermenéutica y exégesis, pero creo que están muy por encima de las pobres capacidades comprensivas que aquí manifiestas; de manera que no te pondré a perder tu fútil tiempo en textos cuya complejidad habrá de sobrepasar, con toda seguridad, la banalidad de tus referentes de "conocimiento", lo que ya de suyo indica la poca aplicación al pensamiento.

    1. Tanto alarde sofista para al final, que su texto íntegro no sea nada más que la repetición de un argumento falaz y absurdo ya conocido:

      14. ARGUMENTO DE LA INTELIGENCIA
      (1) Mira, no le veo ningún sentido a intentar explicaros el tema a vosotros, estúpidos ateos, es demasiado complicado para que lo entendáis. Dios existe, te guste o no
      (2) Por lo tanto, Dios existe.

      Siendo intelectualmente infierior a usted, y sólo he necesitado un par de párrafos para resumir el argumento tan trillado con el que nos viene. Ese con el que se ahorra tener que concretar en qué he errado y el porqué está usted en lo cierto.

      Por cierto: ha entrado nada más que para comentar que no merece la pena comentar. Menudo cínico e hipócrita que está usted hecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *