Por simple sentido común no creo en Dios, en ninguno. Charlie Chaplin

Esto también es religión: el “perfecto” islam

Índice de contenido

Piensa en ello…

No puedo creer en un Dios que quiera ser alabado todo el tiempo. Friederich Nietzsche
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Nos dicen que los dogmas religiosos, las religiones, provienen de un personaje etéreo, omnipotente, omnisciente, inmutable y omnipresente que además es amoroso, justo, equitativo, misericordioso y benevolente; que sus deseos se han puesto por escrito y que este escrito es «perfecto» y por lo tanto algo “sagrado”.

Podría entenderse, dados estos atributos y cualidades, que un personaje definido de esta forma inspiraría perfectamente a esa serie de supuestos “elegidos” para que estos escribieran sus deseos correctamente y que estos darían como resultado algo igual de «perfecto». De hecho, los creyentes de esta religión afirman que este manual es tan perfecto y éticamente insuperable que respeta los derechos de las personas y es capaz de proveer de paz a la humanidad. Algunos incluso que sin él (y que sin las religiones) la humanidad no tendría ética y esta dejaría de matarse entre si.

Un manual así de perfecto debería dar como resultado que sus seguidores, quienes leyeran este manual, al hacerlo, fueran las personas más morales y pacíficas. Y que la lectura de este manual “perfecto”, siendo así de perfecto, debería dar también como resultado que, al aplicarse literalmente, fuera directamente proporcional a la moral y ética más perfecta .

No repetiré más la palabra “perfección” ya que tanta «perfección” me está atragantando. Sobre todo si esta es tal y como la entienden los religiosos, dados los hechos que aquí expondré y otros tantos que ya he expuesto anteriormente.

Nota: las imágenes y videos expuestos pueden herir la sensibilidad de algunas personas. Si decide usted reproducirlos es bajo su única  responsabilidad.

 

El adoctrinamiento y los “Baby Jihad”

Nadie nace creyendo en seres sobrenaturales. Por mucho que se quiera excusar una religión (un conjunto de creencias en torno a la adoración de una deidad), la única forma efectiva que tiene esta (en este caso sus representantes religiosos) de hacer que una persona se convierta en un defensor acérrimo de ella es empezando por los más jóvenes. Lo hace el judaísmo, lo hace el cristianismo y por supuesto lo hace el islam. Lo hace, de hecho toda «tradición» porque así, mediante el adoctrinamiento, es como funciona la transmisión oral.

A parte de ser obvio, está demostrado que los niños son volubles a creer cualquier cosa que se les dice y, sobre todo, si lo que se les dice proviene de alguien en quien este confía o tiene como autoridad (como es el caso de familiares o tutores).

Muchos se escandalizaron y siguen haciéndolo cuando se mostró el vídeo de un niño degollando la cabeza a un muñeco y emulando al asesino de David Haines (al cual se le suman ya los asesinatos de James Foley y Steven Sotloff, entre otros muchos más desde entonces ) pero esto no es algo reciente.

BvpkKK5IQAEm4_NBvpkKMbIEAA1Lip

article-isis-0913

 

Y no es algo extraño que se radicalice un comportamiento cuando este surge de una religión cuyas bases parten de la intolerancia y el egocentrismo de creerse los dueños absolutos de lo que ellos consideran “la verdad”. Algo que dicha religión fomenta, sean o no favorables los integrantes de las distintas mezquitas a los actos que luego criminalizan, como sucedió con Hebdo.

 

Poca defensa puede haber para una religión basada en la obediencia absoluta a unos textos, que cuando implanta leyes basadas en dichos textos en cualquier país, dependiendo de su interpretación subjetiva, discrimina a personas por su orientación sexual, a las mujeres y adoctrina mediante técnicas coercitivas (como es la repetición sistemática de las mismas consignas, una y otra vez, durante todos los días del año). Todo el Corán y la Biblia, que es de donde saca sus dogmas y mitos este, está repleto de ello.

Una religión que implanta leyes basadas en la adaptación medieval de unos dogmas basados en la mitología y creados en la Edad de Bronce (el talión del código Hammurabi que ya se ve reflejado en el Tanaj). Véanse los países donde se aplica esta ley ambigua (sharia) y cómo se interpreta en cada uno de ellos. Países donde se condena a muerte a personas por no creer lo que dichas religiones afirman o se encarcela a personas simplemente por su orientación sexual.1  

Este adoctrinamiento desde niños provoca que estos acaben siendo incapaces de distinguir la realidad de la ficción. Teniendo en cuenta lo relacionada que está la religión con este tipo de comportamientos, nada debería sorprendernos el ver a niños enfundando armas porque así se lo vendieron sus familiares y tutores ¡es nuestra cultura!¡y las creencias hay que respetarlas! ¿no? 2:

Guns Turkistan

a527b8b60cd67e6e00530419cd027ff2ninos

O poniendo en práctica lo que les enseñan con sus muñecos: a decapitar personas. Como es el caso del vídeo subido por el usuario Zaid Benjamin, que Youtube eliminó, del niño de unos diez años decapitando a un hombre en la ciudad siria de Homs, alentado por varios rebeldes musulmanes diciendo Al·lahu-àkbar (“Alá/Dios es grande”)

 

Mismo método empleado por otro niño, el “niño talibán”, de 12 años, quien, mostrando el signo de la V (victoria) y aplaudido por el resto, decapita a otra persona bajo el mismo grito de “Dios es grande”. El nombre de esa persona era Ghulam Nabi, quien, según los talibanes que ordenaron al niño decapitarlo, les había traicionado espiando para EE.UU causando así la muerte de un comandante superior, Akhtar Mohammad Osmani, durante unos bombardeos. El vídeo fue difundido en la red de televisión Al-Arabiya, con sede en Dubai. El padre de Nabi confesó a los medios que su hijo había sido fiel a los Talibanes en todo momento. Lo cual no le sirvió de nada pues, cuando se fomenta el miedo al extranjero y se difunde el odio como respuesta a ese miedo, los argumentos y los razonamientos son reprimidos por el salvajismo.

 

Un niño, a fin de cuentas, aprende por imitación. Partiendo de esta base ¿qué se puede esperar de una religión que promueve desde sus bases y fundamentos, lo que ellos consideran «sagrado», el odio y la coacción al grito de “conviértete en un fiel seguidor de mis creencias o muere”? A estos niños se les afirma, además, que si obedecen obtendrán recompensas una vez mueran (el “martirio” es un concepto muy usado por el monoteismo abrahámico 4). Si sumamos todo esto y vemos que sus referentes matan o mueren por sus creencias, ¿cómo no esperar que estos niños maten o mueran por el mismo motivo? Como este talibán del vídeo (abajo), quien sonríe mientras es grabado por un amigo mostrando la bomba que minutos después usará para inmolarse en un ataque suicida.

Los maravillosos comentarios de la Edad Media

Pues ya es costumbre,  al menos por mi experiencia, ver y recibir comentarios de personas que, para defender la moral y ética de su religión, que aquí cuestiono, deciden amenazar personalmente a quienes lo hacemos. Ya sea con cosas absurdas como  los castigos «eternos» que desean recibamos y que tanto les regocijan, o inevitablemente apelando a lo único que pueden hacer pues en el fondo hasta ellos mismos saben que dichos tormentos postmuerte no se cumplirán jamás: recurrir a la violencia que anteriormente les he mostrado.

La prueba de ello la pueden comprobar en los foros de cada artículo de esta misma web o en los foros de otras webs, e incluso, por si todo lo anterior no fuera suficiente, los comentarios mostrados en un vídeo de 7 minutos donde cinco rebeldes de Daguestán hablaron a una cámara sobre matar infieles, comentando de forma reiterada su deseo de matar «kafir», o no creyentes,  y cómo las «buenas obras» que estaban haciendo les absolvía de «700 pecados» cometidos durante su vida.

 

Excusas varias

Las excusas que emplea esta gente para defender sus creencias son varías (y muy comunes no solo en el islam sino en todas las religiones):

1º.- Primero está el uso de la falacia conocida como “ningún escocés verdadero”. Cada vez que una serie de personas, movidas por su “fe” religiosa y por una lectura fiel y estricta a sus manuales sagrados actúa acorde a ellos dando como resultado comportamientos antisociales y poco populares para la época en la que vivimos, no faltan los creyentes religiosos que afirman que “esos no son verdaderos [colóquese aquí la religión que se desee excusar]” . Seguir un manual de “inspiración divina” (con todas las omnicualidades que esta supuestamente tiene) al pie de la letra ¿No es ser un verdadero creyente de ese manual? ¿Quién no es el coherente con la religión y los dogmas que este dice seguir? ¿quién interpreta de forma literal un manual “divino” (y perfecto, según la propia religión y dicho manual) o quienes escogen textos de ese manual y/o los interpretan adaptándolos a las normas morales de la sociedad actual? Se puede achacar que esta gente no sea ética por seguir ese manual, pero no se puede negar que son coherentes con lo que dicen creer. Por muy peligroso y psicópata que sea hacerlo.

2º.- La siguiente, es la afirmación de que quienes realizan estas acciones son grupos minoritarios. Un musulmán, en este caso, podría alegar que estos grupos no representan al conjunto (algo parecido a lo expuesto en el punto 1) y que, como vimos hace poco en Alemania, existe una comunidad musulamana que no apoya este tipo de movimientos “extremistas” ¿Cierto?. Pues no tanto cuando se sabe que, en ese mismo país,  jóvenes se dedican a recorrer las calles con un chaleco reflectante con la denominación de “Policía de la sharia” y que al menos 400 islamistas de ese “Estado islámico” que decapita personas basándose en sus creencias, provenían también de allí. ¿En serio no tuvo nada que ver la educación religiosa que recibieron?

3º.- Luego está la negación por parte de algunos religiosos de que en su manual religioso (el que ellos libremente han decidido creer y seguir), existan este tipo de dictámenes o nada que pueda conducir a personas a comportarse de tal modo. ¿en serio? ¿Nos van a vender que todos estos grupos que se autodenominan islámicos (como ISIS, EI, Al Qaeda, Boko Haram, etc) han llegado a las mismas conclusiones por azar? ¿Nos van a decir que es mera casualidad que en los países donde se aplica la sharia no se actua de forma intolerante y criminal contra todo aquel que decide creer o no libremente en dicha religión? ¿que en el islam, como en toda religión, no existe un carácter proselitista? ¿Nos van a negar que en su queridísimo Corán no existe ya el adoctrinamiento en el prejuicio contra aquellos que no siguen o creen en ese mismo manual?

A tan solo un Capitulo de donde se afirma y se repite que Aláh es “Compasivo y misericordioso” (no entiendo por qué debería serlo si este es “pacífico”, “tolerante” y “amoroso”) y del mantra adoctrinante que todo buen islamista debe repetir hasta que se le meta en la cabeza:

1:5-7

A Ti solo servimos y a Ti solo imploramos ayuda.

Dirígenos por la vía recta,

la vía de los que Tú has agraciado, no de los que han incurrido en la ira, ni de los extraviados.

Nos encontramos con un segundo capítulo del Corán, el Shura 2 “La vaca” en el cual ya empieza a introducirle a esa persona que lo lee que debe pensar lo mismo que su autor de aquellos que este denomina como “infieles” mediante el uso de esa coacción y de las promesas vacuas postmuerte tipo “si sigues lo que digo te prometo cosas buenas pero si no lo sigues tendrás el castigo”. 5 Un ad baculum clásico:

Ésta es la Escritura, exenta de dudas, como dirección para los temerosos de Alá,

que creen en lo oculto, hacen la azalá y dan limosna de lo que les hemos proveído.

creen en lo que se te ha revelado a ti y antes de ti, y están convencidos de la otra vida.

Ésos son los dirigidos por su Señor y ésos los que prosperarán.

Da lo mismo que adviertas o no a los infieles: no creen.

Alá ha sellado sus corazones y oídos; una venda cubre sus ojos y tendrán un castigo terrible.

Hay entre los hombres quienes dicen: «Creemos en Alá y en el último Día», pero no creen.

Tratan de engañar a Alá y a los que creen; pero, sin darse cuenta, sólo se engañan a sí mismos.

Sus corazones están enfermos y Alá les ha agravado su enfermedad. Tendrán un castigo doloroso por haber mentido.

Cuando se les dice: «¡No corrompáis en la tierra!», dicen: «Pero ¡si somos reformadores!»

¡No son ellos, en realidad, los corruptores? Pero no se dan cuenta.

Cuando se les dice: «¡Creed como creen los demás!», dicen: «¿Es que vamos a creer como creen los tontos?» Son ellos los tontos, pero no lo saben.

Cuando encuentran a quienes creen, dicen: «¡Creemos!» Pero, cuando están a solas con sus demonios, dicen: «Estamos con vosotros, era sólo una broma».

Alá les devolverá la broma y les dejará que persistan en su rebeldía, errando ciegos.

Ésos son los que han trocado la Dirección por el extravío. Por eso, su negocio no ha resultado lucrativo y no han sido bien dirigidos.

Son como uno que alumbra un fuego. En cuanto éste ilumina lo que le rodea, Alá se les lleva la luz y les deja en tinieblas: no ven.

Son sordos, mudos, ciegos, no se convierten.

O como si viniera del cielo una nube borrascosa, cargada de tinieblas, truenos y relámpagos. Se ponen los dedos en los oídos contra el rayo, por temor a la muerte. Pero Alá cerca a los infieles.

El relámpago les arrebata casi la vista. Cuando les ilumina, caminan a su luz; pero, cuando les oscurece, se detienen. Si Alá hubiera querido, les habría quitado el oído y la vista. Alá es omnipotente.

¡Hombres! Servid a vuestro Señor, Que os ha creado, a vosotros y a quienes os precedieron. Quizás, así, tengáis temor de Él.

Os ha hecho de la tierra lecho y del cielo edificio. Ha hecho bajar agua del cielo, mediante la cual ha sacado frutos para sustentaros. No atribuyáis iguales a Alá a sabiendas.

Si dudáis de lo que hemos revelado a Nuestro siervo, traed una sura semejante y, si es verdad lo que decís, llamad a vuestros testigos en lugar de llamar a Alá.

Pero, si no lo hacéis -y nunca podréis hacerlo-, guardaos del fuego cuyo combustible lo constituyen hombres y piedras, y que ha sido preparado para los infieles.

Te lo prometo… para cando mueras

Anuncia la buena nueva a quienes creen y obran bien: tendrán jardines por cuyos bajos fluyen arroyos. Siempre que se les dé como sustento algún fruto de ellos, dirán: «Esto es igual que lo que se nos ha dado antes». Pero se les dará algo sólo parecido. Tendrán esposas purificadas y estarán allí eternamente.

Alá no se avergüenza de proponer la parábola que sea, aunque se trate de un mosquito. Los que creen saben que es la Verdad, que viene de su Señor. En cuanto a los que no creen, dicen: «¿Qué es lo que se propone Alá con esta parábola?» Así extravía Él a muchos y así también dirige a muchos. Pero no extravía así sino a los perversos.

Quienes violan la alianza con Alá después de haberla concluido, cortan los lazos que Alá ha ordenado mantener y corrompen en la tierra, ésos son los que pierden.

¿Cómo podéis no creer en Alá, siendo así que os dio la vida cuando aún no existíais, que os hará morir y os volverá a la vida, después de lo cual seréis devueltos a Él?

Él es Quien creó para vosotros cuanto hay en la tierra. Y subió al cielo e hizo de él siete cielos. Es omnisciente.

Y cuando tu Señor dijo a los ángeles: «Voy a poner un sucesor en la tierra». Dijeron: «¿Vas a poner en ella a quien corrompa en ella y derrame sangre, siendo así que nosotros celebramos Tu alabanza y proclamamos Tu santidad?» Dijo: «Yo sé lo que vosotros no sabéis».

Enseñó a Adán los nombres de todos los seres y presentó éstos a los ángeles diciendo: «Informadme de los nombres de éstos, si es verdad lo que decís».

Dijeron: «¡Gloria a Ti! No sabemos más que lo que Tú nos has enseñado. Tú eres, ciertamente, el Omnisciente, el Sabio».

Dijo: «¡Adán! ¡Infórmales de sus nombres!» Cuando les informó de sus nombres, dijo: «¿No os he dicho que conozco lo oculto de los cielos y de la tierra y que sé lo que mostráis lo que ocultáis?»

Y cuando dijimos a los ángeles: «¡Prosternaos ante Adán!». Se prosternaron, excepto Iblis. Se negó y fue altivo: era de los infieles.

….

Adán recibió palabras de su Señor y Éste se volvió a él. Él es el Indulgente, el Misericordioso.

Dijimos: «¡Descended todos de él! Si. pues, recibís de Mí una dirección, quienes sigan Mi dirección no tendrán que. temer y no estarán tristes.

Pero quienes no crean y desmientan Nuestros signos, ésos morarán en el Fuego eternamente».

¡Hijos de Israel! Recordad la gracia que os dispensé y sed fieles a la alianza que conmigo concluisteis. Entonces, Yo seré fiel a la que con vosotros concluí. ¡Temedme, pues, a Mí y sólo a Mí!

¡Creed en lo que he revelado en confirmación de lo que habéis recibido! ¡No seáis los primeros en no creer en ello, ni malvendáis Mis signos! ¡Temedme, pues, a Mí. y sólo a Mí!

¡No disfracéis la Verdad de falsedad, ni ocultéis la Verdad conociéndola!

¡Haced la azalá, dad el azaque e inclinaos con los que se inclinan!

….

¡Hijos de Israel! Recordad la gracia que os dispensé y que os distinguí entre todos los pueblos.

Temed un día en que nadie pueda satisfacer nada por otro, ni se acepte la intercesión ajena, compensación ni auxilio.

Los creyentes, los judíos, los cristianos, los sabeos, quienes creen en Alá y en el último Día y obran bien. ésos tienen su recompensa junto a su Señor. No tienen que temer y no estarán tristes.

Y cuando concertamos un pacto con vosotros y levantamos la montaña por encima de vosotros: «¡Aferraos a lo que os hemos dado y recordad su contenido! Quizás, así, seáis temerosos de Alá».

Luego, después de eso, os volvisteis atrás y, si no llega a ser por el favor de Alá en vosotros y por Su misericordia, habriáis sido de los que pierden.

Sabéis, ciertamente, quiénes de vosotros violaron el sábado. Les dijimos: «¡Convertíos en monos repugnantes!»

E hicimos de ello un castigo ejemplar para los contemporáneos y sus descendientes, una exhortación para los temerosos de Alá.

Luego, después de eso, se endurecieron vuestros corazones y se pusieron como la piedra o aún más duros. Hay piedras de las que brotan arroyos, otras que se quiebran y se cuela el agua por ellas, otras que se vienen abajo por miedo a Alá. Alá está atento a lo que hacéis.

¿Cómo vais a anhelar que os crean si algunos de los que escuchaban la Palabra de Alá la alteraron a sabiendas, después de haberla comprendido?

Y, cuando encuentran a quienes creen, dicen: «¡Creemos!» Pero, cuando están a solas, dicen. «¿Vais a contarles lo que Alá os ha revelado para que puedan esgrimirlo como argumento contra vosotros ante vuestro Señor? ¿Es que no razonáis?»

¿No saben que Alá conoce lo que ocultan y lo que manifiestan?

Hay entre ellos gentiles que no conocen la Escritura, sino fantasías y no hacen sino conjeturar.

¡Ay de aquéllos que escriben la Escritura con sus manos y luego dicen: Esto viene de Alá, para, luego, malvenderlo! ¡Ay de ellos por lo que sus manos han escrito! ¡Ay de ellos por lo que han cometido!

Dicen: «El fuego no nos tocará más que por días contados». Di: «¿Os ha prometido algo Alá? Pues Alá no faltará a Su promesa. ¿O es que decís contra Alá lo que no sabéis?»

¡Pues sí! Quienes hayan obrado mal y estén cercados por su pecado, ésos morarán en el Fuego eternamente.

Pero quienes hayan creído y obrado bien, ésos morarán en el Jardín eternamente.

Y cuando concertamos un pacto con los hijos de Israel: «¡No sirváis sino a Alá! ¡Sed buenos con vuestros padres y parientes, con los huérfanos y pobres, hablad bien a todos, haced la azalá dad el azaque!» Luego, os desviasteis, exceptuados unos pocos, y os alejasteis.

Y cuando concertamos un pacto con vosotros: «¡No derraméis vuestra sangre ni os expulséis de casa unos a otros!» Lo aceptasteis, sois testigos.

Pero sois vosotros los que os matáis y expulsáis a algunos de los vuestros de sus casas, haciendo causa común contra ellos con pecado y violación de la ley. Y, si acuden a vosotros como cautivos, los rescatáis. El haberlos expulsado era ya ilícito. Entonces, ¿es que creéis en parte de la Escritura y dejáis de creer en otra parte? ¿Qué merecen quienes de vosotros tal hacen sino la ignominia en la vid de acá y ser enviados al castigo más duro el día de la Resurrección? Alá está atento a lo que hacéis.

Ésos son los que han comprado la vida de acá a cambio de la otra. No se les mitigará el castigo ni encontrarán quien les auxilie.

Contra aquellos creyentes (judíos y cristianos) que no creen en el Corán (la nueva escritura)

Dimos a Moisés la Escritura y mandamos enviados después de él. Dimos a Jesús, hijo de María, las pruebas claras y le fortalecimos con el Espíritu Santo. ¿Es que tenías que mostraros altivos siempre que venía a vosotros un enviado con algo que no deseabais? A unos les desmentisteis, a otros les disteis muerte.

Dicen: «Nuestros corazones están incircuncisos». ¡No! Alá les ha maldecido por su incredulidad. Es tan poco lo que creen…

Y cuando les vino de Alá una Escritura que confirmaba lo que ya tenían – antes, pedían un fallo contra los que no creían -, cuando vino a ellos lo que ya conocían, no le prestaron fe. ¡Que la maldición de Alá caiga sobre los infieles!

¡Qué mal negocio han hecho, no creyendo en lo que Alá ha revelado, rebelados porque Alá favoreció a quien Él quiso de Sus siervos, e incurriendo en Su ira una y otra vez! Los infieles tendrán un castigo humillante.

Y cuando se les dice: «¡Creed en lo que Alá ha revelado!», dicen: «Creemos en lo que se nos ha revelado». Pero no creen en lo que vino después. que es la Verdad, en confirmación de lo que ya tenían. Di: «¿Por qué, pues, si erais creyentes, matasteis antes a los profetas de Alá?»,

Moisés os aportó pruebas claras. pero, ido, cogisteis el ternero, obrando impíamente.

Y cuando concertamos un pacto con vosotros y levantamos la montaña por encima de vosotros: «¡Aferraos a lo que os hemos dado y escuchad!» Dijeron: «Oímos y desobedecemos». Y, como castigo a su incredulidad, quedó empapado su corazón del amor al ternero. Di: «Si sois creyentes, malo es lo que vuestra fe os ordena».

Di: «Si se os reserva la Morada Postrera junto a Alá, con exclusión de otras gentes. entonces ¡desead la muerte. si sois consecuentes!»

Pero nunca la desearán por lo que sus manos han cometido. Alá conoce bien a los impíos.

Verás que son los más ávidos de vivir, más aún que los asociadores. Hay entre ellos quien desearía vivir mil años, pero eso no le libraría del castigo. Alá ve bien o que hacen.

Di: «Si hay alguien enemigo de Gabriel -él es quien. autorizado por Alá. lo reveló a tu corazón, en confirmación de los mensajes anteriores, como dirección y buena nueva para los creyentes-,

si hay alguien enemigo de Alá, de Sus ángeles, de Sus enviados, de Gabriel y de Miguel, Alá, a Su vez, es enemigo de los infieles».

Te hemos revelado, en verdad, signos claros y sólo los perversos pueden negarlos.

¿Es que siempre que conciertan una alianza van algunos de ellos a rechazarla? No, la mayoría no creen.

Y, cuando viene a ellos un Enviado mandado por Alá, que confirma lo que han recibido, algunos de aquéllos a quienes se había dado la Escritura se echan la Escritura de Alá a la espalda, como si no supieran nada.

Han seguido lo que los demonios contaban bajo el dominio de Salomón. Salomón no dejó de creer, pero los demonios sí, enseñando a los hombres la magia y lo que se había revelado a los os ángeles, Harut y Marut, en Babel. Y éstos no enseñaban a nadie, que no dijeran que sólo eran una tentación y que, por tanto, no debía dejar de creer. Aprendieron de ellos cómo dividir a un hombre de su esposa. Y con ello no dañaban a nadie sino autorizados por Alá. Aprendieron lo que les dañaba y no les aprovechaba, sabiendo bien que quien adquiría eso no iba a tener parte en la otra vida. ¡Qué mal negocio han hecho! Si supieran…

Si hubieran creído y temido a Alá, la recompensa de Éste habría sido mejor. Si supieran…

¡Creyentes! ¡No digáis: «¡Raina!», sino «¡Unzurna!» y escuchad! los infieles tendrán un castigo doloroso.

Los que no creen, tanto gente de la Escritura como asociadores, no desearían que vuestro Señor os enviara bien alguno. Pero Alá particulariza con Su misericordia a quien Él quiere. Alá es el Dueño del favor inmenso.

Si abrogamos una aleya o provocamos su olvido, aportamos otra mejor o semejante. ¿No sabes que Alá es omnipotente?

¿No sabes que el dominio de los cielos y de la tierra es de Alá y que no tenéis. fuera de Alá, amigo ni auxiliar?

¿O preferís pedir a vuestro Enviado, como fue Moisés pedido antes? Quien cambie la fe por la incredulidad se ha extraviado del camino recto.

A muchos de la gente de la Escritura les gustaría hacer de vosotros infieles después de haber sido creyentes, por envidia, después de habérseles manifestado la Verdad. Vosotros, empero, perdonad y olvidad hasta que venga Alá con su orden. Alá es omnipotente.

Haced la azalá y dad el azaque. El bien que hagáis como anticipo a vosotros mismos, volveréis a encontrarlo junto a Alá. Alá ve bien lo que hacéis.

Y dicen: «Nadie entrará en el Jardín sino los judíos o los cristianos.» Ésos son sus anhelos. Di: «¡Aportad vuestra prueba, si es verdad lo que decís!»

¡Pues si! Quien se someta a Alá y haga el bien, tendrá su recompensa junto a su Señor. No tiene que temer y no estará triste.

Los judíos dicen: «Los cristianos carecen de base», y los cristianos dicen: «Los judíos carecen de base», siendo así que leen la Escritura. Lo mismo dicen quienes no saben. Alá decidirá entre ellos el día de la Resurrección sobre aquello en que discrepaban.

¿Hay alguien que sea más impío que quien impide que se mencione Su nombre en las mezquitas de Alá y se empeña en arruinarlas? Hombres así no deben entrar en ellas sino con temor. ¡Que ,¿ sufran ignominia en la vida de acá y terrible castigo en la otra!

De Alá son el Oriente y el Occidente. Adondequiera que os volváis, allí está la faz de Alá. Alá es inmenso, omnisciente.

Dicen: «Alá ha adoptado un hijo». ¡Gloria a Él! ¡No! Suyo es lo que está en los cielos y en la tierra. Todo Le obedece.

Es el Creador de los cielos y de la tierra. Y cuando decide algo, le dice tan sólo: «¡Sé!» y es.

Los que no saben dicen: «¿Por qué Alá no nos habla o nos viene un signo?» Lo mismo decían sus antecesores. Sus corazones son iguales. En verdad, hemos aclarado los signos a gente que está convencida.

Te hemos enviado con la Verdad como nuncio de buenas nuevas y como monitor, y no tendrás que responder de los condenados al fuego de la gehena.

Ni los judíos ni los cristianos estarán satisfechos de ti mientras no sigas su religión. Di: «La dirección de Alá es la Dirección». Ciertamente, si sigues sus pasiones después e haber sabido tú lo que has sabido. no tendrás amigo ni auxiliar frente a Alá.

Aquéllos a quienes hemos dado la Escritura y la leen como debe ser leída. creen en ella. Quienes, en cambio, no creen en ella, ésos son los que pierden.

¡Hijos de Israel! Recordad la gracia que os dispensé y que os distinguí entre todos los pueblos.

Temed un día en que nadie pueda satisfacer nada por otro, ni se acepte ninguna compensación ni aproveche ninguna intercesión. ni sea posible auxilio alguno.

A quien no siga el islam (quien no acuda a la Meca)…

Y cuando su Señor probó a Abraham con ciertas órdenes. Al cumplirlas, dijo: «Haré de ti guía para los hombres». Dijo: «¿Y de mi descendencia?» Dijo: «Mi alianza no incluye a los impíos».

Y cuando hicimos de la Casa lugar de reunión y de refugio para los hombres. Y: «¡Haced del lugar de Abraham un oratorio!» Y concertamos una alianza con Abraham e Ismael: que purificaran Mi Casa para los que dieran las vueltas, para los que acudieran a hacer un retiro, a inclinarse y a prosternarse.

Y cuando Abraham dijo: «¡Señor! Haz de ésta una ciudad segura y provee de frutos a su población, a aquéllos que crean en Alá y en el último Día». Dijo: «A quienes no crean, es dejaré que gocen por breve tiempo. Luego. les arrastraré al castigo del Fuego. ¡Qué mal fin…!»

Y cuando Abraham e Ismael levantaban los cimientos de la Casa: «¡Señor, acéptanoslo! ¡Tú eres Quien todo lo oye, Quien todo lo sabe!

¡Y haz, Señor, que nos sometamos a Ti, haz de nuestra descendencia una comunidad sumisa a Ti, muéstranos nuestros ritos y vuélvete a nosotros! ¡Tú eres, ciertamente, el Indulgente, el Misericordioso!

¡Señor! Suscita entre ellos a un Enviado de su estirpe que les recite Tus aleyas y les enseñe la Escritura y la Sabiduría les purifique! Tú eres, ciertamente, el Poderoso, el Sabio».

¿Quién sino el necio de espíritu puede sentir aversión a la religión de Abraham? Le elegimos en la vida de acá y en la otra vida es, ciertamente, de los justos.

Cuando su Señor le dijo: «¡Sométete!». Dijo: «Me someto al Señor del universo».

Abraham ordenó hacer lo mismo a sus hijos varones, y también Jacob: «¡Hijos míos! Alá os ha escogido esta religión. Así, pues, no muráis sino sometidos a Él».

¿Fuisteis, acaso, testigos de lo que dijo Jacob a sus hijos varones cuando iba a morir. «¿A quién serviréis cuando yo ya no esté?» Dijeron: «Serviremos a tu Dios, el Dios de tus padres Abraham, Ismael e Isaac, como a un Dios Uno. Nos sometemos a Él».

Ésa es una comunidad ya desaparecida. Ha recibido lo que merecía, como vosotros recibiréis lo que merezcáis. No tendréis que responder de lo que ellos hacían.

Dicen: «Si sois judíos o cristianos, estáis en la vía recta». Di: «No, antes bien la religión de Abraham, que fue hanif y no asociador».

Decid: «Creemos en Alá y en lo que se nos ha revelado, en lo que se reveló a Abraham, Ismael, Isaac, Jacob y las tribus, en lo que Moisés, Jesús y los profetas recibieron de su Señor. No hacemos distinción entre ninguno de ellos y nos sometemos a É».

Así, pues, si creen en lo mismo que vosotros creéis, estarán en la vía recta. Pero si se desvían, estarán entonces en oposición. Alá te bastará contra ellos. Él e Quien todo lo oye. Quien todo lo sabe».

¡Tinte de Alá! Y ¿Quién puede teñir mejor que Alá? Somos Sus servidores.

Di: «¿Vais a discutir con nosotros sobre Alá. siendo así que Él es nuestro Señor y Señor vuestro? Nosotros respondemos de nuestras obras y vosotros de las vuestras. Y Le servimos sinceramente.

¿O diréis que Abraham, Ismael, Isaac, Jacob y las tribus fueron judíos o cristianos?» Di: «¿Quién sabe más? ¿Vosotros o Alá? ¿Hay alguien que sea más impío que quien oculta un testimonio que ha recibido de Alá? Alá está atento a lo que hacéis».

Ésa es una comunidad ya desaparecida. Ha recibido lo que merecía como vosotros recibiréis lo que merezcáis. No tendréis que responder de lo que ellos hacían.

Los necios de entre los hombres dirán: «Qué es lo que les ha inducido a abandonar la alquibla hacia la que se orientaban?» Di: «De Alá son el Oriente y el Occidente. Dirige a quien Él quiere a una vía recta».

Hemos hecho así de vosotros un comunidad moderada, para que seáis testigos de los hombres y para que el Enviado sea testigo de vosotros. No pusimos la alquibla hacia la que antes te orientabas sino para distinguir a quien seguía al Enviado de quien le daba la espalda. Ciertamente, es cosa grave, pero no para aquéllos a quienes Alá dirige. Alá no va a dejar que se pierda vuestra fe. Alá es manso para con los hombres, misericordioso.

Vemos cómo vuelves tu rostro al cielo. Haremos, pues, que te vuelvas hacia una dirección que te satisfaga. Vuelve tu rostro hacia la Mezquita Sagrada. Dondequiera que estéis, volved vuestro rostro hacia ella. Aquéllos que han recibido la Escritura saben bien que es la Verdad que viene de su Señor. Alá está atento a lo que hacen.

Aun si aportas toda clase de signos a quienes han recibido la Escritura., no siguen tu alquibla, ni tú debes seguir la suya, ni siguen unos la alquibla de otros. Y, si sigues sus pasiones, después de haber sabido tú lo que has sabido, entonces, serás de los impíos.

Aquéllos a quienes hemos dado la Escritura la conocen como conocen a sus propios hijos varones. Pero algunos de ellos ocultan la Verdad a sabiendas.

La Verdad viene de tu Señor. ¡No seas, pues, de los que dudan!

Todos tienen una dirección adonde volverse. ¡Rivalizad en buenas obras! Dondequiera que os encontréis, Alá os juntará. Alá es omnipotente.

Vengas de donde vengas, vuelve tu rostro hacia la Mezquita Sagrada. Ésta es la Verdad que viene de tu Señor. Alá está atento a lo que hacéis.

Vengas de donde vengas. vuelve tu rostro hacia la Mezquita Sagrada. Estéis donde estéis, volved vuestros rostros hacia ella, de modo que nadie, excepto los que hayan obrado impíamente, puedan alegar nada contra vosotros. Y no les tengáis miedo a ellos, sino a Mí. Así completaré Mi gracia en vosotros. Y quizás. así, seáis bien dirigidos.

Igual que os hemos mandado un Enviado de entre vosotros para que os recite Nuestras aleyas, para que os purifique, para que os enseñe la Escritura y la Sabiduría, para que os enseñe lo que no sabíais.

¡Acordaos de Mí, que Yo Me acordaré de vosotros! ¡Dadme las gracias y no Me seáis desagradecidos!

¡Vosotros, los que creéis, buscad ayuda en la paciencia y en la azalá! Alá está con los pacientes.

¡Y no digáis de quienes han caído por Alá que han muerto! No, sino que viven. Pero no os dais cuenta…

Vamos a probaros con algo de miedo, de hambre, de pérdida de vuestra hacienda, de vuestra vida, de vuestros frutos. Pero ¡anuncia buenas nuevas a los que tienen paciencia.

que, cuando les acaece una desgracia, dicen: «Somos de Alá y a Él volvemos»!

Ellos reciben las bendiciones y la misericordia de su Señor. Ellos son los que están en la buena dirección.

Safa y Marwa figuran entre los ritos prescritos por Alá. Por eso, quien hace la peregrinación mayor a la Casa o la menor, no hace mal en dar las vueltas alrededor de ambas. Y si uno hace el bien espontáneamente, Alá es agradecido, omnisciente.

Quienes ocultan las pruebas claras y la Dirección que hemos revelado, después de habérselo Nosotros aclarado a los hombres en la Escritura, incurren en la maldición de Alá y de los hombres.

Pero aquéllos que se arrepientan y se enmienden y aclaren, a ésos Me volveré. Yo soy el Indulgente, el Misericordioso.

Los que no crean y mueran siendo infieles, incurrirán en la maldición de Alá. de los ángeles y de los hombres, en la de todos ellos.

Eternos en ella, no se les mitigará el castigo, ni les será dado esperar.

Vuestro Dios es un Dios Uno. No hay más dios que Él, el Compasivo, el Misericordioso.

En la creación de los cielos y de la tierra, en la sucesión de la noche y el día, en las naves que surcan el mar con lo que aprovecha a los hombres, en el agua que Alá hace bajar del cielo, vivificando con ella la tierra después de muerta, diseminando por ella toda clase de bestias, en la variación de los vientos, en las nubes, sujetas entre el cielo y la tierra, hay, ciertamente, signos para gente que razona.

Hay hombres que, fuera de Alá, toman a otros que equiparan a Él y les aman como se ama a Alá. Pero los creyentes aman a Alá con un amor más fuerte. Si vieran los impíos, cuando vean e castigo, que la fuerza es toda de Alá y que Alá castiga severamente…

Cuando los corifeos se declaren irresponsables de sus secuaces, vean el castigo y se rompan los lazos que les unían…

Los secuaces dicen: «Si pudiéramos volver, nos declararíamos irresponsables de ellos, como ellos se han declarado de nosotros». Así Alá les mostrará sus obras para pesar de ellos. ¡Nunca saldrán del Fuego!

¡Hombres! ¡Comed de los alimentos lícitos y buenos que hay en la tierra y no sigáis los pasos del Demonio! Es para vosotros un enemigo declarado.

Os ordena lo malo y lo deshonesto y que digáis contra Alá lo que no sabéis.

Y cuando se les dice: «¡Seguid lo que Alá ha revelado!», dicen: «¡No! Seguiremos las tradiciones de nuestros padres». Pero ¿y si sus padres eran incapaces de razonar y no estaban bien dirigidos?

Los incrédulos son como cuando uno grita al ganado, que no percibe más que una llamada, un grito: son sordos, mudos, ciegos, no razonan.

¡Creyentes! ¡Comed de las cosas buenas de que os hemos proveído y dad gracias a Alá, si es a Él solo a Quien servís!

Os ha prohibido sólo la carne mortecina, la sangre. la carne de cerdo y la de todo animal sobre el que se haya invocado un nombre diferente del de Alá. Pero si alguien se ve compelido por la necesidad -no por deseo ni por afán de contravenirno peca. Alá es indulgente, misericordioso.

Quienes ocultan algo de la Escritura que Alá ha revelado y lo malvenden, sólo fuego ingerirán en sus entrañas y Alá no les dirigirá la palabra el día de la Resurrección ni les declarará puros. Tendrán un castigo doloroso.

Ésos son los que han trocado la Dirección por el extravío. el perdón por el castigo. ¿Cómo pueden permanecer imperturbables ante el Fuego?

Esto es así porque Alá ha revelado la Escritura con la Verdad. Y quienes discrepan sobre la Escritura están en marcada oposición.

La piedad no estriba en que volváis vuestro rostro hacia el Oriente o hacia el Occidente, sino en creer en Alá y en el último Día, en los ángeles, en la Escritura y en los profetas, en dar de la hacienda. por mucho amor que se le tenga, a los parientes, huérfanos, necesitados, viajero, mendigos y esclavos, en hacer la azalá y dar el azaque, en cumplir con los compromisos contraídos, en ser pacientes en el infortunio, en la aflicción y en tiempo de peligro. ¡Ésos son los hombres sinceros, ésos los temerosos de Alá!

¡Creyentes! Se os ha prescrito la ley del talión en casos de homicidio: libre por libre, esclavo por esclavo, hembra por hembra. Pero, si a alguien le rebaja su hermano la pena, que la demanda sea conforme al uso la indemnización apropiada. Esto es un alivio por parte de vuestro Señor, una misericordia. Quien, después de esto. viole la ley, tendrá un castigo doloroso.

En la ley del talión tenéis vida, ¡hombres de intelecto! Quizás, así, temáis a Alá.

Se os ha prescrito que, cuando uno de vosotros vea que va a morir dejando bienes, haga testamento en favor de sus padres y parientes más cercanos conforme al uso. Esto constituye un deber para los temerosos de Alá.

Si alguien lo cambia luego de haberlo oído, pecará sólo el que lo cambie. Alá todo lo oye, todo lo sabe.

Pero, si alguien teme una injusticia o ilegalidad por parte del testador y consigue un arreglo entre los herederos, no peca. Alá es indulgente, misericordioso.

¡Creyentes!; Se os ha prescrito el ayuno, al igual que se prescribió a los que os precedieron. Quizás, así, temáis a Alá.

Días contados. Y quien de vosotros esté enfermo o de viaje, un número igual de días. Y los que, pudiendo, no ayunen podrán redimirse dando de comer a un pobre. Y, si uno hace el bien espontáneamente, tanto mejor para él. Pero os conviene más ayunar. Si supierais…

Es el mes de ramadán, en que fue revelado el Corán como dirección para los hombres y como pruebas claras de la Dirección y del Criterio. Y quien de vosotros esté presente ese mes, que ayune en él. Y quien esté enfermo o de viaje, un número igual de días. Alá quiere hacéroslo fácil y no difícil. ¡Completad el número señalado de días y ensalzad a Alá por haberos dirigido! Quizás, así seáis agradecidos.

Cuando Mis siervos te pregunten por Mí, estoy cerca y respondo a la oración de quien invoca cuando Me invoca. ¡Que Me escuchen y crean en Mí! Quizás, así, sean bien dirigidos.

Durante el mes del ayuno os es lícito por la noche uniros con vuestras mujeres: son vestidura para vosotros y vosotros lo sois para ellas. Alá sabe que os engañabais a vosotros mismos. Se ha vuelto a vosotros y os ha perdonado. Ahora, pues, yaced con ellas y buscad lo que Alá os ha prescrito. Comed y bebed hasta que, a la alborada, se distinga un hilo blanco de un hilo negro. Luego, observad un ayuno riguroso hasta la caída de la noche. Y no las toquéis mientras estéis de retiro en la mezquita. Éstas son las leyes de Alá, no os acerquéis a ellas. Así explica Alá Sus aleyas a los hombres. Quizás, así, Le teman.

No os devoréis la hacienda injustamente unos a otros. No sobornéis con ella a los jueces para devorar una parte de la hacienda ajena injusta y deliberadamente.

Te preguntan acerca de los novilunios. Di: «Son indicaciones que sirven a los hombres para fijar la época de la peregrinación». La piedad no estriba en que entréis en casa por detrás. sino en que temáis a Alá. ¡Entrad en casa por la puerta y temed a Alá! Quizás, así prosperéis.

Convertir a los no creyentes o matarlos

Combatid por Alá contra quienes combatan contra vosotros, pero no os excedáis. Alá no ama a los que se exceden.

Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. Tentar es más grave que matar. No combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada, a no ser que os ataquen allí. Así que, si combaten contra vosotros, matadles: ésa es la retribución de los infieles.

Pero, si cesan, Alá es indulgente, misericordioso.

Combatid contra ellos hasta que dejen de induciros a apostatar y se rinda culto a Alá. Si cesan, no haya más hostilidades que contra los impíos.

El mes sagrado por el mes sagrado. Las cosas sagradas caen bajo la ley del talión. Si alguien os agrediera, agredidle en la medida que os agredió. Temed a Alá y sabed que Él está con los que Él temen.

Gastad por la causa de Alá y no os entreguéis a la perdición. Haced el bien. Alá ama a quienes hacen el bien.

Llevad a cabo la peregrinación mayor y la menor por Alá. Pero, si os veis impedidos, ofreced una víctima conforme a vuestros medios. No os afeitéis la cabeza hasta que la víctima llegue al lugar del sacrificio. Si uno de vosotros está enfermo o tiene una dolencia en la cabeza, puede redimirse ayunando, dando limosna u ofreciendo un sacrificio. Cuando estéis en seguridad, quien aproveche para hacer la peregrinación menor, mientras llega el tiempo de la mayor, que ofrezca una víctima según sus posibilidades. Pero, si no encuentra qué ofrecer, deberá ayunar tres días durante la peregrinación mayor y siete a su regreso, esto es, diez completos. Esto atañe a aquél cuya familia no reside en las cercanías de la Mezquita Sagrada. ¡Temed a Alá! ¡Sabed que Alá es severo en castigar!

Ya se sabe cuáles son los meses de la peregrinación. Quien decida hacerla en esos meses se abstendrá durante la peregrinación de comercio carnal, de cometer actos impíos y de discutir. Alá conoce el bien que hacéis. ¡Aprovisionaos! La mejor provisión es el temor de Alá…¡Temedme, pues, hombres de intelecto!

No hacéis mal, si buscáis favor de vuestro Señor. Cuando os lancéis desde Arafat, ¡recordad a Alá junto al Monumento Sagrado! Recordadle… cómo os ha dirigido… cuando erais, ates, de los extraviados.

¡Haced, luego, como los demás y pedid perdón a Alá! Alá es indulgente, misericordioso.

Cuando hayáis cumplido vuestros ritos, ¡recordad a Alá como recordáis a vuestros antepasados o con más fervor aún! Hay entre los hombres quienes dicen: «¡Señor! ¡Danos n la vida de acá!» Ésos no tendrán parte en la otra vida.

Otros dicen: «¡Señor! ¡Danos bien en la vida de acá y en la otra y presérvanos del castigo del Fuego!»

Ésos tendrán parte según sus méritos. Alá es rápido en ajustar cuentas…

¡Recordad a Alá en días determinados! Quien los reduzca a dos días no hace mal; como tampoco quien se demore, si es que teme a Alá. ¡Temed a Alá! ¡Sabed que seréis congregados hacia Él!

Hay entre los hombres alguno cuya manera de hablar sobre la vida de acá te gusta, que toma a Alá por testigo de lo que su corazón encierra. Es un fogoso discutidor.

Pero, apenas te vuelve la espalda, se esfuerza por corromper en el país y destruir las cosechas y el ganado. Alá no ama la corrupción.

Y. cuando se le dice: «¡Teme a Alá!», se apodera de él un orgullo criminal. Tendrá la gehena como retribución. ¡Qué mal lecho…!

Hay entre los hombres quien se sacrifica por deseo de agradar a Alá. Alá es manso con Sus siervos.

¡Creyentes! ¡Entrad todos en la Paz y no sigáis los pasos del Demonio! Es para vosotros un enemigo declarado.

Pero si, después de haber recibido las pruebas claras, cometéis un desliz, sabed que Alá es poderoso, sabio.

¿Qué esperan sino que Alá y los ángeles vengan a ellos en un nublado? La cosa está ya decidida. Todo será devuelto a Alá.

Pregunta a los Hijos de Israel cuántos signos claros les dimos. Si uno, después de recibir la gracia de Alá, la cambia… Alá es severo en castigar.

La vida de acá ha sido engalanada a los ojos de los infieles, que se burlan de los que creen. Pero los temerosos de Alá estarán por encima de ellos el día de la Resurrección. Y Alá provee sin medida a quien Él quiere.

La Humanidad constituía una sola comunidad. Alá suscitó profetas portadores de buenas nuevas, que advertían, y reveló por su medio la Escritura con la Verdad para que decida entre los hombres sobre aquello en que discrepaban. Sólo aquéllos a quienes se les había dado discreparon sobre ella, a pesar de las pruebas claras recibidas, y eso por rebeldía mutua. Alá quiso dirigir a los creyentes hacia la Verdad, sobre la que los otros discrepaban. Alá dirige a quien Él quiere a una vía recta.

¿O creéis que vais a entrar en el Jardín antes de pasar por lo mismo que pasaron quienes os precedieron? Sufrieron el infortunio y la tribulación y una conmoción tal que el Enviado y los que con él creían dijeron: «¿Cuándo vendrá el auxilio de Alá?» Sí, el auxilio de Alá está cerca.

Te preguntan qué deben gastar. Di «Los bienes que gastéis, que sean para los padres, los parientes más cercanos, los huérfanos, los necesitados y el viajero». Alá conoce perfectamente el bien que hacéis.

Se os ha prescrito que combatáis, aunque os disguste. Puede que os disguste algo que os conviene y améis algo que no os conviene. Alá sabe, mientras que vosotros no sabéis.

Te preguntan si está permitido combatir en el mes sagrado. Di: «Combatir en ese mes es pecado grave. Pero apartar del camino de Alá -y negarle- y de la Mezquita Sagrada y expulsar de ella a la gente es aún más grave para Alá, así como tentar es más grave que matar». Si pudieran, no cesarían de combatir contra vosotros hasta conseguir apartaros de vuestra fe. Las obras de aquéllos de vosotros que apostaten de su fe y mueran como infieles serán vanas en la vida de acá y en la otra. Ésos morarán en el Fuego eternamente.

Quienes creyeron y quienes dejaron sus hogares, combatiendo esforzadamente por Alá, pueden esperar la misericordia de Alá. Alá es indulgente, misericordioso.

Te preguntan acerca del vino y del maysir, Di: «Ambos encierran pecado grave y ventajas para los hombres, pero su pecado es mayor que su utilidad». Te preguntan qué deben gastar. Di: «Lo superfluo». Así o explica Alá las aleyas, Quizás, así, meditéis

sobre la vida de acá y la otra. Te preguntan acerca de los huérfanos. Di: «Está bien mejorar su condición; pero, si mezcláis vuestra hacienda con la suya, tratadles como a hermanos». Alá distingue al corruptor del reformador. Y si Alá hubiera querido os habría afligido. Alá es poderoso, sabio.

No os caséis con mujeres asociadoras hasta que crean. Una esclava creyente es mejor que una asociadora, aunque ésta os guste más. No caséis con asociadores hasta que éstos crean. Un esclavo creyente es mejor que un asociador, aunque éste os guste más. Ésos os llaman al Fuego, en tanto que Alá os llama al Jardín y al perdón si quiere, y explica Sus aleyas a los hombres. Quizás, así, se dejen amonestar.

Te preguntan acerca de la menstruación. Di: «Es un mal. ¡Manteneos, pues, aparte de las mujeres durante la menstruación y no os acerquéis a ellas hasta que se hayan purificado! Y cuando se hayan purificado, id a ellas como Alá os ha ordenado». Alá ama a quienes se arrepienten. Y ama a quienes se purifican.

Si teméis algún peligro, de pie o montados. Y, cuando estéis en seguridad, ¡recordad a Alá… cómo os enseño lo que no sabíais…!

Los que de vosotros mueran dejando esposas deberían testar en favor de ellas para su mantenimiento durante un año sin echarlas. Y, si ellas se van, no se os reprochará lo que ellas hagan honradamente respecto a su persona. Alá es poderoso, sabio.

Hay que proveer a las repudiadas como se debe. Esto constituye un deber para los temerosos de Alá.

Así explica Alá Sus aleyas. Quizás, así, razonéis.

¿No has visto a quienes, por millares, dejaron sus hogares por miedo a la muerte? Alá les había dicho: «¡Morid!» Luego, les resucitó. Sí, Alá dispensa Su favor a los hombres, pero la mayoría de los hombres no agradecen.

¡Combatid por Alá y sabed que Alá todo lo oye, todo lo sabe!

¿Quién será el que haga un préstamo generoso a Alá? Alá se lo devolverá multiplicado. Alá cierra y abre. Seréis devueltos a Él.

¿Ejemplos a seguir? Los veterotestamentarios

Como una de tantas religiones basadas en el libro (el Tanaj o Antiguo testamento) esta toma su respaldo bajo las bases de que dichos personajes dan pábulo a sus ideas:

¿No has visto a los dignatarios de los Hijos de Israel? Cuando, después de Moisés, dijeron a un profeta suyo: «¡Suscítanos a un rey para que combatamos por Alá!» Dijo: «Puede que no combatáis una vez que se os prescriba el combate». Dijeron: «¿Cómo no vamos a combatir por Alá si se nos ha expulsado de nuestros hogares y de nuestros hijos?» Pero, cuando se les prescribió el combate, volvieron la espalda, salvo unos pocos. Alá conoce bien a los impíos.

Su profeta les dijo: «Alá os ha suscitado a Saúl como rey». Dijeron: «¿Cómo va él a dominar sobre nosotros si nosotros tenemos más derecho que él al dominio y no se le ha concedido abundancia de hacienda?» Dijo: «Alá lo ha escogido prefiriéndolo a vosotros y le ha dado más ciencia y más cuerpo». Alá da Su dominio a quien Él quiere. Alá es inmenso, omnisciente.

Su profeta les dijo: «El signo de su dominio será que el Arca volverá a vosotros, llevada por los ángeles, con sakina de vuestro Señor y reliquia de lo que dejaron las gentes de Moisés y de Aarón. Ciertamente tenéis en ello un signo, si es que sois creyentes».

Y, cuando Saúl marchó con los soldados, dijo: «Alá os probará con un arroyo. Quien beba de él no será de los míos. Quien no lo pruebe, será de los míos, a menos que beba una sola vez del hueco de la mano». Y bebieron de él, salvo unos pocos. Y, cuando él y los que creían lo hubieron cruzado, dijeron: «Hoy no podemos nada contra Goliat y sus soldados». Los que contaban con encontrar a Alá dijeron: «¡Cuántas veces una tropa reducida ha vencido a otra considerable con permiso de Al á! Alá está con los que tienen paciencia».

Y, cuando salieron contra Goliat y sus soldados, dijeron: «¡Señor! ¡Infunde en nosotros paciencia, afirma nuestros pasos, auxílianos contra el pueblo infiel!»

Y les derrotaron con permiso de Alá. David mató a Goliat y Alá le dio el dominio y la sabiduría, y le enseñó lo que Él quiso. Si Alá no hubiera rechazado a unos hombres valiéndose de otros, la tierra se habría ya corrompido. Pero Alá dispensa Su favor a todos.

Éstas son las aleyas de Alá, que te recitamos conforme a la verdad. Ciertamente, tú eres uno de los enviados.

Éstos son los enviados. Hemos preferido a unos más que a otros. A alguno de ellos Alá ha hablado. Y a otros les ha elevado en categoría. Dimos a Jesús, hijo de María, las pruebas claras, y le fortalecimos con el Espíritu Santo. Si Alá hubiera querido, los que les siguieron no habrían combatido unos contra otros, después de haber recibido las pruebas claras. Pero discreparon: de ellos, unos creyeron y otros no. Si Alá hubiera querido, no habrían combatido unos contra otros. Pero Alá hace lo que quiere.

¡Creyentes! Dad limosna de lo que os hemos proveído antes de que venga un día en que no sirvan ni comercio ni amistad ni intercesión. Los infieles, ésos son los impíos.

¡Alá! No hay más dios que El. el Viviente, el Subsistente. Ni la somnolencia ni el sueño se apoderan de Él. Suyo es lo que está en los cielos y en la tierra. ¿Quién podrá interceder ante Él si no es con Su permiso? Conoce su pasado y su futuro, mientras que ellos no abarcan nada de Su ciencia, excepto lo que Él quiere. Su Trono se extiende sobre los cielos y sobre la tierra y su conservación no le resulta onerosa. Él es el Altísimo, el Grandioso.

No cabe coacción en religión. La buena dirección se distingue claramente del descarrío. Quien no cree en los taguts y cree en Alá, ese tal se ase del asidero más firme, de un asidero irrompible. Alá todo lo oye, todo lo sabe.

Alá es el Amigo de los que creen, les saca de las tinieblas a la luz. Los que no creen, en cambio, tienen como amigos a los taguts, que les sacan de la luz a las tinieblas. Ésos morarán en el Fuego eternamente.

Por si a alguno todavía no le ha quedado claro con este capítulo vea una recopilación de todos.

Conclusión

¿Cómo no va a producir la religión este tipo de comportamientos si ya en su Corán (3:38) se insta al sectarismo?

¡Que no tomen los creyentes como amigos a los infieles en lugar de tomar a los creyentes -quien obre así no tendrá ninguna participación en Alá-, a menos que tengáis algo que temer de ellos. Alá os advierte que tengáis cuidado con Él. Alá es el fin de todo!

E incluso se toma como figura de referencia a una persona que, según los textos de la propia religión, fomentaba el odio contra quienes no creen lo mismo que ellos:

XIV «Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los asociadores donde quiera que les encontréis.

¡Capturadles! ¡Sitiadles! ¡Tendedles emboscadas por todas partes! Pero si se arrepienten, hacen el salat y dan el zakat, entonces ¡dejadles en paz! Dios es Indulgente, Misericordioso» (Corán 9:5)

24. Ibn ‘Umar relató que el Mensajero de Dios (B y P) dijo: «Se me ordenó combatir a la gente hasta que atestigüen que no hay más Dios sino Dios y que Muhammad es Mensajero de Dios, y que realicen la oración y den la limosna. Si hacen esto, habrán salvado de mí su vida y sus propiedades, excepto por el Derecho Islámico; y su rendición de cuentas será ante Dios».

XV Sobre quien dice que: «la fe es acción»

25. Abû Huraira relató que el Mensajero de Dios (B y P) fue preguntado: ‘¿Cuál es la mejor obra?’ y respondió: «Creer en Dios y en su Mensajero». Preguntaron: ‘¿Después qué?’ Dijo: «El Ÿihâd por la causa de Dios». Preguntaron: ‘¿Después qué?’ Dijo: «El peregrinaje (ar. Al-Haÿÿ) aceptado por Dios».

XVI Si el Islam de la persona no es verdadero

26. Sa‘d Ibn Abi Waqqâs dijo: ‘El Mensajero de Dios (B y P) distribuyó dádivas a un grupo de personas mientras yo estaba sentado allí. Sin embargo, el Mensajero de Dios (B y P) dejo de lado a un hombre que yo consideraba el mejor del grupo. Pregunté: ‘¡Mensajero de Dios! ¿Por qué dejaste de lado a esa persona? ¡Por Dios! Yo lo considero un creyente’. Me dijo: «¿O un musulmán…?» Me callé un poco; pero luego me venció lo que yo sabía de esa persona y volví a preguntar: ‘¿Por qué dejas de lado a fulano? ¡Por Dios! Yo lo considero un creyente’. Me dijo: «¿O un musulmán…?» me calle un tiempo; pero luego me venció lo que yo sabía de esa persona y repetí mi pregunta. El mensajero de Dios (B y P) repitió su respuesta y añadió: «¡Oh Sa‘d! Yo le doy a una persona, aunque otros me sean más queridos, por temor a que Dios lo introduzca de cara en el fuego».

Libro de la Fe (Hadiz Al Bujari)

Después de tantas guerras siguiendo los dictámenes de hombres que afirmaban hablar por amigos imaginarios ¿Todavía alguien se sorprende de que en esta y resto de religiones del monoteismo abrahámico se asesine? ¿Van a seguir excusando comportamientos en una religión cuando es en los fundamentos de dicha religión desde donde se insta a cometer tales delitos?

Notas:

(1) No os confundáis cuando digo esto pensando que eso sólo se produce con el Islam, pues si algo le debemos al cristianismo en occidente es la cultura y moral que poseemos, o al menos de eso se presume. Cultura donde a la mujer se la socaba en tema de derechos con respecto al hombre y donde se le otorga el papel, que ya se encarga la Iglesia en difundir, de una persona sumisa y obediente hacia el marido y donde el papel de esta se ve relegado a una maquina incubadora sin capacidad de elección sobre su propio cuerpo (con apoyo incluso de partidos políticos políticos pro-religiosos): donde uno puede ser denunciado o multado por ejercer el derecho de libre expresión, lo que la religión denomina como“blasfemar”(como sucede en el caso más sonoro, Irlanda, con multas de hasta 25.000 € ); donde personas se manifiestan para que otras sean discriminadas y se regulen leyes donde a estas se les otorguen menos derechos sólo por su orientación sexual, o donde se impiden avances científicos, incluyendo médicos, si estos son contradictorios con las doctrinas éticas de una institución sectaria que se basa en la interpretación de las normas arcaicas de un libro de mitos hebreos. ¡Demos gracias a la ética religiosa!

(2) Aunque estudios sugieren que el ambiente socioeconómico es un factor importante en la compra y uso de armas, mismo caso que sucede con lo mencionado en el artículo sucede, para que nadie me acuse de ser parcial, en el exponente occidental y considerado así mismo como el “país de las libertades”, donde¡casualmente! los grupos religiosos, de tendencia de boto al partido republicano (y sobre todo en estados que ¡casualmente! se encuentran en lo que se conoce como “cinturón bíblico” – véase este artículo y mapa en el mismo), hacen defensa del uso de armas al mismo tiempo que se escandalizan por algo natural, como es el sexo. ¡Cuidado doble moral! no sea que tu hijo se atragante con un huevo kinder mientras ve un par de pechos.

140131_gma_sawyer_wg

tn_tgbnt

M&R Photography

8852389.0

child-toy-gun

moms-demand-action-for-gun-sense-in-america-kinder-egg

Han tenido que ser las mujeres, de nuevo, quienes bajo ese maravilloso instinto materno pusieran algo de racionalidad empleando la campaña que podéis ver en la última imagen.

(3) ¡Pero eso son talibanes! Sí. Un grupo producto de una ideología religiosa. De hecho la palabra “Taliban” proviene del pashto, طالبان , que significa «estudiante». Los Talibanes son un grupo tribal y guerrillero que se considera estudiante del islam.

(4) De hecho existe una relación directa entre las religiosidad y el apoyo social a los ataques suicidas.

(5) El Corán, en esa misma Shura, dice:

¿Cómo vais a anhelar que os crean si algunos de los que escuchaban la Palabra de Alá la alteraron a sabiendas, después de haberla comprendido?

Además de:

Hay entre ellos gentiles que no conocen la Escritura, sino fantasías y no hacen sino conjeturar.

No os preocupes entonces porque, quitando los títulos que obviamente son míos (por si alguien con alguna carencia intelectual pretende decir que eso es alterar, aquí lo aviso), el resto del texto es el que es (sin ninguna alteración). Copiado tal cual y enfatizado por esta marca en algunas partes para que directamente se vea lo que, por si no ha quedado claro, pretenden negar u omitir estos religiosos (aun así profetizaré que, de seguro, algún comentarista religioso vendrá apelando a este argumento). A quienes me digan que por qué lo hago ¡lo hago para que “conozcan la Escritura”! ¿No es genial?

Claro que el autor, en ese siglo VI d.e.c. ya sabía que con sus textos “sagrados” sucedería lo mismo que con aquellos textos de donde tomó la inspiración divina” (la Biblia). Por eso añadió la amenaza siguiente para todo aquel que sin alterarlo lo “malvendiera”. Malvenderlo por lo visto es mostrar aquello que afirma. Amenza que al obviamente no existir tal personaje se ve relegada a quienes creen que sí existe y tuvo algo que ver con lo que puso por escrito dicha secta. Esa gente con tanta sensibilidad y moral como para ofenderse porque critican aquello que le han vendido y su única respuesta, ante ello, es insultar en el menor de los casos y/o matar como única forma de callar a aquellos que les hacen pensar sobre ello. Cuando se carece de argumentos, el ignorante sólo puede recurrir a la violencia y confirmar, de forma inconsciente, su naturaleza primitiva y animal. ¡qué ironía ¿no?!

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Archivos

Artículos relacionados

También pueden interesarle

9 respuestas

  1. Si le dieran el mismo peso a tus argumentos que a su religión, se darían cuenta de muchas cosas.
    Excelente articulo, como siempre.

    1. Cuándo habla de «la razón de nuestra existencia» ¿se refiere a un propósito? Porque si es así, ninguna.

      Si en cambio me está preguntando las causas y de verdad tiene usted afán de un conocimiento contratable, pues estudie biología, luego especialícese en microbiología. Si quiere indagar más estudie química y si quiere saber aun mucho más estudie física. Observará que le he citado en orden las materias para que no se pierda usted desde una escala que abarca desde el hombre hasta su composición molecular.

  2. ¡Juan! un ser hipotético y desapasionado que visitara un planeta tapizado por una única especie planta, de una sola hoja, se dedicaría a cavilar tanto sobre la vida? Si un ser hipotético y desapasionado viera un Universo salido de la nada, en forma de dos rugosas bolas, recubiertas de filamentos (vamos, un…) ¿cuánto se maravillaría de esa visión? ¿cómo sería su implicación filosófica? 

  3. Dudo que me respondas por el tiempo que tiene este artículo. Pero quería preguntarte cual es para ti la religión más cuestionable (voy a ocupar ese eufemismo) moralmente la católica o el islam. Para mi ambas están en el mismo nivel a excepción de que en este momento la influencia de la religión en occidente se ha reducido y la verdadera moralidad del cristianismo, para nuestra suerte, se ha perdido.

    1. Para mi, debatir cual es peor es absurdo. Considero como dañias a todo tipo de creencias, pues las creencias no se establecen en la racionalidad ni en la realidad. Bajo el prisma de creer algo sin pruebas se puede llegar a todo tipo de soluciones fatales.

      1. Tener creencias no es algo inherentemente malo sino una mera herramienta que crea el cerebro para sobrevivir, a ver si me explico bien:
        En la infancia, los hijos tienen fé ciega en sus padres puesto que estos le ofrecen protección y pautas a seguir.
        Mas adelante, cuando se tienen que enfrentar al mundo, que es un lugar inhospito y desolado, la gente se siente desprotegida y tiende a sentirse mejor si cree que hay un «padre» o «madre» (o un grupo de estos en lo alto de una montaña) que cuida de ellos, les protege del mal y responde a las dudas que les atormentan como la peor de ellas, la muerte.
        Si dichas creencias sirven para que la gente sufra menos, bienvenidas sean, no todo el mundo está preparado para afrontar la realidad de un universo que tiende a la entropía.
        El problema radica en cuando esas creencias dejan de ser una herramienta para no sufrir penurias trascendentales y pasan a ser un fin en si mismo.
        Si algo he comprobado es que todo el mundo no es igual de fuerte de caracter como para ser capaz de asumir la realidad en mayor o menor medida.. siendo un no-creyente absoluto (no me gusta autodenominarme ateo), no consideraría ético el impedir a la gente tener la posibilidad de sufrir menos ya sea usando morfina o dioses para aplacar su terror a la muerte

        1. Pues yo preferiría que la gente no necesitara placebos emocionales. Sobre todo unos que siempre acaban haciendo que la persona que los padece se crea con la capacidad de juzgar al resto y decirles cómo deben vivir su vida. Cosa que yo no hago y que critico, como puede observarse en esta web. Cuestión de gustos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *